La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Sábado de la quinta semana de Cuaresma

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio Sapientialis / Lectura sapiencial Eclo 44,1-15
Léctio libri Ecclesiástici.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Eclesiástico.
R/. Demos gracias a Dios.

Fili: Laudémus viros gloriósos
et paréntes nostros in generatióne sua.
Multam glóriam fecit Dóminus,
magnificéntiam suam a sæculo.
Dominántes in potestátibus suis,
hómines magni virtúte
et prudéntia sua præditi,
nuntiántes in prophetíis,
regéntes pópulum in consíliis
et perítia scriptúræ pópulos;
verba sapiéntiæ in disciplína eórum,
requiréntes modos músicos
et narrántes carmína scripturárum;
hómines dívites inníxi virtúte,
pulchritúdinis stúdium habéntes,
pacificántes in dómibus suis.

Omnes isti in generatiónibus gentis suæ glóriam adépti sunt
et a diébus suis habéntur in láudibus.
De illis nati sunt, qui reliquérunt nomen
narrándi laudes eórum.

Et sunt quorum non est memória:
periérunt quasi qui non fúerint;
et nati sunt quasi non nati,
et fílii ipsórum post ipsos.

Sed hi viri misericórdiæ sunt,
quorum pietátes non fuérunt in oblivióne.
Cum sémine eórum pérmanent,
bona heréditas, nepótes eórum,
et in testaméntis stetit semen eórum;
et fílii eórum propter illos.
Usque in ætérnum manet semen eórum,
et glória eórum non derelinquétur.
Córpora ipsórum in pace sepúlta sunt,
et nomen eórum vivit in generatiónem et generatiónem;
sapiéntiam ipsórum narrent pópuli,
et laudem eórum núntiet ecclésia.

R/. Amen.

Hijo: Hagamos el elogio de los hombres ilustres,
de nuestros antepasados en la historia.
El Señor les concedió muchos honores,
los engrandeció desde el principio de los siglos.
Hubo hombres que impusieron la ley en sus dominios
y fueron renombrados por su poder.
Consejeros por su prudencia,
que todo lo anunciaban en profecías.
Guías de pueblos por sus consejos
y por su pericia en la sabiduría popular,
sabias sus palabras en su instrucción.
Otros buscaban melodías musicales y escribían poemas.
Otros fueron ricos dotados de gran poder,
que vivieron pacíficamente en sus moradas.

Todos fueron honrados por sus contemporáneos
y glorificados en sus días.
Hubo quienes dejaron un gran nombre
para que se cantasen sus alabanzas.

Los hubo que no dejaron memoria
y perecieron como si no hubiesen existido;
que pasaron como si no hubiesen nacido,
y lo mismo sus hijos tras ellos.

Pero no así los hombres de bien,
cuyas buenas obras no han sido olvidadas.
Sus bienes pasan a su descendencia
y su herencia de hijos a nietos.
Su descendencia permanecerá fiel a la alianza,
y sus hijos por amor de ellos.
Su descendencia permanece por siempre,
no desaparecerá su gloria.
Los cuerpos fueron sepultados en paz,
y su nombre vivirá por generaciones.
Los pueblos proclaman su sabiduría,
y la asamblea pregona sus alabanzas.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio Historica / Lectura histórica 1Re 2,1-11
Léctio libri primi Regum.
R/. Deo grátias.
Lectura del primer libro de los Reyes.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Appropinquáverant dies David ut morerétur, præcepítque Salomóni fílio suo dicens:

«Ego ingrédior viam univérsæ terræ; confortáre et esto vir et obsérva decréta Dómini Dei tui, ut ámbules in viis eius et custódias statúta eius et præcépta eius et iudícia et testimónia, sicut scriptum est in lege Móysi, ut próspere agas in univérsis, quæ facis et quocúmque te vérteris; ut confírmet Dóminus sermónem suum, quem locútus est de me dicens: “Si custodíerint fílii tui viam suam et ambuláverint coram me in veritáte, in omni corde suo et in omni ánima sua, non auferétur tibi vir de sólio Ísrael”.

Tu quoque nosti, quæ fécerit mihi Ioab fílius Sarvíæ, quæ fécerit duóbus princípibus exércitus Ísrael, Abner fílio Ner et Amasíæ fílio Iether, quos occídit; et effúdit sánguinem belli in pace et pósuit cruórem prœlii in bálteo suo, qui erat circa lumbos eius, et in calceaménto suo, quod erat in peédibus eius. Fácies ergo iuxta sapiéntiam tuam et non dedúces canítiem eius pacífice ad ínferos. Sed fíliis Berzellái Galaadítis reddes grátiam, erúntque comedéntes in mensa tua; occurrérunt enim mihi, quando fugiébam a fácie Ábsalom fratris tui. Habes quoque apud te Seméi fílium Gera de Béniamin de Bahúrim, qui maledíxit mihi maledictióne péssima, quando ibam ad Mahanáim; sed quia descéndit mihi in occúrsum ad Iordánem, et iurávi ei per Dóminum dicens: Non te interfíciam gládio. Tu noli pati esse eum innóxium; vir autem sápiens es et scies, quæ fácias ei deducésque canos eius cum sánguine ad inférnum».

Dormívit ígitur David cum pátribus suis et sepúltus est in civitáte David. Dies autem, quibus regnávit David super Ísrael, quadragínta anni sunt: in Hebron regnávit septem annis, in Ierúsalem trigínta tribus.

R/. Amen.

En aquellos días:

David, próximo a la muerte, dio estas instrucciones a su hijo Salomón:

«Yo me voy a morir; ten ánimo y pórtate como un hombre. Observa los preceptos del Señor, tu Dios, caminando por sus sendas, guardando sus mandamientos, sus preceptos, sus decretos y normas, según está escrito en la ley de Moisés, a fin de que tengas éxito en cuanto hagas y emprendas, para que el Señor cumpla la promesa que me hizo: Si tus hijos cumplen con su deber, andando en mi presencia fielmente con todo su corazón y toda su alma, no te faltará jamás alguien que se siente sobre el trono de Israel.

Ya sabes lo que me ha hecho Joab, hijo de Sarvia; lo que hizo a los dos jefes de los ejércitos de Israel, Abner, hijo de Ner, y Amasá, hijo de Yéter, que los asesinó, vengando en plena paz la sangre derramada en tiempo de guerra y salpicando de sangre inocente el cinturón que ciño y el calzado que llevo. Actúa con inteligencia y no dejes bajar en paz sus canas al abismo. Por el contrario, a los hijos de Barzilay, el galaadita, trátalos bien, contándolos entre los comensales de tu mesa, porque así me trataron ellos cuando yo huía de tu hermano Absalón. Ahí tienes a Semeí, hijo de Guerá, el benjaminita, de Bajurín, el que me lanzó atroces imprecaciones cuando yo iba a Majanayín; pero bajó a mi encuentro al Jordán y le juré por el Señor que no le mataría. Tú no lo perdones; eres inteligente y sabrás lo que tienes que hacer con él para que baje al abismo con sus canas tintas en sangre».

David descansó con sus padres y fue sepultado en la ciudad de David. Reinó sobre Israel cuarenta años; en Hebrón reinó siete años, y en Jerusalén treinta y tres.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 33,23.20 (2)
Exsúrge, Dómine, et inténde iudício meo; Deus meus et Dóminus meus, in causam meam. Levántate, Señor mío y Dios mío, defiende mi derecho y mi causa.
V/. Non insúltent in me qui adversántur mihi iníque, quóniam mihi quidem pacífice loquebántur, et super iram dolóse cogitábant.
R/. In causam meam.
V/. Que no se rían de mí mis crueles enemigos porque no hablan nunca de paz y levantan calumnia a los que quieren la paz.
R/.
Defiende mi causa.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 1Jn 4,1-6
Epístolæ Ioánnis apóstoli prima.
R/. Deo grátias.
Primera Epístola del apóstol san Juan.
R/. Demos gracias a Dios.

Caríssimi:

Nolíte omni spirítui crédere, sed probáte spíritus si ex Deo sint, quóniam multi pseudoprophétæ prodiérunt in mundum. In hoc cognóscitis Spíritum Dei: omnis spíritus, qui confitétur Iesum Christum in carne venísse, ex Deo est, et omnis spíritus, qui non confitétur Iesum, ex Deo non est; et hoc est antichrísti, quod audístis quóniam venit, et nunc iam in mundo est.

Vos ex Deo estis, filíoli, et vicístis eos, quóniam maior est, qui in vobis est, quam qui in mundo. Ipsi ex mundo sunt; ideo ex mundo loquúntur, et mundus eos audit. Nos ex Deo sumus. Qui cognóscit Deum, audit nos; qui non est ex Deo, non audit nos. Ex hoc cognóscimus Spíritum veritátis et spíritum erróris.

R/. Amen.

Queridísimos:

No os fiéis de todos los que dicen que hablan en nombre de Dios; comprobadlo antes. En esto distinguiréis si son de Dios; el que confiesa que Jesús es el mesías hecho hombre es de Dios; y el que no confiesa a Jesús no es de Dios, sino del anticristo, del cual habéis oído decir que estaba para venir y ya está en el mundo.

Hijos míos, vosotros sois de Dios, y lo habéis vencido. Porque el que está en vosotros es más grande que el que está en el mundo. Ellos son del mundo, y por eso hablan según el mundo, y el mundo los escucha. Pero nosotros somos de Dios. El que conoce a Dios nos escucha; y el que no es de Dios no nos escucha. En esto distinguimos el espíritu de la verdad y el espíritu del error.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 12,37-50
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.

In illo témpore:

Cum autem Dóminus noster Iesus Christus tanta signa fecísset coram eis, non credébant in eum, ut sermo Isaíæ prophétæ implerétur, quem dixit: «Dómine, quis crédidit audítui nostro, et bráchium Dómini cui revelátum est?».

Proptérea non póterant crédere, quia íterum dixit Isaías: «Excæcávit óculos eórum et indurávit eórum cor, ut non vídeant óculis et intéllegant corde et convertántur, et sanem eos».

Hæc dixit Isaías, quia vidit glóriam eius et locútus est de eo. Verúmtamen et ex princípibus multi credidérunt in eum, sed propter pharisæos non confitebántur, ut de synagóga non eiceréntur; dilexérunt enim glóriam hóminum magis quam glóriam Dei.

Iesus autem clamávit et dixit: «Qui credit in me, non credit in me sed in eum, qui misit me; et, qui videt me, videt eum, qui misit me.

Ego lux in mundum veni, ut omnis, qui credit in me, in ténebris non máneat. Et si quis audíerit verba mea et non custodíerit, ego non iúdico eum; non enim veni, ut iúdicem mundum, sed ut salvíficem mundum.

Qui spernit me et non áccipit verba mea, habet, qui iúdicet eum: sermo, quem locútus sum, ille iudicábit eum in novíssimo die, quia ego ex meípso non sum locútus, sed, qui misit me, Pater, ipse mihi mandátum dedit quid dicam et quid loquar. Et scio quia mandátum eius vita ætérna est. Quæ ergo ego loquor, sicut dixit mihi Pater, sic loquor».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Aunque nuestro Señor Jesucristo había hecho tan grandes milagros delante de ellos, no creían en él. Así se cumplió lo que dijo Isaías: «Señor, ¿quién ha creído en nuestra doctrina? ¿A quién se ha manifestado el poder del Señor?».

Y no podían creer, porque ya había dicho también Isaías: «Les has cegado sus ojos y has embotado su mente para que sus ojos no vean ni su mente comprenda; así no podrán convertirse ni yo los tendré que sanar».

Isaías dijo esto porque vio su gloria y habló de él. A pesar de todo, muchos, aun de los mismos jefes, creyeron en él; pero por miedo a los fariseos no lo confesaban, para que no los expulsaran de la sinagoga, pues preferían la honra que dan los hombres a la honra que da Dios.

Jesús proclamó: «El que cree en mí no cree en mí, sino en el que me ha enviado; y el que me ve a mí ve al que me ha enviado.

Yo he venido como luz al mundo, para que todo el que crea en mí no quede en tinieblas. Yo no condeno al que oye mis palabras y no las guarda, pues no he venido a condenar al mundo, sino a salvarlo.

El que me rechaza y no acepta mi doctrina ya tiene quien lo juzgue; la doctrina que yo he enseñado lo condenará en el último día, porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me ha enviado me ha ordenado lo que tengo que decir y enseñar, y yo sé que su mandato es vida eterna. Por eso lo que yo os digo, lo digo tal y como me lo ha dicho el Padre».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 112,1-2
Laudáte púeri Dóminum, laudáte nomen Dómini. Siervos del Señor, alabadlo, alabad el nombre del Señor.
V/. Sit nomen Dómini benedíctum, ex hoc nunc et usque in sæculum.
R/. Laudáte nomen Dómini.
V/. Bendito sea el nombre del Señor desde ahora y por siempre.
R/. Alabad el nombre del Señor.

 

Se utiliza el formulario de la misa del día anterior (prenotando 155 del Missale Hispano-Mozarabicum).

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Salvatóris nostri et Dómini, fratres dilectíssimi, præcépto deserviéntes, vigilánter attendámus, ne iustítiam nostram homínibus ostendámus, nec ieiúni videámur ab eis, qui nos possunt demúlcere óleo transitóriæ laudis.

Nunc ígitur, quia intus est qui corónet, si tamen invéniat quem remúneret: prout póssumus intus in corde nostro, sic nos Dómino nostro in omni virtúte spiritáli exhibeámus, ut intra nos semper habeátur regnum ipsíus.
R/.
Amen.

Hermanos queridos, atendamos al precepto de nuestro Salvador y Señor, de no pretender mostrarnos como justos delante de los hombres, para que no les parezca que ayunamos a los que pueden halagarnos con el aceite de la alabanza transitoria.

Ahora bien, como hay quien nos puede coronar internamente, si encuentra en nosotros algo que premiar, procuremos retirarnos al interior de nuestros corazones, y allí mostrémonos a nuestro Señor con todo el aparejo de las virtudes espirituales, para que su reino esté siempre dentro de nosotros.
R/. Amén.

Adiuvánte Dómino nostro Iesu Christo, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Con la ayuda de nuestro Señor Jesucristo, que es un sólo Dios en la Trinidad, y vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Christe, qui incursiónem malórum spirítuum superári posse per ieiúnium docuísti: tu, a carne nostra et petulántiam libídinis pelle, et gulæ líbitum refrenándo compésce; ut corpus nostrum tibi per abstinéntiam subiiciátur, quod per inglúviem mancipátum est illécebris vitiórum.
R/. Amen.
Cristo, que enseñaste que los ataques del espíritu maligno pueden ser superados por el ayuno: expulsa de nuestra carne la petulancia de la liviandad, y rechaza refrenándolas, las tentaciones de la gula; para que nuestro cuerpo se te rinda por la abstinencia, como antes, por la glotonería, estaba sujeto bajo las redes de los vicios.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.

Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Deus immortális atque ætérne, tu votis offeréntium propitiátus occúrre: ut sacrifícii huius litatióne, sic ieiúnii nostri acceptétur præcátio, quáliter quiescéntibus defúnctis donétur beatitúdinis plenitúdo.
R/.
Amen.

Dios inmortal y eterno, acude propicio a recibir nuestras ofrendas; para que por la presentación de estos sacrificios, aceptes la súplica de nuestros ayunos, y concedas a los que ya descansan la plenitud de la dicha.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Christe, qui es orígo et auctor puræ dilectiónis, pacem tuam, quæsumus permísce parsimóniis nostris: quo tibi, et per ieiúnium obsequámur et per dulcédinem copulémur.
R/.
Amen.

Cristo, que eres origen y autor del amor puro, pon tu paz, te rogamos, dentro de nuestras privaciones, así te serviremos por el ayuno y nos uniremos a ti por la dulzura.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, qui vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, equum et salutáre est, nos tibi grátias ágere, Dómine, sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum: cuius iuvámine fessum corpus refícitur; cuius verbo ánima fecundátur; Cuius Dániel ille trium hebdomadárum diébus ieiúnans visióne roborátus. Per ieiúnium quippe eius fáciem vidére proméruit, cuius in captivitáte leges nullo modo violávit.

Ígitur, quia hæc et ália non humáno mérito, sed solíus agúntur divínæ grátiæ dono: te, Deus, quæsumus, et rogámus, ut sis nobis illuminátio et salus. Quo, te nobis inspiránte, et intellégere possímus quid ágere debeámus, et intellécta subsequénte nos grátia tua ópere impleámus: quáliter tibi cum omni milítia Angelórum proclamémus atque dicámus:

Es digno y justo que te demos gracias, Señor, santo Padre, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor: por su ayuda se rehace el cuerpo cansado, por su palabra se fecunda el alma, como ocurrió con el antiguo Daniel, que ayunando durante tres semanas, recuperó sus fuerzas por una visión.
Pues por el ayuno mereció contemplar el rostro del Señor, cuyas leyes se negó a violar en su cautiverio.

Por eso, porque estas y otras cosas no se deben al mérito de los hombres, sino solamente al don de la gracia divina, te rogamos, Dios, que seas para nosotros luz y salvación.
Así, por tu inspiración, podamos entender lo que debemos hacer, y entendiéndolo y acompañándonos tu gracia, lo llevemos a cabo, de forma que con toda la milicia de los Ángeles, te ensalcemos, diciendo.

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, qui et consolátio nobis est in labóre et promíssor possessiónis ætérnæ.

Per eum, te ígitur flagitámus omnípotens Pater: ut eo intercedénte, sanctíficans ieiúnia nostra, dones nobis vitam ætérnam, quem pro nobis oblátum suscepísti in hóstiam vivam.

Per Christum Dóminum ac Redemptórem ætérnum.

Verdaderamente es santo, verdaderamente bendito, nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que es nuestro consuelo en medio de los trabajos, y promesas de la eterna felicidad.

Por él te pedimos con fervor, Padre omnipotente, que santificando nuestros ayunos porque él te lo pide, nos des a todos la vida eterna, pues le has aceptado como hostia viva ofrecida por nosotros.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Hoc sacrifícium, ieiúnii litatióne dicátum, quæsumus, Deus Pater, sanctífica: ut ex eo libántibus sit corréctio morum, sit indulgéntia críminum, concedátur étiam et cæléstis glóriæ summa virtútum.
R/.
Amen.
Santifica, Dios Padre, este sacrificio que te ofrecemos por la práctica del ayuno, para que reporte a los que han de tomarlo, corrección de costumbres, perdón de los pecados, y la más completa felicidad en la gloria del cielo.
R/. Amén.
Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te, Deo nostro, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Padre ingénito, por medio de tu Unigénito, nuestro Señor Jesucristo, por quien creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida y nos las das así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Meménto, Dómine, quod terra sumus, et áspice contritiónem nostri spíritus: ut qui carnis infirmitáte ad terram prostérnimur, ad cælos, castigatióne spiritális ieiúnii sublevémur.
Et quia ex nostro est ut cadámus, ex tuo sit ut surgámus.
Acuérdate, Señor, de que somos tierra y mira complacido la contrición de nuestra alma: para que los que tenemos que inclinarnos hasta el suelo, por la debilidad de nuestra carne, seamos elevados hasta el cielo, por la enmienda que nos proporciona el ayuno espiritual.
Y ya que es cosa nuestra el caer, sea cosa tuya el levantarnos.

Inicio página

Benedictio / Bendición
Omnípotens Dóminus, qui vos per abstinéntiam facit esse devótos, effíciat caritáte mundíssimos.
R/. Amen.
El Señor todopoderoso os purifique por el amor a quienes dispone espiritualmente por la abstinencia.
R/. Amén.
Quique cibos ieiúnii inspirávit votum habére, tríbuat apud se mercédem beatitúdinis obtinére.
R/. Amen.
El que os ha llevado a privaros de los alimentos os conceda gozar con él del premio de la felicidad eterna.
R/. Amén.
Ut sitis spíritu fructificántes, qui carnáles, per ieiúnium cúpitis extínguere voluntátes.
R/. Amen.
Que podáis producir abundantes frutos espirituales vosotros que, por medio del ayuno, procuráis vencer las pasiones de la carne.
R/. Amén.
Auxiliánte misericórdia divinitátis suæ, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Con el auxilio de la misericordia divina, de aquél que, en la Trinidad, único Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/. Amen.

Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 293-297) y del Liber Commicus I (pp. 215-218). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

Traducción: Completuria del Oferencio, benedictio facilitada por el P. D. Manuel González López-Corps y el resto de oraciones de Gómez-Chacón y Díaz Alejo, Balbino, Misal Hispano-Mozárabe (obra inédita facilitada a La Ermita en febrero de 2016).

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Sal 34,23.19a.20 (N. de La Ermita).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXII-MMXVI