Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de la Natividad de san Juan Bautista.

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Lc 1,13.76
Ángelus Dómini dixit Zacharíæ: allelúia. Ecce Elísabeth in útero concípiet, allelúia, et páriet fílium, et nomen eius Ioánnes vocábitur, allelúia, allelúia. El ángel del Señor dijo a Zacarías, aleluya. Isabel, tu mujer, te dará un hijo, aleluya, y le pondrás por nombre Juan, aleluya, aleluya.
V/. Tu, puer, prophéta Altíssimi vocáberis, præíbis enim ante fáciem Dómini paráre vias eius.
R/.
Et nomen eius Ioánnes vocábitur, allelúia, allelúia.

V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum. Amen.
R/.
Et nomen eius Ioánnes vocábitur, allelúia, allelúia.

V/. Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor a preparar sus caminos.
R/.
Y le pondrás por nombre Juan, aleluya, aleluya.

V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/.
Y le pondrás por nombre Juan, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Deus, qui nos in nativitáte præcursóris tui Ioánnis voluísti gaudére, fac nos plenum gáudium a te in futúra examinatióne percípere.

Ut méritis eius, qui advéntum tuum in spíritu et virtúte Elíæ præcessísse cognóscitur, et hic et in ætérnum gáudiis collætémur.
R/.
Amen.

Dios, tú has querido alegrarnos con el nacimiento de Juan, tu Precursor: haz que podamos recibir de ti la plenitud del gozo en el juicio que ha de llegar.

Que por los méritos de aquél que te precedió con el espíritu y el poder de Elías podamos alegrarnos con gozo ahora y por siempre.
R/. Amén.

Per ineffábilem bonitátem tuam, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu inefable bondad, Dios nuestro, que vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Jer 1,4-12.17-19
Léctio libri Ieremíæ prophétæ
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Jeremías.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Factum est verbum Dómini ad me dicens:
«Priúsquam te formárem in útero, novi te
et, ántequam exíres de vulva, sanctificávi te
et prophétam géntibus dedi te».

Et dixi: «Heu, Dómine Deus.

Ecce néscio loqui, quia puer ego sum».

Et dixit Dóminus ad me: «Noli dícere: “Puer sum”,
quóniam, ad quoscúmque mittam te, ibis
et univérsa, quæcúmque mandávero tibi, loquéris.
Ne tímeas a fácie eórum,
quia tecum ego sum, ut éruam te»,
dicit Dóminus.

Et misit Dóminus manum suam et tetigit os meum; et dixit Dóminus ad me:
«Ecce dedi verba mea in ore tuo;
ecce constítui te hódie super gentes et super regna,
ut evéllas et déstruas
et dispérdas et díssipes
et ædífices et plantes».

Et factum est verbum Dómini ad me dicens: «Quid tu vides, Ieremía?». Et dixi: «Virgam amýgdali vigilántis ego vídeo». Et dixit Dóminus ad me: «Bene vidísti, quia vígilo ego super verbo meo, ut fáciam illud».
«Tu ergo accínge lumbos tuos
et surge et lóquere ad eos ómnia,
quæ ego præcípio tibi:
ne tímeas a fácie eórum,
alióquin timére te fáciam vultum eórum.
Ego quippe dedi te hódie
in civitátem munítam
et in colúmnam férream
et in murum æreum
contra omnem terram
régibus Iudæ, princípibus eius
et sacerdótibus et pópulo terræ;
et bellábunt advérsum te et non prævalébunt,
quia tecum ego sum,
ait Dóminus, ut erípiam te».

R/. Amen.

En aquellos días:

El Señor me dirigió la palabra:
«Antes de formarte en el vientre, te elegí;
antes de que salieras del seno materno, te consagré:
Te constituí profeta de las naciones».

Yo repuse: «¡Ay, Señor, Dios mío!

Mira que no sé hablar, que solo soy un niño».

El Señor me contestó: «No digas que eres un niño, pues irás adonde yo te envíe y dirás lo que yo te ordene.
No les tengas miedo, que yo estoy contigo para librarte»
oráculo del Señor.

El Señor extendió la mano, tocó mi boca y me dijo:
«Voy a poner mis palabras en tu boca.
Desde hoy te doy poder sobre pueblos y reinos
para arrancar y arrasar,
para destruir y demoler,
para reedificar y plantar».

El Señor volvió a dirigirme la palabra: «¿Qué ves, Jeremías?». Respondí: «Veo una rama de almendro». El Señor me dijo: «Bien visto, porque yo velo para cumplir mi palabra».
«Pero tú cíñete los lomos:
prepárate para decirles todo lo que yo te mande.
No les tengas miedo,
o seré yo quien te intimide.
Desde ahora te convierto en plaza fuerte,
en columna de hierro y muralla de bronce,
frente a todo el país:
frente a los reyes y príncipes de Judá,
frente a los sacerdotes y a la gente del país.
Lucharán contra ti, pero no te podrán,
porque yo estoy contigo para librarte,
oráculo del Señor».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 21,10-11; 70,6
Tu es, Dómine, qui eduxísti me de ventre, spes mea ab ubéribus matris meæ. Tú, Señor, me llamaste desde el vientre de mi madre, en ti esperé desde el tiempo de mi lactancia.
V/. In te iactátus sum ex útero; de ventre matris meæ tu es Deus meus.
R/. Spes mea ab ubéribus matris meæ.
V/. A ti me he entregado desde antes de nacer, desde el vientre de mi madre tú eres mi Dios.
R/.
Esperé desde el tiempo de mi lactancia.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Gál 4,22-5,1 (2)
Epístola Pauli apóstoli ad Gálatas.
R/.
Deo grátias.
Epístola del apóstol Pablo a los gálatas.
R/.
Demos gracias a Dios.
Fratres:

Scriptum est enim quóniam Ábraham duos fílios hábuit, unum de ancílla et unum de líbera. Sed qui de ancílla, secúndum carnem natus est; qui autem de líbera, per promissiónem.

Quæ sunt per allegóriam dicta; ipsæ enim sunt duo Testaménta, unum quidem a monte Sínai, in servitútem génerans, quod est Agar. Illud vero Agar mons est Sínai in Arábia, respóndet autem Ierúsalem, quæ nunc est; servit enim cum fíliis suis. Illa autem, quæ sursum est Ierúsalem, líbera est, quæ est mater nostra; scriptum est enim: «Lætáre, stérilis, quæ non paris, erúmpe et excláma, quæ non párturis, quia multi fílii desértæ magis quam eius, quæ habet virum».

Vos autem, fratres, secúndum Ísaac promissiónis fílii estis. Sed quómodo tunc, qui secúndum carnem natus fúerat, persequebátur eum, qui secúndum spíritum, ita et nunc. Sed quid dicit Scriptúra? «Eice ancíllam et fílium eius; non enim heres erit fílius ancíllæ cum fílio líberæ».

Ítaque, fratres, non sumus ancíllæ fílii sed líberæ. Hac libertáte nos Christus liberávit.

R/. Amen.

Hermanos:

Porque está escrito que Abrahán tuvo dos hijos, uno de la esclava y otro de la libre; pero el hijo de la esclava nació según la carne y el de la libre en virtud de una promesa.

Estas cosas son una alegoría: aquellas representan dos alianzas. Una, la del monte Sinaí, engendra para la esclavitud, y es Agar; en efecto, Agar significa la montaña del Sinaí, que está en Arabia, pero corresponde a la Jerusalén actual, pues está sometida a esclavitud junto con sus hijos. En cambio, la Jerusalén de arriba es libre; y esa es nuestra madre. Pues está escrito: Alégrate, estéril, la que no dabas a luz, rompe a gritar de júbilo, la que no tenías dolores de parto, porque serán muchos los hijos de la abandonada; más que los de la que tiene marido.

Pero vosotros, hermanos, sois, como Isaac, hijos de la promesa. Ahora bien, lo mismo que entonces el que había sido engendrado según la carne perseguía al que había sido engendrado según el Espíritu, así ocurre ahora. Pero, ¿qué dice la Escritura? Expulsa a la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre.

Así, pues, hermanos, no somos hijos de la esclava, sino de la libre. Para la libertad nos ha liberado Cristo.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 1,5-25.39-45.56-80
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/.
Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R/.
Gloria a ti Señor.
In illo témpore:

Fuit in diébus Heródis regis Iudææ sacérdos quidam nómine Zacharías de vice Abíæ, et uxor illi de filiábus Aaron, et nomen eius Elísabeth. Erant autem iusti ambo ante Deum, incedéntes in ómnibus mandátis et iustificatiónibus Dómini, irreprehensíbiles. Et non erat illis fílius eo quod esset Elísabeth stérilis, et ambo processíssent in diébus suis.

Factum est autem, cum sacerdótio fungerétur in órdine vicis suæ ante Deum, secúndum consuetúdinem sacerdótii sorte éxiit, ut incénsum póneret ingréssus in templum Dómini; et omnis multitúdo erat pópuli orans foris hora incénsi.

Appáruit autem illi ángelus Dómini stans a dextris altáris incénsi; et Zacharías turbátus est videns, et timor írruit super eum.

Ait autem ad illum ángelus: «Ne tímeas, Zacharía, quóniam exaudíta est deprecátio tua, et uxor tua Elísabeth páriet tibi fílium, et vocábis nomen eius Ioánnem. Et erit gáudium tibi et exsultátio, et multi in nativitáte eius gaudébunt: erit enim magnus coram Dómino et vinum et síceram non bibet et Spíritu Sancto replébitur adhuc ex útero matris suæ et multos filiórum Ísrael convértet ad Dóminum Deum ipsórum. Et ipse præcédet ante illum in spíritu et virtúte Elíæ, ut convértat corda patrum in fílios et incredíbiles ad prudéntiam iustórum, paráre Dómino plebem perféctam».

Et dixit Zacharías ad ángelum: «Unde hoc sciam? Ego enim sum senex, et uxor mea procéssit in diébus suis».

Et respóndens ángelus dixit ei: «Ego sum Gabriel, qui adsto ante Deum, et missus sum loqui ad te et hæc tibi evangelizáre.
Et ecce: eris tacens et non póteris loqui usque in diem, quo hæc fiant, pro eo quod non credidísti verbis meis, quæ implebúntur in témpore suo».

Et erat plebs exspéctans Zacharíam, et mirabántur quod tardáret ipse in templo. Egréssus autem non póterat loqui ad illos, et cognovérunt quod visiónem vidísset in templo; et ipse erat ínnuens illis et permánsit mutus.

Et factum est, ut impléti sunt dies offícii eius, ábiit in domum suam. Post hos autem dies concépit Elísabeth uxor eius et occultábat se ménsibus quinque dicens: «Sic mihi fecit Dóminus in diébus, quibus respéxit auférre oppróbrium meum inter hómines».

Exsúrgens autem María in diébus illis ábiit in montána cum festinatióne in civitátem Iudæ et intrávit in domum Zacharíæ et salutávit Elísabeth.

Et factum est, ut audívit salutatiónem Maríæ Elísabeth, exsultávit infans in útero eius, et repléta est Spíritu Sancto Elísabeth et exclamávit voce magna et dixit:

«Benedícta tu inter mulíeres, et benedíctus fructus ventris tui. Et unde hoc mihi, ut véniat mater Dómini mei ad me? Ecce enim ut facta est vox salutatiónis tuæ in áuribus meis, exsultávit in gáudio infans in útero meo. Et beáta, quæ crédidit, quóniam perficiéntur ea, quæ dicta sunt ei a Dómino».

Mansit autem María cum illa quasi ménsibus tribus et revérsa est in domum suam.

Elísabeth autem implétum est tempus pariéndi, et péperit fílium. Et audiérunt vicíni et cognáti eius quia magnificávit Dóminus misericórdiam suam cum illa, et congratulabántur ei.

Et factum est, in die octávo venérunt circumcídere púerum et vocábant eum nómine patris eius, Zacharíam. Et respóndens mater eius dixit: «Nequáquam, sed vocábitur Ioánnes».

Et dixérunt ad illam: «Nemo est in cognatióne tua, qui vocétur hoc nómine».

Innuébant autem patri eius quem vellet vocári eum. Et póstulans pugillárem scripsit dicens: «Ioánnes est nomen eius». Et miráti sunt univérsi. Apértum est autem íllico os eius et lingua eius, et loquebátur benedícens Deum.

Et factus est timor super omnes vicínos eórum, et super ómnia montána Iudææ divulgabántur ómnia verba hæc. Et posuérunt omnes, qui audíerant, in corde suo dicéntes: «Quid putas puer iste erit?». Étenim manus Dómini erat cum illo.

Et Zacharías pater eius implétus est Spíritu Sancto et prophetávit dicens: «Benedíctus Dóminus, Deus Ísrael, quia visitávit et fecit redemptiónem plebi suæ et eréxit cornu salútis nobis in domo David púeri sui, sicut locútus est per os sanctórum, qui a sæculo sunt, prophetárum eius, salútem ex inimícis nostris et de manu ómnium, qui odérunt nos; ad faciéndam misericórdiam cum pátribus nostris et memorári testaménti sui sancti, iusiurándum, quod iurávit ad Ábraham patrem nostrum, datúrum se nobis, ut sine timóre, de manu inimicórum liberáti, serviámus illi in sanctitáte et iustítia coram ipso ómnibus diébus nostris.

Et tu, puer, prophéta Altíssimi vocáberis: præíbis enim ante fáciem Dómini paráre vias eius, ad dandam sciéntiam salútis plebi eius in remissiónem peccatórum eórum, per víscera misericórdiæ Dei nostri, in quibus visitábit nos ex alto, illumináre his, qui in tenébris et in umbra mortis sedent, ad dirigéndos pedes nostros in viam pacis».

Puer autem crescébat et confortabátur spíritu et erat in desérto usque in diem ostensiónis suæ ad Ísrael.

R/. Amen. 

En aquel tiempo:

En los días de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote de nombre Zacarías, del turno de Abías, casado con una descendiente de Aarón, cuyo nombre era Isabel. Los dos eran justos ante Dios, y caminaban sin falta según los mandamientos y leyes del Señor. No tenían hijos, porque Isabel era estéril, y los dos eran de edad avanzada.

Una vez que oficiaba delante de Dios con el grupo de su turno, según la costumbre de los sacerdotes, le tocó en suerte a él entrar en el santuario del Señor a ofrecer el incienso; la muchedumbre del pueblo estaba fuera rezando durante la ofrenda del incienso.

Y se le apareció el ángel del Señor, de pie a la derecha del altar del incienso. Al verlo, Zacarías se sobresaltó y quedó sobrecogido de temor.

Pero el ángel le dijo: «No temas, Zacarías, porque tu ruego ha sido escuchado: tu mujer Isabel te dará un hijo, y le pondrás por nombre Juan. Te llenarás de alegría y gozo, y muchos se alegrarán de su nacimiento. Pues será grande a los ojos del Señor: no beberá vino ni licor; se llenará de Espíritu Santo ya en el vientre materno, y convertirá muchos hijos de Israel al Señor, su Dios. Irá delante del Señor, con el espíritu y poder de Elías, para convertir los corazones de los padres hacia los hijos, y a los desobedientes, a la sensatez de los justos, para preparar al Señor un pueblo bien dispuesto».

Zacarías replicó al ángel: «¿Cómo estaré seguro de eso? Porque yo soy viejo, y mi mujer es de edad avanzada».

Respondiendo el ángel, le dijo: «Yo soy Gabriel, que sirvo en presencia de Dios; he sido enviado para hablarte y comunicarte esta buena noticia. Pero te quedarás mudo, sin poder hablar, hasta el día en que esto suceda, porque no has dado fe a mis palabras, que se cumplirán en su momento oportuno».

El pueblo, que estaba aguardando a Zacarías, se sorprendía de que tardase tanto en el santuario. Al salir no podía hablarles, y ellos comprendieron que había tenido una visión en el santuario. Él les hablaba por señas, porque seguía mudo.

Al cumplirse los días de su servicio en el templo, volvió a casa. Días después concibió Isabel, su mujer, y estuvo sin salir de casa cinco meses, diciendo: «Esto es lo que ha hecho por mí el Señor, cuando se ha fijado en mí para quitar mi oprobio ante la gente».

En aquellos mismos días, María se levantó y se puso en camino de prisa hacia la montaña, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.

Aconteció que, en cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel de Espíritu Santo y, levantando la voz, exclamó:

«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre! ¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? Pues, en cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Bienaventurada la que ha creído, porque lo que le ha dicho el Señor se cumplirá».

María se quedó con ella unos tres meses y volvió a su casa.

A Isabel se le cumplió el tiempo del parto y dio a luz un hijo. Se enteraron sus vecinos y parientes de que el Señor le había hecho una gran misericordia, y se alegraban con ella.

A los ocho días vinieron a circuncidar al niño, y querían llamarlo Zacarías, como su padre; pero la madre intervino diciendo: «¡No! Se va a llamar Juan».

Y le dijeron: «Ninguno de tus parientes se llama así». Entonces preguntaban por señas al padre cómo quería que se llamase. El pidió una tablilla y escribió: «Juan es su nombre». Y todos se quedaron maravillados. Inmediatamente se le soltó la boca y la lengua, y empezó a hablar bendiciendo a Dios.

Los vecinos quedaron sobrecogidos, y se comentaban todos estos hechos por toda la montaña de Judea. Y todos los que los oían reflexionaban diciendo: «Pues ¿qué será este niño?». Porque la mano del Señor estaba con él.

Entonces Zacarías, su padre, se llenó de Espíritu Santo y profetizó diciendo: «Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo, suscitándonos una fuerza de salvación en la casa de David, su siervo, según lo había predicho desde antiguo por boca de sus santos profetas. Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos odian; realizando la misericordia que tuvo con nuestros padres, recordando su santa alianza y el juramento que juró a nuestro padre Abrahán para concedernos que, libres de temor, arrancados de la mano de los enemigos, le sirvamos con santidad y justicia, en su presencia, todos nuestros días.

Y a ti, niño, te llamarán profeta del Altísimo, porque irás delante del Señor a preparar sus caminos, anunciando a su pueblo la salvación por el perdón de sus pecados. Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz».

El niño crecía y se fortalecía en el espíritu, y vivía en los desiertos hasta los días de su manifestación a Israel.

R/. Amén. 

Inicio página

Laudes Jn 5,35
Allelúia.

Aleluya.

V/. Hic est præcúrsor, qui diréctus est, et lucérna ardens et lucens ante Deum.
R/.
Allelúia.
V/. Éste es el precursor, que fue enviado, como lucerna ardiente que alumbra delante del Señor.
R/.
Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Lc 1,5-6.11.13-15
Sacérdos Zacharías fuit de vice Abía, et uxor illíus de filiábus Aaron. Erant enim iusti ambo ante Deum, incedéntes in ómnibus mandátis et iustificatiónibus Dómini sine querélla, allelúia, allelúia. Hubo un sacerdote de nombre Zacarías, del turno de Abdías, casado con una descendiente de Aarón. Los dos eran rectos a los ojos de Dios y procedían según los mandamientos y leyes del Señor, sin falta alguna, aleluya, aleluya.
V/. Appáruit Zacharíæ ángelus Dómini stans a dextris altáris, et dixit: Ne tímeas, Zacharía, quóniam exaudíta est deprecátio tua, et  uxor tua Elísabeth páriet tibi fílium, et vocábis nomen eius Ioánnem. Et erit tibi gáudio et exsultátio. Et multi in nativitáte eius gaudébunt. Et erit magnus coram Dómino.
R/.
Sine querélla, allelúia, allelúia.
V/. Se apareció a Zacarías el ángel del Señor, de pie, a la derecha del altar del incienso, y le dijo: no temas, Zacarías, que tu ruego ha sido escuchado: Isabel, tu mujer, te dará un hijo y le pondrás por nombre Juan. Será para ti una gran alegría y serán muchos los que se alegren de su nacimiento, porque va a ser grande a los ojos del Señor.
R/. Sin falta alguna, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Expectatiónis nostræ, fratres caríssimi, Dóminus Deus noster gáudia desideráta restítuens, natálem nobis Præcursóris sui Ioánnis verum lumen lucérnæ præeúntis invéxit, cum festivitáte reciprocántium étiam témporum ipsórum vernánte lætítia qua se nobíscum in gáudio omnis creatúra advéntum Dómini auditúra diffúdit.

Et qui ad nativitátem Præcursóris sui Ioánnis ánnua nos festivitáte revocávit, ad suum quoque natálem cum proféctu totíus Ecclésiæ suæ et deféctu nequítiæ spirituális, símili dignatióne nos próvocet. Et qui tanti prophétæ ortum prius nobis dignátus est nómine manifestáre, quam luce, et ante osténdere electiónis eius quam conceptiónis inítium, supplícibus tríbuat sérvulis adimplére prædicatiónis ipsíus sacratíssimum verbum. Quia scílicet, præco mirábilis præparándus ac prævius, prius ab eo præcónium laudis, quam viam accípere méruit vocis; atque, ut ante ortum ab eo ostenderétur laudándus, quem post ortum ipse osténderet laudátúrum.

Precémur ergo, corde prostráto et afféctu humiliatiónis devóto, ut apériat in nobis Dóminus noster quidquid in córdibus nostris infidélitas claudit, quidquid promissiónum eius grátiam obscúritas lúbrici timóris intércipit; et concédat ut natális Ángeli sui ante fáciem suam missi, os nostrum répleat confessióne, cor nostrum róboret fide, cursum nostrum dírigat voce, conténtum mortis ínstruat veritáte, agnitionísque innocéntiam pópulo suo ipse ímpetret, qui eum Agnum Dei in populórum expectatióne monstrávit.

Sit eius laus in ore nostro, ut qui votis sollémnia sólvimus, verbi múnera capiámus.
R/.
Amen.

Queridos hermanos, el Señor nuestro Dios nos restituye la anhelada alegría de nuestra esperanza, con la celebración del nacimiento de Juan, su Precursor, la lámpara que precede a la verdadera luz; con el retorno de su fiesta vuelve a florecer la alegría de aquellos momentos en que, toda criatura, al conocer la venida del Señor se llenó de gozo junto con nosotros.

El mismo que nos invita a la festividad anual del nacimiento de Juan, su Precursor, nos conceda igualmente llegar a su Navidad con provecho de toda su santa Iglesia y sin daño espiritual. Él, que en el nacimiento de tan gran profeta se dignó manifestarnos su nombre antes que su esplendor y mostrarnos su elección antes que su concepción, conceda a sus humildes siervos poner en práctica la palabra de su santa predicación. Porque el heraldo admirable, que había de preceder al Señor y preparar su camino, recibió de él un elogio antes de que pudiese hablar; para que, ya antes de nacer, fuese enaltecido por el mismo a quien, después de su nacimiento, había de mostrar como digno de encomio.

Oremos, pues, con corazón rendido y lleno de humildad, para que el Señor, Dios nuestro, ponga de manifiesto en nosotros todo lo que la infidelidad mantiene oculto en nuestro interior, todo lo que por la oscuridad de un falaz temor ahoga la gracia de sus promesas; Él nos conceda que el nacimiento del Enviado que le precedió llene nuestra boca de alabanzas, confirme nuestro corazón en la fe, con su voz enderece nuestro camino, con la verdad nos impida temer la muerte, y aquél que mostró el Cordero de Dios, esperado por todos implore para su pueblo la gracia de saberlo reconocer.

Que su alabanza esté en nuestros labios de modo que quienes cantamos en su solemnidad podamos comprender su misión.
R/. Amén. 

Te præstánte, summe Deus, qui in Trinitáte gloriáris, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédenoslo, Dios altísimo, glorioso en la Trinidad, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Inter laudes tuas et preces nostras, omnípotens Deus, ínterest hódie beatíssimi Ioánnis præstantíssima in gáudiis populórum ordináta natívitas; in qua nobis, multíplicis grátiæ tuæ dona venerántibus, dum in præcónium vocátur ille qui præstitit, in suffrágium, quæritur ille qui méruit.

Qui nobis naturárum ómnium creatórem, necdum natus osténdit, ut expers vitæ suæ fíeret testis glóriæ tuæ, haberétque prius cógnitum lucis Dóminum, quam commúnis lúminis usum.

Qui in illis coaguláti córporis rudiméntis matérni úteri lege vivéscens, vocem domínicæ matris salutántis excíperet, et quodam ministério devotiónis exsíliens motu exsultánter respónderet, qui ad opus evangélii nascitúrus matrem de offício necdum éditus commonéret.

Qui prædicatúrus pæniténtiam, patérnæ diffidéntiæ errórem intercéptæ vocis dispéndio castigáret, et dúbiæ mentis incredulitátem prophetátus cláuderet, quo ventúræ salútis fidem prophetatúrus aperíret.

In huius ergo, Dómine, natalícii diéi sollemnitáte gaudéntes, pacíficas sacrificiórum tibi hóstias immolámus, ut sacerdotális offícii functiónem sancti Ángeli visitatióne dignátus accéptes, faciásque promíssa nos crédere, crédita prædicáre, prædicáta non pérdere.
R/.
Amen.

Dios todopoderoso, con alabanzas y oraciones celebramos hoy el nacimiento de san Juan, motivo de gozo para todos los pueblos; al venerar los dones de tu abundante gracia, mientras proclamamos al que te precedió, pedimos la intercesión del que supo agradarte.

Él, ya antes de nacer anunció al creador de todo, para ser testigo de tu gloria al comienzo de su vida y dar a conocer al Señor de la luz antes de abrir sus ojos.

Mientras se estaba formando en el seno de su madre, reconoció la voz de la madre del Señor cuando saludaba, y, saltando alegremente, lleno de devoción, respondió gozoso con su movimiento; el que había de nacer para servir al Evangelio, ya antes de ver la luz indicó a la madre su misión.

El que había de predicar la conversión, penalizó con la pérdida de la voz la falta de fe del padre; la boca que fue cerrada por la incredulidad de su mente, que dudó en aceptar la profecía, fue abierta por el que había de profetizar la fe de la salvación que llegaba.

Llenos de gozo, Señor, en esta solemnidad del día de su nacimiento, te ofrecemos este sacrificio pacífico, para que aceptes benigno, enviando a tu santo Ángel, el ejercicio de nuestro servicio sacerdotal; haz que creamos lo que has prometido, prediquemos lo que creemos y no perdamos lo que predicamos.
R/. Amén. 

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos

Christe Iesu, qui virgináli nascitúrus de útero præcursórem tuum Ioánnem seníli fecísti exoríri ex alvo, quem lucérnam ardéntem tuo constituísti in templo; fac nos lucére in Ecclésia tua ardóre fídei, et instructióne docéndi, caritátis ópere, et humilitátis perfectióne, oratiónis stúdio, et castimóniæ documénto.

Sicque nunc has oblatiónes offeréntis pópuli fidélis accépta, ut cunctis cóngrua largiáris remédia; per eum et spiritále gáudium vivis, et pœnárum evasiónem conferéndo defúnctis, per quem tibi in córdibus incredulórum, et via est præparáta, et indúltæ grátiæ primórdia sunt osténsa.
R/.
Amen.

Cristo Jesús, tú quisiste nacer de un seno virginal y formaste en una madre anciana a tu Precursor Juan, al que constituiste como lámpara ardiente en tu templo; haz que brillemos en tu Iglesia por el ardor de la fe y la disposición para enseñar, por las obras de caridad y la perfección de la humildad, por la aplicación a la oración y la práctica de la castidad.

Acepta ahora estas oblaciones que te ofrece el pueblo fiel, y concede a todos la ayuda que necesitan; por este sacrificio otorga el gozo espiritual a los vivos y a los difuntos la remisión de sus penas, gracias a la intercesión de aquél que te preparó el camino y mostró a los corazones de los incrédulos los inicios de la salvación que nos ofreces.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz

Deus, qui nobis per prophetíam præcursóris tui Ioánnis obumbratárum significatiónum figúras apérta veritátis tuæ manifestatióne monstrásti, tríbue nobis intelligéntiæ lumen et pacis perpétuæ claritátem; ut grátia succedénte pro grátia, sic gloriémur in novis, ut in caritátis unitáte constitúti, non abutámur antiquis dissensiónibus.
R/.
Amen.

Dios, que por la predicación de tu Precursor Juan mostraste la oculta significación de las figuras con la plena manifestación de la verdad, concédenos la iluminación de la inteligencia y la claridad de la paz perenne; para que, al recibir gracia por gracia, nos gloriemos de tal manera esta renovación que permanezcamos unidos en la caridad y no nos perdamos en antiguas disensiones.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, omnípotens Pater, tibi grátias ágere, qui humánæ salútis ita ex prima conditióne, sicut ex secúnda reparatióne sollícitus, ne inopinátos nos causa tanti múneris inveníret, ad manifestándum Fílii tui advéntum electíssimum Ioánnem núntium destinásti; qui nos de mirabílibus eius ipse iam per eum ex nativitáte sua mirábilis commonéret, et magnitúdinem sequéntium rerum rudes adhuc pópulos crédere sui ostensióne consuésceret. Nunciatúrus Christum, per Ángelum nuntiátur; prædicatúrus in populo, prædicátur in templo, ante notus honóre, quam témpore.

Sic actum est tuæ dispensatiónis efféctu, ut qui paréntibus in incénsi est oblatióne promíssus, géntibus in agnitióne lúminis sit præmíssus; præcursúrus Verbum siléntium ponit incrédulis, et ante procéssum vitæ suæ futúra infidelitátis damna muta patris voce loquebátur. Útique ut qui persuasióne véteri loquebátur, patérnæ traditiónis obstrúctum in meliórem evangélii doctrínam fidélium linguam nomen novi herédis absólveret.

Ecce exsúltat in útero, ut in paréntis viscéribus natívæ gentis péctora ventúri Regis prædicatióne concúteret. Erúmpit in gáudio, ut desperátæ promissiónis tacitúrnitas fílii veritáte convícta, in testimónium suscépti múneris exclamáret. Prophétat in spíritu, testíficat in evangélio minístrat in baptísmo, docet in pópulo, deget in erémo, próficit in desérto.

Parat viæ viam; ventúrum. núntiat per quem venit, et priórem sibi quem secutúrum díceret, non tacébat. Erat spéculum lúminis, inítium baptismátis, testimónium veritátis; ut in plenitúdinem Christi signórum rem post rei signa monstráret. Núntius salútis, émulus passiónis, servit prophéta baptísmo. Baptísta martýrio; ut Christum Dei Fílium pro mundi redemptióne ventúrum, quem annuntiáre se prædicatióne sermónis osténderet, amáre se effusióne sánguinis comprobáret.

Unde mérito cæli cælorúmque virtútes, cum Ángelis et Archángelis, hymno tibi laudis débitæ cum Séraphim exsúltant, ita dicéntes:

Es justo y necesario, Padre todopoderoso, darte gracias: Porque tú, siempre atento a la salvación humana, tanto en su la creación al principio como en la posterior reparación, para que no nos hallase desprevenidos tan gran acontecimiento, destinaste a Juan, como escogido mensajero para anunciar la venida de tu Hijo; el que había de recordarnos sus maravillas, se mostró ya admirable por su mismo nacimiento y con su manifestación preparó a los pueblos ignorantes para aceptar la grandeza de lo que había de venir. El que anunciaría a Cristo fue anunciado por un ángel; el que predicaría al pueblo, es revelado en el templo, conocido por la fama antes aparecer en el tiempo.

Así se llevó a cabo el designio de tu voluntad: el que fue prometido a sus padres durante la oblación del incienso, es enviado a los pueblos para que lleguen a conocer la luz; el precursor de la Palabra impone silencio a los incrédulos y antes de llevar a cabo su misión, con la mudez de su padre, pregonaba los futuros excesos de la infidelidad. En efecto, hablaba a la antigua opinión, para que el nombre del nuevo heredero, impedido por las tradiciones paternas, desligase la lengua de los fieles en vistas a la doctrina superior del Evangelio.

He aquí que se alegra en el seno, para conmover, ya desde las entrañas maternas, los corazones de los que han de renacer con la predicación del Rey que viene. Se estremece de gozo, para que la mudez, causada por el rechazo de la promesa, se transformase en testimonio de la misión recibida, convencida con la verdad del hijo. Profetiza en espíritu, da testimonio del Evangelio, es ministro del bautismo, enseña al pueblo, habita en la soledad, progresa en el desierto.

Prepara el sendero al que es camino; anuncia que ha de venir el mismo por el que vino, y no esconde que el que le seguirá es anterior a él. Era espejo de la luz, comienzo del bautismo, testimonio de la verdad; de manera que, después de los signos de la realidad mostrase la realidad de los signos en la plenitud de Cristo. Mensajero de salvación, imitador de la pasión; como profeta se puso al servicio del bautismo, como Bautista al del martirio; porqué con la palabra de su predicación anunció y mostró a Cristo, el Hijo de Dios que había de venir para la redención del mundo, y con el derramamiento de su sangre dio testimonio del amor que le tenía.

Por esto, todos los ejércitos celestiales, con los ángeles y arcángeles, alegrándose con los serafines, cantan el himno de tu alabanza, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus es, Dómine Deus omnípotens, únitas distinctíbilis et distínctio inseparábilis. únitas Trinitátis et Trínitas summæ unitátis.

Qui opéribus tuis compátiens impassíbilis, eo usque misericórdiam pórrigis, ut ad notescéndum salutáre tuum præmítteres Ioánnem púerum tuum, prævium viæ, lucérnam lúminis, præcónem Iúdicis, vocem Verbi, amícum Sponsi.

Unde nos, pro tuis donis, eiúsque bonis tibi litatiónis hóstiam offeréntes, precámur, ut acceptabíliter eam assúmas et dignatióne consúeta benedícas, atque offeréntes confórmes eius effícias, quam tibi in commemoratiónem Iesu Christi Fílii tui Dómini nostri devóta et prosternáta servitúte persólvimus.

Per ipsum Dóminum ac Redémptórem ætérnus.

Santo y bendito eres en verdad, Señor Dios todopoderoso, unidad sin confusión y diversidad inseparable, unidad de la Trinidad y Trinidad de la suprema unidad.

Tú, aunque impasible, te compadeces de tus obras y en tu misericordia, para dar a conocer al Salvador, no dudas en enviar a tu siervo Juan, precursor del camino, lámpara que anuncia la luz, pregonero del Juez, voz de la Palabra, amigo del Esposo.

Por esto nosotros, por tus dones y sus beneficios, al presentarte la oblación de este sacrificio te pedimos que lo aceptes benigno y lo bendigas con tu acostumbrada bondad; que quienes te lo ofrecemos con sincera y humilde devoción, recordando a Jesucristo, tu Hijo y Señor nuestro, seamos transformados a su imagen.

Por el mismo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Convaluísti, Dómine Iesu Christe, in grátia, et incrédulis géntibus sédula testatióne claruísti. Te annúntians beatíssimus doctor ille Ioánnes, tam incomparábilis sanctitáte, quam singuláris magistérii assértor; fontem lavácri sitiéntibus dabat, sed esse ventúrum te procul dúbio nuntiábat.

Ille descénderat aquis córpora purgatúrus, sperabáris tu, Dómine, ánimas córporum redemptúrus. Ex huius enim voce cognóvimus Unigénitum te, Dómine, in córporis forma et carne conspícuum, de quo nobis dixit: Ecce agnus Dei, ecce qui tollit peccátum mundi. Hic est enim, cui et nomen ántequam conciperétur dedísti, quem et Spíritu Sancto priúsquam nascerétur implésti, qui sterilitátem matris concéptus abstérsit, et patris linguam natus absólvit.

Orámus ergo te, Dómine, ut hanc oblatiónem nostram, respícere et benedícere dignéris, sicut benedícere dignátus es munus Abel iusti púeri tui.
R/.
Amen.

Señor Jesucristo, has restablecido con tu gracia a los hombres de poca fe y te has manifestado a ellos con constantes pruebas. Te anunció el santo doctor Juan, tan incomparable por su santidad como por sus singulares enseñanzas; él ofrecía la fuente del bautismo a los sedientos, pero sin dejar lugar a dudas proclamaba tu inminente venida.

Él bajó al agua para purificar a los cuerpos, pero eras tú el esperado para redimir las almas de los hombres. Por su voz conocimos que tú, Señor, eres el Unigénito, manifestado en un cuerpo de carne, de quien nos dijo: Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Juan es aquel a quien diste un nombre antes de su concepción, a quien llenaste con el Espíritu Santo antes de su nacimiento, el que con su concepción puso fin a la esterilidad de su madre y con su nacimiento desató la lengua de su padre.

Te pedimos, Señor, que te dignes aceptar y bendecir esta nuestra oblación, tal como te complaciste en bendecir la ofrenda de tu siervo el justo Abel.
R/. Amén.

Te præstánte, Dómine Iesu Christe, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus per ómnia Deus, hæc ómnia nobis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas, ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor Jesucristo, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, creas todas estas cosas para nosotros, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Deus, qui per beatíssimum Ioánnem præcursórem et mártyrem tuum géntibus univérsis lumen baptismátis intulísti, ut infidelitátem populórum, quam prophánæ observántiæ ritus intúlerat, regenerátio cæléstis aboléret.

Præsta ut intercéssio tanti vatis, quæ nobis est indúlta per lavácrum puræ consciéntiæ, profíciat ad exémplum; ut salutáribus edócti præcéptis, sic dícere mereámur e terris:

Dios, por tu precursor y mártir san Juan, diste la luz del bautismo a todos los hombres, para que la infidelidad de los pueblos, que traía consigo el seguimiento de prácticas profanas, quedase borrada por la regeneración celestial.

Concede, por la intercesión de tan gran profeta, que cuanto nos ha concedido el baño de la conciencia pura nos sirvas de ejemplo; de modo que, formados por las enseñanzas salvadoras, podamos decir desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Dóminus Iesus Christus, qui in nativitáte præcursóris sui Ioánnis tríbuit multis gáudium magnum, det vobis, devícta omni tentatióne, remissiónem ómnium peccatórum.
R/.
Amen.
El Señor Jesucristo, que en el nacimiento de su Precursor Juan ha dado a muchos una gran alegría, vencida cualquier tentación, os conceda la remisión de todos los pecados.
R/. Amén.
Et éadem se præsule virtus nunc resúltet in voce súpplicum, que proláto Ioánnis nómine os quondam reserávit patérnum.
R/.
Amen.
Él conceda que, en la voz de quienes oran, esté presente aquella misma fuerza que, con la pronunciación del nombre de Juan, desligó entonces la lengua de su padre.
R/.
Amén.
Ac, sícuti eo nascénte, matri est attribúta fecúnditas, ita menti vestræ, quo sibi fructíficet, fídei impertiátur ubértas.
R/.
Amen.
Y, del mismo modo que al nacer Juan fue concedida a su madre la fecundidad, así la abundancia de la fe llene vuestro espíritu para que produzca abundantes frutos.
R/.
Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Deus, qui stérili Elísabeth seníque infructuóso Ioánnem promissiónis fílium condonásti, qui dum adhuc inclúsus in eius útero portarétur, Deum in hospítium vírginis habitántem sua salutatióne prophetávit; te pétimus, te rogámus, ut qui prædicatióne eius regni cæléstis aperuísti credéntibus iánuam, suffrágio eius, nos perdúcas ad glóriam.
R/.
Amen.
Dios, tú diste el hijo de la promesa, Juan, a Isabel y a su esposo, incapaces de engendrar. Él, estando aún encerrado en las entrañas de su madre, saludó proféticamente a Dios que habitaba en el seno de la Virgen; te pedimos y te rogamos que así como por su predicación abriste a los creyentes la puerta del reino de los cielos, por su intercesión, nos hagas llegar a tu gloria.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 364-373) y del Liber Commicus II (pp. 126-130). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011. Las oraciones en español están tomadas de www.lexorandies.blogspot.com.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Gál 4,22-5,1a. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIII