La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Sábado de la tercera semana de Cuaresma

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio Sapientialis / Lectura sapiencial Prov 25,2-12
Léctio libri Proverbiórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Proverbios.
R/. Demos gracias a Dios.

Fili: Glória Dei est celáre verbum,
et glória regum investigáre sermónem.
Cælum præ altitúdine et terra præ profunditáte,
et cor regum inscrutábile.
Aufer scórias de argénto,
et egrediétur vas pro argentário.
Aufer ímpium de conspéctu regis,
et firmábitur iustítia thronus eius.

Ne gloriósus appáreas coram rege
et in loco magnórum ne stéteris.
Mélius est enim ut dicátur tibi: «Ascénde huc»,
quam ut humiliéris coram príncipe.
Quæ vidérunt óculi tui,
ne próferas in iúrgio cito,
quóniam quid fácies póstea,
cum dehonestáverit te amícus tuus?
Causam tuam tracta cum amíco tuo
et secrétum stránei ne revéles,
ne forte insúltet tibi, cum audíerit,
et contúmelia tua revocári non póterit.

Mala áurea in ornátibus argénteis,
verbum prolaátum in témpore suo.
Ináuris áurea et margarítum fulgens
sápiens, qui árguit super aurem audiéntem.

R/. Amen.

Hijo: Es gloria de Dios ocultar una cosa
y gloria de los reyes escudriñarla.
La altura de los cielos, la profundidad de la tierra
y el corazón de los reyes son cosas insondables.
Separa la escoria de la plata,
y el platero hará una copa.
Quita al malvado de la presencia del rey,
y su trono se consolidará en la justicia.

No te pavonees delante del rey,
no te pongas en el puesto de los grandes;
porque más vale que se te diga: «Sube acá»,
que ser humillado en presencia del príncipe.
Lo que han visto tus ojos
no te apresures a llevarlo a juicio,
porque ¿qué harás tú si el prójimo atestigua en contra tuya?
Arregla tu pleito con el prójimo,
pero no descubras el secreto de otro
para que no te infame el que te escuche
y tu ignominia no pueda borrarse.

Manzanas de oro sobre una fuente de plata,
tal es la palabra dicha a su debido tiempo.
Anillo de oro y joya de oro puro,
tal es una sabia represión en un oído dócil.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio Historica / Lectura histórica Jue 21,1-25 (2)
Léctio libri Iúdicum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Jueces.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Iuravérunt fílii Ísrael in Maspha et dixérunt: «Nullus nostrum dabit fíliis Béniamin de filiábus suis uxórem».

Venítque pópulus in Bethel, et in conspéctu Dei sedéntes usque ad vésperam levavérunt vocem et magno ululátu cœpérunt flere dicentes: «Quare, Dómine , Deus Ísrael, factum est hoc in pópulo tuo, ut hódie una tribus auferrétur de Ísrael?».

Áltera autem die dilúculo consurgéntes exstruxérunt altáre obtulerúntque ibi holocáusta et pacíficas víctimas
et dixérunt: «Quis non ascéndit in congregatiónem ad Dóminum de univérsis tríbubus Ísrael?».

Grandi enim se iuraménto constríxerant intérfici eos, qui non ascendíssent ad Dóminum in Maspha.

Ductíque pæniténtia fílii Ísrael super fratre suo Béniamin cœpérunt dícere: «Abláta est hódie una tribus de Ísrael. Quid faciémus, ut, qui remansérunt, uxóres accípiant? Omnes enim in commúne iurávimus per Dóminum non datúros nos his fílias nostras».

Idcírco dixérunt: «Quis est de univérsis tríbubus Ísrael, qui non ascéndit ad Dóminum in Maspha?».

Et ecce nemo de Iabes Gálaad in castra vénerat ad congregatiónem, et, cum pópulus recenserétur, nullus ex eis repértus est. Misit ítaque cœtus decem mília viros robustíssimos et præcepérunt eis: «Ite et percútite habitatóres Iabes Gálaad in ore gládii tam uxóres quam párvulos eórum. Et hoc erit, quod observáre debétis: Omne géneris masculíni et mulíeres, quæ cognovérunt viros, interfícite; vírgines autem reserváte».

Inventæque sunt de Iabes Gálaad quadringéntæ vírgines, quæ nesciérunt viri torum, et adduxérunt eas in castra in Silo in terra Chánaan.

Misítque coetus nuntios ad fílios Beniamin, qui erant in petra Remmon, et dedérunt eis pacem. Venerúntque fílii Béniamin in illo témpore, et datæ sunt eis uxóres de filiábus Iabes Gálaad; álias autem non repperérunt, quas símili modo tráderent.

Populúsque valde dóluit de Béniamin, quia fécerat Dóminus confractiónem in tríbubus Ísrael. Dixerúntque senióres cœtus: «Quid faciémus réliquis, qui non accepérunt uxóres? Omnes in Béniamin féminæ concidérunt».

Et dixerunt: «Posséssio eórum, qui effugérunt, erit Béniamin, ne una tribus deleátur ex Ísrael. Fílias autem nostras eis dare non póssumus, constrícti hoc iuraménto: “Maledíctus, qui déderit de filiábus suis uxórem Béniamin”».

Ceperúntque consílium atque dixérunt: «Ecce sollémnitas Dómini est in Silo anniversária, quæ sita est ad septentriónem urbis Bethel et ad orientálem plagam viæ, quæ de Bethel tendit ad Síchimam et ad merídiem óppidi Lebóna».

Præceperúntque fíliis Béniamin atque dixérunt: «Ite et latitáte in víneis; cumque vidéritis filias Silo ad ducéndos choros ex more procédere, exite repénte de víneis et rápite ex eis sínguli uxóres síngulas et pérgite in terram Béniamin».

R/. Amen.

En aquellos días:

Los israelitas habían hecho este juramento en Mispá: «Ninguno de nosotros dará su hija a ninguno de Benjamín por mujer».

El pueblo fue a Betel y estuvo allí hasta la tarde ante Dios, levantando su voz y haciendo gran llanto, y decían: «¿Por qué, oh Señor, Dios de Israel, ha pasado esto, que Israel haya sido privado de una de sus tribus?».

Al día siguiente el pueblo se levantó de madrugada, erigió allí un altar y ofreció holocaustos y sacrificios de reconciliación. Se preguntaron: «¿Quién de entre todas las tribus de Israel no acudió a la asamblea del Señor?».

Porque habían jurado solemnemente que quien no subiese a Mispá ante el Señor sería castigado con la muerte.

Los israelitas se compadecieron de su hermano Benjamín. Y se decían: «Hoy ha sido cortada de Israel una tribu. ¿Qué haremos para dar mujeres a los que quedan? Porque hemos jurado ante el Señor no darles nuestras hijas por mujeres».

Entonces se preguntaron: «¿Hay alguno de entre las tribus de Israel que no haya subido a Mispá ante el Señor?».

Y resultó que ninguno de Yabés de Galaad había venido al campamento, a la asamblea. El pueblo había sido contado y, en efecto, no había ninguno de Yabés de Galaad. Entonces la asamblea envió doce mil hombres de los más valientes con esta orden: «Id y pasad a espada a todos los habitantes de Yabés de Galaad, a las mujeres y a los niños. Matad a todos los varones y a todas las mujeres que no sean vírgenes, pero dejad con vida a las vírgenes».

Así lo hicieron. Entre los habitantes de Galaad encontraron cuatrocientas vírgenes y las llevaron al campamento de Silo, en la tierra de Canaán.

Toda la asamblea envió mensajeros a los de Benjamín, que estaban en la roca de Rimón, para ofrecerles la paz. Los de Benjamín regresaron, y los israelitas les dieron por mujeres las que habían quedado con vida en Yabés de Galaad; pero no había bastantes para todos.

El pueblo se compadeció de Benjamín, porque el Señor había abierto una brecha en las tribus de Israel. Los ancianos de la comunidad se preguntaron: «¿Qué haremos para procurar mujeres a los que faltan, pues las mujeres de Benjamín fueron
exterminadas?».

Y añadieron: «¿Cómo conservar un resto de Benjamín para que no desaparezca una tribu de Israel? Porque nosotros no podemos darles por mujeres a nuestras hijas, ya que los israelitas hicieron este juramento: Maldito quien dé mujer a Benjamín».

Después dijeron: «Está cerca la fiesta del Señor que se celebra todos los años en Silo, ciudad situada al norte de Betel, al oriente del camino que sube de Betel a Siquén y al sur de Leboná».

Y mandaron decir a los de Benjamín: «Id y poneos en emboscada en las viñas. Os quedáis observando y, cuando veáis que las muchachas de Silo salen para bailar en coro, salís vosotros de las viñas y os lleváis cada uno una y os volvéis a vuestra tierra.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 33,23.20 (3)
Exsúrge, Dómine, et inténde iudício meo; Deus meus et Dóminus meus, in causam meam. Levántate, Señor mío y Dios mío, defiende mi derecho y mi causa.
V/. Non insúltent in me qui adversántur mihi iníque, quóniam mihi quidem pacífice loquebántur, et super iram dolóse cogitábant.
R/. In causam meam.
V/. Que no se rían de mí mis crueles enemigos porque no hablan nunca de paz y levantan calumnia a los que quieren la paz.
R/.
Defiende mi causa.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 1Pe 5,5-11
Epístolæ Petri apóstoli prima.
R/. Deo grátias.
Primera Epístola del apóstol Pedro.
R/. Demos gracias a Dios.

Caríssimi:

Simíliter, adulescéntes, súbditi estóte senióribus. Omnes autem ínvicem humilitátem indúite, quia Deus supérbis resístit, humílibus autem dat grátiam.

Humiliámini ígitur sub poténti manu Dei, ut vos exáltet in témpore, omnem sollicitúdinem vestram proiciéntes in eum, quóniam ipsi cura est de vobis. Sóbrii estóte, vigiláte. Adversárius vester Diábolus tamquam leo rúgiens círcuit quærens quem dévoret. Cui resístite fortes fide, sciéntes éadem passiónum ei, quæ in mundo est, vestræ fraternitáti fíeri.

Deus autem omnis grátiæ, qui vocávit vos in ætérnam suam glóriam in Christo Iesu, módicum passos ipse perfíciet, confirmábit, solidábit, fundábit. Ipsi impérium in sæcula sæculórum. Amen.

R/. Amen.

Queridísimos:

De igual manera vosotros, jóvenes, vivid sumisos a los ancianos. Revestíos todos mutuamente de humildad, como servidores unos de los otros; porque Dios se enfrenta a los soberbios, pero da su gracia a los humildes.

Humillaos, pues bajo la poderosa mano de Dios, para que os ensalce a su debido tiempo. Descargad sobre él todas vuestras preocupaciones, pues él cuida de vosotros. ¡Sed sobrios y estad en guardia!. Vuestro enemigo el diablo como león rugiente da vueltas y busca a quién devorar. Resistidlo firmes en la fe, sabiendo que vuestros hermanos, esparcidos por el mundo soportan los mismos sufrimientos.

El Dios de toda gracia que os llamó en Cristo a su eterna gloria, él mismo os perfeccionará después de un breve padecer, os confirmará, os fortalecerá y os consolidará. A él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 6,43.48-58
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.

In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus respóndit et dixit eis: «Ego sum panis vitæ. Patres vestri manducavérunt in desérto manna et mórtui sunt. Hic est panis de cælo descéndens, ut, si quis ex ipso manducáverit, non moriátur. Ego sum panis vivus, qui de cælo descéndi. Si quis manducáverit ex hoc pane, vivet in ætérnum; panis autem, quem ego dabo, caro mea est pro mundi vita».

Litigábant ergo Iudæi ad ínvicem dicéntes: «Quómodo potest hic nobis carnem suam dare ad manducándum?».

Dixit ergo eis Iesus: «Amen, amen dico vobis: Nisi manducavéritis carnem fílii hóminis et bibéritis eius sánguinem, non habébitis vitam in vobismetípsis. Qui mandúcat meam carnem et bibit meum sánguinem, habet vitam ætérnam; et ego resuscitábo eum in novíssimo die. Caro enim mea verus est cibus, et sanguis meus verus est potus. Qui mandúcat meam carnem et bibit meum sánguinem, in me manet, et ego in illo. Sicut misit me vivens Pater, et ego vivo propter Patrem; et, qui mandúcat me, et ipse vivet propter me. Hic est panis, qui de cælo descéndit, non sicut manducavérunt patres et mórtui sunt; qui mandúcat hunc panem, vivet in ætérnum».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo les respondió y les dijo: «Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron el maná en el desierto y murieron. Éste es el pan que baja del cielo; el que come de él no muere. Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente; y el pan que yo daré es mi carne por
la vida del mundo».

Los judíos discutían entre ellos: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?».

Jesús les dijo: «Os aseguro que si no coméis la carne del hijo del hombre y no bebéis su sangre no tendréis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre vive en mí y yo en él. Como el Padre que me ha enviado vive y yo vivo por el Padre, así el que me come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo; no como el que comieron los padres, y murieron. El que come este pan vivirá eternamente».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 112,1-2
Laudáte púeri Dóminum, laudáte nomen Dómini. Siervos del Señor, alabadlo, alabad el nombre del Señor.
V/. Sit nomen Dómini benedíctum, ex hoc nunc et usque in sæculum.
R/. Laudáte nomen Dómini.
V/. Bendito sea el nombre del Señor desde ahora y por siempre.
R/. Alabad el nombre del Señor.

 

Se utiliza el formulario de la misa del día anterior (prenotando 155 del Missale Hispano-Mozarabicum).

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Sal 19,4.6a
Memor sacrifícii nostri esto, Dómine, ut holocáustum nostrum pingue fiat. Acuérdáte de todas nuestras ofrendas, Señor, y nuestros holocaustos acepta con agrado.
V/. Lætábimur in salutári tuo et in nómine Dei nostri levábimus signa.
R/. Ut holocáustum nostrum pingue fiat.
V/. Entonces celebraremos tu victoria y en nombre de Dios tremolaremos las banderas.
R/. Y nuestros holocaustos acepta con agrado.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Unguéntes óleo misericórdiæ caput cordis intérni, fratres cárissimi, et mentis fáciem spiritális aquæ nitóre mundántes, acceptábile Deo sacrifícium, præcépti evangélici mémores, offerámus.

Ut non vultu, sed corde contríto, non homínibus appareámus ieiunántes, sed Dómino, nec hypocritárum more fáciem nostram tristis squalor extérminet; sed contribuláto corde exsultátio pura lætíficet: ut intrínsecus húmiles, et extrínsecus hílares, ieiúnium, quale ipse Dóminus præcépit, impleámus.
R/.
Amen.

Queridos hermanos, recordando la enseñanza del evangelio ofrezcamos a Dios un sacrificio aceptable, después de haber ungido lo más íntimo de nuestro corazón con el bálsamo de la misericordia, y de haber lavado la faz del alma con la nitidez del agua espiritual. Presentémonos con el corazón quebrantado, no con el semblante demudado, ayunemos no para ser vistos por los hombres, sino únicamente por Dios, no alteremos nuestro rostro con apariencias de tristeza al modo de los hipócritas, sino que del corazón afligido brote una pura y auténtica alegría; para que, interiormente humillados y manifestando el gozo profundo del alma, observemos el ayuno tal como el Señor nos lo ha ordenado.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Omnípotens sempitérne Deus, qui nos humilitátis formam exémplis Unigéniti sui docuísti, ut quod ille ieiuniórum continuatióne complévit, nos, per diérum partes et interválla vírium, imitémur: da quæsumus, nostræ fragilitáti firmitátem; da infírmis conátibus efféctum: ut exclúsis delectatiónum carnálium suadéllis, placábile tibi contríti cordis holocáustum in odórem suavitátis valeámus offérre.
R/. Amen.

Dios todopoderoso y eterno, que, en los ejemplos de tu Unigénito, nos has mostrado un modelo de humildad; para que, cuanto realizó él en su ayuno ininterrumpido, nosotros lo imitemos en determinados días según la posibilidad de nuestras fuerzas; te pedimos que robustezcas nuestra fragilidad; da eficacia a nuestros débiles esfuerzos, para que, evitando los atractivos del pecado podamos ofenderte el holocausto de un corazón contrito cuyo suave aroma pueda complacerte.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.

Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Deus, qui sanáre ómnibus modis peccáta pópuli tui cúpiens, observántiam ieiuniórum sanitátem ieiunántium esse dixísti: da ut ieiúnium nostrum sit et salvátio animárum, et humiliátio córporum, veniámque obtíneat ómnium delictórum.

Atque ita exomologésis hæc pópulo tuo prosit, ut pro univérsæ Ecclésiæ membris et pro totíus mundi córpore tibi supplicántes, exaudiámur: ut, dum pro ómnibus preces effúndimus, salútem vivéntium, et réquiem defunctórum impetráre facílius mereámur.
R/.
Amen.

Dios, deseando extirpar eficazmente el pecado de tu pueblo, nos enseñaste que la práctica del ayuno es la salvación de los que se abstienen; concédenos que por nuestro ayuno, alcancemos la salvación del alma, el dominio de nuestro cuerpo y la remisión de todos nuestros pecados.

Que esta práctica penitencial sea de provecho a tu pueblo de tal manera que seamos atendidos cuando te pedimos por los miembros de la Iglesia universal y por la humanidad entera; y así, mientras suplicamos por todos, podamos obtener con más eficacia la salvación de los que viven, y el eterno descanso de los difuntos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Da nobis quæsumus, omnípotens Deus, ieiuniórum magnífica sacraménta, et dignis semper tractáre mystériis, et puris pacificísque præcórdiis celebráre.
R/.
Amen.

Concédenos, Dios todopoderoso, santificar siempre con los sagrados misterios la práctica venerable de nuestros ayunos y celebrarla con el corazón purificado y lleno de paz.
R/. Amén.

