La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Viernes de la cuarta semana de Cuaresma

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio Sapientialis / Lectura sapiencial Prov 26,18-28
Léctio libri Proverbiórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Proverbios.
R/. Demos gracias a Dios.

Fili: Sicut insánit, qui mittit sagíttas
et lánceas in mortem,
ita vir, qui décipit amícum suum
et dicit: «Nonne ludens feci?».
Cum defécerint ligna, extinguétur ignis,
et, susurróne subtrácto, iúrgia conquiéscent.
Sicut carbónes ad prunas et ligna ad ignem,
sic homo litigiósus ad inflammándas rixas.

Verba susurrónis quasi dúlcia
et ipsa pervéniunt ad íntima ventris.
Sicut argéntum sórdidum ornans vas fíctile,
sic lábia lévia et cor malum.

Lábiis suis se dissimulábit inimícus,
cum in corde tractáverit dolos:
quando mollíerit vocem suam, ne credíderis ei,
quóniam septem abominatiónes sunt in corde illíus;
opériet ódium fraudulénter,
revelábitur autem malítia eius in concílio.

Qui fodit fóveam, incídet in eam;
et, qui volvit lápidem, revertétur ad eum.
Lingua fallax non amat veritátem,
et os lúbricum operátur ruínas.

R/. Amen.

Hijo: Como un loco que lanza llamas, saetas y muerte,
así es el que engaña a su prójimo
y luego dice: «Lo hice en broma».
Por falta de leña se apaga el fuego;
si no hay chismoso, se calma la contienda.
Carbón sobre brasas y leña sobre fuego;
tal es el hombre pendenciero para encender querellas.

Las palabras del chismoso son bocados exquisitos,
bajan hasta el fondo de las entrañas.
Barniz de plata aplicado a vasija de tierra,
tales son los labios dulces y el corazón malvado.

El que odia se enmascara con sus palabras,
pero en su interior aloja la perfidia;
si adopta un tono amistoso, no te fíes de él,
porque su corazón está lleno de maldad;
el odio puede ocultarse bajo la simulación,
pero su malicia será desenmascarada en la asamblea.

El que cava una fosa caerá en ella,
y al que rueda una piedra se le viene encima.
La lengua mentirosa odia la verdad,
y la boca aduladora causa la ruina.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio Historica / Lectura histórica 1Sam 16,1-12
Léctio libri primi Samuélis.
R/. Deo grátias.
Lectura del primer libro de Samuel.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Dixítque Dóminus ad Samuélem: «Úsquequo tu luges Saul, cum ego proiécerim eum, ne regnet super Ísrael? Imple cornu tuum óleo et veni, ut mittam te ad Isai Bethlehemítem; provídi enim in fíliis eius mihi regem». Et ait Sámuel: «Quómodo vadam? Áudiet enim Saul et interfíciet me». Et ait Dóminus: «Vítulam de arménto tolles in manu tua et dices: “Ad immolándum Dómino veni”. Et vocábis Ísai ad víctimam; et ego osténdam tibi quid fácias, et unges quemcúmque monstrávero tibi».

Fecit ergo Sámuel, sicut locútus est ei Dóminus, venítque in Béthlehem. Et expavérunt senióres civitátis occurréntes ei dixéruntque: «Pacificúsne ingréssus tuus?». Et ait: «Pacíficus; ad immolándum Dómino veni. Sanctificámini et veníte mecum, ut ímmolem».

Sanctificávit ergo Ísai et fílios eius et vocávit eos ad sacrifícium. Cumque ingréssi essent, vidit Éliab et ait: «Absque dúbio coram Dómino est christus eius».

Et dixit Dóminus ad Samuélem: «Ne respícias vultum eius neque altitúdinem statúræ eius, quóniam abiéci eum; nec iuxta intúitum hóminis iúdico: homo enim videt ea, quæ parent, Dóminus autem intuétur cor».

Et vocávit Ísai Abínadab et addúxit eum coram Samuéle, qui dixit: «Nec hunc élegit Dóminus». Addúxit autem Ísai Samma, de quo ait: «Étiam hunc non elégit Dóminus». Addúxit ítaque Ísai septem fílios suos coram Samuéle, et ait Sámuel ad Ísai: «Non elégit Dóminus ex istis».

Dixítque Sámuel ad Ísai: «Numquid iam compléti sunt fílii?». Qui respóndit: «Adhuc relíquus est mínimus et pascit oves». Et ait Sámuel ad Ísai: «Mitte et adduc eum; nec enim discumbémus prius quam huc ille venérit».

Misit ergo et addúxit eum; erat autem rufus et pulcher aspéctu decoráque fácie. Et ait Dóminus: «Surge, unge eum; ipse est enim».

R/. Amen.

En aquellos días:

El Señor dijo a Samuel: «¿Hasta cuándo vas a estar llorando por Saúl, siendo así que yo lo he rechazado como rey de Israel? Llena tu cuerno de aceite. Yo te envío a casa de Jesé, de Belén, porque me he elegido un rey entre sus hijos». Samuel dijo: «¿Cómo voy a ir? Cuando se entere Saúl, me matará». El Señor le contestó: «Lleva contigo una ternera, y dirás: He venido a ofrecer un sacrificio al Señor. Invitarás a Jesé al sacrificio, y yo te indicaré lo que debes hacer: Me ungirás al que yo diga».

Samuel hizo lo que el Señor le había mandado. Cuando llegó a Belén, los ancianos de la ciudad salieron temblando a su encuentro y le dijeron: «¿Traes la paz?». Él respondió: «La paz. He venido a ofrecer un sacrificio al Señor. Purificaos y venid conmigo al sacrificio».

Y él purificó a Jesé y a sus hijos y los invitó al sacrificio. Cuando llegaron y vio a Eliab, se dijo: «Seguramente que el Señor tiene delante a su ungido».

El Señor dijo a Samuel: «No consideres su aspecto ni su alta estatura, porque yo lo he descartado. El hombre no ve lo que Dios ve; el hombre ve las apariencias, y Dios ve el corazón».

Jesé llamó a Abinadab y le hizo pasar por delante de Samuel, que dijo: «Tampoco es éste el elegido del Señor». Jesé hizo pasar a Sammá, pero Samuel dijo: «Tampoco es éste el elegido del Señor». Jesé hizo pasar a sus siete hijos ante Samuel. Y Samuel le dijo: «El Señor no ha elegido a ninguno de ellos».

Entonces Samuel preguntó a Jesé: «¿Están aquí todos tus muchachos?». Él contestó: «Falta el pequeño, que está guardando ovejas». Samuel le dijo: «Manda a buscarle, pues no nos sentaremos a la mesa hasta que haya venido».

Jesé mandó a buscarle. Era rubio, de buen aspecto y de buena presencia. Y el Señor dijo: «Levántate y úngele, porque es éste».

R/. Amén.

Inicio página

Threni / Trenos Job 16,7a.8.10-11.13-14
Nunc ecce oppréssit me dolor meus, et ad níhilum redácti sunt artus mei. Ahora estoy abrumado por la tristeza, porque toda una chusma me acorrala,
V/. Fratres mei testimónia dixérunt contra me, et suscitátur falsíloquus advérsus ánimam meam.

V/. Aperuérunt contra me inimíci mei ora sua, exprobántes percussérunt maxíllam meam. Satiáti sunt pœnis meis. Conclúsit me Dóminus in manus impiórum.

V/. Circumdédit me inimícus lánceis suis; convulnerávit lumbos meos; effúdit in terra víscera mea; írruit in me quasi gigans.

V/. Se alzan contra mí como testigos adversos, me replican a la cara con calumnias.

V/. Abren su boca amenazando, me afrentan golpeando mis mejillas, a una se congregan contra mí. El Señor me ha entregado a los perversos, en manos de criminales me ha arrojado.

V/. Las flechas de mi enemigo me acorralan, traspasa mis entrañas sin piedad y derrama por tierra mi hiel. Abre en mí brecha sobre brecha, me asalta lo mismo que un guerrero.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 2Pe 3,3-9
Epístolæ Petri apóstoli secúnda.
R/. Deo grátias.
Segunda Epístola del apóstol Pedro.
R/. Demos gracias a Dios.

Caríssimi:

Hoc primum sciéntes, quod vénient in novíssimis diébus in illusióne illudéntes, iuxta próprias concupiscéntias suas ambulántes, dicéntes: «Ubi est promíssio advéntus eius? Ex quo enim patres dormiérunt, ómnia sic persevérant ab ínitio creatúræ». Latet enim eos hoc voléntes, quod cæli erant prius, et terra de aqua et per aquam consístens Dei verbo, per quæ ille tunc mundus aqua inundátus périit; cæli autem, qui nunc sunt, et terra eódem verbo repósiti sunt igni, serváti in diem iudícii et perditiónis impiórum hóminum.

Unum vero hoc non láteat vos, caríssimi, quia unus dies apud Dóminum sicut mille anni, et mille anni sicut dies unus. Non tardat Dóminus promissiónem, sicut quidam tarditátem exístimant, sed patiénter agit in vos nolens áliquos períre, sed omnes ad pæniténtiam revérti.

R/. Amen.

Queridísimos:

Sabed ante todo que en los últimos días aparecerán charlatanes dominados por sus propias pasiones, que, burlándose de todo,  preguntarán: «¿En qué ha venido a quedar la promesa de que Cristo volvería? Nuestros padres han muerto y nada ha cambiado, todo sigue igual desde que el mundo es mundo». Intencionadamente quieren desconocer cómo desde el principio existían los cielos y la tierra; que, por la palabra de Dios, la tierra surgió del agua y se consolidó en medio del agua. Aquel mundo pereció hundido en las aguas del diluvio. En cambio, la misma palabra de Dios tiene reservados y guardados los cielos y la tierra actuales para el día del juicio y de la perdición de los malhechores.

Queridos hermanos, no debéis olvidar una cosa: que un día es ante Dios como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda el cumplimiento de la promesa, como creen algunos que le acusan de tardanza, sino que usa de paciencia con vosotros, pues no quiere que nadie perezca, sino que todos alcancen el arrepentimiento.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 8,21-30
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.

In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus dixit íterum eis: «Ego vado, et quærétis me et in peccáto vestro moriémini. Quo ego vado, vos non potéstis veníre».

Dicébant ergo Iudæi: «Numquid interfíciet semetípsum, quia dicit: “Quo ego vado, vos non potéstis veníre”?».

Et dicébat eis: «Vos de deórsum estis, ego de supérnis sum; vos de mundo hoc estis, ego non sum de hoc mundo. Dixi ergo vobis quia moriémini in peccátis vestris; si enim non credidéritis quia ego sum, moriémini in peccátis vestris».

Dicébant ergo ei: «Tu quis es?».

Dixit eis Iesus: «In princípio: id quod et loquor vobis. Multa hábeo de vobis loqui et iudicáre; sed, qui misit me, verax est, et ego, quæ audívi ab eo, hæc loquor ad mundum». Non cognovérunt quia Patrem eis dicébat.

Dixit ergo eis Iesus: «Cum exaltavéritis Fílium hóminis, tunc cognoscétis quia ego sum et a meípso fácio nihil, sed, sicut dócuit me Pater, hæc loquor. Et qui me misit, mecum est; non relíquit me solum, quia ego, quæ plácita sunt ei, fácio semper».

Hæc illo loquénte, multi credidérunt in eum.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo en otra ocasión les dijo: «Yo me voy. Me buscaréis, pero moriréis en vuestro pecado. Adonde yo voy no podéis ir vosotros».

Los judíos decían: «¿Irá a suicidarse, pues dice: Adonde yo voy, no podéis ir vosotros?».

Jesús continuó: «Vosotros sois de abajo. Yo soy de arriba. Vosotros sois de este mundo. Yo no soy de este mundo. Os he dicho que moriréis en vuestros pecados, porque si no creyereis que "yo soy el que soy" moriréis en vuestros pecados».

Y le decían: «Y ¿tú quién eres?».

Jesús les contestó: «Pues lo que os vengo diciendo. Tengo muchas cosas que decir y condenar de vosotros; pero el que me envió es veraz, y yo digo al mundo lo que le he oído a él». Ellos no entendieron que les hablaba del Padre.

Jesús les dijo: «Cuando hayáis levantado al hijo del hombre, conoceréis que yo soy el que soy y que nada hago por mi cuenta, sino que digo lo que me enseñó el Padre. El que me ha enviado está conmigo y no me deja solo, porque yo hago siempre lo que le agrada a él».

Cuando dijo esto, muchos creyeron en él.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 108,30-31
Confitébor Dómino nimis in ore meo, et in médio multórum laudábo eum. Con mi boca daré gracias al Señor, lo alabaré ante las multitudes.
V/. Quia ástitit a dextris páuperis ut salvam fáceret a persequéntibus ánimam meam.
R/. In médio multórum laudábo eum.
V/. Porque él se pone a la derecha del pobre para salvarlo de los jueces.
R/. Lo alabaré ante las multitudes.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio 1Crón 29,17b-18a
In simplicitáte cordis mei, Dómine, lætus ófferam sacrifícium tibi. Con rectitud de corazón, Señor, gozoso he hecho yo mis ofrendas.
V/. Dómine, Deus meus, custódi pópulum istum cum ingénti gáudio, et ego lætus.
R/. Ófferam sacrifícium tibi.

V/. Ascéndit sacérdos in montem Dómini, et expándens manus suas, et dixit: Deus Ábraham, rex cæli.
R/. Lætus ófferam sacrifícium tibi.

V/. Señor, Dios mío, conserva a este pueblo con gran alegría y me gozaré.
R/. He hecho yo mis ofrendas.

V/. Ascendió el sacerdote al monte del Señor y extendiendo sus manos dijo: Oh Dios de Abraham, rey del cielo.
R/. Gozoso he hecho yo mis ofrendas.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Omni cura, fratres caríssimi, ieiuniórum nobis est observánda devótio, et tamquam cum Allóphylis cotidiána congréssio, diébus ac nóctibus pugna cum diábolo: quia quem in ópere decípere non váluit, cogitatiónibus pravis subvértit; et quem tentáre non pótuit vigilántem, falsis illusiónibus sollícitat dormiéntem.

Nemo ergo ieiúnium víolet; nemo contémnat: ut cum Dóminus noster Iesus Christus advénerit, sátiet quos invénerit vigilántes.
R/.
Amen.

Pongamos todo nuestro cuidado, hermanos carísimos, en observar con devoción el ayuno, porque durante el día debemos sostener el ataque cotidiano de los enemigos, y por la noche la lucha con el demonio. A aquel a quien no pudo reducir en la acción le turba con malos pensamientos, y a quien no pudo tentar porque estaba velando, dormido le solicita con falsas ilusiones.

Nadie viole, pues, el ayuno. Nadie lo desprecie, para que Nuestro Señor Jesucristo a su llegada recompense a los que encontrare velando.

Per grátiam pietátis suæ, qui est benedíctus in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por gracia de su piedad, que es bendito por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Audívimus et cognóvimus, Dómine, per abstinéntiam sacri ieiúnii, quanta virtútum præmia colláta sint Pátribus nostris.

Ex hoc, tuæ Maiestáti Móyses adscríptus est fideélis amícus. Ob hoc Elías raptus ígneis cúrribus, obsequéntibus flammis, paradíso deputátus est vivus. Per huius quoque Quadragésimæ perpetuitátem ieiúnii, temptátor, a Christo devíctus est, inimícus. Ex hoc Ioánnes enítuit in desérto præcípuus.

Ob hoc te quæsumus, sanctíssime Deus, ut hoc salutíferum opus præstes nobis iúgiter frequentáre, per quod ad promíssa mereámur præmia futúræ beatitúdinis perveníre.
R/. Amen.

Conocemos, Señor, porque nos lo han referido, las grandes recompensas y virtudes concedidas a nuestros padres, por la abstinencia y el sagrado ayuno.

Por él, Moisés fue considerado un fiel amigo de tu Majestad.
Por él, Elías, arrebatado en el carro de fuego, homenaje que le rendían las llamas, fue llevado vivo al paraíso.
Por esta continuidad del ayuno cuaresmal, el enemigo tentador fue vencido por Cristo.
Por él Juan brilló como principal en el desierto.

Por eso te pedimos, Dios santísimo, que nos facilites poder repetir con frecuencia esta obra saludable, por la que podamos llegar a los premios prometidos de la dicha futura.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.

Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos

Pro delíctis nostris ieiúnio humiliátis corpóribus, tuam te quæsumus, Deus, grátiam nobis concéde placátus: quo tam vivis quam defúnctis remédia possímus impetráre salútis.
R/.
Amen.

Humillados nuestros cuerpos por el ayuno, a causa de nuestros pecados, concédenos, Señor, tu gracia, para que al verte propicio, podamos implorar los remedios de salvación, para vivos y difuntos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Dilatétur, omnípotens Deus, ánima nostra in perpétuam pacem, et caro obsequátur tibi per abstinéntia parsimóniam: ut utráque tibi fidéliter serviéndo caritátis tuæ remunerétur ex dono.
R/.
Amen.

Crezca, Dios omnipotente, en nuestra alma, la paz perpetua, y nuestro cuerpo te sirva por la moderación penitencial, y así, con ese servicio de fidelidad, podamos alcanzar el premio de tu amor.
R/. Amén.

Præsta, per auctórem pacis et caritátis Dóminum nostrum Iesum Christum, cum quo tibi est una et cœquális esséntia in unitáte Spíritus Sancti regnántis, Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concédelo, oh Dios, por el autor de la paz y del amor, nuestro Señor Jesucristo, con el cual eres una sola e igual esencia Dios en la unidad del Espíritu Santo que reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, ver equum et salutáre est, nos tibi grátias ágere, ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum: qui gloriósum de diábolo triúmphum ieiúnus obtínuit, et certándi formam militíbus própriis suo exémplo monstrávit.

Quadragínta ígitur diébus et quadragínta nóctibus, Deus et Dóminus ómnium ieiunávit: ut et verum Deum et hóminem suscepísse monstráret, et quod Adam per escam perdíderat, suo ieiúnio reparáret. Aggréditur ítaque diábolus Vírginis fílium, Dei  quoque nésciens Unigénitum. Et licet veternósa calliditáte iísdem máchinis, quibus Adam primum deiécerat, étiam secúndum sedúcere se créderet: obtínere tamen hoc non váluit, nec fortíssimo bellatóri in ulla pótuit omníno fraude subrípere.

Ille étenim quadragínta diébus ac nóctibus ieiunávit: et péstea esúriit, qui quadragínta dudum annórum tempóribus innúmeras pane cælésti multitúdines saginávit. Hic est qui virtúte própria fretus, cum diábolo, tenebrárum príncipe, dimicávit: et eo prostráto, victóriæ trophæum ad cælos magnífice deportávit.

Unde et mérito tibi omnes ángeli et archángeli proclamáre non cessant ita dicéntes:

Digno y justo es que te demos gracias, Dios omnipotente y eterno, por Jesucristo tu Hijo nuestro Señor. Por el ayuno obtuvo del diablo un triunfo glorioso y con su ejemplo enseñó a sus soldados el arte de combatir.

Él, el Dios y Señor de todos, ayunó durante cuarenta días y cuarenta noches, a fin de mostrar que, verdadero Dios, había tomado la verdadera naturaleza del hombre perdido por la gula. Viene el diablo a atacar al Hijo de la Virgen, pero ignora que tiene que habérselas con el Hijo único de Dios. En su astucia consumada, espera reducir al segundo Adán sirviéndose de los mismos artificios que usó para derribar al primero; pero su plan sale frustrado; ninguna de sus tentaciones llega a engañar a tan terrible adversario. Jesús ayunó cuarenta días y cuarenta noches, después tuvo hambre.

El que, durante cuarenta años había alimentado con pan celestial a una multitud innumerable. Él fué quien por su propio poder combatió al diablo, príncipe de las tinieblas y, habiéndole derribado, llevó con honor hasta los cielos el trofeo de su victoria.

Por esto con razón a ti todos los ángeles y arcángeles no cesan de alabarte diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus, Christus Iesus, Fílius tuus; a quo et abstinéntium vita et contritórum remunerántur obséquia; qui est et reféctio abstinéntium, et panis indefíciens Angelórum.

Nunc ígitur, quia ipse est per quem datur esca esuriéntibus, te, Deus Pater, expóscimus et rogámus, ut per eum nobis concédas, et digne tibi soli per ieiúnium complacére, et digníssime tibi hóstiam in nobis abstinéntiæ immoláre.

Per Christum Dóminum ac Redemptórem ætérnum.

Verdaderamente es santo, verdaderamente bendito, el Señor Jesucristo, tu Hijo, que premia la vida de los que practican la abstinencia y los obsequios de los contritos, que es el alimento de los penitentes, y paz indeficiente de los ángeles.

Ahora, pues, porque él es quien alimenta a los hambrientos, te pedimos a ti, Dios Padre, que nos concedas por él, complacerte solo a ti por el ayuno, para que en nosotros mismos te inmolemos, de manera más digna, la hostia de la moderación.

Por Cristo Señor y Redentor nuestro.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Oblátis tibi, Dómine, libamínibus sacrificiórum, réspice humilitátis nostræ ieiúnium: ut hæc obláta sanctífices, et suméntium ariditátem tuæ benedictiónis ubertáte susténtes.
R/.
Amen.
Habiéndote ofrecido, Señor, la ofrenda de nuestros sacrificios, mira con buenos ojos el ayuno de nuestra humildad, para que santifiques estas oblaciones, y reconfortes la debilidad de los que participen en ellas, con la abundancia de tu bendición.
R/. Amén.
Te præstánte, summe Deus, qui in Trinitáte, unus Deus, gloriáris in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédenoslo, Dios altísimo, único Dios en la Trinidad que eres glorificado por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Satis dulcis est sollémnitas ieiuniórum, qua vivi hómines perducúntur ad cælum. Dona ergo nobis, Christe Deus, semper illa sectári, per quæ a te mereámur facíllime exaudíri, quia, te iubénte, dícimus: Es dulce solemnidad la del ayuno, porque los hombres son conducidos vivos al cielo.
Danos, pues, Cristo Dios, que sigamos siempre aquello que más fácilmente pueda lograr que tú nos oigas, cuando según tus enseñanzas, decimos:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Deus, apud quem est misericórdia copiósa, effíciat vos sibi per ieiúnium vasa mundíssima.
R/. Amen.
Dios, de quien procede una copiosa misericordia, por el ayuno os purifique interiormente.
R/. Amén.
Quique est indeíiciens ex substántia divinitátis natúra, ipse spiritálibus delíciis refíciat refíciat infirmitátem vestram.
R/. Amen.
El que no conoce alteración en su divina naturaleza, con goces espirituales conforte vuestra debilidad.
R/. Amén.
Ut corda vestra eum semper esúriant atque sítiant, ad quem vota vestræ abstinéntiæ clamant.
R/. Amen.
Que vuestros corazones tengan hambre y sed de aquél a quien se dirigen las plegarias de vuestra abstinencia.
R/. Amén.
Eius concedénte misericórdia, qui in Trinitáte unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Os lo conceda la misericordia de aquél, que en Trinidad, un solo Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/. Amen.

Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 265-269) y del Liber Commicus I (pp. 179-182). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

Traducción. Oratio admonitionis e illatio de Dom Prospero Gueranguer, El Año Litúrgico. Ed. Aldecoa, Burgos 1956, vol. II, p. 980 y pp. 961-962 respectivamente; benedictio, facilitada por el P. D. Manuel González López-Corps; completuria está tomada del Oferencio y el resto de Gómez-Chacón y Díaz Alejo, Balbino, Misal Hispano-Mozárabe (obra inédita facilitada a La Ermita en febrero de 2016).

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXII-MMXVI