Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de los santos Torcuato y compañeros, obispos y mártires.

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe

1 Maii / 1 de mayo

IN DIEM SANCTORUM TORQUATI ET COMITUM EIUS, EPISCOPORUM ET MARTYRUM
EN EL DÍA DE LOS SANTOS TORCUATO Y COMPAÑEROS, OBISPOS Y MÁRTIRES

Festivitas / Festividad (1)

Retablo de san Torcuato y compañeros (Varones apostólicos), Guadix (Granada)
 

 

Prælegendum / Canto de entrada Sof 3,20; Sal 112,1
Dabo vos nominátos in glória, allelúia, in ómnibus diébus vitæ vestræ, allelúia, allelúia. Os daré gloria y renombre, aleluya, todos los días de vuestra vida, aleluya, aleluya.
V/. Laudáte púeri, Dóminum, laudáte nomen Dómini.
R/.
In ómnibus diébus vitæ vestræ, allelúia, allelúia.

V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum. Amen.
R/.
In ómnibus diébus vitæ vestræ, allelúia, allelúia.

V/. Siervos del Señor, alabadlo, alabad el nombre del Señor.
R/.
Todos los días de vuestra vida, aleluya, aleluya.

V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/.
Todos los días de vuestra vida, aleluya, aleluya.

Inicio página

Post gloriam / Oración después del Gloria
Hi sunt, Dómine, septem fáculæ huius Hespériæ fínibus índitæ, ad effugándam eius tetræ noctis infidelitátem cælitus missæ. Ob huius ergo múneris grátia a te nobis colláta, refíciat nos fragrántia odóris evangélicæ doctrínæ a thymiámate præceptórum digne redoléntium. Ex quo dógmate plénius reférti, id ipsum corda et mens nostra partúriat, quod a te iudícii témpore remunerári mérito digna petítio nostra efflágitat.
R/.
Amen.

Aquí están, Señor, las siete antorchas colocadas en los confines de Hispania, enviadas por designio celestial, para remover la oscuridad de esta negra noche.
Por la gracia que tú nos das con este don, nos reconforte la fragancia de la doctrina evangélica, desde el pebetero de tus preceptos, que exhalan su perfume.
Que nuestros corazones y mentes reboses la doctrina en la que hemos sido educados, que nuestras peticiones alcancen de ti lo que fervientemente deseamos: contarnos entre los coronados en el día del juicio.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Ap 7,9-10
Léctio Apocalípsis Ioánnis Apóstoli.
R/. Deo grátias.
Lectura del Apocalipsis del Apóstol Juan.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Ego Ioánnes, servus Iesu Christi vidi: et ecce turba magna, quam dinumeráre nemo póterat, ex ómnibus géntibus et tríbubus et pópulis et linguis stantes ante thronum et in conspéctu Agni, amícti stolis albis, et palmæ in mánibus eórum; et clamant voce magna dicéntes: «Salus Deo nostro, qui sedet super thronum, et Agno».

R/. Amen.

En aquellos días:

Yo Juan, siervo de Jesucristo vi aparecer una gran muchedumbre, que nadie podía contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua. Estaban en pie delante del trono de Dios y delante del cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos. Gritaban con voz potente: «La victoria es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del cordero».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 18,5.4
In omnem terram exívit sonus sanctórum, et in fines orbis terræ verba illórum. Su sonido se extiende por la tierra entera y hasta el confín del mundo sus palabras.
V/. Non sunt loquélæ neque sermónes, quorum non audiántur verba.
R/. Et in fines orbis terræ verba illórum.
V/. No es un pregón, no son palabras, no son voces que puedan escucharse.
R/.
Y hasta el confín del mundo sus palabras.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Heb 10,32-38
Epístola ad Hebræos.
R/.
Deo grátias.
Epístola a los hebreos.
R/.
Demos gracias a Dios.
Fratres:

Rememorámini autem prístinos dies, in quibus illumináti magnum certamen sustinuístis passiónum,
in áltero quidem oppróbriis et tribulatiónibus spectáculum facti, in áltero autem sócii táliter conversántium effécti; nam et vinctis compássi estis et rapínam bonórum vestrórum cum gáudio suscepístis, cognoscéntes vos habére meliórem substántiam et manéntem.

Nolíte ítaque abícere confidéntiam vestram, quæ magnam habet remuneratiónem; patiéntia enim vobis necessária est, ut voluntátem Dei faciéntes reportétis promissiónem. Adhuc enim módicum quántulum, qui ventúrus est, véniet et non tardábit. Iustus autem meus ex fide vivet.

R/. Amen.

Hermanos:

Recordad, en cambio, aquellos primeros días en que, después de haber sido iluminados, obtuvisteis grandes luchas de sufrimientos, unas veces expuestos públicamente a ultrajes y torturas y otras haciéndoos solidarios de aquellos que eran así tratados. Porque vosotros habéis compartido las penas de los presos, habéis aceptado con alegría el que os quitaran vuestros bienes, siendo conscientes de que estáis en posesión de una riqueza mejor y permanente.

No perdáis vuestra esperanza cierta, que tendrá una gran recompensa. Es necesario que seáis constantes en el cumplimiento de la voluntad de Dios, para que alcancéis lo que os está prometido. Porque dentro de poco, muy poco tiempo, el que ha de venir llegará sin retrasos. Mi justo vivirá por la fe.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 10, 1-20
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/.
Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según San Lucas.
R/.
Gloria a ti Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus designávit álios septuagínta duos et misit illos binos ante fáciem suam in omnem civitátem et locum, quo erat ipse ventúrus.

Et dicébat illis: «Messis quidem multa, operárii autem pauci; rogáte ergo Dóminum messis, ut mittat operários in messem suam. Ite; ecce ego mitto vos sicut agnos inter lupos. Nolíte portáre sácculum neque peram neque calceaménta et néminem per viam salutavéritis.

In quamcúmque domum intravéritis, primum dícite: "Pax huic dómui". Et si ibi fúerit fílius pacis, requiéscet super illam pax vestra; sin autem, ad vos revertétur. In eádem autem domo manéte edéntes et bibéntes, quæ apud illos sunt: dignus enim est operárius mercéde sua. Nolíte transíre de domo in domum. Et in quamcúmque civitátem intravéritis, et suscéperint vos, manducáte, quæ apponúntur vobis, et curáte infírmos, qui in illa sunt, et dícite illis: "Appropinquávit in vos regnum Dei".  

In quamcúmque civitátem intravéritis, et non recéperint vos, exeúntes in platéas eius dícite: "Étiam púlverem, qui adhæsit nobis ad pedes de civitáte vestra, extérgimus in vos: tamen hoc scitóte, quia appropinquávit regnum Dei". Dico vobis quia Sódomis in die illa remíssius erit quam illi civitáti.

Væ tibi, Chorázin. Væ tibi, Bethsáida. Quia si in Tyro et Sidóne factæ fuíssent virtútes, quæ in vobis factæ sunt, olim in cilício et cínere sedéntes pænitérent. Verúmtamen Tyro et Sidóni remíssius erit in iudício quam vobis.

Et tu, Caphárnaum, numquid usque in cælum exaltáberis? Usque ad inférnum demérgeris.

Qui vos audit, me audit; et, qui vos spernit, me spernit; qui autem me spernit, spernit eum, qui me misit».

Revérsi sunt autem septuagínta duo cum gáudio dicéntes: «Dómine, étiam dæmónia subiciúntur nobis in nómine tuo».  

Et ait illis: «Vidébam Sátanam sicut fulgur de cælo cadéntem. Ecce dedi vobis potestátem calcándi supra serpéntes et scorpiónes et super omnem virtútem inimíci; et nihil vobis nocébit. Verúmtamen in hoc nolíte gaudére, quia spíritus vobis subiciúntur; gaudéte autem quod nómina vestra scripta sunt in cælis».

R/. Amen. 

 En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo designó otros setenta y dos, y los envió delante de él, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde él pensaba ir.

Y les dijo: «La mies es mucha, pero los obreros son pocos. Rogad al dueño de la mies que envíe obreros a su mies. ¡Andad!; mirad que yo os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias; no saludéis a nadie por el camino.

Cuando entréis en una casa, decid primero: "Paz a esta casa". Si allí vive gente de paz, vuestra paz reposará sobre ellos; si no, se volverá a vosotros. Quedaos en esa casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero tiene derecho a su salario. No andéis de casa en casa. Si llegáis a un pueblo y os reciben bien, comed lo que os sirvan; curad a los enfermos que haya y decidles: "El reino de Dios está cerca de vosotros".

Pero si llegáis a un pueblo y no os reciben, id por las calles diciendo: Hasta el polvo de vuestro pueblo que se nos pegó a los pies nos lo sacudimos. Yo os digo que en el día del juicio habrá más tolerancia para Sodoma que para ese pueblo.

¡Ay de ti, Corozaín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace ya tiempo que se hubieran arrepentido cubiertas de saco y de ceniza. En el día del juicio habrá más tolerancia para Tiro y Sidón que para vosotras.

Y tú, Cafarnaún, ¿crees que te vas a elevar hasta el cielo? ¡Hasta el abismo te hundirás!

El que os escucha a vosotros me escucha a mí; y el que os rechaza a vosotros me rechaza a mí; y el que me rechaza a mí rechaza al que me ha enviado».

Los setenta y dos volvieron llenos de alegría, diciendo: «Señor, hasta los demonios se nos someten en tu nombre».

Y Jesús les dijo: «Yo veía a Satanás cayendo del
cielo como un rayo. Ved que os he dado poder de pisar serpientes y escorpiones, y sobre todas las fuerzas del enemigo, sin que nada os dañe. Pero no os alegréis de que los espíritus os estén sometidos; alegraos más bien de que vuestros nombres están escritos en el cielo».

R/. Amén. 

Inicio página

Laudes Sal 32,1
Allelúia. Aleluya.
V/. Gaudéte, iusti in Dómino, rectos decet collaudátio.
R/.
Allelúia.
V/. Justos, alabad al Señor, la alabanza es propia de los rectos.
R/.
Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Mt 25,34.31; 13,43
Venite, benedícti Patris mei, percípite regnum quod vobis parátum est ab orígine mundi, allelúia. Venid, benditos de mi Padre, tomad posesión del reino preparado para vosotros desde el principio del mundo, aleluya.
V/. Cum vénerit Fílius hóminis in maiestáte sua et omnes Ángeli cum eo, tunc fulgébunt iusti sicut sol in regno Dei.
R/.
Allelúia.
V/. Cuando venga el Hijo del hombre en su gloria con todos sus ángeles, entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de Dios.
R/.
Aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Diem hunc, dilectíssimi fratres, in quo memória nostrórum vatum excólitur, quorum præséntiam nostris úrbibus auctoritáte Apostólica destinátam fuísse agnóscimus, devótis méntibus excolámus. Peténtes a commúni Dómino et Salvatóre nostro Iesu Christo, ut quorum doctrína occíduæ partis illustráta est terra, eórum précibus, a malis ómnibus nostra expiéntur præcórdia.
R/.
Amen.
Veneremos con devoción, queridos hermanos, este día en que se celebra la memoria de nuestros predicadores, cuya presencia en nuestras ciudades, tenemos que agradecer a la autoridad de los Apóstoles.
Imploremos de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, que, por las preces de los que iluminaron con su doctrina las tierras del occidente, nuestros corazones queden libres de toda maldad.
R/. Amén.
Præstánte ipsíus divinitátis cleméntia, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Os lo conceda la clemencia de aquel que, único Dios en la Trinidad, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Christe Dei Fílius, qui per totum mundum discréta prædicántium præsídia mittens, hos nostris pártibus destinásti Doctóres, Torquátum, vidélicet, Secúndum, Indalétium, Ctesíphontem, Euphrásium, Cæcílium. et Hesýchium, quorum ignítis prædicatiónum iáculis error perfídiæ Hispaniárum pártibus illápsus abscéderet, exceptiónis nostræ súscipe votum, et hos nobis præpara in solátium, quos Patrónos sibi plebs vérnula confitétur.

Ut quórum prædicatióne fídei flamma nostris terris invécta est, eórum obténtu, et cuncta repellántur incómmoda, et expiáta coram te máneant péctora nostra.
R/.
Amen.

Cristo, Hijo de Dios, que al enviar por todo el mundo diversos grupos de predicadores, destinaste a nuestras tierras a estos doctores, Torcuato, Segundo, Indalecio, Tesifonte, Eufrasio, Cecilio y Hesiquio, con cuyas encendidas predicaciones se apartase el error de la infidelidad extendido por Hispania; acoge los votos de nuestra pobreza al traernos el consuelo de estos santos varones a cuyo patrocinio se acoge el pueblo fiel.

De manera que por la intercesión de los que nos trajeron la llama de la fe, superemos todas las dificultades y nuestros corazones queden purificados a tus ojos.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/.
Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Deus, Dei Fílius, cuius nomen miríficum per ora prædicántium dilatátur, da nobis Torquáti tui précibus et cómitum eius, ut in odórem unguentórum tuórum post te usquequáque currámus.

Quáliter, obliviscéntes ea quæ retro sunt, sic ad supérnæ vocatiónis bravíum præcurrámus, ut de nomínibus nostris cælésti página annotátis perénni gáudio exultémus; id nobis speciáliter tríbuens ut pro defúnctis ómnibus nos exáudias postulántes.
R/.
Amen.

Dios, Hijo de Dios, cuyo nombre maravilloso se difunde por las predicaciones de los enviados, concédenos, por las preces de san Torcuato y compañeros, que vayamos siempre detrás de ti, siguiendo tu aura perfumada.

Y así, olvidando lo que queda atrás, corramos hasta alcanzar la corona de la vocación suprema, y con gozo perenne nos alegremos de que nuestros nombres estén escritos para siempre en el libro celestial; concédelo especialmente a todos los difuntos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Ingéniti génite, Iesu Fílius Christe, qui septifórmi illo gratiárum Spíritu discípulos ímplens, septem nostris pártibus tubas, septem vidélicet Præsules destináre dignátus es, qui septifórmi gratiárum ubertáte repléti, cæca partis nostræ vel núbila sui præséntia enubilárent.

Da in nobis serénum lumen iustítiæ, ætérni lúminis pacem, septénam Sancti Spíritus ubertátem.
Quo tuæ pacis cómmodo opuléntius pleni, gloriósæ faciéi tuæ mereámur præséntia collætári.

R/.
Amen.

H ijo del Ingénito, Jesucristo, Hijo de Dios, que, llenando a los discípulos con aquel Espíritu, septiforme en gracias, destinaste a nuestras regiones siete trompetas, siete obispos, que provistos de la septiforme riqueza de tus gracias, dejaron diáfanos, con su sola presencia, los cielos tormentosos de nuestra patria.

Concédenos la luz serena de la santidad, la paz de la luz eterna, la septiforme riqueza del Espíritu Santo.
Así, colmados hasta la opulencia del bien de la paz, merezcamos compartir el gozo de estar en tu gloriosa presencia.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, nos tibi grátias ágere, ætérne omnípotens Deus.
Cuius gloriósi nóminis fidem Doctórum dúctiles præconant tubæ, et speciálium locórum prædicándi privilégio gaudent, ex quorum número hos agnóscimus septem præsulátus grátia præditos, et nostris pártibus ab Apóstolis destinátos: Torquátum vidélicet, Secúndum, Indalétium, Ctesiphóntem, Euphrásium, Cæcílium et Hesýchium. Quos ob fidem cathólicæ institutiónis tradéndam institútio Apostólica in Hispániis déstinat. Quorum properátio gloriósa, et nostris úrbibus iam vicína, eo nos gaudiórum ínnovat cultu, quo miraculórum est acta provéntu.

Nam dum missis discípulis in huius urbis convicinitáte escárum emi parum áliquid præcepíssent, agunt ásseclæ præcépta sibi quæ iussa sunt. Sed, ecce súbito dum idólis hómines sacrificáre conspíciunt, ágniti a pérfidis religiónis pátulo cultu, férvido cursu usque ad flúvium perfidórum turba proséquitur. Pons illic antíquo mole constrúctus dat utrísque pártibus términum. Nam, id instar antíquæ históriæ cum, transfretánti Ísrael mare Rubrum, salútis iter porrígitur, sic nunc fugiéntibus discípulis beatórum, pons ipse súbito, miráculo intercedénte, dissólvitur, et fugiéntes sanctórum pópulos salvans, persequéntes prorsus pérfidos lábiles mergit in undas.

Illic ad tránsitum Ísrael unda maris divíditur, hic ad salvándos Christi fámulos ingéntis molis constructúra resólvitur. Illic marínis solis flúctibus persequéntes intéreunt, hic persecutórum cúnei dissolúta pontis mole, in flúminis álveo demergúntur. Illic Ægýpti cum cúrribus suffocántur, hic pérfidi cum lapídibus submergúntur. Illic Isrælítæ, dimérsis hóstibus in profúndum. Deo laudis cánticum promunt, hic símili lætitia pópulus gratulátur, hymnum tibi cum sanctis Ángelis et Archángelis proclámans atque dicens:  

Es digno y justo que te demos gracias, Dios eterno y todopoderoso.
Las trompetas acompasadas de los Doctores proclaman la fe de tu glorioso nombre y gozan del privilegio de predicarlo en lugares asignados; entre ellos reconocemos a estos siete, dotados con el carisma de la presidencia, y destinados por los apóstoles a nuestras regiones: Torcuato, Segundo, Indalecio, Tesifonte, Eufrasio, Cecilio y Hesiquio.
Destinados a España por el Colegio de los Apóstoles para traer la fe católica, su deambular glorioso por las cercanías de nuestras ciudades, nos renueva con el culto gozoso que brota del esplendor de los milagros.

Pues, habiendo enviado a sus discípulos a los aledaños de una ciudad para comprar provisiones, cuando ellos van a obedecer el mandato, se tropiezan con unos hombres que están haciendo sacrificios a los ídolos, y, reconocidos por los infieles, porque no habían disimulado su verdadera religión, la turba pagana les persigue en rápida carrera hasta el río.
Un puente construido con materiales antiguos pone fin a la carrera, pues como nos refiere la Historia Sagrada, cuando, al atravesar los israelitas el Mar Rojo, se les abrió el camino de la salvación, así ocurre ahora a los discípulos de los santos que iban huyendo: el puente se derrumba de repente de modo milagroso, y salvando a los que huían, precipita en las aguas torrenciales a los pérfidos perseguidores.

Allí se divide el mar, dando paso a los israelitas, aquí se derrumba la gran estructura del puente, para salvar a los discípulos de Cristo.
Allí los perseguidores perecen en las aguas del mar, aquí la turba perseguidora cae al lecho del río, revueltos con piedras.
Allí los israelitas, sumergidos sus enemigos en las profundidades del mar, cantan a Dios un cántico de alabanza, aquí el pueblo exulta con alegría semejante, entonando un himno con los santos ángeles y arcángeles y diciendo el alta voz:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, qui discréta terris benefícia tríbuens, nostrórum fínium oblivísci non passus est, cum sic septéno Pontíficum documénto nos ímbuit; ut septifórmi grátia innoáti, has hóstias illi pro tantis benefíciis exhibeámus devóti.

Quia ipse es Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Verdaderamente es santo, verdaderamente bendito, nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que concediendo sus beneficios a las diferentes tierras, no quiso olvidarse de las nuestras y nos dotó con estos siete pontífices, para que, renovados por la gracia septiforme, podamos poner sobre tu altar devotamente estas ofrendas, por tantos beneficios como se nos conceden.

Porque él mismo es Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Deus omnípotens, qui ad salvándum partis nostræ convéntum septem misisti spécula Sacerdótum; eísdem intercedéntibus, Spíritum sanctum de tuis sanctis sédibus mitte; quo et oblátis hóstiis sanctificatiónem, et nostris pectóribus profusíssimam impértias sanctitátem.
R/.
Amen.
Dios omnipotente, que para salvar a los habitantes de nuestra patria, enviaste siete espejos de sacerdotes; siendo ellos nuestros intercesores, envía desde tu santo trono al Espíritu Santo: así santificarás las ofrendas que te hemos ofrecido, infundiendo con ello la santidad abundantísima en nuestros corazones.
R/. Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Ecce, dilectíssimi fratres, mecum óculos in sublíme attóllite, hoc a Dómino speciáliter precatúri, ut qui grátia fídei christiánæ cor beátæ Lupáriæ dignátus est illustráre repénte, nos in hoc moménto, ab omni críminum labe dignétur efficáciter expurgáre, proclamántes ad te e terris atque dicentes: Hermanos queridos: elevad conmigo los ojos a los cielos para pedir esta gracia: que el que quiso ilustrar de repente, con la gracia de la fe cristiana el corazón de Santa Luparia, nos purifique a nosotros de toda mancha de pecado, cuando elevando nuestra voz desde la tierra, decimos:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Christus Dóminus, qui septéno Præsulum número occíduam partis plagam dignátus est visitáre cleménter, ipse vos, præséntia suæ maiestátis illúminet.
R/.
Amen.
Cristo Señor, que con este grupo de siete obispos, se dignó visitar por su clemencia la región occidental de la tierra, él mismo os ilumine con la presencia de su majestad.
R/. Amén.
Qui hos ad salvatiónem destinávit Hispániæ, ipse vos, eórum prædicaméntis simul et précibus, dignétur luminósos effícere.
R/.
Amen.
El que destinó a éstos para la salvación de España, os ilumine en todo por su predicación y sus oraciones.
R/. Amén.
Ut quorum prædicaménta suscípitis, quorúmque nunc memóriam fácitis, eórum post tránsitum particípium habeátis.
R/.
Amen.
Para que después de vuestro tránsito tengáis parte con los que os predicaron la fe, y cuya memoria celebráis hoy.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Dómine, Deus omnípotens, qui es vita et salus fidélium, quem ventúrum iúdicem crédimus verum, esto nobis propítius. Et qui hanc oblatiónem pro nostra nostrorúmque salúte, vel pro expiatióne nostrórum peccátorum, in honórem sanctórum confessórum Torquáti et cómitum eius obtúlimus, misericórdiæ tuæ opem in nos diffúndi sentiámus. Ut qui iam refécti sumus ad mensæ tuæ convívium, dono tui múneris, cónsequi mereámur præmium sempitérnum.
R/.
Amen.
Señor Dios omnipotente, que eres la vida y la salud de tus fieles, que has de volver, así lo confesamos, para juzgarnos, muéstrate propicio con nosotros.
Y los que hemos ofrecido esta oblación por nuestra salud y la de los nuestros, y por la expiación de nuestros pecados, en honor de tus santos mártires Torcuato y compañeros, sintamos cómo se difunde en nosotros el don de tu misericordia.
Así los que ya hemos sido alimentados a la mesa de tu banquete, por el don de tu gracia, alcancemos el premio sempiterno.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 332-338) y del Liber Commicus II (pp. 113-115). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo. Traducción de la eucología: Balbino Gómez-Chacón y Díaz Alejo, Misal Hispano-Mozárabe. Tomo II, traducción inédita facilitada en octubre de 2015 por un colaborador del P. Balbino para su publicación en La Ermita.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMVI-MMXV