La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de santa Eulalia en Barcelona, virgen y mártir

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Is 61,9-10; Sal 44,14
Indúta es vestiméntis glóriæ, allelúia, coronáta es coróna decóris et facta es speciósa, allelúia, allelúia. Vas ataviada con vestiduras de gloria, aleluya, y te has puesto hermosísima, aleluya, aleluya.
V/. Omnis glória eius fíliæ regis ab intus, in fímbreis áureis circumamícta varietáte.
R/. Et facta es speciósa, allelúia, allelúia..
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Et facta es speciósa, allelúia, allelúia..
V/. Toda la gloria de la hija del rey redunda de su interior, hermosa, con tus fíbulas de oro.
R/. Te has puesto hermosísima, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Te has puesto hermosísima, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Deus, qui sanctam nobis huius diéi sollemnitátem beatíssimæ mártyris tuæ Euláliæ passióne fecísti, adésto famíliæ tuæ précibus; ut cuius hódie festa celebrámus, eius méritis intercessióne, ad ea quæ imitáre cúpimus, applicémur.
R/.
Amen.

Dios, que has hecho santa para nosotros la solemnidad de este día de la pasión de tu bienaventurada mártir Eulalia; acoge las plegarias de tu familia; haz que quienes celebramos hoy su fiesta, por los méritos de su intercesión, podamos seguir los pasos de aquella que deseamos imitar.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Quære in Communi unius Virginis et Martyris, p. 240 / Como en el Común de una Virgen y Mártir, p. 240.

Prophetia / Profecía Is 54,1-3
Léctio libri Isaíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Profeta Isaías.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:

Exsúlta, stérilis, quæ non peperísti,
lætáre, gaude, quæ non parturísti,
quóniam multi sunt fílii desértæ
magis quam fílii nuptæ, dicit Dóminus.

Diláta locum tentórii tui
et pelles tabernaculórum tuórum exténde, ne parcas;
longos fac funículos tuos
et clavos tuos consólida.
Ad déxteram enim et ad lævam penetrábis,
et semen tuum hereditábit gentes,
quæ civitátes desértas inhabitábunt.

R/. Amen.

Esto dice el Señor:

Exulta, estéril, que no dabas a luz;
rompe a cantar, alégrate,
tú que no tenías dolores de parto:
porque la abandonada
tendrá más hijos que la casada
–dice el Señor–.

Ensancha el espacio de tu tienda,
despliega los toldos de tu morada,
no los restrinjas,
alarga tus cuerdas,
afianza tus estacas,
porque te extenderás de derecha a izquierda.
Tu estirpe heredará las naciones
y poblará ciudades desiertas.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 44,5-6
Spécie tua et pulchritúdine tua inténde, próspere procéde et regna. Muesta tu belleza y tu gallardía, adelántate, avanza como una reina.
V/. Propter veritátem et manusetúdinem et iustítiam, et dedúcet te mirabíliter déxtera tua.
R/. Inténde, próspere procéde et regna.
V/. Por la verdad y la mansedumbre y la justicia, su diestra te lleve por un camino de maravillas.
R/. Adelántate, avanza como una reina.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 2Cor 10,17-11,6; Gál 3,26 (2)
Epístola Pauli apóstoli ad Corínthios secúnda.
R/. Deo grátias.
Segunda carta del apóstol san Pablo a los corintios.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Qui autem gloriátur, in Dómino gloriétur; non enim qui seípsum comméndat, ille probátus est, sed quem Dóminus comméndat.

Útinam sustinerétis módicum quid insipiéntiæ meæ; sed et supportáte me. Æmulor enim vos Dei æmulatióne; despóndi enim vos uni viro vírginem castam exhibére Christo.

Tímeo autem, ne, sicut serpens Evam sedúxit astútia sua, ita corrumpántur sensus vestri a simplicitáte et castitáte, quæ est in Christum. Nam si is qui venit, álium Christum prædicat, quem non prædicávimus, aut álium Spíritum accípitis, quem non accepístis, aut áliud evangélium, quod non recepístis, recte paterémini.

