La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de santa Eufemia, virgen y mártir

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Mt 5,8.3
Beáti mundo corde quóniam ipsi Deum vidébunt, allelúia, allelúia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios, aleluya, aleluya.
V/. Beáti páuperes spíritu, quóniam ipsórum est regnum cælórum.
R/. Allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Allelúia, allelúia.
V/. Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
R/. Aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria

Glória nostra, Deus noster, qui carnis virginitátem servántibus fructum promíttis repensáre centéssimum, intercéssu vírginis tuæ ac mártyris, Euphémiæ, solve nostrórum víncula peccatórum, ut qui carnis fragilitáte deícimur, eius patrocínio sublevémur.
R/. Amen.

Tú eres nuestra gloria, Dios nuestro, y prometes una cosecha del ciento por uno a los que conservan el don de la virginidad; por intercesión de la virgen y mártir Eufemia, concédenos el perdón de nuestros pecados, y, si nos sentimos abatidos por nuestra fragilidad, haz que nos conforte su protección.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Quære in Communi unius Virginis et Martyris, p. 240 / Como en el Común de una Virgen y Mártir, p. 240

Prophetia / Profecía Is 54,1-3
Léctio libri Isaíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Isaías.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:

Exsúlta, stérilis, quæ non peperísti,
lætáre, gaude, quæ non parturísti,
quóniam multi sunt fílii desértæ
magis quam fílii nuptæ, dicit Dóminus.

Diláta locum tentórii tui
et pelles tabernaculórum tuórum exténde, ne parcas;
longos fac funículos tuos
et clavos tuos consólida.
Ad déxteram enim et ad lævam penetrábis,
et semen tuum hereditábit gentes,
quæ civitátes desértas inhabitábunt.

R/. Amen.

Esto dice el Señor:

Exulta, estéril, que no dabas a luz;
rompe a cantar, alégrate,
tú que no tenías dolores de parto:
porque la abandonada
tendrá más hijos que la casada
–dice el Señor–.

Ensancha el espacio de tu tienda,
despliega los toldos de tu morada,
no los restrinjas,
alarga tus cuerdas,
afianza tus estacas,
porque te extenderás de derecha a izquierda.
Tu estirpe heredará las naciones
y poblará ciudades desiertas.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 44,5-6
Spécie tua et pulchritúdine tua inténde, próspere procéde et regna. Muesta tu belleza y tu gallardía, adelántate, avanza como una reina.
V/. Propter veritátem et manusetúdinem et iustítiam, et dedúcet te mirabíliter déxtera tua.
R/. Inténde, próspere procéde et regna.
V/. Por la verdad y la mansedumbre y la justicia, su diestra te lleve por un camino de maravillas.
R/. Adelántate, avanza como una reina.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 2Cor 10,17-11,6; Gál 3,26 (2)
Epístola Pauli apóstoli ad Corínthios secúnda.
R/. Deo grátias.
Segunda carta del apóstol Pablo a los corintios.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Qui autem gloriátur, in Dómino gloriétur; non enim qui seípsum comméndat, ille probátus est, sed quem Dóminus comméndat.

Útinam sustinerétis módicum quid insipiéntiæ meæ; sed et supportáte me. Æmulor enim vos Dei æmulatióne; despóndi enim vos uni viro vírginem castam exhibére Christo.

Tímeo autem, ne, sicut serpens Evam sedúxit astútia sua, ita corrumpántur sensus vestri a simplicitáte et castitáte, quæ est in Christum. Nam si is qui venit, álium Christum prædicat, quem non prædicávimus, aut álium Spíritum accípitis, quem non accepístis, aut áliud evangélium, quod non recepístis, recte paterémini.

Exístimo enim nihil me minus fecísse magnis apóstolis; nam etsi imperítus sermóne, sed non sciéntia, in omni autem manifestántes in ómnibus ad vos. Per fidem in Christo Iesu Dómino nostro.

R/. Amen.

Hermanos:

El que se gloría, que se gloríe en el Señor, porque no está aprobado el que se recomienda a sí mismo, sino aquel a quien el Señor recomienda.

¡Ojalá me toleraseis algo de locura!; aunque ya sé que me la toleráis. Tengo celos de vosotros, los celos de Dios, pues os he desposado con un solo marido, para presentaros a Cristo como una virgen casta.

Pero me temo que, lo mismo que la serpiente sedujo a Eva con su astucia, se perviertan vuestras mentes, apartándose de la sinceridad y de la pureza debida a Cristo. Pues, si se presenta cualquiera predicando un Jesús diferente del que os he predicado, u os propone recibir un espíritu diferente del que recibisteis, o aceptar un Evangelio diferente del que aceptasteis, lo toleráis tan tranquilos.

No me creo en nada inferior a esos super-apóstoles. En efecto, aunque en el hablar soy inculto, no lo soy en el saber; que en todo y en presencia de todos os lo hemos demostrado. Por la fe en Cristo Jesús nuestro Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 10,38-42
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:
Dóminus noster Iesus Christus intrávit in quoddam castéllum, et múlier quædam Martha nómine excépit illum. Et huic erat soror nómine María, quæ étiam sedens secus pedes Dómini audiébat verbum illíus. Martha autem satagébat circa frequens ministérium; quæ stetit et ait: «Dómine, non est tibi curæ quod soror mea relíquit me solam ministráre? Dic ergo illi, ut me ádiuvet».

Et respóndens dixit illi Dóminus: «Martha, Martha, sollícita es et turbáris erga plúrima, porro unum est necessárium; María enim óptimam partem elégit, quæ non auferétur ab ea».

R/. Amen.

En aquel tiempo:
Nuestro Señor Jesucristo entró en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Esta tenía una hermana llamada María, que, sentada junto a los pies del Señor, escuchaba su palabra. Marta, en cambio, andaba muy afanada con los muchos servicios; hasta que, acercándose, dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para servir? Dile que me eche una mano».

Respondiendo, le dijo el Señor: «Marta, Marta, andas inquieta y preocupada con muchas cosas; solo una es necesaria. María, pues, ha escogido la parte mejor, y no le será quitada».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sof 3,14
Allelúia. Aleluya.
V/. Lauda, fília Sion, lætáre et exsúlta, fília Ierúsalem.
R/. Allelúia.
V/. Regocíjate, hija de Sión, alégrate y salta de gozo, hija de Jerusalén.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Éx 35,29; 15,11
Omnes viri atque mulíeres mente devóta obtulérunt donária, ut fíerent ópera quæ iússerat Dóminus per manum Móysi cunctis fíliis Ísrael voluntárie, allelúia. Todos, varones y mujeres, ofrecieron sus dones devotamente, para cumplir lo prescrito por Dios por medio de Moisés, a todos los hijos de Israel, según su voluntad, aleluya.
V/. Quis símilis tibi in diis, Dómine, quis símilis tibi, gloriósus in sanctis, mirábilis in maiestátibus, fáciens prodígia?.
R/. Cunctis fíliis Ísrael voluntárie, allelúia.
V/. ¿Quién semejante a ti, Señor, entre los dioses? ¿Quién semejante a ti en la gloria de tu santuario, admirable en tu majestad, obrador de milagros?
R/. A todos los hijos de Israel, según su voluntad, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Exspectánda non sunt, fratres caríssimi, testimónia humána, cum præcédant divína suffrágia.
Euphémia ígitur Deo probáta, virtúte ac fidéli laude provécta, et confessiónis suæ victória gloriósa, quótiens adversárius provocáre servos Dei vóluit, tótiens promptíssime pugnávit et vicit; et virtútum páriter et morum síngulis exémpla præbens congressióni congruéntia simul et paci; illic róbore, hic pudóre laudábilis.

Cuius secta et conversátio sic próficit ad præmium glóriæ, ut magistérium téneat disciplínæ.
Deum proínde in tantæ vírginis sollemnitáte rogémus, ut qui in eius passióne factus est victor, nostris sceléribus sit indúltor.

R/. Amen.

Queridos hermanos, no hay que prestar atención a testimonios humanos, cuando van por delante demostraciones divinas.
Eufemia, bien probada para Dios, avanza en la virtud y en la fidelidad a la alabanza divinas, gloriosa en su testimonio victorioso, cada vez que el adversario quiso provocar a los siervos de Dios, se mostró dispuesta a luchar y a vencer; dando a todos ejemplos admirables de su virtud y de su integridad, hallándose al mismo tiempo dispuesta para la lucha y para la paz, laudable de una parte por su fortaleza y de otra por su pudor.

Cuyo trato y modo de vida es tan provechoso para alcanzar el premio de la vida eterna, que resulta magisterio para la conducta. Roguemos, pues, a Dios, en la solemnidad de esta virgen, que, como fue vencedor en su pasión, sea también perdonador de nuestras maldades.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Concéde nobis, Dómine, exémplo Euphémiæ vírginis tuæ, ut tela nequíssimi spíritus superántes, æternórum cívium simus participatióne felíces; quo sicut prædíctæ vírginis fácies ac sociórum eius verberátæ álapis albescébant, sic nostræ, te ad iudícium veniénte, ex bonis áctibus enitéscant.
R/. Amen.

Concédenos, Señor, por el ejemplo de tu virgen Eufemia, que, superando los dardos del maligno espíritu, alcancemos la felicidad de convivir con los ciudadanos de la eternidad; así, como los rostros de esta virgen y de sus compañeros se amorataban al recibir bofetadas, los nuestros, cuando tu vengas al juicio, brillen por nuestras buenas obras.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
In honórem vírginis tuæ Euphémiæ hæc tibi obláta, indivísa Trínitas, Deus, pro vivórum commoditáte et defunctórum réquie propitiátus assúme; ut hæc virgo, quæ nec rotárum arguménto victa dissólvitur, nec appósitis ígnibus córpore concremátur, nec vivéntes curis supérfluis dílabi, nec sepúltos pœnálibus flammis patiátur absórbi.
R/. Amen.
Acepta propicio, Dios, Trinidad indivisa, estas ofrendas que te hacemos en honor de tu virgen Eufemia, para el bienestar de los vivos y el descanso de los difuntos; para que esta virgen, que ni se achica atemorizada por las ruedas de cuchillos, ni se quema por el fuego aplicado a su cuerpo, no consienta que los vivos se disipen en preocupaciones inútiles, ni que los difuntos sigan entre las llamas de su castigo.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Deus, qui beatæ Mártyris membra, tuæ caritátis ampléxibus indivíse coniúncta, nec serra præcídi, nec bestiárum déntibus passus es laniári; concéde, ea pro te nobis interpellánte, ut sic indivíse bono utámur pacis, ne quibúslibet inimicítiæ ab ínvicem præcidámur acúleis.
R/. Amen.

Dios, que no permitiste que los miembros de la santa Mártir, indivisiblemente unida por el abrazo de tu amor, fueran divididos por la sierra, ni desgarrados por los dientes de las fieras; concede, al interceder ella por nosotros, que nos sintamos y vivamos tan unidos en el bien de la paz, que no sean capaces de separarnos las zarzas de enemistad, que pudieran surgir entre nosotros.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est nos tibi grátias ágere, Dómine, sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum, Dóminum nostrum.
Qui mentem Euphémiæ vírginis suæ dúplici grátiæ munerávit ex dono, et pudícam eam páriter effíciens et invíctam; cum idem virgo et obscénos persecutóris sui líbitus vicit pudóre, et eúndem post in congressiónis superávit certámine.

Hic pudóre felix; illic concertatióne laudábilis.
Hic insígnior castitáte; illic gloriósior passióne.
Hæc contémptrix sæculi, cónscia boni, custos sui, victrix diáboli, sponsa Christi.
Hæc in suscéptis pœnis insuperábilis facta, hæc in verbórum concertatiónibus animósa.
Hæc álapis virgísque céditur, nec terrétur; hæc rotis disténsa flammis inícitur, nec cremátur.
Hæc plane in nullo pótuit commovéri, quo aut ánimi mutáret propósitum, aut pœnis addícta negáret proféssum.
Hæc postrémo devíctis supplíciis, cælésti convocáta voce in æthera véhitur coronánda, quæ tot devícerat in terris torménta.

Præstánte et adiuvánte eo, cui mérito omnes Ángeli et Archángeli, Throni, Dominatiónes et Potestátes non cessant clamáre atque dícere:

Es digno y justo que te demos gracias, Señor, santo Padre, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor.
Él dotó el alma de su virgen Eufemia con una doble gracia, haciéndola al mismo tiempo pudorosa y vencedora, cuando la propia virgen venció con su pudor los obscenos deseos de su perseguidor, y le derrotó también en la polémica doctrinal.

Si feliz en su pudor, fue laudable en su combate, si señalada por su castidad, fue más gloriosa por su martirio, despreciadora del mundo, consciente del bien verdadero, custodia de sí misma, vencedora del diablo, esposa de Cristo.
Insuperable en soportar los tormentos, animosa en la discusión.
Es abofeteada y azotada con varas, pero eso no la aterra, estirada en el torno y expuesta a las llamas no se quema.
No encontraron manera de cambiar su ánimo, ni de vencer su firmeza por medio de los tormentos.
Vencidos por último todos los suplicios, sube por los aires para ser coronada, llamada por una voz celestial, por haber superado tantos tormentos en la tierra.

Por la concesión y la ayuda del que con razón es alabado por todos los Ángeles y Arcángeles, que con los Tronos, las Dominaciones y las Potestades, no cesan de aclamarte, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus.
Qui ad liberatióne prædíctæ fámulæ suæ, e cælis lucis ángelos destinávit, quibus inter flammas Dómini tuerétur ancílla, cuius ánima divíno flante Spíritu calébat.

Non illi quippe nócuit corpóreus ignis quæ líbitum in se extínxerat voluptátis; nec flamma corrúpit eius corpus intáctum, quod corruptióni non fúerat mancipátum.
Ac proínde, pie Deus, pro míseris exáudi precántem, qui eam in passióne sui fecísti fore victrícem.

Quia tu es Deus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.
Él, para liberar a su sierva, envió desde el cielo ángeles de luz que la defendieran entre las llamas, mientras su alma se abrasaba bajo el soplo del espíritu divino.

No dañó, pues, el fuego corporal a la que había extinguido en sí misma los deseos voluptuosos; no corrompió la llama su cuerpo intacto, que nunca había servido a la corrupción.
Y por eso, Dios piadoso, escúchala cuando intercede por los desvalidos, tú, que la hiciste vencedora en su martirio.

Porque tú eres Dios y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Deus, qui per manus ángeli tui arguméntum rotárum, quo certátrix Euphémia distendebátur, mirífice confregísti, tu, ad sanctificánda hæc obláta tibi libámina salútis e cælo núntium mitte, qui et ad te nostrórum vúlnerum causas déferat, et a te optátam nobis exhíbeat medicínam.
R/.
Amen.

Dios, que por manos de tu ángel destruiste milagrosamente, el artilugio de ruedas en que eran descoyuntados los miembros de Eufemia, la luchadora, manda también ahora un ángel desde el cielo, para que santifique estas ofrendas de salvación que te dedicamos, para que volviendo a ti, te lleve todo lo que causa nuestras heridas y nos aplique la deseada medicina que de ti esperamos.
R/.
Amén.

Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédenoslo, Padre sin principio, por tu Unigénito, Jesucristo, nuestro Señor, por quien creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Dómine, Deus omnípotens, in quo certátrix Euphémia veráciter credens, nec arguménto lápidum, nec mórsibus laniáta est bestiárium, fac nos nec de advérsis déici, nec de prósperis elevári.

Quo discréto æquitátis iudício gradiéntes, tuáque mónita promptíssime observántes, sicut illam in ómnibus persecutiónibus suis te præcántem exaudísti de cælis, sic nos semper exáudias ad te proclamántes e terris:

Señor, Dios todopoderoso, en quien creía de verdad la luchadora Eufemia, y por eso se mantuvo firme en su lapidación y no fue desgarrada por las mordeduras de las fieras, haz que nosotros no seamos abatidos por las adversidades ni nos alcemos en la prosperidad.

Así, andando con el discreto juicio de la equidad y observando con toda diligencia tus avisos, como a ella la escuchaste desde el cielo cuando te suplicaba en medio de sus persecuciones, nos escuches también a nosotros, cuando clamamos a ti desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Omnípotens Dóminus, qui beatíssimam Euphémiam nec serris dívidi, nec virgis passus est vinci, inconcússe vos sóciet suæ dilectióni.
R/. Amen.
Dios todopoderoso, que no permitió que la bienaventurada Eufemia fuera aserrada ni vencida por los golpes de los lictores, os asocie firmemente a su amor.
R/. Amén.
Quique eam angelórum mánibus tutávit a flammis, protectióne sua a vitiórum deféndat illécebris.
R/. Amen.
El que la protegió de las llamas por las manos de los ángeles, os defienda con su protección de las asechanzas de los vicios.
R/. Amén.
Ut quæ, adiúta a Deo, suis méritis tot devícit supplícia, suis précibus præmia vobis præparet infiníta.
R/. Amen.
De esta forma, ella, que ayudada por Dios superó meritoriamente todos los suplicios, por sus preces consiga para vosotros los premios infinitos.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva

Deus, largítor divitiárum cæléstium, et mirábilis parátor múnerum æternórum, qui beatíssimam Euphémiam in sæculo páuperem elegísti, sed pro te certándo ætérnis opéribus sublimásti; paupertátem spíritus nos sequi semper attríbue, qua possímus tuæ maiestáti per ómnia complacére.
R/. Amen.

Dios, donador de las riquezas celestiales y distribuidor admirable de los bienes eternos, que elegiste a la bienaventurada Eufemia, pobre en este mundo, y la ensalzaste a las riquezas eternas por haber luchado por ti; concédenos seguir siempre la pobreza de espíritu, y por ella podamos complacer en todo a tu majestad.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 540-546) y del Liber Commicus II (pp. 240-241). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011. Las oraciones en español están tomadas de lexorandies.blogspots.com.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. 2Cor 10,17-11,6; Gál 3,26b. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIII