Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de san Cucufate, mártir.

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 93,12; Sal 111,2
Beátus homo quem tu erudíeris, Dómine, et de lege tua docúeris eum, allelúia, ut mítiges eum a diébus malis, allelúia, allelúia. Dichoso el hombre a quien tú educas, Señor, al que enseñas tu ley, aleluya, dándole descanso tras los años duros, aleluya, aleluya.
V/. Iucúndus homo qui miserétur et cómmodat, dispónit sermónes suos in iudício.
R/.
Ut mítiges eum a diébus malis, allelúia, allelúia.
V/.
Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Ut mítiges eum a diébus malis, allelúia, allelúia.
V/. Dichoso el que se apiada y presta y administra rectamente sus asuntos.
R/.
Dándole descanso tras los años duros, aleluya, aleluya.
V/.
Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/.
Dándole descanso tras los años duros, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Deus, qui es virtus indeféssa et Sanctórum inexpugnábile robur, tuam in Martýribus tuis constántiam præfer, inter quos et Sanctus martyr tuus Cúcuphas patiéntia victríci nitéscit; tu ergo in eius agónibus laudántem Ecclésiam ámplia felicitáte perpétua, ut quæ fidéli devotióne honórat Mártyrem, párilem cum eo, te largiénte obtíneat sanctitátem.
R/.
Amen.

Dios, tú eres la fuerza invencible y el vigor indestructible de los santos; muestra tu fidelidad en tus mártires, entre los que tu santo mártir Cucufate resplandece por su paciencia vencedora; haz crecer pues con perenne felicidad a la Iglesia que te alaba, en medio de sus combates; para que honrando con toda devoción al santo mártir, obtenga de ti junto con él, la gloria de la santidad.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Quære in Communi unius Martyris, pp. 213, 216 et 219.
Como en el Común de un Mártir, pp.
213, 216 y 219. (A continuación las del Común de un Mártir - I (pp. 213-215)

Prophetia / Profecía Eclo 14,1-2.22; 15,1-3. 4-6 (2)
Léctio libri Ecclesiástici.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Eclesiástico.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:

Beátus vir, qui non est lapsus verbo ex ore suo
et non est stimulátus in tristítia delícti.
Felix, quem non condémnat ánima sua,
et non excídit a spe sua.
Beátus vir, qui in sapiéntia morábitur
et qui in iustítia sua meditábitur
et in sensu cogitábit circumspectiónem Dei.

Qui timet Deum, fáciet hæc,
et, qui cóntinens est legis, apprehéndet illam;
et obviábit illi quasi mater honorificáta
et quasi múlier a virginitáte suscípiet illum.
Cibábit illum pane vitæ et intelléctus
et aqua sapiéntiæ salutáris potábit illum,
et firmábitur in illa et non flectétur
et exaltábit illum præ próximis suis
et in médio ecclésiæ apériet os eius
et adimplébit illum spíritu sapiéntiæ et intelléctus
et stola glóriæ véstiet illum;
iucunditátem et exsultatiónem thesaurizábit super illum
et nómine ætérno hereditábit illum.

R/. Amen.

Esto dice el Señor:

Dichoso el hombre que no peca con sus palabras
y no es atormentado por el remordimiento de los pecados.
Dichoso el hombre al que su conciencia no lo acusa,
que no pierde nunca su esperanza.
Dichoso el hombre que busca la sabiduría
y que discurre con inteligencia.

Así hará el que teme al Señor;
el que abraza la ley alcanza la sabiduría.
Como madre le saldrá al encuentro,
y como esposa virgen lo recibirá.
Le alimentará con pan de entendimiento
y le dará a beber agua de sabiduría.
Se apoyará en ella y no vacilará,
Lo levantará por encima de sus vecinos
y en medio de la asamblea le abrirá la boca.
Hallará en ella gozo y corona de alegría,
heredará nombre eterno.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 20, 4.2-3 (3)
Posuísti super caput eius corónam de lápide pretióso. Le coronaste con corona de oro puro.
V/. Super salutáre tuum, Dómine, exsultábit veheménter; desidérium ánimæ eius dedísti ei, et voluntáte labiórum eius non fraudásti eum.
R/. Corónam de lápide pretióso.
V/. Señor, el rey se regocija de tu fuerza, tu victoria lo colma de alegría. Todo lo que te pidió le concediste; no le negaste lo que sus labios te pedían.
R/. Con corona de oro puro.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Gál 6,9-18
Epístola Pauli apóstoli ad Gálatas.
R/. Deo grátias.
Carta del Apóstol Pablo a los gálatas.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Bonum autem faciéntes infatigábiles, témpore enim suo metémus non deficiéntes. Ergo dum tempus habémus, operémur bonum ad omnes, máxime autem ad domésticos fídei.

Vidéte quálibus lítteris scrípsi vobis mea manu.

Quicúmque volunt placére in carne, hi cogunt vos circumcídi, tantum ut crucis Christi persecutiónem non patiántur; neque enim, qui circumcidúntur, legem custódiunt, sed volunt vos circumcídi, ut in carne vestra gloriéntur.

Mihi autem absit gloriári, nisi in cruce Dómini nostri Iesu Christi, per quem mihi mundus crucifíxus est, et ego mundo.

Neque enim circumcísio áliquid est neque præpútium sed nova creatúra. Et quicúmque hanc régulam secúti fuérint, pax super illos et misericórdia et super Ísrael Dei.

De cétero nemo mihi moléstus sit; ego enim stígmata Iesu in córpore meo porto.

Grátia Dómini nostri Iesu Christi cum spíritu vestro.

 R/. Amen.

Hermanos:

No nos cansemos de hacer el bien, porque a su tiempo cosecharemos, si no desfallecemos. Por consiguiente, siempre que tengamos oportunidad, hagamos el bien a todos, y especialmente a los hermanos en la fe.

Fijaos con qué letras tan grandes os escribo de mi propia mano.

Los que os quieren obligar a circuncidaos lo hacen únicamente para quedar bien ante los demás y no ser perseguidos por causa de la cruz de Cristo. Ni los mismos circuncidados guardan la ley; pero quieren que vosotros os circuncidéis para presumir de que ellos os obligaron a hacerlo.

Yo, por mi parte, sólo quiero presumir de la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por la cual el mundo está crucificado para mí y yo para el mundo.

Da igual estar o no estar circuncidado. Lo que importa es ser un hombre nuevo. Paz y misericordia a todos los que vivan conforme a esta regla y al Israel de Dios.

Que en adelante nadie me haga sufrir más, que bastante tengo con llevar marcadas en mi cuerpo las señales de Jesús, el Señor.

Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo esté con vosotros.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Mt 16,24-26; Lc 9,26-27 (4)
Léctio sancti Evangélii secúndum Matthæeum.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del Santo Evangelio según san Mateo.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus loquebátur discípulis suis dicens: «Si quis vult post me veníre, ábneget semetípsum et tollat crucem suam et sequátur me. Qui enim volúerit ánimam suam salvam fácere, perdet eam; qui autem perdíderit ánimam suam propter me, invéniet eam. Quid enim prodest hómini, si mundum univérsum lucrétur, ánimæ vero suæ detriméntum patiátur?

Nam qui me erubúerit et meos sermónes, hunc Dílius hóminis erubéscet, cum vénerit in glória sua et Patris et sanctórum angelórum. Dico autem vobis vere: Sunt áliqui hic stantes, qui non gustábunt mortem, donec vídeant regnum Dei».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo habló a sus discípulos diciendo: «El que quiera venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. Porque el que quiera salvar su vida la perderá, pero el que pierda su vida por mí la encontrará. ¿Qué le vale al hombre ganar el mundo entero si pierde su vida?

