La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Jueves de la cuarta semana de Cuaresma

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio Sapientialis / Lectura sapiencial Prov 12,5-15
Léctio libri Proverbiórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Proverbios.
R/. Demos gracias a Dios.

Fili: Cogitatiónes iustórum iudícia,
et consília impiórum frauduléntia.
Verba impiórum insidiántur sánguini,
os iustórum liberábit eos.
Subvertúntur ímpii et iam non sunt,
domus autem iustórum permanébit.

Ad doctrínam suam laudábitur vir;
qui autem pervérsus corde est, patébit contémptui.
Mélior est pauper, qui minístrat sibi,
quam gloriósus et índigens pane.
Curat iustus iumentórum suórum ánimas,
víscera autem impiórum crudélia.
Qui operátur terram suam, satiábitur pánibus;
qui autem sectátur vana, vecors est.

Desíderat ímpius láqueum pessimórum,
radix autem iustórum profíciet.
Propter peccáta labiórum irretítur malus,
effúgiet autem iustus de angústia.
De fructu oris sui unusquísque replébitur bonis,
et iuxta ópera mánuum suárum retribuétur ei.
Via stulti recta in óculis eius;
qui autem sapiens est, audit consília.

R/. Amen.

Hijo: Los proyectos de los justos son justicia;
los planes de los injustos, la falsedad.
Las palabras de los criminales son redes sangrientas,
pero los hombres rectos, con sus respuestas, se libran de ellas.
Abatidos, los injustos no existen más,
pero la casa de los justos permanece en pie.

El hombre es estimado según su prudencia,
pero el corazón perverso caerá en el desprecio.
Más vale un hombre común que se basta a sí mismo,
que el presuntuoso que carece de pan.
El justo cuida de las necesidades de su ganado,
las entrañas de los injustos son crueles.
El que cultiva su campo se hartará de pan,
el que se pierde en quimeras es un insensato.

El malvado desea la ganancia del malvado,
la raíz del justo está bien firme.
Por las faltas de sus labios se enreda el criminal,
el justo se libra de la tribulación.
Por el fruto de su boca se sacia el hombre de bien,
a cada uno le será dado según la obra de sus manos.
El insensato juzga recto su propio camino,
pero el que escucha los avisos es sabio.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio Historica / Lectura histórica 1Sam 13,2-15
Léctio libri primi Samuélis.
R/. Deo grátias.
Lectura del primer libro de Samuel.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Elégit sibi Saul tria mília de Ísrael: et erant cum Saul duo mília in Machmas et in monte Bethel, mille autem cum Iónathan in Gábaa Béniamin. Porro céterum pópulum remísit unumquémque in tabernácula sua. Et percússit Iónathan statiónem Philisthinórum, quæ erat in Gábaa. Quod audiérunt Philísthim; Saul autem cécinit bucína in omni terra dicens: «Áudiant Hebræi».

Et univérsus Ísrael audívit huiuscémodi famam: «Percússit Saul statiónem Philisthinórum; et factus est Ísrael odiósus Philísthim». Ergo pópulus congregátus est post Saul in Gálgala.

Et Philísthim congregáti sunt ad prœliándum contra Ísrael: tria mília cúrruum et sex mília équitum et relíquum vulgus plúrimum sicut aréna, quæ est in lítore maris. Et ascendéntes castrametáti sunt in Machmas ad oriéntem Betháven. Quod cum vidíssent viri Ísrael se in arto sitos-afflíctus est enim pópulus- abscondérunt se in spelúncis et in ábditis, in petris quoque et in antris et in cistérnis. Hebræi autem transiérunt Iordánem in terram Gad et Gálaad.

Cumque adhuc esset Saul in Gálgalis, univérsus pópulus pertérritus est, qui sequebátur eum. Et exspectávit septem diébus iuxta plácitum Sámuel, et non venit Sámuel in Gálgala; dilapsúsque est pópulus ab eo. Ait ergo Saul: «Afférte mihi holocáustum et pacífica». Et óbtulit holocáustum.

Cumque complésset ófferens holocáustum, ecce Sámuel veniébat; et egréssus est Saul óbviam ei, ut salutáret eum. Locutúsque est ad eum Sámuel: «Quid fecísti?».

Respóndit Saul: «Quia vidi quod dilaberétur pópulus a me, et tu non véneras iuxta plácitos dies, porro Philísthim congregáti fúerant in Machmas, dixi: Nunc descéndent Philísthim ad me in Gálgala, et fáciem Dómini non placávi. Necessitáte compúlsus óbtuli holocáustum».

Dixítque Sámuel ad Saul: «Stulte egísti. Útinam custodísses mandáta Dómini Dei tui, quæ præcépit tibi. Profécto nunc confírmasset Dóminus regnum tuum super Ísrael in sempitérnum;  sed nequáquam regnum tuum ultra consúrget. Quæsívit sibi Dóminus virum iuxta cor suum; et constítuit eum Dóminus ducem super pópulum suum, eo quod non serváveris, quæ præcépit Dóminus».

Surréxit autem Sámuel et ascéndit de Gálgalis et ábiit per viam suam. Et relíquus pópulus ascéndit post Saul óbviam exercítui bellatórum. Et venérunt de Gálgalis in Gábaa Béniamin. Et recénsuit Saul pópulum, qui invénti fúerant cum eo, quasi sescéntos viros.

R/. Amen.

En aquellos días:

Saúl eligió tres mil hombres de Israel; dos mil estaban con él en Micmás y en la montaña de Betel, y mil con Jonatán en Guibeá de Benjamín; a los demás los mandó cada uno a su casa. Jonatán derrotó la guarnición de los filisteos que estaban en Guibeá. Los filisteos, al saberlo, se dijeron: «Los hebreos se han sublevado».

Mientras tanto Saúl hizo sonar la trompeta en todo el país, y todo Israel supo la noticia: Saúl ha derrotado a la guarnición de los filisteos, e Israel se ha hecho odioso a los filisteos. Y todo el pueblo se reunió con Saúl en Guilgal.

Los filisteos se reunieron para luchar contra Israel con tres mil carros, seis mil jinetes y un ejército tan numeroso como la arena de la ribera del mar. Subieron y acamparon en Micmás, al oriente de Bet Avén. Los israelitas se vieron en las últimas, pues estaban cercados, y el pueblo se escondió en las grutas, en las cavernas, entre las rocas, en subterráneos y en cisternas; algunos pasaron, atravesando el Jordán, al país de Gad y de Galaad.

Saúl estaba todavía en Guilgal, y todo el pueblo que le seguía estaba
lleno de miedo. Él esperó siete días, el tiempo prefijado por Samuel; pero Samuel no llegaba a Guilgal y el pueblo se dispersaba lejos de Saúl. Entonces Saúl dijo: «Traedme el holocausto y los sacrificios de reconciliación». Y ofreció el holocausto.

Cuando terminaba de ofrecer el holocausto, llegó Samuel, y Saúl salió a su encuentro para saludarle. Samuel le dijo: «¿Qué has hecho?».

Saúl respondió: «Al ver que el pueblo se dispersaba lejos de mí y tú no llegabas en el día prefijado y que los filisteos se habían reunido en Micmás, me dije: Ahora bajarán los filisteos contra mí a Guilgal, y yo no he aplacado al Señor. Entonces, violentándome, ofrecí el holocausto».

Samuel le respondió: «¡Has obrado neciamente! Si hubieras observado el mandamiento que el Señor, tu Dios, te había dado, entonces el Señor habría consolidado por siempre tu realeza sobre Israel. Pero ahora tu realeza no durará; el Señor se ha buscado un hombre según su corazón y le ha destinado para rey de su pueblo, porque tú no has observado lo que el Señor te ha mandado».

Samuel se levantó y se fue de Guilgal para seguir su camino. El resto del pueblo le siguió al encuentro del enemigo, y llegaron desde Guilgal a Guibeá de Benjamín. Saúl pasó revista al ejército que le seguía; eran como unos seiscientos hombres.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 120,1-2
Levávi óculos meos ad montes, unde véniet auxílium mihi. Alzo mis ojos a los montes: ¿de dónde me vendrá mi auxilio?
V/. Auxílium meum a Dómino, qui fecit cæleum et terram.
R/. Unde véniet auxílium mihi.
V/. El auxilio me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra.
R/. ¿De dónde me vendrá mi auxilio?

Inicio página

Apostolus / Apóstol 2Pe 2,9-3,2
Epístolæ Petri apóstoli secúnda.
R/. Deo grátias.
Segunda Epístola del apóstol Pedro.
R/. Demos gracias a Dios.

Caríssimi:

Novit Dóminus pios de tentatióne erípere, iníquos vero in diem iudícii puniéndos reserváre, máxime autem eos, qui post carnem in concupiscéntia immundítiæ ámbulant dominationémque contémnunt.

Audáces, supérbi, glórias non métuunt blasphemántes, ubi ángeli fortitúdine et virtúte cum sint maióres, non portant advérsum illas coram Dómino iudícium blasphémiæ. Hi vero, velut irrationabília animália naturáliter génita in captiónem et in corruptiónem, in his, quæ ignórant, blasphemántes, in corruptióne sua et corrumpéntur invíti percipiéntes mercédem iniustítiæ; voluptátem existimántes diéi delícias, coinquinatiónes et máculæ delíciis affluéntes, in voluptátibus suis luxuriántes vobíscum, óculos habéntes plenos adúlteræ et incessábiles delícti, pelliciéntes ánimas instábiles, cor exercitátum avarítiæ habéntes, maledictiónis fílii; derelinquéntes rectam viam erravérunt, secúti viam Bálaam ex Bosor, qui mercédem iniquitátis amávit, correptiónem vero hábuit suæ prævaricatiónis; subiugále mutum in hóminis voce loquens prohíbuit prophétæ insipiéntiam.

Hi sunt fontes sine aqua, et nébulæ túrbine exagitátæ, quibus calígo tenebrárum reservátur. Supérba enim vanitátis loquéntes pellíciunt in concupiscéntiis carnis luxúriis illos, qui páululum effúgiunt eos, qui in erróre conversántur, libertátem illis promitténtes, cum ipsi servi sint corruptiónis; a quo enim quis superátus est, huius servus est.

Si enim refugiéntes coinquinatiónes mundi in cognitióne Dómini nostri et salvatóris Iesu Christi his rursus implicáti superántur, facta sunt eis posterióra deterióra prióribus. Mélius enim erat illis non cognóscere viam iustítiæ, quam post agnitiónem retrórsum convérti ab eo, quod illis tráditum est, sancto mandáto. Cóntigit enim eis illud veri provérbii: «Canis revérsus ad suum vómitum, et sus lota in volutábro luti».

Hanc vobis, caríssimi, iam secúndam scribo epístulam, in quibus éxcito vestram in commonitióne sincéram mentem, ut mémores sitis eórum, quæ prædícta sunt verbórum a sanctis prophétis, et ab apóstolis tráditi vobis præcépti Dómini et salvatóris.

R/. Amen.

Queridísimos:

El Señor sabe librar a los piadosos de la tentación y reservar a los criminales para ser castigados el día del juicio, especialmente los que siguen los deseos impuros de la carne y desprecian la autoridad del Señor.

Atrevidos y arrogantes, no tienen miedo en blasfemar contra los seres gloriosos, cuando los mismos ángeles, aun siendo superiores en fuerza y en poder, no se atreven a pronunciar contra ellos ninguna injuria en presencia del Señor. Estos hombres son como animales irracionales, destinados por ley natural a ser cazados y a morir; hablan mal contra las cosas que no conocen, y morirán como los animales; ése será el pago merecido por su injusticia; encuentran su felicidad en el placer de un día; hombres corrompidos e inmundos, se gozan en sus engaños mientras banquetean con vosotros; tienen sus ojos llenos de adulterio y no se hartan de pecar; seducen a los inestables; tienen el corazón habituado a la avaricia, son gente maldita. Abandonaron el buen camino, se extraviaron y siguieron el ejemplo de Balaán, hijo de Beor, que habiendo buscado el salario de la injusticia, encontró la reprensión de su falta de honradez cuando una muda bestia de carga habló con voz humana y frenó la insensatez del profeta.

Éstos son fuentes sin agua, nubes azotadas por el viento, a quienes les aguardan densas tinieblas. Con sus discursos pomposos y vacíos despiertan los deseos carnales y el desenfreno de aquellos que apenas habían logrado escapar de los que viven en el error. Les prometen la libertad, mientras ellos son esclavos de la corrupción, puesto que somos esclavos de aquel que nos ha dominado.

En efecto, si después de haber escapado de la corrupción del mundo mediante el conocimiento del Señor y Salvador Jesucristo se dejan de nuevo envolver y vencer por ellas, su estado final viene a ser peor que el primero. Mejor les hubiera sido no haber conocido el camino de la justicia que, después de haberlo conocido, apartarse del mandamiento santo que se les había transmitido. Se cumple en ellos la verdad de aquel dicho: «El perro vuelve a comer lo que había vomitado y la cerda lavada vuelve a revolcarse en el cieno».

Queridos hermanos, ésta es la segunda carta que os escribo. En las dos, mi propósito es el mismo: conseguir, con mis consejos, que penséis rectamente. Recordad las palabras que os anunciaron los santos profetas, y el mandamiento del Señor y Salvador transmitido por vuestros apóstoles.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 7,37-44
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.

In novíssimo autem die magno festivitátis stabat Dóminus noster Iesus Christus et clamávit dicens:

«Si quis sitit, véniat ad me et bibat, qui credit in me. Sicut dixit Scriptúra, flúmina de ventre eius fluent aquæ vivæ».

Hoc autem dixit de Spíritu, quem acceptúri erant qui credíderant in eum. Nondum enim erat Spíritus, quia Iesus nondum fúerat glorificátus.

Ex illa ergo turba, cum audíssent hos sermónes, dicébant: «Hic est vere prophéta»; álii dicébant: «Hic est Christus»; quidam autem dicébant: «Numquid a Galilæa Christus venit? Nonne Scriptúra dixit: “Ex sémine David et de Béthlehem castéllo, ubi erat David, venit Christus”?».

Dissénsio ítaque facta est in turba propter eum. Quidam autem ex ipsis volébant apprehéndere eum, sed nemo misit super illum manus.

R/. Amen.

El último día, el más solemne de la fiesta, nuestro Señor Jesucristo en pie y en voz alta dijo:

«El que tenga sed, que venga a mí; el que cree en mí que beba. Lo dice la Escritura: De sus entrañas brotarán ríos de agua viva».

Eso lo dijo refiriéndose al Espíritu que habrían de recibir los que creyeran en él. Pues aún no había Espíritu, porque Jesús no había sido aún glorificado.

Al escuchar estas palabras, algunos de entre la gente decían: «Éste es verdaderamente el profeta». Y otros: «Éste es el mesías». Otros, por el contrario: «¿Es que el mesías puede venir de Galilea? ¿No dice la Escritura que el mesías tiene que venir de la estirpe de David y de Belén, el pueblecito de donde era David?».

Así pues, acerca de él había entre la gente división de opiniones. Y algunos querían prenderlo, pero nadie puso las manos en él.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 68,31-32
Laudábo nomen Dómini cum cántico, et magnificábo eum in laude. Alabaré el nombre de Dios con cánticos, lo ensalzaré con acciones de gracias.
V/. Et placébit Dómino super taurum, super vítulum córnua producéntem et úngulas.
R/. Et magnificábo eum in laude.
V/. Y esto le agradará a Dios más que un toro, más que un novillo con cuernos y pezuñas.
R/. Lo ensalzaré con acciones de gracias.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio 1Crón 29,17b-18a
In simplicitáte cordis mei, Dómine, lætus ófferam sacrifícium tibi. Con rectitud de corazón, Señor, gozoso he hecho yo mis ofrendas.
V/. Dómine, Deus meus, custódi pópulum istum cum ingénti gáudio, et ego lætus.
R/. Ófferam sacrifícium tibi.

V/. Ascéndit sacérdos in montem Dómini, et expándens manus suas, et dixit: Deus Ábraham, rex cæli.
R/. Lætus ófferam sacrifícium tibi.

V/. Señor, Dios mío, conserva a este pueblo con gran alegría y me gozaré.
R/. He hecho yo mis ofrendas.

V/. Ascendió el sacerdote al monte del Señor y extendiendo sus manos dijo: Oh Dios de Abraham, rey del cielo.
R/. Gozoso he hecho yo mis ofrendas.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Deus, qui nos ad animárum nostrárum medélam et castigatiónem córporum sanctificáre tibi ieiúnium docuísti: da nobis, quæsúmus, ut dum restrícta carne ánimæ saginántur, afflícto exterióri hómine, dilatétur intérior.
R/.
Amen.

Dios, que nos enseñaste a santificar el ayuno para gloria tuya, para medicina de nuestras almas y corrección de nuestros cuerpos, concédenos que, cuando las almas se vigorizan dominando a la carne, crezca el hombre interior mientras se mortifica el exterior.
R/. Amén.
Per grátiam pietátis suæ, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por gracia de su piedad que en la Trinidad es un solo Dios que vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Subiugétur in nobis, Dómine, tuæ grátiæ præsídiis reluctátio carnis et sánguinis.

Ut sopíta escárum concupiscéntia, evangélicis firmáti præcéptis, satietátem magis iustítiæ esuríre ac sitíri possímus.
R/. Amen.

Que subyuguemos, Señor, con la ayuda de tu gracia, la resistencia de la carne y de la sangre; para que adormecida la apetencia de los manjares, y fortalecidos con los preceptos evangélicos, sintamos mejor el hambre y la sed de la santidad.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.

Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Imple, Dómine, cordis nostri íntima tuárum delectatiónibus hostiárum, ut esúries tui sancti córporis et tui sacri sánguinis sitis, iam nunc se gáudeat súmere, quod numquam tímeat non habére.

Quo te esuriéntes atque sitiéntes, et vivéntibus et defúnctis fidélibus cóngrua remédia impetrémus.
R/.
Amen.

Llena, Señor, hasta el fondo nuestros corazones, con el deleite que estas ofrendas contienen, para que el hambre de tu santo Cuerpo y la sed de tu sagrada Sangre, nos depare el gozo de tomarlos, sin temor de perderlos.

Así, teniendo hambre y sed de ti, conseguiremos los remedios oportunos para los fieles, lo mismo vivos que difuntos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Ámove a nobis, quæsumus, Dómine, totius máculas simultátis, ut dum puræ dilectiónis delíciis mens páscitur expiáta, tuæ ubertátis repléta dulcédine, nec indigéntiam attenuátio córporis séntiat nec deféctum.
R/.
Amen.

Aparta de nosotros, todo rastro de enemistades, de forma que, mientras el alma purificada y rebosante de tu dulzura, se goza en las delicias abundosas del amor puro, el cuerpo sosegado no sienta necesidad ni deficiencia alguna.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, vere æquum et salutáre est, nos tibi semper hic ubíque grátias ágere, Dómine, sancte Pater, ætérne omnípotens Deus.

Quis multímodis pietátis tuæ solátiis nostræ semper salúti provísor exsístens, ita tibi ieiuniórum nostrórum hóstias offére iussísti, ut redácto in servitútem córpore, liberáti tibi nostri spíritus famulétur inténtio. Quo devíctis illecebrárum carnálium incentívis, pátule ubíque divinitátis conspéctibus præsentémur.

Cui mérito omnes ángeli et archángeli non cessant clamáre cotídie ita dicéntes:

Es digno y justo, verdaderamente equitativo y saludable, que te demos gracias siempre, aquí y en todas partes, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno.

Cuidando siempre de nuestra salvación, con los múltiples consuelos de tu piedad, nos ordenaste que te ofreciéramos las ofrendas de nuestro ayuno, para que, sujeto el cuerpo a servidumbre, te sirva a pleno rendimiento nuestro espíritu liberado; y así, superados los incentivos y las tendencias de la carne, podamos presentarnos abiertamente y en todas partes a tus divinos ojos.

Hasta que nos unamos con todos los ángeles del cielo, que no cesan de aclamarte cada día, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere in altíssimis gloriósus Dóminus noster iesus Christus Fílius tuus, qui est esuriéntibus cibus, sitiéntibus potus.
Ab ipso enim et infirmitáti nostræ deféctus refícitur, et deféssæ ánimæ spiritále robur augétur.

Proínde rogámus te, Deus Pater, ut per illum concédas nostris offénsis véniam, qui mórtuus est propter peccáta nostra, et suscitátus est ex virtúte sua.

Per Christum Dóminum ac Redemptórem ætérnum.

Verdaderamente es santo, verdaderamente glorioso en el cielo, nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, alimento para los que tienen hambre y bebida para los que tienen sed.
Con él se disipa el defecto de nuestra debilidad y crece la fortaleza espiritual del alma cansada.

Te rogamos, pues, Dios Padre, que por él nos concedas el perdón de nuestros pecados, pues murió para librarnos de ellos y resucitó por su propia virtud.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Humilitátis corpóribus atque animábus in abstinéntia, tuæ, Deus, flagitámus bonitátis pietátem imménsam, ut et his sacrifíciis benedictiónem impértias, et ieiunántium votis propitiatióne sólita benedícas.
R/.
Amen.
Humillados en la abstinencia los cuerpos y las almas, imploramos, oh Dios, de la inmensa piedad de tu corazón, que impartas tu bendición sobre este sacrificio, y bendigas también con tu bondad los deseos que te expresamos con nuestro ayuno.
R/. Amén.
Præsta, Pater sancte, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Padre santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Ex tuo, Christe Deus, admonémur præcépto, ut spírituum tentaménta malórum per salúbre devincámus, te opitulánte, ieiúnium.

Sed quia nihil valet fragílitas nostra, si nos non adiuváverit misericórdia tua, rogámus ut, in omne quod ágimus, tua nos misericórdia subsequátur, et in omne quod pétimus, a te audíri promereámur.

Tu precepto nos requiere, Cristo Dios, para que venzamos con tu ayuda, por el saludable ayuno, las tentaciones de los malos espíritus.

Pero, como nada puede nuestra fragilidad si no nos ayuda tu misericordia, te rogamos que todas nuestras acciones vayan siempre respaldadas por tu piedad, y nos escuches en todo lo que te pidamos.

Inicio página

Benedictio / Bendición
Deus, qui est fons indulgéntiæ, suscípiat litatiónem abstinéntiæ vestræ.
R/. Amen.
Dios, fuente de indulgencia, acepte el sacrificio de nuestra mortificación.
R/. Amén.
Qui est omnípotens ex substántia divinitátis, det vobis posse suis parére præcéptis.
R/. Amen.
Él, Señor omnipotente, os conceda siempre obedecer sus mandatos.
R/. Amén.
Ut quod non potéstis carnáli ex infirmitáte perfícere, ipsíus divinitáte adiúti, mereámini implére.
R/. Amen.
Para que lo que no podéis alcanzar a causa de la debilidad de nuestra naturaleza, lo consigáis ayudados por su divinidad.
R/. Amén.
Concedénte cleméntia sua, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Lo conceda su clemencia, que, en la Trinidad, un solo Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/. Amen.

Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 261-265) y del Liber Commicus I (pp. 175-178). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

Traducción: Completuria del Oferencio y el resto de Gómez-Chacón y Díaz Alejo, Balbino, Misal Hispano-Mozárabe (obra inédita facilitada a La Ermita en febrero de 2016).

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXII-MMXVI