La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de los santos hermanos Vicente, Sabina y Cristeta, mártires

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe

28 Octobris / 28 de octubre

IN DIEM SANCTORUM FRATRUM VINCENTII, SABINÆ ET CHRISTETÆ, MARTYRUM
EN EL DÍA DE LOS SANTOS HERMANOS VICENTE, SABINA Y CRISTETA, MÁRTIRES (1)

Festivitas / Festividad

Misa de los Stos. Vicente, Sabina y Cristeta ("Martirio de los santos Vicente Sabina y Cristeta", s. XII. Cenotafio en la Basílica de S. Vicente, Ávila)
 

 

Prælegendum / Canto de entrada Sof 3,20; Sal 112,1
Dabo vos nominátos in glória, allelúia, in ómnibus diébus vitæ vestræ, allelúia, allelúia. Os daré gloria y renombre, aleluya, todos los días de vuestra vida, aleluya, aleluya.
V/. Laudáte púeri, Dóminum, laudáte nomen Dómini.
R/.
In ómnibus diébus vitæ vestræ, allelúia, allelúia.

V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum. Amen.
R/.
In ómnibus diébus vitæ vestræ, allelúia, allelúia.

V/. Siervos del Señor, alabadlo, alabad el nombre del Señor.
R/.
Todos los días de vuestra vida, aleluya, aleluya.

V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/.
Todos los días de vuestra vida, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Beatissimórum mártyrum tuórum Vincéntii, Sabínæ et Christétæ præsídiis animáti, fida ad Dóminum nostrum pergat orátio.
Ut quórum in hoc sæculo gloriósum celebrámus triúmphum, eórum in ætérnum précibus adiuvémur.

R/. Amen.

Animados por el patrocinio de los santos mártires Vicente, Sabina y Cristeta, oremos confiadamente al Señor para que los que en este tiempo celebramos su triunfo glorioso, seamos ayudados por sus preces para obtener la eternidad.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Quære in Communi plurimorum Martyrum, pp. 225, 228 et 231 / Como en el Común de varios Mártires, pp. 225, 228 y 231

COMMUNE PLURIMORUM MARTYRUM - I
COMÚN DE VARIOS MÁRTIRES - I

Prophetia / Profecía Sab 11,2-4; 10,17-20
Léctio libri Sapiéntiæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de la Sabiduría.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:

Sancti iter fecérunt per desérta, quæ non habitabántur,
et in locis ínviis fixérunt casas;
stetérunt contra hostes
et de inimícis se vindicavérunt.
Sitiérunt et invocavérunt te;
et data est illis aqua de petra altíssima,
et remédium sitis de lápide duro.

Réddidit sanctis mercédem labórum suórum
et dedúxit illos in via mirábili
et fuit illis in velaménto diéi
et in luce stellárum per noctem.

Tránstulit illos per mare Rubrum
et transvéxit illos per aquam nímiam;
inimícos autem illórum demérsit
et ab altitúdine abýssi edúxit illos.

Ídeo iusti tulérunt spólia impiórum
et decantavérunt, Dómine , nomen sanctum tuum
et victrícem manum tuam laudavérunt unanímiter.

R/. Amen.

Esto dice el Señor:

Los santos atravesaron un desierto inhóspito
y acamparon en parajes intransitables.
Hicieron frente a sus enemigos
y rechazaron a sus adversarios.
Tuvieron sed y te invocaron:
de una roca escarpada se les dio agua
y de una piedra dura remedio para su sed.

Dio a los fieles la recompensa por sus trabajos,
los condujo por un camino maravilloso,
fue para ellos sombra durante el día
y resplandor de estrellas por la noche.

Les abrió paso a través del mar Rojo
y los condujo a través de aguas caudalosas;
sumergió a sus enemigos
y luego los sacó a flote desde lo hondo del abismo.

Por eso los justos despojaron a los impíos,
cantaron himnos, Señor, a tu santo nombre
y celebraron a coro tu mano vencedora.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 91,13-14.2
Sancti tui, Dómine, sicut palma florébunt; plantáti in domo tua, Dómine. El justo crecerá como la palmera, plantado en la casa del Señor.
V/. Bonum est confitéri Dómino, et psállere nómini tuo, Altíssime.
R/. Plantáti in domo tua, Dómine.
V/. Es bueno dar gracias al Señor y tañer para tu nombre, oh Altísimo.
R/. Plantado en la casa del Señor.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 2Cor 5,1-5.6-8 (2)
Epístola Pauli apóstoli ad Corínthios secúnda.
R/. Deo grátias.
Lectura de la segunda carta del Apóstol Pablo a los corintios.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Scimus enim quóniam, si terréstris domus nostra huius tabernáculi dissolvátur, ædificatiónem ex Deo habémus domum non manufáctam, ætérnam in cælis.

Nam et in hoc ingemíscimus, habitatiónem nostram, quæ de cælo est, superíndui cupiéntes, si tamen et exspoliáti, non nudi inveniámur.

Nam et, qui sumus in tabernáculo, ingemíscimus graváti, eo quod nólumus exspoliári, sed supervestíri, ut absorbeátur, quod mortále est, a vita.

Qui autem effécit nos in hoc ipsum, ígitur et sciéntes quóniam, dum præséntes sumus in córpore, peregrinámur a Dómino; per fidem enim ambulámus et non per spéciem. Audémus autem et bonam voluntátem habémus magis peregrinári a córpore et præséntes esse ad Dóminum.

 R/. Amen.

Hermanos:

Sabemos que si se destruye esta nuestra morada terrena, tenemos un sólido edificio que viene de Dios, una morada que no ha sido construida por manos humanas, es eterna y está en los cielos.

Y, de hecho, en esta situación suspiramos anhelando ser revestidos de la morada que viene del cielo, si es que nos encuentran vestidos y no desnudos.

Pues los que vivimos en esta tienda suspiramos abrumados, por cuanto no queremos ser desvestidos sino sobrevestidos para que lo mortal sea absorbido por la vida

Y el que nos ha preparado para esto es Dios. Así pues, llenos de buen ánimo y sabiendo que, mientras habitamos en el cuerpo, estamos desterrados lejos del Señor, caminamos en fe y no en visión. Pero estamos de buen ánimo y preferimos ser desterrados del cuerpo y vivir junto al Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Mt 10,16-22
Léctio sancti Evangélii secúndum Matthæum.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del Santo Evangelio según san Mateo.
R/. Gloria a ti, Señor.

In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus loquebátur discípulis suis dicens: «Ecce ego mitto vos sicut oves in médio lupórum; estóte ergo prudéntes sicut serpéntes et símplices sicut colúmbæ.

Cavéte autem ab homínibus; tradent enim vos in concíliis, et in synagógis suis flagellábunt vos; et ad præsides et ad reges ducémini propter me in testimónium illis et géntibus. Cum autem tradent vos, nolíte cogitáre quómodo aut quid loquámini; dábitur enim vobis in illa hora quid loquámini. Non enim vos estis, qui loquímini, sed Spíritus Patris vestri, qui lóquitur in vobis.

Tradet autem frater fratrem in mortem, et pater fílium; et insúrgent fílii in paréntes et morte eos affícient. Et éritis ódio ómnibus propter nomen meum; qui autem perseveráverit in finem, hic salvus erit».
R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo hablaba con sus discípulos y les decía: «Mirad que yo os envío como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas.

Pero ¡cuidado con la gente!, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa, para dar testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os entreguen, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en aquel momento se os sugerirá lo que tenéis que decir, porque no seréis vosotros los que habléis, sino que el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros.

El hermano entregará al hermano a la muerte, el padre al hijo; se rebelarán los hijos contra sus padres y los matarán. Y seréis odiados por todos a causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el final, se salvará».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sab 19,9 (3)
Allelúia. Aleluya.
V/. Ambulábunt sancti gaudéntes, velut agni pleni páscuæ.
R/. Allelúia.
V/. Estarán los santos gozosos, como corderos saciados.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Mt 10,16.19-20
Locútus est Dóminus discípulis suis, dicens eis: «Ecce ego mitto vos sicut oves in médio lupórum.
Estóte ergo prudéntes sicut serpéntes et símplices sicut colúmbæ», allelúia, allelúia.
El Señor habló a sus discípulos y les dijo: «Mirad que yo os envío como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas», aleluya, aleluya.
V/. Cum autem tradent vos, nolíte cogitáre quómodo aut quid loquámini.
Dábitur enim vobis in illa hora quid loquímini, sed Spíritus Patris vestri qui lóquitur in vobis.
R/. Estóte ergo prudéntes sicut serpéntes et símplices sicut colúmbæ», allelúia, allelúia.
V/. Cuando os entreguen, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en aquel momento se os sugerirá lo que tenéis que decir, porque no seréis vosotros los que habléis, sino que el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros.
R/. Sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas», aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Omnis fidélium turba et christiána religiósitas universa, utérque sexus utérque afféctus. perfécta fide sinceráque devotióne in trino mártyre vicísse Trinitátem exsúltet atque tres per Trinitátem victóres exstitísse concélebret. Vincéntium inquam cum Sabína et Christéta soróribus, quorum fides pervénit ad fructum, spes ad præmium. cáritas ad regnum, pássio ad triúmphum.

Hic namque Vincéntius, ille est cui prædúrum molléscit sub pédibus saxum, cuiúsque hódic cérnitur infíxum petra vestígium, planta scílicet vim emólliens lápidis qui calcatúrus esset durítiam persequéntis, his étiam suis cum soróribus hódie laudábili consúmptus est morte; hódie páriter ineffábili sunt remuneráti mercéde.

Proínde, imménsæ Trinitátis poténtiam in horum passiónis festo rogémus, ut quæ illis properáta est ad corónam nobis ad indulgéntiam fáveat, et quæ sub illórum durióra mollívit pédibus saxa, nostra per confessiónem vere compuctiónis emólliat corda.
R/. Amen.

Toda la comunidad de los fieles y la universal religión de los cristianos, uno y otro sexo, uno y otro estado, con perfecta fe y devoción sincera, salten de gozo por la victoria de la Trinidad en estos tres mártires, celebrando cómo los tres resultaron vencedores por la Trinidad.
Hablo de Vicente y de sus hermanas Sabina y Cristeta, cuya fe alcanzó su fruto, su esperanza el premio, su caridad el reino, su pasión el triunfo.

Pues este Vicente es aquel que sintió reblandecerse bajo sus pies la dura roca, aquel cuya huella puede hoy contemplarse grabada en la piedra, porque su planta ablandó la consistencia de la losa, como había de pisotear la terquedad del perseguidor.
Él, con sus hermanas, alcanzó hoy una muerte gloriosa, hoy igualmente fueron premiados con un don inefable.

Imploremos, pues, en la fiesta de su martirio, el poder infinito de la Trinidad; para que, como a ellos los llevó a la corona, nos atraiga a nosotros el perdón y, como ablandó la roca bajo sus pies, ablande también nuestros corazones, si es auténtica la compunción que manifestamos.
R/. Amén.

Te præstánte, summe Deus, qui in Trinitáte gloriáris, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concédanoslo, Dios altísimo, que glorioso en la Trinidad, un solo Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Gloriósa hæc est illa mártyrum tuórum Christe, Vincéntii, Sabínæ et Christétæ sollémnitas,
quæ et illórum memóriam et tua benefícia ánnua vice óculis mortálium repræséntat.
Hi sunt plane mártyres tui, qui in te vero lápide angulári confísi, dum vanis lapídibus sacrificáre
spernunt, humília lapídibus colla deíciunt, sicque désuper illísi ictu feriéntium moriúntur.
Recte hi super lápides meruérunt occídi, quorum uita vel doctrína inter incredulórum durítiam occásum invénit.
Fúerit his licet corporális punítio per supplícium, est tamen victória per triúmphum.
Sit quamvis mors illáta supplício, sed vita felix manet in regno.

Non enim punívit crudélitas quos cupívit, quos in se Trínitas victóres effécit; punívit quidem ut pótuit, non punívit ut vóluit. Immánis quippe ferócitas sanctórum et victóriam cupívit exstínguere et salútem, sed et in hoc sanctórum voluntáti noléndo desérviens, membra tantum punívit supplíciis, ánimas suo expiátas vúlnere transmíttit in cælis.
Quosque hic ne víncerent tímuit, hos post mortem víctores intelléxit, cum illórum corpóribus prævidit cælitus impéndi
honórem, quibus ipse rábidus intúlerat necem.

His proínde intercedéntibus sanctis, veniam te nostris, Deus, quæsumus donáre flagítiis.
Quo mundáti corde et córpore, hunc diem sanctórum tuórum per multas témporum séries mereámur
devotíssime celebráre.
R/. Amen.

Esta es, oh Cristo, la gloriosa solemnidad de tus santos mártires Vicente, Sabina y Cristeta que una vez al año ponen ante los ojos de los mortales su memoria y tus beneficios.
Ellos son claramente tus mártires que, afirmados en ti, auténtica piedra angular, mientras desdeñan sacrificar a ídolos de piedra, inclinan, humildes, sus cabezas a las losas para morir machacados por los golpes de sus verdugos.
Naturalmente habían de ser sacrificados sobre piedra quienes llegan al ocaso de su vida y de su doctrina contra la dureza de los incrédulos.
Pretendían infligirles una pena corporal por el suplicio pero ellos obtienen la victoria por el triunfo.
Así, aunque la muerte les llegue por el suplicio, la vida permanece felizmente en el reino.

Pues no castigó la crueldad a los que deseaba castigar y la Trinidad convirtió en vencedores; los castigó como pudo, no como hubiese querido.
La cruel ferocidad pretendió acabar con la victoria y con la salvación de los santos; pero también en esto, sirviendo sin querer a la voluntad divina, solo castigó con suplicios los cuerpos de los mártires, enviando al cielo sus almas, purificadas por los suplicios.
Tuvo miedo de que vencieran y supo que eran vencedores después de su muerte, al contemplar los honores celestiales que se rendían a aquellos cuerpos que él, rabioso, había martirizado hasta la muerte.

Así que, por la intercesión de estos santos, te rogamos, oh Dios, que nos concedas el perdón de nuestros pecados.
Con ello, limpios de alma y cuerpo, alcancemos celebrar devotamente por muchos años este día de tus santos.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos

Offeréntium vota ac sepultórum memóriam, horum tibi mártyrum, Dómine, Deus sancte, comménda sufrágiis, quorum córpora post mortem dignis glorificásti exséquiis.
Sit, quæsumus, in hac præsénti celebritáte absolútio defúnctis, et spirituális lætítia in commúne ómnibus christiánis.
R/. Amen.

Señor, Dios Santo, por la intercesión de estos mártires, cuyos cuerpos glorificaste después de su muerte con dignas muestras de complacencia, recibe con agrado las ofrendas de los que vivimos y la memoria de los ya fallecidos.
Te rogamos que los difuntos alcancen su absolución en esta presente festividad, y todos los cristianos logremos en común la alegría espiritual.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz

Deus, qui beatíssimos mártyres Vincéntium, Sabínam atque Christétam, et germanitátis et passiónis unióne indivíduos fore constituísti, ut qui uno erant gérmine próditi, uníus quoque essent passiónis glória consummándi, tuis nostras áuribus ingérimus voces, omni cordis intentióne rogántes, ut etsi simus divídui córpore, te opitulánte habeámur indivídui caritáte.
R/. Amen.

Oh Dios, que mantuviste estrechamente unidos a los santos mártires Vicente, Sabina y Cristeta, en la hermandad de sangre y en el martirio, de forma que, habiendo nacido de la misma rama, alcanzasen la gloria en el mismo suplicio: escucha nuestras súplicas, pues te rogamos, con toda la intensidad de nuestro afecto, que, aunque estemos separados en el cuerpo, por tu ayuda, estemos siempre unidos en el amor.
R/. Amén.
Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz  verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias

Dignum et iustum est, æquum vere et salutáre est, nos tibi grátias ágere, Dómine, sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum.
Qui, dum imménsis mirabílibus gloríficat sanctos, ad conversiónem cohortátur iníquos, dumque in eléctis diffúsa osténdit mirácula, pérditis restáurat benefícia gratiósa, ac dum in beátis miráculo se intercedénte gloríficat, amíssam cæcis visiónem refórmat; id scílicet ad custódiam députans mártyrum, quod ad conversiónem infidélitas arguerétur.

Ob sacra quippe mártyrum Vincéntii, Sabínæ et Christétæ córpora invisénda, hóminem quemdam curiósitas ímpulit, sed incrédula; videns nempe córpora mártyrum, serpentínis íllico sane verum repériens sensum, quo forsan abíerat infidelitátis adsénsu.
Occúltis ígitur hæc acta vel discréta tuis, Deus Pater, iudíciis, et veráciter fore crédimus, et christiánæ instructióni ad memóriam revocámus.
Serpens quippe olim de paradíso protopláustum éxpulit hóminem, nunc ipse eum hic revocávit ad fidem; et quæ illum suasióne vétitum illéxit édere pomum, hæc istum
vi dolóris fecit crédere crucifíxum.
Hæc in illo totum quod fuit intellectuále subvértit, quæ in isto totum adstríngens quod erat córporis, os tantum ad confessiónem servavit.

Illic promissióne hóminem cómpulit ad ruínam; hic terróre revocávit ad grátiam.
Illic vanitáte decépit, quem hic violéntia reparávit.
Illic pœna mortis, hic effícitur causa salútis.
Illic iustum de paradíso eiécit, hic ímpium ecclésiæ matri restítuit.
Illic prostrávit eléctum, hic reparávit infírmum.
Illic fictióne sui líberum in hómine vulnerávit arbítrium, hic torméntis aucto fidélem extórsit promíssum, quo tibi, Deus, sacrum ædificáret in honóre mártyrum templum.
Unde mérito omnes Ángeli et Archángeli, Throni, Dominatiónes, Virtútes, Principátus et Potestátes, Chérubim ac Séraphim, in quorum cónstitit númerus electórum, te glorificáre et magnificáre atque laudáre non cessant ita dicéntes:

Es digno y justo, verdaderamente equitativo y saludable, que te demos gracias, Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno, por Cristo, tu Hijo, nuestro Señor.
Él, mientras con infinitas maravillas glorifica a los santos, llama a conversión a los pecadores: mientras para los elegidos pone en juego sus milagros, concede a los extraviados sus beneficios de gracia; y al mostrar su gloria milagrosamente a los bienaventurados, devuelve a los ciegos la vista perdida, poniendo a los mártires como argumento de conversión para los infieles.

Por eso aquel hombre curioso, que fue empujado por su incredulidad, fue a ver los sagrados cuerpos de Vicente, Sabina y Cristeta, y, mientras estaba mirando los cuerpos martirizados, se sintió estrechado por los anillos de una serpiente supo encontrar en ello el verdadero significado de lo que había dejado de tener por su infidelidad.
Creemos, Padre, que por tus ocultos designios se han producido estos distintos sucesos y los traemos a la memoria para instrucción de los cristianos.
Pues una serpiente expulsó en otro tiempo del paraíso al primero de los hombres, y otra trae ahora de nuevo a la fe al que la había perdido: una persuadió al primer hombre para que comiera del fruto prohibido, otra, por la violencia del dolor, trae de nuevo la fe al que ya no creía en el crucificado.
Una subvierte en aquél toda su potencia intelectiva, la otra, estrechando en éste su integridad corporal, le deja libre la boca para un acto de fe.

Allí por su falaz promesa, lleva al hombre a la ruina, aquí por el temor, le devuelve a la gracia.
Allí engaña con una apariencia vana, al que aquí restaura por la violencia.
Allí resulta pena de muerte, aquí causa de salvación.
Allí echa a un justo del paraíso, aquí devuelve al impío a la madre Iglesia.
Allí echa por tierra al elegido, aquí restaura al enfermo.
Allí con engaño, dañó en el hombre el libre albedrío, aquí, por el tormento, arranca la fiel promesa de edificarte un templo en honor de tus mártires.
Por ello, con sobrada razón, todos los ángeles y arcángeles, los tronos, las dominaciones, las virtudes, los principados y las potestades,
los querubines y los serafines, que constituyen el número de los elegidos, no cesan de glorificarte, de engrandecerte y de alabarte, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere gloriósus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, qui trium mártyrum hódie in passióne laudátur.
Vincéntius quippe, cum Sabína et Christéta soróribus, in hoc die pro eius nómine viríliter agonízans, contemnéndo lábilem vitam, pretiósæ mortis adéptus est glóriam.
Cuius vestígium lapis in terra victóriam gestat, remuneratiónem post supplícium custódia cælitus deláta demónstrat.
Tu ígitur, Dómine, in horum passióne laudábilis, tu gloriósus in horum supplício clebráris, qui sanctórum tuórum, quorum ánimas in æthéreis locáveris regnis, inhonóra in terris córpora non relinquis.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Verdaderamente es Santo, verdaderamente glorioso, nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que hoy es ensalzado en la pasión de estos mártires.
Pues Vicente, con sus hermanas Sabina y Cristeta, luchando virilmente en este día por su nombre, despreciando la vida pasajera, alcanzaron la gloria de una muerte preciosa.
Su victoria la proclama en la tierra la piedra con su huella; el premio que sigue al suplicio queda demostrado por la guardia que baja del cielo.
Tú pues, Señor, eres digno de alabanza en su pasión, tú apareces glorioso en el martirio, al no dejar en la tierra sin los debidos honores los cuerpos de tus santos, después de asignar sitio a sus almas en el reino celestial.

Cristo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Prædictórum mártyrum tuórum, Dómine, passiónis memóriam faciéntes, qui pro te váriis verbéribus cæsi, ecúleo impósiti, super lápides illísis fuste cérebris, consummáta decoráti sunt glória passiónis, supplíci te devotióne rogámus, ut sic nunc précibus mortálium delectéris, quo et obláta sanctífices, et oblatóres a delíctis emúndes.
R/.
Amen.

Recordando la pasión de estos mártires, que por tu nombre fueron azotados con diversos rebenques, sometidos al torno, derramada a mazazos su masa cerebral entre las piedras, siendo así coronados por la gloria perfecta del martirio; te rogamos, con humilde devoción, que te complazcas en las preces de estos mortales, santifiques nuestras ofrendas y limpies de delitos a los oferentes.
R/. Amén.

Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas, benedícis ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de † vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Deus, qui sacris tribúsque martýribus Vincéntio, Sabínæ et Christétæ id grátie contulísti, ut qui pestíferi anguis evícerant morsum, eórum serpéntis custódia inhumáta córpora servaréntur,
quo illius vel ob custódiam sui uteréntur obséquiis, quam in paradíso deceptrícem nóverant hómines; nostris, quæsumus, précibus implorátus antíqui serpéntis in nobis périme virus, et ea nos semper propítius tuére custódia, quo nullis impellámur vítiis ad ruínam.
Étenim cum omne quod cúpimus nóveris, misericórditer tamen quid orémus osténdis.
Placábilem ergo accómmoda précibus nostris aurem, et sicut orándi quibus postúleris dedísti præcépta, ita afféctum quo impetréris accómmoda, cum ad te corde nunc proclamavérimus et língua:
Oh Dios, que a los tres sagrados mártires Vicente, Sabina y Cristeta que habían superado la mordedura de la serpiente infernal, otorgaste la gracia de que sus cuerpos insepultos fueran custodiados por la serpiente, de forma que recibieron así el homenaje de la que en el paraíso había engañado al hombre, atiende nuestras preces; haz morir en nosotros la ponzoña de la antigua serpiente, y guárdanos siempre propicio, con vigilancia tal, que por ningún vicio seamos empujados a la ruina.
Pues, sabiendo todo lo que deseamos, nos muestras misericordioso, lo que debemos pedir, y según nos mandaste lo que debemos pedirte en la oración inspíranos también el afecto con que demos invocarte cuando ahora nos dirigimos a ti, repitiendo con el corazón y con la lengua:

Inicio página

Benedictio / Bendición

Christus Dóminus qui vim lápidis sub pédibus emollívit Vincéntii beatíssimi mártyris, cor vestrum emólliat grátia sui timóris.
R/.
Amen.

Cristo el Señor, que ablandó la dureza de la piedra bajo los pies del glorioso mártir Vicente, ablande vuestros corazones con la gracia de su amor.
R/. Amén.

Quique illum cum Sabína et Christéta soróribus glória passiónis unívit.
R/. Amen.

Él que lo unió en la gloria del martirio a sus hermanas Sabina y Cristeta, os asocie a su caridad.
R/. Amén.

Ut sicut illórum córpora divína sunt serváta custódia, ita cor vestrum visitátio tueátur angélica.
R/. Amen.

Y como sus cuerpos fueron vigilados por una guardia del cielo, así guarde vuestro corazón la presencia de los ángeles.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Dómine, Deus omnípotens, qui es vita et salus fidélium, quem ventúrum iúdicem crédimus verum, esto nobis propítius.
Et qui hanc oblatiónem pro nostra nostrorúmque salúte, vel pro expiatióne nostrórum peccatórum, in honóre sanctórum mártyrum tuórum Vincéntii, Sabínæ et Christétæ tibi obtúlimus, misericórdiæ tuæ opem in nos diffúndi sentiámus.
Ut qui iam refécti sumus ad mensæ tuæ convívium, dono tui múneris, cónsequi mereámur præmium sempitérnum.

R/. Amen.

Señor, Dios todopoderoso, que eres vida y salvación de los fieles: creemos que has de venir como juez verdadero. Sé propicio con nosotros, para que sintamos que el auxilio de tu misericordia se derrama sobre nosotros, que hemos ofrecido esta oblación por nuestra salvación y la de los nuestros, y por la expiación de nuestros pecados, en honor de tus santos mártires Vicente, Sabina y Cristeta.
Y así, los que nos hemos alimentado en el banquete de tu mesa, merezcamos conseguir como don de tu generosidad, el premio eterno.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 607-614) y del Liber Commicus II (pp. 198; 225-227; 228-230; 231-233). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011 y la eucología (excepto oratio post gloriam y completuria), de la traducción inédita del Misal llevada a cabo por el que fuera capellán y párroco de la parroquia mozárabe de las Santas Justa y Rufina de Toledo, Rvdo. P. Balbino Gómez-Chacón y Díaz Alejo ( 2006), cuyos textos han sido amablemente proporcionados a La Ermita por uno de sus antiguos colaboradores, en octubre de 2015.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. 2Cor 5,1-5a.6-8. N. de La Ermita.

3. Cf. Sab 19,9. Ver laudes de la misa de la fiesta de los santos Fructuoso, Augurio y Eulogio, mártires, donde el Liber Commicus, (p. 92) no indica reseña bíblica. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIII-MMXV