La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del IV Domingo de Pascua (Año II)

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


Prælegendum / Canto de entrada Ap 11,15-18; 12,10
Grátias tibi ágimus, Deus noster omnípotens, qui es et qui eras, quia factum est regnum huius mundi Dómini nostri Iesu Christi. Te damos gracias, Señor, Dios todopoderoso, el que es, el que era, porque el imperio del mundo ha pasado a nuestro Señor Jesucristo.
V/. Nunc facta est salus et virtus et regnum Dei nostri et potéstas Christi eius, quia proiéctus est accusátor fratrum nostrórum, qui accusábat illos ante conspéctum Dómini nostri die ac nocte.
R/. Quia factum est regnum huius mundi Dómini nostri Iesu Christi.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Quia factum est regnum huius mundi Dómini nostri Iesu Christi.
V/. Ahora ha llegado la victoria, el poder, el reino de nuestro Dios y la soberanía de su mesías, porque ha sido expulsado el acusador de nuestros hermanos, el que día y noche les acusaba ante nuestro Dios.
R/.
Porque el imperio del mundo ha pasado a nuestro Señor Jesucristo.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Porque el imperio del mundo ha pasado a nuestro Señor Jesucristo.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Dómine Iesu Christe, qui post appensiónem crucis et susceptiónem mortis clarificátus es virtúte resurrectiónis, præsta nobis adipíscere præmium nostræ redemptiónis, atque ita ágere mystéria tuæ prætéritæ passiónis, ut in præsénti cum sanctis ángelis exsultémus in glória resurgéntis.
R/. Amen.
Señor Jesucristo, que después de estar colgado en la cruz y haber recibido la muerte fuiste glorificado en tu resurrección; concédenos alcanzar el premio de nuestra redención y celebrar de tal manera los misterios de tu pasada pasión, que podamos ahora alegrarnos con los santos ángeles en tu gloriosa resurrección.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía
Annus secundus / Año II Ap 10,1-11
Apocalípsis Ioánnis apóstoli.
R/.
Deo grátias.
Apocalipsis del apóstol Juan.
R/. Demos gracias a Dios.

Ego Ioánnes fui in spíritu et vidi álium ángelum fortem descendéntem de cælo amíctum nube, et iris super caput, et fácies eius erat ut sol, et pedes eius tamquam colúmnæ ignis; et habébat in manu sua libéllum apértum. Et pósuit pedem suum déxterum supra mare, sinístrum autem super terram, et clamávit voce magna, quemádmodum cum leo rugit. Et cum clamásset, locúta sunt septem tonítrua voces suas. Et cum locuta fuíssent septem tonítrua, scriptúrus eram; et audívi vocem de cælo dicéntem: «Signa, quæ locúta sunt septem tonítrua, et noli ea scríbere».

Et ángelus, quem vidi stántem supra mare et supra terram, levávit manum suam déxteram ad cælum et iurávit per Vivéntem in sæcula sæculórum, qui creávit cælum et ea, quæ in illo sunt, et terram et ea, quæ in ea sunt, et mare et ea, quæ in eo sunt: «Tempus ámplius non erit»; sed in diébus vocis séptimi ángeli, cum cœperit tuba cánere, et consummátum est mystérium Dei, sicut evangelizávit servis suis prophétis.

Et vox, quam audívi de cælo, íterum loquéntem mecum et dicéntem: «Vade, áccipe librum apértum de manu ángeli stantis supra mare et supra terram». Et ábii ad ángelum dicens ei, ut daret mihi libéllum. Et dicit mihi: «Áccipe et dévora illum; et fáciet amaricáre ventrem tuum, sed in ore tuo erit dulcis tamquam mel». Et accépi libéllum de manu ángeli et devorávi eum, et erat in ore meo tamquam mel dulcis; et cum devorássem eum, amaricátus est venter meus. Et dicunt mihi: «Opórtet te íterum prophetáre super pópulis et géntibus et linguis et régibus multis».

R/. Amen.

Yo Juan vi otro ángel vigoroso, que bajaba del cielo envuelto en una nube; sobre la cabeza tenía el arco iris; su rostro era como el sol, y sus piernas como columnas de fuego. Tenía en la mano un librito abierto. Puso el pie derecho sobre el mar y el izquierdo sobre la tierra, y gritó con voz potente, como el rugido del león. Cuando gritó, los siete truenos hicieron oír sus voces. Cuando hablaron los siete truenos, me dispuse a escribir; pero oí una voz del cielo, que decía: «Ten en secreto lo que han dicho los siete truenos, y no lo escribas».

El ángel que había visto en pie sobre el mar y sobre la tierra alzó la mano derecha hacia el cielo y juró por aquel que vive por los siglos de los siglos -el que creó el cielo y lo que hay en él, la tierra y todo lo que contiene, el mar y todo lo que hay en él-: «Se acabó el plazo»; cuando suene la trompeta del séptimo ángel, Dios cumplirá su plan secreto, anunciado a sus siervos los profetas.

Después, la voz del cielo que había oído me habló de nuevo y me dijo: «Anda, toma el libro abierto en la mano del ángel que está en pie sobre el mar y sobre la tierra». Corrí hacia el ángel y le dije que me diera el librito. Él me contestó: «Tómalo y cómetelo; te amargará las entrañas, pero en tu boca será dulce como la miel». Tomé el librito de la mano del ángel y me lo comí; era dulce como la miel en mi boca, pero en cuanto me lo comí se me llenaron de amargura las entrañas. Entonces me dijeron: «Es necesario que profetices aún acerca de muchos pueblos, naciones, lenguas y reyes».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación
Annus secundus / Año II Sal 97,2-3
Memor fuit Dóminus misericórdiæ suæ Iacob, et veritátis suæ Dómui Ísrael. Se acordó el Señor de su misericordia para con Jacob, de su lealtad para con la casa de Israel.
V/. Notum fecit Dóminus salutáre suum, ante conspéctum géntium revelávit iustítiam suam.
R/. Dómui Ísrael.
V/. El Señor ha dado a conocer su victoria, ha revelado a las naciones su justicia.
R/. Para con la casa de Israel.

Inicio página

Apostolus / Apóstol
Annus secundus / Año II He 8,14-25
Léctio libri Áctuum Apostolórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Cum audíssent apóstoli, qui erant Hierosólymis, quia recépit Samaría verbum Dei, misérunt ad illos Petrum et Ioánnem, qui cum descendíssent, oravérunt pro ipsis, ut accíperent Spíritum Sanctum: nondum enim super quemquam illórum vénerat, sed baptizáti tantum erant in nómine Dómini Iesu. Tunc imposuérunt manus super illos, et accipiébant Spíritum Sanctum.

Cum vidísset autem Simon quia per impositiónem mánuum apostolórum darétur Spíritus, óbtulit eis pecúniam dicens: «Date et mihi hanc potestátem, ut cuicúmque imposúero manum, accípiat Spíritum Sanctum».

Petrus autem dixit ad eum: «Argéntum tuum tecum sit in perditiónem, quóniam donum Dei existimásti pecúnia possidéri. Non est tibi pars neque sors in verbo isto, cor enim tuum non est rectum coram Deo. Pæniténtiam ítaque age ab hac nequítia tua et roga Dóminum, si forte remittátur tibi hæc cogitátio cordis tui; in felle enim amaritúdinis et obligatióne iniquitátis vídeo te esse».

Respóndens autem Simon dixit: «Precámini vos pro me ad Dóminum, ut nihil véniat super me horum, quæ dixístis». Et illi quidem testificáti et locúti verbum Dómini, redíbant Hierosólymam, et multis vicis Samaritanórum evangelizábant.

R/. Amen.

En aquellos días:

Los apóstoles, que estaban en Jerusalén, al saber que Samaría había recibido la palabra de Dios, les enviaron a Pedro y a Juan; llegaron y oraron por los samaritanos, para que recibieran el Espíritu Santo; pues aún no había bajado sobre ninguno de ellos, y sólo habían recibido el bautismo en el nombre de Jesús, el Señor. Entonces les impusieron las manos, y recibieron el Espíritu Santo.

Simón, al ver que mediante la imposición de las manos de los apóstoles se confería el Espíritu Santo, les ofreció dinero, diciendo: «Dadme también a mí ese poder, para que al que imponga las manos reciba el Espíritu Santo».

Pedro le dijo: «Al infierno tú y tu dinero, por haber creído que el don de Dios se compra con dinero. No tienes parte ni herencia en esto, porque tu corazón no es recto delante de Dios. Arrepiéntete de tu maldad y pide al Señor que te perdone, si es posible, el mal pensamiento que has tenido; pues veo que no tienes buenas intenciones y estás atrapado en los lazos de la iniquidad».

Simón respondió: «Pedid vosotros por mí al Señor para que no me suceda nada de lo que acabáis de decir». Ellos, después de haber dado testimonio y haber predicado la palabra del Señor, se volvieron a Jerusalén, evangelizando muchas aldeas de los samaritanos.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio
Annus secundus / Año II Jn 13,33-14,13
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dixit Iesus discípulis suis: «Filioli, adhuc módicum vobíscum sum; quærétis me, et sicut dixi Iudæis: Quo ego vado, vos non potéstis veníre, et vobis dico modo. Mandátum novum do vobis, ut diligátis ínvicem; sicut diléxi vos, ut et vos diligátis ínvicem. In hoc cognóscent omnes quia mei discípuli estis: si dilectiónem habuéritis ad ínvicem».

Dicit ei Simon Petrus: «Dómine, quo vadis?».

Respóndit Iesus: «Quo vado, non potes me modo sequi, séqueris autem póstea».

Dicit ei Petrus: «Dómine, quare non possum te sequi modo? Animam meam pro te ponam».

Respóndet Iesus: «Ánimam tuam pro me pones? Amen, amen dico tibi: Non cantábit gallus, donec me ter neges.

Non turbétur cor vestrum. Créditis in Deum et in me crédite. In domo Patris mei mansiónes multæ sunt; si quo minus, dixíssem vobis, quia vado paráre vobis locum? Et si abíero et præparávero vobis locum, íterum vénio et accípiam vos ad meípsum, ut, ubi sum ego, et vos sitis. Et quo ego vado, scitis viam».

Dicit ei Thomas: «Dómine, néscimus quo vadis; quómodo póssumus viam scire?».

Dicit ei Iesus: «Ego sum via et véritas et vita; nemo venit ad Patrem nisi per me. Si cognovístis me, et Patrem meum útique cognoscétis; et ámodo cognóscitis eum et vidístis eum».

Dicit ei Philíppus: «Dómine, osténde nobis Patrem, et súfficit nobis».

Dicit ei Iesus: «Tanto témpore vobíscum sum, et non cognovísti me, Philíppe? Qui vidit me, vidit Patrem. Quómodo tu dicis: “Osténde nobis Patrem”? Non credis quia ego in Patre, et Pater in me est? Verba, quæ ego loquor vobis, a meípso non loquor; Pater autem in me manens facit ópera sua. Crédite mihi quia ego in Patre, et Pater in me est; alióquin propter ópera ipsa crédite.

Amen, amen dico vobis: Qui credit in me, ópera, quæ ego fácio, et ipse fáciet et maióra horum fáciet, quia ego ad Patrem vado. Et quodcúmque petiéritis in nómine meo, hoc fáciam, ut glorificétur Pater in Fílio».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Dijo Jesús a sus discípulos: «Hijos míos, voy a estar ya muy poco con vosotros. Me buscaréis, pero os digo lo mismo que dije a los judíos: Adonde yo voy no podéis ir vosotros. Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros. Que como yo os he amado, así también os améis unos a otros. En esto reconocerán todos que sois mis discípulos, en que os amáis unos a otros».

Simón Pedro le preguntó: «Señor, ¿a dónde vas?».

Jesús respondió: «Adonde yo voy, no puedes seguirme ahora; me seguirás más tarde».

Pedro dijo: «Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora? Yo daré mi vida por ti».

Jesús le contestó: «¿Que darás tu vida por mí? Te aseguro que no cantará el gallo antes que tú me niegues tres veces.

«No estéis angustiados. Confiad en Dios, confiad también en mí. En la casa de mi Padre hay sitio para todos; si no fuera así, os lo habría dicho; voy a prepararos un sitio. Cuando me vaya y os haya preparado el sitio, volveré y os llevaré conmigo, para que, donde yo estoy, estéis también vosotros; ya sabéis el camino para ir adonde yo voy».

Tomás le dijo: «Señor, no sabemos a dónde vas, ¿cómo vamos a saber el camino?».

Jesús le dijo: «Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie va al Padre sino por mí. Si me habéis conocido a mí, conoceréis también a mi Padre. Y desde ahora lo conocéis y lo habéis visto».

Felipe le dijo: «Señor, muéstranos al Padre y nos basta».

Jesús le dijo: «Llevo tanto tiempo con vosotros, ¿y todavía no me conoces, Felipe? El que me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: Muéstranos al Padre? ¿No crees que yo estoy en el Padre y el Padre en mí? Las palabras que os digo no las digo por mi propia cuenta; el Padre, que está en mí, es el que realiza sus propias obras. Creedme: yo estoy en el Padre y el Padre en mí. Creedlo al menos por las obras mismas».

«Os aseguro que el que cree en mí hará las obras que yo hago y las hará aún mayores que éstas, porque yo me voy al Padre; y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el hijo».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes
Annus secundus / Año II Gál 3,13; Ap 1,5; 1Pe 2,24
Allelúia. Aleluya.
V/. Redémit nos Dóminus de maledícto, et lavit nos a peccátis nostris.
R/. Allelúia.
V/. El Señor nos liberó de la maldición, y nos lavó de nuestros pecados.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio
Annus secundus / Año II Ap 1,8; 2,8; 14,1-2
Hæc dicit Dóminus qui erat et qui est, et qui ventúrus est omnípotens, primus et novíssimus qui mórtuus est et resurréxit et ecce vivens est.
Lavit nos supra lignum sánguine suo, ipsi glória in sæcula sæculórum, allelúia.
Esto dice el Señor, el que es, el que era y el que viene, el todopoderoso, el primero y el último, el que murió y ha vuelto a la vida.
El que nos ha lavado con su sangre sobre el madero, a él la gloria por los siglos de los siglos, aleluya.
V/. Vidi Agnum stantem super montem Sion et cum eo centum quadragínta quáttor míllia habéntes nomen eius et nomen Patris eius scriptum in fróntibus suis, et in mánibus eórum cítharas, cantántes et dicéntes:
R/. Ipsi glória in sæcula sæculórum, allelúia.
V/. Vi al Cordero, que estaba en pie sobre el monte Sión, acompañado de ciento cuarenta y cuatro mil personas que tenían escrito en las frentes su nombre y el nombre de su Padre y en sus manos cítaras y cantaban diciendo:
R/. A él la gloria por los siglos de los siglos, aleluya. 

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Offerámus, dilectíssimi fratres, panes propositiónis, qui desiderámus accédere ad mensam Dei omnipoténtis: nec de morte Christi coram pópulis erubéscere, sed de gloriósa cupiámus resurrectióne gaudére.
Nulla nobis desperatiónis calígo nascátur, sed lucérnam fídei mens serénior contemplétur.
Ut per viam vitæ simplíciter ambulántes, quandóque Christus visitáverit non invéniat dubitántes, nec árguat infidéles.
Demus pótius hospitalitáti competénter stúdium, receptúri in cæléstibus præmium.
Mundi quoque eídem Christo cordis hospítium præparémus et in nobis mansiónem sapiéntiæ fabricémus, ut in fractióne panis ab ómnibus cognoscéndus, resurrectiónem suam manifestáre dignétur in ætérna Dei Patris glória simplíciter adorándus.
Dies enim læta tunc tránsiet, si sollemnitáti devótio gloriósa concórdet.

R/. Amen.
Ofrezcamos, queridos hermanos, los panes de la proposición quienes deseamos acercarnos a la mesa del Dios todopoderoso: lejos de avergonzarnos ante los demás por la muerte de Cristo, deseemos alegrarnos por su resurrección gloriosa.
Que no aparezca ninguna sombra de desesperación, más bien la mente contemple con serenidad la luz de la fe.
Caminemos con sencillez por la senda de la vida temporal, para que cuando Cristo venga a visitarnos, no encuentre a nadie en la duda ni tenga que acusar a los incrédulos.
Practiquemos la hospitalidad de modo adecuado para recibir un premio en el cielo.
Preparemos en un corazón limpio un lugar para acoger a Cristo, y edifiquemos en nosotros la mansión de la sabiduría, para que, al conocerlo todos en la fracción del pan, y adorarlo con sencillez en la gloria eterna de Dios Padre, se digne manifestar su resurrección.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Benedícte Deus, et Pater universitátis, et substántiæ omnis creátor, condens unicuíque natúræ demutábilem legem, et ipse liber a lege natúræ, mortem périmens, diábolum infírmans, malítiam extínguens, sanctificatiónem tríbuens, immortalitátem perfíciens et infirmitátem expéllens, atque immensitátem tuam capácem fidélium tibi animárum accómodans sanctitáti.

Qui ad depelléndos mundi huius erróres, et omnem malígnæ poténtiæ natúram coarguéndam, Verbum et virtútem et sapiéntiam tuam, Deum ac Dóminum nostrum Iesum Christum Fílium tuum, consórtem cadúcæ carnis nostræ esse voluísti.
Per quem tibi grátias ágimus, ob hunc verum et consummátum, et ad salútem géneris humáni pretiósa sua passióne perféctum Paschæ diem; in quo ínferos ádiit, mortem vicit, diábolum coárguit, et leges tártari solvit; in hómine suo a quo mortis condicióne discésserat, coexitatúrus univérsæ carnis, quæ in se esset generánda natúra.

Ob quod fácito nos, omnípotens Pater, ut hunc sanctum in progénies et memorábilem in generatiónem diem confiténtes, non in amaritúdine véterum azymórum, neque in anterióris malítiæ ferménto, sed in nova et sincéra renátæ innocéntiæ conspersióne celebrémus, liberáti, regeneráti, sanctificáti, et coronáti.
R/. Amen.

Oh Dios bendito, Padre universal y creador de todo lo que existe: que impones a cada naturaleza una ley inmutable, quedando tú mismo libre de la ley natural; que das muerte a la muerte, debilitas al diablo, aniquilas el mal, otorgas la santidad, realizas la inmortalidad, destierras la enfermedad y adaptas tu inmensidad acogedora a la santidad de tus almas fieles.

Que para erradicar los errores de este mundo y confundir a toda criatura de maligno poder quisiste que tu Palabra, fuerza y sabiduría, nuestro Dios y Señor Jesucristo tu Hijo, fuera partícipe de nuestra carne caduca. Por su medio te damos gracias por este día de Pascua verdadero y acabado, perfeccionado con su pasión preciosa para salvación del género humano; en el que él bajó a los infiernos, venció a la muerte, confundió al diablo y abrogó las leyes del Tártaro, con el fin de corresucitar en su humanidad, de la que se había separado por la muerte, a la realidad de toda carne que en él mismo había sido regenerada.

Por lo cual, Padre omnipotente, haz que nosotros, proclamando santo este día para la posteridad y memorable para las generaciones, lo celebremos no en la amargura de los vetustos ácimos, ni en el fermento de la anterior malicia, sino bajo el nuevo y puro orvallo de la inocencia renacida, siendo libres y regenerados, santificados y coronados.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspécti sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Deus, qui in eléctis tuis extinxísti fúnditus mortem, cum mortem te inférni pronúntias esse, illos solum ex avérni claustris erúesti, quos tuos in fide et áctibus recognóveris: da præsénti christiáno convéntui resurrectiónis tuæ sollemnitáte ovánti legis tuæ præcéptis inviolabíliter inhærére, et indesinénter æstu tuæ dulcédinis anheláre.
Ut semper nos tuos operários ipse cognóscas, et ætérnis pœnis solútos secúndae resurrectiónis felicitáte sustóllas.
Quo præsénti sacrificio, et resurrectiónis tuæ gáudia celebrántibus se nobis maiéstas tua invísa visíbilem præbeat, et defunctórum spirítibus ad réquiem se osténdat.

R/. Amen.
Dios, tú suprimiste de raíz la muerte en tus elegidos al proclamarte como la muerte del mismo infierno, y salvarás de la cárcel del averno a quienes reconocerás como tuyos por su fe y sus acciones; concede a esta asamblea de cristianos, que te aclaman en esta solemnidad de tu resurrección, adherirse de modo indefectible a los preceptos de tu ley y anhelar sin cesar el fervor de tu dulzura. Haz que puedas reconocernos siempre como tus obreros y, libres de toda pena eterna, nos lleves a la felicidad de la segunda resurrección. Que cuantos celebramos con este sacrificio el gozo de tu resurrección, podamos un día contemplar tu majestad invisible y que ésta se manifieste también como descanso a las almas de los difuntos.
 R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Christe Deus, qui inter iníquos suspéndi passus es, crucis sustinéndo iniúriam: dato nobis perféctæ vitæ tolerántiam, ut caritáte illa qua ipse mundum díligens, pro eódem mortem subísti, inveniámur ipsi te opitulánte perfécti.
Sicque passiónis tuæ exémplo illáta tolerémus scándala, ut sánguine crucis tuæ ómnia pacificánte, cápitis nostri mereámur éffici membra.

R/. Amen.
Cristo, Dios, que fuiste colgado entre malhechores, soportando la infamia de la cruz; concédenos la constancia que lleva a la vida perfecta, para que gracias a la caridad con la que amaste al mundo hasta abrazar por él la misma muerte, seamos hallados perfectos con tu gracia. Y así, imitando los ejemplos de tu pasión soportemos los escándalos que sobrevengan y, por la sangre de tu cruz, que lo pacifica todo, merezcamos ser miembros tuyos que eres nuestra cabeza.
R/. Amén.
Præsta, per auctórem pacis et caritátis Dóminum nostrum Iesum Christum, cum quo tibi est una et coæquális esséntia in unitáte Spíritus Sancti regnántis, Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concédelo por el autor de la paz y de la caridad, nuestro Señor Jesucristo, con el cual vives en una sola e igual esencia, en la unidad del Espíritu Santo y reina, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias

Dignum et iustum est nos tibi grátias laudésque reférre, qui cum Spíritu Sancto regnándo manes in Patre; quique magno pietátis tuæ ammirandóque mystério manifestátus in carne, iustificátus in spíritu, osténsus in Ángelis, prædicátus in géntibus, créditus in hoc mundo, assúmptus in glória, de inférni nos perículis liberásti.
Chrismátis et carismátis tuæ dona dispértiens, ad sacerdotáles ínfulas et ad régiæ nobilitátis insígnia, tamquam eléctum genus et pópulum acquisitiónis invítas: sócians humáno géneri, consortémque natúram carnis assumptióne dignátus, iustus pro iniústis, pius pro ímpiis, aliéni reátus sorte suspénsus reconciliásti nos Deo.
Humilitáte tua nos érigis, contuméliis honóras, vulnéribus sanas, morte vivíficans.
Quidquid in nobis mors habébat iuris evácuans, obliteráto quod advérsum nos est deletóque chirógrapho, in cæléstis grátiæ beatitúdinem spem nostræ libertátis exténdis.
Victóriæ tuæ, resurrectionísque primítiis ad dona nos ætérnæ beatitúdinis provocásti.
Volens redémptos in cæléstibus collocáre, ad Deum Patrem vocatiónum nostrárum præcúrsor ascéndis, ut redémptor in terris, propitiátor in cælis, addíctos passióne absólvas, captívos advocatióne deféndas; ínsuper ad communiónem Córporis et Sánguinis tui non solum accipiéndi, sed étiam consecrándi per grátiam indúltæ sanctificatiónis admíttas, ut panis istíus viníque institútas a te tibi ac Deo Patri hóstias offerámus; quæ etsi non hábeant veram creatúræ diversitáte matériam, accípiant tamen débitam spiritáli benedictióne poténtiam.
Per quam oríginem quamdam evangélicæ imitatiónis adépti, cæléstium secretórum sacraménta discéntes, laudes quas tibi  in glória Patris cum Sancto Spíritu permanénti Ángeli et Archángeli canunt, nos quoque imitáti cæléstium beatitúdinem persolvámus cum Séraphim ita
dicéntes:

Es digno y justo que te demos gracias y entonemos alabanzas a ti que, reinando con el Espíritu Santo, permaneces en el Padre; y que por el magno y admirable misterio de tu piedad, manifestado en la carne, justificado en el espíritu mostrado a los ángeles, predicado a las gentes, creído en este mundo, elevado a la gloria, nos libraste de la amenaza del infierno.
Distribuyendo los dones de tu crisma y de tu carisma, convocas como a raza escogida y pueblo de adquisición, a las dignidades sacerdotales y a los grandes de la nobleza regia. Uniéndote al género humano y habiéndote dignado compartir su naturaleza por la asunción de la carne, nos reconciliaste con Dios, crucificado por la culpa ajena, como justo por los injustos y piadoso por los impíos.
Con tu humildad nos encumbras, nos honras con tus afrentas, nos sanas con tus heridas, nos das vida con tu muerte.
Abrogando todo derecho que tuviera sobre nosotros la muerte, olvidado y rescindido el cargo que existe contra nosotros, ensanchas la esperanza de nuestra libertad hasta la beatitud de la gracia celeste.
Con la primicia de tu victoria y resurrección nos incitaste hacia los bienes de la eterna felicidad.
Queriendo entronizar a los redimidos en el cielo, asciendes hasta Dios Padre como precursor de nuestros personales destinos, de modo que, siendo redentor en la tierra y abogado en el cielo, absuelvas con tu pasión a los fieles y defiendas con tu exculpación a los cautivos; más aun, los admitas en virtud de la gracia de la santidad otorgada, a la comunión de tu cuerpo y de tu sangre, no sólo para ser recibidos, sino también para ser consagrados; de modo que ofrezcamos a ti y a Dios Padre la ofrenda de este pan y de este vino por ti instituida, la cual, aunque en su diversidad creada no tiene sólida materia, sin embargo, recibe la fuerza que le es propia por la bendición espiritual.
Por medio de la cual, habiendo alcanzado un cierto inicio de imitación evangélica, aprendiendo los misterios de los arcanos celestes, podamos consagrarte a ti en la gloria del Padre con el Espíritu Santo, las alabanzas que te cantan los ángeles y arcángeles, emulando también nosotros a los bienaventurados del cielo, diciendo con los serafines:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus: qui móriens sæva avérni claustra destrúxit, et resúrgens ianuas nobis regni cæléstis apéruit.

Christus Dóminus ac redémptor ætérnus.

Verdaderamente santo, realmente bendito nuestro Señor Jesucristo tu Hijo, quien muriendo, derribó las horribles mazmorras del averno, y resucitando, nos abrió las puertas del Reino celeste.

Cristo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Commemorámus, Dómine, passiónem Iesu Christi Dómini nostri: qui se tibi per crucis déstinam in verum sacrifícium ófferens, confráctis avérni obícibus cum glorificáta carne tértia die rédiens a mórtuis vivus, suis póstmodum appáruit  discípulis gloriósus.
Et ídeo per eius te mortem póscimus et rógamus, ut his sacrifíciis ita propitiátus illábi iúbeas, quo omnes pro quibus offértur, et ferménto malítiæ cáreant, et novitáte Spíritus paschálium gaudiórum mereántur perágere sacraménta.

R/.
Amen.
Recordamos, oh Señor, la pasión de Jesucristo nuestro Señor: quien, ofreciéndose a ti en verdadero sacrificio por medio de la cruz, rotos los cerrojos del averno y retornando al tercer día vivo entre los muertos con la carne glorificada, se apareció luego glorioso a sus discípulos.
Y por tanto te pedimos y rogamos por su muerte que te dignes descender de manera tan favorable sobre este sacrificio que todos aquellos por quienes se ofrece queden libres del fermento del mal y puedan celebrar en la novedad del Espíritu los misterios de las fiestas pascuales.
R/.
Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Omnípotens ætérne Deus, qui Fílium tuum pro nostra redemptióne misísti verbo éditum, virgináli útero procreátum, ut carnem indúeret, et nos de peccatórum vínculis liberáret; pœnas crucis pértulit, divérsas torménta sustínuit, et nos sua passióne salvávit, simúlque resurrectióne redémit.
Miserére ígitur nostri, ut oratiónem quam nos ipse docére dignátus es, sic dícere mereámur:
Omnipotente y eterno Dios, que enviaste a tu Hijo para nuestra redención, manifestado por la palabra y engendrado en el seno virginal para vestir la carne y liberarnos de las cadenas del pecado: él sufrió la pena de la cruz, soportó variados tormentos y nos salvó con su pasión, redimiéndonos a la vez con su resurrección. Compadécete, pues, de nosotros para que la oración que tú mismo te dignaste enseñarnos podamos rezarla así:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Omnípotens Deus, qui ætérna dispénsat, in isto glorióso resurrectiónis suæ die vos ubérius benedícat.
R/. Amen.
Que Dios todopoderoso, dispensador de los bienes eternos, os bendiga copiosamente en este tiempo de su resurrección.
R/. Amén.
Claritátis suæ vos splendóre perfúndat, et mentes vestras pascháli lætítia répleat.
R/. Amen.
Que os ilumine con el resplandor de su gloria y llene vuestro espíritu con la alegría pascual.
R/.
Amén.
Irrigéntur péctora vestra dono Spíritus Sancti, ac sicut terra sítiens satiéntur imbre cælésti.
R/. Amen.
Que la gracia del Espíritu Santo llene vuestro corazón y como tierra sedienta quede empapado del rocío celestial.
R/.
Amén.
Ut consciéntiæ purgátos máculis, paschálibus vos dignos effíciat sacraméntis.
R/. Amen.
Que, purificados de las manchas de la conciencia, os haga dignos por medio de los sacramentos pascuales.
R/.
Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Accedentes / Canto de Comunión
(Sicut in Hilaria Paschæ / Como en la Alegría de la Pascua)
Mt 28,2-10
Gaudéte pópuli et lætámini.
Ángelus sedit super lápidem Dómini, ipse vobis evangelizávit.
Christus surréxit a mórtuis Salvátor mundi et replévit ómnia suavitáte.
Gaudéte pópuli et lætámini.

V/. Et accédens revólvit lápidem et sedébat super eum: erat autem aspéctus eius sicut fulgur et vestiménta eius sicut nix.
R/. Christus surréxit a mórtuis et replévit ómnia suavitáte.

V/. Nólite timére vos, scio enim Iesum qui crucifíxus est quæritis non est hic, surréxit enim sicut dixit.
R/. Christus surréxit a mórtuis et replévit ómnia suavitáte.

Alegraos, pueblos, saltad de gozo.
Un ángel del Señor se sentó encima de la piedra y trajo la buena nueva.
Ha resucitado de entre los muertos Cristo el Salvador del mundo y su olor ha inundado la tierra.
Alegraos, pueblos, saltad de gozo.

V/. Y acercándose corrió la piedra y se sentó encima: su aspecto era de relámpago y su vestido blanco como la nieve.
R/. Cristo ha resucitado de entre los muertos y su olor ha inundado la tierra.

V/. Vosotros no temáis, ya sé que buscáis a Jesús el crucificado: No está aquí. Ha resucitado, como había dicho.
R/. Cristo ha resucitado de entre los muertos y su olor ha inundado la tierra.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Explétis, Dómine, in hac sancta sollemnitáte nostræ servitútis offíciis, grátias tibi laudésque deférimus dono tuæ miseratiónis adiúti.
Precántes te, Deus, ut a peccátis nos ábluas et in tuis semper láudibus exsultáre concédas.

R/. Amen.
Acabados, Señor, en esta sagrada solemnidad, los oficios de nuestra servidumbre, te damos gracias y te alabamos, fortalecidos con los dones de tu misericordia.
Te suplicamos, Dios, que nos purifiques de nuestros pecados y nos concedas alegrarnos siempre en tus alabanzas.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et ómnia regis per ómnia semper sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 489-496) y del Liber Commicus I (pp. 357-360). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo. Traducción de la oratio admonitionis de mozarabia.es (11/05/2014); alia, illatio, post sanctum, post pridie y ad orationem Dominicam de Jaime Colomina Torner en La Fe de nuestros padres. Temas de fe y vida cristiana en la misa hispanomozárabe, Instituto de Estudios Visigótico Mozárabes, Toledo 2000, pp. 45, 102, 103 y 120. Benedictio tomada de la bitácora Mozarabía del P. Manuel González López-Corps (entrada del 16/05/2011). El resto de oraciones: oratio post gloriam, post nomina y ad pacem de Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe. Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 356; 358-359.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMX-MMXV