Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de san Miguel, arcángel.

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Esd IV 2,23.35; Sal 138,1-2
Dabo sanctis meis primam sessiónem, allelúia, in resurrectióne ætérna, et exquíram illos in gáudio meo.
Et lux perpétua lucébit eis, allelúia; et ætérnitas témporum præparáta est, allelúia, allelúia.
A mis santos les daré un lugar preeminente, aleluya, en la resurrección eterna; y compartirán mi alegría.
Resplandecerá en ellos una luz constante, aleluya; y poseerán la eternidad que les he preparado, aleluya, aleluya.
V/. Dómine, probásti me et cognovísti me, tu cognovísti sessiónem meam et resurrectiónem meam.
R/. Et lux perpétua lucébit eis, allelúia; et ætérnitas témporum præparáta est, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Et lux perpétua lucébit eis, allelúia; et ætérnitas témporum præparáta est, allelúia, allelúia.
V/. Señor, tú me sondeas y me conoces; me conoces cuando me siento o me levanto.
R/. Resplandecerá en ellos una luz constante, aleluya; y poseerán la eternidad que les he preparado, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Resplandecerá en ellos una luz constante, aleluya; y poseerán la eternidad que les he preparado, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
O Míchael, princeps exércitus Angelórum; veni, quæsumus, ad liberándas ánimas fidélium populórum. Ut et iusti iustítiam obtinéndo, in bonis semper fructíficent; et iniústi ad pæniténtiam convérsi, véniam accípere non despérent. Sicque nos ínvicem provocémur in mélius, ut præmium cónsequi mereámur ætérnum.
R/.
Amen.

Oh Miguel, príncipe de las cohortes de los Ángeles, te pedimos que vengas a salvar a los hijos del pueblo fiel. De modo que los justos, manteniéndose en la justicia, progresen en el cumplimiento de las buenas obras; y los injustos, convertidos a la penitencia, no desconfíen de obtener el perdón. Que estimulándonos recíprocamente a alcanzar el bien merezcamos obtener el galardón eterno.
R/. Amén.

Præstánte ipsíus misericórdia Dei nostri, qui cum Deo Patre et Sancto Spíritu, unus Deus, gloriátur in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que, con el Padre y el Espíritu Santo, es un solo Dios y vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Dan 7,13-14.26-27; 9,24-25; 12,1-4 (2)
Léctio libri Daniélis prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Daniel
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Ego Dániel aspiciébam ergo in visióne noctis:
et ecce cum núbibus cæli
quasi Fílius hóminis veniébat
et usque ad Antíquum diérum pervénit,
et in conspéctu eius obtulérunt eum;
et data sunt ei potéstas et honor et regnum;
et omnes pópuli, tribus et linguæ
ipsi serviérunt:
potéstas eius potéstas ætérna,
quæ non auferétur,
et regnum eius, quod non corrumpétur.

Et iudícium sedébit, et regnum autem et potéstas et magnitúdo regnórum, quæ sunt subter omne cælum, detur pópulo sanctórum Altíssimi, cuius regnum regnum sempitérnum est, et omnes reges sérvient ei et obœdient.

Ut consummétur prævaricátio,
et finem accípiat peccátum,
et deleátur iníquitas,
et adducátur iustítia sempitérna,
et impleátur vísio et prophétes,
et ungátur Sanctus sanctórum.
Scito ergo et animadvérte:
ab éxitu sermónis
ut íterum ædificétur Ierúsalem
usque ad christum ducem.

In témpore autem illo con surget Míchæl, princeps magnus, qui stat pro fíliis pópuli tui, et erit tempus angústiæ, quale non fuit ab eo, quo gentes esse coepérunt, usque ad tempus illud. Et in témpore illo salvábitur pópulus tuus, omnis, qui invéntus fúerit scriptus in libro.

Et multi de his, qui dórmiunt in terra púlveris, evigilábunt: álii in vitam ætérnam, et álii in oppróbrium sempitérnum.

Qui autem docti fúerint, fulgébunt quasi splendor firmaménti; et, qui ad iustítiam erudiérunt multos, quasi stellæ in perpétuas æternitátes.

Tu autem, Dániel, claude sermónes et signa librum usque ad tempus finis; pertransíbunt plúrimi, et múltiplex erit sciéntia.

R/. Amen.

En aquellos días:

Yo Daniel seguí mirando. Y en mi visión nocturna
vi venir una especie de hijo de hombre entre las nubes del cielo.
Avanzó hacia el anciano y llegó hasta su presencia.
A él se le dio poder, honor y reino.
Y todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieron.
Su poder es un poder eterno, no cesará.
Su reino no acabará.

Pero cuando se siente el tribunal a juzgar, el reinado, el dominio y la grandeza de todos los reinos bajo el cielo serán entregados al pueblo de los santos del Altísimo. Su reino será un reino eterno, al que temerán y se someterán todos los soberanos.

Para poner fin al delito,
cancelar el pecado
y expiar el crimen,
para traer una justicia eterna,
para que se cumpla la visión y la profecía,
y para ungir el santo de los santos.
Has de saberlo y comprenderlo:
desde que se decretó la vuelta
y la reconstrucción de Jerusalén hasta un príncipe ungido.

Por aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que se ocupa de los hijos de tu pueblo; serán tiempos difíciles como no los ha habido desde que hubo naciones hasta ahora. Entonces se salvará tu pueblo: todos los que se encuentran inscritos en el libro.

Muchos de los que duermen en el polvo de la tierra despertarán: unos para vida eterna, otros para vergüenza e ignominia perpetua.

Los sabios brillarán como el fulgor del firmamento, y los que enseñaron a muchos la justicia, como las estrellas, por toda la eternidad.

Tú, Daniel, guarda estas palabras y sella este libro hasta el momento final. Muchos lo repasarán y aumentarán su saber.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 146,4; 103,31.4
Qui númerat multitúdinem stellárum et ómnibus eius nómina vocat, ipsi glória in sæculum sæculi. Cuenta el número de las estrellas, a cada una la llama por su nombre, a él la gloria por los siglos de los siglos.
V/. Qui facit ángelos suos spíritus et minístros suos ignem uréntem.
R/. Ipsi glória in sæculum sæculi.
V/. Los vientos le sirven de mensajeros; el fuego llameante, de ministro.
R/.
A él la gloria por los siglos de los siglos.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 1Tes 5,1-10
Epístola Pauli apóstoli ad Thessalonicénses prima.
R/.
Deo grátias.
Primera epístola del apóstol Pablo a los tesalonicenses.
R/.
Demos gracias a Dios.
Fratres:

De tempóribus autem et moméntis, fratres, non indigétis, ut scribátur vobis; ipsi enim diligénter scitis quia dies Dómini, sicut fur in nocte, ita véniet.

Cum enim díxerint: «Pax et secúritas», tunc repentínus eis supervéniet intéritus, sicut dolor in útero habénti, et non effúgient. Vos autem, fratres, non estis in ténebris, ut vos dies ille tamquam fur comprehéndat; omnes enim vos fílii lucis estis et fílii diéi. Non sumus noctis neque tenebrárum; ígitur non dormiámus sicut céteri, sed vigilémus et sóbrii simus.

Qui enim dórmiunt, nocte dórmiunt; et, qui ébrii sunt, nocte inebriántur. Nos autem, qui diéi sumus, sóbrii simus, indúti lorícam fídei et caritátis et gáleam spem salútis; quóniam non pósuit nos Deus in iram sed in acquisitiónem salútis per Dóminum nostrum Iesum Christum, qui mórtuus est pro nobis, ut sive vigilémus sive dormiámus, simul cum illo vivámus.

R/. Amen.

Hermanos:

En lo referente al tiempo y a las circunstancias no necesitáis que os escriba, pues vosotros sabéis perfectamente que el Día del Señor llegará como un ladrón en la noche.

Cuando estén diciendo: «paz y seguridad», entonces, de improviso, les sobrevendrá la ruina, como los dolores de parto a la que está encinta, y no podrán escapar. Pero vosotros, hermanos, no vivís en tinieblas, de forma que ese día os sorprenda como un ladrón;  porque todos sois hijos de la luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Así, pues, no nos entreguemos al sueño como los demás, sino estemos en vela y vivamos sobriamente.

Los que duermen, de noche duermen; los que se emborrachan, de noche se emborrachan. En cambio nosotros, que somos del día, vivamos sobriamente, revestidos con la coraza de la fe y del amor, y teniendo como casco la esperanza de la salvación. Porque Dios no nos ha destinado al castigo, sino a obtener la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, que murió por nosotros para que, despiertos o dormidos, vivamos con él.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 17,20-37; 18,1; 21,34-36
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/.
Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R/.
Gloria a ti Señor.
In illo témpore:

Interrogátus Dóminus noster Ihesus Christus  autem a pharisæis: «Quando venit regnum Dei?», respóndit eis et dixit: «Non venit regnum Dei cum observatióne, neque dicent: “Ecce hic” aut: “Illic”; ecce enim regnum Dei intra vos est».

Et ait ad discípulos: «Vénient dies, quando desiderétis vidére unum diem Fílii hóminis et non vidébitis. Et dicent vobis: “Ecce hic”, “Ecce illic”; nolíte ire neque sectémini. Nam sicut fulgur coruscans de sub cælo in ea, quæ sub cælo sunt, fulget, ita erit Fílius hóminis in die sua. Primum autem opórtet illum multa pati et reprobári a generatióne hac.

Et sicut factum est in diébus Noe, ita erit et in diébus Fílii hóminis: edébant, bibébant, uxóres ducébant, dabántur ad núptias, usque in diem, qua intrávit Noe in arcam, et venit dilúvium et pérdidit omnes.

Simíliter sicut factum est in diébus Lot: edébant, bibébant, emébant, vendébant, plantábant, ædificábant; qua die autem exiit Lot a Sodómis, pluit ignem et sulphur de cælo et omnes pérdidit. Secúndum hæc erit, qua die Fílius hóminis revelábitur.

In illa die, qui fúerit in tecto, et vasa eius in domo, ne descéndat tóllere illa; et, qui in agro, simíliter non rédeat retro. Mémores estóte uxóris Lot. Quicúmque quæsíerit ánimam suam salvam fácere, perdet illam; et, quicúmque perdíderit illam, vivificábit eam.

Dico vobis: Illa nocte erunt duo in lecto uno: unus assumétur, et alter relinquétur; duæ erunt moléntes in unum: una assumétur, et altera relinquétur».

Respondéntes dicunt illi: «Ubi, Dómine?».

Qui dixit eis: «Ubicúmque fúerit corpus, illuc congregabúntur et áquilæ».

Dicébat autem parábolam ad illos quóniam opórtet semper oráre et non defícere: Atténdite autem vobis, ne forte gravéntur corda vestra in crápula et ebrietáte et curis huius vitæ, et supervéniat in vos repentína dies illa; tamquam láqueus enim supervéniet in omnes, qui sedent super fáciem omnis terræ. Vigiláte ítaque omni témpore orántes, ut possítis fúgere ista ómnia, quæ futúra sunt, et stare ante Fílium hóminis».

R/. Amen. 

En aquel tiempo:

Los fariseos le preguntaron a nuestro Señor Jesucristo: «¿Cuándo va a llegar el reino de Dios?»; Él les contestó: «El reino de Dios no viene aparatosamente, ni dirán: “Está aquí” o “Está allí”, porque, mirad, el reino de Dios está en medio de vosotros».

Dijo a sus discípulos: «Vendrán días en que desearéis ver un solo día del Hijo del hombre, y no lo veréis. Entonces se os dirá: “Está aquí” o “Está allí”; no vayáis ni corráis detrás, pues como el fulgor del relámpago brilla de un extremo al otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su día. Pero primero es necesario que padezca mucho y sea reprobado por esta generación.

Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre: comían, bebían, se casaban los hombres y las mujeres tomaban esposo, hasta el día en que Noé entró en el arca; entonces llegó el diluvio y acabó con todos.

Asimismo, como sucedió en los días de Lot: comían, bebían, compraban, vendían, sembraban, construían; pero el día que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y acabó con todos. Así sucederá el día que se revele el Hijo del hombre.

Aquel día, el que esté en la azotea y tenga sus cosas en casa no baje a recogerlas; igualmente, el que esté en el campo, no vuelva atrás. Acordaos de la mujer de Lot. El que pretenda guardar su vida, la perderá; y el que la pierda, la recobrará.

Os digo que aquella noche estarán dos juntos: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán; estarán dos moliendo juntas: a una se la llevarán y a la otra la dejarán; estarán dos en el campo: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán.

Ellos le preguntaron: ¿Dónde, Señor?

Él les dijo: Donde está el cadáver, allí se reunirán los buitres».

Les decía una parábola para enseñarles que es necesario orar siempre, sin desfallecer. Tened cuidado de vosotros, no sea que se emboten vuestros corazones con juergas, borracheras y las inquietudes de la vida, y se os eche encima de repente aquel día;  porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estad, pues, despiertos en todo tiempo, pidiendo que podáis escapar de todo lo que está por suceder y manteneros en pie ante el Hijo del hombre».

R/. Amén. 

Inicio página

Laudes Sal 79,15
Allelúia.

Aleluya.

V/. Réspice, Dómine, de cælo, et vide, et vísita víneam istam.
R/. Allelúia.
V/. Oh Señor, asómate desde el cielo y fíjate, ven a ver esta viña.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Dan 7,27; 12,1.3-4 (3)
Regnum et potéstas et magnitúdo regni dábitur pópulo sanctórum, allelúia. El reino y el poder y la grandeza del reino, para el pueblo de los santos, aleluya.
V/. Consúrget Míchael, princeps magnus, et salvábitur omnis qui invéntus fúerit in libro scriptus
Et qui ad iustítiam erúdiunt multos, fulgébunt in perpétua æternitáte.
Pertransíbunt plúrimi, et múltiplex erit sciéntia.

R/.
Dábitur pópulo sanctórum, allelúia.
V/. Se levantará Miguel, el gran príncipe, y se salvará todo el que esté inscrito en el libro.
Los que enseñaron a muchos la justicia, brillarán por toda la eternidad.
Muchos lo repasarán y aumentarán su saber.
R/. Para el pueblo de los santos, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Commúni voto et afféctu connéxo, supérni regis, fratres caríssimi, implorémus aspéctum, cuius magnitúdinis eminéntiam humána non potest deprómere lingua; quia et ipsa cordis receptácula tantílla pensátur ad noscénda supérnæ maiestátis iudícia.
Hoc solum nostro concéditur desidério, ut ad sollémne offícium ardénti concurrámus ex voto et subníxo genu cordis petámus auxílium nostræ salútis, quia ausum nobis præbent suffrágia summi núntii salutáris.

Michaélis étenim archángeli hodiérni diéi sollémne dedicámus, et excípimus festum, quem devótus pópulus per ministérium alúmnum óbtinet imménsi regis, perfruéndo aspéctum.
Huius nos suffragatióne, quæsumus, Deus summe, fácito tibi placére, cuius famulátum tuo éfficis indefésso obséquio permanére; ut quem elegísti príncipem milítiæ angelórum, dignéris prælargíri patrónum ad tuéndas ánimas populórum.

R/.
Amen.

Queridos hermanos, con un mismo deseo y unidos en el afecto, imploremos la mirada del rey supremo, cuya inmensa grandeza no puede ensalzar la lengua humana; porque la capacidad del corazón es pequeña para abarcar los juicios de la divina majestad.
Lo único que se concede a nuestro deseo es que acudamos a esta santa celebración llenos de fervor y con el corazón prostrado pidamos ayuda para nuestra redención, pues nos conforta la intercesión del primer heraldo de la salvación.

Celebramos y acogemos la solemne festividad de este día dedicado al arcángel san Miguel, el cual, gozando de la presencia de Dios, obtiene del gran Rey poder servir como protector al pueblo fiel.
Por su intercesión, Dios altísimo, concédenos que podamos agradarte siempre ya que por su ayuda nos permites permanecer en tu servicio; y así, aquél que escogiste como príncipe de las milicias angélicas, permanezca como protector para defender a todo tu pueblo.
R/. Amén. 

Subsequénte illíus magna poténtia, qui vivit cum Deo Patre, et regnat cum Spíritu Sancto in ómnia semper sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Que lo conceda aquél a quien ha sido dado todo poder, y que vive con Dios Padre y reina con el Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Ecce, fratres caríssimi, sollémnitas nobis hódie cláruit summi núntii, quam olim quondam nostrórum méruit obtinére fides maiórum.
Quia cum sit ministério éminens angelórum, non abhórrent ánimas æstuáre nostrórum, ut fruántur pótius illíus intercessióne suorúmque et sociórum.

Nam in conditióne ómnium creaturárum, indivídua Trínitas, quæ est una déitas, sempitérna maiéstas, cum cónderet angelórum ágmina, quæ primi óperis lux est appelláta, et eminéntior ángelus cum præferrétur céteris, supérba túrgidus voluntáte, et ruit profúndior immaníssima omni crudelitáte.
Cuius advérsio, sicut auctóri culpæ applicávit intéritum, ita permansúris in servitúte donávit regnum beatitúdinis indeféssum; tantóque solídior aucta est fides manéntium, quantóque crudélior est facta damnátio delinquéntium.
Amíssa claritáte intériit, qui humilitátem serváre nequívit; et sublímis in glória pollet, qui in ministério perféctior manet.

Apóstata étenim ángelus, ab ætérna beatitúdine proiéctus, factus est humáno géneri insídians inimícus, ne locum quem perdíderat glória, humána potirétur frágilis glutinátio plasmæ.
Prius enim decépit quam sexu frágilem vidit, et per illam lethále virus rudi et incáuto óbtulit viro.
Cuius prótinus parens culpa iustæ damnatiónis íntulit pœnam, a quo dissemináta ex illis progénies, obníxe manéret distrícta.
Sed vicit píetas Creatóris, et cállidis anguis suadéllam discípulam et transgressóris admíssa piácula.

Redémit enim misericórditer, quem dudum culpam damnáverat condecénter; et líbero arbítrio herédem cóntutit cælo, quem olim fore beátum plasmáverat in paradíso.
Nam quia primus homo cónditus, angelórum fúerat societáte locándus, si non fuísset inobœdiens factus.
Postquam vero suadénti obtémperat, et Creatóris iussa relínquit, étiam consórtium angelórum amísit.
Quod quidem iam manet restaurátum per Dei Patris omnipoténtis Verbum únicum caro factum, in cuius incarnatióne ángeli glóriam cecinérunt, et omnes bonæ voluntátis consímili laude secum sociándos denuntiavérunt.
Horum étenim milítia angelórum Míchael eminéntior manet in offício actiónum, ut ordinátim dispósiti máneant in obséquio Conditóris, et vota déferant pópuli commúni ómnium Creatóri.

R/.
Amen.

Queridos hermanos, hoy ha amanecido para nosotros esta fiesta del gran enviado de Dios, en quien nuestros antepasados, desde hace mucho tiempo confiaron con razón.
Pues, como es uno de los ángeles más importantes, los cristianos mostraron gran interés en tenerlo de su lado y disponer plenamente de su intercesión y la de sus compañeros.

Cuando, a la hora de crear el universo, el Dios uno y trino, Majestad eterna, creó los ejércitos de los ángeles, su primera obra, a la que llamó luz, el ángel más excelente, destinado a ser el preferido de todos, engreído de soberbia, cayó a lo más hondo por su monstruosa maldad.
Un juicio ejemplar trajo la perdición para el culpable; en cambio, a los que permanecieron fieles en el servicio de Dios les dio el reino y la dicha para siempre.
Muy dura fue la condena de los delincuentes, mas otro tanto creció en firmeza la fidelidad de los restantes. El que no quiso mantenerse humilde, perdió su honor y pereció; los otros, en cambio, permanecen encumbrados en la gloria, y en servir a Dios está su grandeza.

Así fue como el ángel rebelde, privado de la dicha eterna, se convirtió en enemigo al acecho de la humanidad para que este débil amasijo de barro no consiguiera el honroso puesto que él había perdido.
Engañó primero a la que vio de sexo débil y por ella hizo llegar el veneno mortal al rudo e incauto varón.
Esta culpa de nuestro primer padre trajo consigo un justo castigo y a él quedó amarrada también la descendencia que de ellos brotó. Pero el amor del Creador y Señor salió vencedor frente a la trampa ingeniosa de la astuta serpiente, y frente al pecado cometido por el trasgresor, perdonó por piedad al que en justicia había condenado por su culpa, e hizo voluntariamente heredero del cielo al que había creado en el paraíso para que fuera feliz.

Porque, de no haber sido desobediente, el primer hombre, una vez creado, debería ser el compañero de los ángeles. Pero cuando hizo caso del que le engañaba y se apartó de los mandatos del Creador, perdió el derecho a esa compañía.
Mas ahora, gracias a la Palabra de Dios Padre todopoderoso, la única que de la Trinidad tomó carne humana, ha quedado restablecido en ese derecho.
En la encarnación, los ángeles proclamaron su gloria y anunciaron que los hombres, a quienes Dios ama, habían de asociárseles, alabando también al Señor.
En esta milicia de los ángeles, Miguel sobresale por encima de todos en el cumplimiento de su servicio: honrar al autor de su existencia en ordenado concierto y presentar al Creador las oraciones del pueblo de Dios.
R/. Amén. 

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos

Recensíta, Dómine, tuórum nómina famulórum, pietátis tuæ implorámus misericórdiæ donum, ut precum nostrárum portiónem tuum núntium déstines Michaélem; ut peténda nos quæ cóngrua dóceat, et petitiónibus nostris ipse tibi intercéssor assístat; ut vivis impetrándo tutélam, et defúnctis acquírat réquiem sempitérnam.
R/.
Amen.

Habiendo recordado los nombres de tus siervos, imploramos de tu piedad el don de la misericordia, de modo que por medio de tu mensajero san Miguel lleguen hasta ti nuestras plegarias; que él nos enseñe lo que hemos de pedir y presente nuestras súplicas ante tu presencia; solicitando protección para los vivos y obteniendo el descanso eterno para los difuntos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Christe Dei Fílius, qui dissídium pacis, quod inter ángelos et hómines obiécerat nequam ille spíritus pravitátis tuæ incarnatiónis mystério restaurásti, ut illi ángeli nunquam dilápsi, reformátos per te, ad grátiam hómines consérvos agnóscerent, quos extórres pridem per culpam sentírent; et qui se adoráre prius non prohibébant, póstmodum ne fíeret, proláto clamóre recusábant.

Tanto ítaque benefício redémpti, quæsumus, ne ámplius in prístino lapsu decépti cadámus, sed renovatiónem baptísmi ita fide conservémus et ópere, ut sanctórum angelórum tuórum societáti, semper studeámus connéxi manére.
R/.
Amen.

Cristo, Hijo de Dios, por el misterio de tu encarnación reparaste la ausencia de paz que el maligno espíritu de la maldad había introducido entre los ángeles y los hombres; así los ángeles que no cayeron en pecado, y que consideraban a los hombres desterrados por causa del pecado, los reconocen ahora, reformados por ti, como consiervos en la gracia.

Redimidos pues por tan gran obra de salvación, te pedimos que no recaigamos engañados en el antiguo lazo, sino que conservemos por la fe y las obras la renovación que supone el bautismo de modo que nos esforcemos en permanecer unidos con la cohorte de todos tus santos ángeles.
R/.
Amén.

Præsta per auctórem pacis et caritátis, Dóminum nostrum Iesum Christum, cum quo tibi est una et coæquális esséntia in unitáte Spíritua Sancti regnántis, Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concédelo, Dios, por el autor de la paz y del amor, nuestro Señor Jesucristo, con el cual vives en una sola e igual esencia en la unidad del Espíritu Santo que reina, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, satis dignum et pulchrum est, te indivísa Trínitas, et uníus esséntiæ discréta personáliter una Déitas, collaudáre; cuius império omnis subiácet creatúra, et creatríci tuæ poténtiæ créditam éxhibet obsequéllam.
Ex quibus nos nímiæ exiguitátis perténues audíre cúpimus, si valére possimus, ut a quo creáti et recreáti consístimus, licet non ut debémus quia minus valémus, sed tamen in quantum vires súppetunt, laudatiónis múnera deferámus.

Nam cum Deus Pater cum Fílio Sanctóque Spíritu ante sæcula cuncta dispónens, primam in creaturárum conditióne angelórum cónderet electiónem, quæ útique lucis nómine appellátur, cum indefésse lucem lúminis perfrúitur, sed primus in ángelis cónditus ab auctóre suo, múnere et glória decorátus, dum non ei a quo accéperat deputávit quod pollébat, sed suo túrgidus sublevátus conátu, ruit profúndius sub omni quidquid constat esse creátum.

Cuius vicem glóriæ non supérbiæ, Míchael adéptus est cum humilitáte, ut illa celsa sublimarétur in arce, qui Creatóri suo totum quod erat, nóverat deputáre.
Nec adhuc infidélis ille apóstata ángelus se compéscuit dudum damnátus, et malítiæ suæ facínore accensus, protoplastórum beatitúdinem invidéndo, pæne illos súbdidit male suadéndo, quibus a gáudiis paradísi exclúsis, gavísum se fore arbitrabátur ad sufferénda supplícia sóciis acquisítis.
Sed rédiit in illis afféctus pietátis, quos graváverat plasma lútea corporális, ut ipse Creátor reformáret ex lapso, qui pridem iubens plasmáaverat ex limo.
Nam quia deceptórem illum ad probatiónem hóminum supérnæ cleméntiæ pollicétur se permitténdum, ut augmentáto malítiæ suæ cúmulo, atrócius premátur divíno iudício.

Ad cuius inferéndam necem summum núntium inquit míttere Michaélem, ut eius distríctius rigóre intéreat princeps supérbiæ, qui firmátus humilitáte et obséquio Conditóris státuit permanére; e cælo missus, iníquum hostem périmens submittébit in inférno, et ipse victor exsúltans victóri plaudébit, a quo victor manébit.
Ecce quómodo supérbia ruet, et humílitas gliscet.
Supérbia damnáta in inférno perímitur; humílitas perfécta cælórum glória sublimátur.

Discat, quæso, fratres, vestra benígnitas, quantum valet perséverans humílitas, quæ dum se ad futúrum in cunctis súbicit Creatóri, eius auctus nóminis partícipet Conditóris.
Míchael dícitur: Quis sicut Deus? eo quod nullus fácere áudeat, quod fecit Deus; dum ad bellándas aéreas potestátes vicem Dómini míttitur, cuius nóminis participatiónem méruit ex adoptióne.
Atténtius, fratres caríssimi, si fas est, pensáte, quantum in imo supérbia iacet, quantum in summo humílitas pollet; nec reor vobis hoc absque múnere delátum, quod vatum oráculis dudum manet dedicátum.
Audíte, cognóscite; cógnita bonis opéribus decoráte; sicque vosmetípsos exhibéte Dei minístros, ut illórum mereámini cœtibus adunári, quorum devóte vidémini sollemnitátem excólere.
Dóminus enim Deus noster consórtium nobis póllicet angelórum, tantum si ei placeámus de exhibitióne bonórum óperum.
Ipse enim præstat operáre digna indígnis, qui super ómnia gloriósus regnat in cælis.

Ante cuius conspéctum omnes Ángeli et Archángeli non cessant clamáre, dicéntes:

Es justo y necesario, ciertamente digno y hermoso alabarte, oh Trinidad indivisa, único Dios de una sola naturaleza con distintas personas, a cuyo imperio está sujeta toda la creación, que rinde el debido culto a tu poder creador.
Nosotros somos los más pequeños de todas las criaturas, pero, en la medida de nuestra posibilidad, deseamos acudir ante aquél que nos creó y nos redimió y, aunque no sea como debería ser, porque podemos poco, presentemos con todo la ofrenda de la alabanza en la medida que nuestras fuerzas lo permitan.

Cuando al comienzo de los siglos, Dios Padre, con el Hijo y el Espíritu Santo, organizaba el universo, determinó elegir de entre todo lo creado a los ángeles como a los principales, y a ellos les dio el nombre de luz pues están rodeados del resplandor de una luz indeficiente.
Pero el primero de entre los ángeles creados, condecorado por el don de la gloria, por no atribuir este don a aquel de quien lo había recibido, sino que, engreído, se sublevó, descendió por debajo de todo lo creado.

Y Miguel recibió con humildad su lugar de gloria, que no de soberbia, para que fuese sublimado a aquel excelso trono el que supo atribuir a su Creador todo cuanto era.
Ni aún así aquel ángel infiel y apóstata se sometió una vez condenado, sino que, lleno de malicia, envidiando la felicidad de nuestros primeros padres aconsejándoles el mal, los unió a los tormentos de los ángeles caídos, privándoles de las alegrías del paraíso.
Pero volvió la piedad a quienes abrumaba el peso de su miseria, de modo que el mismo
Creador se movió a renovar al joven caído, a quien antes había creado del barro.
Y la suprema clemencia promete someter al engañador a la prueba de los hombres para que, aumentada su malicia, fuese oprimido más atrozmente en el juicio divino.

Para inferirle la muerte dice que mandará a Miguel a fin de que perezca con rigor el príncipe de la soberbia por quien, humilde, se propone permanecer en servicio del Creador.
Enviado del cielo, arrojará al infierno al inicuo enemigo, una vez vencido, y él permanecerá victorioso.
Ved cómo la soberbia se derrumba y la humildad se mantiene firme; la soberbia condenada perece en el infierno y la humildad perfecta es elevada a la gloria de los cielos.

Aprended, os ruego, hermanos amados, cuánto vale la humildad perseverante.
La cual, si se somete al Creador, en todo y siempre, sostenida con su gracia, participa del nombre de Cristo. Miguel quiere decir: ¿Quién como Dios?
Nadie se atreva a hacer lo que Dios hace: cuando fue enviado, en nombre del Señor, para vencer a las potestades aéreas mereció por adopción participar de su nombre.
Pensad hermanos amados con mucha atención, qué profunda yace la soberbia y cuánto brilla la humildad en las alturas.
Y no creo que se os comunique sin razón especial lo que antes ha sido predicado por los profetas.
Oíd, reconoced, adornaos con las buenas obras.
Y así mostraos como ministros de Dios para que merezcáis ser agregados a sus ángeles, cuya solemnidad queréis celebrar.
Pues nuestro Dios y Señor nos promete la compañía de sus ángeles, con tal que le agrademos con las buenas obras.
El concede obras dignas a los indignos y reina en los cielos glorioso sobre todas las cosas.

En cuya presencia todos los Ángeles y Arcángeles no cesan de aclamar diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus in sanctis, vere in ómnibus gloriósus Dei Fílius, cuius inenarrábilis exstat númerus angelórum, quem togatórum imménsitas colláudat sanctórum; qui Michaéli tuo núntio primátum grátiæ contulísti, et pópuli tui defensórem constituísti; quæsumus, præsénti in sæculo defensári, et ad te post tránsitum, beatórum número adunári.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo, bendito y glorioso eres en verdad en todo Hijo de Dios, que resplandeces por encima del gran número de ángeles, a quien alaban multitudes de santos ricamente revestidos. Tú concediste a tu mensajero Miguel la gracia de la primacía y lo estableciste como defensor de tu pueblo; te pedimos ser defendidos por él en esta vida y después de la muerte tener parte en el número de los santos.

Cristo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Recoléntes, Christe Deus, gloriósæ passiónis tuæ mystérium, in quo debellátas aéreas potestátes triumpháre nos crucis tuæ vexíllo de eórum nequítiis facis, quia dum tu caput nostrum sublimáris in cruce, obstrúsus quondam nobis reserátur áditus vitæ.
Humánitas quippe tua ex terris assúmpta, coætérna facta est Patri et Spirítui Sancto in sæcula.
Ad te nos cum gémitu proclamámus; tibi et vota prómimus, et mœstítias propalámus.
Tu enim nosti quæ desiderámus, a quo ex níhilo plasmáti manémus; nostro nos mérito incusámus, qui ad te óculos erígere non audémus.
Ídeo súpplices flagitámus, ut precum nostrárum portitórem Michaélem archángelum habére mereámur, quo te favénte pacem fidéles obtíneat semper.
Per hunc témporum quiétem, et vitæ melioratiónem.
Per hunc cathólicæ Ecclésiæ firmitátem, et incréduli fídei sanctæ percípiant credulitátem.
Per hunc pontificális ordo aucto cúlmine pólleat, et sublimátus ápice glóriæ virtútem méritis antecédat.
Per hunc clerus flóveat sanctitátem, per hunc mónachi firmíssimam obtíneant religiositátem.
Per hunc príncipum moderáta in pópulis ira decréta consístant.
Per hunc plébium fidélitas cathólicæ fídei munímine coaléscat.
Per hunc coniugáti continéntiam, vírgines stúdeant obtinére perseverántiam.
Per hunc túrgida mens se cólliget freno humilitátis, per hunc acquírant solámen spei crimínibus nímiis disperáti.
Per hunc ad pæniténtiam lapsi, ad véniam rei, ad misericórdiam sævi, ad patiéntiam véniant iracúndi.
Per hunc vincti absolutiónem, captívi liberatiónem, víduæ hábeant defensiónem, pupílli tuitiónem.
Per hunc tuméntes marinórum fluctus blandum navigántibus præbeant cursum.
Per hunc náufragi optátum tranquillúmque invéniant portum.
Per hunc exsul ad sólium váleat remeáre suum.
Per hunc discórdes pacem, concórdes possídeant perseverántiam caritátis.
Per hunc infírmi medéllam, defúncti réquiem obtíneant ætérnam.
Et ita per hunc tua píetas benefícia nobis concédat quæsíta, ut repúlsa ómnium adversántium, illécebra, cælésti nos fáciat exsultáre in pátria.

R/.
Amen.

Recordamos, Cristo Dios, el misterio de tu gloriosa pasión, por el que, derrotadas las fuerzas del mal, nos haces triunfar de su malicia con el estandarte de la cruz, pues, mientras tú, nuestra cabeza, eras exaltado en el madero, se nos abrían de par en par las puertas cerradas de la vida.
Tu humanidad, aunque tomada de la tierra, es ahora coeterna por los siglos con el Padre y el Espíritu Santo.
A ti clamamos con gemidos, te exponemos nuestros deseos, y te manifestamos muestras aflicciones.
Tú conoces lo que deseamos, pues nos ha hecho de la nada; nos acusamos de nuestros pecados ante ti, a quien casi no nos atrevemos a levantar los ojos.
Por eso suplicamos con toda humildad que nuestras plegarias merezcan tener como valedor a tu arcángel san Miguel, y que por su intercesión los fieles obtengan de ti la paz.
Por él alcancemos tiempos tranquilos y bienestar.
Por él la Iglesia católica se mantenga firme y estable y los incrédulos encuentren motivos válidos para creer.
Por él, el orden episcopal se vea enriquecido y prefiera las virtudes a los honores.
Por él el clero florezca en santidad y en los monjes la firmeza en su propósito.
Por él, los príncipes sean moderados en sus leyes y la fidelidad de los pueblos se fortalezca con la ayuda de la fe católica.
Por él, los cónyuges alcancen la continencia y las vírgenes la perseverancia.
Por él, la mente soberbia se domine por la humildad y los pecadores desesperados obtengan el consuelo de la esperanza.
Por él, los mismos pecadores vengan a la penitencia, los reos al perdón, los violentos a la misericordia y los airados a la paciencia.
Por él, alcancen el perdón los vencidos, los cautivos la libertad y las viudas y huérfanos protección.
Por él, alcancen los marineros un viaje feliz y la mar propicia y los náufragos el puerto deseado.
Por él, el desterrado pueda volver a su patria.
Por él, los que están enemistados obtengan la paz y los que viven en la concordia perseveren en la caridad.
Por él los enfermos obtengan los remedios necesarios y los difuntos gocen del descanso eterno.
Y así por él, tu bondad nos conceda todo lo que pedimos, de modo que, superadas las insidias del adversario, podamos alegrarnos en la patria del cielo.
R/.
Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas, ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Christum Dei Fílium, cuius testimónio instrúcti manémus, eo quod unaquæque ánima ad suum tutaméntum custódem hábeat ángelum deputátum, quæsumus, ut assídue nobíscum manénte ángelo pacis procul efficiátur réfuga ille quondam ángelus auctor iniquitátis; ut corde et córpore purificáti, ad córporis et sánguinis sui sacraménta mereámur accédere beatificándi. Et sic aurem cordis suis inclinemus præcéptis, ut semper ad eum fiduciáliter clamémus e terris: A Cristo, Hijo de Dios, que con su palabra nos enseñó que cada persona tiene asignado un ángel custodio para su defensa, pidámosle que, permaneciendo siempre con nosotros el ángel de la paz quede lejos aquel ángel que un tiempo fue autor de iniquidad; que, debidamente purificado el corazón y el cuerpo, merezcamos acercarnos para ser santificados al sacramento de su cuerpo y su sangre. Y así inclinemos el oído del corazón a sus preceptos, de modo que podamos siempre con confianza clamar desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Benedícat vobis, Dóminus Iesus Christus, Dei Fílius, rex ætérnus, et misereátur vestri.
R/.
Amen.
Que os bendiga y tenga misericordia de vosotros nuestro Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo y Rey eterno.
R/. Amén.
Mittat vobis ángelum suum sanctum Michaélem príncipem, qui custódiat corda et córpora vestra.
R/.
Amen.
Que envíe a su santo ángel, el príncipe Miguel, para que guarde vuestros cuerpos y vuestras almas.
R/.
Amén.
Máneat pax Dómini nostri Iesu Christi vobíscum, ut in lúmine pacis ambulétis, et in número sanctórum computáti sitis.
R/.
Amen.
Permanezca con vosotros la paz de nuestro Señor Jesucristo, para que procedáis en la luz de la paz y seáis contados en el número de los santos.
R/.
Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Tuam, clementíssime Pater, sípplices exorámus cleméntiam, ut hodiérna sollémnia quæ pro beatíssimi tui Archángeli veneratióne suscépimus, ipse tibi comméndes.

Et sicut illi corónam sanctæ perfectiónis tribuísti, ita nobis, eius intercessióne, ómnium delictórum véniam et indulgéntiam largiáris.
R/. Amen.

Invocamos tu bondad, Padre clementísimo, pidiéndote que recibas con agrado la solemnidad que hoy hemos celebrado en honor de tu santo Arcángel.

Y, así como a él lo coronaste de gloria, concédenos a nosotros por su intercesión, el perdón y la remisión de todas nuestras culpas.
R/. Amén.

Per ineffábilem bonitátem tuam, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu inefable bondad, Dios nuestro, que vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 569-578) y del Liber Commicus II (pp. 185-188). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011. Las oraciones en español están tomadas de www.lexorandies.blogspot.com.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Dan 7,13-14.26a.27; 9,24b-25a; 12,1-4. N. de La Ermita.

3. Dan 7,27a; 12,1a.1c.3b.4b. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIII