La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Domingo de Ramos

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe

In Dominico in ramis palmarum

Domingo de Ramos (1)

Misa del Domingo de Ramos. Retablo cerámico del paso de la Sagrada Entrada en Jerusalén de la hdad. del Amor. Manuel Ruiz Gil, Sevilla 1994.
 
ÍNDICE
I - Ordo ad benedicendos ramos / I - Bendición de los ramos
Bendición de ramos.
Procesión.
Benedictio / Bendición.
Antiphona 1 / Antífona 1.
Antiphona 2 / Antífona 2.
Antiphona 3 / Antífona 3.
Antiphona 4 / Antífona 4.
Antiphona 5 / Antífona 5.
Antiphona 6 / Antífona 6.
Oratio / Oración.
Alia / Otra.
II - Ad Missam / II - Misa
Lectio sapientialis / Lectura sapiencial.
Lectio historica / Lectura histórica.
Psallendum / Salmo de meditación.
Apostolus / Apóstol.
Evangelium / Evangelio.
Laudes (Annus primus) / (Año I).
Laudes (Annus secundus) / (Año II).
Sacrificium / Canto del ofertorio.
Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal.
Alia / Oración entre los Dípticos.
Post Nomina / Oración después de los Dípticos.
Ad Pacem / Oración de la Paz.
Illatio / Acción de gracias.
Post Sanctus / Oración después del Sanctus.
Post Pridie / Invocación.
Cantus ad Confractionem / Canto de la Fracción.
Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro.
Benedictio / Bendición.
Cantus ad Accedentes / Canto de Comunión (Annus primus) / (Año I).
Cantus ad Accedentes / Canto de Comunión (Annus secundus) / (Año II).
Completuria / Oración conclusiva.

I - Ordo ad benedicendos ramos / I - Bendición de los ramos

Hodie, uti mos est, ante missam benedicuntur rami palmarum, salicum vel olivarum.
Ambulat omnis populus ad ecclesiam quo palmæ benedicendæ sunt, et sic psallendo ad aliam ecclesiam veniunt ubi missa completur. Si non potest fieri processio ab una ecclesia ad ecclesiam principalem, fiat saltem processio ex ecclesia in eandem ecclesiam.

Accedit celebrans cum diaconis ad ramos benedicendos. Unus ex hic dicit:

Hoy, donde haya costumbre, antes de la misa, son bendecidos los ramos de palmeras, de sauces y de olivos.
Todo el pueblo va a la iglesia donde se van a bendecir las palmas y cantando se dirigen a la iglesia donde se dirá la misa. Si no es posible hacer la procesión desde una iglesia hasta la iglesia principal, se hace al menos una procesión en la propia iglesia.

El celebrante con los diáconos va a bendecir los ramos. Uno de éstos dice:

Orémus, ut hos ramos palmárum, sálicum vel olivárum déxtera divinitátis suæ propítius sanctificáre dignétur.
R/. Amen.
Oremos para que la diestra de su divinidad nos propicie y se digne santificar estos ramos de palmeras, de sauces y de olivos.
R/. Amén.
Præsta per Dóminum nostrum Iesum Christum, qui tecum vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Lo conceda por nuestro Señor Jesucristo, que contigo vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Deinde colligitur a celebrante hæc oratio: Después el sacerdote dice esta oración:
Dómine Iesu Christe, qui ante mundi princípium cum Patre et Spíritu Sancto regnas, et regni tui non erit finis.
Qui pro mundi salúte in plenitúdine témporum véniens, sicut per legem et prophétas fúeras promíssus, et veniénte te in civitátem Ierúsalem ad diem festum, turbæ multæ occurrérunt tibi, gaudéntes, acceperúntque ramos palmárum clamántes: Hosánna fílio David.
Ídeo et nos, súpplici obsecratióne depóscimus maiestátem tuam; ut, qui nostra venísti redemptióne, solvas nos a vínculis peccatórum nostrórum.
R/. Amen.

Morbos omnes expélle.
R/. Amen.

Infirmitátes cura.
R/. Amen.

Áerum tempériem præsta.
R/. Amen.

Securitátem témporum cum remissióne peccatórum ómnibus nobis dona.
R/. Amen.

Hos quoque ramos et flores palmárum, quos pópulus tuus per manus servitútis nostræ acceptúrus est hódie, tua benedictióne + sanctífica.
R/. Amen.

Ut quicúmque ex eis accéperint, tua in ómnibus repleántur grátia et salútis consequántur medélam.
R/. Amen.

Et sicut pro huius diéi sollemnitáte lætántur, ita eórum habitácula tua benedictióne + répleas, corporáque et ánimas ab omni contagióne mundas effícias, atque spirituálium eis tríbuas charísmata gratiárum.
R/. Amen.

Ut paschália festa, te auxiliánte commúni alacritáte suscípere mereántur.
Quia te iubénte dícimus:

Pater noster...
Señor Jesucristo, que antes del comienzo del mundo reinas con el Padre y el Espíritu Santo reinas y tu reino no tendrá fin.
Que has venido en la plenitud de los tiempos para la salvación del mundo, tal y como habías prometido por la ley y los profetas, grandes muchedumbres, al enterarse de que te venías ya a Jerusalén para la fiesta, se te acercaron y se pusieron a gritar de alegría y cortaron ramos de palmera gritando: Hosanna al hijo de David.
Por eso nosotros también suplicantes, en oración insistente, rogamos a tu majestad; que ya que has venido para redimirnos, nos libres de los vínculos de nuestros pecados.
R/. Amén.

Disipa nuestros males.
R/. Amén.

Cura nuestras enfermedades.
R/. Amén.

Concédenos un clima favorable.
R/. Amén.

Concédenos a todos seguridad en nuestros tiempos con el perdón de nuestros pecados.
R/. Amén.

Santifica también estos ramos y estas palmas con tu bendición que el pueblo ha de llevar hoy de mano en mano por nuestro servicio.
R/. Amén.

Que todos los que los lleven, sean colmados de gracia y reciban el consuelo de la salvación.
R/. Amén.

Y al igual que se alegran por la solemnidad de este día así llenes con tu bendición + sus moradas y concedas limpieza de todo contagio a los cuerpos y a las almas y les asignes los carismas de las gracias espirituales.
R/. Amén.

Que las fiestas pascuales, con tu auxilio, nos sostengan en alegría compartida.
Porque siguiendo tu precepto ahora decimos:

Padre nuestro...

Inicio página

Benedictio / Bendición
Dóminus Iesus Christus, qui per legem et prophétas véniens, assúmpsit formam hóminis, ipse vos benedícat et sua protectióne custódiat.
R/. Amen.

El Señor Jesucristo, que, al venir según la ley y los profetas, tomó la figura de hombre, os bendiga y con su protección os guarde.
R/. Amén.

Et qui huius diéi festivitátem elégit, tríbuat vobis suam grátiam ut numquam sitis servi peccáti.
R/. Amen.
Quien eligió la festividad de este día, os conceda su gracia para que nunca seáis siervos del pecado.
R/. Amén.
Corda quoque vestra et córpora ab omni delícti mundet contagióne, ut partícipes efficiámini cum Sanctis ómnibus in regno ætérno.
R/. Amen.

Limpie también de todo veneno de pecado vuestro cuerpo para que seáis copartícipes en el reino eterno con todos los santos.
R/. Amén.

Inicio página

Ramis sic benedictis et populo distributis, imponit chorus has antiphonas, et progreditur ad processionem.

Repartidos los ramos así bendecidos al pueblo, el coro canta estas antífonas y se procede a la procesión.

 

Antiphona 1 / Antífona 1 Cfr. Jn 12,12-13; Sal 117,27
Cum audísset turba quæ vénerat ad diem festum quia venit Iesus Christus, accepérunt ramos palmárum et exiérunt óbviam ei et clamábant: Hosánna; benedíctus qui venit in nómine Dómini. La gente que había ido a la fiesta, al oír que Jesús venía a Jerusalén, tomaron ramos de palmas y salieron a su encuentro gritando: Hosanna. Bendito el que viene en nombre del Señor.
V/. Constitúite diem sollémnem in frondósis usque ad cornu altáris.
R/. Benedíctus qui venit in nómine Dómini.
V/. Ordenad la procesión con ramos en las manos hasta los ángulos del altar.
R/. Bendito el que viene en nombre del Señor.

Inicio página

Antiphona 2 / Antífona 2 Cfr.Mt 21,1-3.7-10 (Mc 11,1-2)
Cum appropinquáret Dóminus Hierosólymam missit duos ex discípulis suis dicens: Ite in castéllum quod est contra vos, inveniétis pullum ásinæ alligátum super quem nemo hóminum sedit, sólvite et addúcite mihi; si quis vobis interrogáverit dícite ei: Opus Dómini est. Solvéntes adduxérunt ad Iesum.

Imposuérunt illi vestiménta, et sedit super eum. Álii expandébant vestiménta sua in via, álii ramos de arbóribus externébant; et qui sequebántur clamábant: Hosánna; benedíctus qui venit in nómine Dómini. Benedíctum regnum patris nostri David. Hosánna in excélsis. Miserére nobis fili David.

Al acercarse a Jerusalén, el Señor envió a dos discípulos diciéndoles: Id a la aldea de enfrente; a la entrada encontraréis una pollino atado que nadie ha montado aún, soltadlo y traedlo; y si alguien os dice algo, decidle: El Señor lo necesita. Y fueron y trajeron el pollino a Jesús.

Pusieron sobre él sus mantos y se montó. Muchos alfombraban el camino con sus mantos y otros con ramas que cortaban de los árboles; y los que iban delante y detrás gritaban: Hosanna; bendito el que viene en nombre del Señor. Bendito el reino que llega de nuestro padre David. Hosanna en el cielo. Ten piedad de nosotros, hijo de David.

Inicio página

Antiphona 3 / Antífona 3 Cfr. Mt 21,8-9; Jn 12,12-15 (2)
Cum introíres, Dómine, in sanctam civitátem sedens super pullum ásinæ, festínans perveníre ad passiónem ut adimpléres legem et prophétas, púeri hebræórum cum ramis et palmis vestiménta prosternébant, cum lætítia hymnum novum cantántes: Hosánna in altíssimis Deo. Al entrar, Señor, en la ciudad santa montado en el pollino, se acercaba la hora en que habías de padecer, para que se cumplieran la ley y los profetas. Los niños de los judíos con ramos de palmas tendían sus mantos y llenos de alegría cantaban un cántico nuevo: Hosanna a Dios en el cielo.
V/. Constitúite diem sollémnem in frondósis usque ad cornu altáris.
R/. Benedíctus qui venit in nómine Dómini.
V/. Ordenad la procesión con ramos en las manos hasta los ángulos del altar.
R/. Bendito el que viene en nombre del Señor.

Inicio página

Antiphona 4 / Antífona 4 Cfr. Mc 11,9-10
Hosánna; benedíctus qui venit in nómine Dómini. Hosánna; benedíctum quod venit regnum patris nostri David. Hosánna in excélsis. Hosanna; bendito el que viene en nombre del Señor. Hosanna; bendito el reino que llega de nuestro padre David. Hosanna en el cielo.

Inicio página

Antiphona 5 / Antífona 5 Cfr. Mt 26,12-13
Amen dico vobis, quia hoc unguénto quo unxit María corpus meum, ad sepeliéndum me fecit.

Hæc narrábitur in generatiónes sæculórum.

Os aseguro que María, al derramar este perfume sobre mi cuerpo, lo ha hecho para mi sepultura.

En todo el mundo se hablará de lo que ella ha hecho.

Inicio página

Cum appropinquaverint ad ostium ecclesiæ (vel ad altare eiusdem ecclesiæ), imponunt hanc antiphonam: Al llegar a la puerta de la iglesia (o al altar de la misma iglesia), se canta esta antífona:
Antiphona 6 / Antífona 6 Cfr. Lc 2,14; 19,38
Glória in excélsis Deo, et in terra pax homínibus bonæ voluntátis. Hosánna fílio David. Benedíctus qui venit in nómine Dómini. Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad. Hosanna al hijo de David. Bendito el que viene en nombre del Señor.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Glória in excélsis Deo, et in terra pax homínibus bonæ voluntátis. Hosánna fílio David. Benedíctus qui venit in nómine Dómini.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Gloria a Dios en el cielo y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad. Hosanna al hijo de David. Bendito el que viene en nombre del Señor.

Inicio página

Statim colligit celebrans una ex his orationibus: Seguidamente el celebrante dice una de estas oraciones:

 

Alme Pater, omnípotens rerum ómnium creátor et Dómine, cuius super æthera sedis est, quem nullus cernit et omnis laudat in excélsis angélica dulci fragóre potéstas: qui, ut genus humánum a discrímine mortis erúeres, et paradísi gáudiis partícipem fáceres, únicum fílium tuum Dóminum nostrum Iesum Christum, ineffábili pietáte plenum ad terras míttere es dignátus, ut priscæ legis sacraménta et prophética adimpléres vaticínia, sedens super pullum ásinæ Hierúsalem civitátem intráret, et ab omni pópulo laudis concéntum cónsona voce hosánna clamántibus audíret.
Ob hoc, et nos indígni, eius in laude cum omni lætítia concinéntes, te súpplices quæsumus, te húmiles flagitámus, ut nos, amminículo déxteræ tuæ, a cunctis malis liberáre dignéris.

R/. Amen.

Padre santo, creador todopoderoso de todas las cosas y Señor que tienes tu sede por encima de los cielos, a quien nadie ha visto y, sin embargo, en el cielo todas las potestades angélicas alaban con dulce voz; que para sacar al género humano del peligro de la muerte y hacerlo partícipe del gozo del paraíso, te has dignado enviar a tu único Hijo, nuestro Señor Jesucristo, lleno de inexplicable piedad, que cumplió los misterios de las profecías y la ley antigua, al entrar sentado sobre el pollino de una borriquilla, y escuchar el concierto de alabanza de todo el pueblo que a una voz gritaba.
Por esto también, nosotros, indignos, acordes en su alabanza, con toda alegría te rogamos suplicantes, humildes te pedimos, que te dignes con el poder de tu brazo librarnos de todos los males.
R/. Amén.

Per te, qui es pius et miséricors, Dómine Deus noster, vivens et regnans in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por ti, que eres piadoso y misericordioso, Señor Dios nuestro, que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Otra
Tibi in excélsis glória ab ángelis decantátur, tibi in hac celebritáte fidélis turba laus in terris cum exsultatióne deprómitur, tibi in benedictióne plebs fidélis hosánna conclámat, quem pium redemptórem in mundum advenísse exsúltat: da ítaque nobis, sic te laudatiónis huius frequentári offício, ut per hoc ætérno mereámur exsultári de præmio.
R/. Amen.

Los ángeles te cantan gloria en el cielo, la muchedumbre de los fieles en esta solemnidad te alaba transportada de gozo, el pueblo fiel te dice a gritos hosanna, brinca de alegría por la venida al mundo del piadoso redentor: concédenos, pues, esta función de alabanza para merecer gozar de su mérito por toda la eternidad.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Postquam collegerit orationem, omnes ad suos locos vadunt, et incipit missa a lectione sapientiali. Tras decir la oración, todos van a sus puestos, y comienza la misa con la lectura sapiencial.

Inicio página


II - Ad Missam / II - Misa

LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio sapientialis  / Lectura sapiencial Ecle 3,2-17
Léctio libri Ecclesiástici.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Eclesiástico.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:
Iudicium patris audíte, fílii, et sic fácite, ut salvi sitis.
Deus enim honorávit patrem in fíliis et iudícium matris firmávit in fílios.
Qui honórat patrem, exorábit pro peccátis et continébit se ab illis et in oratióne diérum exaudiétur.
Et, sicut qui thesaurízat, ita et qui honoríficat matrem suam.
Qui honórat patrem suum, iucundábitur in fíliis et in die oratiónis suæ exaudiétur; qui honórat patrem suum, vita vivet longióre, et, qui obœdit patri, refrigerábit matrem.
Qui timet Dóminum, honórat paréntes et quasi dóminis sérviet his, qui se genuérunt.
In ópere et sermóne honóra patrem tuum, ut supervéniat tibi benedíctio ab eo.
Benedíctio patris firmat domos filiórum;
maledíctio autem matris erádicat fundaménta.
Ne gloriéris in contumélia patris tui, non est enim tibi glória eius confúsio; glória enim hóminis ex honóre patris sui, et dedécus fílii mater sine honóre.

Fili, súscipe senéctam patris tui et non contrístes eum in vita illíus et, si defecérit sensu, véniam da et ne spernas eum ómnibus diébus vitæ eius.
Eleemósyna enim patris non erit in oblivióne, nam pro peccátis ipsa plantábitur et in iustítia ædificábitur tibi; et in die tribulatiónis commemorábitur tui, et sicut in seréno glácies solvéntur tua peccáta.

R/. Amen.

En aquellos días:
El Señor honra al padre en sus hijos, y confirma el derecho de la madre sobre las hijas.
El que honra al padre repara su pecado.
El que honra a su madre amontona tesoros.
El que honra a su padre se alegrará en sus hijos y será escuchado en el día de su oración.
El que glorifica a su padre vivirá larga vida, y el que obedece al Señor complace a su madre.
El que teme al Señor honra a su padre, sirve a sus padres como a señores.
Honra a tu padre de palabra y de obra para que su bendición recaiga sobre ti.
Porque la bendición del padre afianza las casas de los hijos, pero la maldición de la madre arranca de raíz sus cimientos.
No te gloríes en la deshonra de tu padre, pues su deshonra no es gloria para ti.
Porque la gloria del hombre nace de la honra del padre, y una madre despreciable es deshonra de los hijos.

Hijo, ayuda a tu padre en su vejez, y no le des disgustos durante su vida.
Si llega a perder la razón, sé indulgente con él; no le afrentes tú que estás en pleno vigor.
La misericordia con el padre no será olvidada, te servirá de reparación por tus pecados.
En el día de la tribulación será recordada para tu favor; como el calor derrite el hielo, así desaparecerán tus pecados.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio historica  / Lectura histórica Dt 11,18-32
Léctio libri Deuteronómii.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Deuteronomio.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:
Locútus est Dóminus ad Móysem dicens: Lóquere fíliis Ísrael et dices ad eos: Pónite hæc verba mea in córdibus et in ánimis vestris et ligáte ea pro signo in mánibus et inter óculos vestros collocáte quasi appénsum quid. Docete ea fílios vestros, de illis loquéndo, quando séderis in domo tua et ambuláveris in via et accubúeris atque surréxeris. Scribes ea super postes domus tuæ et portas tuas,  ut multiplicéntur dies tui et filiórum tuórum in terra, quam iurávit Dóminus pátribus tuis, ut daret eis, quámdiu cælum ímminet terræ. Si enim custodiéritis ómnia mandáta hæc, quæ ego præcípio vobis, et fecéritis ea, ut diligátis Dóminum Deum vestrum et ambulétis in ómnibus viis eius adhæréntes ei, dispérdet Dóminus omnes gentes istas ante fáciem vestram, et possidébitis eas, quæ maiíres et fortióres vobis sunt; omnis locus, quem calcáverit pes vester, vester erit. A desérto et a Líbano, a flúmine magno Eúphrate usque ad mare occidentále erunt términi vestri. Nullus stabit contra vos; terrórem vestrum et formídinem dabit Dóminus Deus vester super omnem terram, quam calcáturi estis, sicut locútus est vobis.

En propóno in conspéctu vestro hódie benedictiónem et maledictiónem: benedictiónem, si obœdiéritis mandátis Dómini Dei vestri, quæ ego hódie præcípio vobis;  maledictiónem, si non obœdiéritis mandátis Dómini Dei vestri, sed recesséritis de via, quam ego nunc osténdo vobis, et ambulavéritis post deos aliénos, quos ignorátis. Cum introdúxerit te Dóminus Deus tuus in terram, ad quam pergis habitándam, pones benedictiónem super montem Gárizim, maledictiónem super montem Hebal, qui sunt trans Iordánem, post viam quæ vergit ad solis occúbitum in terra Chananæi, qui hábitat in Arába contra Gálgalam, quæ est iuxta Quercus Moreh. Vos enim transíbitis Iordánem, ut possideátis terram, quam Dóminus Deus vester datúrus est vobis, et habitétis in illa. Vidéte ergo ut impleátis ómnia præcépta atque iudícia, quæ ego hódie ponam in conspéctu vestro.

R/. Amen.

En aquellos días:
Habló el Señor a Moisés diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles esto: Grabad en vuestro corazón y en vuestra alma estas palabras que hoy os digo, atadlas a vuestras manos como señal y ponedlas como frontal entre vuestros ojos. Enseñádselas a vuestros hijos y repetídselas sin cesar: lo mismo cuando estéis sentados en casa que cuando vayáis de viaje, lo mismo cuando estés acostado que cuando estés levantado y de pie. Escríbelas en los postes de tu casa y sobre tus puertas,  para que viváis largos días, vosotros y vuestros hijos, en la tierra que el Señor juró dar a vuestros padres; tan largos como los días de los cielos sobre la tierra. Si guardáis y ponéis por obra todos los mandamientos que yo os doy, amando a vuestro Dios y siguiendo siempre sus caminos sin apartaros de él, el Señor echará lejos de vosotros estas naciones y las conquistaréis a pesar de ser más potentes y numerosas que vosotros. Todo lo que pise la planta de vuestros pies será vuestro, y vuestras fronteras se extenderán desde el desierto al Líbano, desde el río Éufrates al mar Mediterráneo. Nadie podrá resistirse ante vosotros. El Señor, vuestro Dios, sembrará el pánico y el temor delante de vosotros sobre toda la tierra donde pongáis vuestro pie, como él mismo ha dicho.

Mirad: yo os pongo hoy delante bendición y maldición. Bendición, si obedecéis los mandamientos del Señor, vuestro Dios, que yo os prescribo hoy;  maldición, si no obedecéis los mandamientos del Señor, vuestro Dios, si os apartáis del camino que yo os he enseñado y os vais tras los dioses que no habéis conocido. Cuando el Señor, tu Dios, te haya llevado a la tierra donde vas a entrar para tomar posesión de ella, colocarás la bendición sobre el monte Garizín y la maldición sobre el monte Ebal. Estos montes se encuentran al otro lado del Jordán, detrás del camino del occidente, en la tierra de los cananeos que viven en la Arabá, frente a Guilgal, junto a la encina de Moré. Vais a cruzar el Jordán para tomar posesión de la tierra que el Señor, vuestro Dios, os da. La poseeréis, la habitaréis, guardaréis y pondréis en práctica todos los mandamientos y prescripciones que hoy os propongo.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 33,12.2-4.6.23.9
Veníte, veníte, fílii, audíte me, timórem Dómini docébo vos. Venid, venid, hijos, escuchadme, os voy a enseñar el temor de Dios.
V/. Benedícam Dóminum in omni témpore, semper laus eius in ore meo.
R/.
Veníte, veníte, fílii, audíte me, timórem Dómini docébo vos.

V/. In Dómino laudábitur ánima mea, áudiant mansuéti et læténtur.
R/.
Veníte, veníte, fílii, audíte me, timórem Dómini docébo vos.

V/. Magnificáte Dóminum mecum, et exaltémus nomen eius in unum.

R/. Veníte, veníte, fílii, audíte me, timórem Dómini docébo vos.

V/. Accédite ad Dóminum et illuminámini, et vultus vestri non erubéscent.
R/.
Veníte, veníte, fílii, audíte me, timórem Dómini docébo vos.

V/. Rédimet Dóminus ánimas servórum suórum, et non derelínquet omnes qui sperant in eum.
R/.
Veníte, veníte, fílii, audíte me, timórem Dómini docébo vos.

V/. Gustáte et vidéte quam suavis est Dóminus, beátus homo qui sperat in eum.
R/.
Veníte, veníte, fílii, audíte me, timórem Dómini docébo vos.

V/. Bendeciré al Señor a todas horas, su alabanza siempre estará en mi boca.
R/.
Venid, venid, hijos, escuchadme, os voy a enseñar el temor de Dios.

V/. Mi alma se gloría en el Señor, que lo oigan los pobres y se alegren.
R/.
Venid, venid, hijos, escuchadme, os voy a enseñar el temor de Dios.

V/. Alabad conmigo la grandeza del Señor, ensalcemos su nombre todos juntos.
R/.
Venid, venid, hijos, escuchadme, os voy a enseñar el temor de Dios.

V/. Los que miran hacia él quedan radiantes y su rostro no se sonroja más.
R/.
Venid, venid, hijos, escuchadme, os voy a enseñar el temor de Dios.

V/. El Señor rescata la vida de sus siervos, los que en él se refugian no serán castigados.
R/.
Venid, venid, hijos, escuchadme, os voy a enseñar el temor de Dios.

V/. Gustad y ved qué bueno es el Señor, dichoso el hombre que se refugia en él.
R/.
Venid, venid, hijos, escuchadme, os voy a enseñar el temor de Dios.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Gál 1,3-12
Epístola Pauli apóstoli ad Gálatas.
R/. Deo grátias.
Carta del apóstol san Pablo a los gálatas.
R/. Demos gracias a Dios.

Fratres:
Grátia vobis et pax a Deo Patre nostro et Dómino Iesu Christo, qui dedit semetípsum pro peccátis nostris, ut eríperet nos de præsénti sæculo nequam secúndum voluntátem Dei et Patris nostri, cui glória in sæcula sæculórum. Amen.

Miror quod tam cito transferímini ab eo, qui vos vocávit in grátia Christi, in áliud evangélium; quod non est áliud, nisi sunt áliqui, qui vos contúrbant et volunt convértere evangélium Christi.

Sed licet nos aut ángelus de cælo evangelízet vobis præterquam quod evangelizávimus vobis, anáthema sit. Sicut prædiximus, et nunc íterum dico: Si quis vobis evangelizáverit præter id, quod accepístis, anáthema sit.

Modo enim homínibus suádeo aut Deo? Aut quæro homínibus placére? Si adhuc homínibus placérem, Christi servus non essem.

Notum enim vobis fácio, fratres, evangélium, quod evangelizátum est a me, quia non est secúndum hóminem; neque enim ego ab homine accepi illud neque didici sed per revelatiónem Iesu Christi.

R/. Amen.

Hermanos:
Os deseamos la gracia y la paz de Dios nuestro Padre y de Jesucristo nuestro Señor, que se entregó a sí mismo por nuestros pecados para sacarnos de este mundo perverso, conforme a la voluntad de nuestro Dios y Padre, a quien sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.

Estoy sorprendido de que tan rápidamente os hayáis apartado de aquel que os llamó por la gracia de Cristo y os hayáis pasado a otro evangelio. Eso no es otro evangelio; lo que pasa es que algunos siembran entre vosotros la confusión y quieren deformar el evangelio de Cristo.

Pero si yo mismo o incluso un ángel del cielo os anuncia un evangelio distinto del que yo os anuncié, sea maldito. Os repito lo que ya os dije antes. Si alguien os anuncia un evangelio distinto del que habéis recibido, sea maldito.

¿A quién busco agradar, a los hombres o a Dios? Si tratara de agradar a los hombres, no agradaría a Dios.

Hermanos, os aseguro que el evangelio predicado por mí no es un producto humano; pues yo no lo recibí ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 11,55-12,13
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.

In illo témpore:
Próximum erat Pascha Iudæórum, et ascendérunt multi Hierosólymam de regióne ante Pascha, ut sanctificárent seípsos. Quærébant ergo Iesum et colloquebántur ad ínvicem in templo stantes: «Quid vidétur vobis? Numquid véniet ad diem festum?» Déderant autem pontífices et pharísæi mandátum, ut, si quis cognoverit, ubi sit, índicet, ut apprehéndant eum.

Iesus ergo ante sex dies Paschæ venit Bethániam, ubi erat Lázarus, quem suscitávit a mórtuis Iesus. Fecérunt ergo ei cenam ibi, et Martha ministrábat, Lázarus vero unus erat ex discumbéntibus cum eo. María ergo accépit libram unguénti nardi puri, pretiósi, et unxit pedes Iesu et extérsit capíllis suis pedes eius; domus autem impléta est ex ódore unguénti.

Dicit autem Iudas Iscariótes, unus ex discípulis eius, qui erat eum traditúrus: «Quare hoc unguéntum non véniit trecéntis denáriis et datum est egénis?». Dixit autem hoc, non quia de egénis pertinébat ad eum, sed quia fur erat et, lóculos habens, ea, quæ mittebántur, portábat.

Dixit ergo Iesus: «Sine illam, ut in diem sepultúræ meæ servet illud. Páuperes enim semper habétis vobíscum, me autem non semper habétis».

Cognóvit ergo turba multa ex Iudæis quia illic est, et venérunt non propter Iesum tantum, sed ut et Lázarum vidérent, quem suscitávit a mórtuis. Cogitavérunt autem príncipes sacerdótum, ut et Lázarum interfícerent, quia multi propter illum abíbant ex Iudæis et credébant in Iesum.

In crástinum turba multa, quæ vénerat ad diem festum, cum audíssent quia venit Iesus Hierosólymam, accepérunt ramos palmárum et processérunt óbviam ei et clamábant:

«Hosanna. Benedíctus, qui venit in nómine Dómini, et rex Ísrael».

R/. Amen.

En aquel tiempo:
Estaba próxima la Pascua de los judíos, y muchos de la región fueron a Jerusalén antes de la Pascua para celebrar los ritos de purificación. Buscaban a Jesús en el templo y se decían: «¿Qué os parece? ¿Vendrá a la fiesta?». Los sumos sacerdotes y los fariseos habían ordenado que, si alguno sabía dónde estaba, lo denunciase para prenderlo.

Jesús, seis días antes de la Pascua, fue a Betania, donde estaba Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos. Allí le ofrecieron una cena. Marta servía, y Lázaro era uno de los comensales. María, por su parte, tomó una libra de perfume de nardo puro, de gran precio, y ungió los pies de Jesús, enjugándolos luego con sus cabellos, por lo que la casa se llenó del olor del perfume.

Entonces dijo Judas Iscariote, uno de los discípulos, el que lo iba a entregar: «¿Por qué no se ha vendido este perfume a gran precio y se ha dado a los pobres?». Esto lo dijo no porque le preocuparan los pobres, sino porque era ladrón; y como tenía la bolsa, robaba de lo que había en ella.

Jesús dijo: «Déjala que lo haga para el día de mi sepultura. A los pobres siempre los tenéis con vosotros, pero a mí no me tendréis siempre».

Muchos judíos supieron que Jesús estaba allí y acudieron no sólo por Jesús, sino también por ver a Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos. Por eso los sumos sacerdotes determinaron matar también a Lázaro, pues por él muchos judíos se apartaban de ellos y creían en Jesús.

Al día siguiente, la gente que había ido a la fiesta, al oír que Jesús venía a Jerusalén, tomaron ramos de palmas y salieron a su encuentro, gritando:

«¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡El rey de Israel!».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes
Annus primus / Año I Sal 135,1-2
Confitémini Dómino quóniam bonus, quóniam in sæculum misericórdia eius. Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.
V/. Confitémini Deo deórum.
R/. Quóniam in sæculum misericórdia eius.

V/. Confitémini Dómino dominórum.
R/. Quóniam in sæculum misericórdia eius.

V/. Dad gracias al Dios de los dioses.
R/. Porque es eterna su misericordia.

V/. Dad gracias al Señor de los señores.
R/. Porque es eterna su misericordia.

Inicio página

Laudes
Annus secundus / Año II Sal 145,1b-2a
Laus tibi, Dómine. A ti la alabanza, Señor.
V/. Rex ætérnæ glóriæ.
R/. Laus tibi, Dómine.

V/. Lauda ánima mea Dóminum, laudábo Deum in vita mea.
R/. Laus tibi, Dómine.

V/. Rey de eterna gloria.
R/. A ti la alabanza, Señor.

V/. Alaba, alma mía, al Señor. Alabaré al Señor mientras viva.
R/. A ti la alabanza, Señor.

Inicio página 

Sacrificium / Canto del Ofertorio Jn 11,55; 12,13b.1a.2a.3.12b.16b.23b.13
In témpore illo próximum erat Pascha, et ascendérunt multi Hierosólymis de regióne ut sanctificárent seípsos.
R/.
Clamántes: Hosánna. Benedíctus qui venit in nómine Dómini.
Estaba próxima la Pascua, y muchos de la región fueron a Jerusalén para celebrar los ritos de la purificación.
R/.
Y gritaban: Hosanna. Bendito el que viene en nombre del Señor.
V/. Venit Iesus Bethániam ante sex dies Paschæ cum discípulis suis, et fecérunt illi cenam magnam. Et discumbéntibus cum eo, accépit María libram unguénti nardi pístici pretiósi et unxit pedes Iesu; domus enim impléta est ex odóre unguénti.
R/.
Clamántes: Hosánna. Benedíctus qui venit in nómine Dómini.

V/. Cum cognovísset turba multa quia venit Iesus Hierosólymam ad diem festum, tunc recordáti sunt quia hæc erant scripta de eo. Ut clarificétur Fílius hóminis, accepérunt ramos palmárum et processérunt óbviam ei cum gáudio magno.
R/.
Clamántes: Hosánna. Benedíctus qui venit in nómine Dómini.

V/. Jesús, seis días antes de la Pascua, fue a Betania y allí le ofrecieron una cena. María tomó una libra de perfume de nardo puro de gran precio y ungió los pies de Jesús, por lo que la casa se llenó del olor del perfume.
R/.
Y gritaban: Hosanna. Bendito el que viene en nombre del Señor.

V/. Al oir que Jesús venía a Jerusalén para la fiesta se acordaron de que esas cosas habían sido escritas de él. Para que fuera glorificado el Hijo del Hombre tomaron ramas de palmas y salieron a su encuentro dando grandes voces.
R/.
Y gritaban: Hosanna. Bendito el que viene en nombre del Señor.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Cathólicam fidem, fratres caríssimi, cordis integritáte servántes, Deum Patrem, Deum Fílium, Deum fateámur et Spíritum Sanctum.
Neque tamen Deos plures affirmáre gentíliter audeámus; sed in tribus unum Deum fiduciáliter adorémus.
Una quippe est Trínitas esséntia, nec est áltera creátrix et ætérna substántia.

Nullus ergo ibi differéntes potestátes,  ubi unam potestátem permanére cognóvimus, temerária disputatióne confíngat.
Nullus impáres gradus, ubi summa æquálitas reperítur, intérserat.

Non est Pater a Fílio, quia generávit, antíquior; neque Fílius est gignénte postérior.
Non est étiam donatóris, doni, vel potéstas separáta naturáliter vel volúntas.

Simul indivídua Trínitas cóndidit témpora: simul pereúntia restaurávit.
Simul Pater et Fílius et Spíritus Sanctus ad fidéles véniunt; simul ímpios déserunt; simul super húmiles requiéscunt.

Istam proínde fidem delectémur usque ad sánguinem vindicáre, si vólumus Dei Patris herédes exsístere: ut hac fídei firmitáte muníti, ad cæléste regnum perveniámus illæsi.
R/. Amen.

Hermanos carísimos, manteniendo con corazón íntegro la fe católica, confesemos a Dios Padre, a Dios Hijo y a Dios Espíritu Santo. Con todo, no osemos afirmar a manera de los gentiles muchos dioses, sino adoremos fielmente un solo Dios en los tres. Porque la Trinidad es una en esencia, y no existe otra realidad creadora y eterna.

Nadie, por tanto, con razonamiento temerario imagine distintos poderes donde sabemos que hay un único poder. Nadie intercale desiguales categorías donde reina la suma igualdad.

No es el Padre más antiguo que el Hijo por haberle engendrado, ni es el Hijo posterior al que le engendra. Tampoco están separados, según la naturaleza, el poder y la voluntad del donante y el don.

La indivisa Trinidad creó simultáneamente el tiempo; simultáneamente restableció lo que iba a perecer; simultáneamente vienen a los fieles el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo; al mismo tiempo abandonan al impío, y conjuntamente descansan en los humildes.

Gocemos, pues, de sostener esta fe hasta derramar sangre, si queremos ser herederos de Dios Padre; para que robustecidos con esta firmeza de la fe lleguemos incólumes al reino celeste.
R/. Amén.

Adiuvánte eius misericórdia, qui regnat in Trinitáte, unus Deus, et pérmanet in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Con la ayuda de la clemencia divina, del único Dios que en la Trinidad vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Deus fidélis, qui fidélia promíssa confírmas, dum vocátas gentes ex fide iustíficas: tu cognitiónem nobis tríbue Trinitátis, ut pacífici conversémur inter fílios unitátis.

Quo istíus sanctæ confessiónis sacrifício competénter obláto, visitatiónem tuam mereámur ex alto.
R/. Amen.

Oh Dios fiel, que aseguras las fieles promesas, cuando justificas por la fe a los gentiles que has llamado, danos el conocimiento de la Trinidad a fin de convivir pacíficamente entre los hijos de la unidad.

Para que, convenientemente ofrecido el sacrificio de esta santa confesión, podamos recibir tu visita de lo alto.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Offeréntium, quæsumus, Dómine, vota multíplica, et omnes in commúne veræ credulitátis instruménto perlústra.

Sicque nobis per hoc sacrifícium, quod tibi cum voto fídei dedicámus adésto placátus: ut et vivéntibus véniam, et defúnctis réquiem impetrémus ætérnam.
R/. Amen.

Acrecienta, Señor, los deseos de los oferentes e ilústranos a todos con el don de la fe verdadera.

Acógenos aplacado por este sacrificio que te dedicamos impulsados por la fe, con el deseo de alcanzar el perdón para los que vivimos, y el descanso eterno para los difuntos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Deus, qui es únitas sancta et Trínitas indivísa, adáuge in nobis fídei donum, et beátæ caritátis afféctum: quo utróque a te ditáti ex múnere, herédes efficiámur promissiónis ætérnæ.
R/. Amen.

Oh Dios que eres la unidad santa y Trinidad indivisa aumenta en nosotros el don de la fe y el fervor de la santa caridad, para que, enriquecidos por ti con ambos dones, seamos herederos de la eterna promesa.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

   Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, omnípotens Pater, nos tibi semper grátias ágere per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum.

Quem tu, clementissíme Pater, ante sæculária témpora genuísti, nec divisiónem vel mutatiónem generándo sensísti; sed essentiáliter totus in Fílio, totus in te ipso, sine ulla tui diminutióne mansísti: nihil tibi rétrahens, cum condidísse ómnia cognoscáris.

Ut exsístens Unigénitus ab Ingénito consubstantiális, coætérnus et æquális, una tecum divinitátis plenitúdinem possidéret, una et perpetuitáte gaudéret et uníus dominatiónis æqualitáte regnáret, simul cum Spíritu Sancto coregnánte: qui procédens de utróque non est génitus nec creátus, sed creátor universitátis et Dómiminus.

Ipse enim creávit carnem Christi, quando pro salúte géntium crucem vóluit pati.
Quem a te pro pígnore cæléstis hereditátis accípimus, cuius nomen in bapísmate confitéri salutíferum crédimus: ut, renáti ad imáginem Trinitátis, computári mereámur fílii Dei Patris omnipoténtis.

Quem tecum et cum Spíritu Sancto unum Deum in baptísmate salutíferum crédimus, per quem hæc sacrifícia sanctificári depóscimus; per quem tibi e terris ad instar cælésti Milítiæ proclamámus, ita dicéntes:

Es digno y justo, Padre omnipotente, que te demos siempre gracias por Jesucristo tu Hijo, Señor nuestro.

A quien tú, Padre clementísimo engendraste antes de los siglos, sin que experimentaras al engendrar división o mutación, sino que permaneciste esencialmente todo en el Hijo y todo en ti mismo, sin mengua alguna, y sin reservar nada para ti, cuando se te reconoce haberlo creado todo.

De modo que, siendo Hijo unigénito del Ingénito, consustancial, coeterno e igual a ti, poseyera contigo una misma plenitud de la divinidad, gozara también de idéntica eternidad y reinara en la igualdad de un mismo señorío junto con el Espíritu Santo correinante. El cual, procediendo de ambos, ni es engendrado, ni creado, sino creador de todo y Señor.

Pues él mismo creó la carne de Cristo, cuando se dispuso a padecer la cruz por la salvación de los pueblos. Y a él hemos recibido de ti como prenda de celestial herencia, y cuyo nombre es saludable, pensamos, confesarle en el bautismo para que, renacidos a imagen de la Trinidad, merezcamos ser contados como hijos de Dios Padre todopoderoso.

Cuyo Hijo afirmamos en el bautismo que es un solo Dios salvador contigo y con el Espíritu Santo, y pedimos que este sacrificio sea santificado por él, por quien te aclamamos en la Tierra a imitación de la celeste milicia, diciendo así:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Hoc cantant Ángeli, hoc resónant cæli: Benedíctus qui venit in nómine Dómini.
Benedíctum quod venit regnum patris nostri David.
Hosánna in excélsis.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Esto cantan los Ángeles. Este canto repiten los cielos: Bendito el que viene en nombre del Señor.
Bendito porque ha llegado el reino de nuestro padre David.
Hosanna en el cielo.

Cristo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Christe Dei Fílius, quem olim ob hodiérnæ sollemnitátis festum turba múltiplex Hebræórum cum ramis et palmis ovántibus ánimis suscepérunt: concéde nobis, ut sicut illi præséntia tua gavísi sunt, ita hæc sacrifícia pietátis tuæ sanctificéntur obtútu.

Quo ex his libántes, ita per veram ratámque dilectiónem, vivam tibi præparémur in hóstiam: ut secúri accedámus ad tuæ Passiónis sacratíssimam cenam.
R/.
Amen.

Cristo, Hijo de Dios, a quien con ocasión de esta fiesta solemne de hoy la numerosa muchedumbre de los hebreos le recibió un día con ramos y palmas y almas alborozadas. Concédenos que, como aquéllos se alegraron con tu presencia, de igual modo queden santificados estos sacrificios con tus miradas de piedad.

Al participar en este sacrificio, de tal modo nos preparemos como víctimas por medio de un verdadero y consumado amor que nos acerquemos seguros a la sacratísima Cena de tu Pasión.
R/. Amén.

Te præstánte, Christe Deus noster, qui es redémptio animárum nostrárum et réquies ómnium fidélium defunctórum, qui regnas cum Deo Patre et cum Spíritu Sancto in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Cristo Dios nuestro, tú que eres la redención de nuestras almas y el descanso de todos los fieles difuntos y reinas con Dios Padre y con el Espíritu Santo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Confractionem / Canto de la Fracción Jn 10,9; 11,16
Locútus est Dóminus Iesus: Ego sum óstium, si quis per me intráverit salvábitur. El Señor Jesús habló así: Yo soy la puerta; el que entra por mí se salvará.
V/. Ego sum pastor bonus qui ánimam meam trádidi pro óvibus, ut vocem meam áudiant et fiant unus grex et unus pastor.
R/. Si quis per me intráverit salvábitur.
V/. Yo soy el buen pastor que da su vida por las ovejas. Ellas escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño y un solo pastor.
R/. El que entra por mí se salvará.

 

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Emúnda, Dómine, consciéntias nostras fídei cathólicæ confessióne sincéra, et cordis contritióne contínua: ut semper a te exaudiámur e cælis, cum pro nostris delíctis ad te proclamavérimus e terris: Limpia, Señor, nuestras conciencias, por la sincera confesión de la fe y la constante contricción del corazón, para que siempre seamos oídos por ti desde el cielo, cuando por nuestros delitos clamemos a ti desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Respíciat vos placáta divínitas, et sensum vobis sapiéntiæ salutáris infúndat.
R/. Amen.

Que Dios os mire propicio, y os infunda el sentido de la sabiduría saludable.
R/. Amén.

Cathólicæ fídei vos documéntis enútriat, et sanctis opéribus perseverábiles reddat.
R/. Amen.
Que os nutra con las enseñanzas de la fe católica, y os haga perseverantes en la buenas obras.
R/. Amén.
Gressus vestros ab erróre convértat et viam vobis pacis osténdat.
R/. Amen.

Aparte vuestros pasos del error y os muestre el camino de la paz.
R/. Amén.

Præstánte ipsíus misericórdia Dei nostri, qui cum Deo Patre et Sancto Spíritu, unus Deus, gloriátur in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Lo conceda la misericordia de nuestro Dios, que, con Dios Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, es glorificado por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Accedentes / Canto de Comunión
Annus primus / Año I Lc 23,42; Mt 5,3.12a
Meménto nostri, Dómine, dum véneris in regno tuo. Acuérdate de nosotros, Señor, cuando llegues a tu reino.
V/. Beáti páuperes spíritu, quóniam ipsórum est regnum cælórum.
R/.
Meménto nostri, Dómine, dum véneris in regno tuo.

V/. Gaudéte et exsultáte, quóniam merces vestra copiósa est in cælis.
R/.
Meménto nostri, Dómine, dum véneris in regno tuo.

V/. Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
R/.
Acuérdate de nosotros, Señor, cuando llegues a tu reino.

V/. Alegráos y regocijáos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos.
R/.
Acuérdate de nosotros, Señor, cuando llegues a tu reino.

 

Inicio página

Cantus ad Accedentes / Canto de Comunión
Annus secundus / Año II Jn 6,50.40; 7,37b-38; 3,16-18; 4,13; 6,4a.47.51.50.40b (3) 
Hic est panis de cælo descéndens, si quis ex ipso manducáverit non moriétur, sed habébit vitam ætérnam et ego resuscitábo eum in novíssimo die. Si quis sitit, véniat ad me et bibat. Qui credit in me, flúmina de ventre eius fluent aquæ vivæ. Este es el pan que baja del cielo. El que coma de este pan no morirá sino que tendrá vida eterna y yo lo resucitaré en el último día. El que tenga sed, que venga a mí y beba. El que cree en mí, de sus entrañas brotarán ríos de agua viva.
V/. Sic diléxit Deus mundum, ut Fílium suum daret pro mundo, ut omnis qui credit in eum non péreat.
R/.
Sed habébit vitam ætérnam, et ego resuscitábo eum in novíssimo die.

V/. Non enim missit Deus Fílium suum in mundum ut iúdicet mundum, sed ut salvétur mundus per eum; qui credit in ipsum non iudicábitur.
R/.
Sed habébit vitam ætérnam, et ego resuscitábo eum in novíssimo die.

V/. Qui bíberit ex aqua quam ego dabo ei non sítiet in ætérnum, sed aqua quam ego dabo ei fiet in eo fons aquæ saliéntis in vitam ætérnam.
R/.
Et ego resuscitábo eum in novíssimo die.

V/. Hæc est enim volúntas Patris mei qui misit me, ut omnis qui videt Fílium et credit in eum, hábeat vitam ætérnam.
R/.
Et ego resuscitábo eum in novíssimo die.

V/. Amen, amen dico vobis: Qui credit in me habet vitam ætérnam. Ego sum panis vitæ.
R/.
Si quis sitit, véniat ad me et bibat. Qui credit in me, flúmina de ventre eius fluent aquæ vivæ.

V/. Ego sum panis vivus qui de cælo descéndi. Si quis manducáverit ex hoc pane, vivet in ætérnum, et panis quem ego dabo, caro mea est pro mundi vita.
R/.
Si quis sitit, véniat ad me et bibat. Qui credit in me, flúmina de ventre eius fluent aquæ vivæ.

V/. Amen, amen dico vobis: Nisi manducavéritis carnem Fílii hóminis et bibéritis eius sánguinem, nom habébetis vitam in vobis.
R/.
Hic est panis de cælo descéndens, si quis ex ipso manducáverit non moriétur, sed habébit vitam ætérnam et ego resuscitábo eum in novíssimo die.

V/. Caro mea vere est cibus, et sanguis meus vere est potus.
R/.
Si quis sitit, véniat ad me et bibat. Qui credit in me, flúmina de ventre eius fluent aquæ vivæ.

V/. Tanto amó Dios al mundo que dio a su hijo, para que quien crea en él no perezca.
R/.
Sino que tendrá vida eterna y yo lo resucitaré en el último día.

V/. Dios no envió a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será condenado.
R/.
Sino que tendrá vida eterna y yo lo resucitaré en el último día.

V/. El que beba del agua que yo le dé no tendrá sed jamás; más aun, el agua que yo le daré será en él manantial que salta hasta la vida eterna.
R/.
Y yo lo resucitaré en el último día.

V/. Es la voluntad de mi Padre que me ha enviado que todo el que vea al Hijo y crea en él tenga vida eterna.
R/.
Y yo lo resucitaré en el último día.

V/. Os lo aseguro: el que cree en mí tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida.
R/.
El que tenga sed, que venga a mí y beba. El que cree en mí, de sus entrañas brotarán ríos de agua viva.

V/. Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente; y el pan que yo le daré es mi carne por la vida del mundo.
R/.
El que tenga sed, que venga a mí y beba. El que cree en mí, de sus entrañas brotarán ríos de agua viva.

V/. Os lo aseguro: Si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tendréis vida en vosotros.
R/.
Este es el pan que baja del cielo. El que coma de este pan no morirá sino que tendrá vida eterna y yo lo resucitaré en el último día.

V/. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida.
R/.
El que tenga sed, que venga a mí y beba. El que cree en mí, de sus entrañas brotarán ríos de agua viva.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/. Amen.

Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. La bendición de ramos y la procesión así como las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 304-315) y del Liber Commicus I (pp. 219-223).

Para la traducción (no oficial) de las oraciones oratio admonitionis, alia, ad pacem e illatio recurrimos a la versión castellana de Colomina Torner, Jaime, La Fe de nuestros padres. Temas de fe y vida cristiana en la misa hispanomozárabe, Instituto de Estudios Visigótico Mozárabe, Toledo 2000, pp. 27, 28, 84 y 85, para las oraciones post sanctus y post pridie Moldovan, Teofil, Relación entre anáfora y lecturas bíblicas en la Cuaresma dominical hispánico-mozárabe, Publicaciones Universidad Pontificia de Salamanca, Salamanca 1992, p. 194; y para la oración completuria al Oferencio. El resto de oraciones y rúbricas de Ivorra, Adolfo, Misal Hispano-Mozárabe. Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 203-210.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español)
.

2. Cfr. Mt 21,8-9; Jn 12,12-15; Lc 19,37. (N. de La Ermita).

3. Jn 6,50.40; 7,37b-38; 3,16-18a; 4,13; 6,40.47-48.51.50.40b. (N. de La Ermita).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMIX-MMXV