La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del VII Domingo de Pascua (Año I)

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


Prælegendum / Canto de entrada Sal 112,2-8 (2)
Quis sicut Dóminus Deus noster, allelúia, qui in altis hábitat, allelúia, et humília réspicit. ¿Quién es como el Señor, nuestro Dios, aleluya, que se sienta en lo alto, aleluya, y se rebaja para ver los cielos y la tierra?
V/. Súscitans de terra ínopem, de stércore érigens páuperem, ut cóllocet eum cum princípibus, cum princípibus pópuli sui.
R/. Et humília réspicit.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Et humília réspicit.
V/. Él levanta del polvo al indigente y saca al pobre del estiércol, para sentarlo con los príncipes, con los príncipes de su pueblo.
R/.
Y se rebaja para ver los cielos y la tierra.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Y se rebaja para ver los cielos y la tierra.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Tibi glóriam concínimus, Dómine Deus noster, tuámque poténtiam postulámus, ut sicut pro nobis peccatóribus dignátus es mori, et clarificátus secúndo post tértium diem apparuísti in glória resurrectiónis, ita per te absolúti in te mereámur habére perpétuum gáudium, ita ut nobis præcéssit veræ Resurrectiónis exémplum.
R/. Amen.
Cantamos tus glorias, Señor y Dios nuestro, y pedimos a tu poder que, así como te dignaste morir por nosotros, pecadores y te apareciste radiante por segunda vez después del tercer día en la gloria de la resurrección; así, libertados por ti, merezcamos también tener en ti la gloria perdurable, así como nos has precedido dándonos ejemplo de una verdadera Resurrección.
R/.
Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía
Annus primus / Año I Ap 7,9-12
Apocalípsis Ioánnis apóstoli.
R/.
Deo grátias.
Lectura del libro del Apocalipsis.
R/. Demos gracias a Dios.
Ego Ioánnes fui in spíritu et vidi, et ecce turba magna, quam dinumeráre nemo póterat, ex ómnibus géntibus et tríbubus et pópulis et linguis stantes ante thronum et in conspéctu Agni, amícti stolis albis, et palmæ in mánibus eórum; et clamant voce magna dicéntes: «Salus Deo nostro, qui sedet super thronum, et Agno».

Et omnes ángeli stabant in circúitu throni et seniórum et quáttuor animálium, et cecidérunt in conspéctu throni in fácies suas et adoravérunt Deum dicéntes:

«Amen. Benedíctio et glória et sapiéntia et gratiárum áctio et honor et virtus et fortitúdo Deo nostro in sæcula sæculórum. Amen».

R/. Amen.

Yo Juan caí en éxtasis y vi aparecer una gran muchedumbre, que nadie podía contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua. Estaban en pie delante del trono de Dios y delante del cordero, vestidos con
vestiduras blancas y con palmas en sus manos. Gritaban con voz potente: «La victoria es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del cordero».

Todos los ángeles estaban en pie alrededor del trono, de los ancianos y de los cuatro seres vivientes. Cayeron de rodillas ante el trono y adoraron a Dios, diciendo:

«Amén. La bendición, la gloria, la sabiduría, la acción de gracias, el honor, el poder y la fuerza a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación
Annus primus / Año I Sal 54,6-7
Quis dabit mihi pennas sicut colúmbæ, et volábo ut requiéscam. Quién me diera alas para volar como el águila en busca de un refugio.
V/. Timor et tremor venérunt super me, et contexérunt me ténebræ. Et dixi:
R/. Volábo ut requiéscam.
V/. Me invaden el miedo y el temblor, y el espanto me envuelve. Entonces me digo:
R/. En busca de un refugio.

Inicio página

Apostolus / Apóstol
Annus primus / Año I He 14,7-17
Léctio libri Áctuum Apostolórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Paulus et Bárnabas commorabántur Lystris.

Et quidam vir in Lystris infírmus pédibus sedébat, claudus ex útero matris suæ, qui numquam ambuláverat. Hic audívit Paulum loquéntem; qui intúitus eum et videns quia habéret fidem, ut salvus fieret, dixit magna voce: «Surge super pedes tuos rectus». Et exsilívit et ambulábat.

Turbæ autem cum vidíssent, quod fécerat Paulus, levavérunt vocem suam lycaónice dicéntes: «Dii símiles facti homínibus descendérunt ad nos»; et vocábant Bárnabam Iovem, Paulum vero Mercúrium, quóniam ipse erat dux verbi.

Sacérdos quoque templi Iovis, quod erat ante civitátem, tauros et corónas ad iánuas áfferens cum pópulis, volébat sacrificáre. Quod ubi audiérunt apóstoli Bárnabas et Paulus, conscíssis túnicis suis, exsiliérunt in turbam clamántes et dicéntes: «Viri, quid hæc fácitis? Et nos mortáles sumus símiles vobis hómines, evangelizántes vobis ab his vanis convérti ad Deum vivum, qui fecit cælum et terram et mare et ómnia, quæ in eis sunt. Qui in prætéritis generatiónibus permísit omnes gentes ambuláre in viis suis; et quidem non sine testimónio semetípsum relíquit benefáciens, de cælo dans vobis plúvias et témpora fructífera, implens cibo et lætítia corda vestra».

R/. Amen.

En aquellos días:

Pablo y Bernabé se encontraban en Listra.

En Listra había un hombre imposibilitado de los pies, sentado; cojo de nacimiento, jamás había andado. Oyó hablar a Pablo, el cual, mirándolo fijamente y viendo que tenía fe para ser curado, dijo en alta voz: «Levántate y tente derecho sobre tus pies». Él dio un salto y echó a andar.

La gente, al ver lo que había hecho Pablo, se puso a gritar en licaonio: «Los dioses, en forma humana, han descendido a nosotros». Y llamaban a Bernabé Júpiter y a Pablo Mercurio, porque era el más elocuente.

El sacerdote de Júpiter, que estaba a la entrada de la ciudad, llevó toros adornados con guirnaldas ante las puertas, y, en unión de la muchedumbre, quería ofrecerles un sacrificio. Cuando se enteraron de ello los apóstoles Bernabé y Pablo, rasgaron sus vestidos y se lanzaron entre la gente gritando: «Amigos, ¿por qué hacéis esto? Nosotros somos hombres como vosotros, que hemos venido a anunciaros que dejéis los dioses falsos y os convirtáis al Dios vivo, que ha hecho el cielo, la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos. El cual ha permitido en las pasadas generaciones que todas las naciones siguiesen sus caminos; sin embargo, no ha cesado jamás de dar testimonio de sí mismo haciendo el bien, mandándoos desde el cielo lluvias y estaciones fructíferas y saciándoos de comida y llenando vuestros corazones de felicidad».

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio
Annus primus / Año I Mc 9,14-29
Léctio sancti Evangélii secúndum Marcum.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Marcos.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

niens Dóminus Iesus ad discípulos suos, vidit turbam magnam circa eos et scribas conquiréntes cum illis. Et conféstim omnis pópulus videns eum stupefáctus est, et accurréntes salutábant eum. Et interrogávit eos: «Quid inter vos conquíritis?».

Et respóndit ei unus de turba: «Magíster, áttuli fílium meum ad te habéntem spíritum mutum; et ubicúmque eum apprehénderit, allídit eum, et spumat et stridet déntibus et aréscit. Et dixi discípulis tuis, ut eícerent illum, et non potuérunt».

Qui respóndens eis dicit: «O generátio incrédula, quámdiu apud vos ero? Quámdiu vos pátiar? Afférte illum ad me». Et attulérunt illum ad eum. Et cum vidísset illum, spíritus statim conturbávit eum; et córruens in terram volutabátur spumans.

Et interrogávit patrem eius: «Quantum témporis est, ex quo hoc ei accidit?».

At ille ait: «Ab infantia; et frequénter eum étiam in ignem et in aquas misit, ut eum pérderet; sed si quid potes, ádiuva nos, misértus nostri».

Iesus autem ait illi: «“Si potes”. Ómnia possibília credénti».

Et contínuo exclámans pater púeri aiébat: «Credo; ádiuva incredulitátem meam».

Et cum vidéret Iesus concurréntem turbam, comminátus est spíritui immúndo dicens illi: «Mute et surde spíritus, ego tibi præcípio: Exi ab eo et ámplius ne intróeas in eum». Et clamans et multum discérpens eum éxiit; et factus est sicut mórtuus, ita ut multi dícerent: «Mórtuus est». Iesus autem tenens manum eius elevávit illum, et surréxit.

Et cum introísset in domum, discípuli eius secréto interrogábant eum: «Quare nos non potúimus eícere eum?». Et dixit illis: «Hoc genus in nullo potest exire nisi in oratióne».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Al llegar el Señor adonde estaban los discípulos, vio que los rodeaba mucha gente y que unos maestros de la ley discutían con ellos. En cuanto la gente vio a Jesús, todos quedaron sorprendidos y corrieron a saludarlo. Y les preguntó: «¿De qué discutíais con ellos?».

Uno de entre la gente le respondió: «Maestro, te he traído a mi hijo, que tiene un espíritu mudo; y cuando se apodera de él, lo tira al suelo, echa espumarajos, rechina los dientes y se queda tieso. He pedido a tus discípulos que lo echasen, pero no han podido».

Jesús respondió: «¡Gente incrédula! ¿Hasta cuándo tendré que estar
con vosotros? ¿Hasta cuándo tendré que soportaros? Traédmelo». Y se lo llevaron. Apenas el espíritu vio a Jesús, retorció violentamente al muchacho, el cual se cayó al suelo revolcándose y echando espumarajos.

Jesús preguntó al padre: «¿Cuánto tiempo hace que le sucede esto?». Él respondió: «Desde la infancia; y muchas veces lo tira al fuego y al agua para matarlo. Si puedes hacer algo, apiádate de nosotros y ayúdanos».

Jesús le dijo: «¡Si puedes...! Todo es posible para el que cree».

Entonces el padre del muchacho exclamó: «Yo creo. Ayúdame a creer más».

Jesús, al ver que acudía más gente, increpó al espíritu inmundo diciendo: «Espíritu mudo y sordo, yo te lo ordeno: Sal del muchacho y nunca más vuelvas a entrar en él». Y el espíritu, dando gritos y haciendo que el muchacho se retorciera violentamente, salió de él, dejándolo como muerto, tanto que muchos decían que estaba muerto. Pero Jesús lo agarró de la mano, lo levantó, y el muchacho se mantuvo en pie.

Cuando Jesús entró en casa, sus discípulos, a solas con él, le preguntaron: «¿Por qué nosotros no pudimos echarlo?». Y él les dijo: «A esa raza sólo se la puede expulsar con la oración y el ayuno».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes
Annus primus / Año I Sal 17,17; Ef 1,20
Allelúia. Aleluya.
V/. Misit ex alto et accépit me, assúmpsit me Deus Pater, et collocávit ad déxteram suam.
R/. Allelúia.
V/. Desde arriba Dios Padre alargó la mano y me agarró, y me puso a su derecha.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio
Annus primus / Año I Sal 95,1.2.8
Tóllite hóstias et introíte in átria Dómini, allelúia, allelúia. Presentad vuestra ofrenda y entrad en los atrios del Señor, aleluya, aleluya.
V/. Cantáte Dómino cánticum novum, cantáte Dómino omnis terra.
Cantáte et benedícite nómini eius, de die in diem salutáre eius.
R/. Et introíte in átria Dómini, allelúia, allelúia.
V/. Cantad al Señor un cántico nuevo, cantad al Señor toda la tierra.
Cantad al Señor, bendecid su nombre, proclamad día tras día su salvación.
R/. Y entrad en los atrios del Señor, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Mystério resurrectiónis impléto, et corpóribus caríssimi fratres cuncti exsultémus et córdibus.
Nec iam cum sepúlcri custódibus sacri córporis defleámus excúbias, sed cum Ángelis, qui redivívum núntiant Salvatórem, nostra gáudia misceámus.

Étenim deínceps curam sibi fúneris excúsat impéndi, qui rédiens ad Patrem vacuátæ mortis excúbias vult privári. Simus sane de spei nostræ consummatióne secúri, nam qui in altum rémeans captívam duxit, dabit dona homínibus, quæ promísit.
R/.
Amen.

Queridos hermanos, cumplido el ciclo conmemorativo de la resurrección, alegrémonos todos en cuerpo y alma. No lloremos ya las noches de centinela con los guardianes del sepulcro y del sagrado cuerpo; antes bien asociemos nuestra alegría con la de los ángeles que anuncian al salvador resucitado.

Pues nos ha dispensado de rendirle honras fúnebres el que, volviendo al Padre, deja sin sentido las vigilias ante el sepulcro vacío. Estamos ciertos de que han de cumplirse nuestras esperanzas, pues el que volviendo a las alturas llevó como cortejo a los liberados del antiguo cautiverio, dará a los hombres los dones prometidos.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Christe Deus, qui ascendéndo in cælos præséntiam corporálem tuis subtraxísti discípulis, permítte nos ut te spíritu diligámus quem in carne nunc vidére nequímus, et tamen ad iudícium fidéliter expectámus.

Crea in nobis cor novum et spíritum rectum, ut qui iam ascensiónis tuæ celebrávimus festum, promíssum a te mereámur suscípere Spíritum Sanctum.
R/.
Amen.

Cristo Dios, que subiendo al cielo dejaste a tus discípulos sin tu presencia corporal, permite que te amemos en espíritu ya que ahora no podemos verte en la carne, aunque te esperamos con toda confianza para el juicio.

Crea en nosotros un corazón sincero y un espíritu recto para que quienes celebramos la fiesta de tu ascensión, podamos recibir de ti el Espíritu Santo que nos tienes prometido.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspécti sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Ascendísse te in cælos ad Patrem, Dei Fílius creatúra tua lætátur.
Et ídeo súpplici te cordis contritióne expóscimus, ut et in nobis pollicitatiónem Spíritus ímpleas, et in defunctis donum ætérnæ quiétis impértias.

R/. Amen.
Se alegra el hombre que tu creaste de que, por ser el Hijo de Dios, hayas ascendido al cielo junto al Padre.
Por ello pedimos suplicantes, con corazón contrito, que nos envíes el Espíritu prometido y otorgues a los difuntos el don del descanso eterno.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Deus, qui ascendísti in altum captívam ducens captivitátem: da dona homínibus pacis ætérnæ, ut qui te humánis obtútibus ad cælos ascéndens corporáliter subtraxísti, in nostris córdibus dignéris propitiátus infúndi.
R/. Amen.
Oh Dios, que has ascendido al cielo llevando contigo a los que habían sido cautivos: concede a los hombres el don de la paz eterna y aunque, al subir a los cielos, ocultaste tu cuerpo a la vista de los hombres, dígnate penetrar benignamente en nuestros corazones.
R/. Amén.
Præsta, per auctórem pacis et caritátis Dóminum nostrum Iesum Christum, cum quo tibi est una et coæquális esséntia, in unitáte Spíritus Sancti regnántis, Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concédelo por nuestro Señor Jesucristo, autor de la paz y de la caridad, que contigo es una e igual esencia, y reina en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est nos tibi semper grátias ágere, Dómine, sancte Pater ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum.

Qui nobis ídeo præséntiam subtráxit nativitátis corpóræ, ut eum spiritáliter discerémus amáre; quique discípulis intra suárum méntium claustra támdiu residére præcépit, quousque superveniéntis firmaréntur præséntia Spíritus Sancti.

Cui cum Patre et Fílio uni Deo iúgiter in sempitérnum regnánti, omnes Ángeli famulántes una voce proclámant, ita dicéntes:

Es digno y justo que siempre te demos gracias, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor.

Que nos retiró la presencia de su naturaleza corporal para que aprendiéramos a amarle espiritualmente y mandó a sus discípulos que se mantuvieran en recogimiento hasta ser confirmados por la presencia del Espíritu Santo que había de venir sobre ellos.

A él, que con el Padre y el Hijo reina eternamente como un solo Dios, todos los ángeles le sirven, cantando a una voz, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus est Dóminus noster Iesus Christus Fílius Dei vivi, qui Angelórum evéctus ulnis, ascéndit in cælis, et nunc sedet ad déxteram Patris.

Christus Dóminus ac redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que llevado en brazos de los ángeles subió al cielo y está ahora sentado a la derecha del Padre.

Cristo, Señor y redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Contuéri tuam, Christe, cupiéntes præséntiam, qui humána non déserens appetísti supérna, pétimus et rogámus, ut qui pignus assúmptæ carnis intulísti in cælis, consolatiónem nobis Sancti Spíritus largiáris; cuius nunc præséntia et appósita hæc tibi obláta sanctífices, et nostrórum córdium arcána perlústres.
R/.
Amen.
Cristo, que sin abandonar la humanidad subiste al cielo, mira a los que deseamos tu presencia. Te pedimos suplicantes que, si has llevado al cielo como prenda, nuestra propia carne que tu quisiste asumir, nos prestes el consuelo del Espíritu Santo. Santifica ahora con su presencia estos dones que te presentamos y aclara con su luz las zonas ocultas de nuestros corazones.
R/. Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te, Deo nostro, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Deus Dei Fílius, qui cum ad Patrem ascénderes, ventúrum te íterum ad nos voce própria promisísti; veni ad nos, et apud nos fácito mansiónem, maniféstans teípsum nobis, quibus præcepísti ad te proclamáre e terris: Dios, Hijo de Dios, que ascendiendo al Padre prometiste que habías de volver de nuevo a nosotros, ven y haz tu morada entre nosotros manifestándote a quienes ordenaste rezar así desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Christus Dóminus sit auxiliátor vestri, qui assúmptus in cælis sedet nunc ad déxteram Patris.
R/. Amen.
Cristo el Señor, que ascendido al cielo está sentado a la diestra del Padre, sea vuestro auxilio.
R/. Amén.
Corpus quoque vestrum nullis torpéntibus patiátur passiónibus mancipári, qui illus glorificátum in cælis assúmpsit.
R/. Amen.
Y no permita que sórdidas pasiones envilezcan nuestro cuerpo, quien ha llevado el suyo glorificado a los cielos.
R/. Amén.
Ut qui ascendéntis vídimus glóriam, iudicántis non puniámur senténtia.
R/. Amen.
Para que, los que hemos visto la gloria del que ascendió, no seamos condenados por su sentencia.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Accedentes / Canto de Comunión
(Sicut in Hilaria Paschæ / Como en la Alegría de la Pascua)
Mt 28,2-10
Gaudéte pópuli et lætámini.
Ángelus sedit super lápidem Dómini, ipse vobis evangelizávit.
Christus surréxit a mórtuis Salvátor mundi et replévit ómnia suavitáte.
Gaudéte pópuli et lætámini.

V/. Et accédens revólvit lápidem et sedébat super eum: erat autem aspéctus eius sicut fulgur et vestiménta eius sicut nix.
R/. Christus surréxit a mórtuis et replévit ómnia suavitáte.

V/. Nólite timére vos, scio enim Iesum qui crucifíxus est quæritis non est hic, surréxit enim sicut dixit.
R/. Christus surréxit a mórtuis et replévit ómnia suavitáte.

Alegraos, pueblos, saltad de gozo.
Un ángel del Señor se sentó encima de la piedra y trajo la buena nueva.
Ha resucitado de entre los muertos Cristo el Salvador del mundo y su olor ha inundado la tierra.
Alegraos, pueblos, saltad de gozo.

V/. Y acercándose corrió la piedra y se sentó encima: su aspecto era de relámpago y su vestido blanco como la nieve.
R/. Cristo ha resucitado de entre los muertos y su olor ha inundado la tierra.

V/. Vosotros no temáis, ya sé que buscáis a Jesús el crucificado: No está aquí. Ha resucitado, como había dicho.
R/. Cristo ha resucitado de entre los muertos y su olor ha inundado la tierra.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Explétis, Dómine, in hac sancta sollemnitáte nostræ servitútis offíciis, grátias tibi laudésque deférimus dono tuæ miseratiónis adiúti.
Precántes te, Deus, ut a peccátis nos ábluas et in tuis semper láudibus exsultáre concédas.

R/. Amen.
Acabados, Señor, en esta sagrada solemnidad, los oficios de nuestra servidumbre, te damos gracias y te alabamos, fortalecidos con los dones de tu misericordia.
Te suplicamos, Dios, que nos purifiques de nuestros pecados y nos concedas alegrarnos siempre en tus alabanzas.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et ómnia regis per ómnia semper sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 529-534) y del Liber Commicus I (pp. 381-383). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo. Ad pacem de mozarabia.es (1/6/2014). Resto de oraciones: Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 388-390.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español)
.

2. Según la Neovulgata: Sal 112,5-8.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMX-MMXV