La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del sábado antes de Pentecostés para el Adviento del Espíritu Santo Paráclito (Año I)

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía
Annus primus / Año I Núm 11,16-17.24-29
Léctio libri Númeri.
R/.
Deo grátias.
Lectura del libro de los Números.
R/. Demos gracias a Dios.

In illis diébus:

Dixit Dóminus ad Móysen: «Cóngrega mihi septuagínta viros de sénibus Ísrael, quos tu nosti quod senes pópuli sint ac magístri, et duces eos ad óstium tabernáculi convéntus, stabúntque ibi tecum. Et descéndam et loquar tibi et áuferam de spíritu tuo tradámque eis, ut susténtent tecum onus pópuli, et non tu solus gravéris».

Venit ígitur Móyses et narrávit pópulo verba Dómini cóngregans septuagínta viros de sénibus Ísrael, quos stare fecit circa tabernáculum.

Descendítque Dóminus per nubem et locútus est ad eum áuferens de spíritu, qui erat in Móyse, et dans septuagínta viris sénibus. Cumque requievísset in eis spíritus, prophetavérunt nec ultra fecérunt.

Remánserant autem in castris duo viri, quorum unus vocabátur Eldad et alter Medad, super quos requiévit spíritus; nam et ipsi descrípti fúerant et non exíerant ad tabernáculum. Cumque prophetárent in castris, cucúrrit puer et nuntiávit Móysi dicens: «Eldad et Medad prophétant in castris». Statim Iósue fílius Nun miníster Móysi et eléctus eius a iuventúte sua ait: «Dómine mi Móyses, próhibe eos». At ille: «Quid, inquit, æmuláris pro me? Quis tríbuat, ut omnis pópulus prophétet, et det eis Dóminus spíritum suum?».

R/. Amen.

En aquellos días:

El Señor dijo a Moisés: «Reúneme a setenta de los ancianos de Israel, de los que te conste que son realmente ancianos del pueblo y escribas. Llévalos a la tienda de la reunión, y que esperen allí contigo. Yo bajaré, hablaré contigo y tomaré una parte del espíritu que tú tienes y se la daré a ellos para que compartan contigo el peso de este pueblo y no lo lleves tú solo.

Moisés salió fuera y comunicó al pueblo las palabras del Señor. Reunió a los setenta ancianos del pueblo y los puso alrededor de la tienda.

El Señor bajó en la nube y habló a Moisés. Tomó una parte del espíritu que tenía Moisés y se la dio a los setenta ancianos. Cuando el espíritu se posó sobre ellos se pusieron a profetizar, pero no continuaron.

Dos de ellos habían permanecido en el campamento: uno se llamaba Eldad y otro Medad. También sobre ellos se posó el espíritu, ya que pertenecían a los elegidos, aunque no se habían presentado en la tienda, y se pusieron a profetizar en el campamento. Un mozo fue corriendo a decir a Moisés: «Eldad y Medad están profetizando en el campamento». Josué, hijo de Nun, que desde su juventud había servido a Moisés, dijo: «Señor mío Moisés, prohíbeselo». Moisés le respondió: «¿Tienes celos de mí? ¡Ojalá que todo el pueblo del Señor profetizara y el Señor les diera su espíritu!».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación
Annus primus / Año I Sal 78,9; 73,2.19
Propter glóriam nóminis tui, Dómine, líbera nos, et propítius esto peccátis nostris propter nomen tuum. Oh Señor, por la gloria de tu nombre; líbranos, perdona nuestros pecados, por el honor de tu nombre.
V/. Meménto plebis tuæ, quam creásti ab inítio, et ánimas páuperum tuórum ne obliviscáris in finem.
R/. Et propítius esto peccátis nostris propter nomen tuum.
V/. Acuérdate del pueblo que de antiguo adquiriste y no dejes en olvido la vida de tus pobres.
R/. Perdona nuestros pecados, por el honor de tu nombre.

Inicio página

Apostolus / Apóstol
Annus primus / Año I He 19,1-6
Léctio libri Áctuum Apostolórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Factum est autem, cum Apóllo esset Corínthi, ut Paulus, peragrátis superióribus pártibus, veníret Éphesum et inveníret quosdam discípulos, dixítque ad eos: «Si Spíritum Sanctum accepístis credéntes?». At illi ad eum: «Sed neque, si Spíritus Sanctus est, audívimus». Ille vero ait: «In quo ergo baptizáti estis?». Qui dixérunt: «In Ioánnis baptísmate».
Dixit autem Paulus: «Ioánnes baptizávit baptísma pæniténtiæ, pópulo dicens in eum, qui ventúrus esset post ipsum ut créderent, hoc est in Iesum».

His audítis, baptizáti sunt in nómine Dómini Iesu; et cum imposuísset illis manus Paulus, venit Spíritus Sanctus super eos, et loquebántur linguis et prophetábant.

R/. Amen.

En aquellos días:

Mientras Apolo estaba en Corinto, Pablo, después de haber recorrido las regiones montañosas, llegó a Éfeso, encontró algunos discípulos y les preguntó: «¿Habéis recibido el Espíritu Santo al abrazar la fe?». Ellos contestaron: «Ni siquiera hemos oído decir que haya Espíritu Santo». Él les preguntó: «¿Pues qué bautismo habéis recibido?». Ellos contestaron: «El bautismo de Juan». Pablo dijo: «Juan bautizó con bautismo de conversión, diciendo al pueblo que creyese en el que había de venir después de él, es decir, en Jesús».

Al oírlo, se bautizaron en el nombre de Jesús, el Señor. Cuando Pablo les impuso las manos, descendió sobre ellos el Espíritu Santo y se pusieron a hablar en lenguas extrañas y a profetizar.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio
Annus primus / Año I Jn 3,1-15
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Erat homo ex pharisæis, Nicodémus nómine, princeps Iudæórum; hic venit ad eum nocte et dixit ei: «Rabbi, scimus quia a Deo venísti magíster: nemo enim potest hæc signa fácere, quæ tu facis, nisi fúerit Deus cum eo».

Respóndit Iesus et dixit ei: «Amen, amen dico tibi: Nisi quis natus fúerit désuper, non potest vidére regnum Dei».

Dicit ad eum Nicodémus: «Quómodo potest homo nasci, cum senex sit? Numquid potest in ventrem matris suæ iteráto introíre et nasci?».

Respóndit Iesus: «Amen, amen dico tibi: Nisi quis natus fúerit ex aqua et Spíritu, non potest introíre in regnum Dei. Quod natum est ex carne, caro est, et, quod natum est ex Spíritu, spíritus est. Non miréris quia dixi tibi: Opórtet vos nasci dénuo. Spíritus, ubi vult, spirat, et vocem eius audis, sed non scis unde véniat et quo vadat; sic est omnis, qui natus est ex Spíritu».

Respóndit Nicodémus et dixit ei: «Quómodo possunt hæc fíeri?».

Respóndit Iesus et dixit ei: «Tu es mágister Ísrael et hæc ignóras? Amen, amen dico tibi: Quod scimus, lóquimur et, quod vídimus, testámur; et testimónium nostrum non accípitis.
Si terréna dixi vobis, et non créditis, quómodo, si díxero vobis cæléstia, credétis? Et nemo ascéndit in cælum, nisi qui descéndit de cælo, Fílius hóminis. Et sicut Móyses exaltávit serpéntem in desérto, ita exaltári opórtet Fílium hóminis, ut omnis, qui credit, in ipso hábeat vitam ætérnam».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Había entre los fariseos un hombre importante, llamado Nicodemo. Una noche fue a ver a Jesús y le dijo: «Maestro, sabemos que Dios te ha enviado para enseñarnos, porque nadie puede hacer los milagros que tú haces si no está Dios con él».

Jesús le respondió: «Te aseguro que el que no nace de nuevo no puede ver el reino de Dios».

Nicodemo le preguntó: «¿Cómo puede uno nacer de nuevo siendo viejo? ¿Es que puede volver al seno de su madre y nacer de nuevo?».

Jesús respondió: «Te aseguro que el que no nace del agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de Dios. Lo que nace de la carne es carne, y lo que nace del Espíritu es espíritu. No te extrañe que te diga: Es necesario nacer de nuevo. El viento sopla donde quiere; oyes su voz, pero no sabes de dónde viene y a dónde va; así es todo el que nace del Espíritu».

Nicodemo preguntó: «¿Cómo puede ser eso?».

Jesús respondió: «¿Tú eres maestro de Israel y no lo sabes? Te aseguro que hablamos de lo que sabemos y atestiguamos lo que hemos visto, y, a pesar de todo, no aceptáis nuestro testimonio. Si os hablo de cosas terrenas y no me creéis, ¿cómo me creeríais si os hablara de cosas celestiales? Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el hijo del hombre, que está en el cielo. Como levantó Moisés la serpiente en el desierto, así será levantado el hijo del hombre, para que todo el que crea en él tenga vida eterna».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes
Annus primus / Año I Sal 148,1
Allelúia. Aleluya.
V/. Laudáte Dóminum de cælis, laudáte eum in excélsis.
R/. Allelúia.
V/. Alabad al Señor desde los cielos, alabadlo en las alturas.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Sal 95,8.7.1-2 (2)
Tóllite hóstias et introíte in átria Dómini, allelúia, allelúia. Presentad vuestra ofrenda y entrad en los atrios del Señor, aleluya, aleluya.
V/. Cantáte Dómino cánticum novum, cantáte Dómino omnis terra.
Cantáte et benedícite nómini eius, de die in diem salutáre eius.
V/. Cantad al Señor un cántico nuevo, cantad al Señor toda la tierra.
Cantad al Señor, bendecid su nombre, proclamad día tras día su salvación.
R/. Et introíte in átria Dómini, allelúia, allelúia. R/. Y entrad en los atrios del Señor, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Semper quidem, dilectíssimi fratres, crebræ oratiónes esse debent, unanímitas, cáritas, et simplex fratérnæ dilectiónis afféctio.
Sed nunc præcípue omnis de nostris exhauriénda pectóribus est odiórum amaritúdo, cum Sancti Spíritus exspectátur infúsio, et adveniénti Dómino nitens est paránda posséssio.

Quia et patres doctorésque nostri, in quorum corda vel víscera omnípotens Deus hoc donum promíssæ remuneratiónis infúndit, ut reminiscerémur diem magnum unanimitáte connéxi, dum exspéctam Sancti Spíritus visitatiónem, qui Deo obtúlerant caritátem.
R/.
Amen.

Queridos hermanos, en verdad siempre han de ser intensas las plegarias, la unanimidad, la caridad y el puro afecto del amor fraterno.
Pero sobre todo ahora, la amargura de los odios ha de ser extirpada de nuestros corazones, en este momento en que esperamos la venida del Espíritu Santo y hemos de preparar una luminosa morada al Señor que viene.

Porque nuestros padres y doctores, en cuyos corazones Dios  todopoderoso infundió este don de la recompensa prometida, para que recordásemos este gran día unidos en armonía, mientras esperaban la visita del Espíritu Santo, ofrecían a Dios su caridad..
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Imple nos, Deus, Spíritu Sancto, in quo signáti sumus, et a quo tángimur ut salvémur; ut hódie nos idem Spíritus prævéniens in miseratióne a delíctis emúndet, et cras in múneris collatióne gloríficet.

Hódie máculas ábluat, et cras dona distríbuat.
Hódie linguam nostram in voce confessiónis apériat, et cras eándem fáciat prædicáre magnália tua.
Quo iam hódie per ipsum tacti, ita eluámur a crímine, ut cras dignánter in nostris iúbeat córdibus introíre.

R/.
Amen.

Oh, Señor, llénanos de tu santo Espíritu en el que fuimos sellados y por el que somos tocados para ser salvos, de manera que, viniendo hoy a nosotros el mismo Espíritu, nos limpie piadosa y previamente del pecado, y mañana nos enriquezca con la entrega de sus dones.

Hoy lave las manchas y mañana distribuya las gracias.
Hoy abra nuestros labios con palabras de confesión y mañana haga que anuncien tus maravillas.
A fin de que ya hoy, tocados por él, nos veamos tan libres de todo delito, que mañana desee él entrar con toda dignidad en nuestros corazones.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspécti sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Emítte, Dómine, Spíritum adoptiónis, in quo clamémus tibi, «Abba, Pater»; ut confiteámur, quóniam tu es Unigéniti tui verus Pater, et cognoscámus quia nullus ei símilis inter fílios Dei.
Quem non tibi adóptio, sed generátio consubstantiálem, neque grátia símilem, sed natúra signat æquálem.

Per huius enim fídei inviolábile mystérium, ut cum nostris qui iam a sæculo præcessérunt, qui étiam ipsíus Spíritus tui Sancti dono renáti sunt, quorúmque ante altáre tuum mentiónem cum tremóre fácimus, simul óbviam in secúndi advéntus Dómini nostri claritáte felíciter occurrámus.
R/. Amen.

Oh Señor, envía el Espíritu de adopción por el que clamamos a ti «Abba, Padre»; para que confesemos que tú eres Padre verdadero de tu Unigénito y sepamos que ninguno hay semejante a él entre los hijos de Dios.
Al cual no la adopción sino la generación hace consustancial contigo, siendo no semejante por gracia, sino igual por naturaleza.

Pues, mediante el misterio admirable de esta fe guardamos inmutable la garantía de nuestra esperanza. Por ello te rogamos que, con los nuestros que ya partieron de este mundo, que también habían renacido con el don de tu mismo Espíritu Santo, y a los que recordamos temblorosos ante tu altar, salgamos junto con ellos felizmente en la luz al encuentro de la segunda venida de nuestro Señor.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Offeréntium, ætérne Deus, suscéptans oblatiónes, éffice nos spíritu fervéntes et caritáte locuplétes, quo unitátem Spíritus servántes in vínculo pacis, illíus dono iam impleámur in terris, cuius infusiónem adveníre nobis exspectámus e cælis.
R/. Amen.
Oh Dios, acogiendo la oblación de los oferentes, haznos fervorosos de espíritu y ricos en caridad, para que, manteniendo la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz, estemos ya en la tierra llenos con los dones de aquél, cuya efusión esperamos nos llegue del cielo.
R/. Amén.
Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, ut te Deum et cæléstia et terréna colláudent.
Qui nos Spíritu tuo doces terréna respúere, cæléstia sectári, carnem coercéri ieiúniis insoléntem, corda propurgári contínua lamentatióne; non attólli in prósperis, non déici in advérsis; veritátis speráre promíssum, Spíritus præstoláre solátium, Parácliti sustinére advéntum.

Ex hoc, Dómine, tuórum promissórum nos gáudiis præparántes, rogámus, ut descéndat super nos grátiæ tuæ virtus, et benedíctio Sancti Spíritus.

Quo innováti atque mundáti, eum tecum et cum Patre æquáli deitáte regnántem laudémus, magnificémus, atque ita dicámus:

Es digno y justo que te alaben las criaturas del cielo y de la tierra a ti, Dios: que nos enseñas por tu Espíritu a rehuir lo terreno, a buscar lo celestial, a doblegar la carne rebelde con ayunos, a purificar el corazón con llanto continuo, a no ufanarnos en la prosperidad, ni abatirnos en la adversidad; a esperar la promesa de la verdad, aguardar el consuelo del Espíritu y hacer honor a la llegada del Paráclito.

Por eso, Señor, preparándonos con el gozo de tu promesa, rogamos que descienda sobre nosotros la fuerza de tu gracia y la bendición del santo Espíritu.

Para que, renovados y purificados, le alabemos a él, que reina contigo y el Padre en una misma divinidad, le ensalcemos y digamos así:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere Sanctus et vere benedíctus es, Dómine Iesu Christe; qui datúrum te nobis illum Spíritum promisísti in múnere, quem tibi cum Patre nóvimus coæquálem exsístere.

Quia tu es Dóminus ac redémptor ætérnus.

Santo y bendito eres en verdad, Señor Jesucristo, que prometiste darnos el don de aquel Espíritu a quien confesamos igual en la esencia al Padre y a ti.

Porque tú eres Señor y redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Spíritus Sancte, qui a Patre et Fílio procédis, his propítius illábere holocáustis: quo qui a Patre es repromíssus, sanctificatiónem humánis córdibus exhíbeas præsentátus, repleásque sponsiónis mercéde, quos te promíssum ínspicis exspectáre.
R/.
Amen.
Espíritu Santo, que procedes del Padre y del Hijo, desciende sobre este sacrificio; para que tú, que fuiste prometido por el Padre, haciéndote presente muestres la santidad a los corazones humanos y llenes con la recompensa garantizada a cuantos ves que te esperan a ti, prometido a ellos.
R/. Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te, Deo nostro, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Descéndat, Dómine, ad nos Spíritus Sanctus, per quem et mundáta péctora nostra cum eo ipse possídeas, et institútam a te oratiónem suscípias.
Ut ita non per nos, sed per illum nostra accípias postuláta, sicut per illum, non per nos, nostra deles facínora.
Quo eo qui tecum et cum Patre regnat æquális interpellánte pro nobis, per eum ad te proclamémus e terris:
Descienda, Señor, a nosotros el Espíritu por el que tú mismo poseas nuestras almas con él purificadas y acojas la oración por ti instituida.
De modo que no por nosotros, sino por él, recibas nuestras peticiones, igual que por él, no por nosotros, borras nuestras iniquidades. Para que, intercediendo por nosotros el que contigo y el Padre reina en igualdad clamemos a ti por medio de él en la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Exspectántes se Spíritus Sanctus effíciat immaculátos a sórdibus.
R/. Amen.
El Espíritu Santo purifique de sus pecados a quienes esperan su venida.
R/. Amén.
Répleat múnere, quos se ínspicit sustinére.
R/. Amen.
Que llene con sus dones a quienes sabe que lo aguardan.
R/. Amén.
Ut cum venérit impleámur sanctitáte eius, cuius advéntum amabíliter exspectámus.
R/. Amen.
Para que cuando venga llene con su santidad a quienes esperamos con ansia su llegada.
R/. Amén.
Per grátiam pietátis suæ, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por gracia de su bondad, que en la Trinidad, un solo Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Accedentes / Canto de Comunión
(Sicut in Hilaria Paschæ / Como en la Alegría de la Pascua)
Mt 28,2-10
Gaudéte pópuli et lætámini.
Ángelus sedit super lápidem Dómini, ipse vobis evangelizávit.
Christus surréxit a mórtuis Salvátor mundi et replévit ómnia suavitáte.
Gaudéte pópuli et lætámini.

V/. Et accédens revólvit lápidem et sedébat super eum: erat autem aspéctus eius sicut fulgur et vestiménta eius sicut nix.
R/. Christus surréxit a mórtuis et replévit ómnia suavitáte.

V/. Nólite timére vos, scio enim Iesum qui crucifíxus est quæritis non est hic, surréxit enim sicut dixit.
R/. Christus surréxit a mórtuis et replévit ómnia suavitáte.

Alegraos, pueblos, saltad de gozo.
Un ángel del Señor se sentó encima de la piedra y trajo la buena nueva.
Ha resucitado de entre los muertos Cristo el Salvador del mundo y su olor ha inundado la tierra.
Alegraos, pueblos, saltad de gozo.

V/. Y acercándose corrió la piedra y se sentó encima: su aspecto era de relámpago y su vestido blanco como la nieve.
R/. Cristo ha resucitado de entre los muertos y su olor ha inundado la tierra.

V/. Vosotros no temáis, ya sé que buscáis a Jesús el crucificado: No está aquí. Ha resucitado, como había dicho.
R/. Cristo ha resucitado de entre los muertos y su olor ha inundado la tierra.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Explétis, Dómine, in hac sancta sollemnitáte nostræ servitútis offíciis, grátias tibi laudésque deférimus dono tuæ miseratiónis adiúti.
Precántes te, Deus, ut a peccátis nos ábluas et in tuis semper láudibus exsultáre concédas.

R/. Amen.
Acabados, Señor, en esta sagrada solemnidad, los oficios de nuestra servidumbre, te damos gracias y te alabamos, fortalecidos con los dones de tu misericordia.
Te suplicamos, Dios, que nos purifiques de nuestros pecados y nos concedas alegrarnos siempre en tus alabanzas.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et ómnia regis per ómnia semper sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 541-545) y del Liber Commicus I (pp. 389-391). Las lecturas y cantos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo y la oración completuria del Oferencio. Traducción de alia, post nomina, ad pacem,  illatio, post pridie y ad orationem Dominicam por Jaime Colomina Torner en La Fe de nuestros padres. Temas de fe y vida cristiana en la misa hispanomozárabe, Instituto de Estudios Visigótico Mozárabes, Toledo 2000, pp. 90, 92-93. Resto de oraciones de: Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 396-399.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español)
.

2. Según la Neovulgata: Sal 95,8.1-2. Para el mismo sacrificium, el Misal indica en el Domingo VII de Pascua (Año I): Sal 95,1.2.8.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMX-MMXV