Porque si alguien se avergüenza de mí y de mi doctrina, el hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga con su gloria y con la del Padre y los santos ángeles. Os aseguro que hay algunos entre los aquí presentes que no morirán antes que venga el reino de Dios».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 93,12
Allelúia. Aleluya.
V/. Beátus homo quem tu erudíeris, Dómine, et de lege tua docúeris eum.
R/. Allelúia.
V/. Dichoso el hombre a quien tú corriges, Señor, al que instruyes en tu ley.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Sal 115,16-17.10
Ego servus tuus et fílius ancíllæ tuæ; dirupísti víncula mea tibi sacrificábo sacrifícium laudis, allelúia. Yo soy tu siervo, hijo de tu esclava, rompiste mis cadenas, te ofreceré un sacrificio de alabanza, aleluya.
V/. Crédidi, propter quod locútus sum, ego autem humilitátus sum nimis.
R/.
Ttibi sacrificábo sacrifícium laudis, allelúia.
V/. Tenía fe aún cuando dije: ¡Que desgraciado soy!
R/. Te ofreceré un sacrificio de alabanza, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Ad mártyrem vestrum fluéntis pópuli catérvæ concúrrite, expánso cordis sinu patrónum quærite vérnulum, quem nostis pátule prosílitum. munus quippe hoc illud est Líbicum, quod obsecundántibus ventis naváli commeátu advéhitur, et nostro lítori redonátur. Altérius est ripæ quod náscitur; altérius quod vehátur. Scillitána nobis hoc pignus cívitas misit, quod cælo tellus nostra remísit. Illa fudit hóminem mundo; hæc invéxit mártyrem cælo. Illa nativitátis dedit oríginem; hæc sánguine fuso fecit regnis cæléstibus renascéntem.

Máior ergo nobis pórtio laudis est, quibus ad ætérnam memóriam sciéndo suum sánguinem dedit, quam illic unde nésciens vitam sumpsit. Habéntes ígitur patrónum tanti solátii, hilarescámus in victória mártyris imitémur exémplum victóris, ut perveníre mereámur ad bravíum sanctitátis.
R/.
Amen.

Acudid a vuestro mártir, gentes del pueblo, venid como un río, con amplio corazón buscad al protector de la patria aunque sepáis que no es originario de esta tierra. No está lejos de la Libia, desde la que se llega fácilmente a nuestro litoral, cuando un viento favorable empuja a las naves. Se puede nacer en una orilla y vivir en otra. La ciudad de Escilis nos envió esta prenda y nuestra tierra la envió al cielo. Aquella le dio el origen del nacimiento, esta, por su sangre derramada, le hizo renacer en el reino celestial.

Nos corresponde una gloria mayor a los que recibimos su sangre que él entregó a sabiendas para eterna memoria, que a los de la otra orilla donde, sin saberlo, recibió la vida. Y pues tenemos un patrono que proporciona tales consuelos, alegrémonos en la victoria del mártir, imitemos el ejemplo del vencedor, para que merezcamos llegar al trofeo de la santidad.
R/. Amén. 

Adiuvánte Dómino nostro Iesu Christo, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Con la ayuda de nuestro Señor Jesucristo, que vive y reina en la Trinidad, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Deus, Dei Fílius, in cuius nóminis confessióne mártyris nostri membra et flammas súperant et torménta, da nobis in caritáte tua, corda gestáre flammántia, ut calóris tui flammígero igne succénsi, nec peccáti nos rubígo deprétiet, nec tepéntis ánimi conféssio decóloret. Quin pótius, reformáti in grátiam quam nostris perdídimus méritis, habéamus tecum partem in sæculis sempitérnis.
R/.
Amen.
Dios, Hijo de Dios, en la confesión de tu nombre los miembros de nuestro mártir superan el tormento de las llamas: danos en tu caridad unos corazones ardientes, para que encendidos en el fuego llameante de tu calor, no nos devalúe el moho del pecado si nos baja el calor la tibieza de espíritu, sino que más bien, recuperando la gracia que perdimos por nuestras culpas, tengamos parte contigo en los siglos eternos.
R/.
Amén. 
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos

Christe Iesu, Dómine et Salvátor, cuius nomen fragantíssimus odor in univérso adspárgitur mundo, da nobis, devícto sæculo, municipátu frui sidéreo, ut illic nostrórum nóminum præscríptio fiat, quo martyr noster tecum iam gloriósus exsúltat.

Quique prece mártyris persecutórem destruxísti cum idólis, obténtu eius sacrifícium hoc placábilis súscipe pro vivéntibus vel defúnctis.
R/.
Amen.

Cristo Jesús, Señor y Salvador, cuyo nombre esparce por todo el mundo penetrante perfume, concédenos que, vencido el mundo, gocemos la ciudadanía del cielo, para que nuestros nombres queden anotados donde nuestro mártir, ya glorioso, se goza contigo.

Tú, que por la oración del mártir destruiste al perseguidor con sus ídolos, por su intervención acepta benévolo este sacrificio en favor de vivos y difuntos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz

Christe Dei Fílius, qui mártyrem tuum Cucuphátem inter ignes sæculi pósitum plus supérnis ígnibus cremas, ut admótos illi persecutórum ignes subícias, fac in nobis ignem illum inextinguíbili succensióne flamméscere, quem venísti in terram míttere, et quem voluísti ardére.
Quo eius accensióne ita interióra nostra exæstuent, ut et te ex toto corde dilígere, et veram possímus cum próximis caritátem.

R/.
Amen.

Cristo, Hijo de Dios, que cuando tu mártir Cucufate fue echado a las llamas terrenales le hiciste arder más vivamente con el fuego celestial, para que superase las llamas de su martirio; haz que se encienda en nosotros aquel fuego inextinguible que viniste a traer a la tierra, deseando con vehemencia que llegara a inflamarla.
Así nuestras entrañas arderán vivamente para que te amemos de todo corazón y podamos mantener la auténtica caridad con nuestros prójimos.
R/.
Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est nos tibi, Deus Pater, et Iesu Christo Fílio tuo Dómino nostro, una cum Spíritu Sancto, inenarrábili córdium iubilatióne concínere, et laudum hóstias súpplici devotióne offérre. Qui distínctis locis, distíncta mártyrum solátia præstas, locáque síngula próprio mártyrum cruóre gloríficas, dum et Gerúndæ cívibus das Felícem, et Barcinónis pópulis Cucuphátem.

Ambo genitális soli unitáte progéniti, sed divérsa úrbium exceptióne locáti, tellúris únio dat sánguinis ortum, sed distínctis sédibus parit fúnctio vitális occásum. Ambo ineffábili glória præditi, ambo inenarrábili miraculórum præcónio celebrándi, quippe qui sicut diversitátes úrbium effúso passiónis cruóre sortíti sunt, ita quoque speciáli prodigiórum privilégio distinguúntur.

Nam licet unióne spíritus ageréntur ad glóriam, diversitáte tamen virtútum duo sibi famulántia privátis légibus víndicant eleménta, invícti enim victóres effécti per cárcerum furva, per famis inédiam, per córporum víncula, per torménta fortíssima.

Dignos Felix dispensatióne divína elígitur cui eleméntum aquæ famósis obséquiis famulétur. Cúcuphas quoque condígnus cui flamma subdátur. Ille enim colligátus maríno gúrgite mérgitur, iste ígnibus constipátur. Sed ille aquis superfértur, hic ígnibus non úritur; et utérque in utróque eleménti miráculo insignítur, cum illíus plantis unda subícitur, istíus membris tactus ignis prótinus suffocátur. Ille fluidis undárum fretis non prémitur; iste focis vaporántibus non cremátur. Illíus plantis subiécta unda plus dúruit; istíus membris admótus ignis defécit. Illum aquárum dorsa præferunt ínclitum; istum reddunt ígnium foménta corúscum. Ille inter undas suavem harmoníæ cánticum sonat; iste inter flammas Dóminum ínvocat.

His licet magnáliis stupéscant corda mortálium, sed ne pro illis in laudem tuam, o bone Deus, ora nostra aliquándo cessábunt, quod provinciárum eos iura non dívidunt, quod úrbium vicinitáte locántur, quod ipsis quoque functiónis suæ natálibus mýstica diérum ogdóade distinguúntur; ut unus in altérius celebritáte colátur, alter in áltero recénti gáudio sublimétur, dum ab uno per mónadem incípitur, quod ab áltero per ogdóadem consummátur.

Propter quod étiam uníus provínciæ cognátæ urbes non patiúntur inter se habére áliquid médium, quod neutro mártyre vindicétur.
Hi ergo, Dómine, qui pátriæ nostræ in municipále subsídium sortis electióne donáti sunt, hábeant apud te de suscéptis plébibus negória; causas litis nostræ sanatúri se íngerant; excúsent méritis crímina; compónant précibus causam nostram.
Quo tíbimet in præsénti vita in sanctitáte et iustítia serviéntes, et ad te mitíssimum iúdicem festinántes, corrécti tandem móribus, et mutáta vita in mélius, tibi post nostrum óbitum coronándi his dusctóribus præsentémur, proclamántes atque ita dicéntes:

Es digno y justo que nosotros te cantemos, Dios Padre, y a Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor, y al Espíritu Santo, con júbilo inefable de nuestros corazones y que te ofrezcamos víctimas de alabanza con devoción suplicante. Tú concedes a distintos lugares los consuelos de mártires diferentes y a cada lugar lo glorificas con la sangre de sus mártires propios. Mientras a los ciudadanos de Gerona les das a Félix, das a Cucufate al pueblo de Barcelona.

Ambos nacieron en un mismo lugar, pero fueron situados en diversas ciudades, una sola tierra les da el nacimiento de la sangre, pero en distintas sedes llega al ocaso su función vital. Ambos dotados de inefable gloria, ambos dignos de ser ensalzados por la inacabable relación de sus milagros, porque como les tocó en suerte derramar la sangre de su martirio en diversas ciudades, se distinguen también por el especial privilegio de sus prodigios.

Pues aunque por su unión espiritual son llevados a la gloria, por la diversidad de sus virtudes cada uno domina a los elementos de manera distinta. Resultan vencedores sobre la oscuridad de las cárceles, sobre la debilidad debida al hambre, sobre las cadenas que sujetaban sus cuerpos, sobre los atroces tormentos.

Pero, por disposición divina, Félix es elegido para que el elemento del agua le sirva con celebrados obsequios, mientras Cucufate es designado para que se le sometan las llamas. Aquél es arrojado, bien atado, a lo profundo del mar, éste sofocado con el fuego. Pero aquél flota sobre las aguas, y éste no resulta abrasado por las llamas, y uno y otro, en uno y otro elemento, quedan señalados por el milagro, cuando aquél anda sobre las olas y en éste el fuego que toca sus miembros queda apagado. Aquél no es zarandeado por las olas, éste no se quema en medio de las hogueras. Con aquél el agua se endurece bajo sus pies, en éste se consume el fuego aplicado a sus miembros. A aquél los lomos de las olas le llevan en triunfo, a éste le hace brillar el resplandor de las llamas. Aquél entre las olas entona un canto de suave armonía, éste invoca al Señor entre las llamas.

Y aunque con estas grandezas queden estupefactos los corazones de los mortales, no van a cesar nuestras bocas de alabarte, buen Dios, porque no les separan los derechos de las provincias, porque sean situados en ciudades distintas, porque los mismos natales de su pasión quedan separados por una mística semana, de forma que uno se celebre cuando se está celebrando el otro, y el otro sea exaltado cuando está reciente el gozo de la primera celebración, porque uno se celebra al principio de la semana y el otro al final.

Parece que dos ciudades cercanas de una misma provincia no consintieran que haya algo entre ellas que no se refiera a ninguno de los dos mártires.
Estos, Señor, que por suerte han sido dados a nuestra patria como ayuda para la ciudad, gestionen en tu presencia los asuntos de los pueblos que se les han encomendado. Asesores para pactar los negocios de la Iglesia, tomen parte en nuestros pleitos para zanjarlos, excusen con sus méritos nuestros pecados, compongan con su oración nuestras causas. Así, sirviéndote en la vida presente con santidad y justicia, caminando alegres hacia ti, juez piadoso, corrigiendo por fin nuestras costumbres y cambiando a mejor nuestras vidas, nos presentemos a ti con estos guías después de nuestra muerte para ser coronados, proclamando y diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus, Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, qui se in viscéribus athlétæ sui Cucuphátis, et misericórdem probat, et admirábilem maniféstat, cum sic in illis semel illápsus est, ut nec inclúsa córpore fidem amítterent, nec effúsa miráculi novitáte carérent.

Quin pótius, fusa pro se mártyris Christus in supplíciis víscera inestimábili miráculo revocáret ad vitam, seque in illis vivéntem osténderet, quæ foris ferus cárnifex avulsísset; ut in quibus semel fúerat infúsus per grátiam, non paterétur deperíre pénitus per natúram.

Christus Dóminus ac Redemptórem ætérnum.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que se muestra misericordioso y admirable en las entrañas de su atleta Cucufate, de forma que habiéndose infundido sobre ellas, no perdieran la fe estando todavía encerradas en el cuerpo, ni derramadas carecieran de la novedad del milagro.

Pues viendo Cristo las entrañas del mártir, derramadas en obsequio suyo en medio de los tormentos con inestimable milagro las volvió a la vida y se mantuvo viviendo en aquellas entrañas que el feroz carnicero había echado fuera del cuerpo, pues donde una vez se había el mismo derramado por la gracia, no podía consentir que llegara plenamente la muerte por la naturaleza.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Christe, Deus fortis atque mirábilis, te póscimus, te rogámus, ut qui victrícem ánimam Cucuphátis mártyris tui inter crepitántes cratículæ flammas non es passus exstíngui, has tibi oblátas hóstias placábili vultu iúbeas intuéri.

Quo ita in nobis sentiámus placábilem fíeri tuæ serenitátis aspéctum, ut quod fidélium vota præsúmunt, império éxpleat angelórum.
R/.
Amen.

Cristo, Dios fuerte y admirable, te pedimos que como no permitiste que el hálito vital del alma vencedora de Cucufate, tu mártir, se extinguiera entre las llamas crepitantes, mires con rostro complacido estas ofrendas que te ofrecemos.

Así sentiremos en nuestro interior cómo se vuelve más plácido el aspecto de tu serenidad, y los deseos que tus fieles formulan en su corazón se vean cumplidos por el ministerio de los ángeles.
R/.
Amén.

Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédenoslo, Padre sin principio, por tu Unigénito, Jesucristo, nuestro Señor, por quien creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Christe Dei, Fílius, qui victóriam mártyris in ultiónem persecutórum eius propagátam osténdis, dum eo supérsite et parátos ignes extínguis, et cruéntos carnífices périmis, concéptum in nobis fómitem exstíngue libídinis, et flammas tuæ incénde perpétuæ caritátis, quibus respérsi per moménta in íntimis, ad te et verbis et córdibus proclamémus e terris: Cristo, Hijo de Dios, que muestras la victoria de tu mártir convertida en castigo de sus perseguidores, cuando extingues los fuegos preparados para el mártir y él queda libre, mientras haces que mueran los sangrientos carniceros. Extingue en nosotros los rescoldos de la liviandad y enciende las llamas de la caridad perpetua, que nos mueva en cada momento desde lo más íntimo de nuestro ser a que con palabra y corazón te aclamemos desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Christus Dóminus, qui inter flammas mártyrem victórem réddidit Cucuphátem, a mundi vos erróribus et illécebris révocet.
R/.
Amen.
Cristo el Señor, que dio la victoria entre las llamas al mártir Cucufate, aparte de vosotros los errores y las artimañas del mundo.
R/. Amén.
Quique illum decíso capíte provéxit ad cælum, vos devíctis vítiis perdúcat ad præmium.
R/.
Amen.
El que lo llevó al cielo cuando fue cortada su cabeza, os lleve a vosotros al premio cuando queden vencidos vuestros vicios.
R/.
Amén.
Et quo precánte submérsa sunt ídola, eo supplicánte accepténtur in cæléstibus fidélium vota.
R/.
Amen.
Y como por su oración los ídolos fueron arrojados al mar, por sus peticiones los deseos de los fieles sean aceptados en el cielo.
R/.
Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva

Fac nos, Dómine, beatíssimi mártyris tui Cucuphátis sequípedes; ut eius muníti suffrágio, respuámus fallácias dæmonum, cuius instrúcti patrocínio, videámus bona Dómini in regióne vivórum.
R/. Amen.

Señor, haznos seguidores de tu santo mártir Cucufate, de forma que, fortalecidos por su intercesión, rechacemos los engaños del demonio; y sostenidos por su patrocinio, veamos los dones del Señor en la región de los vivos.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 447-454) y del Liber Commicus II (pp. 155; 213-215). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011. Las oraciones en español están tomadas de www.lexorandies.blogspot.com.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Eclo 14,1-2.22; 15,1-3.4b-6. N. de La Ermita.

3. Sal 20, 4b.2-3. N. de La Ermita.

4. Mt 16,24-26a; Lc 9,26-27. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIII