La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de los santos Cosme y Damián, mártires

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Esd IV 2,23.35; Sal 138,1-2
Dabo sanctis meis primam sessiónem, allelúia, in resurrectióne ætérna, et exquíram illos in gáudio meo.
Et lux perpétua lucébit eis, allelúia; et ætérnitas témporum præparáta est, allelúia, allelúia.
A mis santos les daré un lugar preeminente, aleluya, en la resurrección eterna; y compartirán mi alegría.
Resplandecerá en ellos una luz constante, aleluya; y poseerán la eternidad que les he preparado, aleluya, aleluya.
V/. Dómine, probásti me et cognovísti me, tu cognovísti sessiónem meam et resurrectiónem meam.
R/. Et lux perpétua lucébit eis, allelúia; et ætérnitas témporum præparáta est, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Et lux perpétua lucébit eis, allelúia; et ætérnitas témporum præparáta est, allelúia, allelúia.
V/. Señor, tú me sondeas y me conoces; me conoces cuando me siento o me levanto.
R/. Resplandecerá en ellos una luz constante, aleluya; y poseerán la eternidad que les he preparado, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Resplandecerá en ellos una luz constante, aleluya; y poseerán la eternidad que les he preparado, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Deus, qui sanctis tuis Cosmæ et Damiáno géminas contulísti ante mortem corónas, dando illis, et in medéndi arte efféctum, et victóriam súpplicii, te rogámus et petímus, ut ánimæ atque córpori nostro horum intervéntu salútem impértiens, et vita nostra incentivórum cáreat morbis, et desidérium concréscat spirituálibus documéntis.
R/. Amen.

Animados con la protección de los santos mártires Cosme y Damián, elevemos confiados nuestra oración a nuestro Señor.
Para que ellos nos ayuden con sus preces para siempre como nosotros celebramos hoy su triunfo en este mundo (2).
R/.
Amén.

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Sab 11,2-4
Léctio libri Sapiéntiæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de la Sabiduría.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:

Sancti iter fecérunt per desérta, quæ non habitabántur,
et in locis ínviis fixérunt casas;
stetérunt contra hostes
et de inimícis se vindicavérunt.
Sitiérunt et invocavérunt te;
et data est illis aqua de petra altíssima,
et remédium sitis de lápide duro.

R/. Amen.

Esto dice el Señor:

Los santos atravesaron un desierto inhóspito
y acamparon en parajes intransitables.
Hicieron frente a sus enemigos
y rechazaron a sus adversarios.
Tuvieron sed y te invocaron:
de una roca escarpada se les dio agua
y de una piedra dura remedio para su sed.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 59,13-14
Da nobis auxílium, Dómine, in tribulatióne. Ayúdanos, Señor, contra los opresores.
V/. In Deo faciémus virtútem, et ipse ad níhilum dedúcet tribulántes nos.
R/. In tribulatióne.
V/. Con la ayuda de Dios haremos cosas grandes, él aplastará a nuestros opresores.
R/. Contra los opresores.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Rom 8,28-39
Epístola Pauli apóstoli ad Romános.
R/. Deo grátias.
Carta del apóstol Pablo a los romanos.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Scimus autem quóniam diligéntibus Deum ómnia cooperántur in bonum, his, qui secúndum propósitum vocáti sunt. Nam, quos præscívit, et prædestinávit confórmes fíeri imáginis Fílii eius, ut sit ipse primogénitus in multis frátribus; quos autem prædestinávit, hos et vocávit; et quos vocavit, hos et iustificávit; quos autem iustificávit, illos et glorificávit.

Quid ergo dicémus ad hæc? Si Deus pro nobis, quis contra nos? Qui Fílio suo non pepércit, sed pro nobis ómnibus trádidit illum, quómodo non étiam cum illo ómnia nobis donábit? Quis accusábit advérsus eléctos Dei? Deus, qui iustíficat? Quis est qui condémnet? Christus Iesus, qui mórtuus est, immo qui suscitátus est, qui et est ad déxteram Dei, qui étiam interpéllat pro nobis?

Quis nos separábit a caritáte Christi? Tribulátio an angústia an persecútio an fames an núditas an perículum an gládius? Sicut scriptum est: «Propter te mortificámur tota die, æstimáti sumus ut oves occisiónis».

Sed in his ómnibus supervíncimus per eum, qui diléxit nos. Certus sum enim quia neque mors neque vita neque ángeli neque principátus neque instántia neque futúra neque virtútes neque altitúdo neque profúndum neque ália quælibet creatúra póterit nos separáre a caritáte Dei, quæ est in Christo Iesu Dómino nostro.

 R/. Amen.

Hermanos:

Sabemos que a los que aman a Dios todo les sirve para el bien; a los cuales ha llamado conforme a su designio. Porque a los que había conocido de antemano los predestinó a reproducir la imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, los llamó; a los que llamó, los justificó; a los que justificó, los glorificó.

Después de esto, ¿qué diremos? Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? El que no se reservó a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará todo con él? ¿Quien acusará a los elegidos de Dios? Dios es el que justifica. ¿Quien condenará? ¿Acaso Cristo Jesús, que murió, más todavía, resucitó y está a la derecha de Dios y que además intercede por nosotros?

¿Quién nos separará del amor de Cristo?, ¿la tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿el peligro?, ¿la espada?; como está escrito: Por tu causa nos degüellan cada día, nos tratan como a ovejas de matanza.

Pero en todo esto vencemos de sobra gracias a aquel que nos ha amado. Pues estoy convencido de que ni muerte, ni vida, ni ángeles, ni principados, ni presente, ni futuro, ni potencias, ni altura, ni profundidad, ni ninguna otra criatura podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús, nuestro Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 6,12-23 (3)
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.

Factum est autem in illis diébus, éxiit Iesus in montem oráre et erat pernóctans in oratióne Dei.

Et cum dies factus esset, vocávit discípulos suos et elégit Duódecim ex ipsis, quos et apóstolos nominávit: Simónem, quem et cognominávit Petrum, et Andréam fratrem eius et Iacóbum et Ioánnem et Philíppum et Bartholomæum et Matthæum et Thomam et Iacóbum Alphæi et Simónem, qui vocatur Zelótes, et Iudam Iacóbi et Iudam Iscarióth, qui fuit próditor.

Et descéndens cum illis stetit in loco campéstri, et turba multa Ierúsalem et marítima Tyri et Sidónis, qui venérunt, ut audírent eum et sanaréntur a languóribus suis; et, qui vexabántur a spirítibus immúndis, curabántur.

Et omnis turba quærébant eum tángere, quia virtus de illo exíbat et sanábat omnes.

Et ipse, elevátis óculis suis in discípulos suos, dicébat:

«Beáti páuperes, quia vestrum est regnum Dei.

Beáti, qui nunc esúritis, quia saturabímini.

Beáti, qui nunc fletis, quia ridébitis.

Beáti éritis, cum vos óderint hómines et cum separáverint vos et exprobráverint et eiécerint nomen vestrum tamquam malum propter Fílium hóminis. Gaudéte in illa die et exsultáte, ecce enim merces vestra multa in cælo».

R/. Amen.

En aquellos días, Jesús salió al monte a orar y pasó la noche orando a Dios.

Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió de entre ellos a doce, a los que también nombró apóstoles: Simón, al que puso de nombre Pedro, y Andrés, su hermano; Santiago, Juan, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Simón, llamado el Zelote; Judas el de Santiago y Judas Iscariote, que fue el traidor.

Después de bajar con ellos, se paró en una llanura con un grupo grande de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. Venían a oírlo y a que los curara de sus enfermedades; los atormentados por espíritus inmundos quedaban curados,

Y toda la gente trataba de tocarlo, porque salía de él una fuerza que los curaba a todos.

Él, levantando los ojos hacia sus discípulos, les decía:

«Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el reino de Dios.

Bienaventurados los que ahora tenéis hambre, porque quedaréis saciados.

Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis.

Bienaventurados vosotros cuando os odien los hombres, y os excluyan, y os insulten y proscriban vuestro nombre como infame, por causa del Hijo del hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo, porque vuestra recompensa será grande en el cielo».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes  
Allelúia. Aleluya.
V/. Hæc est domus Dómini, ubi hábitant sancti, hæc est Ierúsalem perfécta.
R/. Allelúia.
V/. Esta es la casa del Señor, donde habitan los santos, esta es la Jerusalén perfecta.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Is 56,5; 66,20-21
Hæc dicit Dóminus:
Dabo serviéntibus mihi nomen novum quod benedicétur super terram; et benedícent me iurántes in nómine meo, et pronuntiábunt glóriam meam in civitáte sancta Ierúsalem, allelúia.
Esto dice el Señor:
Daré a los que me sirven un nombre nuevo que será bendito por toda la tierra; me honrarán los que juran en mi nombre y pronuncian mi alabanza, en la ciudad santa, Jerusalén, aleluya.
V/. Addúcent fratres suos de univérsis locis, ut ófferant munus Dómino in psalmis et cánticis; et cum intúlerint mihi hóstias, sumam ex eis sacerdótes et levítas, qui adórent me et benedícant nomen meum super altáre meum.
R/. In civitáte sancta Ierúsalem, allelúia.
V/. Traerán a sus hermanos de todas las ciudades para ofrecer dones al Señor, con salmos y cantos, y cuando me presenten sus hostias tomaré de entre ellos sacerdotes y levitas que me adoren y bendigan mi nombre sobre mi altar.
R/. En la ciudad santa, Jerusalén, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Oblátis super aram unigéniti Fílii Dei devóta mente munéribus, ámicos Dei, victóres sæculi coherédes Christi, spirituáles médicos medéndi cura indústrios Cosmam et Damiánum, fratres dilectíssimi, deprecémur, ut omnígenæ infirmitáti nostræ, et medéndi prærogent curam, et visitándi non áuferant grátiam.
Quo per eos consolémur pósiti in dolóre, qui medicaménto tacti iustítiæ, ad suscipiéndam insuperábiles facti sunt passiónem.

R/. Amen.

Queridos hermanos: al ofrecer devotamente nuestros dones sobre el altar del unigénito Hijo de Dios, supliquemos a los amigos de Dios, vencedores de este mundo, coherederos de Cristo, médicos espirituales, peritos en el arte de sanar, Cosme y Damián, que apliquen su ciencia médica a toda enfermedad nuestra de cualquier género, y no nos priven de la gracia de su visita.
De forma que ellos nos consuelen cuando nos llega el dolor, ellos, que tratados con el medicamento de la justicia, resultaron invencibles para aceptar su martirio.
Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Deus, sanátor noster et médicus sempitérnus, qui Cosmam et Damiánum inconcússos fide, insuperábiles in virtúte fecísti, ut per suscépta vúlnera vulnéribus mederéntur humánis, qui ante passiónem ex terréno medicámine, salútem operáti essent in pópulis, hos, quæsumus, nostris infirmitátibus et custódes et médicos députa.
Per eos sanéntur infírma, per eos non recrudéscant sanata.
Per hos córpora, per hos ánimæ medicínam acquírant.
Hi týpicis ánimæ ægritudínibus finem, hi pátulis célerem impéndant ægrimóniis sanitátem.
Hi putrédines vúlnerum oratiónibus desécent:
Hi manu precatiónis, ábdita vulneratórum expúrgent.
Hi virtútem inválidis, robur fessis, victum egénis, subventiónem víduis, defensiónem órphanis, tuitiónem largiántur pupíllis.
Hi misériis humánis medélam illatúri occúrrant: hi pressúris hóminum cóncita levigatióne subvéniant.
Hi étiam sic nos hic a peccáti morbo servent illæsos; ut ad cæléstem perdúcant pátriam coronándos.

R/. Amen.

Dios salvador nuestro y médico sempiterno que a Cosme y Damián, firmes en la fe, los hiciste invencibles en la virtud, de forma que por las heridas que ellos sufrieron curasen las llagas de los hombres, como antes de su martirio ya lo habían practicado, llevando la salud a los pueblos por sus conocimientos médicos, encomiéndales nuestras enfermedades como a médicos piadosos.
Sana por ellos todo lo enfermo, sin posibilidad de recaída.
Cuerpos y almas reciban de ellos la adecuada medicina.
Acaben con las arraigadas dolencias del ánimo, procurando rápida curación a nuestras depresiones.
Corten por lo sano, librándonos con sus oraciones, de la carne muerta de nuestras llagas, con la mano de su plegaria limpien hasta el fondo nuestras heridas.
Dispensen el vigor a los inválidos, la fortaleza a los que están cansados, el alimento a los hambrientos, ayuda a las viudas, defensa a los huérfanos, amparo a los desvalidos.
Acudan con el consuelo a las miserias humanas, lleven rápido alivio a las angustias de los hombres.
Ellos, por fin, nos conserven ilesos de la enfermedad del pecado, y nos lleven para ser coronados, a la patria celestial.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos

Recte, Dómine, per hos mártyres tuos pópulis attribuísti grátiam sanitátum, qui insuperábiles in passióne probáti sunt.
Ex hoc ígitur tuam oblátis víctimis cleméntiam implorámus, ut hæc oblátio et vivéntibus grátiæ donum et sepúltis ætérnæ quiétis cónferat refrigérium.

R/. Amen.

De manera admirable, Señor, distribuiste a los pueblos la gracia de la salvación, por estos mártires tuyos, que se mostraron invencibles en su pasión.
Por ello imploramos tu clemencia con estas víctimas que te ofrecemos, para que esta oblación nos consiga a los vivientes el don de la gracia y a los difuntos el refrigerio del descanso eterno.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz

Mirábilis es, Deus, mirábilis et præclárus, qui sanctis Cosmæ et Damiáno efféctus adiútor fortis, non eos passus es adversántium intérimi lapídibus vel sagíttis.
Nec enim fas erat ut sublimitáte crucis eréctos, tela inimíci rédderent vulnerátos.
Pro quo pietátis tuæ cum tremóre audéntes cleméntiam postulámus, ut nos ista maiéstas tua præmúniat, quo nullis odiórum iáculis tacti, tibi qui verus lapis es, per pacis bonum mereámur sine fine coniúngi.

R/. Amen.

Eres admirable, Señor, admirable y glorioso, que has querido ser fortísima ayuda para los santos Cosme y Damián, y no has permitido que fueran muertos por las pedradas y los flechazos de sus enemigos.
Pues no convenía que levantados a la altura de la cruz, les hirieran los dardos del enemigo.
Por ello, aunque temerosos, nos atrevemos a implorar tu piadosa clemencia.
Protéjanos tu majestad de tal manera, que, sin ser tocados por las saetas del odio, lleguemos por el don de la paz, a estar unidos perpetuamente contigo que eres la roca verdadera.
R/. Amén.
Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, æquum vere et salutáre est, nos tibi grátias ágere, Dómine sancte Pater ætérne omnópotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum, qui sanctis gloriosísque Martýribus Cosmæ et Damiáno geminas contulit ante mortem coronas, dando illis et immedendi arte affectum, et victoriam per supplicium.
Hi namque curatiónum cómpotes facti, hinc fesso medéntur aliéno córpori, illinc infírma sua affígunt córpora cruci.
Hic aliórum infirmitátes curant, illic próprias ægritúdines tólerant.
Aliéno malágma cónferunt vúlneri, se ultróneæ subíciunt passióni.
Alterórum cruciátus exúrunt, et spontáneis se passiónibus tradunt.
In áliis périmunt, quod in se obvenísse lætántur.
Aliórum salútem signis virtútum, suam cumulántes stígmates passiónum.
Aliórum ægritúdines verbo, suas temporáli expiántes supplício; illórum medicamínibus probis, suas passiónibus ímprobis; aliórum morbis aquæ tepéntis potióne medéntur; sibi marínis mélius immérsi gurgítibus consolántur.
Per quos te, Deus Pater, rogámus et pétimus, ut ánimæ atque córpori nostro horum intervéntu salútem impértiens, et vita nostra incentivórum cáreat morbis, et desidérium concréscat spirituálibus documéntis.

Per Dóminum nostrum Iesum Christum Fílium tuum, cui mérito omnes Ángeli, et Archángeli non cessant clamáre cotídie una voce dicéntes:

Es digno y justo, verdaderamente equitativo y saludable, que te demos gracias, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno, por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor.
Él concedió coronas gemelas, antes de su muerte, a los santos y gloriosos mártires Cosme y Damián, dándoles el éxito en su arte de curar, y la victoria por el suplicio.
Pues ellos, habiendo alcanzado la competencia en medicina, por una parte curan los cuerpos enfermos de los demás, por otra clavan en la cruz sus propios cuerpos débiles.
Aquí curan las enfermedades de los ajenos, allí soportan sus propias molestias.
Ponen vendajes en las heridas de los otros, mientras se someten voluntariamente a la pasión.
Acaban de raíz con los tormentos de los demás, y se entregan voluntariamente a la pasión.
Acaban en los demás con lo mismo que se alegran de encontrar en sí mismos.
Amontonan milagros para la salud de los otros, y acumulan en sí mismos todas las llagas del martirio.
Curan con su palabra las enfermedades de los demás, las suyas, con el martirio temporal; aquellos con buenos medicamentos, éstas con malos padecimientos; los morbos ajenos los tratan con tomas de agua templada, los suyos, con la inmersión en las revueltas aguas del mar.
Por ellos te rogamos, Dios Padre, que concedas por su intercesión la salud a nuestras almas y cuerpos, que libres nuestra vida de la enfermedad de los incentivos carnales, acrecentando nuestros deseos espirituales.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, a quien alaban todos los ángeles y santos, diciendo sin cesar:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, qui prædíctos mártyres suos, et medicáminis arte indústrios, et crucis éfficit in patíbulo gloriósos.
In utróque ígitur cápitis sui imitántes exémplum, et curatiónum énitent grátia, et crucifixiónis mulctáti sunt pœna.
Sic, sic delitescénda virtus mártyrum, quæ terris occúlitur, in crucis porrécta patíbulo exaltátur.
Ténuit illic humílitas in ábditis, ne vanitáti patésceret, quod hic crux pátule ómnibus admirándum fore monstráret.
Nec tamen hoc cruciátu mártyrum elábitur vita, quo sua mortificáre Redémptor vóluit membra, ut quibus cruce crucifíxi vita promittebátur in cruce pósiti, non defícerent sed gaudérent.

Per Christum Dóminum ac Redemptórem ætérnum.

Verdaderamente es santo, verdaderamente bendito, nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que a estos mártires suyos les hizo expertos en el arte de la medicina y gloriosos en el patíbulo de la Cruz.
Pues en una y otra cosa, imitando el ejemplo de su cabeza, brillan por la gracia de las curaciones, y son condenados a la muerte en cruz.
Así la virtud de tus mártires, que se pretende ocultar en la tierra, es exaltada en el patíbulo de la cruz.
Lo que la humildad mantiene en lo escondido, para que no sea manifestado por vanidad, la cruz puede mostrarlo abiertamente a la admiración de todos.
Pero no se escapa la vida de los mártires por ese tormento que el Redentor quiso que mortificara sus miembros.
Por eso, quienes han recibido la promesa de la vida por la Cruz del crucificado, puestos en el trance de la Cruz, no quedan defraudados, se alegran de ello.

Por Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Facta, Dómine, commemoratióne mártyrum tuórum Cosmæ et Damiáni, qui pro te nervis cæsi, marínis flúctibus déditi, flammis iniécti, ecúleo impósiti, cruci affíxi, et invícti per passiónem et triumphatóres exstitérunt per mortem, te votis supplícibus implorámus, ut in hoc eórum venerábili festo oblátas tibi víctimas seréno vulto respícias, sumentibúsque ex eis Sancti Spíritus lumen infúndas quo, in hoc die passiónis eórum, sit pópulo fidéli spirituális lætítia, et gáudia tribuántur ætérna.
R/.
Amen.

Cuando hemos hecho, Señor, la conmemoración de tus mártires Cosme y Damián, que por tu nombre fueron azotados con nervios, arrojados a las olas del mar, entregados a las llamas, atormentados en el potro, clavados en la cruz, resultaron invictos en su martirio y triunfadores en su muerte; te imploramos humildemente, que las víctimas que te ofrecemos en esta su venerable festividad quieras recibirlas con rostro apacible, y a los que han de participar de ellas, les infundas la luz del Espíritu Santo, de forma que en este día de su martirio, el pueblo fiel se llene de alegría espiritual con la esperanza de los bienes eternos.

Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Deus, qui ad salútem humáni géneris Fílium tuum destinásti ad terras, cuius exémplum prædícti mártyres et virtúte miraculórum et passióne ipsa secúti sunt, réspice nos horum propitiátus suffrágio, et confessiónis própriæ voto per hos infírmo nostro subvéniens córpori, quos spirituáles médicos elegísti quo nostra his interveniéntibus a te accipiátur orátio, quibus curatiónum attribúta est óptio.
Ut per hos medicámine divíno compúcti, a te cum oravérimus mereámus ócius exaudíri:
Oh Dios, que para la salvación del género humano, destinaste a la tierra a tu Hijo, cuyo ejemplo siguieron los santos mártires, por su virtud obradora de milagros en su misma pasión; míranos bondadoso, por su intercesión, para que por la expresión de nuestra fe, atiendas por ellos a nuestro cuerpo enfermo, pues los elegiste médicos espirituales.
Así aceptarás nuestra oración por intermedio de quienes lograron de ti la facultad de las curaciones.
Como nosotros, impulsados por ellos y tu divino mandato, deseamos ser prontamente oídos por ti, cuando iniciamos nuestra oración.

Inicio página

Benedictio / Bendición
Divína cleméntia vestris précibus fáveat, quæ sanctos Cosmam et Damiánum crucifixióne glorificávit corpórea.
R/.
Amen.
Dé crédito a vuestras preces la divina clemencia, que glorificó a los santos Cosme y Damián, por la crucifixión corporal.
R/. Amén.
Hosque députet in suffrágio pereúntium, quos prærogatóres esse vóluit sanitátum.
R/. Amen.
Encomiende la ayuda de los que están en trance de perecer, a éstos que quiso dispensadores de salvación.
R/. Amén.
Quo, eórum précibus corruptiónum loti a vúlnere, sanáti corde et córpore, regna cum illis mereámini cæléstia possidére.
R/. Amen.
Así, bien lavados por sus preces, de la corrupción de vuestras llagas, sanos de cuerpo y alma, logréis poseer con ellos el reino celestial.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus, Dei nostri, qui es benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Deus, sanátor noster et médicus sempitérne, qui Cosmam et Damiánum inconcússos fide, et insuperábiles in virtúte fecísti ut per suscépta vúlnera vulnéribus mederéntur humánis, qui ante passiónem ex terréno medicámine salútis ópera essent in pópulis; hos, quæsumus, nostris infirmitátibus et custódes et médicos députa.
Per eos sanéntur infírma, per eos adquirátur ánimæ medicína.

R/. Amen.

Dios, sanador nuestro y médico sempiterno, que hiciste a Cosme y Damián firmes en la fe e invencibles en su fortaleza, para que por las heridas que ellos mismos padecieron, aportaran medicación a los padecimientos humanos, ellos que ya antes de su martirio derramaban la salud sobre los pueblos; desígnalos, te rogamos, guardianes y médicos para nuestras enfermedades.
Que por ellos sane toda enfermedad, por ellos tengan curación las almas.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et ómnia regis per ómnia semper sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 594-601) y del Liber Commicus II (pp. 193-195). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011 y la eucología, de la traducción inédita del Misal llevada a cabo por el que fuera capellán y párroco de la parroquia mozárabe de las Santas Justa y Rufina de Toledo, Rvdo. P. Balbino Gómez-Chacón y Díaz Alejo († 2006), cuyos textos han sido amablemente proporcionados a La Ermita por uno de sus antiguos colaboradores en octubre de 2015.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Esta traducción no se corresponde con el texto latino, a pesar de lo cual la hemos mantenido tal cual la ofrece la versión del P. Balbino Gómez-Chacón.

3. Lc 6,12-17.18-23a. El Liber Commicus omite la parte del versículo 17, señalada en rojo: Et descéndens cum illis stetit in loco campéstri, et turba multa discipulórum eius, et multitúdo copiósa plebis ab omni Iudæa et Ierúsalem et marítima Tyri et Sidónis / Después de bajar con ellos, se paró en una llanura con un grupo grande de discípulos y una gran muchedumbre del pueblo, procedente de toda Judea, de Jerusalén y de la costa de Tiro y de Sidón. El Missale Mixtum no ofrecía evangelio propio para este día, habiendo tomado el Misal actual el Sacrificium y las lecturas de antiguos manuscritos (ver Codex Silensis Quintus en el Liber Mozarabicus Sacramentorum, col. 836-837). N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIII-MMXV