La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa por los enfermos II

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 102,3-4; 55,9
Sana, Dómine, omnes languóres nostros, allelúia, et rédime de intéritu ánimas nostras, allelúia, allelúia. Sana, Señor, todas nuestras enfermedades, aleluya, y rescata nuestras vidas de la fosa, aleluya, aleluya.
V/. Pone, Dómine, lácrimas nostras in conspéctu tuo, sicut in repromissióne tua, allelúia, allelúia.
R/. Et rédime de intéritu ánimas nostras, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen
R/. Et rédime de intéritu ánimas nostras, allelúia, allelúia.
V/. Recoge, Señor, nuestras lágrimas en tu odre, según tu promesa, aleluya, aleluya.
R/. Y rescata nuestras vidas de la fosa, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Y rescata nuestras vidas de la fosa, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Sana nos, Dómine Deus noster, et ne iniquitátum nostrárum multitúdo áfferat nobis mortem, sana nos, Dómine, et omnes infírmos, ac rédime de intéritu vitam nostram.
Ut sanáta de culpa, sit tranquilla per grátiam.
Effúnde medicínam ægrótis, et véniam præsta delíctis.
R/. Amen.
Sánanos, Señor Dios nuestro, de forma que la abundancia de nuestros pecados no nos traiga la muerte, sánanos, Señor, a todos los enfermos, líbranos de la muerte.
Para que libres de culpa, nuestra vida permanezca tranquila por tu gracia. Derrama tu medicina sobre los enfermos y concede el perdón de los delitos.
R/. Amén.
Te præstánte, summe Deus, qui in Trinitáte gloriáris, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concédelo, Dios altísimo, glorioso en la Trinidad, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Jer 29,10-14
Léctio libri Ieremíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Jeremías.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:

Visitábo vos et suscitábo super vos verbum meum bonum, ut redúcam vos ad locum istum. Ego enim scio cogitatiónes, quas ego cógito super vos, ait Dóminus, cogitatiónes pacis et non afflictiónis, ut dem vobis posteritátem et spem.

Et invocábitis me et íbitis; et orábitis me, et ego exáudiam vos. Quærétis me et inveniétis, cum quæsiéritis me in toto corde vestro.

Et invéniar a vobis, ait Dóminus, et redúcam captivitátem vestram et congregábo vos de univérsis géntibus et de cunctis locis, ad quæ éxpuli vos, dicit Dóminus.

R/. Amen.

Esto dice el Señor:

Os visitaré y cumpliré en vosotros mi palabra salvadora, trayéndoos a este lugar. Pues sé muy bien lo que pienso hacer con vosotros: designios de paz y no de aflicción, daros un porvenir y una esperanza.

Me invocaréis e iréis a suplicarme, y yo os escucharé. Me buscaréis y me encontraréis, si me buscáis de todo corazón.

Me dejaré encontrar, y cambiaré vuestra suerte. Os congregaré sacándoos de los países y comarcas por donde os dispersé -oráculo del Señor-, y os devolveré al lugar adonde os deporté.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 26,9
Salva plebem tuam, et benedícito hereditátem tuam, Dómine. Salva a tu pueblo y bendice tu heredad, Señor.
V/. Et rege eam, et extólle usque in ætérnum.
R/. Dómine.
V/. Sé tú su pastor y guíalos siempre.
R/. Señor.

Inicio página

Apostolus / Apóstol He 3,1-9; 5,14-16 (2)
Léctio libri Actuum Apostolórum
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles.
R/. Demos gracias a Dios
In diébus illis:

Petrus autem et Ioánnes ascendébant in templum ad horam oratiónis nonam. Et quidam vir, qui erat claudus ex útero matris suæ, baiulabátur; quem ponébant cotídie ad portam templi, quæ dícitur Speciósa, ut péteret eleemósynam ab introeúntibus in templum; is cum vidísset Petrum et Ioánnem incipiéntes introíre in templum, rogábat, ut eleemósynam accíperet.

Íntuens autem in eum Petrus cum Ioánne dixit: «Réspice in nos». At ille intendébat in eos, sperans se áliquid acceptúrum ab eis.

Petrus autem dixit: «Argéntum et aurum non est mihi; quod autem hábeo, hoc tibi do: In nómine Iesu Christi Nazaréni surge et ámbula».

Et apprehénsa ei manu déxtera, allevávit eum; et prótinus consolidátæ sunt bases eius et tali, et exsíliens stetit et ambulábat; et intrávit cum illis in templum, ámbulans et exsíliens et laudans Deum. Et vidit omnis pópulus eum ambulántem et laudéntem Deum.

Magis autem addebántur credéntes Dómino multitúdines virórum ac mulíerum, ita ut et in platéas éfferent infírmos et pónerent in léctulis et grabátis, ut, veniénte Petro, saltem umbra illíus obumbráret quemquam eórum.

R/. Amen.

En aquellos días:

Pedro y Juan subían al templo, a la oración de la hora de nona,  cuando vieron traer a cuestas a un lisiado de nacimiento. Solían colocarlo todos los días en la puerta del templo llamada «Hermosa», para que pidiera limosna a los que entraban. Al ver entrar en el templo a Pedro y a Juan, les pidió limosna.

Pedro, con Juan a su lado, se quedó mirándolo y le dijo: «Míranos». Clavó los ojos en ellos, esperando que le darían algo.

Pero Pedro le dijo: «No tengo plata ni oro, pero te doy lo que tengo: en nombre de Jesucristo Nazareno, levántate y anda».

Y agarrándolo de la mano derecha lo incorporó. Al instante se le fortalecieron los pies y los tobillos, se puso en pie de un salto, echó a andar y entró con ellos en el templo por su pie, dando brincos y alabando a Dios. Todo el pueblo lo vio andando y alabando a Dios.

Más aún, crecía el número de los creyentes, una multitud tanto de hombres como de mujeres, que se adherían al Señor. La gente sacaba los enfermos a las plazas, y los ponía en catres y camillas, para que, al pasar Pedro, su sombra, por lo menos, cayera sobre alguno.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Mt 9,35-10,1
Léctio sancti Evangélii secúndum Matthæum.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus circuíbat civitátes omnes et castélla, docens in synagógis eórum et prædicans evangélium regni et curans omnem languórem et omnem infirmitátem.

Videns autem turbas, misértus est eis, quia erant vexáti et iacéntes sicut oves non habéntes pastórem. Tunc dicit discípulis suis: «Messis quidem multa, operárii autem pauci; rogáte ergo Dóminum messis, ut mittat operários in messem suam».

Et convocátis Duódecim discípulis suis, dedit illis pote statem spírituum immundórum, ut eícerent eos et curárent omnem languórem et omnem infirmitátem.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo recorría recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando el evangelio del Reino y curando toda enfermedad y toda dolencia.

Al ver a las muchedumbres, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: «La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies».

Llamó a sus doce discípulos y les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y toda dolencia.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 27,9
Allelúia. Aleluya.
V/. Salvum fac, Dómine, pópulum tuum et bénedic hereditáti tuæ
R/. Allelúia.
V/. Salva, Señor, a tu pueblo y bendice a tu heredad.
R/. Aleluya.

Inicio página

Vel / O bien

 

Evangelium / Evangelio Mt 8,5-13
Léctio sancti Evangélii secúndum Matthæum.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Cum autem introísset Iesus Capharnaum, accésit ad eum centúrio rogans eum et dicens: «Dómine, puer meus iacet in domo paralýticus et male torquétur».

Et ait illi: «Ego véniam et curábo eum».

Et respóndens centúrio ait: «Dómine, non sum dignus, ut intres sub tectum meum, sed tantum dic verbo, et sanábitur puer meus. Nam et ego homo sum sub potestáte, habens sub me mílites, et dico huic: "Vade", et vadit; et alii: "Veni", et venit; et servo meo: "Fac hoc", et facit».

Áudiens autem Iesus, mirátus est et sequéntibus se dixit: «Amen, amen dico vobis: Apud nullum invéni tantam fidem in Ísrael. Dico autem vobis quod multi ab oriénte et occidénte vénient et recúmbent cum Ábraham et Ísaac et Iacob in regno cælórum; filii autem regni eiciéntur in ténebras exterióres: ibi erit fletus et stridor déntium».

Et dixit Iesus centurióni: «Vade; sicut credidísti, fiat tibi». Et sanátus est puer in hora illa.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole:  «Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho».

Le contestó: «Voy yo a curarlo».

Pero el centurión le replicó: «Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: “Ve”, y va; al otro: “Ven”, y viene; a mi criado: “Haz esto”, y lo hace».

Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que lo seguían: «En verdad os digo que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe.  Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el Reino de los cielos; en cambio, a los hijos del reino los echarán fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes».

Y dijo Jesús al centurión: «Vuelve a casa, que se haga lo que has creído». Y en aquel momento se puso bueno el criado.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 117,25
Allelúia. Aleluya.
V/. O Dómine, salvos nos fac. O Dómine, bona prosperáre.
R/. Allelúia.
V/. Danos la victoria, dánosla, Señor; danos el triunfo, dánoslo, Señor.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Mt 8,14-15; Lc 13,13; 4,40
Ingréssus Iesus in domum Petri vidit socrum eius iacéntem et febricitántem, allelúia, et tétigit manu eius, et dimíssit eam febris, allelúia, et glorificábat Deum Ísrael, allelúia, allelúia. Jesús llegó a casa de Pedro, vio a la suegra de éste, que estaba en cama y con fiebre, aleluya. Él la agarró de la mano y desapareció la fiebre, aleluya, y empezó a alabar al Dios de Israel, aleluya, aleluya.
V/. Exiébant multi qui habébant vários infírmos et adducébant ad Iesum ac ille síngulis manus impónes curábat eos.
R/. Et glorificábat Deum Ísrael, allelúia, allelúia.
V/. Todos los que tenían enfermos de cualquier dolencia se los llevaron; Jesús imponía las manos sobre cada uno de ellos y los curaba.
R/. Y empezó a alabar al Dios de Israel, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Omnipoténtem Deum, ob accedéntem plebis suæ ex divérsa corpóreæ fragilitátis occasióne languórum, univérsitas sancta implóret, eúmque ad auxílium eórum Ecclésia stúdio matérnæ pietátis ínvitet.
Ad eum carórum vita stúdio religiósæ devotiónis accláment, eúmque spe metúque confúsus propinquórum interpéllet afféctus.

Solum velle eius quæramus, quem totum posse confídimus.
Summa expectémus remédii in auctoritáte præcépti; id est enim apud eum ágere quos iubére, nec eget medicáminis poténtia profutúra sermónis, quia verbum sui oris est res salútis.
Hoc erit in perfectióne miráculi, quod fúerit in significatióne mandáti.
Cónsequens dictum implévit efféctum.

Moram, eo imperánte, non fáciet, et discéssus ægritúdinis, et rédditus sanitátis, quia fácile valet curáre lánguidos, qui potens est vivificáre defúnctos.
R/. Amen.

Implore todo el pueblo la omnipotencia de Dios, que se acerca a sus fieles con ocasión de las enfermedades propias de la fragilidad del cuerpo, invítele la Iglesia a que les preste auxilio, con el cuidado propio de su piedad maternal.
Aclámele la vida de los que amamos, con el cuidado de la devoción religiosa.
Invóquenlo los afectos de nuestros prójimos con el sentimiento entreverado de fe y de temor.

Que sólo queramos lo que él quiere, ya que confiamos en que todo lo puede.
Esperemos el remedio máximo, apoyados en la potestad del que nos lo ordena; esto es, hagamos en su presencia lo que nos han mandado.
No hacen falta medicinas ante el poder de la palabra, cuando la palabra de su boca es la que opera la salud.
El milagro alcanzará a lo que señaló el mandato.
La palabra ajustada logra el efecto.

Si él toma el mando, no se demorará la salida de la enfermedad y la vuelta de la salud, porque podrá curar fácilmente a los enfermos el que puede dar la vida a los difuntos.
R/. Amén.

Concedénte eius misericórdia, qui vivit et regnat, Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Que nos lo conceda la misericordia de Dios, que vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Tu, Dómine, singulórum fidélium médicus, tu cunctórum evidénter unde languóres curéntur, intélligis, qui indubitánter unde oriántur, agnóscis.
Si per ipsum experiéntia ágitur fídei, si infirmátur pœna paccáti, si discórdia luctátur eleménti, si patiéntia imbúitur sustinéndi, tu dona quod confórtet, tu témpera quod exércet, tu cómpone quod díssidet, tu oblivíscere quod offéndit.

Adsit potens indulgéntia, quæ nos et morbis erípiat et delíctis.
Nec infírmitas nos fáciat míseros, nec sánitas hábeat vitiósos.
Tríbuat píetas tua mélius vívere, ne contíngat detérius sustínere.
Sit iugis misericórdia, non offénsa.
Defícere nóverit noxa, non vénia.
Semper te párcere optámus, cum lædere non vitémus.
De præséntibus medéla, de consequéntibus sit tutéla.
Detur non iteráre quod ágitur, et evádere quod timémus.
R/. Amen.

Tú, Señor, médico de cada uno de tus fieles, conoces el remedio de todos los males, pues conoces dónde se originan.
Si se trata de poner a prueba la fe, si la debilidad es consecuencia del pecado, si lo que se manifiesta es la discordia entre los elementos, si se nos recomienda la paciencia; danos lo que nos conforte, templa el poder desatado, ordena lo que tiende a separarse, olvida lo que te ofende.

Que tu perdón poderoso nos arranque de las enfermedades y de los delitos; que la enfermedad no nos lleve a la miseria, ni la salud nos vuelva viciosos.
Concédanos tu piedad un mejor vivir, no ocurra que sigamos viviendo peor.
Que lo que abunde sea la misericordia y no la ofensa; que falte lo dañino, no el perdón.
Deseamos que siempre nos perdones, pero no evitamos herirte.
Con todo, que tengamos al presente la medicina, y en el futuro la protección.
Que no repitamos lo que venimos haciendo y podamos escapar de lo que tememos.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Áccipe, Deus, offeréntium oblatiónes, et infirmórum ómnium sana languóres; quo ad salútem perpétuam et infírmitas illáta profíciat, et sánitas optáta provéniat.
Dona étiam nobis exorátus per hæc sacrifícia defunctórum réquiem sempitérnam.
R/. Amen.
Acepta, Dios, la oblación de los oferentes, y sana las dolencias de todos los enfermos, así la misma enfermedad será provechosa para la salvación eterna, y obtendremos la salud deseada.
Danos también, como te pedimos por estos sacrificios, el descanso eterno de los difuntos.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Deus, qui tantum optas súpplicum miseréri, ut desíderes exorári; qui ut poscáris rogas, ut quæreris ínvitas; quia nos et disciplína tua córrigis, et indulgéntia foves, dum percutiéndo sanas, et sanándo corróboras; da famíliæ tuæ, ut ómnium morbórum adversitáte repúlsa, fide te poscat, spe accédat, caritáte pervéniat, perpétua pace fruátur.
Concéde te ab obsecrántibus inveníri, qui te non quæréntibus obtulísti.
R/. Amen.
Dios, que estás siempre dispuesto a ser misericordioso con los que te suplican, y estás deseando que te lo pidan, que ruegas que te rueguen e invitas a que te busquen, porque nos corriges con tu disciplina y nos favoreces con tu perdón, mientras sanas con el castigo y sanando nos confortas; concede a tu familia que, rechazada la adversidad de todas las enfermedades, por la caridad te alcancen, y gocen contigo por la paz perpetua.
Hazte encontradizo con los que te suplican, pues te ofreciste a los que te buscan.
R/. Amén.
Quia tu es pax vera nostra et cáritas indisrúpta, vivens tecum et regnans cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera caridad indivisible; tú que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, omnípotens Deus, tibi grátias agéntes pro infirmórum remédiis supplicáre, cui singuláre ius est natúras cóndere, sanáre, convértere, dilatáre.
Cui soli debent facta princípium, curáta remédium, corrécta méritum, amplificáta proféctum.
Cuiúsque sit si firma non corrumpántur, si corrúpta firméntur, si incolúmnia vígeant, si debília convaléscant, si pósitum nascéndi vivendíque tempus peccáti pœna non bréviet, novo spátio ætas prodúcta lingínquet.

Deus, apud quem solum tot sunt curatiónum génera, quod apud nos sunt infirmitátum incómmoda, ut, sicut nihil posset esse vitiábile post peccátum, ita nihil non sanábile possit esse post vítium.
Quibúsque corrúptæ natúræ contágia transmítterent culpæ tradúcis, desiderátæ remédia medicínæ conférret misericórdia conditóris; ne humánæ posteritátis inimíco gaudéret auctóri erípere quod fécerat, si in prístinum statum vidéret quod ipse enfécerat non redíre.
Sit auxílium periclitántium pius Redémptor advéniens, ómnia sanatúrus damna vitæ, qui ipsa dignátus est vúlnera sanáre natúræ.

Unde mérito tibi, uni Deo in Trinitáte regnánti, angélicæ potestátes non cessant clamáre, ita dicéntes:

Es digno y justo, Dios todopoderoso, que dándote gracias te supliquemos por el remedio de los enfermos, pues es potestad tuya privativa crear las naturalezas, sanarlas, convertirlas y ampliarlas.
A ti solo deben su principio las cosas creadas, el remedio de las curadas, el mérito las corregidas, el desarrollo las crecidas.
A ti se debe que lo firme no se disuelva, y lo disuelto alcance otra vez su firmeza, que lo incólume conserve su vigor, que lo débil recupere fuerzas, que el castigo del pecado no disminuya el tiempo establecido de nacer y de vivir, que la fecha fijada para la muerte pueda retrasarse con un nuevo espacio de tiempo.

Dios, único poseedor de tantos géneros de curación, cuantas son las incómodas enfermedades que tenemos, que como nada podría viciarse más después del pecado, nada pueda quedar fuera de sanación después del vicio.
Y a los que transmitieron el contagio de la naturaleza corrompida y con ella la culpa, les confiriera los remedios de la medicina deseada, la misericordia del creador, para que el enemigo de la raza humana no pudiera alegrarse de arrebatar al autor las cosas creadas, si pudiera ver que no volvía a su prístino estado las que él había corrompido.
Sea auxilio de los que están en peligro el Redentor misericordioso que viene a sanar todos los daños de la vida, porque él quiso sanar las mismas llagas de la naturaleza.

Por eso, con razón, no cesan las potestades angélicas de aclamar al Dios uno, que vive en Trinidad, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus es, Dómine Deus noster, qui pércutis et sanas, vúlneras et medéris.
Quique nos sic castígas vérbere, ut fóveas pietáte, sic languóribus tungis, ut sanitátibus consoléris.

Per Christum Dóminum ac Redemptórem ætérnum.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Dios, que hieres para sanar, haces la herida y la curas. Que nos castigas con el látigo para confortarnos con tu piedad, nos golpeas con las desazones, para consolarnos con la salud devuelta.

Por Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Sanctífica, Dómine, hoc sacrifícium pro infirmórum tibi relevatión libátum; quo per hoc obtíneant et válidi grátiam et lánguidi medicínam.
R/.
Amen.
Santifica, Señor, este sacrificio que te ofrecemos por el alivio de los enfermos; de manera que por él obtengan los sanos la gracia y los enfermos la salud.
R/. Amén.
Te præstánte, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Padre sin principio, por tu Unigénito, Jesucristo, nuestro Señor, por quien creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Confractionem / Canto de la Fracción Gén 47,25
Salus nostra in manu tua est, Dómine; respíciat nos misericórdia tua ut secúri serviámus tibi. Nuestra salud está en tu mano, Señor; míranos misericordioso, para que te sirvamos en seguridad.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Deus, qui nos infirmitáte rélevas, et in pressúris exáltas, dona precántibus nobis in tuam plebem eveníre optábilem sanitátem, ut quos infírmitas curbat, píetas érigat; quos culpa in languórem duxit, miserátio in salútem restítuat; quo, animórum vel córporum repúlsis morbis, te nobíscum possint exorári e terris: Dios, que nos das alivio en la enfermedad y respiro en la opresión, danos lo que te pedimos: que tu pueblo recobre la deseada salud, de forma que si la enfermedad nos agobia, tu piedad nos levante; a los que la culpa ha traído las dolencias, traiga la misericordia, la salud recuperada. Así, alejados de los males de alma y cuerpo, puedan con nosotros suplicarte desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Christus Dóminus, qui est vera redémptio, sanet omnem languórem et omnem infirmitátem in pópulo suo.
R/. Amen.
Cristo el Señor, que es la verdadera redención, sane toda enfermedad y toda la miseria dentro de su pueblo.
R/. Amén.
A corpóribus eórum morbos, et ab ánimis procul effúgiat dolos.
R/. Amen.
Expulse las enfermedades de los cuerpos y los engaños de las almas.
R/. Amén.
Ut, abstérsis cunctis incómmodis, ad eum sanáti et corpóribus et ánimis, perveníre possítis.
R/. Amen.
Para que bien limpios de todas las molestias podáis llegar a la salud de cuerpo y alma.
R/. Amén.
Ipso præstánte, qui vivit cum Deo Patre et Spíritu Sancto in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Que lo conceda aquél que vive con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Confírma in viscéribus nostris misericórdiæ tuæ múnera, omnípotens Deus, ad augéndam fidem nostram, ad corroborándam spem, ad illuminándam sciéntiam, ad multiplicándam caritátem, ad conservándam córporis et ánimæ sanitátem.
R/. Amen.
Robustece en nuestros corazones, Dios todopoderoso, los dones de tu misericordia, para aumentar nuestra fe, afirmar la esperanza, iluminar nuestra conciencia, acrecentar nuestra caridad y conservar la salud de cuerpo y alma.
R/. Amén.
Concedénte divinitáte tua, Deus noster, qui es vita vivórum et coróna sanctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Que nos lo conceda tu divino poder, Dios nuestro, que eres la vida de los que viven y corona de los santos, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. En el Misal hay dos misas (pro infirmis I y II) para las cuales figuran en el Liber Commicus textos alternativos sólo para el Evangelio y los laudes. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 833-838) y del Liber Commicus II (pp. 285-287). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011. Las oraciones en español están tomadas de lexorandies.blogspots.com.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. He 3,1-9; 5,14-15. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIV