La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de santa Eugenia, virgen y mártir

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 9,13; Ap 21,3; Sal 117,15
Sánguinem iustórum requíram ego, dicit Dóminus, et habitábo cum eis in regno meo, allelúia, allelúia. Pediré cuentas de la sangre de los justos, dice el Señor, los acogeré en mi reino, aleluya, aleluya.
V/. Vox lætítiæ et salútis in tabernáculis iustórum.
R/.
Et habitábo cum eis in regno meo, allelúia, allelúia.
V/.
Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Et habitábo cum eis in regno meo, allelúia, allelúia.
V/. Se oyen voces de alegría y de salvación en las tiendas de los justos.
R/. Los acogeré en mi reino, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Los acogeré en mi reino, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria

Glória nostra, Deus noster, qui carnis virginitátem servántibus fructum promíttis repensáre centéssimum; intercéssu vírginis tuæ ac mártyris Eugéniæ, solve nostrórum víncula peccatórum; ut qui carnis fragilitáte deícimur, eius patrocínio sublevémur.
R/. Amen.

Tú eres nuestra gloria, Dios nuestro, y prometes una cosecha del ciento por uno a los que conservan el don de la virginidad; por intercesión de la virgen y mártir Eugenia, concédenos el perdón de nuestros pecados, y, si nos sentimos abatidos por nuestra fragilidad, haz que nos conforte su protección.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Quære in Communi unius Virginis et Martyris, p. 240.

Prophetia / Profecía Is 54,1-3
Léctio libri Isaíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Profeta Isaías.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:

Exsúlta, stérilis, quæ non peperísti,
lætáre, gaude, quæ non parturísti,
quóniam multi sunt fílii desértæ
magis quam fílii nuptæ, dicit Dóminus.

Diláta locum tentórii tui
et pelles tabernaculórum tuórum exténde, ne parcas;
longos fac funículos tuos
et clavos tuos consólida.
Ad déxteram enim et ad lævam penetrábis,
et semen tuum hereditábit gentes,
quæ civitátes desértas inhabitábunt.

R/. Amen.

Esto dice el Señor:

Exulta, estéril, que no dabas a luz;
rompe a cantar, alégrate,
tú que no tenías dolores de parto:
porque la abandonada
tendrá más hijos que la casada
–dice el Señor–.

Ensancha el espacio de tu tienda,
despliega los toldos de tu morada,
no los restrinjas,
alarga tus cuerdas,
afianza tus estacas,
porque te extenderás de derecha a izquierda.
Tu estirpe heredará las naciones
y poblará ciudades desiertas.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 44,5-6
Spécie tua et pulchritúdine tua inténde, próspere procéde et regna. Muesta tu belleza y tu gallardía, adelántate, avanza como una reina.
V/. Propter veritátem et manusetúdinem et iustítiam, et dedúcet te mirabíliter déxtera tua.
R/. Inténde, próspere procéde et regna.
V/. Por la verdad y la mansedumbre y la justicia, su diestra te lleve por un camino de maravillas.
R/. Adelántate, avanza como una reina.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 2Cor 10,17-11,6; Gál 3,26 (2)
Epístola Pauli apóstoli ad Corínthios secúnda.
R/. Deo grátias.
Segunda carta del apóstol san Pablo a los corintios.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Qui autem gloriátur, in Dómino gloriétur; non enim qui seípsum comméndat, ille probátus est, sed quem Dóminus comméndat.

Útinam sustinerétis módicum quid insipiéntiæ meæ; sed et supportáte me. Æmulor enim vos Dei æmulatióne; despóndi enim vos uni viro vírginem castam exhibére Christo.

Tímeo autem, ne, sicut serpens Evam sedúxit astútia sua, ita corrumpántur sensus vestri a simplicitáte et castitáte, quæ est in Christum. Nam si is qui venit, álium Christum prædicat, quem non prædicávimus, aut álium Spíritum accípitis, quem non accepístis, aut áliud evangélium, quod non recepístis, recte paterémini.

Exístimo enim nihil me minus fecísse magnis apóstolis; nam etsi imperítus sermóne, sed non sciéntia, in omni autem manifestántes in ómnibus ad vos. Per fidem in Christo Iesu Dómino nostro.

R/. Amen.

Hermanos:

El que se gloría, que se gloríe en el Señor, porque no está aprobado el que se recomienda a sí mismo, sino aquel a quien el Señor recomienda.

¡Ojalá me toleraseis algo de locura!; aunque ya sé que me la toleráis. Tengo celos de vosotros, los celos de Dios, pues os he desposado con un solo marido, para presentaros a Cristo como una virgen casta.

Pero me temo que, lo mismo que la serpiente sedujo a Eva con su astucia, se perviertan vuestras mentes, apartándose de la sinceridad y de la pureza debida a Cristo. Pues, si se presenta cualquiera predicando un Jesús diferente del que os he predicado, u os propone recibir un espíritu diferente del que recibisteis, o aceptar un Evangelio diferente del que aceptasteis, lo toleráis tan tranquilos.

No me creo en nada inferior a esos super-apóstoles. En efecto, aunque en el hablar soy inculto, no lo soy en el saber; que en todo y en presencia de todos os lo hemos demostrado. Por la fe en Cristo Jesús nuestro Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 10,38-42
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus intrávit in quoddam castéllum, et múlier quædam Martha nómine excépit illum. Et huic erat soror nómine María, quæ étiam sedens secus pedes Dómini audiébat verbum illíus. Martha autem satagébat circa frequens ministérium; quæ stetit et ait: «Dómine, non est tibi curæ quod soror mea relíquit me solam ministráre? Dic ergo illi, ut me ádiuvet».

Et respóndens dixit illi Dóminus: «Martha, Martha, sollícita es et turbáris erga plúrima, porro unum est necessárium; María enim óptimam partem elégit, quæ non auferétur ab ea».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo entró en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Esta tenía una hermana llamada María, que, sentada junto a los pies del Señor, escuchaba su palabra. Marta, en cambio, andaba muy afanada con los muchos servicios; hasta que, acercándose, dijo: «Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola para servir? Dile que me eche una mano».

Respondiendo, le dijo el Señor: «Marta, Marta, andas inquieta y preocupada con muchas cosas; solo una es necesaria. María, pues, ha escogido la parte mejor, y no le será quitada».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sof 3,14
Allelúia. Aleluya.
V/. Lauda, fília Sion, lætáre et exsúlta, fília Ierúsalem.
R/. Allelúia.
V/. Regocíjate, hija de Sión, salta de gozo, hija de Jerusalén.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Éx 35,29; 15,11
Omnes viri atque mulíeres mente devóta obtulérunt donária, ut fíerent ópera quæ iússerat Dóminus per manum Móysi cunctis fíliis Ísrael voluntárie, allelúia. Todos, varones y mujeres, ofrecieron sus dones devotamente, para cumplir lo prescrito por Dios por medio de Moisés, a todos los hijos de Israel, según su voluntad, aleluya.
V/. Quis símilis tibi in diis, Dómine, quis símilis tibi, gloriósus in sanctis, mirábilis in maiestátibus, fáciens prodígia?.
R/. Cunctis fíliis Ísrael voluntárie, allelúia.
V/. ¿Quién semejante a ti, Señor, entre los dioses? ¿Quién semejante a ti en la gloria de tu santuario, admirable en tu majestad, obrador de milagros?
R/. A todos los hijos de Israel, según su voluntad, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Aspícite mecum, dilectíssimi fratres, viam illam qua itur ad pátriam, Christum; Christum dicam hanc esse viam qua pervenítur ad vitam. Procul quidem ab hac via distábat illa qua properábat Eugénia; quæ cum iter comeándo progrédiens, christianórum cœtu psallénte compúngitur, repénte immutáta convértit cor ad gáudium, aures ad sonum, ánimos ad laméntum.
Audíto concépit cantum; spiritále nare rédolet Christum. Súbito vóluit sibi futúra sponsa Dei; sicque desidério compúncta psalléntium festinávit mutáre viam, ut sequerétur viam qua pervenítur ad vitam.
Viam útique sæculi relinquéndo, perdúcta est ad viam, quæ Vírginis procéssit ex útero.

Unde quia éadem virgo sic deínceps assecúta est Christum, ut nusquam repedáret ad sæculum, sed magis fuso sánguinis sui cruóre dignum pro Christo dignóscitur suscepísse martýrium; opórtet nos in tanti diéi veneránda festivitáte singulári placatiónis hóstia Christum Dóminum exoráre, ut qui eam fecit triumpháre de mundo, cius précibus nos effíciat herédes in cælo.
R/. Amen.

Considerad conmigo, queridos hermanos, el camino que lleva a la patria: Cristo. Cristo es el camino por el que se llega a la vida. Lejos andaba de ese camino la peregrina Eugenia, que, avanzando en rodeos por su propio itinerario, quedó suspensa al escuchar a un grupo de cristianos que cantaban salmos. Convertida de repente, se llena su corazón de gozo, atentos sus oídos a la melodía, su ánimo al sonido del salterio.
Llega el canto a sus oídos, siente el perfume de Cristo con su olfato espiritual. Desea ser en adelante esposa de Dios, y así, contagiada del anhelo de los cantores, cambia inmediatamente de camino para seguir la senda que lleva a la vida.
Abandonando el camino del siglo se encontró caminando por el que abrió Cristo desde las entrañas de su madre.

Pues lo mismo que nuestra virgen se empeñó en seguir a Cristo, sin volver nunca más a las andanzas del siglo, sino que, derramando su sangre, recibió por Cristo un martirio glorioso, así nosotros, en la venerable festividad de este gran día. debemos invocar al mismo Cristo, con esta singular ofrenda de propiciación.
Para que como a ella la hizo triunfar sobre el mundo, a nosotros, por sus preces, nos haga herederos del cielo.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Dómine Iesu Christe, pro cuius amóre beatíssima Eugénia et afféctum paréntum, et cópias oblíta est facultátum; cum relictis domo, paréntibus, frátribus atque fámulis, aufúgiens, crínibus detónsis, te sequéndo adiúngitur christiánis, tuis cúpiens sua colla subiugáre præcéptis; tu Ecclésiæ tuæ précibus adésto mitis atque placábilis, ut ad instar huius mártyris tuæ relinquámus sæculum, contemnámus vanárum illécebras voluptátum, afféctus paréntum atque curas rerum periturárum; ut ad te diligéndum, te sequéndum,teque fruéndum nullis obícibus impedíti, ita libentíssime præséntis sæculi evincámus mala, sicut hæc virgo falléntis Melántiæ váluit superáre comménta.
R/. Amen.

Señor Jesucristo, por cuyo amor santa Eugenia olvidó el afecto de sus padres y la abundancia de sus riquezas, cuando abandonando su casa, sus padres, sus hermanos y familiares, sacrificando su cabellera, se une a los cristianos para seguirte, aceptando tus mandamientos como se inclina la cabeza bajo el yugo; acoge piadoso y benigno las preces de tu Iglesia, para que siguiendo el ejemplo de esta tú mártir, dejemos el siglo, despreciemos los halagos de los vanos placeres, el afecto de los parientes y el cuidado de todo lo perecedero. Así, libres de todo impedimento para amarte, para servirte y gozar de tu presencia, podremos superar gozosamente los males del presente siglo, como Santa Eugenia fue capaz de superar las maquinaciones de la engañadora Melancia.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Intuére propítius, Dómine, offeréntium vota, et peccántium sana discrímina; ac præsta nobis, ut sicut nomen sexúsque Eugéniæ vírginis cognitiónem tui perspícui Eléni non látuit sacerdótis, ita nómina nostra ex occúltis iudíciis tuis ætérnis iam annoténtur in páginis.
Quo in huis vírginis ac mártyris sollemnitáte, et vivis solátia, et quiescéntibus præstétur réquies sempitérna.

R/. Amen.
Mira propicio. Señor, los votos de los oferentes, y sana las heridas que nos infiere el pecado, y concédenos, que así como el nombre y el sexo de la virgen Eugenia no pasaron inadvertidos al sagaz Eleno. tu sacerdote, nuestros nombres no queden desconocidos, sino escritos en las páginas eternas.
Y que en la solemnidad de esta virgen mártir se conceda a los vivos el consuelo, y a los difuntos el descanso eterno.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz

Vox testimoniórum tuórum, Dómine, quæ Eugéniam vírginem ad tuum provéxit amórem, cum christianórum cantu dignósceret «omnes Deos géntium dæmónia» esse, te autem solum Deum cælos fecísse, infléctat corda nostra ad pænitentiam, et corpora in divína servitúte constríngat. Pellat quoque a nobis simultátum scándala, et altérnæ societátis enútriat increménta.

Quo admonitiónem legis tuæ cælésti ab ínvicem potiámur dulcédine, per quam hæc virgo compúncta Sanctæ Trinitátis proméruit cognóscere unitátem.
R/. Amen.

La fama de tus portentos, Señor, que atrajo hacia tu amor a la virgen Eugenia, al conocer por el canto de los cristianos, que todos los dioses de los gentiles eran demonios y que tú sólo, como dueño de todo, habías hecho los cielos, lleve nuestros corazones a la penitencia, y sujete nuestros cuerpos a tu divino servicio.

Aparte también de nosotros el escándalo de las amistades falsas, y haga crecer en nosotros las motivaciones para la convivencia fraterna, de forma que saboreemos tus enseñanzas, experimentando juntos la dulzura celestial que inflamó a nuestra virgen, cuando mereció conocer la unidad en la Santa Trinidad.
R/. Amén.

Quia tu es pax vera nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera caridad indivisible; tú que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

 Inicio página

Illatio / Acción de gracias

Dignum et iustum est nos tibi grátias ágere, Dómine, sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, qui ita mártyrem tuam Eugéniam amóre castitátis armásti, ut séricas vestes et patérnas ínfulas créderet esse timéndas.
O sanctus Christi amor accénsus, per quem et sæculáris pompæ ornátus, et paréntum éxstitit exclúsus afféctus.
Élegit quoque gloriósa virgo abiéctam in sæculo gérere vitam, illo davídico cármine edócta:
«Elégi abiéctus esse in domo Dómini magis quam habitáre in tabernáculis peccatórum».

Quam, cum ille antiquíssimus serpens viríliter pro coronæ præmio cérneret agonizántem, sólitam suam, per Melántiam ad instar Evæ, vóluit erga eam exercére malítiam.
Perfécta quidem decéptrix invenítur ad suadéndam Evam, sed novíssimus noster Adam victor in vírginis mente perféctior invenítur.
Dúcitor quoque ad supplícium cum suis venerábilis virgo comítibus,cuius certámen Christus lætus spectáret sponsus.
Introducúntur falsi accusatóres, sicut in Stéphani mártyris necem.
Cláruit concinnáta fálsitas,quia immaculáta invénta est sancta virgínitas.
Ingens facta est paréntum lætítia, quia de triúmpho exsúltat cæléstis milítia.
Gloriósæ enim virgini ad hoc concéssa sunt témporum spátia, ut ipsa multos secum provocáret ad cæléstia regna, quorum páriter castíssimas tibi, Dómine, ánimas in sacrifícia consecraréntur munda.

Quem in unitáte Trinitátis adórant Ángeli, benedícunt Archángeli, et univérsæ métuunt Potestátes, cónsona voce incessabíliter clamántes atque dicéntes:

Es digno y justo que te demos gracias, Señor, santo Padre, Dios todopoderoso y eterno, que pusiste en tu virgen Eugenia tal aprecio de la castidad, que estimó que debía abandonar los vestidos de seda, y las galas de la casa paterna.
¡Oh santo amor inflamado de Cristo, que excluye los adornos de la pompa del mundo y el afecto de los padres!
Esta virgen gloriosa prefirió llevar en este mundo una vida despreciada, adoctrinada por aquel salmo de David:
«Preferí ser despreciado en la casa del Señor, antes que habitar en las tiendas de los pecadores».

Viendo aquella antigua serpiente cuán recientemente luchaba para alcanzar la corona del premio, quiso ejercer contra ella su acostumbrada malicia por medio de Melancia, como lo había hecho con Eva. Pero, si pudo llevar a cabo su plan, engañando a Eva, no lo pudo conseguir con nuestra virgen, en cuya alma triunfa el nuevo Adán.
La venerada virgen es llevada al martirio con sus compañeros, y se complace gozoso en su martirio su esposo Cristo.
Se presentan para acusarla testigos falsos, como ocurrió en el martirio de Esteban, y aparece bien patente la falsedad de las acusaciones, cuando triunfa la verdad de su virginidad inmaculada.
Es grande la alegría de sus allegados, y la milicia celestial se goza en el triunfo de la virgen.
La gloriosa doncella tiene oportunidad para arrastrar consigo a muchos hasta el reino celestial, cuando esas purísimas almas se te ofrecen, Señor, en sacrificio.

Los ángeles te adoran en la unidad de la Trinidad, te bendicen los arcángeles y veneran tu gloria todas las potestades, clamando al unísono de manera incesante:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere gloriósus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, qui est custos virginitátis, et virginále decus imménsi pudóris; qui et in matre María virginitátem servávit, et in mártyre Eugénia integritátem virgíneam cóntulit; cum et illam vírginem ipsa sui nativitáte assígnat, et istam per deceptrícia accusántis Melántiæ verba, vírginem maniféstat.

Christe Dómine ac Redémptor ætérnus.

Verdaderamente es santo, verdaderamente glorioso, nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.
Es el custodio de la virginidad y gloria virginal del pudor sin tacha.
Él guardó la virginidad de su madre María y prestó a la mártir Eugenia su integridad corporal.
A aquella la sella como virgen con su propio nacimiento, a ésta la manifiesta virgen con las palabras de Melancia, la engañosa acusadora.

Cristo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Dómine Iesu Christe Fili Dei vivi, qui tantam grátiam in vírgine tua Eugénia contulísti, ut sicut evidéntia eius gesta declárant, quemcúmque in dolóre pósitum visitásset, et languóris ab eo pestis recéderet, et optáta ad eum sánitas redíret; tu hoc sacrifícium tibi appósitum ita tuæ visitatiónis benedictióne sanctífica, ut ex eo suméntibus, et críminum præstétur indulgéntia, et perpétuæ salútis prelargiátur medéla.
R/.
Amen.
Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que hiciste depositaria generosa de tu gracia a tu virgen Eugenia, como manifiestan abiertamente sus hechos, cuando al visitar ella a cualquier paciente, cesaba la enfermedad y el dolor y volvía la ansiada salud; santifica con la bendición de tu presencia este sacrificio que ahora te presentamos, para que nos obtenga el perdón de los pecados a los que en él vamos a participar, para alcanzar la medicina de la eterna salvación.
R/. Amén.
Te præstánte, Dómine Iesu Christe, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus per ómnia Deus, hæc ómnia nobis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor Jesucristo, que con el Padre y el Espíritu Santo, eres un solo Dios, pues creas todas estas cosas para nosotros, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro

Vidéte, vidéte, dilectíssimi fratres, mirabília óperum Dei, quáliter Eugénia virgo pro nómine Iesu martýrium sústinens, nec undis subícitur, nec ardóribus concremátur.
Hæc sana fides agébat, pro qua Dóminus noster prædíxit, quod in ea se rogántibus nihil diffícile sit.

Unde hac fide, quæ per dilectiónem operátur, rogémus pii Patris cleméntiam, ut nostras respíciat lácrimas, díluat culpas, impértiat grátiam et árceat quæque nobis vidéntur esse advérsa.

Si enim rogavérimus eum fiduciáliter, spes nobis est quod exáudiat nostri clamóris vocem, cum ad eum ea, quæ Dómino Iesu Christo edocénte didícimus, proclamavérimus e terris:

Mirad, hermanos queridos, las maravillas de las obras de Dios: cómo la virgen Eugenia, que acepta el martirio por la gloria de Dios, no se ve anegada por las aguas, ni consumida por las llamas: son los efectos de la fe, de la que dijo nuestro Señor que nada resultará imposible a los que ruegan fundados en ellas.

Invoquemos la clemencia del Padre misericordioso, con esta fe que brota del amor, para que acepte nuestras lágrimas, borre nuestras culpas, imparta su gracia y aparte toda adversidad.

Pues, si le rogamos con fe, esperamos que ha de oír nuestro clamor, cuando le decimos aquellas mismas palabras que aprendimos de labios de nuestro Señor Jesucristo, diciendo desde esta tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición

Deus summus atque ætérnus, in cuius servítium Eugénia viríli hábitu, detónsis crínibus se óbtulit servitúram, fáciat vos, deséctis atque recísis curis sæculi, apprehéndere vitam immaculátam.
R/.
Amen.

Dios sumo y eterno, a cuyo servicio se ofreció Eugenia, con vestidos masculinos y cabellos cortados, haga que vosotros, cortadas y abandonadas las preocupaciones del mundo, alcancéis una vida irreprochable.
R/. Amén.

Quique eius virginitátem, Melántiam fallénte, maniféstam effécit cúneis populórum, osténdat in vobis divítias misericordiárum suárum.
R/.
Amen.

Y el que dejó patente su virginidad, confundiendo a la mentirosa Melania delante de numerosa concurrencia, muestre en vosotros las riquezas de su misericordia.
R/. Amén.

Atque cum illa post tránsitum mereámini partem habére, quæ pro Christo Dómino suo méruit laureári cruóre.
R/. Amen.

Para que así, después de vuestro tránsito, seáis partícipes del triunfo que ella alcanzó, cuando por Cristo, su Señor, fue laureada con su propia sangre.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva

Deus, largítor divitiárum cæléstium, et mirábilis parátor múnerum æternórum, qui beatíssimam Eugéniam in sæculo páuperem elegísti, sed pro te certándo ætérnis opéribus sublimásti; paupertátem spíritus nos sequi semper attríbue, qua possímus tuæ maiestáti per ómnia complacére.
R/. Amen.

Dios, donador de las riquezas celestiales y distribuidor admirable de los bienes eternos, que elegiste a la bienaventurada Eugenia, pobre en este mundo, y la ensalzaste a las riquezas eternas por haber luchado por ti; concédenos seguir siempre la pobreza de espíritu, y por ella podamos complacer en todo a tu majestad.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivits et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 163-169) y del Liber Commicus II. (pp. 70, 240-241). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011 y el resto de oraciones (excepto post gloriam y completuria) de la guía para los fieles de la misa de santa Eugenia celebrada en 1996 en la Parroquia de San Juan Bautista de Huecas (Toledo).

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIII-MMXV