Exístimo enim nihil me minus fecísse magnis apóstolis; nam etsi imperítus sermóne, sed non sciéntia, in omni autem manifestántes in ómnibus ad vos. Per fidem in Christo Iesu Dómino nostro.

R/. Amen.

Hermanos:

El que se gloría, que se gloríe en el Señor, porque no está aprobado el que se recomienda a sí mismo, sino aquel a quien el Señor recomienda.

¡Ojalá me toleraseis algo de locura!; aunque ya sé que me la toleráis. Tengo celos de vosotros, los celos de Dios, pues os he desposado con un solo marido, para presentaros a Cristo como una virgen casta.

Pero me temo que, lo mismo que la serpiente sedujo a Eva con su astucia, se perviertan vuestras mentes, apartándose de la sinceridad y de la pureza debida a Cristo. Pues, si se presenta cualquiera predicando un Jesús diferente del que os he predicado, u os propone recibir un espíritu diferente del que recibisteis, o aceptar un Evangelio diferente del que aceptasteis, lo toleráis tan tranquilos.

No me creo en nada inferior a esos super-apóstoles. En efecto, aunque en el hablar soy inculto, no lo soy en el saber; que en todo y en presencia de todos os lo hemos demostrado. Por la fe en Cristo Jesús nuestro Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 10,38-42
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:
Dóminus noster Iesus Christus intrávit in quoddam castéllum, et múlier quædam Martha nómine excépit illum. Et huic erat soror nómine María, quæ étiam sedens secus pedes Dómini audiébat verbum illíus. Martha autem satagébat circa frequens ministérium; quæ stetit et ait: «Dómine, non est tibi curæ quod soror mea relíquit me solam ministráre? Dic ergo illi, ut me ádiuvet».

Et respóndens dixit illi Dóminus: «Martha, Martha, sollícita es et turbáris erga plúrima, porro unum est necessárium; María enim óptimam partem elégit, quæ non auferétur ab ea».

R/. Amen.

En aquel tiempo:
Nuestro Señor Jesucristo entró en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Esta tenía una hermana llamada María, que, sentada junto a los pies del Señor, escuchaba su palabra. Marta, en cambio, andaba muy afanada con los muchos servicios; hasta que, acercándose, dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para servir? Dile que me eche una mano».

Respondiendo, le dijo el Señor: «Marta, Marta, andas inquieta y preocupada con muchas cosas; solo una es necesaria. María, pues, ha escogido la parte mejor, y no le será quitada».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sof 3,14
Allelúia. Aleluya.
V/. Lauda, fília Sion, lætáre et exsúlta, fília Ierúsalem.
R/. Allelúia.
V/. Regocíjate, hija de Sión, salta de gozo, Jerusalén.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Eclo 24,17-20
Sicut cedrus exaltáta sum in Líbano et quasi cypréssus in monte Sion; quasi myrrha elécta dedi suavitátem odóris, allelúia. Crecí como cedro del Líbano, como ciprés en el monte Sión; como mirra exquisita derramé aroma, aleluya.
V/. Sicut palma exaltáta sum in monte et quasi plantátio rosæ in Iéricho; velut olíva speciósa in campis et quasi plátanus dilatáta sum in platéis.
R/.
Quasi myrrha elécta dedi suavitátem odóris, allelúia.
V/. Crecí como palmera en el monte, cual brote de rosa en Jericó; como magnífico olivo en la campiña, como el plátano en las plazas.
R/. Como mirra exquisita derramé aroma, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Adest, dilectíssimi fratres, famósum illud beátæ vírginis Euláliæ festum, quod ánnuis recúrsibus suscípimus incoléndum, in quo éadem martyr Barcinonénsium civis et íncola, genitále solum quod meritórum títulis prætulit, honóre étiam illustrávit sepúlcri, dum quod viva ædíficat verbo, effúsi sánguinis docet exémplo.
Hæc enim læta passiónem prosíliens forum ádiit intrépida, et verbis tonántibus profánum iúdicem correptúra passióni se óbtulit non quæsíta.

Recognoscámus ergo per vúlnera mártyrem, per pietátis stúdia genitrícem; obténtu precis íntime flagitántes, ut qui eius fórtiter tenéllo vicit in córpore, victórem se in nobis præbeat efficácem.
Et qui illi post flammas cóntulit cælum, nobis post lapsum consórtium tríbuat angelórum.

R/.
Amen.

Queridos hermanos, he aquí aquel gran día de la gloriosa virgen santa Eulalia, que vuelve cada año para que podamos celebrarlo. En este día la mártir, ciudadana y vecina de Barcelona, sigue distinguiendo su tierra natal con el eco de sus méritos y la ilumina con el honor de su sepulcro; porque aquella que en vida nos edificó con su palabra al derramar su sangre nos enseña con su ejemplo.
Ella, llena de valentía y de gozo, se presentó en el foro entregándose al martirio sin haber sido perseguida y con palabras llenas de coraje reprendió al juez pagano ofreciéndose así voluntariamente a la pasión.

Reconozcámosla, pues, como mártir por las heridas y como patrona nuestra por su profunda piedad. Reclamemos mediante una íntima plegaria que aquella que triunfó llena de fortaleza en su cuerpo delicado, haga posible para nosotros una victoria eficaz, ella, que tras pasar por las llamas, alcanzaba el cielo, nos conceda, tras la caída, llegar a gozar de la compañía de los ángeles.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Deus virtútum, coróna mártyrum, collátor gratiárum, súscipe tantíllæ plebis precum obséquia, quæ ob honórem vírginis tuæ Euláliæ tibi deférimus dedicánda.
Tu enim eam ultra ætátem facis esse victrícem, quam nullis præcedéntibus méritis iam olim féceras tui nóminis confessórem.
Sit ergo Dómine, éadem virgo sanctíssima ante conspéctum glóriæ tuæ, nostrórum críminum et intercéssor páriter et assértrix., ut et diluénda propónat, et propósita précibus díluat.
Quáliter sic confessiónem delictórum nostrórum accípiens, ante culpas singulórum ad emoluméntum véniæ ásserat, et intercessórem pro his quæ asserúerit interpónat.
Sit in salvatiónem terræ, sit in defensiónem pátriæ.

Gubérnet civem, elíminet hostem, súbruat pestem, árceat famem, morbos díssicet, advérsum omne repéllat, optátaque perfíciat.
Sicque per eam fautórem te semper nostris précibus præbe, ut et hic intercessióne eius peccáta nostra hábeant finem, et in futúro suis méritis mereámur inveníre quiétem.

R/. Amen.

Dios de inmenso poder, corona de los mártires, dispensador de toda gracia, acoge las plegarias que el pueblo humilde te presenta en honor de tu virgen Eulalia.
Tú le diste la victoria, aún en su corta edad, a ella, a quien sin méritos previos ya habías hecho confesar tu nombre.
Que esta santa virgen, Señor, nos sea abogada y defensora por nuestros pecados, que nos haga ver en qué hemos de ser perdonados y que lo haga perdonar con sus plegarias.
Así, acogiendo la confesión de nuestras faltas, saldrá en defensa de las culpas de cada uno para obtener nuestro perdón.

Que sea protectora de nuestra tierra, amparo del país; que gobierne nuestra ciudad y expulse de ella a los enemigos; que extinga las epidemias y aleje de ella el hambre; que aparte las enfermedades, expulse la adversidad y lleve a término todo buen deseo.
Sé siempre propicio a nuestros ruegos gracias a ella, a fin de que, por su intercesión, cesen nuestros pecados en la vida presente y, en la futura, por sus méritos, podamos entrar en tu reposo.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos

Te, te altíssime Redémptor noster et Dómine, in tuis opéribus collaudámus, qui dum vírginem Euláliam ad nóminis tui dilectiónem accéndis, proditórem eam sui nóminis facis, ut eo robústior ad passiónem consurgeret, quo nomen suum furénti iúdici non tacéret.

