La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de Santa María (18 de diciembre)

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Mt 1,18; Dn 7,13a.14b (2)
Allelúia. Christi generatio sic erat:
Cum esset desponsáta Mater eius María a Ioseph, ántequam convenírent invénta est in útero habens de Spíritu Sancto, allelúia.
Aleluya. El nacimiento de Jesucristo fue así: María, su madre, estaba desposada con José, y antes de que vivieran juntos, se encontró encinta por virtud del Espíritu Santo, aleluya.
V/. Aspiciébam, et ecce in núbibus cæli quasi Fílius hóminis veniébat; potéstas eius, potéstas ætérna, quæ non auferétur, et regnum eius quod non corrumpétur.
R/. Christi generátio sic erat:
Cum esset desponsáta Mater eius María a Ioseph, ántequam convenírent invénta est in útero habens de Spíritu Sancto, allelúia.

V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Christi generátio sic erat:
Cum esset desponsáta Mater eius María a Ioseph, ántequam convenírent invénta est in útero habens de Spíritu Sancto, allelúia.

V/. Contemplé cómo en las nubes del cielo venía uno, como Hijo de hombre; su poder era un poder eterno que nunca pasará y su reino no será destruido jamás.
R/. El nacimiento de Jesucristo fue así:
María, su madre, estaba desposada con José, y antes de que vivieran juntos, se encontró encinta por virtud del Espíritu Santo, aleluya.

V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. El nacimiento de Jesucristo fue así:
María, su madre, estaba desposada con José, y antes de que vivieran juntos, se encontró encinta por virtud del Espíritu Santo, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Te decet, Dómine, glória in excélsis et pax homínibus bonæ voluntátis honórat quidam indefénso canóre glorificáris, a supérnis étiam humánis láudibus deléctaris, in terris ergo laudatiónis vota fac cæléstium mérita parílla, ut qui virtútes æthéreas ætérno præcónis meditámur, adépta remissióne ómnium peccatórum, sanctórum esse partícipes angelórum, mediatóris reconciliatióne pacífica gáudeant.
R/. Amen.
Se te debe, Señor, la gloria en los cielos y la paz honra a los hombres de buena voluntad; eres ciertamente glorificado por el incesante canto concertado, pero desde el cielo te complaces también con las alabanzas de los hombres. Haz, pues, que en la tierra nuestros deseos de alabarte alcancen el mérito de los celestiales, de forma que los que emulamos a las potestades del cielo en su eterna proclamación, alcancemos el perdón de los pecados y participemos de la suerte de los santos ángeles por la reconciliación en la paz del mediador.
Ipse præstánte, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum
R/. Amen.
Concédelo tú mismo, que en la Trinidad eres un solo Dios que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Miq 4,1-3.5-8; 5,1-4
Léctio libri Michææ prophétæ
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Miqueas
R/. Demos gracias a Dios.
Et erit in novíssimis diébus: Erit mons domus Dómini præpáratus in vértice móntium et sublímis super colles; et fluent ad eum pópuli. Et properábunt gentes multæ et dicent: «Veníte, ascendámus ad montem Dómini et ad domum Dei Iacob, et docébit nos de viis suis, et íbimus in sémitis eius»; quia de Sion egrediétur lex, et verbum Dómini de Ierúsalem. Et iudicábit inter pópulos multos et decérnet géntibus fórtibus usque in longínquum.

Quia omnes pópuli ambulábunt unusquísque in nómine dei sui; nos autem ambulábimus in nómine Dómini Dei nostri in ætérnum et ultra. «In die illa, dicit Dóminus, congregábo claudicántem, et eam, quam eiéceram, cólligam et, quam afflixéram; et ponam claudicántem in relíquias et eam, quæ laboráverat, in gentem robústam».

Et regnábit Dóminus super eos in monte Sion ex hoc nunc et usque in ætérnum. Et tu, turris gregis,
collis fíliæ Sion, usque ad te véniet et pervéniet potéstas prima, Sed tu, Béthlehem Éphratha, párvulus in mílibus Iudæ, ex te mihi egrediétur, qui sit dominátor in Ísrael; et egréssus eius a tempóribus antíquis, a diébus æternitátis.

Propter hoc dabit eos usque ad tempus, in quo partúriens páriet;
et relíquiæ fratrum eius converténtur ad fílios Ísrael. Et stabit et pascet in fortitúdine Dómini, in sublimitáte nóminis Dómini Dei sui; et habitábunt secúre, quia nunc magnus erit usque ad términos terræ, et erit iste pax.

Y sucederá en el futuro que el monte del templo del Señor será asentado en la cima de los montes y se alzará sobre las colinas. A él afluirán los pueblos, acudirán numerosas naciones y dirán: «Venid, subamos al monte del Señor, al templo del Dios de Jacob;
él nos enseñará sus caminos, y nosotros seguiremos sus senderos».
Pues la ley saldrá de Sión, y la palabra de Dios de Jerusalén. Él será árbitro entre pueblos numerosos, y juzgará a naciones poderosas y lejanas.

Porque todos los pueblos caminan cada uno en nombre de su dios; pero nosotros caminaremos en el nombre del Señor, nuestro Dios, para siempre jamás. Aquel día -dice el Señor- yo reuniré a las ovejas cojas, recogeré a las extraviadas y a las que yo había maltratado. De las cojas haré un resto, de las alejadas una nación poderosa.

Entonces el Señor reinará sobre ellos en el monte Sión desde ahora y por siempre. Y tú, Torre del Rebaño, Fortaleza de la hija de Sión, a ti vendrá el antiguo poder, el reino de la hija de Jerusalén. Y tú, Belén Éfrata, la más pequeña entre los clanes de Judá, de ti me saldrá el que ha de reinar en Israel.
Sus orígenes vienen de antiguo, de tiempos remotos.

Por eso el Señor los abandonará hasta el tiempo en que dé a luz la que ha de dar a luz. Entonces el resto de sus hermanos volverá a los hijos de Israel. Él se alzará y pastoreará el rebaño con la fortaleza del Señor, con la majestad del nombre del Señor su Dios. Vivirán tranquilos, porque entonces extenderá él su poder hasta los confines de la tierra. Él mismo será la paz.

R/. Amen. R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 86,5-6
Mater Sion dicet: Homo et homo factus est in ea, et ipse fundávit eam Excélsus. Se dirá de Sión: «Uno a uno, todos han nacido en ella, y el mismo Altísimo es el que la sostiene».
V/. Dóminus narrávit in scriptúras populórum suórum et príncipum eórum qui fecérunt in ea.
R/. Et ipse fundávit eam Excélsus.
V/. El Señor escribirá en el registro de los pueblos: «Éste ha nacido allí».
R/. Y el mismo Altísimo es el que la sostiene.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Gál 3,27-4,7
Epístola Pauli apóstoli ad Gálatas
R/. Deo grátias.
Epístola del apóstol san Pablo a los gálatas.
R/. Demos gracias a Dios
Fratres:
Quicúmque enim in Christum baptizáti estis, Christum induístis: non est Iudæus neque Græcus, non est servus neque liber, non est másculus et fémina; omnes enim vos unus estis in Christo Iesu.

Si autem vos Christi, ergo Ábrahæ semen estis, secúndum promissiónem heredes.

Dico autem: Quanto témpore herédes párvulus est, nihil differt a servo, cum sit dóminus ómnium, sed sub tutóribus est et actóribus usque ad præfinítum tempus a patre.

Ita et nos, cum essémus párvuli, sub eleméntis mundi erámus serviéntes; at ubi venit plenitúdo témporis, misit Deus Fílium suum, factum ex muliére, factum sub lege, ut eos, qui sub lege erant, redímeret, ut adoptiónem filiórum reciperémus. Quóniam autem estis fílii, misit Deus Spíritum Fílii sui in corda nostra clamántem: «Abba, Pater». Ítaque iam non es servus sed fílius; quod si fílius, et heres per Deum.

Hermanos:
Los que habéis sido bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo. No hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay hombre ni mujer, pues todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

Y si vosotros sois de Cristo, sois descendencia de Abrahán, herederos según la promesa.

Quiero decir esto: Mientras el heredero es niño en nada se diferencia de un esclavo, aunque sea el dueño de todo. Está bajo tutores y administradores hasta el tiempo señalado por el padre.

Así también nosotros, cuando éramos menores de edad, estábamos esclavizados bajo los elementos del mundo. Pero cuando se cumplió el tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la condición de hijos adoptivos. Y como prueba de que sois hijos, Dios ha enviado a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: ¡Abba, Padre! De suerte que ya no eres esclavo, sino hijo; y si eres hijo, eres también heredero por la gracia de Dios.

R/. Amen. R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 1,26-38.46-55
Léctio Sancti Evangélii secúndum Lucam
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del Santo Evangelio según san Lucas
R/. Gloria a ti, Señor
In illo témpore:

Missus est ángelus Gábriel a Deo in civitátem Galilææ, cui nomen Názareth, ad vírginem desponsátam viro, cui nomen erat Ioseph de domo David, et nomen vírginis María.

Et ingréssus ad eam dixit: «Ave, grátia plena, Dóminus tecum». Ipsa autem turbáta est in sermóne eius et cogitábat qualis esset ista salutátio.

Et ait ángelus ei: «Ne tímeas, María; invenísti enim grátiam apud Deum.

Et ecce concípies in útero et páries fílium et vocábis nomen eius Iesum. Hic erit magnus et Fílius Altíssimi vocábitur, et dabit illi Dóminus Deus sedem David patris eius, et regnábit super domum Iacob in ætérnum, et regni eius non erit finis».

Dixit autem María ad ángelum: «Quómodo fiet istud, quóniam virum non cognósco?».

Et respóndens ángelus dixit ei: «Spíritus Sanctus supervéniet in te, et virtus Altíssimi obumbrábit tibi: ideóque et quod nascétur sanctum, vocábitur Fílius Dei. Et ecce Elísabeth cognáta tua et ipsa concépit fílium in senécta sua, et hic mensis est sextus illi, quae vocátur stérilis, quia non erit impossíbile apud Deum omne verbum».

Dixit autem María: «Ecce ancílla Dómini; fiat mihi secúndum verbum tuum».

Et ait María: «Magníficat ánima mea Dóminum, et exsultávit spíritus meus in Deo salvatóre meo, quia respéxit humilitátem ancíllæ suæ. Ecce enim ex hoc beátam me dicent omnes generatiónes, quia fecit mihi magna, qui potens est, et sanctum nomen eius, et misericórdia eius in progénies et progénies timéntibus eum.

Fecit poténtiam in bráchio suo, dispérsit supérbos mente cordis sui; depósuit poténtes de sede et exaltávit húmiles; esuriéntes implévit bonis et dívites dimísit inánes.

Suscépit Ísrael puérum suum, recordátus misericórdiæ, sicut locútus est ad patres nostros, Ábraham et sémini eius in sæcula».

En aquel tiempo:

Envió Dios al ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una joven virgen, prometida de un hombre descendiente de David, llamado José. La virgen se llamaba María.

Entró donde ella estaba, y le dijo: «Alégrate, llena de gracia; el Señor está contigo». Ante estas palabras, María se turbó y se preguntaba qué significaría tal saludo.

El ángel le dijo: «No tengas miedo, María, porque has encontrado gracia ante Dios.

Concebirás y darás a luz un hijo, al que pondrás por nombre Jesús. Será grande y se le llamará Hijo del altísimo; el Señor le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob para siempre y su reino no tendrá fin».

María dijo al ángel: «¿Cómo será esto, pues no tengo relaciones?».

El ángel le contestó: «El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el niño que nazca será santo y se le llamará Hijo de Dios. Mira, tu parienta Isabel ha concebido también un hijo en su ancianidad, y la que se llamaba estéril está ya de seis meses, porque no hay nada imposible para Dios».

María dijo: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra».

Y María dijo: «Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se regocija en Dios, mi salvador, porque se ha fijado en la humilde condición de su esclava. Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque el todopoderoso ha hecho conmigo cosas grandes, su nombre es santo; su misericordia de generación en generación para todos sus fieles.

Ha desplegado la fuerza de su brazo, ha destruido los planes de los soberbios, ha derribado a los poderosos de sus tronos y ha encumbrado a los humildes; ha colmado de bienes a los hambrientos y despedido a los ricos con las manos vacías.

Ha socorrido a su siervo Israel, acordándose de su misericordia, como había prometido a nuestros padres, en favor de Abrahán y su descendencia para siempre».

R/. Amen. R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 44,10
Allelúia. Aleluya.
V/. A dextris tuis, Dómine assístit regína in vestítu deauráto circumamícta varietáte.
R/. Allelúia.
V/. A tu derecha, Señor hay una reina adornada con el oro más fino.
R/. Aleluya.

Inicio página 

Sacrificium / Canto del Ofertorio Is 35,4;7,13-14
Confortámini et iam nolíte timére, ecce enim Deus noster retríbuit iudícium. Ipse véniet et salvos nos fáciet, allelúia. Sed fuertes, no temáis, mirad a vuestro Dios que trae el desquite, viene en persona y os salvará, aleluya.
V/. Audíte ítaque domus David, non pusíllum certámen præstáre homínibus, quóniam Dóminus præstat certámen: Ecce virgo in útero concípiet et páriet fílium, et vocábitis nomen eius Emmánuel. V/. Escucha, casa de David: ¿no os basta cansar a los hombres, que cansáis incluso a mi Dios? Mirad, la virgen está encinta y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel.
R/. Ipse véniet et salvos nos fáciet allelúia. R/. Viene en persona y os salvará, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Erigámus quæso, fratres caríssimi, in sublíme óculos nostros, visúri glóriam Salvatóris; quómodo Vírginem dignátur ut concípiat, quómodo matrem remunerátur ut páriat. Ipse et munus factus et fílius, qui et infúsus confert quod déerat, et effúsus non aufert quod donárat; qui nec geréntem honóre fraudat, nec genetrícem labóre contrístat; qui et nascéndi abiúrgat gémitum, et nati consígnat afféctum. Neque enim fas erat ut habéret illa suspíria, que ómnium gáudia pariébat, aut orígo exsultatiónis nósceret vim dolóris. In recéssu péctoris sermónem credúlitas calefácit, indubitatúmque verbum in stringit audítus, et ad virtútem Dei spem repromissiónis fides secúra conglútinat.

Sic concépit ánimus quod crédidit, sic complévit spíritus quod elégit, ut in Redemptóre nostro non distáret hóminis véritas, sed potéstas. O ineffabília divinitátis ópera. Sic intérior pórtio ádditæ virtútis sensit augméntum, ne extérior statum integritátis amítteret, Unigénitus fílius Dei in matérnis viscéribus pariéndi viam nec invénit, nec relíquit. Sic concéptus atque éditus: signat vírginis úterum non desígnat. In quo quantum ad remédium salútis nostræ pértinet, ipsa natúra victória est. Nam adversárium hóminis partus súperat quam conflíctus, cum in conceptióne mystérii dídicit regnatúrum.

Talis ítaque homo habet vitæ potestátem, qua álios munerátur, qui eam non accépit aliúnde qua útitur. Nec mirum est cum nascéndo recíperet quos creávit, qui ántequam nascerétur hábuit quos redémit.
R/. Amen.

Queridos hermanos: alcemos nuestros ojos al cielo para ver la gloria del Salvador; cómo ensalza a la Virgen para que conciba. Cómo premia a la Madre cuando le dé a luz. Él se ha hecho al mismo tiempo don e hijo; infundido en ella le otorga lo que a ella le falta; nacido de ella, no se lleva lo que a ella le ha dado. No la priva del honor de llevarlo en su seno ni la entristece con los dolores del parto, acalla el gemido materno cuando va a nacer y deja que se manifieste la ternura hacia el ya nacido. Pues no estaría bien que gimiera en el dolor la que alumbraba el rostro de todo el universo, o que el origen de la alegría nos lo corrompiera la opresión del dolor. En lo profundo del corazón la fe acoge con calor el anuncio del ángel y el oído recibe la palabra que no deja lugar a dudas y la seguridad de su fe queda confirmada con la esperanza de que Dios tiene poder para cumplir lo que promete.

Así el alma concibe lo que la fe le enseña, así el espíritu alcanza en plenitud lo que ha elegido. No nos diferencia de nuestro Redentor la verdad de su naturaleza humana, sino su poder. ¡Oh inefable acción de Dios! Dentro, se experimenta el crecimiento del poder divino y, fuera, no se pierde la perfecta virginidad. El hijo Unigénito de Dios sale de las entrañas maternas sin abrir la vía natural del parto. Al ser concebido y al ser alumbrado sella el seno de la Virgen y lo deja intacto. En esto, por lo que se refiere a nuestra salvación, la misma naturaleza humana exulta la victoria,  pues con este parto ha vencido al enemigo no menos que lo hará con el duro combate, y es que por el misterio de su concepción el enemigo se ha dado cuenta de que el que nace, viene para reinar.

Un hombre de tal categoría tiene poder de dar la vida con la que se va a donar a los demás; y no la ha recibido de nadie; sino que la tiene por sí mismo. Nadie se extrañe de que al nacer acoja a los que creó, si antes de nacer era dueño de los que redimió.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculorum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios vive y reina por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Dómine Iesu Christe qui ita Verbum caro factus es, ut in conceptiónem tui virginális úterus Altíssimi obumbratióne suscíperet, et ad pariéndum te, porta matérni córporis non patéret; solemnitátis huius obséquia propítius súscipe, ac nostrórum quoque cor dignátus ingrédere. Tibi soli sit pérvium, cui soli id esse cúpimus præparátum; ut cum nostrárum méntium puritátem bene plácitam tibi ipse perféceris, óperis tui custos et perpétuus habitátor esse dignéris.
R/. Amen.
Señor Jesucristo: tú eres el Verbo que te has hecho carne de manera que el seno virginal te concibiera por la sombra del Altísimo y para darte a luz no tuviera que abrirse la puerta del cuerpo materno. Acepta benigno nuestro culto en esta solemnidad y penetra bondadoso en nuestro corazón. Que sólo tú tengas entrada a la mansión, que para ti solo hemos preparado, para que complaciéndose tú mismo en la pureza de nuestras almas te dignes ser guardián de tu propia obra y mores en ella perpetuamente.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Ætérne Dei Fílius, qui vírgineæ matris úterum sic intrásti ne rúmperes, sic aperuísti ne signáta ullo modo violáres; súscipe benígnus hoc sacrifícium, quod tibi ob Incarnatiónis tuæ dedicámus mystérium, tríbuens per hoc et vivis ánime corporísque salútem, et defúnctis ætérnæ repausatiónis felicitátem.
R/. Amen.
Hijo eterno de Dios, que entraste en el seno de tu madre virginal sin romperlo y lo abriste sin quebrantar sus sellos, acepta bondadoso este sacrificio que te ofrecemos al celebrar el misterio de tu Encarnación, y concédenos a los que vivimos en este mundo la salud del alma y del cuerpo y a los difuntos la felicidad del descanso eterno.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Christe, Verbum summi Patris, qui caro factus es, ut habitáres in nobis; illábere sénsibus nostris, quo omnes qui tuæ Incarnatiónis mystério sumus redémpti, perpétua maneámus pacis societáte connéxi.
R/. Amen.
Cristo, Verbo eterno del Padre, que te hiciste carne para habitar entre nosotros; penetra nuestros sentidos, para que los redimidos por el misterio de tu Encarnación, permanezcamos unidos con el vínculo perpetuo de la paz.
R/. Amén.
Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

   Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est nos tibi, omnípotens Pater, grátias ágere, si debitóribus qui réddere débeant dignátus fúeris prærogáre per Iesum Christum fílium tuum, Dóminum nostrum.

Ex te, Deo Patre sine inítio natum, tibíque indifferénter atque indemutabíliter coætérnum ac per ómnia coæquálem, non adoptióne, sed génere; nec grátia, sed natúra.

Qui in útero sanctificátæ ac sanctæ Vírginis cleménter illápsus, et sine ullo sorde peccáti ineffabíliter natus. Hunc diem nobis quem devotíssime celebrámus instítuit, et homo rediméndis homínibus factus de, secréto úteri virginális immaculátus emícuit.

Nuntiátus est concipiéndus ab ángelo, concéptus fidéi singuláris arcáno, et natus sine ullo peccáto. Cuius fuit solíus sine ulla corruptióne nova et inusitáta concéptio, et sine dolóre de matre vírgine inviolábilis paritúdo. Huic solum possíbile fuit sine sémine mirabíliter cóncipi, et sine corruptióne felíciter nasci.

Propter quod eúndem Salvatórem nostrum Unigénitum tuum, tecum semper et cum Spíritu Sancto regnántem Cæli cælórum et angélicæ Potestátes sine cessatióne colláudant, ita dicéntes:

Es justo y necesario que te demos gracias, Padre todopoderoso, con tal que des antes a tus deudores lo que tienen que devolverte por Jesucristo, tu Hijo, Señor nuestro.

Nacido de ti, Dios Padre sin principio y contigo coeterno, sin diferencia ni mutación, igual a ti en todo, no por adopción, sino por generación, no por gracia sino por naturaleza.

Descendió por misericordia al seno de la Virgen elegida y santificada, y nacido inefablemente sin ninguna mancha de pecado, instituyó para nosotros este día, que con tanta devoción celebramos. Hecho hombre para redimir a los hombres salió como un rayo de luz nítida del pudoroso seno virginal.

El ángel anunció que iba a ser concebido, fue concebido en el misterio de una fe singular, y nació sin pecado. Sólo Él tuvo una concepción nueva e inusitada de la que no se deriva la muerte y un parto virginal sin dolor para su madre. Sólamente Él fue concebido admirablemente sin concurso de varón y pudo nacer felizmente sin inclinación a la muerte.

Por eso, el mismo Salvador nuestro, tu Unigénito, que contigo y el Espíritu Santo reina siempre, es alabado sin cesar por los que viven en el cielo y por las potestades angélicas, cuando dicen:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus, Fílius tuus. Ipse est qui castitátem cóntulit Vírgini, et virginitátis decus non ábstulit Matri; qui et pro nobis ex éadem dignátus est nasci, et pro nostra redemptióne non abhórruit suscípere mortem.

Ipse est Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Verdaderamente es santo, verdaderamente bendito, nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Él confirió a la Virgen la castidad, y no privó a la Madre de la gloria de la virginidad. Quiso nacer de ella por nosotros, y por nuestra redención no dudó en aceptar la muerte.

Él es Cristo, Señor y Redentor nuestro.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Nuntiámus Dómine quod crédimus, nec tacémus, te totis viscéribus deprecántes, ut qui Genetríci præstitísti ut mater esset et virgo, tríbuas Ecclésiæ tuæ ut sit fide incorrúpta et castitáte fecúnda. Atque hæc libámina ita tuæ grátiæ dulcédo sanctíficet, ut suméntibus et salútem córporum, et delictórum véniam præstent.

R/. Amen.

Proclamamos, Señor, lo que creemos, no nos lo callamos, suplicándote de todo corazón que así como has concedido a tu Madre ser madre y virgen, concedas a tu Iglesia ser incorrupta por la fe y fecunda por la castidad. Y que la dulzura de tu gracia santifique de tal modo esta ofrenda, que conceda a los que van a recibirla la salud de cuerpo y el perdón de los pecados.

R/. Amén.

Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas, benedícis ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.

R/. Amen.

Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Deum, cuius magnitúdo divinitátis capi non potest, quique sine inítio Deus summus et Pater est, deprecémur, dilectíssimi fratres, ut idem Pater qui nasci Fílium suum vóluit ex útero vírginis matris, mundet nos ab omni inquinaménto carnis et sánguinis. Quo sicut divína obumbratióne concépit Virgo ut páreret, ita nos divína inspiratióne accénsi, concéptum Sancti Spíritus quem ipso Dómino nostro Iesu Christo docénte accépimus, proferámus públice et dicámus: Oremos, queridos hermanos, a Dios, cuya inmensidad divina no puede ser abarcada y que es Dios y Padre sin principio. Que este Padre, que quiso que su Hijo naciera del seno de la virgen madre, nos libre de toda mancha de la carne y de la sangre. Así como la Virgen, cubierta por la sombra divina, concibió y dio a luz, también nosotros, encendidos por la divina inspiración, profesemos públicamente lo que hemos concebido del Espíritu Santo, a quien recibimos por la enseñanza de nuestro Señor Jesucristo, y digamos:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Dóminus Iesus Christus, qui in sæculórum fine procéssit ex Vírgine cor vestrum, virginitátis incorrúptæ nitóre claríficet.
R/. Amen.
Nuestro Señor Jesucristo, que en la plenitud de los tiempos nació de la Virgen, brille en vuestro corazón con el resplandor de la virginidad de María.
R/. Amén.
Et qui nuntiánte ángelo Vírginis ingréssus est úterum, eiúsdem vos mystérii et ínstruat et múniat Sacraménto.
R/. Amen.
Y el que por el anuncio del ángel entró en el seno de la Virgen os instruya y os fortalezca con la celebración sacramental de este ministerio.
R/. Amén.
Quique hódie virgíneæ festum conceptiónis devotíssime celebrátis, ad nativitátem nostri Redemptóris exultántibus ánimis et mundo corde perveniátis.
R/. Amen.
Para que los que celebráis hoy con toda devoción la fiesta de su concepción virginal lleguéis a la Navidad de nuestro Redentor con ánimo alegre y con limpio corazón.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia de Dios, nuestro Dios, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Grátias tibi ágimus Dómine Deus, et te Deum benedícimus de die in diem, qui nos hac die sanctæ solemnitátis tuæ perdúcere dignátus es; fac nos diem istum annuntiatiónis per multa currícula annórum in pace et tranquillitáte suscípere cum fidéli pópulo tuo.
R/. Amen.
Gracias te damos, Señor Dios, y todos los días te alabamos a ti, que nos has hecho llegar a esta solemnidad. Haz que podamos celebrar el día de tu Anunciación por muchos años en paz y tranquilidad, con tu pueblo fiel.
R/. Amén.
Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por gracia de tu piedad, Dios nuestro, que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II y del Liber Commicus II.

Los textos en español son los de la guía para los fieles utilizada en la misa celebrada en la capilla de la Hermandad de Nuestra Señora del Amparo en la Real Parroquia de la Magdalena de Sevilla el 18 de diciembre de 2007, excepto el prælegendum y la Liturgia de la Palabra que están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

2. El Misal indica Mt 1,18; Dn 7,13-14. El prælegendum que aparece en la guía para los fieles es el del Missale Mixtum y no el del Missale Hispano-Mozarabicum, que es el que hemos incluido en esta página.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMIII-MMVIII