Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de las santas Justa y Rufina, vírgenes y mártires.

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 118,26.32.168
Vias tuas, Dómine, pronuntiávi et exaudísti me. Docuísti me, Deus, iustificatiónes tuas, viam mandatórum tuórum cucúrri Dómine. Te expliqué mi camino y me escuchaste. Enséñame tus leyes, correré por el camino de tus mandamientos, Señor.
V/. Servávi mandáta tua et testimónia tua, quia omnes viæ meæ in conspéctu tuo.
R/.
Viam mandatórum tuorum cucúrri, Dómine.
V/.
Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Viam mandatórum tuorum cucúrri, Dómine.
V/. Guardo tus decretos y tú tienes siempre presentes mis caminos.
R/. Correré por el camino de tus mandamientos, Señor.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Correré por el camino de tus mandamientos, Señor.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Deus qui virginálem pudicítiam et título sacræ passiónis et vexíllo beátas vírgines et mártyres tuas Iustam et Rúfinam glorificásti, da nobis, sic sacræ castitátis flóribus exornári, ut cum fructu bonórum, supérno beatitúdinis consórtium attingámus.
R/.
Amen.

Dios, que has exaltado el pudor virginal con el honor y el distintivo de la sagrada pasión, glorificando a sus santas vírgenes Justa y Rufina concédenos que, adornados con las flores de la sagrada castidad y con el fruto de las buenas obras, alcancemos la altura de participar de tu gloria.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Eclo 39,17-21 (2)
Léctio libri Ecclesiástici.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Eclesiástico.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:

Obaudíte me, fílii pii,
et quasi rosa plantáta super rivos aquárum florébit caro vestra;
quasi líbanus odórem suavitátis habéte,
floréte flores quasi lílium.
Date vocem et collaudáte cánticum
et benedícite Dóminum in ómnibus opéribus suis.
Date nómini eius magnificéntiam
et confitémini illi in laudatióne eius
et in cánticis labiórum et cítharis;
et sic dicétis in confessióne:

«Ópera Dómini univérsa bona valde,
et omne, quod præcépit, témpore suo erit».

R/. Amen.

Esto dice el Señor:

Escuchadme, hijos piadosos, y creced
como rosal plantado junto a corrientes de agua.
Como incienso derramad buen olor,
floreced como el lirio,
exhalad perfume, entonad un cantar,
bendecid al Señor por todas sus obras.
Reconoced la grandeza de su nombre,
dadle gracias, proclamad su alabanza
con vuestros cánticos y con las cítaras,
alabadlo con estas palabras:

«¡Qué hermosas son las obras del Señor!
Sus órdenes se cumplen a su tiempo».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 118,49-52
Spem dedísti mihi Dómine. Hæc me consoláta est in humilitáte mea. Recuerda la palabra que diste a tu siervo, de la que hiciste mi esperanza: este es mi consuelo en la aflicción.
V/. Supérbi iníque agébant usquequáque, a lege autem tua non declinávi; memor fui iudiciórum tuórum, Dómine.
R/. In humilitáte mea.
V/. Los insolentes me insultan sin parar, pero yo no me aparto de tus mandatos, y recuerdo tus sentencias, Señor.
R/.
Este es mi consuelo en la aflicción.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 2Cor 4,5-15
Epístolæ Pauli apóstoli ad Corínthios secúnda.
R/.
Deo grátias.
Segunda carta del apóstol san Pablo a los corintios.
R/.
Demos gracias a Dios.
Fratres:

Non enim nosmetípsos prædicámus sed Iesum Christum Dóminum; nos autem servos vestros per Iesum.

Quóniam Deus, qui dixit: «De ténebris lux splendéscat», ipse illúxit in córdibus nostris ad illuminatiónem sciéntiæ claritátis Dei in fácie Iesu Christi.

Habémus autem thesáurum istum in vasis fictílibus, ut sublímitas sit virtútis Dei et non ex nobis. In ómnibus tribulatiónem pátimur, sed non angustiámur; aporiámur, sed non destitúimur; persecutiónem pátimur, sed non derelínquimur; deícimur, sed non perímus; semper mortificatiónem Iesu in córpore circumferéntes, ut et vita Iesu in córpore nostro manifestétur.

Semper enim nos, qui vívimus, in mortem trádimur propter Iesum, ut et vita Iesu manifestétur in carne nostra mortáli. Ergo mors in nobis operátur, vita autem in vobis.

Habéntes autem eúndem spíritum fidei, sicut scriptum est: «Crédidi, propter quod locútus sum», et nos crédimus, propter quod et lóquimur, sciéntes quóniam, qui suscitávit Dóminum Iesum, et nos cum Iesu suscitábit et constítuet vobíscum. Ómnia enim propter vos, ut grátia abúndans per multos gratiárum actiónem abundáre fáciat in glóriam Dei.

R/. Amen.

Hermanos:

Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como siervos vuestros por Jesús.

Pues el Dios que dijo: Brille la luz del seno de las tinieblas ha brillado en nuestros corazones, para que resplandezca el conocimiento de la gloria de Dios reflejada en el rostro de Cristo.

Pero llevamos este tesoro en vasijas de barro, para que se vea que una fuerza tan extraordinaria es de Dios y no proviene de nosotros. Atribulados en todo, mas no aplastados; apurados, mas no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, mas no aniquilados, llevando siempre y en todas partes en el cuerpo la muerte de Jesús, para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo.

Pues, mientras vivimos, continuamente nos están entregando a la muerte por causa de Jesús; para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal. De este modo, la muerte actúa en nosotros, y la vida en vosotros.

Pero teniendo el mismo espíritu de fe, según lo que está escrito: «Creí, por eso hablé», también nosotros creemos y por eso hablamos; sabiendo que quien resucitó al Señor Jesús también nos resucitará a nosotros con Jesús y nos presentará con vosotros ante él. Pues todo esto es para vuestro bien, a fin de que cuantos más reciban la gracia, mayor sea el agradecimiento, para gloria de Dios.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Mt 25,1-13.31 (3)
Léctio sancti Evangélii secúndum Matthæum.
R/.
Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R/.
Gloria a ti Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus loquebátur discípulis suis in parábolis dicens:

Símile erit regnum cælórum decem virgínibus, quæ accipiéntes lámpades suas exiérunt óbviam sponso. Quinque autem ex eis erant fátuæ, et quinque prudéntes.
Fátuæ enim, accéptis lampádibus suis, non sumpsérunt óleum secum; prudéntes vero accepérunt óleum in vasis cum lampádibus suis. Moram autem faciénte sponso, dormitavérunt omnes et dormiérunt.

Média autem nocte clamor factus est: «Ecce sponsus. Exíte óbviam ei». Tunc surrexérunt omnes vírgines illæ et ornavérunt lámpades suas. Fátuæ autem sapiéntibus dixérunt: «Date nobis de óleo vestro, quia lámpades nostræ exstinguúntur». Respondérunt prudéntes dicéntes: «Ne forte non suffíciat nobis et vobis, ite pótius ad vendéntes et émite vobis».

Dum autem irent émere, venit sponsus, et quæ parátæ erant, intravérunt cum eo ad núptias; et clausa est iánua. Novíssime autem véniunt et réliquæ vírgines dicéntes: «Dómine , Dómine , áperi nobis». At ille respóndens ait: «Amen dico vobis: Néscio vos».

Vigiláte ítaque, quia nescítis diem neque horam, cum vénerit Fílius hóminis in glória sua.

R/. Amen. 

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo hablaba con sus discípulos en parábolas y les decía:

Se parecerá el Reino de los cielos a diez vírgenes que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco eran prudentes. Las necias, al tomar las lámparas, no se proveyeron de aceite; en cambio, las prudentes se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas. El esposo tardaba, les entro sueño a todas y se durmieron.

A medianoche se oyó una voz: «¡Que llega el esposo, salid a su encuentro!».Entonces se despertaron todas aquellas vírgenes y se pusieron a preparar sus lámparas. Y las necias dijeron a las prudentes: «Dadnos de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas». Pero las prudentes contestaron: «Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis».

Mientras iban a comprarlo, llegó el esposo, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas, y se cerro la puerta. Más tarde llegaron también las otras vírgenes, diciendo: «Señor, señor, ábrenos». Pero él respondió: «En verdad os digo que no os conozco».

Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora cuando venga en su gloria el Hijo del hombre».

R/. Amén. 

Inicio página

Laudes Sal 44,10.12
Allelúia.

Aleluya.

V/. Audi fília et vide quia concupívit rex pulcritúdinem tuam, et ipse est Deus tuus.
R/.
Allelúia.
V/. Escucha, hija, mira, que el Rey se ha prendado de tu belleza, y él es tu Dios.
R/.
Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Mt 25,6.7.10
Allelúia. Clamor factus est média nocte, dicens: Ecce sponsus venit, éxite óbviam ei, allelúia. Aleluya. A media noche se oyó una voz: ¡Que llega el esposo, salid a recibirlo! Aleluya.
V/. Ornavérunt decem vírgines lámpades suas, et egréssæ sunt, eúntes in occúrsum sponso et sponæ. Et quæ parátæ erant introiérunt cum eo ad núptias.
R/.
Ecce sponsus venit, éxite óbviam ei, allelúia.
V/. Las diez doncellas prepararon sus lámparas y salieron a esperar al novio y a la novia. Y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas.
R/. ¡Que llega el esposo, salid a recibirlo! Aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Devotissimam sanctárum ac beatissimárum Iustæ et Rufínæ mártyrum fidem et famosíssimas toto orbe victórias débito honóre venerántes, omni stúdio omníque intentióne, fratres caríssimi, Dómino supplicémus, ut sicúti eárum virtútibus gratulámur, ita eárum méritis copulémur.

Neque nos desperáre fas est martýrii nobis glóriam quocúmque in témpore posse donári, namque iracúndiam cohibuísse, insígnis patiéntiæ est; cupiditátem frenáre, palma virtútis est; et domuísse libídinem, coróna martýrii est. Per hæc diábolus inféstat, per quæ ista congréditur; et plerúmque plus valent occúlta bella, quam pública, dum minus erubéscunt, quæ sine teste operántur.

Ad cælum ítaque óculos animúmque vertámus, ut omnípotens Deus, inspéctor cordis, cognitórque secréti, cum probáverit sibi placére quæ quærimus, voluntátem nostram sibi pro passióne députet, et vota pro sánguine.
R/.
Amen.

Al venerar con los debidos honores la fe pronta y entregada de las santas y bienaventuradas Justa y Rufina, y sus triunfos celebrados por todo el orbe, con todo afecto y pura intención suplicamos a Dios, queridos hermanos, que lo mismo que nos alegramos de sus virtudes, podamos asociarnos a sus méritos.

Y no debemos perder la esperanza de que algún día se nos conceda la gloria del martirio: porque reprimir la ira desatada es propio de una insigne paciencia; poner freno a la concupiscencia es la palma de la virtud; y domar la liviandad es la corona del martirio. Por eso pone asechanzas el diablo, a quien tanto y muchas veces tienen más valor los combates ocultos que los públicos, porque nos sonroja menos lo que realizamos sin testigos.

Volvamos, pues, los ojos y el ánimo al cielo, para que Dios todopoderoso, que escudriña los corazones y conoce todos los secretos, complaciéndose en lo que hacemos, estime nuestra buena voluntad como sufrimiento y nuestros deseos como sangre derramada por él.
R/. Amén. 

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Eniténtia tuárum, Dómine, mártyrum Iustæ et Rufínæ sollémnia celebrántes, quæ, mercimónio fictílium vasculórum contémpto, ad beátæ usque passiónis meruérunt glóriam perveníre, te acclínes orámus, ut per eas apud te nostra accipiátur orátio, quarum tu lætátus es de triúmpho.

Per eas evincámus cupiditátis incéndia, per quas ipse tortóris evicísti torménta; ipsísque nos intercedéntibus córrige, quarum te victórem ostendísti in passióne. Ut quæ tibi per glóriam meritórum effécta sunt vasa virtútum, unusquísque nostrum apud te obtíneant vas suum absque contagióne possidére peccáminum.
R/.
Amen.

Al celebrar, Señor, la brillante solemnidad de tus mártires Justa y Rufina, que menospreciando el comercio de sus frágiles vasijas merecieron llegar a la gloria de la dichosa pasión, te rogamos humildes que por ellas, de cuyo triunfo te mostraste satisfecho, sea aceptada nuestra oración en tu presencia.

Por ellas venzamos el ardor de la pasión, como tú mismo superaste en ellas los tormentos del verdugo. Encáuzanos por su intercesión, lo mismo que en su martirio doblegaste al adversario. Y como ellas por la gloria de sus méritos llegaron a ser vasos de virtud, cada uno de nosotros obtenga de tu bondad conservar su vasija libre de contagios.
R/.
Amén. 

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos

Deus, qui nos per Apóstolum tuum própriis mánibus victum quærere præcepísti, sanctárum tuárum Iustæ et Rufínæ précibus spiritálem nobis attríbue victum, et cotidiánum piæ miseratiónis subsídium, ut hæ vírgines quæ suis mánibus et própriæ salúti et indigéntiæ provisóres ínopum exstitérunt, suis suffrágiis tam vivéntibus quam defúnctis, cóngrua remédia largiántur.
R/.
Amen.

Dios, que nos ordenas por medio de tu Apóstol que cada uno se gane el sustento por sus propias manos; por los ruegos de tus santas Justa y Rufina otórganos el alimento espiritual y el pan cotidiano de tu divina misericordia, como estas vírgenes, que con sus manos proveyeron al propio sustento y a las necesidades de los pobres, nos procuran con su intervención los oportunos remedios a vivos y difuntos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz

Piíssime redémptor et cónditor univérsæ carnis, qui patiéntia tuárum vírginum antíqui hostis contrivísti impúlsum, qui prædictárum vírginum societátem turbáre ex confractióne ausus est vasculórum, da nobis, ut immobíliter in nostris córdibus radicátus, infírma nostri córporis vasa fórtia tibi per caritátis ópera præparémus, quo nullis elísi iáculis adversántis, indisrúptæ utámur munéribus pacis.
R/.
Amen.

Redentor piadoso y creador de todo el universo, que por la paciencia de tus vírgenes deshiciste la fuerza del antiguo enemigo cuando pretendía perturbar la hermandad de las mismas rompiendo sus vasijas; concédenos que, teniéndote profundamente arraigado en nuestros corazones, procuremos fortalecer la debilidad de nuestros vasos por las obras de caridad, así no nos afectarán los dardos del adversario y podremos disfrutar de tus dones con la paz que no se acaba.
R/.
Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, æquum vere et salutáre est, nos tibi imménsas ágere grátias, omnípotens Trínitas Deus, qui mártyres tuas Iustam et Rufínam, victum sibi fíctili commércio conquiréntes, nefándis idolórum mónstruis dissipátis, quæ in honórem vanitátis offérri sibi propósita perurgébant, eo usque ad consummatiónem martýrii perduxísti, ut nulla insiliéntis catérvæ procacitáte turbátæ, nulláque infestántis príncipis ferocitáte mollítæ postrémo nec in ipsis pœnárum atrocitátibus fractæ, te verum Deum íntegra confessióne clamándo, ínfula passiónis ornátæ, regnis cæléstibus iungeréntur. Magnum est ítaque ante passiónem miráculum iam præmíssum.

Frangebántur ítaque vasa fictília, quóniam cæléstia per passiónem parabántur immutári mártyrum membra. Non fuit temporále commércium, sed Christi negótium, per quod possent émere sanctæ mártyres cælum.

O furor sacrílegus. Se ipsum frangit in vasis, et Christum facit triumpháre de sanctis. Sua non sunt membra quæ déstruit, quas cum ætérno rege vívere facit, cum punit. Ecce innumerábiles non cessant pœnæ, et sanctíssimæ vírgines Christum Dóminum non désinunt præconári. Coctum adversárius díssipat, quod a sanctis vénditur lutum, quia crudelitátem suam gehénnæ parábat exuréndam incéndio. Talis atrócitas veritáte devíncitur, sic humílitas cum supérbia dimicátur, ut mártyres quas per confractiónem vasculórum diábolus condemnásse credébat, perfécta consummatióne martýrii cæléste regnum obtinuísse geméscat.

Unde maiestátem tuam, Pater piíssime, postulámus, ut quemádmodum illis in congressióne passiónis donásti constántiam, ita et nos vítiis carnálibus expiátos fácias perveníre ad gáudia sempitérna. Propter quod ei omnes Ángeli omnésque Sancti non cessant clamáre, ita dicéntes.

Es digno y justo, en verdad equitativo y saludable, que te demos gracias sin medida, Dios Trinidad todopoderoso, que a tus mártires Justa y Rufina, que se ganaban la vida con la venta de sus vasijas de barro, las llevaste hasta la culminación del martirio por la destrucción de los horrorosos ídolos a cuya vanidad quería la plebe que se ofrecieran sacrificios, de forma que, sin turbarse por la procacidad de la muchedumbre insultante ni aferrarse ante la ferocidad del gobernador, sin dejarse quebrantar por la misma atrocidad de los tormentos, proclamándote a voz en grito como verdadero Dios, en perfecta confesión de fe, adornadas con la corona del martirio fueron asociadas al reino celestial.

Con ello se rompían las frágiles vasijas, mientras los miembros de las mártires se transformaban en celestiales a través de su pasión. No se trata ya de un comercio temporal, sino de un negocio de Cristo, por el que las santas mártires pudieron comprar el cielo.

El furor sacrílego se rompe a sí mismo en las vasijas, mientras hace triunfar a Cristo en sus santas. No hace suyos los miembros que destruye, cuando al atormentarlos los hace vivir con su eterno rey. No se acaban los tormentos innumerables, pero tampoco las santas vírgenes dejan de proclamar las glorias de Cristo. El adversario reduce a polvo el barro cocido que vendían las santas, mientras preparaba a su propia crueldad para ser quemada en el fuego del infierno. Tal atrocidad queda vencida por la verdad; así lucha la soberbia contra la humildad, cuando las mártires que el diablo creía condenar con la rotura de sus vasijas, en perfecta consumación de su martirio obtienen el reino celestial, mientras él gime por su fracaso.

Por eso, Padre misericordioso, imploramos de tu majestad que como a ellas les concediste constancia en sus pruebas, nos concedas a nosotros que, limpios de vicios carnales, lleguemos a los gozos eternos. Para unirnos a todos los Ángeles y Santos que no cesan de aclamarte, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, quem sacre vírgines Iusta et Rufína, vitæ opéribus páriles, sociáque passiónis consummatióne felíces, ex illo se quæstu perténui fictílium vasculórum vestiérunt in páupere, collegérunt in hóspite, satiavérunt in sitiénte.

Sit ígitur illi honor, et indeféssa laudátio, qui horum múnerum et inspirátor est páriter et suscéptor; cum ipse his se egére pronúntiat, qui solus hæc in ómnibus tribuéndo inspírat. Ipse quippe horum inspirátor, dum hic in membris suis pie refícitur, donáta donántibus post multíplici fœnóre se tribuénte largítur.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, a quien las santas vírgenes Justa y Rufina, asemejándose a él por sus obras, felices por la consumación de un común martirio, vistieron en los pobres, acogieron en los huéspedes, saciaron en el sediento, por aquella humilde ganancia que les proporcionaba la venta de sus frágiles vasijas.

 Honor, pues, y alabanza incansable al que es al mismo tiempo inspirador y receptor de tales dones, cuando él mismo dice que se manifiesta en quienes los reciben: el que sugiere todo esto y lo concede a todos él solo. El mismo que lo insinúa todo, mientras es aquí piadosamente alimentado en sus miembros, y se entrega después a sí mismo en don para los donantes, a interés creciente.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Ob honórem passiónis famulárum tuárum Iustæ et Rufínæ, has tibi, Deus Pater, hóstias immolántes, precámur, ut illárum intervéntu quæ se tibi vasa mundíssima exhibuérunt, hoc tibi oblátum sanctífices holocáustum; præstans supplícibus nobis, ut quarum mercimónio dudum saciásti inópiam, páuperum harum prece rata tibi effícias vota fidélium populórum.
R/.
Amen.

Al ofrecerte, Dios Padre, esta oblación en honor del martirio de tus siervas Justa y Rufina, te rogamos que por la intervención de las que se ofrecieron a ti como vasos purísimos, santifiques este sacrificio que te ofrecemos: concediendo a los que te suplicamos, que como en otro tiempo atendiste con sus ganancias las necesidades de los pobres, por su oración aceptes las oraciones de los pueblos fieles.
R/.
Amén.

Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis, valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te, Deo nostro, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Padre ingénito, por medio de tu Unigénito, nuestro Señor Jesucristo, por quien creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Fac nos, ætérne Deus, ut unusquísque nostrum vas suum in honóre et sanctificatióne possídeat; qui vírgines tuas Iustam et Rufínam ex conquæstu fictílium vasculórum passiónis perduxísti ad glóriam, quo emundátis consciéntiis ad te proclamémus e terris: Dios eterno, haz que cada uno de nosotros conserve su vaso en honor y santidad, como hiciste que tus mártires Justa y Rufina desde la venta de sus vasijas de barro llegasen a la gloria del martirio. Así, limpias nuestras conciencias, te aclamamos desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Christus Dóminus vos sibi plácita effíciat vasa, qui Iustam et Rufínam sibi éfficit vasa mundíssima.
R/.
Amen.
Cristo el Señor, haga de vosotros vasos que le agraden, como se preparó los limpísimos vasos de Justa y Rufina.
R/. Amén.
Quique illas non passus est de fíctilium fractióne tristári, nunquam vos patiátur dissolútis compágibus intérnæ mentis illúdi.
R/.
Amen.
El que no permitió que les causara tristeza la destrucción de su frágil mercancía, jamás permita que vosotros seáis objeto de burla por flaquear vuestras mentes.
R/.
Amén.
Quo fortes corde et córpore, quarum nunc celebrátis sollémnia, perpetuáliter percipiátis suffrágia.
R/.
Amen.
Así, fuertes de corazón y cuerpo, experimentéis perpetuamente las ayudas de aquellas cuya festividad estáis celebrando.
R/.
Amén.
Adiuvánte sua misericórdia, qui vivit et regnat Deus in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia de Dios, que vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Deus, qui omnem Vírginum glóriam filiárum ítique Regis intrínsecus esse vis, ut testimónium aliénæ laudis non áppetant, quas virtus intérna lætíficat: ánnue nobis harum Vírginum précibus, et humánas laudes fúgere et boni óperis intra nos testimónium reportáre. Quo et vírgines persistámus in fide, et incorrúptam ex hoc capiámus hereditátem.
R/. Amen.

Dios, que has dispuesto que toda la gloria de las vírgenes, las hijas del Rey sea interior, para que no apetezcan las alabanzas ajenas, los que tienen la alegría interior en su virtud, concédenos por las preces de estas Vírgenes, huir de las alabanzas humanas, y buscar en nuestro interior la conciencia de las buenas acciones. Para que nos mantengamos puros en la fe y cosechemos por ello la herencia incorruptible.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 418-425) y del Liber Commicus II (pp. 146-148). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011. Las oraciones en español están tomadas de www.lexorandies.blogspot.com.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Eclo 39,17-21a. N. de La Ermita.

3. Mt 25,1-13.31a. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIII