La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa por los enfermos I

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 59,7;122,1
Salvos nos fáciat déxtera tua, allelúia, et exáudi nos Dómine Deus noster, allelúia, allelúia. Que nos salve tu diestra, y escúchanos, Señor, Dios nuestro, aleluya, aleluya.
V/. Ad te levámus óculos nostros, qui hábitas in cælis.
R/. Et exáudi nos, Dómine Deus noster, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen
R/. Et exáudi nos, Dómine Deus noster, allelúia, allelúia.
V/. A ti levantamos nuestros ojos, que habitas en el cielo.
R/. Y escúchanos, Señor, Dios nuestro, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Y escúchanos, Señor, Dios nuestro, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Concéde, Dómine, ut tuo nobis salus perficiátur in nómine, nosque in virtúte tua líbera, quos própriis infirmitátibus præpedítos agnóscis; ut tuum sit omne quod essémus.
R/. Amen.
Concédenos, Señor, que por tu nombre se consolide nuestra salud, y líbranos por tu poder de las enfermedades que ya sabes que nos afectan; para que sea tuyo todo el desarrollo de nuestra vida, ya que nos creaste de la nada para darnos la existencia.
Per tuam magnam misericórdiam, Deus noster, qui vivis et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu gran misericordia, Dios nuestro, que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Jer 29,10-14
Léctio libri Ieremíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Jeremías.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:

Visitábo vos et suscitábo super vos verbum meum bonum, ut redúcam vos ad locum istum. Ego enim scio cogitatiónes, quas ego cógito super vos, ait Dóminus, cogitatiónes pacis et non afflictiónis, ut dem vobis posteritátem et spem.

Et invocábitis me et íbitis; et orábitis me, et ego exáudiam vos.Quærétis me et inveniétis, cum quæsiéritis me in toto corde vestro.

Et invéniar a vobis, ait Dóminus, et redúcam captivitátem vestram et congregábo vos de univérsis géntibus et de cunctis locis, ad quæ éxpuli vos, dicit Dóminus.

R/. Amen.

Esto dice el Señor:

Me ocuparé de vosotros y cumpliré en vosotros mi promesa de restituiros a este lugar. Porque yo sé bien los proyectos que tengo sobre vosotros -dice el Señor-, proyectos de prosperidad y no de desgracia, de daros un porvenir lleno de esperanza.

Entonces, cuando me invoquéis y me dirijáis vuestras súplicas, yo os escucharé. Me buscaréis y me hallaréis, porque me habréis buscado de todo corazón.

Yo me dejaré encontrar por vosotros -dice el Señor-; cambiaré vuestra suerte y os reuniré de todos los países y de todos los lugares por los que os he dispersado -dice el Señor-.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 26,9
Salva plebem tuam, et benedícito hereditátem tuam, Dómine. Salva a tu pueblo y bendice tu heredad, Señor.
V/. Et rege eam, et extólle usque in ætérnum.
R/. Dómine.
V/. Sé tú su pastor y guíalos siempre.
R/. Señor.

Inicio página

Apostolus / Apóstol He 3,1-9; 5,14-16 (2)
Léctio libri Actuum Apostolórum
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Hechos de los Apóstoles.
R/. Demos gracias a Dios
In diébus illis:

Petrus autem et Ioánnes ascendébant in templum ad horam oratiónis nonam. Et quidam vir, qui erat claudus ex útero matris suæ, baiulabátur; quem ponébant cotídie ad portam templi, quæ dícitur Speciósa, ut péteret eleemósynam ab introeúntibus in templum; is cum vidísset Petrum et Ioánnem incipiéntes introíre in templum, rogábat, ut eleemósynam accíperet.

Íntuens autem in eum Petrus cum Ioánne dixit: «Réspice in nos». At ille intendébat in eos, sperans se áliquid acceptúrum ab eis.

Petrus autem dixit: «Argéntum et aurum non est mihi; quod autem hábeo, hoc tibi do: In nómine Iesu Christi Nazaréni surge et ámbula».

Et apprehénsa ei manu déxtera, allevávit eum; et prótinus consolidátæ sunt bases eius et tali, et exsíliens stetit et ambulábat; et intrávit cum illis in templum, ámbulans et exsíliens et laudans Deum. Et vidit omnis pópulus eum ambulántem et laudéntem Deum.

Magis autem addebántur credéntes Dómino multitúdines virórum ac mulíerum, ita ut et in platéas éfferent infírmos et pónerent in léctulis et grabátis, ut, veniénte Petro, saltem umbra illíus obumbráret quemquam eórum.

R/. Amen.

En aquellos días:

Pedro y Juan iban un día al templo a la hora de la oración, a las tres de la tarde. Todos los días llevaban a un cojo de nacimiento y lo ponían a la puerta del templo llamada Hermosa para pedir limosna a los que entraban. Al ver a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les pidió limosna.

Pedro y Juan clavaron sus ojos en él; y Pedro le dijo: «Míranos». Él los miraba, esperando que le dieran algo.

Pedro dijo: «No tengo plata ni oro; pero lo que tengo, eso te doy: en nombre de Jesucristo, el Nazareno, echa a andar».

Lo agarró de la mano derecha y lo levantó; y al instante sus pies y sus tobillos se fortalecieron; y de un salto se puso en pie y echó a andar; y entró con ellos en el templo andando, saltando y alabando a Dios. Todo el pueblo lo vio andar y alabar a Dios.

Y el número de hombres y mujeres que creían en el Señor aumentaba cada vez más; y hasta sacaban los enfermos a las plazas y los ponían en camillas y angarillas para que, al pasar Pedro, al menos su sombra tocase alguno de ellos.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Mt 9,35-10,1
Léctio sancti Evangélii secúndum Matthæum.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus circuíbat civitátes omnes et castélla, docens in synagógis eórum et prædicans evangélium regni et curans omnem languórem et omnem infirmitátem.

Videns autem turbas, misértus est eis, quia erant vexáti et iacéntes sicut oves non habéntes pastórem. Tunc dicit discípulis suis: «Messis quidem multa, operárii autem pauci; rogáte ergo Dóminum messis, ut mittat operários in messem suam».

Et convocátis Duódecim discípulis suis, dedit illis pote statem spírituum immundórum, ut eícerent eos et curárent omnem languórem et omnem infirmitátem.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo recorría ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, predicando el evangelio del reino y curando todas las enfermedades y dolencias.

Y al ver a la gente, se compadecía de ella, porque estaban cansados y decaídos como ovejas sin pastor. Entonces dijo a sus discípulos: «La mies es mucha y los obreros pocos. Pedid al dueño de la mies que mande obreros a su mies».

Reunió a sus doce apóstoles, y les dio poder de echar los espíritus inmundos y de curar todas las enfermedades y dolencias.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 27,9
Allelúia. Aleluya.
V/. Salvum fac, Dómine, pópulum tuum et bénedic hereditáti tuæ
R/. Allelúia.
Señor, salva a tu pueblo, bendice tu heredad.
R/. Aleluya.

Inicio página

Vel / O bien

 

Evangelium / Evangelio Mt 8,5-13
Léctio sancti Evangélii secúndum Matthæum.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Cum autem introísset Iesus Capharnaum, accésit ad eum centúrio rogans eum et dicens: «Dómine, puer meus iacet in domo paralýticus et male torquétur».

Et ait illi: «Ego véniam et curábo eum».

Et respóndens centúrio ait: «Dómine, non sum dignus, ut intres sub tectum meum, sed tantum dic verbo, et sanábitur puer meus. Nam et ego homo sum sub potestáte, habens sub me mílites, et dico huic: "Vade", et vadit; et alii: "Veni", et venit; et servo meo: "Fac hoc", et facit».

Áudiens autem Iesus, mirátus est et sequéntibus se dixit: «Amen, amen dico vobis: Apud nullum invéni tantam fidem in Ísrael. Dico autem vobis quod multi ab oriénte et occidénte vénient et recúmbent cum Ábraham et Ísaac et Iacob in regno cælórum; filii autem regni eiciéntur in ténebras exterióres: ibi erit fletus et stridor déntium».

Et dixit Iesus centurióni: «Vade; sicut credidísti, fiat tibi». Et sanátus est puer in hora illa.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Al entrar Jesús en Cafarnaún, se le acercó un oficial suplicándole: «Señor, mi criado está paralítico en casa con unos dolores terribles».

Jesús le dijo: «Yo iré a curarlo».

El oficial respondió: «Señor, no soy digno de que entres en mi casa; dilo sólo de palabra, y mi criado quedará curado. Porque yo, que soy un hombre sujeto al mando, tengo bajo mis órdenes soldados, y digo a éste: "Vete", y va; y a otro: "Ven", y viene; y a mi criado: "Haz esto", y lo hace».

Jesús, al oírlo, quedó admirado y dijo a los que lo seguían: «Os aseguro que en Israel no he encontrado a nadie con una fe como ésta. Muchos del oriente y del occidente vendrán y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de Dios, pero los hijos del reino serán echados a las tinieblas de fuera: allí será el llanto y el crujir de dientes».

Y Jesús dijo al oficial: «Anda, y que suceda como has creído». Y en aquella misma hora el criado se curó.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 117,25
Allelúia. Aleluya.
V/. O Dómine, salvos nos fac. O Dómine, bona prosperáre.
R/. Allelúia.
V/. Danos la victoria, dánosla, Señor; danos el triunfo, dánoslo, Señor.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Mt 8,14-15; Lc 13,13; 4,40
Ingréssus Iesus in domum Petri vidit socrum eius iacéntem et febricitántem, allelúia, et tétigit manu eius, et dimíssit eam febris, allelúia, et glorificábat Deum Ísrael, allelúia, allelúia. Jesús llegó a casa de Pedro, vio a la suegra de éste, que estaba en cama y con fiebre, aleluya. Él la agarró de la mano y desapareció la fiebre, aleluya, y empezó a alabar al Dios de Israel, aleluya, aleluya.
V/. Exiébant multi qui habébant vários infírmos et adducébant ad Iesum ac ille síngulis manus impónes curábat eos.
R/. Et glorificábat Deum Ísrael, allelúia, allelúia.
V/. Todos los que tenían enfermos de cualquier dolencia se los llevaron; Jesús imponía las manos sobre cada uno de ellos y los curaba.
R/. Y empezó a alabar al Dios de Israel, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Dómine Iesu Christe, qui es verus médicus et medicína cæléstis, propitiáre nobis, et fer opem nobis. Sana, Dómine, omnem languórem et omnem infirmitátem in pópulo. Aufer a nobis et animárum et córporum, morbos pestes, et valetúdines univérsas abstérge causísque étiam vúlneram propitiátus occúrre, ut dum iniquitátes avértis, ægritúdines cures.
R/. Amen.
Señor Jesucristo, que eres en verdad médico y medicina celestial, muéstrate propicio y ven en nuestra ayuda. Sana, Señor, toda dolencia y toda enfermedad de tu pueblo. Aparta de nosotros todo contagio y malestar de cuerpo y alma, dejándonos totalmente sanos, sin dejar de acudir con la misma benevolencia a las causas de nuestras heridas, de forma que cures las enfermedades a la par que sanes nuestras maldades.
Præstánte ipsíus misericórdia Dei nostri, qui cum Deo Patre et Sancto Spíritu, unus Deus, gloriátur in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que, con el Padre y el Espíritu Santo, es un solo Dios y vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Córripe nos, Dómine in misericórdia, et non in furóre, qui et corripiéndo parcis, et parcéndo remíttis, et miserándo convértis.
Ut et correctióne tua corrigámur, et indulgéntia consolémur; ut et disciplína erudiámur, et medicína sanémur.
Ut et fervóre castigémur, et pietáte salvémur.
Placeat ergo tibi Dómine, liberáre hos fámulos tuos
(vel fámulas tuas) N. N., et parcéndo eos (vel eas) corrígere ac corripiéndo, non pérdere.
R/. Amen.
Señor, corrígenos con misericordia y no con ira, tú que corrigiendo perdonas y al perdonar nos dejas libres, y con tu misericordia nos conviertes.
De forma que por tu reprensión quedemos corregidos y consolados por tu indulgencia; que tu disciplina nos enseñe y tu medicina nos sane.
Que tu celo nos castigue y tu piedad nos salve.
Que te agrade, pues, Señor, librar a estos tus siervos N. N., reprenderlos al mismo tiempo que los perdonas, y salvarlos con tu corrección.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Recúrsis nomínibus offeréntium fratres dilectíssimi, preces fundámus ad Dóminum, ut oblátio, quæ offértur in sanctis, profíciat ad salútem infírmis, baptísmate recreátis. Tuam vero Dómine cleméntiam exorámus, ut omnes metu térritos, inópia affíctos, tribulatióne vexátos, morbis óbrutos, supplíciis déditos, débitis obligátos, indulgéntia tuæ pietátis absólvat.
R/. Amen.
Queridos hermanos, repasados los nombres de los oferentes, dirijamos a Dios nuestras súplicas, para que la ofrenda que se presenta ante los santos aproveche para su salud a los enfermos renacidos en el bautismo. Así que, Señor, imploramos tu clemencia, para que a todos los que tienen miedo, están afligidos por la pobreza, vejados por la tribulación, oprimidos por la enfermedad, entregados a los sufrimientos, cargados de deudas, los libre tu piadosa indulgencia.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Miserére nobis Dómine, miserére nobis, dum non miséria míseros consúmere, sed misericórdia liberáre festínas.
Necdum delícta absórbere, sed expiáre peccatóres inténdas.
Sentiámus, Dómine, manum tuam medéntem, pótius quam percutiéntem, fovéntem magis quam feriéntem, ut sic præséntia adhíbeas flagélla, ut supplícia árceas sempitérna.
Atque fámulos tuos
(vel fámulas tuas) N. N. pietáte patérna corrípias, non abícias, erúdias, non confúndas.
Tribuásque propítius cunctis, peccatórum ac témporum pacem, et ægris integérrimam ac pleníssimam sanitátem.
R/. Amen.
Ten piedad de nosotros, Señor, ten piedad de nosotros, tú que no te apresuras a consumir en su miseria a los miserables, sino a librarlos con tu misericordia.
Que sintamos, Señor, tu mano más pronta a curar que a castigar, más presta al auxilio que a la herida, de modo que mostrándonos los presentes castigos, apartes de nosotros los suplicios eternos.
Y a tus siervos N. N., corrígelos con amor paterno, pero no los separes; escúchalos y no los confundas.
Y a todos nos concedas propicio la paz que nos aleje del pecado y la paz de los tiempos, y a los enfermos la salud íntegra y plenísima.
R/. Amén.
Quia tu es pax vera nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera caridad indivisible; tú que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, æquum et salutáre est, nos tibi grátias ágere, Dómine, sancte Pater ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum.
Qui peccáta nostra portávit in córpore suo super lignum, cuius vúlnere sanáti sumus.
Cuius attáctu vis fébrium mox recéssit, cuius sermóne conféstim surdus audívit, cuius iussu mutus fari non dístulit, claudus cucúrrit, cæcus vidit, ægrótus relevátur, débilis stetit, surdus síncére audit, laxávit nervos áridus, aquósa alvum desiccávit hydrópicus, léctulum in quo iacébat détulit paralýticus, lúridam cutem amísit leprósus, surréxit de sepúlcro quatriduánus.
Per ipsum te ergo Dómine cum lácrimis postulámus, ut sacrifícii huius oblatiónem placátus accéptes, et peccántibus véniam, et languéntibus cónferas medicínam.

Cui mérito omnes Ángeli et Archángeli non cessant clamáre, ita dicéntes:

Es digno y justo, equitativo y saludable, que te demos gracias, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo, tu Hijo, Señor nuestro.
Él asumió nuestros pecados y los llevó en su cuerpo hasta la cruz, sus moretones nos sanaron.
A su tacto, cesa inmediatamente la fuerza de la fiebre, a su palabra oye de repente el sordo, a su mandato el mudo empieza a hablar, corre el cojo, ve el ciego, se alivia el enfermo, el tullido se endereza, se recuperan los miembros secos, disminuye el vientre del voraz, el paralítico carga con la camilla en que yacía, el leproso pierde su piel descolorida, se alza del sepulcro el que llevaba muerto cuatro días.
Por él te rogamos llorando, Señor, que aceptes complacido la ofrenda de este sacrificio, y otorgues tu perdón a los pecadores, y curación a los enfermos.

Con razón todos los Ángeles y Arcángeles no cesan de aclamar, diciendo así:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus, Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus.
Qui languóres nostros ipse portávit, et medicaméntum nobis ex crucis suæ confixióne adhíbuit. Quique solus valet fovére lánguida, exhilaráre trístia, et sanáre infírma.

Christus Dóminus ac Redémptor noster ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que cargó con nuestras enfermedades y nos trajo la medicina apropiada de su crucifixión.
Él es el único que puede dar vigor a los miembros gastados, alegrar la tristeza, sanar la enfermedad.

Cristo, Señor eterno y Redentor nuestro.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Crédimus Iesu Christe, te esse salvatórem.
Ob hoc pétimus, ut sacrifícia nostra placátus accípias.
Et ægritúdinum morbos propitiábili medicína repéllas.

R/.
Amen.
Creemos, Jesucristo, que tú eres el salvador. Por eso te pedimos que aceptes bondadoso nuestros sacrificios y alejes con tu poder sanador toda clase de enfermedad.
R/. Amén.
Te præstánte, Christe Deus noster qui es redémptio animárum nostrárum et réquies ómnium fidélium defunctórum, qui regnas cum Deo Patre et cum Spíritu Sancto in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Cristo Dios nuestro, tú que eres la redención de nuestras almas y el descanso de todos los fieles difuntos y reinas con Dios Padre y con el Espíritu Santo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Confractionem / Canto de la Fracción Sal 17,2-3; Is 33,2
Virtus nostra, Dómine, esto firmaméntum infirmis, esto refúgium et liberátor oppréssis. Señor nuestra fuerza, sé el apoyo de los enfermos, refugio y liberación para los oprimidos.
V/. Esto bráchium nostrum in mane, et salus nostra in témpore tribulatiónis.
R/. Esto refúgium et liberátor oppréssis.
V/. Sé nuestro brazo por la mañana y nuestra salud en el tiempo de la tribulación.
R/. Sé refugio y liberación para los oprimidos.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Christe Dómine, qui es médicus salutáris, tríbue lánguidis fámulis tuis subsídium medicínæ cæléstis.
Ut dum corde vel córpore valémus, incólumes cum fidúcia tibi proclamémus e terris:
Cristo Jesús, que eres médico y salvador, concede a tus siervos enfermos la ayuda de tu medicina celestial.
De forma que sanos de alma y cuerpo, incólumes y confiados, alcemos hacia ti nuestras voces desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Salutíferam vobis Dóminus de regnis cæléstibus dírigat medicínam.
R/. Amen.
El Señor desde el reino celestial os envíe su medicina saludable.
R/. Amén.
Précibus vestris óptimus suffragátor occúrrat, vestráque desidéria pius in bono suscípiat.
R/. Amen.
Atienda como buen abogado vuestras preces y reciba vuestros deseos para el bien de vuestras almas.
R/. Amén.
Ómnia mala a vobis áuferat, et quæcúmque sunt bona vobis vestrísque concédat.
R/. Amen.
Aparte de vosotros todo mal y os conceda a vosotros y a los vuestros toda clase de bienes.
R/. Amén.
Per grátiam pietátis suæ, qui est benedíctus in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la gracia de su piedad, él, que es bendito por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Confírma in viscéribus nostris misericórdiæ tuæ múnera, omnípotens Deus, ad augéndam fidem nostram, ad corroborándam spem, ad illuminándam sciéntiam, ad multiplicándam caritátem, ad conservándam córporis et ánimæ sanitátem.
R/. Amen.
Robustece en nuestros corazones, Dios todopoderoso, los dones de tu misericordia, para aumentar nuestra fe, afirmar la esperanza, iluminar nuestra conciencia, acrecentar nuestra caridad y conservar la salud de cuerpo y alma.
R/. Amén.
Concedénte divinitáte tua, Deus noster, qui es vita vivórum et coróna sanctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Que nos lo conceda tu divino poder, Dios nuestro, que eres la vida de los que viven y corona de los santos, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. En el Misal hay dos misas (pro infirmis I y II) para las cuales figuran en el Liber Commicus textos alternativos sólo para el Evangelio y los laudes. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 827-832) y del Liber Commicus II (pp. 285-287). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo. Las oraciones en español están tomadas de lexorandies.blogspots.com.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. He 3,1-9; 5,14-15. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMIII-MMXIV