Quæsumus proínde, ut quæ nóminis sui facta est próditrix, in prolatióne nostrórum nóminum ante te non efficiátur elínguis; ut quæ vocábulum suum non tácuit iúdici, vocábula fidélium renotánda ætérnæ ímprimat mansióni.

Ut quotquot in illum crédimus, quem ipsa veráci corde proféssa est, et præséntis vitæ tutélam, et in futúro cum defúnctis fidélibus mereámur beatórum ómnium promeréri consórtia.
R/. Amen.

A ti, a ti, altísimo Señor y Redentor nuestro, te alabamos por tus obras. Tú, mientras enardecías la virgen Eulalia en el amor de tu nombre, le hacías descubrir la dignidad de su propio nombre de cristiana y la reafirmabas en vista al martirio a fin de que no callara su nombre ante el juez cruel.

Te pedimos, pues, que tal como ella no temió revelar su nombre, así tampoco enmudezca ante ti cuando sea preciso pronunciar los nuestros; y ella, que no calló ante el juez cómo se llamaba, haga inscribir los nombres de los fieles en las estancias eternas.

Que cuantos creemos en aquél que ella confesó con sincero corazón, obtengamos en la vida presente su ayuda y en el mundo futuro la compañía de todos los santos junto con los fieles difuntos.
R/.
Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Christe Dei Fílius, qui exánime beátæ vírginis corpus níveo candóre vestísti, dignáre nos vestíre iustítiæ stolis, et opéribus sanctitátis; ut per hæc quæ tibi offérimus múnera, sic níveo altérnæ dilectiónis vestiámur amíctu ut ætérne pacis lúmine cum ea, quæ proféssa est, potiámur.
R/. Amen.

Cristo Hijo de Dios, que has revestido de blanca nieve el cuerpo sin vida de la virgen Eulalia, dígnate revestirnos con vestiduras de justicia y con obras de santidad; que por estos dones que te ofrecemos nos revistamos con el blanco manto del amor fraterno y así, junto con aquella que hizo confesión de ti, lleguemos a la luz de la paz eterna.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias

Dignum et iustum est nos tibi semper grátias ágere, omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum, qui discrétis flammis mártyrem Euláliam probat, dum cleménter eam flammárum diversitáte gloríficat.

Erat enim in péctore vírginis flamma divíni amóris, flammis quoque urebántur et látera, sed longe áliter flamma illa erat quæ flammis his temporálibus cédere nesciébat.
Illa enim refrigerándo fervéscit; hæc excruciándo plus déficit.
Illa incorpóreo vigóre sempitérna perdúrat; hæc corpórea accensióne occásum sui frequénter osténtat.
Illa æternitátem parat in mente; hæc plerúmque deféctum sui sentit in córpore.
Illa semel concéssa nescit frigéscere; hæc etsi studiósius accendátur adustiónis suæ aliquándo matériam caret.
Illa calóris sui términum nescit; hæc semper vigóris próprii statum amíttit.
Illa quosquos incénderit períre non sinit; ista vel se ipsam cum nocéntibus périmit, vel innocéntibus sese submíttit.
Illa semper pollicétur sine témpore refrigérii glóriam; hæc aliquándo in témpore supplícii írrogat pœnam.
Illa istam semper súperat et exstínguit; ista illi sæpe famulátum sui súbicit ac desérvit.
Inde est ergo, quod cæléstis flamma temporálibus flammis victa non déficit, sed victrix pótius potestátem huius materiális ignis sibimet síbimet súbicit, ac submíttit.

Cum enim in vírginis péctore divínum vicit incéndium, appósitæ forínsecus flammárum fáculæ defecérunt.
Quia ígitur tu, Deus nostee, ignis consúmens es, qui nisi in corde eius flammígera combustióne ardéres, victórem te in eius passiónibus nullo modo demonstráres, te quæsumus, te rogámus ut fácias nos símili accensióne amóris tui serénos, et sanctitátis perfectióne idóneos; ut qui in hoc die tantæ mártyris et passiónem venerámur et sepúlcrum, a passiónibus nostris vel sepúlcris nostrórum críminum liberáti, perducámur ad cælum.
Quáliter et hic et in ætérnum cum omni milítia Angelórum, devótis méntibus concinámus, proclamántes atque ita dicéntes:

Es justo y necesario, Dios todopoderoso, darte siempre gracias por Jesucristo, tu Hijo y Señor nuestro, el cual probó a la mártir Eulalia con diversas llamas y, al mismo tiempo, por medio de ellas la glorificó benignamente.

En efecto, en el interior de la santa virgen ardía la llama del amor divino, mientras el exterior de su cuerpo era abrasado por otras llamas.
Ahora bien, aquella llama interior era mucho más viva que las que se inflamaban por fuera; la llama interior mientras está encendida refresca, las llamas externas cuanto más atormentan más decaen.
Aquella perdura sempiterna con vigor indeficiente, estas muestran a menudo cómo se agotan cuando se han apoderado sólo del cuerpo.
Aquella prepara el alma para la eternidad, éstas muestran sus límites tocando sólo el cuerpo.
Aquella, una vez obtenida, nunca disminuye. Éstas, cuanto más queman, más presto se consumen.
Aquella no conoce el fin de su calor, éstas pierden tarde o temprano su vigor.
Aquella no deja desfallecer a aquellos en quienes se ha encendido, éstas, al contrario, se extinguen junto con los culpables y, en cambio, son dominadas por los inocentes.
Aquella promete la gloria de un reposo más allá del tiempo, éstas sólo aportan la pena de un suplicio temporal.
Aquella llama interior supera y apaga por entero estas llamas externas, éstas a menudo se le someten y la sirven.

De aquí que la llama celestial jamás cae vencida por las llamas temporales, antes al contrario, salga siempre victoriosa sobre ellas dominando, rebajando y superando el poder del fuego material.
Puesto que en el interior de la virgen se aviva un incendio divino, fallan las antorchas ardientes que le aplican por fuera. Porque tú, Dios nuestro, eres un fuego devorador que si no quemases en su corazón con llama ardiente no te manifestarías victorioso en su pasión. Por ello te suplicamos y te pedimos que también a nosotros nos serenes encendiéndonos como a ella en tu amor. Y que nos hagas aptos para ti dándonos la perfección de la santidad. Que quienes hoy veneramos la pasión y el sepulcro de esta mártir insigne, seamos guiados hacia el cielo libres de las pasiones y del sepulcro de nuestros pecados.
Así pues, ahora y siempre, con todos los coros de los ángeles te cantamos de todo corazón la alabanza aclamándote y diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, cuius doni est quod Eulália virgo cæsa non trépidat, cuius grátiæ quod inter flammas non æstuat; cuius múneris quod post óbitum sic exsúltat; cum ætérnam vultu iam quodámmodo lætítiam pérferens, in hac adhuc substántia carnáli osténderet quanta illic ánimi pace gaudéret, cum hic beáto confessóri Felíci sic de ætérna per corpus felicitáte subrídet.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, al que hay que atribuir que la virgen Eulalia no tiemble a pesar de estar herida, no se queme entre las llamas, que se alegre así a su muerte, cuando llevando ya de algún modo en su rostro la eterna alegría, mostraba todavía en esta sustancia corporal de cuanta paz de ánimo gozaría allí, cuando aquí sonríe así al santo confesor Félix, al pasar del cuerpo a la felicidad eterna.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Omnípotens Deus, qui illibátum Euláliæ vírginis corpus intáctum servas a flammis, emítte in his hóstiis spíritum sanctitátis, qui et obláta sanctíficet, et oblatóres propitiábili respéctu perlústret.
R/.
Amen.

Dios todopoderoso, que salvas de las llamas el cuerpo inmaculado de la virgen Eulalia, envía sobre estos dones el Espíritu de santidad, que santifique esta ofrenda y haga de nosotros que la ofrecemos un sacrificio aceptable.
R/.
Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas, benedícis ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Deus, qui beátam Euláliam ántequam passiónis gradum scánderet, quid créderet, quid oráret misericórditer docuísti, dum in ea non facis períre quidquid a te edócta fórtiter credidísset, da nobis, ut quod de te scimus et crédimus ad ætérnam profecísse nobis lætítiam gratulémur; ut quod illa effusióne proméruit sánguinis, nos in his Fílii tui Dómini nostri mereámur adispísci verbis: Dios, antes de que culminara su gloriosa pasión, te dignaste enseñar a la bienaventurada Eulalia qué había de creer cómo había de orar y no dejaste que se desdijera de todo cuanto había creído firmemente bajo tu guía; haz que nosotros celebremos con eterna alegría todo aquello que sabemos y creemos de ti, a fin de que lo que ella mereció al derramar su sangre, nosotros lo consigamos gracias a las palabras de la oración de tu Hijo y Señor nuestro:

Inicio página

Benedictio / Bendición

Christus Dóminus, qui Euláliam vírginem inter flammas fecit esse victrícem, fáciat vos eius précibus et incentíva carnis vestræ devíncere, et perféctam devícto mundo victóriam in cæléstibus reportáre.
R/. Amen.

Que Cristo, el Señor, que hizo vencer a Eulalia en medio de las llamas, haga que lleguéis a vencer las tentaciones de la carne por sus plegarias, y que, una vez vencido el mundo, podáis alcanzar la plena victoria en el cielo.
R/. Amén.

Et qui insepúltum vírginis corpus niválibus pruínis vestívit ad glóriam, ipse corda vestra et córpora ad perfectiónem sanctitátis accíngat.
R/. Amen.

El que cubrió gloriosamente con copos de nieve el cuerpo insepulto de la virgen, revista vuestros corazones y vuestros cuerpos con la perfección de la santidad.
R/. Amén.

Ut cum illa per confessiónem mereámini palmam, cuius nunc obsequéntes celebrátis sollémnia.
R/. Amen.

Que quienes celebráis ahora con solicitud su fiesta alcancéis con ella la palma de la victoria por la confesión de vuestra fe.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Dómine, Deus omnípotens, qui es vita et salus fidélium, quem ventúrum iúdicem crédimus verum, esto nobis propítius. Et qui hanc oblatiónem pro nostra nostrorúmque salúte, vel pro expiatióne nostrórum peccatórum, in honórem sanctæ mártyris tuæ Euláliæ tibi obtúlimus, misericórdiæ tuæ opem in nos diffúndi sentiámus.
Ut qui iam refécti sumus ad mensæ tuæ convívium, dono tuo múneris, cónsequi mereámur præmium sempitérnum.

R/. Amen.

Señor, Dios todopoderoso, que eres vida y salvación de los fieles: creemos que has de venir como juez verdadero. Sé propicio con nosotros, para que sintamos que el auxilio de tu misericordia se derrama sobre nosotros, que hemos ofrecido esta oblación por nuestra salvación y la de los nuestros, y por la expiación de nuestros pecados, en honor de tu mártir santa Eulalia.
Y así, los que nos hemos alimentado en el banquete de tu mesa, merezcamos conseguir como don de tu generosidad, el premio eterno.
R/. Amén.

Per misericórdian tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 283-290) y del Liber Commicus II (pp. 99; 240-241). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011. Las oraciones en español están tomadas de lexorandies.blogspots.com.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. 2Cor 10,17-11,6; Gál 3,26b. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIV