La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del día de la Concepción de la Santísima Virgen María (8 de diciembre)

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Is 61,10; Sal 29,2
Allelúia. Gáudens gaudébo in Dómino et exsultábit spíritus meus in Deo salutári meo, quia índuit me vestiménto salútis, et induménto iucunditátis circúmdedit me.
Quasi spónsam ornátam monílibus suis, allelúia.
Aleluya. Desbordo de gozo con el Señor y me alegro con mi Dios; porque me ha vestido un traje de gala y me ha envuelto en un manto de triunfo, como novia que se adorna con sus joyas, aleluya.
V/. Exaltábo te, Dómine, quóniam suscepísti me, nec delectásti inimícos meos super me.
R/. Quasi spónsam ornátam monílibus suis. Allelúia.

V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Quasi spónsam ornátam monílibus suis. Allelúia.

V/. Yo te ensalzo, Señor, porque me has liberado, porque no has dejado que se rían de mí mis enemigos.
R/. Como novia que se adorna con sus joyas, aleluya.

V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Como novia que se adorna con sus joyas, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Glória tibi, Deus, tibi semper glória, qui beátam Vírginem Maríam, de qua homo dignátus est nasci Fílius tuus, ab origináli labe præservásti, ut tanto Fílio dignum habitáculum præparáres, præsta intervéntu ipsíus Immaculátæ Vírginis Maríæ, et mundos nos vívere in terris et tuæ beatitúdinis partícipes esse in cælis
R/. Amen.
Gloria a ti, Dios, gloria siempre a ti, que preservaste del pecado original, a la bienaventurada Virgen María, de quien tu Hijo se dignó nacer hombre, para preparar una digna morada a tal Hijo; concédenos por la intervención de la misma Inmaculada Virgen María, no solo vivir puros en la tierra sino participar de tu bienaventuranza en los cielos.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Prov 8,22-33
Léctio libri Proverbiórum
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Proverbios
R/. Demos gracias a Dios.
Fili:

Dóminus possédit me in inítio viárum suárum,
ántequam quidquam fáceret a princípio;
ab ætérno ordináta sum
et ex antíquis, ántequam terra fíeret.

Nondum erant abýssi, et ego iam concépta eram,
necdum fontes graves aquis,
priúsquam montes demergeréntur,
ante colles ego parturiébar.
Adhuc terram non fécerat et campos
et inítium glebæ orbis terræ.

Quando præparábat cælos, áderam,
quando certa lege et gyro vallábat abýssos,
quando nubes firmábat sursum,
et prævaluérunt fontes abýssi,
quando circúmdabat mari términum suum
et aquis, ne transírent fines suos,
quando iecit fundaménta terræ,
cum eo eram ut ártifex:
delectátio eius per síngulos dies,
ludens coram eo omni témpore,
ludens in orbe terrárum,
et delíciæ meæ esse cum fíliis hóminum.

Nunc ergo, fílii, audíte me:
beáti, qui custódiunt vias meas;
audite disciplínam et estóte sapiéntes
et nolíte abícere eam.

R/. Amen.

Hijos:

El Señor me creó en el comienzo de sus obras,
antes que comenzara a crearlo todo.
Desde la eternidad fui constituida;
desde el comienzo, antes del origen de la tierra.

Cuando el abismo no existía, fui yo engendrada;
cuando no había fuentes, ricas en aguas.
Antes que los montes fueran fundados,
antes de las colinas fui yo engendrada;
cuando aún no había hecho la tierra y los campos,
ni los elementos del polvo del mundo.

Cuando estableció los cielos, allí estaba yo;
cuando trazó un círculo sobre la faz del abismo,
cuando condensó las nubes en lo alto,
cuando fijó las fuentes del abismo,
cuando asignó su límite al mar
para que las aguas no salieran de sus límites,
cuando echó los cimientos de la tierra,
yo estaba a su lado como arquitecto,
y yo era cada día sus delicias,
recreándome todo el tiempo en su presencia,
recreándome en su orbe terrestre
y encontrando mis delicias con los hijos de los hombres.

Por tanto, hijos míos, escuchadme:
dichosos los que siguen mis caminos;
escuchad mis avisos y seréis sensatos,
no los rechacéis.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 44,5-6 (2)
Spécie tua et pulchritúdine tua inténde, próspere procéde et regna. Con tu gracia y hermosura, camina, avanza triunfante y reina.
V/. Propter veritátem et mansuetúdinem et iustítiam, et dedúcet te mirabíliter déxtera tua.
R/. Inténde, próspere procéde et regna.
V/. Por la verdad, la mansedumbre y la justicia; tu diestra ha de obrar maravillas.
R/. Camina, avanza triunfante y reina.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Gál 3,27-4,7
Epístola Pauli apóstoli ad Gálatas
R/. Deo grátias.
Carta del apóstol Pablo a los gálatas.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Quicúmque enim in Christum baptizáti estis, Christum induístis: non est Iudæus neque Græcus, non est servus neque liber, non est másculus et fémina; omnes enim vos unus estis in Christo Iesu.

Si autem vos Christi, ergo Ábrahæ semen estis, secúndum promissiónem heredes.

Dico autem: Quanto témpore herédes párvulus est, nihil differt a servo, cum sit dóminus ómnium, sed sub tutóribus est et actóribus usque ad præfinítum tempus a patre.

Ita et nos, cum essémus párvuli, sub eleméntis mundi erámus serviéntes; at ubi venit plenitúdo témporis, misit Deus Fílium suum, factum ex muliére, factum sub lege, ut eos, qui sub lege erant, redímeret, ut adoptiónem filiórum reciperémus. Quóniam autem estis fílii, misit Deus Spíritum Fílii sui in corda nostra clamántem: «Abba, Pater». Ítaque iam non es servus sed fílius; quod si fílius, et heres per Deum.

R/. Amen.

Hermanos:

Los que habéis sido bautizados en Cristo os habéis revestido de Cristo. No hay judío ni griego, no hay esclavo ni libre, no hay hombre ni mujer, pues todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

Y si vosotros sois de Cristo, sois descendencia de Abrahán, herederos según la promesa.

Quiero decir esto: Mientras el heredero es niño en nada se diferencia de un esclavo, aunque sea el dueño de todo. Está bajo tutores y administradores hasta el tiempo señalado por el padre.

Así también nosotros, cuando éramos menores de edad, estábamos esclavizados bajo los elementos del mundo. Pero cuando se cumplió el tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la condición de hijos adoptivos. Y como prueba de que sois hijos, Dios ha enviado a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: ¡Abba, Padre! De suerte que ya no eres esclavo, sino hijo; y si eres hijo, eres también heredero por la gracia de Dios.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 11,27-28
Léctio Sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del Santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Factum est autem, cum hæc díceret, extóllens vocem quædam múlier de turba dixit illi: «Beátus venter, qui te portávit, et úbera, quae suxísti».

At ille dixit: «Quinímmo beáti, qui áudiunt verbum Dei et custódiunt».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Mientras decía esto, una mujer de entre la gente gritó: «Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te amamantaron».

Pero él le dijo: «Dichosos más bien los que escuchan la palabra de Dios y la ponen en práctica».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes  
Allelúia. Aleluya.
V/. Immaculáta Concéptio tua, Dei Génitrix Virgo, gáudium annuntiábit univérso mundo.
R/. Allelúia.
V/. Tu Inmaculada Concepción, santa Madre de Dios, ha anunciado la alegría al mundo entero.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio (3)
Allelúia. Magna facta est et præclára fília Sion in univérsa terra, allelúia. Aleluya. Fue ilustre hija de Sión y la más esclarecida de toda la tierra, aleluya.
V/. Allelúia. Benedícta tu a Deo tuo in omni tabernáculo Iacob.
Tu glória Ierúsalem, honorificéntia pópuli tui.
V/. Aleluya. Bendita seas tú de Dios en toda la casa de Jacob.
Tú, gloria de Jerusalén, tú, honra de tu pueblo.
R/. In univérsa terra, allelúia. R/. En toda la tierra, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Exsúrge, glória nostra, Deus, et éripe ab hoste captívos atque pro quibus magnificátus es usque ad cælos, hos in te confidéntes intuére placátus.
Et ipse da in tribulatióne auxílium, qui nostræ salútis es compleméntum.

Immaculátæ Conceptiónis gloriósæ Vírginis Maríæ celebrántes festum, sic nos tuére subsídio gratíæ ne nostro exigénte mérito tradámur inférno.
Sicque remunerémur præmio ut confiténtes prodúcas in sæculo.

R/. Amen.

Aparece, gloria nuestra, Dios, y libra del enemigo a los cautivos y a aquellos por los que tú has sido magnificado hasta los cielos, que tienden hacia ti, míralos complacido.
Y tú mismo, que eres base de nuestra salvación, auxílianos en la tribulación.

A los que cumplimos la fiesta de la Inmaculada Concepción de la gloriosa Virgen María, míranos de tal modo con el auxilio de tu gracia, que no seamos llevados al infierno merecido por nuestro mérito.
De tal modo seamos remunerados por tu premio, que tú conduzcas a quienes confesamos a la eternidad .
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculorum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Ineffábilis Deus Immaculátam Vírginem Maríam in mundi princípio prænuntiávit, sacratíssimum mystérium, cæléste prodígium, ut grátia antevérteret natúram.

Quidquid ei conférri pótuit qui potens est, cóntulit et gratificávit quantum décuit, ut in primo instánti animatiónis invenirétur idónea, ad quod elécta fuit æternáliter.

Dixit Ætérnus ad véterem hostem: Inimicítias ponam inter te et mulíerem et semen tuum et semen illíus, ipsa cónteret caput tuum.
Hæc est victória Vírginis, hoc Maríæ triúmphus et privilégium, hoc Christi méritum.
Tu, Dómine, cuius viæ misericórdia et véritas, fílios tuos nos éffice gratuíta dignatióne.
R/. Amen.

El Dios inefable anunció al principio del mundo a la Inmaculada Virgen María como misterio sacratísimo y prodigio celestial, en el que la gracia va por delante de la naturaleza.

Todo lo que pudo concederle el Padre se lo concedió y la llenó de gracia hasta donde convino, para que desde el primer instante de su animación ya fuera idónea, para lo que desde la eternidad había sido elegida.

Dijo el eterno Padre al antiguo enemigo: "Establezco enemistades entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya, ella quebrantará tu cabeza".
Esta es la victoria de la Virgen, este es el triunfo y el privilegio de María, este es el mérito de Cristo.
Tú Señor, cuyos caminos son la misericordia y la lealtad haznos hijos por tu graciosa dignación.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Ætérne Dei Fílius, qui beátam Vírginem Maríam dulcédine bonitátis et misericórdiæ abundántia prævenísti, ut immúnem fáceres a contagióne natúræ, súscipe benígnus hoc sacrifícium et salutárem hóstiam, quam tibi in tanti mystérii sollemnitáte dedicámus, tríbuens et vivis ánimæ corporísque salútem et defúnctis ætérnæ reparatiónis felicitátem.
R/. Amen.
Hijo eterno de Dios que te anticipaste en decorar a la Virgen María con la dulzura de tu bondad y la abundancia de tu misericordia, para que estuviera inmune del contagio de la naturaleza, recibe benigno este sacrificio, hostia de salvación, que te dedicamos en la solemnidad de tan gran misterio, otorgando a los vivos la salud de cuerpo y alma, y a los difuntos la placidez de la reparación eterna.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Deus, qui sanctus est in ómnibus opéribus tuis, qui beátam Vírginem Maríam in sua Conceptióne Immaculátam fecísti, et Spíritus Sancti replevísti dono, tríbue nobis indígnis fámulis tuis illam pacem, quam tu dedísti discípulis tuis in sæculo et in partem déxteræ tuæ coronándos státue in ætérnum.
R/. Amen.
Dios, santo en todas tus obras, que hiciste a la bienaventurada Virgen María en su Concepción Inmaculada, y la llenaste con el don del Espíritu Santo, concede a nosotros, tus indignos hijos, aquella paz que tú diste a tus discípulos en este siglo y determina coronarlos a tu diestra eternamente.
R/. Amén.
Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, sanctum et pulchrum est, summe et ineffábilis Deus noster, quantum póssumus te laudáre præcóniis. Qui mirábilis in Sanctis tuis, mirabílior es in Immaculáta Conceptióne beatæ Maríæ Vírginis. Illo commúni lege et providéntia, hæc singulári modo magnificátur, nam cum ómnium hóminum Adámi propágo rúerit, sola stéterit María.

Quid ergo ad firmándam mystérii fidem et roborándam fidélium pietátem tantílli et pusílli et míseri loquámur, nisi quod ab incunábulis nos omnes accépimus, et patres nostri tradidérunt nobis, infántes impollútis lábiis míllies balbis linguis pronuntiávimus, in die frecuénter dícimus et in superlimináribus adhuc légimus scríptum: Ave Puríssima María sine peccáti labe concépta?

Gaudéntes perpáuca expónere, si Deus ipse donáverit, audeámus libentíssime et quod corde crédimus, lingua profitéri. Ex ore Altíssimi prodiísti primogénita omnis creatúræ, non natúra, sed grátia, non mora illíus, qui simul ómnia vidit et decrévit, sed quia plus céteris diléxit divína prædestinatióne, qui est bonitátis fons, díligens ad tanti Fílii Dei idóneam et dignam Matrem. Ídeo Dóminus præcépit te in opéribus suis inítio viárum suárum, ut honor Immaculátæ Conceptiónis tuæ in eum, qui ex te nascitúrus erat, redundáret.

Numquid non dédecus Fílio, quod Mater párticeps culpæ fúerit, cum caro Fílii sit Matris caro? Dictum enim: Glória filiórum paréntes eórum. Immúnis ab universáli contagióne peccáti nítuit ergo María in primo Conceptiónis moménto ea puritáte, quæ maior sub Deo nequit intélligi. Conveniámus, dilectíssimi fratres, alácriter et celebrémus sollemniter grátiæ miráculum longe ante Pátribus cælitus repromíssum, mýsticis præfigurátum mystériis, oráculis annuntiátum prophéticis et in plenitúde témporis adimplétum.

Dixit Deus ad serpéntem: inimicítias ponam inter te et mulíerem, semen tuum et semen illíus, ipsa cónteret caput tuum. Exsultémus et lætémur. Caput serpéntis levi pede calcávit María, et vitæ primum instans fuit victóriæ et triúmphi, quia semper Dei fília, grátia plena, iustítia cóndita, virtútibus ornáta, mótibus compósita, pura super Chérubim et Séraphim, perféctior dénique omni creatúra, ut nulla ália mélior ipsa possit creári.

Propter quod laudémus Dóminum Deum nostrum in hac sacra sollemnitáte Immaculátæ Conceptiónis beátæ Maríæ Vírginis et cum omni beatórum cætu proclamémus ita dicéntes:

Es digno y justo, santo y hermoso, sumo e inefable Dios nuestro, que te alabemos con las mayores alabanzas a que podamos llegar. Tú admirable en tus santos, eres más admirable en la Concepción inmaculada de la Bienaventurada Virgen María. Aquellos se rigen por la ley común y la providencia, éste es ensalzado de un modo singular, pues cuando toda la descendencia de Adán hubo caído, sólo María quedó en pie.

¿Qué podemos decir, pues, para afirmar la fe en el misterio y robustecer la piedad de los fieles, tan pobres y pequeños como somos, sino todo lo que hemos oído desde la cuna y nuestros padres nos enseñaron: lo que pronunciaron nuestros labios no manchados cuando éramos niños, miles de veces con lengua balbuciente, decimos hoy también frecuentemente y encontramos todavía escrito sobre nuestros dinteles: "Ave María purísima; sin pecado concebida"?

Pero atrevámonos gozosamente a exponer alguna consideración si Dios mismo nos lo permite, y lo que llevamos en el corazón profiéralo nuestra lengua. Procedes de la boca del Altísimo, primogénita de toda criatura, no por naturaleza, sino por gracia; no se demoró en pensarte aquel que todo lo ve y todo lo decretó, pues te amó más que a los demás, por su divina predestinación, el que es la puerta de la bondad, buscando una madre digna y adaptándola a tal Hijo. Por eso el Señor tuvo presente en sus obras, al principio de sus caminos de salvación, para que la gloria de tu Inmaculada Concepción redundara en aquel que había de nacer de ti.

¿Acaso no hubiera sido desdoro para el Hijo que su Madre hubiera tenido algo que ver con la culpa cuando la carne del Hijo es carne de la Madre? Pues se ha dicho: Los padres son la gloria de los hijos. Brilló, pues, María en el primer momento de su Concepción con tal pureza que no puede concebirse mayor debajo de Dios. Lleguemos, pues hermanos queridos, con toda diligencia, y celebremos solemnemente este milagro de gracia, mucho antes prometido a nuestros padres desde el cielo, prefigurado en místicos misterios, anunciado en los oráculos de los profetas y cumplido en la plenitud de los tiempos.

Dijo Dios a la serpiente: "pondré enemistades entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya, ella quebrará tu cabeza". Saltemos alegres de gozo: María pisa con su ligero pie la cabeza de la serpiente, y el primer instante de su vida fue de victoria y triunfo, porque siempre la hija de Dios fue llena de gracia, fundada en santidad adornada en virtudes, compuesta en sus movimientos, pura sobre los querubines y los serafines, perfecta, finalmente, sobre toda criatura, de modo que ninguna pueda imaginarse mejor que ella.

Por lo que debemos alabar a Dios, nuestro Señor, en esta sagrada solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Bienaventurada Virgen María, proclamando con toda la asamblea de los santos:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus, ætérne omnípotens Deus, qui mérito passiónis Fílii tui iustíficas peccatóres, tríbue nobis ut sicut beátam Maríam Vírginem, tua grátia præveniénte, ab omni labe immúnem profitémur, ita eius intercessióne a culpis ómnibus líberi inhærére mereámur

Christo Dómino ac Redemptóri nostro.

Verdaderamente eres santo, verdaderamente bendito, Dios omnipotente y eterno, que por los méritos de la pasión de tu Hijo justificas a los pecadores; concede a todos los que confesamos que la Bienaventurada Virgen María fue inmune de todo pecado, por tu gracia que la previno, que por su intercesión quedemos libres de toda culpa.

Cristo Señor y Redentor nuestro.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Virgo Dei Génitrix, cuius hódie veram Immaculátam Conceptiónem celebrámus, quæsumus indígni et peccatóres, gratos Deo éffici prece tua.
Quátenus ablúti a contagióne facinórum, mereámur nunc sancta libámina digne súmere et post glóriæ Angelórum cómpotes esse in cæléstibus regnis.

R/.
Amen.
Virgen, Madre de Dios, cuya verdadera Inmaculada Concepción hoy celebramos, te pedimos nosotros, indignos y pecadores, que por tu intercesión nos haga gratos a Dios.
Hasta tal punto limpios de la contaminación de los males, merezcamos ahora tomar dignamente las santas ofrendas, y después, ser dignos de la gloria de los ángeles en los reinos celestiales.
R/. Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas, benedícis ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Ineffábilis Deus, qui sic Matrem unigéniti Fílii tui honorificáre voluísti in hoc mundo, ut mystérium Immaculátæ Conceptiónis ipsíus Vírginis Maríæ nobis per Spíritum Sanctum reveláres indígnis, da nobis eiúsdem mystérii fidem crédere et quod idem Dóminus noster Iesus Christus præcépit oráre e terris: Dios inefable, que de tal modo quisiste honrar en este mundo a la Madre de tu unigénito Hijo, que nos revelaste por el Espíritu Santo el misterio de la Inmaculada Concepción de la misma Virgen María, a pesar de nuestra indignidad, concédenos creer por la fe en este misterio y en lo que el mismo Señor Jesucristo nos mandó rezar desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Dóminus Iesus Christus, qui Matrem suam servávit a corruptélæ contágio, sinum nostri cordis emáculet a delícto.
R/. Amen.
Señor Jesucristo, que has guardado a tu Madre de todo contagio de corrupción, limpia de pecado las entrañas de nuestro corazón.
R/. Amén.
Et sicut Illa in primo animatiónis instánti caput serpéntis contrívit, sic nos victóres simus de insídiis diáboli.
R/. Amen.
Y como Ella en el primer instante de su vida ha aplastado la cabeza de la serpiente, así nosotros seamos vencedores de las insidias del diablo.
R/. Amén.
Donet nobis Conceptiónem beátæ Maríæ Vírginis Immaculátam confitéri in sæculo, et plenitúde beatitúdinis satiári in ætérnum.
R/. Amen.
Dónanos confesar en el mundo la Concepción Inmaculada de la bienaventurada Virgen María, y saciarnos eternamente de la plenitud de su felicidad.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Omnes qui huic sanctæ Immaculátæ Conceptiónis Maríæ Vírginis sollemnitáti convenístis et sacrosáncta communióne mortália córpora vivificástis, mereámini per intervéntum sanctæ et gloriósæ Dei Genitrícis et hic ab ómnibus malis éripi, et in futúri cum Christo sine fine iucundári.
R/. Amen.
Todos cuantos habéis concurrido a esta gran solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Virgen María y habéis vivificado vuestros cuerpos mortales con la comunión sacrosanta, merezcáis por mediación de la santa y gloriosa Madre de Dios ser librados aquí de todos los males y alegraros para siempre con Cristo.
R/. Amén.
Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 113-120) y del Liber Commicus II (pp. 50-52).

Textos en español de alia, post nomina, illatio, post sanctus y ad orationem Dominicam tomados de Vadillo Romero, Eduardo, María Inmaculada en la liturgia mozárabe, Toletana, nº 13. Instituto teológico San Ildefonso, Toledo 2005 pp.84-87; completuria de Javier Ibáñez - Fernando Mendoza, María en la liturgia hispana. Ediciones de la Universidad de Navarra, Pamplona 1975, p. 230. Resto de oraciones facilitadas por A. Martín. Psallendum del misal romano, laudes del oficio de nona romano y las lecturas de La Santa Biblia, edición San Pablo.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Sal 44,5. (N. de La Ermita).

3. Cf. Versión larga del libro de Judit: Jud 16,25; 13,31; 15,10. (N. de La Ermita).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXI