Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de san Cristóbal, mártir.

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 9,13; Ap 21,3; Sal 117,15
Sánguinem iustórum requíram ego, dicit Dóminus, et habitábo cum eis in regno meo, allelúia, allelúia. Pediré cuentas de la sangre de los justos, dice el Señor, los acogeré en mi reino, aleluya, aleluya.
V/. Vox lætítiæ et salútis in tabernáculis iustórum.
R/.
Et habitábo cum eis in regno meo, allelúia, allelúia.
V/.
Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Et habitábo cum eis in regno meo, allelúia, allelúia.
V/. Se oyen voces de alegría y de salvación en las tiendas de los justos.
R/. Los acogeré en mi reino, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Los acogeré en mi reino, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Deus, qui es virtus indeféssa et Sanctórum inexpugnábile robur, tuam in Martýribus tuis constántiam præfer, inter quos et sanctus martyr tuus Christóphorus patiéntia victríci nitéscit; tu ergo in eius agónibus laudántem Ecclésiam ámplia felicitáte perpétua, ut quæ fidéli devotióne honórat Mártyrem, párilem cum eo, te largiénte obtíneat sanctitátem.
R/.
Amen.

Dios, tú eres la fuerza invencible y el vigor indestructible de los santos; muestra tu fidelidad en tus mártires, entre los que tu santo mártir Cristóbal resplandece por su paciencia vencedora; haz crecer pues con perenne felicidad a la Iglesia que te alaba, en medio de sus combates; para que honrando con toda devoción al santo mártir, obtenga de ti junto con él, la gloria de la santidad.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Sab 3,1-9
Léctio libri Sapiéntiæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de la Sabiduría.
R/. Demos gracias a Dios.
Fili:

Iustórum autem ánimæ in manu Dei sunt,
et non tanget illos torméntum mortis.
Visi sunt óculis insipiéntium mori,
et æstimáta est afflíctio éxitus illórum,
et, quod a nobis est iter, extermínium;
illi autem sunt in pace.

Étenim, si coram homínibus torménta passi sunt,
spes illórum immortalitáte plena est;
et in paucis corrépti, in multis bene disponéntur,
quóniam Deus tentávit eos
et invénit illos dignos se.

Tamquam aurum in fornáce probávit illos
et quasi holocáusti hóstiam accépit illos,
et in témpore visitatiónis illórum fulgébunt
et tamquam scintíllæ in arundinéto discúrrent;
iudicábunt natiónes et dominabúntur pópulis,
et regnábit Dóminus illórum in perpétuum.

Qui confídunt in illo, intéllegent veritátem,
et fidéles in dilectióne acquiéscent illi,
quóniam grátia et misericórdia est sanctis eius,
et visitátio eléctis eius.

R/. Amen.

Hijo:

La vida de los justos está en manos de Dios,
y ningún tormento les alcanzará.
Los insensatos pensaban que habían muerto,
y consideraban su tránsito como una desgracia,
y su salida de entre nosotros, una ruina,
pero ellos están en paz.

Aunque la gente pensaba que cumplían una pena,
su esperanza estaba llena de inmortalidad.
Sufrieron pequeños castigos, recibirán grandes bienes,
porque Dios los puso a prueba y los halló dignos de él.

Los probó como oro en el crisol
y los aceptó como sacrificio de holocausto.
En el día del juicio resplandecerán
y se propagarán como chispas en un rastrojo.
Gobernarán naciones, someterán pueblos
y el Señor reinará sobre ellos eternamente.

Los que confían en él comprenderán la verdad
y los que son fieles a su amor permanecerán a su lado,
porque la gracia y la misericordia son para sus devotos
y la protección para sus elegidos.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 29,5; 28,2
Psállite Dómino, sancti eius, et confitémini memóriæ sanctitátis eius. Cantad al Señor, los que le sois fieles, alabad su nombre santo.
V/. Afférte Dómino glóriam et honórem, afférte Dómino glóriam nóminis eius, adoráte Dóminum in régia sancta eius.
R/. Et confitémini memóriæ sanctitátis eius.
V/. Rendidle al Señor gloria y poder: tributadle la gloria que corresponde a su nombre, adorad al Señor en su morada regia.
R/.
Alabad su nombre santo.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 2Cor 1,1-7
Princípium epístolæ Pauli apóstoli ad Corínthios secúnda.
R/.
Deo grátias.
Principio de la segunda carta del apóstol san Pablo a los corintios.
R/.
Demos gracias a Dios.
Fratres:

Paulus, apóstolus Christi Iesu per voluntátem Dei, et Timótheus frater, ecclésiæ Dei, quæ est Corínthi, cum sanctis ómnibus, qui sunt in univérsa Acháia: grátia vobis et pax a Deo Patre nostro et Dómino Iesu Christo.

Benedíctus Deus et Pater Dómini nostri Iesu Christi, Pater misericordiárum et Deus totíus consolatiónis, qui consolátur nos in omni tribulatióne nostra, ut possímus et ipsi consolári eos, qui in omni pressúra sunt, per exhortatiónem, qua exhortámur et ipsi a Deo.

Quóniam, sicut abúndant passiónes Christi in nobis, ita per Christum abúndat et consolátio nostra. Sive autem tribulámur, pro vestra exhortatióne et salúte; sive exhortámur, pro vestra exhortatióne, quæ operátur in tolerántia earúndem passiónum, quas et nos pátimur. Et spes nostra firma pro vobis, sciéntes quóniam, sicut sócii passiónum estis, sic éritis et consolatiónis.

R/. Amen.

Hermanos:

Pablo, apóstol de Cristo Jesús por voluntad de Dios, y Timoteo, el hermano, a la Iglesia de Dios que está en Corinto, con todos los santos que residen en toda Acaya: gracia a vosotros y paz de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo.

¡Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de las misericordias y Dios de todo consuelo, que nos consuela en cualquier tribulación nuestra hasta el punto de poder consolar nosotros a los demás en cualquier lucha, mediante el consuelo con que nosotros mismos somos consolados por Dios!

Porque lo mismo que abundan en nosotros los sufrimientos de Cristo, abunda también nuestro consuelo gracias a Cristo. De hecho, si pasamos tribulaciones, es para vuestro consuelo y salvación; si somos consolados, es para vuestro consuelo, que os da la capacidad de aguantar los mismos sufrimientos que padecemos nosotros. Nuestra esperanza respecto de vosotros es firme, pues sabemos que si compartís los sufrimientos, también compartiréis el consuelo.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Mt 10,16-22
Léctio sancti Evangélii secúndum Matthæum.
R/.
Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R/.
Gloria a ti Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus loquebátur discípulis suis dicens: «Ecce ego mitto vos sicut oves in médio lupórum; estóte ergo prudéntes sicut serpéntes et símplices sicut colúmbæ.

Cavéte autem ab homínibus; tradent enim vos in concíliis, et in synagógis suis flagellábunt vos; et ad præsides et ad reges ducémini propter me in testimónium illis et géntibus. Cum autem tradent vos, nolíte cogitáre quómodo aut quid loquámini; dábitur enim vobis in illa hora quid loquámini. Non enim vos estis, qui loquímini, sed Spíritus Patris vestri, qui lóquitur in vobis.

Tradet autem frater fratrem in mortem, et pater fílium; et insúrgent fílii in paréntes et morte eos affícient. Et éritis ódio ómnibus propter nomen meum; qui autem perseveráverit in finem, hic salvus erit».

R/. Amen. 

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo hablaba con sus discípulos y les decía: «Mirad que yo os envío como ovejas entre lobos; por eso, sed sagaces como serpientes y sencillos como palomas.

Pero ¡cuidado con la gente!, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes por mi causa, para dar testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os entreguen, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en aquel momento se os sugerirá lo que tenéis que decir, porque no seréis vosotros los que habléis, sino que el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros.

El hermano entregará al hermano a la muerte, el padre al hijo; se rebelarán los hijos contra sus padres y los matarán. Y seréis odiados por todos a causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el final, se salvará».

R/. Amén. 

Inicio página

Laudes Is 51,3.12
Allelúia.

Aleluya.

V/. Gáudium et lætítiam obtinébunt sancti, et Dóminus consolábitur eos.
R/.
Allelúia.
V/. Gritos de gozo y júbilo lanzarán los santos, el Señor los consolará.
R/.
Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Dan 7,27; 12,1.3-4 (2)
Regnum et potéstas et magnitúdo regni dábitur pópulo sanctórum, allelúia. El reino y el poder y la grandeza del reino, para el pueblo de los santos, aleluya.
V/. Consúrget Míchael, princeps magnus, et salvábitur omnis qui invéntus fúerit in libro scriptus. Et qui ad iustítiam erúdiunt multos, fulgébunt in perpétua æternitáte. Pertransíbunt plúrimi, et múltiplex erit sciéntia.
R/.
Dábitur pópulo sanctórum, allelúia.
V/. Se levantará Miguel, el gran príncipe, y se salvará todo el que esté inscrito en el libro. Los que enseñaron a muchos la justicia, brillarán por toda la eternidad. Muchos lo repasarán y aumentarán su saber.
R/. Para el pueblo de los santos, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Adest, Christe Dómine, redúcto anni círculo vótivus alúmnæ plebis convéntus ad exímium sanctíssimi Christóphori tui mártyris íncliti festum; te rerum ómnium mirabílium conditórem, cérnuo poscéntes afféctu ut perspícuo illo claritátis tuæ lúmine mereámur illustrári; per quod possit calígine ignorántiæ carére, et sídere divíno lustráta manére.

In eo enim quod omnípotens cuncta ex níhilo creans miríficus reperíris, et dum ipsam creatúram váriis dispositiónum fictiónibus conspícuam præbes, miránda mirabíliter patras. Sed dum úndique agnoscéndum te Deum verum per cathólicæ fídei rudiménta in una copulándo iungis Ecclésia, hæc nos eminentióra mirabílibus misericórdiæ prospícimus refécta munéribus.

Dum enim prædíctum hunc mártyrem alienígenæ gentis et spéciei lustrátum fide, robústum mente, invíctumque éfficis passióne, spei nostræ digna præbe subsídia grátiæ tuæ; quia per álios in áliis dona largiris, et in álios præbes unde aliórum indigéntiam reples.

Unde acclínes quæsumus, ut huius gloriósæ paléstræ tui præsídiis tuti, ea quæ vanitáti sæculi dédita manent evellámus a mente, ut victóres maneámus conculcántes aéreas potestátes, te pro nobis pugnánte, et semper in nobis manénte et vincénte. Sicque præcépta tua impleámus sollérter, ut fructum tibi beneplácitum exhibéntes, déxteræ tuæ mereámur sine fine esse partícipes.
R/.
Amen.

Aquí tienes como cada año, Cristo Señor, esta devota reunión del pueblo fiel que viene a celebrar la fiesta notable de tu ínclito mártir san Cristóbal, pidiéndote con humilde afecto, creador de todas las maravillas, que le ilumines con tu brillante luz para librarle de las tinieblas de la ignorancia y dejarle permanentemente ilustrado con el fulgor divino.

Eres ciertamente maravilloso al crear todo de la nada como omnipotente, pero al darte a conocer claramente a tus mismas criaturas, con diversidad de disposiciones y funciones, eres admirable en tu manera de hacer maravillas. Y así, cuando de todas partes nos congregas en una sola Iglesia para que te conozcamos como Dios verdadero por los principios de la fe católica, nos damos cuenta de que estas más notables enseñanzas están llenas de dones maravillosos de misericordia.

Cuando a este mártir, de origen extranjero y singular aspecto, alumbrado por la fe, le hiciste fuerte de ánimo e invicto en su martirio, das a nuestra esperanza dignas muestras de tu gracia, porque por unos repartes bienes a los otros, dando a los primeros la posibilidad de remediar la indigencia de los segundos.

Por eso te rogamos humildes, que defendidos por la ayuda de este glorioso atleta de la fe, arranquemos del alma todo lo que siga apegado a la vanidad del mundo, para que podamos vencer a los poderes del aire y mantener siempre nuestra victoria, con tal de que tú luches por nosotros y permanezcas a nuestro lado como vencedor. Así cumpliremos siempre con diligencia tus preceptos, agradándote con nuestra cosecha de buenas obras para ser siempre partícipes de tu reino.
R/. Amén. 

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivis et regnas in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que, único Dios con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Hæc est, Dómine Deus noster, devóta plebs, votívæ mentis ánnuæ votis devótum munus exhibéndo convénit, frui desíderans tui gloriósi mártyris Christóphori præsídio quem dignum tua agnóscit manére, muníficum grátia.

Vere in ómnibus se tibi, Christe Dómine, imitábilem præbuit, qui grátiam nóminis sortíri proméruit. Ex sacro étenim lavácro tinctus Christóphorus est appellátus, quo Christum indútus et Christi grátia iam reféctus, Christíque virtúte firmátus, Christi étiam exémplo exsísteret gloriósus ut quia princeps huius mundi diábolus, dum a paradíso subtráctum genus humánum per carnis illécebram gloriabátur subiéctum, sibi néquiter copuláre suo dominátui deputátum, velut victor dóminans retinéret; adveniéntem quoque pro redemptióne géneris humáni Christum Dóminum quem dudum humanitáte vestítum cérnerat, velut céterum genus humánum suo conabátur domínio mancipáre; a quo captus et elísus ómnium fidélium amísit cœtum.

Sic et Christóphorus Christi virtúte munítus, Décium Cæsarem a milítibus suis expoliátum, et a plébium ágmine réddidit depopulátum. Hic, Dómine, martyr tuus a te et fide illuminátus, et nómine sublimátus, sit nobis patrónus assíduus, sit defénsor fortíssimus, et sic nos suo suffrágio séparet a mundi contágio, ut tibi copulándo sóciet in regno supérno.
R/.
Amen.

Señor Dios nuestro, este es el pueblo devoto que se reúne una vez al año, trayendo el obsequio de su alma generosa, deseando gozar del patrocinio de tu glorioso mártir Cristóbal, a quien reconoce como digno dispensador de tu gracia.

Él se mostró siempre dispuesto a imitar a Cristo Jesús, pues le tocó en suerte llevar la gracia de su nombre. Al ser bautizado se le llamó Cristóforo, con lo cual, revestido de Cristo y mantenido por su gracia, resultó también glorioso como Cristo, cuando el diablo, príncipe de este mundo, que se gloriaba de tener sujeto al género humano arrancado del paraíso por la atracción de la carne y condenado a permanecer bajo su triste dominio, quiso tenerle en su poder como vencedor que manda, como pretendió hacer con Cristo el Señor, que venía a redimir al género humano: como le había visto mucho tiempo vestido de humanidad, quiso someterle a su dominio como a los demás hombres; pero fue Cristo quien le cazó y aplastó, y por eso perdió también a todos los cristianos.

Lo mismo hizo Cristóbal, armado con la fuerza de Cristo, que dejó al emperador Decio despojado de sus soldados y abandonado de los pueblos. Este mártir, Señor, iluminado por ti con la fe y sublimado con tu nombre, sea nuestro patrono constante y defensor fortísimo, que nos aparte con tu ayuda del contagio del mundo y nos una contigo para ser asociados a tu reino supremo.
R/. Amén. 

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos

Nóminis tui, Christe, grátia præclárum mílitem tuum Christóphorum muníficas, et eiúsdem nóminis virtúte ditátum locuplétas; cum tibi per eum multitúdinem fidélium ággregas populórum, quos dignos mártyrii nómine consecrátos in perpétua exsultatióne súscipis gloriósos.

Proínde quæsumus te, Dómine Deus noster, ut grátiam nóminis tui, in qua signati sumus, inviolabíliter illam usque ad nostrum óbitum conservému, ut grátia nobis succedénte pro grátia, et fidem tibi illibátam exhibeámus dum vívimus, et vitæ ætérnæ præmia capiámus post tránsitum.

Sic étiam, quæsumus, Dómine prædícto mártyre tuo suffragánte, concésa sit réquies defunctórum, ut mutáta sorte trístium mansiónum, cælésti perfruántur societáte iustórum.
R/.
Amen.

Cristo, colmas de dones con la gloria de tu nombre a tu preclaro soldado Cristóbal, y lo enriqueces de nuevo por la misma virtud, cuando por él agregas a ti una multitud de pueblos fieles a los que, consagrados por el martirio, recibes gloriosos en la alegría perpetua.

Te rogamos, pues, Señor Dios nuestro, que conservemos inviolada hasta nuestra muerte la gracia de tu nombre en la que fuimos signados, para que aprovechando tus gracias sucesivas te mostremos durante nuestra vida una fe purísima y después de la muerte alcancemos el premio de la vida eterna.

Que también por la ayuda de tu mártir se conceda el descanso a los difuntos, para que cambiada la suerte de las tristes mansiones, gocen de la celestial compañía de los justos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Christe Dei Fílius, qui stígmata passiónis tuæ præcláro múnere dilatándo divérsa natiónum génera unitáti Ecclésiæ tuæ consócias aggregándo; inter quos beátum Christóphorum alienígenæ gentis et speciéi, tuæ grátia ditas, et nóminis glória decóras, et passiónis ornaménto gloríficas.

Fac nos, quæsumus, ita unitáti sanctæ Ecclésiæ tuæ coniúnctos exsístere, ut nunquam ab eius discedámus societáte, sed sic caritátis tuæ múnere in ea pérpetim colligémur, ut fide et ópere tibi placére in perpétuum mereámur.
R/.
Amen.

Cristo, Hijo de Dios, que difundiendo como el más preclaro de los dones los estigmas de tu pasión, asocias a la unidad de tu Iglesia a las diversas naciones, de entre las cuales enriqueces con la gracia de tu fe a san Cristóbal, de nación y aspecto extranjero, decorándolo con la corona de tu nombre y glorificándolo con el ornamento del martirio.

Haz que estemos tan entregados a la unidad de tu Iglesia que nunca nos apartemos de su sociedad, sino que por el don de la caridad estemos perpetuamente tan unidos a ella, que merezcamos complacerte para siempre por la fe y las buenas obras.
R/.
Amén.

Quia ipse est pax nostra et cáritas indisrúpta, qui vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque él es nuestra paz verdadera, caridad indivisible; que vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, vere, Dómine æquum et cóngruum est, te Dóminum Deum nostrum fontem ætérnæ beatitúdinis, et indeficiéntem glóriam sempitérni múneris collaudáre; qui tanto lúminis dono lustráti hunc mundum expelléndo a córdibus fidélium príncipem tenebrárum, et largiéndo credéntibus carísmata gratiárum. A quod múnere non solum eos vocas qui, humánæ conditiónis íntegræ rétinent formam, sed étiam illos áttrahis, qui portentórum more dissímiles exstant ab humána conditióne.

Cum enim misericórdiæ tuæ munus non possit lege constríngi, qui sicut inenarrábilis glória, imménsus poténtia, præclárus grátia inæstimábilis misericórdia. Ómnibus enim præstas quod tibi indeficiénter exstat, et digna præbes indígnis, cum ipse largiéndo non angustáris. Qui sanctum hunc mártyrem tuum Christóphorum, et corporáli ostensióne terríbilem, et grátia múneris eminéntem, et glória tui nóminis demonstrásti poténtem; cuius inítia fídei mirábilis cœpit, ut primum incógnitæ linguæ loquéllam accíperet, ut reseráto vínculo oris prómeret áliis elóquia predicatiónis.

Tu enim, Dómine, in hoc mártyre tuo hanc grátiam ostendísti virtútis, qui primum per sapiéntiam os mutórum aperuísti et linguas infántium disértas fecísti. Sicque post hoc múnere dúplici eum locuplétas dono, dum mílitum ad se ágmine intromísso, et córpora cibo, et corda pascit elóquio.

Exséquitur post hæc crudélis offícia tormentórum, in quo se semper aspíciens victum prius defécit mente, quam iussióne; et hærens lingua gútturi, sensúmque mentis turbáto, omnis eius iússio quassátur in dispósito. Frustrátur dénique crudelitáte pœnárum, magístri sui diáboli suetum exsquírit láqueum, ut per carnis delectaménta sanctam decíperet ánimam; et in hoc sibi concéssa sperábat frui victória, si illícitis eum mótibus tráheret ad luxúriam. Sed quid agit, qui inániter labórat, cui iniquitátes procúrat?

Cum et sua perniciósa dispositióne foret evacuátus, et eas, quas ad decipiéndum præparáverat, per mártyrii grátiam Christo Dómino præmísit laureándas. Iamque post hæc sanctus martyr, et mílitum sibi copulávit sodalitátem et réliquam fidélium multitúdine cruóre martýrii purpurátam cælórum Dómino præmisit in aulam.

Cum quibus ipse post consummáta glória passiónis, inseparábili Trinitáti et sempitérnæ Divinitátis, glóriæ hymnum dulci modulatióne deprómit, ita fidéliter dicens:

Es digno y justo, Señor, en verdad equitativo y conveniente, que juntos te alabemos como Señor y Dios nuestro, fuente de la eterna bienaventuranza, gloria que no se acaba, don que se extiende hasta la eternidad, que iluminaste a este mundo con tan inmensa luz, expulsando de los corazones fieles al príncipe de las tinieblas y distribuyendo a los creyentes los carismas de tu gracia. Estos dones tuyos no quedan reservados a los que mantienen la figura humana en toda su integridad, sino que también llamas a los que aparecen diferentes a la normal condición humana.

Porque el don de tu misericordia no puede quedar encerrado por ninguna ley, es inenarrable por su gloria, inmenso por su poder, preclaro por la gracia, inestimable por la misericordia, pues al dar eres fuente indeficiente, concedes dignidad a los que eran indignos y no experimentas mengua alguna al repartirte. Así a tu santo mártir Cristóbal, que hacía temblar a quien le mirara por su aspecto externo, le hiciste sobresaliente por el don de tu gracia y poderoso por la gloria de tu nombre. El inicio de su fe resultó maravilloso, pues lo primero que recibió fue el uso de una lengua ignorada, con lo que suelto del impedimento del habla, pudo predicar a los demás.

Se cumplió en él, Señor, aquella maravilla de tu gracia que abre con tu sabiduría la boca de los mudos y llena de elocuencia las lenguas de los infantes. Le enriqueces posteriormente con otra doble gracia, cuando alimenta a los soldados que acuden a él con la comida para el cuerpo y las buenas palabras para sus corazones.

Manda al tirano aplicar toda la panoplia de tormentos, pretendiendo borrar la confusión que le produjo ver de cerca a tal personaje. Pero en vano, porque al verse siempre vencido, le falló el raciocinio antes de que se ejecutaran todas sus órdenes. Cuando su lengua se pega al paladar y se ofusca su mente, ya no pueden llevarse a cabo sus disposiciones. Es entonces cuando, viendo que son vanas todas las crueldades y todos los tormentos, recurre a la trampa de su maestro el diablo, tratando de vencer al alma santa por los deleites de la carne, y ya estaba saboreando su triunfo por anticipado, pensando que iba a poder atraerle a la lujuria. Pero también ahora trabajaba en vano, maquinando iniquidades.

Sale el mártir libre de la malvada disposición y a los mismos que habían preparado para hacerle caer, les manda por delante con la gracia del martirio, para ser coronados por Cristo. [3]

Con ellos canta él mismo, consumado su martirio, el himno de suave melodía a la Trinidad indivisa y Dios de eterna gloria, diciendo fielmente:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus es, Dómine Deus noster, qui ex ómnibus géntibus gloriósam tibi assúmis Ecclésiam, quæ tuæ passiónis et resurrectiónis glóriam et augméntum capit per fidem, et glóriæ súscipit retributiónem, cum tibi indesinénter beneplácitam exhíbeat operatiónem.

Christe Dómine ac Redémptor ætérne.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Dios, que de todas las naciones eliges para ti una Iglesia gloriosa, que cosecha por la fe el desarrollo y la gloria de tu pasión y resurrección, y alcanza el premio de la gloria, practicando sin cansancio las obras que te agradan.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Precláro Christe Dómine, illo tuæ maiestátis instrúcti oráculo, quo nos usque ad diem secúndi advéntus tui semper tuæ passiónis memoráre iussísti, quæ est glória nostræ redemptiónis; ut hæc nos commemorátio tibi fáciat manére connéxos, et a pravæ actiónis néxibus absolútos, obténtu mártyris tui Christóphori, fac nos sequáces esse gloriosíssimæ tuæ passiónis, ut repléti grátia Spíritus Sancti, carnem subiciámus ánimæ, et ánimam tibi, ut purificáto cordis receptáculo, sumámus prétium nostræ redemptiónis, et ob hoc te sequámur ad glóriam resurrectiónis.
R/.
Amen.

Instruidos, Cristo Señor, con aquel famoso oráculo de tu majestad por el que nos mandaste acordarnos siempre de tu pasión hasta el día de tu segunda venida, en lo que consiste la gloria de nuestra redención, para que esta conmemoración nos mantenga siempre unidos a ti, y libres de los lazos de las malas acciones, por la intercesión de tu mártir Cristóbal, haznos seguidores de tu gloriosísima pasión, para que, repletos de la gracia del Espíritu Santo, sometamos el cuerpo al espíritu y el alma a ti, de forma que, purificada la vasija del corazón, tomemos el precio de nuestra redención y así podamos seguirte a la gloria de la resurrección.
R/.
Amén.

Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas, benedícis ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Exímio eminéntiæ múnere imménsa tua píetas éminet, Christe, in quo sæpe indígnis dona largíris, dum et prævenis misericórdia noléntes, et próvehis laureándos in cœlis. Quisque sanctum tuum Christóphorum mártyrem, dum iuxta quod in ómnibus mannsuéta spécies manet, dissímilis exstáret positióne, tanto fídei cremásti ardóre, ut tuo fretum múnere, et inimícis eum osténderis in terróre, et victórem illum fáceris in passiónis agóne.

Præbe nobis, quæsumus, símilem te sequéndo obtinére amórem; ut qui nostro ex mérito indígni sumus servi vocári, eius suffrágio te Patrem mereámur adoptívum habéri, ut líbera voce semper ad te clamémus e terris:

Tu inmensa piedad, Cristo, se distingue por el eximio don de la eminencia por el que muchas veces otorgas dignidad a los que eran indignos y hasta te adelantes con misericordia a los renuentes, y los mueves a caminar para premiarlos en el cielo. Esto es lo que ocurrió con tu santo mártir Cristóbal, al que mantuviste en posición diferente de lo que suele ser el aspecto apacible de los hombres, pero le dotaste de una fe ardiente, de modo que, siendo su vista temerosa para los enemigos, aceptó el martirio con mansedumbre.

Te rogamos que nos concedas obtener al seguirte un amor semejante, de forma que si por nosotros somos indignos de llevar el nombre de siervos, por su ayuda merezcamos tenerte como Padre adoptivo, para clamar con libre voz desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Christus Dei Fílius, a quo cuncta constat esse creáta, fáciat vos in beneplácito sibi deputátos manére ópere.
R/.
Amen.
Cristo, Hijo de Dios, por el que todo fue creado, os haga permanecer dedicados a las obras que le agradan.
R/. Amén.
Et qui beátum Christóphorum ab humána spécie dissímilem cælésti múnere præstat esse locuplétem, faciat vos eius méritis sibi placábiles exsístere.
R/.
Amen.
El que concedió la riqueza del don celestial a san Cristóbal, tan diferente a la especie humana, haga por sus méritos que siempre le seáis agradables.
R/.
Amén.
Ut sicut per eius magnum certámen sibi aggregávit multitúdinem sanctórum, ita eius suffrágio dignétur vestra abolére ómnia contágia peccatórum.
R/.
Amen.
Así como en el transcurso de su grandiosa lucha se le agregó una multitud de santos mártires, por su ayuda se digne borrar en vosotros todo rastro de pecado.
R/.
Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Fac nos, Dómine, beatíssimi mártyris tui Christóphori sequípedes; ut eius muníti suffrágio, respuámus fallácias dæmonum, cuius instrúcti patrocínio, videámus bona Dómini in regióne vivórum.
R/. Amen.

Señor, haznos seguidores de tu bienaventurado mártir Cristóbal, de forma que, fortalecidos por su intercesión, rechacemos los engaños del demonio; y sostenidos por su patrocinio, veamos los dones del Señor en la región de los vivos.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 410-417) y del Liber Commicus II (pp. 141-143). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011. Las oraciones en español están tomadas de www.lexorandies.blogspot.com.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Dan 7,27; 12,1.3.4b. N. de La Ermita.

3. La traducción de este párrafo está incompleta.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIII