La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de los santos Fausto, Jenaro y Marcial, mártires

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Esd IV 2,23.35; Sal 138,1-2
Dabo sanctis meis primam sessiónem, allelúia, in resurrectióne ætérna, et exquíram illos in gáudio meo.
Et lux perpétua lucébit eis, allelúia; et ætérnitas témporum præparáta est, allelúia, allelúia.
A mis santos les daré un lugar preeminente, aleluya, en la resurrección eterna; y compartirán mi alegría.
Resplandecerá en ellos una luz constante, aleluya; y poseerán la eternidad que les he preparado, aleluya, aleluya.
V/. Dómine, probásti me et cognovísti me, tu cognovísti sessiónem meam et resurrectiónem meam.
R/. Et lux perpétua lucébit eis, allelúia; et ætérnitas témporum præparáta est, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Et lux perpétua lucébit eis, allelúia; et ætérnitas témporum præparáta est, allelúia, allelúia.
V/. Señor, tú me sondeas y me conoces; me conoces cuando me siento o me levanto.
R/. Resplandecerá en ellos una luz constante, aleluya; y poseerán la eternidad que les he preparado, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Resplandecerá en ellos una luz constante, aleluya; y poseerán la eternidad que les he preparado, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Lætífica, Dómine, pópulum tuum, in hac celebritáte beatissimórum mártyrum tuórum Fausti Ianuárii et Martiális; ut qui de nostris peccátis contristámur, eórum oratiónibus consolémur.
R/. Amen.

Alegra, Señor, a tu pueblo, en esta celebración de tus santos mártires Fausto, Jenaro y Marcial: para que si estamos tristes por nuestros pecados, quedemos consolados con sus oraciones.
R/.
Amén.

Tua concedénte cleméntia, piíssime et admirábilis Deus, qui vivis et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Nos lo conceda tu clemencia, Dios bondadoso y admirable, que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Sab 16,1-7 (2)
Léctio libri Sapiéntiæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de la Sabiduría.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:

Per multitúdinem bestiárum torménta passi sunt.
Pro qua castigatióne bene dísponens pópulum tuum
ad concupiscéntiam delectaménti sui,
novum sapórem, escam parásti eis ortygómetram:
ut illi quidem concupiscéntes escam
propter fœditátem eórum animálium, quæ missa sunt,
étiam a necessária concupiscéntia averteréntur;
hi autem in brevi ínopes facti
étiam novam gustárent escam.

Oportébat enim illis quidem sine excusatióne
superveníre intéritum exercéntibus tyránnidem,
his autem tantum osténdere
quemádmodum inimíci eórum exterminabántur.
Étenim, cum illis supervénit sæva bestiárum ira,
mórsibus perversórum colubrórum exterminabántur;
sed non in perpétuum ira tua permánsit,
sed ad correptiónem in brevi turbáti sunt,
signum habéntes salútis ad commemoratiónem mandáti legis tuæ.

Qui enim convérsus est, non per hoc, quod vidébat, sanabátur, sed per te ómnium salvatórem.
R/. Amen.

Esto dice el Señor:

Fueron atormentados por una plaga de alimañas.
En vez de ese castigo, favoreciste a tu pueblo
y, para satisfacer su apetito,
les proporcionaste como alimento
un manjar exquisito: las codornices.
Así que los egipcios, aun estando hambrientos,
perdían hasta el apetito natural,
asqueados por los repugnantes bichos que les habías enviado,
mientras los hijos de Israel, después de una breve privación,
saboreaban un manjar exquisito.

Pues era justo que aquellos opresores sufrieran un hambre irremediable,
mientras a estos bastaba con mostrarles cómo eran torturados sus enemigos.
Incluso cuando les sobrevino la terrible furia de las fieras
y perecían mordidos por serpientes sinuosas,
tu ira no llegó hasta el final.
Para que escarmentaran, se les atormentó por poco tiempo,
pues tenían un signo de salvación como recordatorio del mandato de tu ley.

Y el que se volvía hacia él se curaba, no por lo que contemplaba, sino gracias ti, Salvador de todos.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 65,12.10-11
Transívimus per ignem et aquam, et induxísti nos in refrigérium. Pasamos por fuego y por agua, pero nos has dado respiro.
V/. Probásti nos Deus sicut probátur argéntum, posuísti tribulatiónes in dorso nostro.
R/. Et induxísti nos in refrigérium.
V/. Oh Dios, nos pusiste a prueba como se refina la plata; nos echaste a cuestas un buen fardo.
R/. Pero nos has dado respiro.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 2Cor 1, 2-7
Epístola ad Hebræos.
R/. Deo grátias.
Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los corintios.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Grátia vobis et pax a Deo Patre nostro et Dómino Iesu Christo.

Benedíctus Deus et Pater Dómini nostri Iesu Christi, Pater misericordiárum et Deus totíus consolatiónis, qui consolátur nos in omni tribulatióne nostra, ut possímus et ipsi consolári eos, qui in omni pressúra sunt, per exhortatiónem, qua exhortámur et ipsi a Deo.

Quóniam, sicut abúndant passiónes Christi in nobis, ita per Christum abúndat et consolátio nostra. Sive autem tribulámur, pro vestra exhortatióne et salúte; sive exhortámur, pro vestra exhortatióne, quæ operátur in tolerántia earúndem passiónum, quas et nos pátimur. Et spes nostra firma pro vobis, sciéntes quóniam, sicut sócii passiónum estis, sic éritis et consolatiónis.

R/. Amen.

Hermanos:

Gracia a vosotros y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

¡Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, que nos consuela en cualquier tribulación nuestra hasta el punto de poder consolar nosotros a los demás en cualquier lucha, mediante el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios!

Porque lo mismo que abundan en nosotros los sufrimientos de Cristo, abunda también nuestro consuelo gracias a Cristo. De hecho, si pasamos tribulaciones, es para vuestro consuelo y salvación; si somos consolados, es para vuestro consuelo, que os da la capacidad de aguantar los mismos sufrimientos que padecemos nosotros.Nuestra esperanza respecto de vosotros es firme, pues sabemos que si compartís los sufrimientos, también compartiréis el consuelo.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Mt 10,26-32; 18,20
Léctio sancti Evangélii secúndum Matthæeum.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus loquebátur discípulis suis dicens: «Nihil enim est opértum, quod non revelábitur, et occúltum, quod non sciétur. Quod dico vobis in ténebris, dícite in lúmine; et, quod in aure audítis, prædicáte super tecta.

Et nolíte timére eos, qui occídunt corpus, ánimam autem non possunt occídere; sed pótius eum timéte, qui potest et ánimam et corpus pérdere in gehénna. Nonne duo pásseres asse véneunt? Et unus ex illis non cadet super terram sine Patre vestro.

Vestri autem et capílli cápitis omnes numeráti sunt. Nolíte ergo timére; multis passéribus melióres estis vos.

Omnis ergo qui confitébitur me coram homínibus, confitébor et ego coram Patre meo, qui est in cælis.

Ubi enim sunt duo vel tres congregáti in nómine meo, ibi sum in médio eórum».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo hablaba con sus discípulos y les decía: «No les tengáis miedo, porque nada hay encubierto, que no llegue a descubrirse; ni nada hay escondido, que no llegue a saberse. Lo que os digo en la oscuridad, decidlo a la luz, y lo que os digo al oído, pregonadlo desde la azotea.

No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No; temed al que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna. ¿No se venden un par de gorriones por un céntimo? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre.

Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo: valéis más vosotros que muchos gorriones.

A quien se declare por mí ante los hombres, yo también me declararé por él ante mi Padre que está en los cielos.

Porque donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes  
Allelúia. Aleluya.
V/. Ambulábunt sancti gaudéntes, sicut agni pleni páscua.
R/. Allelúia.
V/. Los santos estarán gozosos, como corderos saciados de pasto.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Dan 2,18-19; 7,9-10
Locútus est Dániel Ananíæ, Azaríæ et Misaéli:
Quærámus misericórdiam a fácie Dei omnipoténtis super sacraménto isto.
Tunc Daniéli revelátum est mystérium, et benedíxit Deo, allelúia.
Dijo Daniel a Ananías, Azarías y Misael: busquemos la misericordia del Dios del cielo, sobre este misterio.
Entonces el misterio fue revelado a Daniel y él dio gracias a Dios, aleluya.
V/. Throni pósiti sunt, et antícus diérum sedit, vestiménta eius quasi nix cándida, et capílli cápitis eius velut lana munda.
Thronus eius flamma ignis, rotæ eius ignis accénsus; flúvius ígneus rapidúsque egrediébatur a fácie eius; míllia míllium ministrábant ei, et décies míllies centéna míllia assistébant ei.
Iudícium sedit, et libri apérti sunt.
R/. Tunc Daniéli revelátum est mystérium, et benedíxit Deum, allelúia.
V/. Colocaron unos tronos y el anciano se sentó. Su vestido era blanco como la nieve, su cabellera como lana limpísima, su trono, llamas de fuego, sus ruedas, llamaradas.
Un río impetuoso de fuego brotaba delante de él. Miles y miles le servían, millones estaban a sus órdenes.
Comenzó la sesión y se abrieron los libros.
R/. Entonces el misterio fue revelado a Daniel y él dio gracias a Dios, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Illústrem atque triumphálem passiónis diem mártyrum Dei Fausti, Ianuárii, et Martiális, cum summa veneratióne celebrémus, dilectíssimi fratres, Deum Patrem omnipoténtem humíliter exorántes, atque ante aulam sacrárii sui cum tremóre astántes.
Legatióne quidem fúngimur impósiti offícii; pro nostris peccátis non idónei, cógimur interpelláre pro sceléribus pópuli delinquéntis. 
Non est ítaque nostræ præsumptiónis quod ágimus, sed sui est impérii quod audémus.

Rogémus ergo, ut mundans me, indígnum fámulum suum, a delícto próprio, véniam concédat confiténdi pópulo suo, et sanctíficet hódie sacrifícium in honóre prædictórum mártyrum suórum super suo altário pósitum.
R/. Amen.

Queridos hermanos, celebremos con suma veneración el día famoso y triunfal de los santos mártires de Dios Fausto, Jenaro y Marcial, orando con humildad y temor a Dios Padre todopoderoso a las puertas del santuario.
Desempeñamos la legación del oficio que se nos encomendó, y aunque no seamos idóneos por nuestros pecados, estamos obligados a abogar por los crímenes de un pueblo pecador.
No actuemos llevados de nuestra presunción, si nos atrevemos es porque nos lo han mandado.

Roguemos, pues, que limpiándonos a nosotros sus siervos de los propios delitos, conceda el perdón al pueblo que le confiesa y santifique el sacrificio que hoy colocamos sobre su altar en honor de sus mártires.
R/.
Amén.

Per grátiam pietátis suæ, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por gracia de su piedad que en la Trinidad es un solo Dios que vive y reina por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Digna, Dómine Deus noster, laus debétur martýribus tuis, digna venerátio milítibus tuis certis, dignum obséquium impéndi debet fidélibus amícis.
Tres hódie voluérunt mori ut víverent; voluérunt occídi ut regnárent; voluérunt crucifígi ut gehénnæ cruciátus eváderent, et divítias regni cæléstis perpétuo possidérent.
O beátum consílium, quod inter torménta et pœnas non est mutátum; sed sic Faustus, Ianuárius et Martiális toto ánimo et corde confortáti sunt per Spíritum Sanctum, ut hódie víncerent diábolum, calcárent sæculum, et mente et córpore sequeréntur regem ætérnum.

Quorum expétimus intervéntum, ut per ipsos præbeas te nobis, Dómine Deus noster, propítium, et infúndas super nos multímodas misericórdias benedictiónum tuárum.
R/. Amen.

Señor Dios nuestro, se te debe a tus mártires una digna alabanza, a tus soldados probados una digna veneración, a tus fieles amigos un digno obsequio.
Estos tres quisieron hoy morir para vivir, quisieron ser asesinados para reinar, quisieron ser crucificados para escapar a los tormentos del infierno y poseer perpetuamente las riquezas del reino celestial.
Dichoso propósito, mantenido entre las penas y los tormentos, cuando Fausto, Jenaro y Marcial fueron confortados, en plenitud de ánimo y corazón, por el Espíritu Santo, para que vencieran al diablo, pisotearan el mundo y siguieran en cuerpo y alma al rey eterno.

Imploramos su intercesión, para que por ellos te muestres propicio a nuestras súplicas Señor Dios nuestro, e infundas sobre nosotros la múltiple misericordia de tu bendición.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos

Deus, qui unum in Trinitáte póssides nomen, oblátas tibi in hoc tuórum trium Mártyrum festo has oblatiónes assúme, quo et offeréntibus ad salútem, et defúnctis profíciant ad quiétem.
R/. Amen.

Dios, que en la Trinidad tienes una sola naturaleza, acepta estas ofrendas que te dedicamos en esta fiesta de tus tres Mártires: ello aprovechará para la salvación de los oferentes y para el descanso de los difuntos.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz

Assístite nobis, sancti Mártyres Dei, in quibus trina et indivísa caritátis socíetas ignis est conflatióne probáta.
Vestris, quæsumus, suffrágiis præbéte nostris fínibus pacem et cunctis inconvulsíbilem caritátem; ut vestro intervéntu cuncta in pace permáneant, quæ in hoc die passiónis vestræ copióse exsúltant.

R/. Amen.

Asistidnos, santos Mártires de Dios, en quienes quedó comprobada por la hoguera la asociación trina e indivisa de la caridad.
Por vuestros sufragios, procurad la paz a nuestras fronteras y para todos una caridad sin fisuras, para que por vuestra intercesión permanezca en paz todo lo que en este día de vuestro martirio se llena de alegría.
R/. Amén.
Per te, qui es vera pax et perpétua cáritas, Deus noster, et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por ti, que eres la paz verdadera y la caridad perpetua, Dios nuestro, que reinas por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias

Dignum et iustum est, æquum vere et salutáre est, nos tibi grátias ágere, Trínitas Deus, per Iesum Christum Fílium tuum, Dóminum nostrum.
Qui semper impári número gaudens, in campum gloriósi certáminis tres hódie signíferos coronávit; ut nullus illórum dissonáret a fide, sed Martiális fáceret quod Ianuárium vidísset, Ianuárius sequerétur Faustum cæléstia invadéntem.
Sic tres, Trinitátis fide repléti, tyránnicam supérbiam calcavérunt, vana idóla sprevérunt, pompam sæculi contempsérunt,  et ad cæléstia regna, ipso Dómino nostro Fílio tuo duce, migravérunt.

Tuum est, Dómine totum quidquid ágitur bonum.
Tu vincis in hómine, tu victor semper exsístis cum hómine.
Tu in tali prælio auctor es; tu huius certáminis arma es; tu in tam gloriósa pugna virtus es; tu in ómnibus vincis, et magnitúdinis victóriæ palmam concédis.

In præfatórum ítaque Mártyrum tuórum honóre, dignum maiestátis tuæ laudis sacrifícium offeréntes, sanctificétur, quæsumus holocáustum tuo altário impósitum, per signum Fílii tui, per descénsum Spíritus Sancti, per præséntiam Ángeli deputáti.
Sit tibi accéptum, sit tibi gratum, sit tibi sanctum, venerábile, gloriósum et pingue et vivum, vitále et ígneum.

Unicuíque nostrum, cum degustavérimus, carbo ígneus efficiátur, quod vidit Isaías prophéta angélica manu fórcipe abstráctum ab ara.
Lábia nostra mundet immúnda; pollúta peccátis nostra tibi sanctíficet corda.
Sit credéntibus vita; sit confiténtibus venia; sit trístibus lætítia; sit ægrotántibus sánitas; sit malágma valetúdinem laborántibus, sit mortem timéntibus vita; sit ab erróre redeúntibus bona via; et languóri ánimæ atque infirmitáti carnis a te Dómino nostro confécta, sancta et perpétua medicína.
Per Dóminum nostrum Iesum  Christum Fílium tuum, cui mérito omnes Ángeli et Archángeli, Throni, Dominatiónes et Potestátes non cessant clamáre cotídie, ita dicéntes:

Es digno y justo, en verdad equitativo y saludable, que te demos gracias, Dios Trinidad, por Jesucristo nuestro Señor.
Él, que parece complacerse en los números impares, coronó hoy tres abanderados en el campo de la lucha gloriosa, de forma que ninguno de ellos se apartara de la fe, sino que Marcial hiciera lo que vio hacer a Jenaro, y Jenaro siguiera a Fausto, que penetraba los cielos.
Así los tres llenos de fe en la Trinidad, vencieron la soberbia del tirano, despreciaron la vanidad de los ídolos, desdeñaron las pompas del mundo y emigraron al reino celestial, bajo la guía de tu Hijo, nuestro Señor.

Tuyo es, Señor, todo el bien que se hace. Tú vences en el hombre y siempre resultas vencedor con él.
Tú eres el que actúas en tales batallas, tú el arma que se emplea en ellas, tú la fuerza necesaria para tan gloriosa pugna.
Tú vences en todos y concedes la palma apropiada a la grandeza de la victoria.

En honor de estos Mártires queremos ofrecerte un digno sacrificio de alabanza a tu majestad, rogándote quieras santificar el holocausto que está sobre el altar, por la señal de tu Hijo, por Espíritu Santo que baja de lo alto, por la presencia del Ángel designado.
Que te resulte acepto y grato, que lo tengas por santo y venerable, glorioso, vivo, dador de vida y fervor.

Sea para cada uno de nosotros, cuando lleguemos a degustarlo, como el carbón encendido que vio el profeta Isaías, sacado por manos angélicas del mismo altar, con unas tenazas.
Purifique nuestros labios sucios y haga santos en tu presencia nuestros corazones manchados de pecado.
Sea vida para los creyentes, perdón para los que confiesan sus pecados, alegría para los tristes, salud para los enfermos; sea ungüento para los que padecen dolencias, vida para los que temen a la muerte, buen camino para los que vuelven de sus errores y santa y perpetua medicina, preparada por ti, Señor nuestro, para el desfallecimiento del alma y la fragilidad de la carne.
Por nuestro Señor Jesucristo, a quien con razón todos los Ángeles y Arcángeles, los tronos, las dominaciones y las potestades no cesan de aclamar, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, cuius vestígia hi tres inconcússo gradu fídei secúti sunt mártyres, Faustus fautor patris légibus, Ianuárius iánuam vitæ adéptus, ac Martiális mártyris sacra improbándo potíssimus.

Hi vere servi Christi et coherédes regni, dum hic temporális pœnæ damno mulctáti sunt, cælésti in regióne locáti, palmæ victóriæ accepérunt.

Per Christum Dóminum ac Redemptórem ætérnum.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, cuyas huellas siguieron estos tres mártires, al paso firme de la fe. Fausto como seguidor de las leyes patrias, Jenaro al alcanzar las puertas de la vida, y Marcial, mártir, rechazando con vigor el culto a los ídolos.

Ellos como verdaderos siervos de Cristo y coherederos de su reino, mientras aquí fueron condenados a la última pena, llegados a la región celestial, recibieron las palmas de la victoria.

Por Cristo, Señor y Redentor nuestro.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Indivísa Trínitas et una Maiéstas, quæ prædictórum trium Mártyrum hódie in passióne laudáris, et præséntium sacrificiórum litatióne placándus ascísceris; te vócibus, votis et oratiónibus implorámus, ut qui illis inexpugnábilem tribuísti, devícto hoste, victóriam, hæc nostra sanctífices propitiátus obláta.
R/.
Amen.

Trinidad indivisa y Majestad única, que recibes hoy alabanzas en la pasión de estos tres mártires, y te muestras favorable a recibir los presentes sacrificios, te rogamos con nuestras palabras, votos y oraciones, que como a ellos les concediste la victoria definitiva sobre el enemigo, santifiques propicio estas ofrendas nuestras.
R/.
Amén.

Te præstánte, summe Deus, qui in Trinitáte, unus Deus, gloriáris in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédenoslo, Dios altísimo, glorioso en la Trinidad, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Consérva nos, Dómine, in timóre nóminis tui, qui societátem trium mártyrum tuórum Fausti, Ianuárii et Martiális inimíci persuasiónibus non passus es dívidi.
Quique illórum ánimas post ecúleum inter flammas suscepísti, nostras voces post líbitus carnis inter commotiónes sæculi fluctuántis exáudi, cum ea ad te nunc ea proclamavérimus, quæ nobis ipse instituísti:
Consérvanos en el temor de tu nombre, Señor, que no permitiste que la unión de tus tres mártires Fausto, Jenaro y Marcial, fuera rota por las persuasiones del enemigo.
Tú que recibiste sus almas después del tormento del potro y de las llamas, escucha nuestras voces desde las conmociones del mundo inseguro, después de haber padecido las tribulaciones de la carne, cuando ahora te decimos lo mismo que tú nos enseñaste:

Inicio página

Benedictio / Bendición

Intercéssu mártyrum suórum Fausti, Ianuárii et Martiális, vos Trínitas tueátur altíssima, quæ in illis tribus se demonstrávit únitas indivísa.
R/.
Amen.

Por la intercesión de sus mártires Fausto, Jenaro y Marcial, os proteja la suprema Trinidad, que se mostró indivisa en la unión mantenida entre los tres.
R/. Amén.
Sicque Faustus vestris précibus fáveat, ut Ianuárius iánuas vobis ætérnæ vitæ apériat.
R/. Amen.
Y así Fausto preste su favor a vuestras preces, para que Jenaro os abra las puertas de la vida eterna.
R/. Amén.
Quo ita Martiális obténtu, sæculi respuátis illécebras, ut Christo iudicánte, immarcesíbiles percipiátis pro sancta conversatióne corónas.
R/. Amen.
De forma que, por la intervención de Marcial, despreciéis las tentaciones del mundo, para que en el juicio de Cristo recibáis coronas inmarcesibles por vuestra vida santa.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Dómine Iesu Christe, cuius poténtia sancti Mártyres tui rotántem ignis ímpetum exstinsérunt, et iustítiam operáti sunt; peccatóribus nobis favórem tuæ pietátis impérti.
Ut per fidem qua sancti vicérunt regna, per eam peccatóres cæléstem mereámur obtinére corónam.

R/. Amen.

Señor Jesucristo, por cuyo poder los santos Mártires extinguieron la fuerza de la hoguera y alcanzaron la santidad; dispénsanos el favor de tu piedad a nosotros, los pecadores; para que por la fe con que los santos vencieron a los reinos, los pecadores podamos obtener la corona celestial.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 587-593) y del Liber Commicus II (pp. 190-192). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011. Las oraciones en español se toman de lexorandies.blogspots.com.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Sab 16,1b-7. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIII