La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa por un obispo difunto

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 141,6.8

Tu es pórtio mea, Dómine, allelúia, in terra vivéntium, allelúia, allelúia.

Señor, tú eres mi lote, aleluya, en el país de la vida, aleluya, aleluya.
V/. Educ de cárcere ánimam meam ad confiténdum nómini tuo.
R/. In terra vivéntium, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum.
R/. In terra vivéntium, allelúia, allelúia.
V/. Sácame de la prisión, y daré gracias a tu nombre.
R/. En el país de la vida, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.
R/. En el país de la vida, aleluya, aleluya.

 

Prælegendum in Quadragessima / Canto de entrada en Cuaresma Sal 141,6.8

Clamávi ad te, Dómine, et dixi: Tu spes mea et pórtio mea in terra vivéntium.

A ti grito, Señor; te digo: Tú eres mi refugio y mi lote en el país de la vida.
V/. Educ de cárcere ánimam meam ad confiténdum nómini tuo.
R/. In terra vivéntium.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum.
R/. In terra vivéntium.
V/. Sácame de la prisión, y daré gracias a tu nombre.
R/. En el país de la vida.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos.
R/. En el país de la vida.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Consoláre, Dómine, ánimam fámuli tui epíscopi N. patris nostri, pro cuius memória obtúlimus múnera huius sacrifícii; ut sicut Christo Fílio tuo, Dómino nostro, militávit in carne, cum Sanctis ómnibus resúrgat in glóriam sempitérnam.
R/. Amen.
Consuela, Señor, el alma de tu siervo N. nuestro padre, por cuya memoria te ofrecemos los dones de este sacrificio; para que así como militó en la carne para Cristo tu Hijo y Señor nuestro, así también resucite con todos los Santos a la gloria sempiterna.
R/. Amén.
Per ineffábilem bonitátem tuam, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu inefable bondad, Dios nuestro, que vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA (2)

IN ANNIVERSARIO EPISCOPORUM / EN EL ANIVERSARIO DE LOS OBISPOS

Prophetia / Profecía Eclo 44,1-14
Léctio libri Ecclesiástici.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Eclesiástico.
R/. Demos gracias a Dios.
Fili:

Laudémus viros gloriósos
et paréntes nostros in generatióne sua.

Multam glóriam fecit Dóminus,
magnificéntiam suam a sæculo.
Dominántes in potestátibus suis,
hóminis magni virtúte
et prudéntia sua præditi,
nuntiántes in prophétis,
regéntes pópulum in consíliis
et perítia scriptúræ pópulos;
verba sapiéntiæ in disciplína eórum,
requiréntes modos músicos
et narrántes cármina scripturárum;
hómines dívites inníxi virtúte,
pulchritúdinis stúdium habéntes,
pacificántes in dómibus suis.
Omnes isti in generatiónibus gentis suæ glóriam adépti sunt
et a diébus suis habéntur in láudibus.

De illis nati sunt, qui reliquérunt nomen
narrándi laudes eórum.
Et sunt quorum non est memória:
periérunt quasi qui non fúerint;
et nati sunt quasi non nati,
et fílii ipsórum post ipsos.

Sed hi viri misericórdiæ sunt,
quorum pietátes non fuérunt in oblivióne.
Cum sémine eórum permanent,
bona heréditas, nepótes eórum,
et in testaméntis stetit semen eórum;
et fílii eórum propter illos.
Usque in ætérnum manet semen eórum,
et glória eórum non derelinquétur.
Córpora ipsórum in pace sepúlta sunt,
et nomen eórum vivit in generatiónem et generatiónem.

R/. Amen.

Hijo:

Hagamos el elogio de los hombres ilustres,
de nuestros padres según sus generaciones.

Grandes glorias exhibió el Señor,
desde siempre ha mostrado su grandeza.
Unos fueron soberanos en sus reinos
y hombres famosos por su poder;
consejeros notables por su inteligencia
y expertos en anunciar profecías.
Otros guiaron al pueblo con sus consejos,
con la inteligencia de la sabiduría popular
y con las palabras sabias de su doctrina.
Hubo inventores de melodías musicales,
compositores de poesías,
hombres ricos, dotados de poder,
que vivieron en paz en sus casas.
Todos ellos fueron honrados por sus contemporáneos
y fueron motivo de orgullo en su tiempo.

Algunos de ellos dejaron un nombre
que aún se recuerda con elogio.
Otros no dejaron memoria,
desaparecieron como si no hubieran existido,
pasaron como si nunca hubieran sido,
igual que sus hijos después de ellos.

Pero hubo también hombres de bien,
cuyos méritos no han quedado en el olvido.
En sus descendientes se conserva
una rica herencia, su posteridad.
Sus descendientes han sido fieles a la alianza,
y, gracias a ellos, también sus hijos.
Su descendencia permanece por siempre,
y su gloria no se borrará.
Sus cuerpos fueron sepultados en paz,
y su nombre vive por generaciones.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 40,11.5
Dómine, miserére eis et resúscita eos. Señor, apiádate de ellos; haz que puedan levantarse.
V/. Tu, Dómine, miserére eis; sana ánimas eórum.
R/. Et resúscita eos.
V/. Señor, ten misericordia; sana sus almas.
R/. Haz que puedan levantarse.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 1Tes 4,13-18
Epístola Pauli apóstoli ad Thessalonicénses prima.
R/. Deo grátias.
Primera carta del apóstol Pablo a los tesalonicenses.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Nólumus autem vos ignórare de dormiéntibus, ut non contristémini sicut et céteri, qui spem non habent. Si enim crédimus quod Iesus mórtuus est et resurréxit, ita et Deus eos, qui dormiérunt, per Iesum addúcet cum eo. Hoc enim vobis dícimus in verbo Dómini, quia nos, qui vívimus, qui relínquimur in advéntum Dómini, non præveniémus eos, qui dormiérunt.

Quóniam ipse Dóminus in iussu, in voce archángeli et in tuba Dei descéndet de cælo, et mórtui, qui in Christo sunt, resúrgent primi; deínde nos, qui vívimus, qui relínquimur, simul rapiémur cum illis in núbibus óbviam Dómino in áera, et sic semper cum Dómino érimus. Ítaque consolámini ínvicem in verbis istis.

R/. Amen.

Hermanos:

No queremos que ignoréis la suerte de los difuntos para que no os aflijáis como los que no tienen esperanza. Pues si creemos que Jesús murió y resucitó, de igual modo Dios llevará con él, por medio de Jesús, a los que han muerto. Esto es lo que os decimos apoyados en la palabra del Señor: nosotros, los que quedemos hasta la venida del Señor, no precederemos a los que hayan muerto.

Pues el mismo Señor, a la voz del arcángel y al son de la trompeta divina, descenderá del cielo, y los muertos en Cristo resucitarán en primer lugar; después nosotros, los que vivamos, los que quedemos, seremos llevados con ellos entre nubes al encuentro del Señor, por los aires. Y así estaremos siempre con el Señor. Consolaos, pues, mutuamente con estas palabras.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 5,25-30
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.

In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus loquebátur discípulis suis dicens:

Amen, amen dico vobis: Venit hora, et nunc est, quando mórtui áudient vocem Fílii Dei et, qui audíerint, vivent. Sicut enim Pater habet vitam in semetípso, sic dedit et Fílio vitam habére in semetípso; et potestátem dedit ei iudícium fácere, quia Fílius hóminis est.

Nolíte mirári hoc, quia venit hora, in qua omnes, qui in monuméntis sunt, áudient vocem eius et procédent, qui bona fecérunt, in resurrectiónem vitæ, qui vero mala egérunt, in resurrectiónem iudícii.

Non possum ego a meípso fácere quidquam; sicut áudio, iúdico, et iudícium meum iustum est, quia non quæro voluntátem meam, sed voluntátem eius, qui misit me.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo habló a sus discípulos diciendo:

En verdad, en verdad os digo: llega la hora, y ya está aquí, en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que hayan oído vivirán. Porque, igual que el Padre tiene vida en sí mismo, así ha dado también al Hijo tener vida en sí mismo. Y le ha dado potestad de juzgar, porque es el Hijo del hombre.

No os sorprenda esto, porque viene la hora en que los que están en el sepulcro oirán su voz: los que hayan hecho el bien saldrán a una resurrección de vida; los que hayan hecho el mal, a una resurrección de juicio.

Yo no puedo hacer nada por mí mismo; según le oigo, juzgo, y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes  
Allelúia. Aleluya.
V/. Ánimas quiescéntium, sancte Dómine, de inférno érue; paradíso restítue.
R/. Allelúia.
V/. Al alma que descansa sácala del purgatorio: oh Señor, restitúyela al paraíso.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio

Sal 50,11-12

Avérte, Dómine, fáciem tuam a peccátis meis, et omnes iniquitátes meas dele, allelúia, Deus meus.

Aparta de mi pecado tu vista, Señor, borra en mí toda culpa, aleluya.
V/. Cor mundum crea in me Deus, spíritum rectum ínnova in viscéribus meis.
R/. Deus meus.
V/. Oh Dios, crea en mí un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme.
R/. Oh, Dios mío.

 

Sacrificium in Quadragessima / Canto del Ofertorio en Cuaresma Sal 50,19-20 (3)

Sacrifícium Deo spíritus contribulátus; cor contrítum et humiliátum, Deus non despícies.

El sacrificio agradable a Dios es un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y humillado, tú, oh Dios, tú no lo desprecias.
V/. Acceptábis sacrifícium iustítiæ, oblatiónes et holocáusta.
R/. Cor contrítum et humiliátum, Deus non despícies.
V/. Entonces aceptarás los sacrificios rituales, ofrendas y holocaustos.
R/. Un corazón quebrantado y humillado, tú, oh Dios, tú no lo desprecias.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Deus, qui vita es, et mórtuis vitam resurrectiónis benefício donas, te súpplici precum intentióne rogámus, ut hunc gregis tui temporálem pastórem, quem decúrsis vitæ commeátibus, post præfinítas témporum metas, sanctiónis tuæ auctoritáte de hoc ancípiti pugnæ perículo evocásti, plácida fácias beatórum in réquie amœnitáte donári; et quem religiósa ecclesiárum sollicitúdo quatiébat in córpore degéntem, quies nunc et lætítia viréntis paradísi suscípiat triumphántem.

Et si quid vítii corporáli fragilitáte contráxit, quicquid minus incáuta provisióne perégit, hoc totum largífluis indulgentiárum munéribus iúbeas expiári; ut cum formidolósus resurrectiónis advéneris dies, de imis terræ receptáculis suscitátum, ætérnis cénseas angelórum clássibus sociári.
R/. Amen.

Dios, que eres la vida, y otorgas el don de la vida resucitando a los muertos, te suplicamos en oración ferviente, que este pastor temporal de tu rebaño, que tras recorrer los senderos de la vida, cuando llegó a la meta prefijada, fue sacado por tu autoridad irrevocable, de los peligros de esta lucha indecisa, haz que se encuentre en la plácida tranquilidad dichosa de los santos; y como en vida estaba siempre urgido por la religiosa preocupación de las iglesias, llegue ahora triunfador al descanso y alegría del paraíso.

Y si incurrió en algún vicio propio de la fragilidad de nuestra condición humana, si se dejó llevar en algo por falta de la debida cautela, haz que todo ello quede borrado por la abundosa corriente de tu indulgencia; para que cuando llegue el día formidable de la resurrección, levantándolo de los hondos sepulcros terrenales, ordenes que sea asociado con los eternos coros de los ángeles.
R/. Amén.

Concedénte divinitáte tua, Deus noster, qui es vita vivórum et coróna sanctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concédelo tú, divino Señor nuestro, que eres la vida de los vivientes y corona de los santos, por eternos siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Obsecrámus, piísime Pater, ut quidquid culpárum fámulo tuo N. lútei cárceris angústias insoléntis fragilitátis invéxit illúvies, quæsumus, ut benígnus omíttas, minus strénue nóscitur exsecútus, indulgentiális díluat tuæ propitiatiónis afféctus.
Tu quippe nosti, Dómine, qui cum quantálibet semetípsum in hoc stúdio unusquísque cautióne custódiat, et huius vitæ periculosíssimum callem sollícitu gressu commeáre conténdat; nec certámen sine vúlnere perágere, nec viam possit absque púlvere consummáre.
Superexaltántis ígitur misericórdiæ tuæ solátio subleátus, iúdicis ventúri lætus præstolétur exámen; nec futúræ retributiónis métuat, sed díligat æquitátem.

Cum autem domínicæ fúlserit claritátis advéntus, et in voce Archángeli virtútes cælórum cœperint commovéri, receptóque spíritu de monuméntis præcédere iussa fúerit univérsa multitúdo cadáverum, corpus eius, quod nunc animále ignobilitáte corruptiónis atque infirmitáte peccáti mérito seminátum est, surgens in corruptióne glóriæ, virtúte ánimæ lætántis spirituále reddátur.
Cumque ante tribúnal Christi manifestátus assísterit, dispensatiónis suæ redditúrus per ómnia retiónem, non te invéniat piíssimum Patrem.

R/. Amen.

Encarecidamente te rogamos, Padre de piedad y de misericordia, que si algo de culpa se pegó a tu siervo N., en las estrecheces de esta cárcel de barro, si alguna suciedad le alcanzó en un momento de descuido, no se la tengas en cuenta; si en algo no brilló su valor, quede borrado por tu talante perdonador y bondadoso.
Tú bien sabes, Señor, cómo en tantas ocasiones, cuando cada uno de nosotros procura cuidar de sí mismo con precaución, y con paso atento procura seguir el peligroso camino de esta vida, no podemos acabar la lucha sin resultar heridos, ni acabar el camino sin llevar polvo en los pies.
Animado por el consuelo de tu misericordia que tanto nos levanta, se adelante alegre al examen del juez que tiene que venir, sin temor por la retribución que le espera, confiando con amor en tu equidad.

Y cuando llegue entre resplandores la venida del Señor, y a la voz del Arcángel retiemblen las potestades del cielo, cuando volviendo a recibir sus almas, se mande salir de sus tumbas a la multitud universal de los cadáveres, su cuerpo, que ahora ha sido sembrado en la innoble condición de un animal que se corrompe, con toda la debilidad del pecado, surgiendo entonces en la incorrupción de la gloria, se convierta en espiritual virtud de la alegría de su alma.
Y cuando se presente manifiestamente ante el tribunal de Cristo, dispuesto a rendir cuentas a cada punto de su administración, no te encuentre como juez severo, sino como Padre misericordioso.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Huius tibi, Dómine, sacrifícii libámen offérimus, ob accersiónis tui antístitis diem, quem perfúnctum sibi crédite curæ pastorális offício, et de discriminósis huius vitæ tandem exémptum ambágibus, ad paradísi tui amœna, quæsumus, fácias via recta transíre, ut in regno cælórum cum Sanctis mereátur Patriárchis et Prophétis ómnibus exsultáre.
Sumpto ígitur carnis domicílio, post sopórem, duplam pétimus, Dómine, redeúnti patrifamílias, creditórum talentórum exhíbeat sumam; ut in gáudium Dómini intrans, sumat boni dispensatóris optábilem palmam, quo florídam et immarcessíbilem glóriæ corónam mereátur accípere, dum princeps apostolórum cœperit apparére.
R/. Amen.
Te presentamos, Señor, la ofrenda de este sacrificio en el día del tránsito de tu obispo N., que cumplió celosamente su oficio del cuidado pastoral; libre, por fin, de las peligrosas vacilaciones de esta vida, te pedimos que lo lleves por el camino recto hasta las amenidades de tu paraíso, para que pueda saltar de gozo en el reino de los cielos con los santos Patriarcas y Profetas.
Cuando ha dejado al morir la morada de la carne, te pedimos, Señor, que a la vuelta del padre de familias, pueda presentar el doble de los talentos que recibió; y así, entrando en el banquete de su Señor, reciba la deseada palma del buen administrador, y con ella, la corona florida e inmarcesible de la gloria, cuando se produzca la venida del príncipe de los apóstoles.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum, ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Christe, Salvátor noster et Dómine, qui morte tua donásti mórtuis vitam, fámulum tuum patrem nostrum, temporálem tui gregis pastórem, ætérni more perfúnde, et lætatúrum in pace cæléstis Ierúsalem admítte.

Nobis quoque pacis et caritátis donum attríbue, ut in illa nunc degustántes fruámur pace, qua eúndem fámulum tuum lætári exoptámus in veritáte.
R/. Amen.

Cristo, nuestro Salvador y Señor, que con tu muerte diste la vida al mundo, rocía de eternidad a tu siervo, nuestro Padre, y pastor temporal de tu grey, y admítelo en la Jerusalén celestial para alegrarlo con tu paz.

Y a nosotros danos el don de la paz y del amor, para que podamos gozar de la paz que ya saboreamos, la misma que con toda verdad deseamos que alegre ya a tu siervo.
R/. Amén.

Per te, qui es vera pax et perpétua cáritas, Deus noster, et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por ti, Dios nuestro, que eres la paz verdadera y la caridad perpetua, y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias

Dignum et iustum est, nos tibi grátias ágere, Dómine, sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum; ex quo, et per quem, et in quo, sanctórum ánimæ felíciter vivunt, et exútæ corpóribus vitæ detriménta non séntiut, sed beatitúdinis augménta conquírunt.

Cuius grátia suffragánte, iusti præséntis ævi currículo subtrahátur, ut ætérni sæculi múnera sortiántur, qui prius tibi fidéliter serviéntes ab hoc humánis exímiis fatigátos curas languóribus, ut angélicis iungas glorificátos agmínibus.

Tibi cum gémitu lácrimas fúndimus, te supplíciter intérnis flétibus exorámus, ut hunc fámulum tuum, temporálem sacri ágminis ducem, beátum patrem nostrum et sacerdótem N., pontificális gloriósa spiritális milítiæ vexílla portántem, atque ad aulam tuæ caritátis perácto, huius vitæ certámine redeúntem, angélicis cœtibus iungas, et Ábrahæ grémio lætum triumphalémque constítuas.

Quia mérito omnes Angelórum milítia, ita proclámans atque dicens:

Es digno y justo que te demos gracias, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno, por Jesucristo, tu Hijo, Señor nuestro; de quien, por quien y en quien, viven en la felicidad las almas de los santos, que, despojadas de sus cuerpos, no experimentan minoración de vida, sino aumento de felicidad.

Por su gracia sufragante, bien está que este justo salga del curso de este mundo, si alcanza los dones de la eternidad que ya han alcanzado tus siervos fieles, cuando les curas de sus fatigas, debidas a las más doloras enfermedades humanas, para juntarlos glorificados con los coros de los ángeles.

Llorando, entre sollozos y lágrimas, te suplicamos, también con llanto interior, que a este tu siervo, guía temporal de tu santo rebaño, nuestro padre y sacerdote N., que llevó en alto la gloriosa bandera de la milicia espiritual y pontifical, y llevado al palacio de tu caridad, al volver del combate de esta vida, lo juntes con los coros de los ángeles, estableciéndolo triunfador y dichoso, en el seno de Abrahán.

Porque dice verdad toda la milicia celestial, cuando te alaba, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus Iesus Christus Fílius tuus.
Qui móriens pro mórtuis destrúxit domínium mortis, et resúrgens fidéles suos dócuit non timére mortem, quos fecit ad ætérnam vitam, depósita mortalitáte, transíre.

Per quem tibi huius sacrifícii libámen offérimus ob accersiónis tui antístitis diem; pro quo te póscimus, omnípotens Deus, ut neque pro própio, neque pro subditórum reátu confúsus, apud cleméntiam tuam, cum tibi plácitis sacerdótibus, inveniátur ascríptus.

Per Christum Dóminum ac Redemptórem ætérnum.

Ciertamente es santo y bendito nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.
Muriendo por los muertos, destruyó el dominio de la muerte, resucitando, enseñó a sus fieles a no temer a la muerte, porque los hizo pasar a la vida eterna, deponiendo su mortalidad.

Por él te ofrecemos este sacrificio en el día de la muerte de tu obispo N., en cuyo favor te pedimos, Dios omnipotente, que no resulte confuso en tu presencia, ni por las reliquias de sus propios pecados, ni por las de sus fieles, cuando te lo encuentres inscrito entre los sacerdotes que más te agraden.

Por Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Propitiáre, Dómine, per hanc hóstiam patri nostro fámulo tuo N., qui suscépti regíminis curam, nec digne exércere, nec inculpabíliter váluit retinére.
Profíciat proínde, quæsumus, hæc illi oblátio ita ad consequéndam beatitúdinem summam, ut nec de aliénis, nec de própriis, ante tuæ maiestátis præséntiam crimínibus erubéscat.

R/.
Amen.

Muéstrate propicio, Señor, por esta hostia, a nuestro padre y tu hijo N., que no pudo ejercer dignamente el cuidado pastoral, que de ti había recibido, ni pudo mantenerlo, aunque en ello no tuviera culpa.
Que le aproveche, pues, esta oblación, para obtener la suprema bienaventuranza, y para que no tenga que avergonzarse ante tu majestad, por los pecados ajenos, ni por los propios.
R/. Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Cantus ad Confractionem / Canto de la Fracción  
Réquiem ætérnam det tibi Dóminus.
Lux perpétua lúceat tibi, et repleátur splendóribus ánima tua, et ossa tua revivíscant de loco suo.
El Señor te dé el descanso eterno.
Que luzca para ti una luz perpetua, que tu alma se vista de resplandores, y tus huesos revivan de su sepulcro.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Precámur cleméntiam tuam, Dómine, pro patre nostro fámulo tuo N., quem in córpore degéntem Christi tui óvibus dignátus es perfícere ducem, et post mundi istíus labóres ad te præcepísti transíre, ut ei cum primis sacerdótibus in duódecim thronis iudícii tríbuas facultátem; quo eum tuis plácitum effíciens ócculis, nos purífices a delíctis, cum ad te nunc proclamavérimus e terris: Invocamos tu clemencia, Señor, por nuestro padre, tu siervo N., al que en vida quisiste hacer guía de las ovejas de tu Cristo, y después de los trabajos de este mundo, le mandaste pasar a ti, para darle potestad judicial con aquellos primeros sacerdotes sentados en doce tronos; con ello, haciéndote agradable a tus ojos, a nosotros nos purifiques de toda culpa, cuando ahora clamamos a ti desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición

Ob recordatiónem diéi fámuli sui N. patris nostri, benedícat vobis omnípotens Dóminus, et propitiétur in ómnibus.
R/. Amen.

En recuerdo del día de su siervo N., nuestro padre, os bendiga Dios omnipotente, y os mire complacido en todas vuestras acciones.
R/. Amén.

Illum paradísi amœnitáte cofóveat, et vos suæ grátiæ protectióne custódiat.
R/. Amen.

Aumente su felicidad en la sombra del paraíso, y os guarde a vosotros en la protección de su gracia.
R/. Amén.

Illi tríbuat consórtium beatórum, et vobis ómnibus indulgéntiam peccatórum.
R/. Amen.

A él le otorgue la compañía de los santos, y a todos vosotros el perdón de los pecados.
R/. Amén.
Per ineffabília mirabília sua, Deus noster, qui vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por las inefables maravillas de nuestro Dios, que vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Refécti Christi córpore, sanguinéque páriter sanctificáti, Deo Patri omnipoténti grátias referámus; ut in eádem refectióne sanctificatiónem habéntes hic, in futúro sæculo glóriam percipiámus.
R/. Amen.
Nutridos con el Cuerpo de Cristo y santificados con su Sangre demos gracias a Dios, Padre todopoderoso, para que en virtud de tal alimento perseveremos aquí en una vida santa y consigamos la gloria en el reino venidero.
R/. Amén.
Per grátiam pietátis eius qui est benedíctus in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la gracia y la misericordia de aquél que es bendito por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 751-758) y del Liber Commicus II (pp. 273-275). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011 y la completuria del Oferencio. El resto de oraciones se toma de la traducción inédita del Tomo II del Misal Hispano-Mozárabe realizada por el Rvdo. P. Balbino Gómez-Chacón y Díaz Alejo (†2006) y facilitada por uno de sus colaboradores para su difusión en La Ermita (octubre 2015).

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Ni en el Misal ni en el Liber Commicus se indica un formulario específico para esta misa, por lo que hemos optado por incluir las lecturas del aniversario de los obispos.

3. Sal 50,19.21. Ver sacrificium de la misa De parvulo defuncto. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIV-MMXV