La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de san Acisclo

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Ez 3,18; Jer 7,3.7; Sal 117,15
Sánguinem iustórum requíram ego, dicit Dóminus et habitábo cum eis in regno meo, allelúia, allelúia. Pediré cuentas de la sangre de los justos, dice el Señor, los acogeré en mi Reino, aleluya, aleluya.
V/. Vox lætítiæ et salútis in tabernáculis iustórum.
R/. Et habitábo cum eis in regno meo, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Et habitábo cum eis in regno meo, allelúia, allelúia.
V/. Se oyen voces de alegría y de salvación en las tiendas de los justos.
R/. Los acogeré en mi Reino, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Los acogeré en mi Reino, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Deus, qui es in sancti mártyris tui Acíscli infirmitáte mirábilis, impénde misericórdiam tuam fámulis tuis; et quia humílitas serviéntium tibi semper est tentatiónum obiécta certámini, eórum méritis præmuníti, orámus, ut nobis infírmis indulgéntiam largiáris.
R/. Amen.
Dios admirable en la debilidad de tu santo mártir Acisclo, aplica tu misericordia a tus siervos; y como la pobreza de tus fieles está siempre expuesta al combate de las tentaciones, confiados en tus méritos te rogamos, que otorgues tu perdón a nuestra flaqueza.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Dan 7,13-14; 12,1-4
Léctio libri Daniélis prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Daniel.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Ego Dániel aspiciébam ergo in visióne noctis:
et ecce cum núbibus cæli
quasi Fílius hóminis veniébat
et usque ad Antíquum diérum pervénit,
et in conspéctu eius obtulérunt eum;
et data sunt ei potéstas et honor et regnum;
et omnes pópuli, tribus et linguæ
ipsi serviérunt:
potéstas eius potéstas ætérna,
quæ non auferétur,
et regnum eius, quod non corrumpétur.

Et audívi vocem et ait ad me: «In témpore autem illo consúrget Míchael, princeps magnus, qui stat pro fíliis pópuli tui, et erit tempus angústiæ, quale non fuit ab eo, quo gentes esse coepérunt, usque ad tempus illud. Et in témpore illo salvábitur pópulus tuus, omnis, qui invéntus fúerit scriptus in libro.

Et multi de his, qui dórmiunt in terra púlveris, evigilábunt: álii in vitam ætérnam, et álii in oppróbrium sempitérnum.

Qui autem docti fúerint, fulgébunt quasi splendor firmaménti; et, qui ad iustítiam erudíerint multos, quasi stellæ in perpétuas æternitátes.

Tu autem, Dániel, claude sermónes et signa librum usque ad tempus finis; pertransíbunt plúrimi, et múltiplex erit sciéntia».

R/. Amen.

En aquellos días:

Yo, Daniel, mientras miraba en la visión nocturna, vi venir en las nubes del cielo como un hijo de hombre, que se acercó al anciano y se presentó ante él. Le dieron poder real y dominio; todos los pueblos, naciones y lenguas lo respetarán. Su dominio es eterno y no pasa, su reino no tendrá fin.

Y oí una voz que me dijo: «Por aquel tiempo se levantará Miguel, el Arcángel que se ocupa de tu pueblo: Serán tiempos difíciles, como no los ha habido desde que hubo naciones hasta ahora. Entonces se salvará tu pueblo: todos los inscritos en el libro.

Muchos de los que duermen en el polvo despertarán: unos para la vida eterna, otros para ignominia perpetua.

Los sabios brillarán como el fulgor del firmamento, y los que enseñaron a muchos la justicia, como las estrellas, por toda la eternidad.

Y tú, Daniel, mantén en secreto estas palabras, y sella el libro hasta el tiempo prefijado: muchos lo repasarán y aumentará su saber».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 123,7.1-3
Ánima nostra sicut passer erépta est de muscípula venántium; láqueus contrítus est, et nos libérati sumus. Hemos salvado la vida como un pájaro de la trampa del cazador: la trampa se rompió y escapamos.
V/. Nisi quia Dóminus erat in nobis, dicat nunc Ísrael, nisi quia Dóminus erat in nobis, cum insúrgerent hómines in nos fórsitan vivos deglutíssent nos.
R/. Láqueus contrítus est, et nos libérati sumus.
V/. Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte, -que lo diga Israel-, si el Señor no hubiera estado de nuestra parte, cuando nos asaltaban los hombres, nos habrían tragado vivos.
R/. La trampa se rompió y escapamos.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Tes 5,1-10
Epístola Pauli apóstoli ad Thessalonicénses prima.
R/. Deo grátias.
Primera carta del apóstol Pablo a los tesalonicenses.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

De tempóribus autem et moméntis non indigétis, ut scribátur vobis, ipsi enim diligénter scitis quia dies Dómini, sicut fur in nocte, ita véniet.

Cum enim dixerint: «Pax et secúritas», tunc repentínus eis supervéniet intéritus, sicut dolor in útero habénti, et non effúgient. Vos autem, fratres, non estis in ténebris, ut vos dies ille tamquam fur comprehéndat; omnes enim vos fílii lucis estis et fílii diéi. Non sumus noctis neque tenebrárum; ígitur non dormiámus sicut céteri, sed vigilémus et sóbrii simus.

Qui enim dormiunt, nocte dórmiunt; et, qui ébrii sunt, nocte inebriántur. Nos autem, qui diéi sumus, sóbrii simus, indúti lorícam fídei et caritátis et gáleam spem salútis; quóniam non pósuit nos Deus in iram sed in acquisitiónem salútis per Dóminum nostrum Iesum Christum, qui mortuus est pro nobis, ut sive vigilémus sive dormiámus, simul cum illo vivámus.

R/. Amen.

Hermanos:

En lo referente al tiempo y a las circunstancias no precisáis que os escriba. Sabéis perfectamente que el día del Señor llegará como un ladrón en la noche.

Cuando estén diciendo: «Paz y seguridad», entonces, de improviso, les sobrevendrá la ruina, como los dolores de parto a la que está encinta, y no podrán escapar. Pero vosotros, hermanos, no vivís en tinieblas para que ese día os sorprenda como un ladrón, porque todos sois hijos de la luz e hijos del día; no lo sois de la noche ni de las tinieblas. Así pues, no durmamos como los demás, sino estemos vigilantes y despejados.

Pues los que duermen, por la noche duermen; y los que se emborrachan, por la noche lo hacen. Pero nosotros que somos del día, estemos sobrios, protegidos con la loriga de la fe y de la caridad, teniendo como escudo la esperanza de la salvación; porque no nos tiene Dios entre los que son objeto de su ira, sino entre los que trabajan por alcanzar la salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo, que murió por nosotros, de forma que lo mismo cuando estamos en vela que cuando dormimos, vivamos junto con él.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 17,20-36; 21,34-36
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del Santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Interrogátus Iesus a pharisæis: «Quando venit regnum Dei?», respóndit eis et dixit: «Non venit regnum Dei cum observatióne, neque dicent: -Ecce hic- aut: -Illic-; ecce enim regnum Dei intra vos est».

Et ait ad discípulos: «Vénient dies, quando desiderétis vidére unum diem Fílii hóminis et non vidébitis. Et dicent vobis: -Ecce hic-, -Ecce illic-; nolíte ire neque sectémini. Nam sicut fulgur corúscans de sub cælo in ea, quæ sub cælo sunt, fulget, ita erit Fílius hóminis in die sua.

Primum autem opórtet illum multa pati et reprobári a generatióne hac.

Et sicut factum est in diébus Noe, ita erit et in diébus Fílii hóminis: edébant, bibébant, uxóres ducébant, dabántur ad núptias, usque in diem, qua intrávit Noe in arcam, et venit dilúvium et pérdidit omnes.

Simíliter sicut factum est in diébus Lot: edébant, bibébant, emébant, vendébant, plantábant, ædificábant; qua die autem éxiit Lot a Sodómis, pluit ignem et sulphur de cælo et omnes pérdidit. Secúndum hæc erit, qua die Fílius hóminis revelábitur.

In illa die, qui fúerit in tecto, et vasa eius in domo, ne descéndat tóllere illa, et, qui in agro, simíliter non rédeat retro. Mémores estóte uxóris Lot. Quicúmque quæsíerit ánimam suam salvam fácere, perdet illam; et, quicúmque perdíderit illam, vivificábit eam.

Dico vobis: Illa nocte erunt duo in lecto uno: unus assumétur, et alter relinquétur; duæ erunt moléntes in unum: una assumétur, et áltera relinquétur.

Atténdite autem vobis, ne forte gravéntur corda vestra in crápula et ebrietáte et curis huius vitæ, et supervéniat in vos repentína dies illa; tamquam láqueus enim supervéniet in omnes, qui sedent super fáciem omnis terræ. Vigiláte ítaque omni témpore orántes, ut possítis fúgere ista ómnia, quæ futúra sunt, et stare ante Fílium hóminis».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Preguntándole a Jesús unos fariseos que cuándo iba a llegar el Reino de Dios, les respondió: «El Reino de Dios no vendrá espectacularmente, ni anunciarán que está aquí o allí; porque mirad, el Reino de Dios está dentro de vosotros».

Y a sus discípulos, les dijo: «Llegará un tiempo en que desearéis vivir un día con el Hijo del hombre, y no podréis. Si os dicen que está aquí o allí, no os vayáis detrás. Como el fulgor del relámpago brilla de un horizonte a otro, así será el Hijo del hombre en su día.

Pero antes tiene que padecer mucho y ser reprochado por esta generación.

Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre: comían, bebían y se casaban, hasta el día en que Noé entró en el arca; entonces llegó el diluvio y acabó con todos.

Lo mismo sucedió en tiempos de Lot: comían, compraban, vendían, sembraban, construían; pero el día en que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y acabó con todos. Así sucederá el día que se manifieste el Hijo del hombre.

Aquel día, si uno está en la azotea y tiene sus cosas en casa, que no vuelva. Acordaos de la mujer de Lot. El que pretenda guardar su vida, la perderá; y el que la pierda, la recobrará.

Os digo esto: aquella noche estarán dos en una cama: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán; estarán dos moliendo juntas: a una se la llevarán y a la otra la dejarán; estarán dos en el campo: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán.

Tened cuidado: no se os embote la mente con el vicio, la bebida y la preocupación del dinero, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estad siempre despiertos, pidiendo fuerza para escapar de todo lo que está por venir. Y manteneos en pie ante el Hijo del hombre».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Is 51,11-12
Allelúia. Aleluya.
V/. Gáudium et lætítiam obtinébunt, ego, ego ipse consolátor vester.
R/. Allelúia.
V/. Inclínate, Señor, desde el cielo, y mira: ven a visitar tu viña.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Mt 25,34.31; 13,43
Veníte, benedícti Patris mei, percípite regnum quod vobis parátum est ab orígine mundi, allelúia. Venid, benditos de mi Padre, a poseer el Reino que tenéis preparado desde la creación del mundo, aleluya.
V/. Cum venérit Fílius hóminis in maiestáte sua et omnes Ángeli cum eo, tunc fulgébunt iusti sicut sol in regno Dei.
R/. Allelúia.
V/. Cuando venga el Hijo del hombre en toda su majestad, y todos sus ángeles con él, entonces brillarán los justos como el sol en el Reino de Dios.
R/. Aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Beatíssimi Acíscli magnam sollemnitátem, fratres caríssimi, celebrántes, divínæ omnipoténtiæ máximas exsolvámus laudes post triúmphum sui mártyris grates, et pro nostro certámine felíciter consummándo pari afféctu fundámus humíllimas preces.
Eiúsque largíssimam bonitátem supplíciter obsecrémus, ut sicut ei non solum cóntulit mériti dignitátem, verum étiam martýrii incommutábilem tríbuit caritátem, ita étiam nos, quos adoptiónis suæ gratíssimo múnere decorávit, iustítia indútos fáciat eius ássequi dignitátem.

Et perácto luctámine mundi, indulgéntiæ benefício concédat nitórem caritátis perpétuæ adipíscere.
Atque sicut eius múneris, ut vite huius ille præmia contémneret, dum futúræ perénnem glóriam affectáret, ita ipsíus sit grátiæ, ut temporáles corde fixo illécebras respuámus, et sempitérna gáudia felíciter expectémus, ut huius mártyris apud Deum suffrágiis muniámur, ex cuius festivitáte gloriósum incarnatiónis divínæ inchoámus celebráre advéntum.

R/. Amen.

Celebrando, hermanos queridos, la gran solemnidad del beatísimo Acisclo, tributemos a la divina omnipotencia las mayores alabanzas y gracias por el triunfo de su mártir, y al mismo tiempo y con igual afecto, oremos con la mayor humildad, para que podamos consumar felizmente nuestra propia lucha. Supliquemos también con insistencia a su generosa bondad, para que lo mismo que a nuestro mártir le concedió no sólo el mérito y la dignidad de su martirio, sino también el amor ardiente para arrostrarlo, también a nosotros, como nos ha dignificado con la gracia de su adopción, nos revista de santidad, para que alcancemos su misma dignidad.

Y acabada la lucha de este mundo, nos conceda por el beneficio de su indulgencia, alcanzar el brillo del amor inextinguible.
Y como según el don concedido, él rechazó los premios de esta vida, para dedicarse a la gloria perenne de la futura, así por su gracia, para que nosotros despreciemos con firme decisión los atractivos de este mundo, y esperemos con felicidad los gozos sempiternos, nos preste fortaleza la intercesión ante Dios de este mártir, desde cuya festividad empezamos a celebrar el glorioso adviento del Dios humanado.
R/. Amén.

Quia multæ sunt miseratiónes ipsíus, Deus noster, qui vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque es infinita la misericordia del mismo Dios nuestro, que vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Sempitérne atque in sanctis glorióse et admirábilis Deus, réspice, quæsumus huius fidélis pópuli tui religiosíssimum convéntum in recordatiónem tui mártyris Acíscli, ad laudándum te unanímiter congregátum.
Et cunctórum qui próspicis votum, plácidum accómmoda patérnæ pietátis afféctum.

Reple singulórum corda dono spíritus principális, et a cunctis expélle vítium infructuósi timóris; ut pro veritáte discámus indubitánter ánimas pónere, et ad cæléstem glóriam obtinéndam totis víribus festináre.
Hæc vero pura libámina sacrifícii salutáris seréno obtútu respíciens, ita nostris orámus précibus semper adésse dignéris, quo et pro obséquiis mártyris tui Acíscli largus nobis remunerátor exsístas, et in die advéntus tui fáciem tuam nobis placátus osténdas.

R/. Amen.

Dios sempiterno, glorioso y admirable en tus santos, mira propicio, te rogamos, esta asamblea de tu pueblo fiel, que se congrega para alabarte unánimemente, en recuerdo de tu mártir Acisclo.
Y acoge con bondad, como Padre piadoso, a todos los que piadosamente se acercan a ti.

Colma el corazón de todos con el don del espíritu generoso y quítanos el vicio del temor esterilizante, para que aprendamos a ofrecer nuestra vida por la verdad sin vacilación alguna, y nos apresuremos a obtener la gloria celestial sin omitir esfuerzo.
Mira, pues, con rostro sereno, esta pura ofrenda del sacrificio salvador, no ocultes tu rostro a nuestras súplicas, muéstranos tu largueza en la remuneración, en atención a los méritos de tu mártir Acisclo; y en el día de tu venida, muéstranos propicio tu faz adorable.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Quam admirábilis es hódie, Dómine, in óculis plebis tuæ mártyris tui Acíscli palma triumphális victóriæ, dum gloriósus hic dies festivitátis eius, et advéntus tui laudábilis exornátur et passiónis ipsíus títulis illustrátur.

Pro quo quæsumus, Dómine, cleméntiam tuam, ut effúsus eius cruor tam offeréntibus, quam defúnctis, obtíneat críminum véniam, et advéntus glóriæ tuæ illústret péctora nostra.
R/. Amen.

Qué admirable resulta hoy, Señor, a los ojos de tu pueblo, la palma victoriosa de tu mártir Acisclo, cuando se celebra el día glorioso de su festividad, iluminado por el inicio de tu adviento y los títulos de su martirio.

Por eso invocamos, Señor, tu clemencia, para que su sangre derramada obtenga el perdón de los pecados, lo mismo de los oferentes que de los difuntos, y la llegada de tu gloria ilumine nuestras almas.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Pax tua, Dómine, quæsumus, servétur in fámulis, quæ olim est hábita pleníssime in eléctis.
Ut sicut per eam sanctus mártyr tuus Acísclus, et dilectióne advéntus tui flagrábat: et passiónis illátæ vérbera sustinébat, ita quoque nos per eam, et carnálium vitiórum illécebras evincámus et advéntum incarnatiónis tuæ devotiónis méntibus celebrémus.

R/. Amen.
Que permanezca, Señor, tu paz en tus siervos, la paz que en otro tiempo se manifestó plenamente a tus elegidos.
Para que lo mismo que por ella tu santo mártir Acisclo ardía en el ansia de tu venida y soportaba los azotes que le dieron en su martirio, así también nosotros, fortalecidos por la misma paz, superemos los atractivos de la carne, y celebremos la llegada de tu encarnación, con corazón devoto.
R/. Amén.
Quia tu es pax vera nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera caridad indivisible; tú que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Æquum et iustum est, dignum, et pulcrum est, nos tibi semper grátias ágere, Dómine sancte Pater ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum.
Qui sancto suo géminam Acísclo corónam donávit, dum in eo et mériti honórem et mártyrii dignitátem mirabíliter consummávit.
Qui secútus est ingréssu ímpigro Dóminum Salvatórem, et ímpios contémpsit furóre sacrílego seviéntes.
Currébat enim álacer per metas sæculi blandiéntis, ut apprehénderet bravíum perpétuæ claritátis.
Tolerávit exília, sustínuit oppróbria, tantum ne fraudétur cælesti victória.

O beáta pássio sancti mártyris, qui caput calcávit tortuósi serpéntis, et hóstiam óbtulit sui beatíssimi sánguinis.
Elégit caput mortálibus membris infíxum abscisióni subícere, quo posset cápiti sempitérno suum caput infígere, et cum céteris sanctis sanctam Dómino glóriam decantáre.

Cui mérito omnes Ángeli et Archángeli non cessant clamáre, ita dicéntes:

Es justo y equitativo, digno y hermoso, que siempre te demos gracias, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno, por Jesucristo, tu Hijo, Señor nuestro.
Que dio a su santo Acisclo una doble corona, acumulando en él admirablemente, el honor de sus méritos y la dignidad del martirio.
Él siguió al Señor Salvador con toda diligencia desde el principio de su conversión, despreciando a los impíos encarnizados en su furor sacrílego.
Pues corría ligero hacia la meta, sin atender a los halagos del mundo, para alcanzar la corona de la claridad perpetua.
Sufrió el destierro, soportó los oprobios, con la mira puesta solamente en no perder la victoria celestial.

¡Oh dichosa pasión del santo mártir, que pisó la cabeza de la engañosa serpiente y ofreció el holocausto de su propia sangre!
Prefirió que le cortaran la cabeza que iba unida a miembros mortales, para poder insertarse en una cabeza sempiterna y proclamar así, con los demás santos, la santa gloria del Señor.

A quien con razón, todos los Ángeles y Arcángeles no cesan de aclamar, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus et admirábilis Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus.
Qui beátum mártyrem suum Acísclum, et virtútum flóribus exornávit et passiónis glória éxstulit.

Quæsumus ígitur, Deus Pater, ut eo suffragánte, detur nobis perseverántia bonæ vitæ, ex cuius festivitáte moris nostri est advéntus Fílii tui glóriam in láudibus inchoáre.

Per ipsum Dóminum ac Redemptórem ætérnum.

Verdaderamente es santo, verdaderamente bendito y admirable, nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que adornó a su glorioso mártir Acisclo con las flores de las virtudes y lo ensalzó con la gloria del martirio.

Rogamos, pues, Dios Padre, que por sus méritos, obtengamos la perseverancia en el bien obrar, cuando, según costumbre, desde su festividad, empezamos con alabanzas el glorioso adviento de tu Hijo.

Por el mismo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Oblátum tibi hoc sacrifícium illustratióne, quæsumus, advéntus tui, omnípotens Deus, sanctificétur.
Quo mereámur omnes, qui hunc diem mártyris tui Acíscli ánnua celebritáte excólimus, nostrórum críminum véniam, eo suffragánte, percípere; et horum perceptióne libáminum mundáti a crímine, regnum tuum admirabíliter prestoláre.

R/.
Amen.

Este sacrificio que hoy te ofrecemos, quede santificado, Dios omnipotente, por la iluminación de tu adviento.
Así podremos todos celebrar la festividad anual de este día de tu mártir Acisclo, obtener por su intercesión el perdón de nuestros pecados, y, liberados de nuestras faltas por la recepción de estos sacramentos, alcanzar gozosamente tu Reino.
R/. Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas benedícis ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Omnes nos, qui terríbilem advéntum tuum, Dómine, expectávimus, refóveat et confórtet ille veritátis spíritus, quo martyr tuus Acísclus ad subeúndæ passiónis certámen est roborátus.

Ut sicut idem martyr tuus, eódem spíritu in se permanénte, post consummátum supplícium méruit consórtium beatórum, ita nos, eódem nunc pro nobis interpellánte, mereámur nostrórum obtinére véniam delictórum, cum his quibus nos docuísti verbis exclamavérimus e terris:

A todos nosotros, Señor, los que esperamos con temor tu venida, nos conforte y dé ánimos aquel Espíritu de verdad, por el que tu mártir Acisclo fue confortado en el combate de su martirio.

Para que como este mismo mártir, por el mismo espíritu que lo sostenía, mereció después de consumar su martirio, la compañía de los santos, nosotros, por su intercesión, podamos obtener el perdón de nuestros pecados, y exclamar desde la tierra con aquellas palabras que tú nos enseñaste:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Omnes, qui beati mártyris Acíscli festum excólitis, et divínæ incarnatiónis mystéria ámodo celebránda in láudibus inchoátis, benedicámini dono spíritus principális.
R/. Amen.
Todos los que celebráis la fiesta del mártir Acisclo comenzando las alabanzas de los divinos misterios de la Encarnación que en breve hemos de celebrar, quedéis bendecidos con el don del espíritu generoso.
R/. Amén.
Amor advéntus Dei emáculet vos ab omni delícto, quo possítis post tránsitum mártyris adunári consórtio.
R/. Amen.
El amor de su venida os deje limpios de todo delito, y así podáis después de vuestro tránsito, quedar incorporados a la comitiva de los mártires.
R/. Amén.
Ut celébritas advéntus Dómini vos éxuat a crímine, et obséquium mártyris ætérnam vobis præparet mansiónem.
R/. Amen.
Para que la celebración del adviento del Señor os limpie de todo pecado, y el culto de los mártires os prepare una mansión eterna.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia de Dios, nuestro Dios, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva

Dómine, Deus omnípotens, qui es vita et salus fidélium, quem ventúrum iúdicem crédimus verum, esto nobis propítius.
Et qui hanc oblatiónem pro nostra nostrorúmque salúte, vel pro expiatióne nostrórum peccatórum, in honórem sancti mártyris tui Acíscli tibi obtúlimus, misericórdiæ tuæ opem in nos diffúndi sentiámus.
Ut qui iam refécti sumus ad mensæ tuæ convívium, dono tui múneris, cónsequi mereámur præmium sempitérnum.

R/. Amen.

Señor Dios omnipotente, que eres vida y salvación de tus fieles, de quien creemos que has de venir como verdadero juez, muéstrate propicio.
Que al ofrecerte esta oblación por nuestra salvación y la de los nuestros, y en expiación de nuestros pecados, en honor de tu santo mártir Acisclo, sintamos cómo se derrama sobre nosotros la ayuda de tu misericordia.
De forma que los que hemos sido alimentados a la mesa de tu banquete, por el don de tu gracia merezcamos conseguir el premio sempiterno.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 67-73) y del Liber Commicus II. (pp. 31-34). Los textos en español son los de la misa de san Acisclo y santa Victoria celebrada en la parroquia de San Pedro de Córdoba en el año 2001.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMX