La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del VI Domingo de Pascua (Año II)

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


Prælegendum / Canto de entrada Sal 106,2; Ap 14,2-3 (2)
Allelúia, dicant qui redémpti sunt a Dómino, allelúia, quos redémit de manu inimíci, allelúia. Aleluya, que lo digan los que el Señor ha liberado, aleluya, los que él ha rescatado de la mano de los opresores, aleluya.
V/. Et vidi: et ecce Agnus stabat super montem Sion et cum eo centum quadragínta quáttuor mília, habéntes nomen eius et nomem Patris eius scriptum in fróntibus suis.
R/. Allelúia, quos redémit de manu inimíci, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Allelúia, quos redémit de manu inimíci, allelúia.
V/. Vi al Cordero, que estaba en pie sobre el monte Sión, acompañado de ciento cuarenta y cuatro mil personas que tenían escrito en las frentes su nombre y el nombre de su Padre.
R/.
Aleluya, los que él ha rescatado de la mano de los opresores, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Aleluya, los que él ha rescatado de la mano de los opresores, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Tibi glóriam concínimus, Dómine Deus noster, tuámque poténtiam postulámus, ut sicut pro nobis peccatóribus dignátus es mori, et clarificátus secúndo post tértium diem apparuísti in glória resurrectiónis, ita per te absolúti in te mereámur habére perpétuum gáudium, ita ut nobis præcéssit veræ Resurrectiónis exémplum.
R/. Amen.
Cantamos tus glorias, Señor y Dios nuestro, y pedimos a tu poder que, así como te dignaste morir por nosotros, pecadores y te apareciste radiante por segunda vez después del tercer día en la gloria de la resurrección; así, libertados por ti, merezcamos también tener en ti la gloria perdurable, así como nos has precedido dándonos ejemplo de una verdadera Resurrección.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía
Annus secundus / Año II Ap 8,2-5; 20,11; 12,1-9; 21,1-2.11a.13; 22,3b.4a (3)
Apocalípsis Ioánnis apóstoli.
R/.
Deo grátias.
Lectura del libro del Apocalipsis.
R/. Demos gracias a Dios.
Ego Ioánnes fui in spíritu et vidi septem ángelos, qui stant in conspéctu Dei, et datæ sunt illi septem tubæ. Et álius ángelus venit et stetit ante altáre habens turíbulum áuream, et data sunt illi incénsa multa, ut daret oratiónibus sanctórum ómnium super altáre áureum, quod est ante thronum.

Et ascéndit fumus incensórum de oratiónibus sanctórum de manu ángeli coram Deo. Et accépit ángelus turíbulum et implévit illud de igne altáris et misit in tertam; et facta sunt tonítrua et voces et fúlgura et terræmótus.

Et vidi thronum magnum cándidum et sedéntem super eum, a cuius aspéctu fugit terra et cælum, et locus non est invéntus eis.

Et signum magnum appáruit in cælo: múlier amícta sole, et luna sub pédibus eius, et super caput eius coróna stellárum duodécim, et in útero habens, et clamat partúriens et cruciáta, ut páriat. Et visum est áliud signum in cælo: et ecce draco rufus magnus, habens cápita septem et córnua decem, et super cápita sua septem diadémata, et cauda eius trahit tértiam partem stellárum cæli et misit eas in terram. Et draco stetit ante mulíerem, quæ erat parítura, ut, cum peperísset, fílium eius devoráret.

Et péperit fílium, másculum, qui rectúrus est omnes gentes in virga férrea; et raptus est fílius eius ad Deum et ad thronum eius. Et múlier fugit in desértum, ubi habet locum parátum a Deo, ut ibi pascant illam diébus mille dulcéntis sexagínta.

Et factum est prœlium in cælo, Míchael et ángelis eius, ut prœliaréntur cum dracóne. Et draco pugnávit et ángeli eius, et non váluit, neque locus invéntus est eórum ámplius in cælo. Et proiéctus est draco ille magnus, serpens antíquus, qui vocátur Diábolus et Sátanas, qui sedúcit univérsum orbem, proiéctus est in terram, et ángeli eius cum illo proiécti sunt.

Et vidi cælum novum et terram novam; primum enim cælum et prima terra abiérunt, et mare iam non est. Et vivitátem sanctam Ierúsalem novam vidi descendéntem de cælo a Deo, parátam sicut sponsam ornátam viro suo, habéntem claritátem Dei; lumen eius símile lápidi pretiotíssimo, tamquam lápidi iáspidi, in modum crystálli; et hebébat murum magnum et altum et habébat portas duódecim et super portas ángelos duódecim et nómina inscrípta, quæ sunt duódecim tríbuum filiórum Ísrael. Ab oriénte portæ tres et ab aquilóne portæ tres et ab austro portæ tres et ab occásu portæ tres. Et thronus Dei et Agni in illa erit; et servi eius sérvient illi et vidébunt fáciem eius, quóniam Dóminus Deus illuminábit super illos, et regnábant in sæcula sæculórum.

R/. Amen.

Yo Juan caí en éxtasis y vi a los siete ángeles que están en pie delante de Dios; les dieron siete trompetas. Después vino otro ángel, que se paró de pie junto al altar, con un incensario de oro; le dieron muchos perfumes para que los ofreciese juntamente con las oraciones de todos los santos sobre el altar de oro colocado delante del trono.

Y de la mano del ángel, el humo de los perfumes se elevaba delante de Dios con las oraciones de los santos. Después el ángel tomó el incensario, lo llenó de fuego del altar y lo lanzó sobre la tierra. Entonces se produjeron truenos, relámpagos, voces y terremotos.

Vi un gran trono blanco y al que estaba sentado sobre él. El cielo y la tierra huyeron de su presencia, sin que se encontrase su lugar.

Una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas en la cabeza. Estaba encinta, y gritaba con los dolores de parto y las angustias de dar a luz. Otra señal apareció en el cielo: un dragón color de fuego, con siete cabezas y diez cuernos; sobre sus cabezas, siete diademas; su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo y las lanzó sobre la tierra. El dragón se puso delante de la mujer en trance de dar a luz, para devorar al hijo tan pronto como le diera a luz.

Ella dio a luz un hijo varón, el que debía regir a todas las naciones con una vara de hierro. El hijo fue arrebatado hacia Dios y a su trono. Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios, para ser alimentada allí durante mil doscientos sesenta días.

Entonces hubo una batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles lucharon contra el dragón. El dragón y sus ángeles combatieron, pero no pudieron vencer, y ya no hubo lugar para ellos en el cielo. Y fue precipitado a la tierra el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama «Diablo» y «Satanás», el seductor del mundo entero, y sus ángeles fueron precipitados con él.

Vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido; y el mar ya no existía. Y vi a la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo del lado de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su esposo con la gloria misma de Dios: su esplendor era como el de una piedra preciosísima, como el jaspe cristalino. Tenía un muro grande y alto con doce puertas; sobre las puertas, doce ángeles y nombres escritos, los de las doce tribus de Israel. Al oriente, tres puertas; al norte, tres puertas; al mediodía, tres puertas; al occidente, tres puertas. El trono de Dios y del Cordero estará en la ciudad, y los servidores de Dios lo adorarán; verán su cara y el Señor Dios los alumbrará y reinarán por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación
Annus secundus / Año II Sal 28,11.4-5a
Dóminus virtútem pópulo suo dabit, Dóminus benedícet plebem suam in pace. El Señor da a su pueblo fortaleza, el Señor bendice a su pueblo con la paz.
V/. Vox Dómini in virtúte, vox Dómini in magnificéntia, vox Dómini confringéntis cedros.
R/. Dóminus benedícet plebem suam in pace.
V/. La voz potente del Señor, la voz majestuosa del Señor, la voz del Señor que desgaja los cedros.
R/. El Señor bendice a su pueblo con la paz.

Inicio página

Apostolus / Apóstol
Annus secundus / Año II He 9,32-42
Léctio libri Áctuum Apostolórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Factum est autem Petrum, dum pertransíret univérsos, deveníre et ad sanctos, qui habitábant Lyddæ. Invénit autem ibi hóminem quendam nómine Ænéam ab annis octo iacéntem in grabáto, qui erat paralýticus. Et ait illi Petrus: «Ænéa, sanat te Iesus Christus; surge et sterne tibi». Et contínuo surréxit. Et vidérunt illum omnes, qui inhabitábant Lyddam et Saron, qui convérsi sunt ad Dóminum.

In Ioppe autem erat quædam discípula nómine Tabítha, quæ interpretáta dícitur Dorcas; hæc erat plena opéribus bonis et eleemósynis, quas faciébat. Factum est autem in diébus illis ut infirmáta morerétur; quam cum lavíssent, posuérunt in cenáculo. Cum autem prope esset Lydda ab Ioppe, discípuli audiéntes quia Petrus esset in ea, misérunt duos viros ad eum rogántes: «Ne pigritéris veníre usque ad nos».

Exsúrgens autem Petrus venit cum illis; et cum advenísset, duxérunt illum in cenáculum; et circumstetérunt illum omnes víduæ flentes et ostendéntes túnicas et vestes, quas faciébat Dorcas, cum esset cum illis. Eiéctis autem ómnibus foras Petrus, et ponens génua orávit et convérsus ad corpus dixit: «Tabítha, surge». At illa apéruit óculos suos et, viso Petro, resédit. Dans autem illi manum eréxit eam et, cum vocásset sanctos et víduas, exhíbuit eam vivam.

Notum autem factum est per univérsam Ioppen, et credidérunt multi in Dómino.

R/. Amen.

En aquellos días:

Pedro, que lo recorría todo, fue también a visitar a los fieles de Lida. Allí encontró a un tal Eneas, paralítico, postrado en una camilla desde hacía ocho años. Pedro le dijo: «Eneas, Jesús, el mesías, te cura; levántate y haz tú mismo la cama». Y al instante se levantó. Todos los habitantes de Lida y Sarón lo vieron y se convirtieron al Señor.

En Jafa había una discípula llamada Tabita, que significa «gacela», la cual se dedicaba a hacer buenas obras y muchas limosnas. Por aquellos días cayó enferma y se murió. La lavaron y la pusieron en la estancia de arriba. Como Lida está cerca de Jafa, los discípulos enviaron dos hombres para pedirle que fuera rápidamente a Jafa.

Pedro se levantó y se fue con ellos. Cuando llegó, lo subieron a la estancia de arriba. Allí le rodearon todas las viudas, llorando y mostrando las túnicas y mantos que les hacía Gacela cuando vivía con ellas. Pedro echó fuera a todos; luego se arrodilló y se puso a orar; se acercó después al cadáver y dijo: «Tabita, levántate». Ella abrió sus ojos y, al ver a Pedro, se incorporó. Pedro le dio la mano y la levantó. Llamó a los fieles y a las viudas y se la presentó viva.

Esto fue notorio en toda Jafa, y muchos creyeron en el Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio
Annus secundus / Año II Jn 16,19-33
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Cognóvit Iesus quia volébant eum interrógare et dixit eis: «De hoc quæritis inter vos, quia dixi: “Módicum, et non vidétis me; et íterum módicum, et vidébitis me”? Amen, amen dico vobis quia plorábitis et flébitis vos, mundus autem gaudébit; vos contristabímini, sed tristítia vestra vertétur in gáudium.

Múlier, cum parit, tristítiam habet, quia venit hora eius; cum autem pepérerit púerum, iam non méminit pressúræ propter gáudium, quia natus est homo in mundum.

Et vos ígitur nunc quidem tristítiam habétis; íterum autem vidébo vos, et gaudébit cor vestrum, et gáudium vestrum nemo tollit a vobis. Et in illo die me non rogábitis quidquam.

Amen, amen dico vobis: Si quid petiéritis Patrem in nómine meo, dabit vobis. Usque modo non petístis quidquam in nómine meo. Pétite et accipiétis, ut gáudium vestrum sit plenum.

Hæc in provérbiis locútus sum vobis; venit hora, cum iam non in provérbiis loquar vobis, sed palam de Patre annuntiábo vobis. Illo die in nómine meo petétis, et non dico vobis quia ego rogábo Patrem de vobis; ipse enim Pater amat vos, quia vos me amástis et credidístis quia ego a Deo exívi. Exívi a Patre et veni in mundum; íterum relínquo mundum et vado ad Patrem».

Dicunt discípuli eius: «Ecce nunc palam lóqueris, et provérbium nullum dicis. Nunc scimus quia scis ómnia, et non opus est tibi, ut quis te intérroget; in hoc crédimus quia a Deo éxisti».

Respóndit eis Iesus: «Modo créditis? Ecce venit hora et iam venit, ut dispergámini unusquísque in própria et me solum relinquátis; et non sum solus, quia Pater mecum est.

Hæc locútus sum vobis, ut in me pacem habeátis; in mundo pressúram habétis, sed confídite, ego vici mundum».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Jesús se dio cuenta de que le querían preguntar algo, y les dijo: «Andáis discutiendo sobre lo que acabo de decir: Un poco, y no me veréis; y otro poco, y me veréis. Os aseguro que vosotros lloraréis y gemiréis, pero el mundo gozará; vosotros os entristeceréis, pero vuestra tristeza se cambiará en alegría.

La mujer cuando está de parto se siente angustiada, porque ha llegado su hora; pero cuando ya ha dado a luz al niño, no se acuerda más de la angustia por la alegría de que ha nacido un hombre en el mundo.

Así también vosotros estáis ahora tristes; pero yo os veré otra vez, y vuestro corazón se alegrará y nadie os quitará ya vuestra alegría. En aquel día no me preguntaréis nada.

Os aseguro que todo lo que pidáis en mi nombre al Padre os lo concederá. Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre. Pedid y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa.

Os he dicho estas cosas en lenguaje figurado; se acerca la hora en que ya no os hablaré más en este lenguaje, sino que os hablaré del Padre con toda claridad. En aquel día pediréis al Padre en mi nombre. Yo no os voy a decir que rezaré por vosotros al Padre, porque el mismo Padre os ama, ya que vosotros me habéis amado y habéis creído que yo salí de Dios. Salí del Padre y vine al mundo; de nuevo dejo el mundo y vuelvo al Padre».

Sus discípulos dijeron: «Ahora hablas claramente, y no en lenguaje figurado. Ahora conocemos que lo sabes todo y nadie necesita preguntarte; por eso creemos que has salido de Dios».

Jesús les respondió: «¿Ahora creéis? Pues se acerca la hora, es decir, ya ha llegado, en que os dispersaréis cada uno por su lado y me dejaréis solo; pero yo no estoy solo, pues el Padre está conmigo.

Os he dicho estas cosas para que tengáis paz en mí. En el mundo tendréis tribulaciones; pero tened ánimo, que yo he vencido al mundo».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes
Annus secundus / Año II Sal 109,4
Allelúia. Aleluya.
V/. Tu es sacérdos in ætérnum, secúndum órdinem Melchísedec.
R/. Allelúia.
V/. Tú eres sacerdote para siempre a la manera de Melquisedec.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio
Annus secundus / Año II Ap 8,3-4; 5,1-5
Stetit Ángelus ante aram Dei, habens turíbulum áureum, et datæ sunt ei supplicatiónes multæ ut daret de oratiónibus sanctórum ad altáre Dómini, quod est ante thronum.
Et ascéndit fumus supplicatiónum de manu Ángeli in conspéctu Dei, allelúia, allelúia, allelúia.
Después vino otro Ángel, que se paró de pie junto al altar, con un incensario de oro; le dieron muchos perfumes para que los ofreciese juntamente con las oraciones de todos los santos sobre el altar de oro colocado delante del trono.
Y de la mano del Ángel, el humo de los perfumes se elevaba delante de Dios, aleluya, aleluya, aleluya.
V/. Vidi librum in déxtera Dei sedéntis supra thronum, scriptum intus et retro, signátum signis septem, et audívi Ángelum fortem, prædicántem voce magna:
Quis dignus est aperíre librum et vidére signa eius?
Et dixit mihi unus ex senióribus: Ne fléveris ecce vicit Leo de tribu Iuda, radix David, aperíre librum et septem signa eius.
R/. In conspéctu Dei, allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Vi en la mano derecha del que está sentado en el trono un libro escrito por las dos caras, sellado con siete sellos. Vi un Ángel poderoso que exclamaba con voz potente:
¿Quién es digno de abrir el libro y de romper los sellos?
Y uno de los ancianos me dijo: Deja de llorar, que ha vencido el León de la tribu de Judá, el vástago de David; él abrirá el libro y sus siete sellos.
R/. Delante de Dios, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Semper quidem, dilectíssimi fratres, pia ad Dóminum gratulatióne, et sollícita ad Deum suum respícere debet afféctio.
Sed nunc præcípue mens ardéntior, spes prómptior, fides præsénti mystérii recordatióne vegetátior, cælésti et religióso gáudio et modésta debet exsultáre lætítia, et usque ad præséntiam Dómini afféctum pii cordis exténdere; ut quicúmque desídia aut inértia iácuit, in hac die saltim ab actu et humilitáte terréna Dóminum suum imitatúrus exsúrgat.

Hic est dies quem fecit Dóminus rerum, glóriæ, elementorúmque princípium, vitæ ac salútis exórdium.
Creatórem suum mundus hac die factus agnóscat, et redémptum se homo eádem die liberátus intéllegat.
Læténtur cæli, exsúltet terra; discant vivi viam mortis evádere.
Lux splendídior incípiat esse; sol clárior, et ipse étiam resurrectiónis tempus illústret, qua horam refúgerat passiónis.
Sit pro ecclésiis cunctis ac mystériis, ómnibusque Ecclésiæ membris fidélis orátio, absque dubitatióne confídens interpellátio; quo in hoc præsénti mystério invocáta pietátis miserátio, sit futúra præséntior.

R/.
Amen.

Queridos hermanos, siempre la voluntad debe estar orientada hacia Dios con solicitud, hacia el Señor con acción de gracias.
Pero sobre todo ahora, al celebrar este misterio, la mente debe ser más ardiente, la esperanza más dispuesta, la fe más viva; debe de exultar con gozo celeste y religioso y con comedida alegría, y desplegar ante la presencia del Señor el afecto del corazón piadoso: Si alguien se halla postrado por dejadez o inercia, al menos en este día, imitando a su Señor, levántese de la realidad y bajeza terrestre.

Este es el día en que actuó el Señor de todo, principio de la gloria y de  los elementos, inicio de vida y de salvación.
Reconozca a su creador el mundo creado en este día y entienda el hombre que en este mismo día ha sido liberado.
Alégrense los cielos, goce la tierra; aprendan los vivos cómo evitar la muerte.
Comience la luz a ser más brillante, el sol más resplandeciente, e ilumine el tiempo de la resurrección ya que estuvo escondido en la hora de la pasión.
La oración fiel por todos los miembros de la Iglesia por todas las iglesias y celebraciones sagradas sea una confiada interpelación lejos de cualquier duda; que el amor misericordioso invocado en esta celebración manifieste toda su eficacia en el futuro.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Cum tibi, omnípotens Pater, omne quod in nobis vel creatóris ope, vel múnere redemptiónis rationále potest esse, et vívidum iugi inservíre famulátu rerum magnitúdine provocétur, hodiérno præsértim vel die vel témpore, ut affectuósius áliquid cum nihil égeas tuæ bonitáti, votis ac stúdiis offérre póssumus, fæneráre dignáre quod convéniat reddidísse; quia maióris multo est grátiæ reformásse pérditum, quam fecísse futúrum.
Ut enim crearémur vel non crearémur, non præcésserat culpa iúdicem, non prævénerat matéria creatórem.

At vero ut offénsus póstmodum ad misericórdiam veritátis, et vas peccatórum præcipitatióne confráctum, tuis dénuo mánibus rédderesr solidátum, quid nisi infinítus pietáte, imménsus misericórdia, inenarrábilis bonitáte in omni progénie et generatióne prædicándus es et coléndus?
Unde precámur, ut quibus condiciónis atque redemptiónis prærogásti benefícia, tríbuas indulgéntiam críminum maniféstam.

R/.
Amen.

Padre todopoderoso, cuanto de espiritual puede existir en nosotros, como don de la creación o gracia de la redención, así como la grandeza de los acontecimientos predisponen eficazmente para servirte sin descanso; para poderte presentar sobre todo en este tiempo, plegarias y deseos con gran devoción, -puesto que tu bondad nada necesita-, dígnate concedernos lo que conviene ofrecerte; porque es mayor derroche de gracia restaurar lo perdido que crear lo que había de existir.
En realidad, creados o no, la culpa no existía antes que el Juez, y la materia no era anterior al creador.

En efecto, que después de ofendido te mostraras en verdad misericordioso y que la vasija rota por la precipitación de los pecadores la recuperases en tus manos, debidamente consolidada ¿no es acaso motivo para proclamar y dar testimonio de generación en generación de que en el amor no tienes límites, que en la misericordia eres inmenso, y en tu bondad inenarrable? Por esto te pedimos que a quienes concediste ya los beneficios de la condición humana y de la redención, les concedas también el perdón de sus pecados.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspécti sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Christe, qui móriens peremísti impérium mortis, at resúrgens spem resurrectiónis præbuísti indígnis: præsta nobis, ut hæc oblátio offeréntium, et mortificatiónem nostrórum operétur facinórum, et a criminíbus resurgéndi nobis præparet commeátum.
Sit huius litatióne gáudium in cælis, secúritas in terris, indulgéntia vivis, réquies defúnctis; ut hoc die, quo ipse victor rediísti ab ínferis, pleníssimum amórem crucis impértias pópulis christiánis.

R/. Amen.
Oh Cristo que, muriendo, arrasaste el imperio de la muerte y, resucitando, ofreciste a los que eran indignos la esperanza de la resurrección: concédenos que esta oblación de los oferentes produzca la muerte de nuestras iniquidades y nos disponga los medios para surgir del pecado.
 Haya por esta oblación gozo en el cielo, paz en la tierra, perdón para los vivos y descanso a los difuntos, de modo que este día en el que retornaste victorioso del abismo, otorgues al pueblo cristiano el amor consumado de la cruz.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Consérva, Dómine, in pace tua quos redemísti effúsi sánguinis unda; líbera ab scándalo, pro quibus pependísti in ligno.
Effícito caritátis ópere dignos, quos tibi præeúnte grátia adoptásti in fílios.
Ut quotquot resurrectiónis tuæ victórias celebrámus, último iudícii témpore resurgéntes coronándi a dextris tuis cum óvibus collocémur.

R/. Amen.
Conserva, Señor, en tu paz a quienes redimiste con la abundante efusión de tu sangre; libra de todo tropiezo a aquellos por los que estuviste clavado en la cruz; haz dignos, por medio de obras de caridad, a quienes, guiándolos con tu gracia, adoptaste como hijos.
Que cuantos celebramos la victoria de tu resurrección, al resurgir en el momento último del juicio, seamos colocados a tu derecha con las ovejas para ser coronados.
R/. Amén.
Præsta, per auctórem pacis et caritátis Dóminum nostrum Iesum Christum, cum quo tibi est una et coæquális esséntia, in unitáte Spíritus Sancti regnántis, Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concédelo por nuestro Señor Jesucristo, autor de la paz y de la caridad, que contigo es una e igual esencia, y reina en la unidad del Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est nos domínicæ potestátis præférre virtútem, et in Fílio patérnæ plenitúdinis agnóscere maiestátem.
Per quem cuncta  restítuis, et univérsa restáuras; quem in hóminis effígie misísti in sæculo, ut amáres in nobis quod diligébas in Fílio.
Impléta sunt quæ prophéticis vócibus antea mandáveras; perfécta sunt cuncta quæ de advéntu eius ipse prædíxeras.

Hic namque est leo de tribu Iuda fortis in prœlio.
Hic cátulus leónis victor resúrgens a mórtuis.
Hic Agnus immaculátus diu quæsítus ad víctimam.
Hic lapis ab ædificántibus spretus, póstmodum ammirábilis factus et in Ecclésiæ cápite constitútus.
Hic dux milítiæ cæléstis et princeps.
Hic Ecclésiæ Sponsus et Dóminus.
Hic in Noe, non solum arcæ, sed Ecclésiæ gubernátor; in Ábraham fidelíssimum patriarchális privilégii fastígium; in Ísaac gloriósæ hóstiæ sacraméntum; In Iacob summum patiéntiæ documéntum; in sanctis ómnibus totíus iustítiæ plenitúdo.

Cui mérito omnes ángeli et archángeli non cessant clamáre cotídie una voce dicentes:

Es justo y necesario que alabemos la potencia de tu poder, oh Señor, y reconozcamos en el Hijo la plenitud de la majestad del Padre. Por él restituyes y restauras todas las cosas; tú lo enviaste al mundo revestido de la naturaleza humana, para amar en nosotros lo que amabas en tu Hijo.
Se ha cumplido cuanto habías anunciado por la boca de los profetas; se ha realizado cuanto habías predicho acerca de su venida.

Éste es pues el león de la tribu de Judá, valeroso en la lucha.
Éste es el cachorro de león que surge victorioso de la muerte.
Éste es el Cordero inmaculado desde mucho tiempo necesario para ser inmolado.
Éste es la piedra que desecharon los constructores, que llegó a ser después admirable, establecida como piedra angular de la Iglesia.
Éste es el caudillo y príncipe del ejército celestial.
Éste es el Esposo y Señor de la Iglesia.
Estaba prefigurado en Noé no sólo como piloto del arca, sino también de la Iglesia; estaba en Abrahán como fiel culmen de la estirpe patriarcal; en Isaac como misterio de su gloriosa inmolación; en Jacob como inmejorable ejemplo de paciencia; en todos los santos como plenitud de toda justicia.

Por esto, todos los ángeles y arcángeles no cesan de cantar cada día, a una voz, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus: in quo crucifíxo vera fuit infírmitas carnis, et in quo vivénte virtus vera látuit deitátis.
Quod humánum est habens homo in veritáte humánæ natúræ; et quod divínum est habens Deus in veritáte divínæ substántiæ.
Hic comprehensíbilis in vúlnere, hic impassíbilis in virtúte, immortális prædicátur in morte.
Qui sic pótuit moriéndo mortem víncere, ut mortem sentíret; sed patiéndo, et a mórtuis resurgéndo, vitam fidélibus condonáret.

Ipse Dóminus Redémptor sempitérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, en quien, al ser crucificado, se manifestó realmente la debilidad de su carne, y, en quien, mientras vivió, permaneció escondida la fuerza de la divinidad.
Como hombre poseía lo que es propio del hombre en su auténtica naturaleza humana; y como Dios lo que es propio de Dios, en la autenticidad de la sustancia divina.
Demostró la realidad de su cuerpo al ser herido, su impasibilidad en la fuerza que lo sostuvo, y apareció en la muerte como mortal.
Así, experimentando la muerte, pudo vencerla muriendo, y pudo asegurar la vida a los fieles sufriendo y resucitando de entre los muertos.

El mismo Cristo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Hæc est pia et salutáris hostia, Deus Pater, qua tibi reconciliátus est mundus.
Hoc est corpus illud, quod pepéndit in cruce.
Hic étiam sanguis, qui sacro proflúxit ex lætere.

Pietáti tuæ proínde grátias agéntes, ex hoc quod nos Fílii tui morte redémeris et resurrectióne salváveris, acclínes mente te Deum pietátis orámus, ut hæc libámina Spíritus tui Sancti benedictióne respérgens, suméntium viscéribus sanctificatiónem accómmodes, quo purificáti a críminum labe, pleníssime iucundémur in hoc resurrectiónis domínicæ die.
R/.
Amen.

Oh Dios Padre, esta es la víctima santa y saludable, que reconcilió al mundo contigo.
Este cuerpo es el que colgó de la cruz.
Esta sangre es la que manó abundante de su costado.

Por tanto, dando gracias por tu gran amor, porque nos redimiste con la muerte de tu Hijo y nos has salvado con su resurrección, humildemente te rogamos, Dios de bondad, que hagas descender sobre estas ofrendas la bendición de tu Espíritu Santo y santifiques las almas de quienes participarán de ellas, para que, purificados de la mancha de las culpas, podamos alegramos sin medida en este día de la resurrección.
R/. Amén.

Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te, Deo nostro, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Padre ingénito, por medio de tu Unigénito, nuestro Señor Jesucristo, por quien creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Érige nos ante conspéctum tuum, omnípotens Deus, in quo vívimus, cui sollémnes sumus, cuius benefício nostra salus est, cuius donum nostra festívitas, cuius munus vita credéntium, cuius redémptio resurréctio mortuórum.
Adésto sacrifíciis, quæ docuísti; adésto gáudiis quæ dedísti, qui spem resurrectiónis ac redemptiónis nostræ Fílii tui resurrectióne signásti.
Consérva in nobis inter ómnia hoc munus tuum, ut hunc resurrectiónis domínicæ diem dignis concinéntes carmínibus, ad te e terris sic dícere mereámur:
Levántanos en tu presencia, Dios todopoderoso, en quien vivimos, a quien nos hemos consagrado, de quien hemos recibido el bien de nuestra salvación, es don tuyo nuestra celebracion, favor tuyo la vida de los creyentes, rescate tuyo la resurrección de los muertos.
Hazte presente en los sacrificios que estableciste, en las alegrías que nos has procurado, tú que con la resurrección de tu Hijo confirmaste la esperanza de nuestra resurrección y redención.
Conserva en nosotros este don tuyo entre todo y por encima de todo; que en este día de la resurrección del Señor, entonando cantos dignos de ti podamos decirte desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Christus Dóminus, qui exaltándus pepéndit in ligno, coronatúrus vos humilitátis attóllat triúmpho.
R/. Amen.
Cristo Señor, que para ser exaltado fue clavado en la cruz, al ser coronado haga triunfar vuestra humildad.
R/. Amén.
Cuiúsque in sepúlcro caro non vidit corruptiónem, procul a vobis effíciat omnes líbitus carnis vestræ.
R/. Amen.
Aquél cuyo cuerpo no conoció la corrupción en el sepulcro, aleje de vosotros todos los deseos desordenados del carne.
R/. Amén.
Ut cum eo sine fine vivátis, quem resurrexísse fidéliter créditis.
R/. Amen.
Que podáis vivir por toda la eternidad con aquél a quien con toda fidelidad creéis resucitado.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Accedentes / Canto de Comunión
(Sicut in Hilaria Paschæ / Como en la Alegría de la Pascua)
Mt 28,2-10
Gaudéte pópuli et lætámini.
Ángelus sedit super lápidem Dómini, ipse vobis evangelizávit.
Christus surréxit a mórtuis Salvátor mundi et replévit ómnia suavitáte.
Gaudéte pópuli et lætámini.

V/. Et accédens revólvit lápidem et sedébat super eum: erat autem aspéctus eius sicut fulgur et vestiménta eius sicut nix.
R/. Christus surréxit a mórtuis et replévit ómnia suavitáte.

V/. Nólite timére vos, scio enim Iesum qui crucifíxus est quæritis non est hic, surréxit enim sicut dixit.
R/. Christus surréxit a mórtuis et replévit ómnia suavitáte.

Alegraos, pueblos, saltad de gozo.
Un ángel del Señor se sentó encima de la piedra y trajo la buena nueva.
Ha resucitado de entre los muertos Cristo el Salvador del mundo y su olor ha inundado la tierra.
Alegraos, pueblos, saltad de gozo.

V/. Y acercándose corrió la piedra y se sentó encima: su aspecto era de relámpago y su vestido blanco como la nieve.
R/. Cristo ha resucitado de entre los muertos y su olor ha inundado la tierra.

V/. Vosotros no temáis, ya sé que buscáis a Jesús el crucificado: No está aquí. Ha resucitado, como había dicho.
R/. Cristo ha resucitado de entre los muertos y su olor ha inundado la tierra.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Explétis, Dómine, in hac sancta sollemnitáte nostræ servitútis offíciis, grátias tibi laudésque deférimus dono tuæ miseratiónis adiúti.
Precántes te, Deus, ut a peccátis nos ábluas et in tuis semper láudibus exsultáre concédas.

R/. Amen.
Acabados, Señor, en esta sagrada solemnidad, los oficios de nuestra servidumbre, te damos gracias y te alabamos, fortalecidos con los dones de tu misericordia.
Te suplicamos, Dios, que nos purifiques de nuestros pecados y nos concedas alegrarnos siempre en tus alabanzas.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et ómnia regis per ómnia semper sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 511-518) y del Liber Commicus I (pp. 370-373). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo. La traducción de la oración post gloriam está tomada del Manual de liturgia hispano-visigótica o mozárabe del P. Germán Prado, OSB, Ed. Voluntad, Madrid 1927, pp. 76-77. Traducción de post nomina por Jaime Colomina Torner en La Fe de nuestros padres. Temas de fe y vida cristiana en la misa hispanomozárabe, Instituto de Estudios Visigótico Mozárabes, Toledo 2000, p. 130. Traducción de illatio, post Sanctus y post pridie tomada de la bitácora del P. Javier Sánchez Martínez Corazón eucarístico de Jesús: Una plegaria eucarística hispano-mozárabe, (15/05/2011). Bendición de mozarabia.es (23/05/2014). Resto de oraciones: Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 374-377.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español)
.

2. Sal 106,2; Ap 14,1. N. de La Ermita.

3. Ap 8,2-5; 20,11; 12,1-9; 21,1-2.11a.13; 22,3b.4a.5b. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMX-MMXV