La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Martes de la quinta semana de Cuaresma

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio Sapientialis / Lectura sapiencial Eclo 10,26-34
Léctio libri Ecclesiástici.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Eclesiástico.
R/. Demos gracias a Dios.

Fili: Noli despícere hóminem iustum páuperem
et noli magnificáre virum peccatórem dívitem.
Magnus et iudex et potens est in honóre,
sed non est maior illo, qui timet Deum.
Servo sensáto líberi sérvient;
et vir prudens et disciplinátus non murmurábit corréptus.
Noli extóllere te in faciéndo ópere tuo
et noli gloriári in témpore angústiæ tuæ.
Mélior est, qui operátur et abúndat in ómnibus,
quam qui gloriátur et eget pane.

Fili, in mansuetúdine honóra ánimam tuam
et da illi victum cultúmque secúndum méritum suum.
Peccántem in ánimam suam quis iustificábit?
Et quis honorificábit exhonorántem ánimam suam?
Est pauper, qui honorátur propter disciplínam et timórem suum,
et est homo, qui honorificátur propter substántiam suam.
Qui autem honorátur in paupertáte, quanto magis in substántia.
Et, qui exhonorátur in substántia, quanto magis in paupertáte.

R/. Amen.

Hijo: No es justo despreciar al pobre inteligente,
ni conviene honrar al pecador.
El grande, el juez y el poderoso son dignos de honor,
pero ninguno de ellos es más grande que el que teme al Señor.
Al siervo sabio le servirán los libres,
el varón sabio no se queja.
No te la des de sabio en tu trabajo,
y no te gloríes en tiempo de necesidad.
Más vale el que trabaja y tiene de todo
que el que es presumido y carece de pan.

Hijo mío, honra a tu alma con la humildad
y apréciala en su justo valor.
¿Quién justificará al que peca contra su alma?
¿Y quién honrará a quien a sí mismo se deshonra?
Al pobre se le respeta por su inteligencia,
y al rico por su riqueza.
El que es honrado en la pobreza,
¡cuánto más lo será en la riqueza!
Y el que es despreciado en la riqueza,
¡cuánto más en la pobreza!

R/. Amén.

Inicio página

Lectio Historica / Lectura histórica 2Sam 6,1-23
Léctio libri secúndi Samuélis.
R/. Deo grátias.
Lectura del segundo libro de Samuel.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Congregávit autem rursum Da vid omnes eléctos ex Ísrael trigínta mília. Surrexítque David et ábiit, et univérsus pópulus, qui erat cum eo, in Baala Iudæ, ut addúcerent inde arcam Dei, super quam invocátum est nomen Dómini exércituum sedéntis in chérubim super eam. Et imposuérunt arcam Dei super plaustrum novum tulerúntque eam de domo Abínadab, qui erat in colle. Oza autem et Ahio fílii Abínadab minábant plaustrum: Oza ambulábat iuxta arcam, et Ahio præcedébat eam. David autem et omnis Ísrael ludébant coram Dómino omni virtúte in cánticis et cítharis et lyris et týmpanis et sistris et cýmbalis.

Postquam autem venérunt ad áream Nachon, exténdit manum Oza ad arcam Dei et ténuit eam, quóniam boves lasciviéntes prorupérunt. Iratúsque est indignatióne Dóminus contra Ozam et percússit eum super temeritáte; qui mórtuus est ibi iuxta arcam Dei.

Contristátus autem est David, eo quod diruptiónem dirupísset Dóminus in Ozam; et vocátum est nomen loci illíus Pharesóza (id est Dirúptio Ozæ) usque in diem hanc. Et extímuit David Dóminum in die illa dicens: «Quómodo ingrediétur ad me arca Dómini?».

Et nóluit divértere ad se arcam Dómini in civitáte David, sed divértit eam in domum Obédedom Getthæi. Et habitávit arca Dómini in domo Obédedom Getthæi tribus ménsibus, et benedíxit Dóminus Obédedom et omnem domum eius.

Nuntiatúmque est regi David: «Beneíixit Dóminus Obédedom et ómnia eius propter arcam Dei».

Ábiit ergo David et addúxit arcam Dei de domo Obédedom in civitátem David cum gáudio. Cumque progréssi essent, qui portábant arcam Dómini, sex passus, immolávit bovem et vítulum saginátum, et David saltábat totis víribus ante Dóminum. Porro David erat accínctus ephod líneo. Et David et omnis domus Ísrael ducébant arcam Dómini in iúbilo et in clangóre bucínæ. Cumque intrásset arca Dómini in civitátem David, Michol fília Saul prospíciens per fenéstram vidit regem David subsiliéntem atque saltántem coram Dómino et despéxit eum in corde suo.

Et introduxérunt arcam Dómini et posuérunt eam in loco suo in médio tabernáculi, quod teténderat ei David; et óbtulit David coram Dómino holocáusta et pacífica. Cumque complésset ófferens holocáustum et pacífica, benedíxit pópulo in nómine Dómini exércituum. Et partítus est multitúdini univérsæ Ísrael tam viro quam mulíeri síngulis collýridam panis unam et lagánum palmárum unum et palátham unam. Et ábiit omnis pópulus unusquísque in domum suam.

Reversúsque est et David, ut benedíceret dómui suæ, et egréssa Michol filia Saul in occúrsum David ait: «Quam gloriósus fuit hódie rex Ísrael discoopériens se ante ancíllas servórum suórum, quasi si nudétur unus de scurris».

Dixítque David ad Michol: «Ante Dóminum salto. Benedíctus Dóminus, qui elégit me pótius quam patrem tuum et quam omnem domum eius, ut constitúeret me ducem super pópulum Dómini, super Ísrael. Ludam in conspéctu Dómini et vílior fiam plus quam factus sum et ero deiéctus in óculis meis, sed apud ancíllas, de quibus locúta es, gloriósior apparébo».

Ígitur Michol filiæ Saul non est natus fílius usque ad diem mortis suæ.

R/. Amen.

En aquellos días:

David volvió a reunir a todo lo selecto de Israel: treinta mil hombres. David, con todo el ejército que le acompañaba, se puso en marcha y fue a Baalá de Judá para traer de allí el arca de Dios, que lleva el nombre del Señor todopoderoso que se sienta sobre los querubines. Colocaron el arca de Dios sobre un carro nuevo y la sacaron de la casa de Abinadab, que está en la colina. Uzá y Ajió, hijos de Abinadab, conducían el carro. Uzá estaba al lado del arca de Dios, y Ajió iba delante del arca. David y toda la casa de Israel iban delante del arca cantando y bailando con todas sus fuerzas al son de las cítaras, arpas, tambores, sistros y címbalos.

Cuando llegaron a la era de Nacón, Uzá extendió su mano hacia el arca de Dios para sujetarla porque los bueyes habían tropezado.  Entonces la ira del Señor se encendió contra Uzá, lo hirió por la falta cometida, y allí mismo murió junto al arca de Dios.

David se disgustó mucho porque el Señor había castigado a Uzá, y aquel lugar fue llamado «Peres Uzá» hasta el día de hoy. Aquel día David tuvo miedo del Señor, y se dijo: «¿Cómo entrará el arca en mi casa?».

Por eso no quiso llevar el arca del Señor a su casa, a la ciudad de David, y la llevó a casa de Obededón de Gat. El arca del Señor estuvo tres meses en casa de Obededón de Gat, y el Señor bendijo a Obededón y a toda su casa.

Cuando contaron al rey David que el Señor había bendecido a Obededón y todas sus cosas a causa del arca de Dios, David fue y trasladó el arca de Dios de casa de Obededón a la ciudad de David con gran júbilo. Cuando los que llevaban el arca habían dado seis pasos, se sacrificó un toro y un carnero. David bailaba ante el Señor con todas sus fuerzas; llevaba ceñido un efod de lino. Así David y toda la casa de Israel trasladaron el arca del Señor en medio de aclamaciones y del sonido de trompetas. Cuando el arca del Señor llegó a la ciudad de David, Mical, hija de Saúl, estaba mirando por la ventana y, al ver al rey David saltando y bailando, lo despreció en su corazón.

Metieron el arca del Señor y la colocaron en medio de la tienda que David había levantado para ella. David ofreció al Señor holocaustos y sacrificios de reconciliación. Cuando David terminó de ofrecer los holocaustos y los sacrificios de reconciliación, bendijo al pueblo en el nombre del Señor todopoderoso. Y distribuyó a todos los israelitas presentes, hombres y mujeres, una torta de pan a cada uno, un pedazo de carne y un racimo de uvas pasas; luego todo el pueblo se fue cada uno a su casa.

Cuando David volvió a su casa para bendecirla, Mical, hija de Saúl, le salió al encuentro y le dijo: «¡Qué bien ha quedado hoy el rey de Israel desnudándose ante la vista de las criadas de sus servidores, como lo haría un hombre cualquiera!».

David respondió a Mical: «¡Yo he bailado delante del Señor! Vive el Señor, que me eligió con preferencia a tu padre y a toda su casa para constituirme jefe de Israel, el pueblo del Señor, que delante del Señor bailaré y me humillaré todavía más que esto; seré vil a tus ojos, pero ante las criadas de que hablas seré honrado».

Y Mical, hija de Saúl, no tuvo hijos hasta el día de su muerte.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 132,1-2
Ecce quam bonum et quam iucúndum, habitáre fratres in unum. Ved qué hermosura y qué felicidad el que los hermanos vivan siempre unidos.
V/. Sicut unguéntum in cápite quod descéndit in barbam, barbam Áaron.
R/. Quam iucúndum, habitáre fratres in unum.
V/. Es como un perfume fino en la cabeza, que baja por la barba, por la barba de Aarón.
R/. Qué felicidad el que los hermanos vivan siempre unidos.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 1Jn 2,7,17
Epístola Ioánnis apóstoli prima.
R/. Deo grátias.
Primera carta del apóstol san Juan.
R/. Demos gracias a Dios.
Caríssimi:

Non mandátum novum scribo vobis sed mandátum vetus, quod habuístis ab inítio: mandátum vetus est verbum, quod audístis. Verúmtamen mandátum novum scribo vobis, quod est verum in ipso et in vobis, quóniam ténebræ tránseunt, et lumen verum iam lucet.

Qui dicit se in luce esse, et fratrem suum odit, in ténebris est usque adhuc. Qui díligit fratrem suum, in lúmine manet, et scándalum ei non est; qui autem odit fratrem suum, in ténebris est et in ténebris ámbulat et nescit quo vadat, quóniam ténebræ obcæcavérunt óculos eius.

Scribo vobis, filíoli: Remíssa sunt vobis peccáta propter nomen eius. Scribo vobis, patres: Nostis eum, qui ab inítio est. Scribo vobis, adulescéntes: Vicístis Malígnum. Scripsi vobis, párvuli: Nostis Patrem. Scripsi vobis, patres: Nostis eum, qui ab inítio est. Scripsi vobis, adulescéntes: Fortes estis, et verbum Dei in vobis manet, et vicístis Malígnum.

Nolíte dilígere mundum neque ea, quæ in mundo sunt. Si quis díligit mundum, non est cáritas Patris in eo; quóniam omne, quod est in mundo, iactántia divitiárum et concupiscéntia oculórum et supérbia vitæ, non est ex Patre, sed ex mundo est. Et mundus transit, et concupiscéntia eius; qui autem facit voluntátem Dei, manet in ætérnum.

R/. Amen.

Queridísimos:

No os escribo un mandamiento nuevo, sino un mandamiento viejo, que tenéis desde el principio: el mandamiento viejo es la palabra que habéis oído. Es, por otra parte, también un mandamiento nuevo el que os escribo -que es verdadero en él y en vosotros-; porque se disipan las tinieblas y la luz verdadera brilla ya.

El que afirma que está en la luz y odia a su hermano está aún en las tinieblas. El que ama a su hermano está en la luz, y no hay en él ocasión alguna de caída. Pero el que odia a su hermano está en las tinieblas, anda en las tinieblas y no sabe adónde va, porque las tinieblas le han cegado los ojos.

Hijos míos, os escribo porque se os han perdonado los pecados por su nombre. Padres, os escribo porque habéis conocido al que es desde el principio. Jóvenes, os escribo porque habéis vencido al maligno. Niños, os escribo porque habéis conocido al Padre. Padres, os escribo porque habéis conocido al que es desde el principio. Jóvenes, os escribo porque sois fuertes, la palabra de Dios está en vosotros y habéis vencido al maligno.

No améis al mundo ni lo que hay en él. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, las pasiones carnales, el ansia de las cosas y la arrogancia, no provienen del Padre, sino del mundo. El mundo pasa, y con él sus deseos insaciables; pero el que hace la voluntad de Dios vive para siempre.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 10,17-21
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.

In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus dixit íterum eis: «Proptérea me Pater díligit, quia ego pono ánimam meam, ut íterum sumam eam. Nemo tollit eam a me, sed ego pono eam a meípso. Potestátem hábeo ponéndi eam et potestátem hábeo íterum suméndi eam. Hoc mandátum accépi a Patre meo».

Dissénsio íterum facta est inter Iudæos propter sermónes hos.  Dicébant autem multi ex ipsis: «Dæmónium habet et insánit. Quid eum audítis?».

Álii dicébant: «Hæc verba non sunt dæmónium habéntis. Numquid dæmónium potest cæcórum óculos aperíre?».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo les dijo de nuevo: «El Padre me ama, porque yo doy mi vida para recobrarla de nuevo. Nadie me la quita, sino que la doy yo por mí mismo. Tengo el poder de darla y el poder de recobrarla. Tal es el mandato que he recibido de mi Padre».

Estas palabras causaron una nueva división entre los judíos.  Muchos decían: «Está endemoniado y loco. ¿A qué lo escucháis?».

Otros decían: «Estas palabras no son de un endemoniado. ¿Es que un endemoniado puede abrir los ojos a los ciegos?».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 62,4.5-6 (2)
Lábia mea laudábumt te, Dómine, sic benedícam te in vita mea, et in nómine tuo levábo manus meas. Mis labios te alabarán, Señor, toda mi vida te bendeciré, en tu nombre levantaré mis manos.
V/. Sicut ádipe et pinguédine repleátur ánima mea, et lábia exsultatiónis laudábumt nomen tuum.
R/. Sic benedícam te in vita mea, et in nómine tuo levábo manus meas.
V/. Me saciaré como en banquete espléndido, mi boca te alabará con labios jubilosos.
R/. Toda mi vida te bendeciré, en tu nombre levantaré mis manos.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Sal 28,2
Offérte Dómino mundum sacrifícium. Ofreced al Señor un sacrificio puro.
V/. Offérte Dómino glóriam et honórem.
R/. Mundum sacrifícium.
V/. Ofreced al Señor la gloria y el honor.
R/. Un sacrificio puro.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Opórtet, dilectíssimi fratres, ut ieiúnium quod a nobis ágitur, misericórdiæ opéribus condiátur.
Ut per ieiúnium caro nostra atterátur supérba, et per eleemósynam expiéntur delícta.
Quáliter et aflícta caro divínis mancipétur obséquiis et contrítus efféctum promereátur obtinére oratiónis.

R/.
Amen.

Conviene, hermanos queridos, que el ayuno que practicamos esté basado en las obras de misericordia, de forma que por el ayuno mortifiquemos nuestra carne soberbia, y por la limosna expiemos los pecados.
Así la carne afligida se someterá al servicio de Dios, y el espíritu contrito podrá obtener el efecto de la oración.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia de Dios, nuestro Dios, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Deus, quem esurímus et sitímus, tua, quæsumus, satiémur dulcédine. Ut hoc sacrifícium, quod tibi cum ieiúnii contritióne offérimus, in præsénti vita nos a delíctis mundos effíciat, et ætérna post cum sanctís ómnibus felicitáte sustóllat.
R/. Amen.

Sácianos de tu dulzura, Dios, de quien sentimos hambre y sed, para que este sacrificio que te ofrecemos, con la contrición que nos presta el ayuno, nos libre del pecado en la vida presente, y nos lleve después a la felicidad eterna, en compañía de todos los santos.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.

Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Salvátor noster, salva nos sólita pietáte, quáliter per hoc sacrifícium, et inédiam nostram miserándo susténtes, et impetrántibus nobis defúnctis fidélibus réquiem præstes.
R/.
Amen.

Salvador nuestro, sálvanos con tu acostumbrada piedad, prestando sustento a nuestra debilidad, por este sacrificio, y concediendo el descanso, por nuestra oración, a los fieles difuntos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Christe, Fílius Dei, quo nascénte pax acclamáta est ab ángelis, tu ieiúnia nostra sanctífica bono pacis, quo et utráque virtúte fulgeámus, et pro utriúsque a te, piísimo, munerémur.
R/.
Amen.

Cristo, Hijo de Dios, en cuyo nacimiento fue proclamada la paz por los ángeles, santifica nuestro ayuno con el don de esa paz: así brillaremos en ambas virtudes, y por las dos alcanzaremos de ti el premio prometido.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, qui vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, nos tibi semper grátias ágere, Dómine, sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum, Dóminum nostrum.

Ille étenim quaterdénis nóctium ac diérum ieiunándo decúrsibus, dedit nobis exémplum quómodo sequerémur vestígia eius; ut qui per cupiditátem gulæ ad ínfima usque defluxerámus, per abstinéntiæ rigórem ad æthéra levarémur.

Proínde te, Deus Pater, orámus, ut carnem nostram misericórditer fóveas, et ánimam donis spiritálibus pascas; dans nobis, et abstinéntiæ serváre tenórem, et mercédem apud te parsimóniæ inveníre.

Ut ita nullis flagítiis tam caro nostra quam ánima sórdeat, quo tibi pro sui mundítia hymnum cæléstis præcónii íntonet atque dicat:

Es digno y justo que siempre te demos gracias, Señor, Padre santo, Dios omnipotente, por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor.

Él, ayunando por cuarenta días y cuarenta noches, nos dio ejemplo para que sigamos sus huellas, de forma que quienes por la avidez de la gula nos habíamos hundido en lo más bajo, por el rigor de la abstinencia nos elevemos hasta los astros.

Por ello te rogamos, Dios Padre, que alientes con misericordia nuestra carne y apacientes el alma con bienes espirituales; concediéndonos mantener el ritmo de la abstinencia y encontrar en ti el premio de la mortificación.

Para que así, ni el cuerpo ni el alma se ensucien con mancha alguna, sino que eleven un himno de gratitud que resuene en el cielo, por su pureza:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus et gloriósus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, cuius virtúte caro frágilis sustentátur; cuius dulcédine inédia ánimæ aréntis refícitur.

Præsta ígitur nobis, Deus Pater, ut per eum adiuvétur fragílitas nostra, per quem humána est infírmitas roboráta.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Verdaderamente es santo y glorioso nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, por cuya virtud se mantiene la carne débil, por cuya dulzura se mitiga el hambre del alma en aridez.

Concédenos, pues, Dios Padre, que obtengamos ayuda para nuestra fragilidad, por él, que prestó su fortaleza a la debilidad humana.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Acceptábile tibi éffice, omnípotens Deus, ieiúnium nostrum, et sanctífica hoc sacrifícium a nobis oblátum.
Quo ex eo suméntibus peccatórum concedátur remíssio et per eum cunctis in commúne fidélibus donétur tuæ grátiæ plenitúdo.

R/.
Amen.

Que te sea acepto, Dios omnipotente, nuestro ayuno, y quieras santificar este sacrificio que te ofrecemos.
Así los que participen en él, obtendrán la remisión de sus pecados, y todos los fieles en general, la plenitud de tu gracia.
R/. Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Audi, Dómine, vocem nostri clamóris, et efféctum dona petitiónibus nostris abstinéntiæ labóre.
Adiútor esto promptíssimus, et in perículis liberátor assíduus.
Pelle a nobis dolum, intérime vítium, præsta altérnæ dulcédinis increméntum.

Ut cum ea quæ præcipis implevérimus, in nullo confundámur, cum ad te proclamavérimus e terris:

Escucha, Señor, nuestro clamor, y haz eficaces nuestras peticiones, por nuestro esfuerzo penitencial.
Sé para nosotros auxilio pronto y liberador constante en todos los peligros.
Aparta de nosotros el engaño, mata los vicios, y concédenos el aumento del dulce amor mutuo.

Para que si, al pretender cumplir tus mandatos, nos sintiéramos confundidos, alcemos a ti nuestra voz desde la tierra.

Inicio página

Benedictio / Bendición
Omnípotens Deus, cui cor contrítum in sacrifício laudis offértis, ánimam corpúsque vestrum emáculet a delíctis.
R/. Amen.
Dios omnipotente a quien ofrecéis vuestro corazón contrito, como un sacrificio de alabanza, limpie de delitos vuestra alma y vuestro cuerpo.
R/. Amén.
Carnem quoque vestram quam in abstinéntia macerátis, clavis sui áffligat timóris.
R/. Amen.
Él sujete con los clavos de su temor, vuestra carne macerada en la abstinencia.
R/. Amén.
Ut ab eo vestrum remunerétur votum, quo iubénte hoc valuístis explére ieiúnium.
R/. Amen.
Que obtengáis de él el premio de vuestro servicio, puesto que, por cumplir su voluntad, habéis llevado a cabo este ayuno.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia de Dios, nuestro Dios, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/. Amen.

Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 281-284) y del Liber Commicus I (pp. 199-202). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

Traducción: Completuria del Oferencio y el resto de oraciones de Gómez-Chacón y Díaz Alejo, Balbino, Misal Hispano-Mozárabe (obra inédita facilitada a La Ermita en febrero de 2016).

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Sal 62,4b-6. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXII-MMXVI