La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Sábado de Pascua antes de la octava

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


Prælegendum / Canto de entrada  Gál 3,27; Sal 113,15
Vos qui in Christo baptizáti estis, Christum induístis, allelúia. Los que habéis sido bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo, aleluya.
V/. Benedícti vos a Dómino, qui fecit cælum et terram.
R/. Christum induístis, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Christum induístis, allelúia.
V/. Que os bendiga el Señor creador del cielo y de la tierra.
R/. Os habéis revestido de Cristo, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Os habéis revestido de Cristo, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Dómine Iesu Christe, qui post appensiónem crucis et susceptiónem mortis clarificátus es virtúte resurrectiónis, præsta nobis adipíscere præmium nostræ redemptiónis, atque ita ágere mystéria tuæ prætéritæ passiónis, ut in præsénti cum sanctis ángelis exsultémus in glória resurgéntis.
R/. Amen.
Señor Jesucristo, que después de estar colgado en la Cruz y recibir la muerte, quisiste ser glorificado en virtud de la resurrección, concédenos alcanzar el premio de nuestra redención y celebrar de tal modo los misterios de tu pasada pasión, que podamos alegrarnos con los santos ángeles en tu gloria de resucitado.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Ap 3,14-22
Apocalípsis Ioánnis apóstoli.
R/. Deo grátias.
Apocalipsis del apóstol Juan.
R/. Demos gracias a Dios.
Ego Ioánnes, servus Iesu Christi, audívi vocem de cælo dicéntem mihi:

Ángelo ecclésiæ, quæ est Laodicíæ, scribe: Hæc dicit Amen, testis fidélis et verus, princípium creatúræ Dei:

Scio ópera tua, quia neque frígidus es neque cálidus. Útinam frígidus esses aut cálidus. Sic quia tépidus es et nec cálidus nec frígidus, incípiam te evómere ex ore meo. Quia dicis: «Dives sum et locupletátus et nullius égeo», et nescis quia tu es miser et miserábilis et pauper et cæcus et nudus, suádeo tibi émere a me aurum igne probátum, ut lócuples fias et vestiméntis albis induáris, et non appáreat confúsio nuditátis tuæ, et collýrium ad inunguéndum óculos tuos, ut vídeas. Ego, quos amo, árguo et castígo. Æmuláre ergo et pæniténtiam age. Ecce sto ad óstium et pulso. Si quis audíerit vocem meam et aperúerit iánuam, introíbo ad illum et cenábo cum illo, et ipse mecum. Qui vícerit, dabo ei sedére mecum in throno meo, sicut et ego vici et sedi cum Patre meo in throno eius.

Qui habet aurem, áudiat quid Spíritus dicat ecclésiis.

R/. Amen.

Yo Juan, siervo de Jesucristo, oí una voz del cielo que me decía:

Escribe al ángel de la Iglesia de Laodicea: Esto es lo que dice el amén, el testigo fiel y veraz, el principio de la creación de Dios:

Conozco tus obras: no eres ni frío ni caliente. Ojalá fueses frío o caliente. Pero porque eres tibio, y no eres ni frío ni caliente, te voy a vomitar de mi boca. Estás diciendo: Yo soy rico, yo me he enriquecido, a mí no me falta nada; y no sabes que eres desdichado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Te aconsejo que me compres oro acrisolado en el fuego para enriquecerte, vestiduras blancas para vestirte, y que no aparezca la vergüenza de tu desnudez, y un colirio para que unjas tus ojos y veas. Yo reprendo y castigo a los que amo; por tanto, sé fervoroso y arrepiéntete. Yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y me abre, entraré en su casa, cenaré con él y él conmigo. Al vencedor lo sentaré conmigo en mi trono, igual que yo, que he vencido y me he sentado con mi Padre en su trono.

El que tenga oídos que oiga lo que el Espíritu dice a las Iglesias.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 103,24
Quam magnificáta sunt ópera tua, Dómine, ómnia in sapiéntia fecísti. Qué numerosas son, Señor, tus obras; todas las has hecho con sabiduría.
V/. Repléta est terra creatúra tua, Dómine.
R/. Ómnia in sapiéntia fecísti.
V/. La tierra está llena de tus criaturas.
R/. Todas las has hecho con sabiduría.

Inicio página

Apostolus / Apóstol He 10,25-43
Léctio libri Áctuum Apostolórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles.
R/. Demos gracias a Dios.

In illis diébus:

Factum est cum introísset Petrus, óbvius ei Cornélius prócidens ad pedes adorávit. Petrus vero levávit eum dicens: «Surge, et ego ipse homo sum». Et loquens cum illo intrávit et invénit multos, qui convénerant; dixítque ad illos: «Vos scitis quómodo illícitum sit viro Iudæo coniúngi aut accédere ad alienígenam. Et mihi osténdit Deus néminem commúnem aut immúndum dícere hóminem; propter quod sine dubitatióne veni accersítus. Intérrogo ergo quam ob causam accersístis me».

Et Cornélius ait: «A núdius quarta die usque in hanc horam orans eram hora nona in domo mea, et ecce vir stetit ante me in veste cándida et ait: “Cornéli, exaudíta est orátio tua, et eleemósynæ tuæ commemorátæ sunt in conspéctu Dei. Mitte ergo in Ioppen et accérsi Simónem, qui cognominátur Petrus; hic hospitátur in domo Simónis coriárii iuxta mare”. Conféstim ígitur misi ad te, et tu bene fecísti veniéndo. Nunc ergo omnes nos in conspéctu Dei ádsumus audíre ómnia, quæcúmque tibi præcépta sunt a Dómino».

Apériens autem Petrus os dixit: «In veritáte compério quóniam non est personárum accéptor Deus, sed in omni gente, qui timet eum et óperatur iustítiam, accéptus est illi. Verbum misit fíliis Ísrael evangelízans pacem per Iesum Christum; hic est ómnium Dóminus. Vos scitis quod factum est verbum per univérsam Iudæam incípiens a Galilæa post baptísmum, quod prædicávit Ioánnes: Iesum a Názareth, quómodo unxit eum Deus Spíritu Sancto et virtúte, qui pertransívit benefaciéndo et sanándo omnes oppréssos a Diábolo, quóniam Deus erat cum illo.

Et nos testes sumus ómnium, quæ fecit in regióne Iudæórum et Ierúsalem; quem et occidérunt suspendéntes in ligno. Hunc Deus suscitávit tértia die et dedit eum maniféstum fíeri
non omni pópulo, sed téstibus præordinátis a Deo, nobis, qui manducávimus et bíbimus cum illo postquam resurréxit a mórtuis; et præcépit nobis prædicáre pópulo et testificári quia ipse est, qui constitútus est a Deo iudex vivórum et mortuórum. Huic omnes prophétæ testimónium pérhibent remissiónem peccatórum accípere per nomen eius omnes, qui credunt in eum».

R/. Amen.

En aquellos días:

Tan pronto como entró Pedro, Cornelio le salió al encuentro, cayó a sus pies y le adoró. Pedro lo levantó diciendo: «Levántate, que yo también soy hombre». Y conversando con él, entró y encontró a muchos reunidos; y les dijo: «Vosotros sabéis que a un judío le está prohibido juntarse con extranjeros y entrar en su casa. Pero Dios me ha enseñado a no llamar profano o impuro a ningún hombre; por lo cual he venido sin vacilar al ser llamado. Yo os pregunto ahora por qué motivo me habéis llamado».

Cornelio respondió: «Hace cuatro días, justamente a esta misma hora, las tres de la tarde, estaba yo orando en mi casa, cuando se presentó delante de mí un hombre con un vestido resplandeciente, y me dijo: Cornelio, Dios ha escuchado tu oración y tiene presente tus limosnas. Envía a Jafa a llamar a Simón Pedro, que se hospeda en casa de Simón, curtidor, junto al mar. Te mandé a buscar en seguida; y has hecho bien en venir. Y ahora aquí estamos todos delante de Dios para escuchar todos los preceptos que el Señor te ha dado».

Pedro tomó la palabra y dijo: «Compruebo que Dios no hace distinción de personas, que acepta al que le es fiel y practica la justicia, sea de la nación que sea. Él ha enviado su palabra a los israelitas anunciando la paz por medio de Jesucristo, que es el Señor de todos. Vosotros conocéis lo que ha pasado en Judea, comenzando por Galilea, después del bautismo que predicó Juan: cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y llenó de poder a Jesús de Nazaret, el cual pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el demonio, porque Dios estaba con él.

Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en el país de los judíos y en Jerusalén. Ellos lo mataron, colgándolo de un madero. Pero Dios lo resucitó al tercer día y le concedió que se manifestase no a todo el pueblo, sino a los testigos elegidos de antemano por Dios, a nosotros, que hemos comido y bebido con él después de su resurrección de entre los muertos; y nos encargó predicar al pueblo y proclamar que Dios lo ha constituido juez de vivos y muertos. Todos los profetas testifican que el que crea en él recibirá, por su nombre, el perdón de los pecados».

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 21,15-19a
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del Santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dicit Simóni Petro Iesus: «Simon Ioánnis, díligis me plus his?».

Dicit ei: «Étiam, Dómine, tu scis quia amo te».

Dicit ei: «Pasce agnos meos».

Dicit ei íterum secúndo: «Simon Ioánnis, díligis me?».

Ait illi: «Étiam, Dómine, tu scis quia amo te». Dicit ei: «Pasce oves meas».

Dicit ei tértio: «Simon Ioánnis, amas me?».

Contristátus est Petrus quia dixit ei tértio: «Amas me?», et dicit ei: «Dómine, tu ómnia scis, tu cognóscis quia amo te».

Dicit ei: «Pasce oves meas. Amen, amen dico tibi: Cum esses iúnior, cingébas teípsum et ambulábas, ubi volébas; cum autem senúeris, exténdes manus tuas, et álius te cinget et ducet, quo non vis». Hoc autem dixit signíficans qua morte clarificatúrus esset Deum.

 R/. Amen.

En aquel tiempo:

Jesús dijo a Simón Pedro: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas más que éstos?».

Pedro le contestó: «Sí, Señor, tú sabes que te amo».

Jesús le dijo: «Apacienta mis corderos».

Por segunda vez le preguntó: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas?».

Él le respondió: «Sí, Señor, tú sabes que te amo».

Jesús le dijo: «Apacienta mis ovejas».

Por tercera vez le preguntó: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas?».

Pedro se entristeció porque le había preguntado por tercera vez si lo amaba, y le respondió: «Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo».

Jesús le dijo: «Apacienta mis ovejas. Te aseguro que cuando eras más joven, tú mismo te sujetabas la túnica con el cinturón e ibas adonde querías; pero cuando seas viejo, extenderás tus manos, otro te la sujetará y te llevará adonde tú no quieras». Dijo esto para indicar con qué muerte iba a glorificar a Dios.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sof 3,8 (2)
Allelúia. Aleluya.
V/. In die resurrectiónis meæ, dicit Dóminus, congregábo gentes et cólligam ómnia regna terræ.
R/. Allelúia.
V/. El día en que me levante, dice el Señor, reuniré a las gentes y congregaré a los reinos de toda la tierra.
R/.
Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Ez 42,13; 43,2
Sacerdótes qui appropínquant Dómino, illi ponant sancta sanctórum et sacrifícium pro peccáto, quia locus sanctus est, allelúia, allelúia. Los sacerdotes que se acercan al Señor, depositarán allí las cosas santísimas y el sacrificio por el pecado, porque este lugar es santo, aleluya, aleluya.
V/. Allelúia.
Cláritas Dei veniébat per viam quæ est ad Oriéntem, et vox eius sicut vox aquárum multárum, et terra splendébat in circúitu alacritáte.
R/. Quia locus sanctus est, allelúia, allelúia.
V/. Aleluya.
La gloria de Dios llegaba a la parte de oriente. Su ruido era como el
ruido de una masa de agua, y la tierra resplandecía de gloria.
R/. Porque este lugar es santo, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Conveniéntes ad sacrosánctum resurrectiónis festum, dilectíssimi fratres, obsecrémus misericórdiam Redemptóris, ut qui de ipsíus resurrectióne lætámur, in diem advéntus sui cum ómnibus sanctis coronári mereámur.
R/.
Amen.

Al reunirnos para la fiesta sacrosanta de la resurrección, queridos hermanos, invoquemos la misericordia del Redentor, de forma que los que nos alegramos de su resurrección, en el día de su venida, merezcamos ser coronados con todos los santos.
R/. Amén.
Per ineffábilem bonitátem tuam, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu inefable bondad, Dios nuestro, que vives, y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Tibi, Dómine, ob honórem resurrectiónis tuæ máximas concínnimus laudes, peténtes ut sicut pro nobis peccatóribus dignátus es mori, et die tértia resúrgi, ita per te ab ómnibus iniquitátibus nostris mereámur absólvi.
R/. Amen.

A ti, Señor, te cantamos las más altas alabanzas por el honor de tu resurrección, pidiéndote que lo mismo que por nosotros pecadores, te dignaste morir y resucitar al tercer día, así merezcamos ser absueltos por ti de todas nuestras iniquidades.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Ætérne Dei Fílius, qui pro nobis mortem excípiens crucis vivus tértia die resurrexísti a mórtuis; placátus súscipe hæc appósita tibi paschálium gaudiórum libámina. Quo per resurrectiónis tuæ victóriam, et in vivéntibus mors vitiórum intéreat, et in defúnctis pœnális combústio evanéscat.
R/.
Amen.

Eterno Hijo de Dios, que, aceptando por nosotros la muerte de Cruz, resucitaste al tercer día de entre los muertos, recibe aplacado, estas ofrendas de gozo pascual que te presentamos.
Así, por la victoria de tu resurrección, se cumpla en los que viven, la muerte de los vicios y se desvanezca para los difuntos la pena del fuego.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Præsta, omípotens Deus, cordis nostri lætítiam, ut in die salútis hodiérnæ, réddita nobis reconciliatiónis tuæ páctio nulla interpósita dolositáte appáreat.
R/.
Amen.
Concédenos, Dios omnipotente, la alegría de corazón; para que en este día de salvación, al rehacer nuestro pacto de reconciliación contigo, no quede en él ninguna especie de dolo.
R/. Amén.
Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, qui vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, vere æquum et salutáre est, te Dóminum nostru humáni géneris reparatióne mirábilem, exsultatiónibus et gáudiis laudáre in die, quæ ómnibus diébus temporibúsque præcéllens, et sævæ mortis intéritu et beátæ resurrectiónis est clara primátu.

In hac enim die Unigénitus tuus, ut primogénitus esset ex mórtuis ad glorificándam in se carnis nostræ animæque natúram, qua potestáte occúbuit, eádem potestáte resurréxit.
Quem colláudant Ángeli et Archángeli, una voce dicentes:

Es verdaderamente digno y justo, verdaderamente equitativo y saludable, que te alabemos con exaltación gozosa, a ti, Señor nuestro, admirable por la reparación del género humano, en el día que por delante de los demás días y tiempos brilla por el ocaso de la muerte cruel y por la primicia de la dichosa resurrección.

Pues en este día, tu Unigénito, para ser primogénito de entre los muertos, y para glorificar en sí mismo la naturaleza de nuestro cuerpo y alma, con el mismo poder con que se entregó a la muerte, resucitó también.
A él le alaban los ángeles y arcángeles, diciendo a una voz:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus es, Christe Redémptor, qui nostrórum dissolvísti víncula peccatórum, et triúmphans de ínferis liber remeásti ad sólium tuum.

Christe Dómine ac redémptor ætérne.

Verdaderamente eres santo, verdaderamente bendito, Cristo Redentor, que deshiciste los lazos de nuestros pecados y triunfando del infierno, volaste libre a tu trono.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Cuncta crédimus, Dómine, quæ instituísti nobis ut servarémur.
Idcírco pétimus, ut qui in hoc témpore resurrectiónis tuæ ádsumus, mereámur in futúro consórtium Angelórum.

R/.
Amen.
Creemos, Señor, todo lo que has dejado establecido para que lo cumplamos.
Pedimos por ello, que los que nos hallamos presentes en este tiempo de tu resurrección, merezcamos en el futuro la compañía de los ángeles.
R/. Amén.
Te præstánte, Dómine Iesu Christe, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus perómnia Deus, hæc ómnia nobis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor Jesucristo, que con el Padre y el Espíritu Santo, eres un solo Dios, pues creas todas estas cosas para nosotros, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Omípotens ætérne Deus, qui Fílium tuum pro nostra redemptióne misísti verbo éditum, virgináli útero procreátum, ut carnem indúeret et nos de peccatórum vínculis liberáret.
Miserére ígitur nostri, ut oratiónem quam nos ipse docére dignátus es, sic dícere mereámur e terris:
Dios omnipotente y eterno, que enviaste por nuestra salvación a tu Hijo, manifestado en el Verbo, procreado en el seno virginal, para revestirse de nuestra carne y librarnos de los lazos del pecado.
Ten misericordia de nosotros para que podamos decir desde esta tierra la oración que tú mismo nos enseñaste.

Inicio página

Benedictio / Bendición
Omnípotens Deus qui ætérna dispénsat, in isto glorióso resurrectiónis suæ die vos ubérius benedícat.
R/. Amen.
Dios omnipotente que otorga las cosas eternas, os bendiga con mayores riquezas en este día glorioso de su resurrección.
R/. Amén.
Claritátis suæ vos splendóre perfúndat, et mentes vestras pascháli lætítia répleat.
R/. Amen.
Os bañe en el esplendor de su claridad y llene vuestras mentes de alegría pascual.
R/. Amén.
Ut consciéntiæ purgátos máculis, paschálibus vos dignos effíciat sacraméntis.
R/. Amen.
Y limpios de las manchas de la conciencia, os haga dignos de los sacramentos pascuales.
R/. Amén.
Ipso præstánte, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concediéndolo él mismo que en la Trinidad es un solo Dios y vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Accedentes / Canto de Comunión
(Sicut in Hilaria Paschæ / Como en la Alegría de la Pascua)
Mt 28,2-10
Gaudéte pópuli et lætámini.
Ángelus sedit super lápidem Dómini, ipse vobis evangelizávit.
Christus surréxit a mórtuis Salvátor mundi et replévit ómnia suavitáte.
Gaudéte pópuli et lætámini.

V/. Et accédens revólvit lápidem et sedébat super eum: erat autem aspéctus eius sicut fulgur et vestiménta eius sicut nix.
R/. Christus surréxit a mórtuis et replévit ómnia suavitáte.

V/. Nólite timére vos, scio enim Iesum qui crucifíxus est quæritis non est hic, surréxit enim sicut dixit.
R/. Christus surréxit a mórtuis et replévit ómnia suavitáte.

Alegraos, pueblos, saltad de gozo.
Un ángel del Señor se sentó encima de la piedra y trajo la buena nueva.
Ha resucitado de entre los muertos Cristo el Salvador del mundo y su olor ha inundado la tierra.
Alegraos, pueblos, saltad de gozo.

V/. Y acercándose corrió la piedra y se sentó encima: su aspecto era de relámpago y su vestido blanco como la nieve.
R/. Cristo ha resucitado de entre los muertos y su olor ha inundado la tierra.

V/. Vosotros no temáis, ya sé que buscáis a Jesús el crucificado: No está aquí. Ha resucitado, como había dicho.
R/. Cristo ha resucitado de entre los muertos y su olor ha inundado la tierra.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Explétis, Dómine, in hac sancta sollemnitáte nostræ servitútis offíciis, grátias tibi laudésque deférimus dono tuæ miseratiónis adiúti.
Precántes te, Deus, ut a peccátis nos ábluas et in tuis semper láudibus exsultáre concédas.

R/. Amen.
Acabados, Señor, en esta sagrada solemnidad, los oficios de nuestra servidumbre, te damos gracias y te alabamos, fortalecidos con los dones de tu misericordia.
Te suplicamos, Dios, que nos purifiques de nuestros pecados y nos concedas alegrarnos siempre en tus alabanzas.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et ómnia regis per ómnia semper sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 461-462; 470-473) y del Liber Commicus I (pp. 339-341). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

Traducción: Completuria del Domingo III de Pascua y el resto de Gómez-Chacón y Díaz Alejo, Balbino, Misal Hispano-Mozárabe (obra inédita facilitada a La Ermita en febrero de 2016).

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Cf. Sof 3,8. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXII-MMXVI