Quia ipse est pax nostra et cáritas indisrúpta, qui vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque él es nuestra paz y caridad indivisible, él, que vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias

Dignum et iustum est nos tibi grátias ágere, Dómine, sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum: qui est véritas et vita; pincípium, verbum, sapiéntia, plenitúdo, innocéntia, cáritas et lux; ex assúmpto deiéctus, in próprio gloriósus; exémplum patiéntiæ, cónditor creatúræ; esúriens non fame umbrátili, sed humána necessitáte ieiúnii: ubi certa ad desidérium panis ambitióne tentántem substántia Deitátis invénit, et cum nihil falsum fictúmve perpátuit, fallénti facta est véritas ipsa confússio.

Ipse esuriéntium cibus esúriit; ipse inánes ánimas satiábit in sua æternitáte, perénnis, et pro nostra immortalitáte, mortális.

Quem colláudant omnes ángeli, ita dicéntes:

Es digno y justo que te demos gracias, Señor Padre santo, eterno y omnipotente Dios, por Jesucristo tu Hijo, Señor nuestro: que es camino, verdad y vida; principio, palabra, sabiduría, plenitud, inocencia, caridad y luz; por lo que asumió anonadado, y por lo que le es propio, glorioso; ejemplo de paciencia y creador de las criaturas; hambriento, mas no con un hambre particular, sino con la necesidad humana propia del ayuno: cuando el alimento divino encontró al que le tentaba con una cierta codicia a desear el pan, no sufriendo nada falso y doloso, resultó la verdad misma confusión para el embaucador.

El que es manjar de hambrientos pasó hambre; él, siendo eterno, saciará en la eternidad a las almas desvalidas; y él para nuestra inmortalidad se hace mortal.

A quien alaban todos los ángeles diciendo así:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, qui nobis præcépta salutáris abstinéntiæ dedit; per quem adiúncta oratióne, et incúrsus dæmonum pellerémus, et emundáti a vítiis in sanctitáte et iustítia servirémus.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad, nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que nos ha enseñado la saludable práctica de la abstinencia; por quien, mediante la oración, rechazaremos el asalto del enemigo y, purificados de los pecados, le serviremos en santidad y justicia.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Descéndat, Dómine, de sédibus tuis benedíctio tua, qua et nostri ieiúnii oblátio sanctificétur; et, te hæc libámina benedicénte, a nobis sanctificáta sumántur.
R/.
Amen.

Desde tu trono de gloria descienda, Señor, tu bendición, para que quede santificada la oblación de nuestro ayuno; y recibamos como prenda de santidad este sacrificio que tú bendices.
R/. Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te, Deo nostro, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Exáudi, Dómine, vocem precis nostræ et huius ieiúnii nostri litatiónem propitiátus acceptáre dignáre: quo semper te propítium habeámus, cum te, Patrem piíssimum, invocavérimus, ita dicéntes: Escucha, Señor, la voz de nuestra plegaria y acepta propicio la oblación de nuestro ayuno: de manera que siempre nos seas favorable cuando te invocaremos, Padre piadoso, diciendo:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Omnipoténtis Dómini vos grátia prótegat, famémque vestram spiritáli cibo refíciat et cum sanctis ómnibus coherédes effícere iúbeat.
R/. Amen.
El Señor todopoderoso os proteja con su gracia, sacie vuestra hambre con su alimento espiritual y os haga coherederos con todos sus santos.
R/. Amén.
Sitim quoque vestram iustítiæ flumínibus irríget, atque novum dulcédinis suæ ánimis vestris infúndat sapórem.
R/. Amen.
Calme vuestra sed con los ríos de su justicia e infunda en vuestro espíritu el gusto renovado de su dulzura.
R/. Amén.
Ut tam carne contríti, quam spíritu sanctificáti, ab eo mereámini cælésti dono beatificári.
R/. Amen.
Que con el cuerpo mortificado y el espíritu renovado, merezcáis ser santificados con los dones celestiales.
R/. Amén.
Adiuvánte eius misericórdia, qui regnat in Trinitáte, unus Deus, et pérmanet in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Con la ayuda de la misericordia del único Dios, que reina en la Trinidad, y permanece por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/. Amen.

Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 235-238) y del Liber Commicus I (pp. 154-158).

Traducción: Textos bíblicos de La Santa Biblia, edición San Pablo. La traducción de la illatio está tomada de Colomina Torner, Jaime, La Fe de nuestros padres. Temas de fe y vida cristiana en la misa hispanomozárabe, Instituto de Estudios Visigótico Mozárabe, Toledo 2000, p. 40, y el resto de Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 150-153.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Jue 21,1-21. N. de La Ermita.

3. Sal 34,23.19a.20 (N. de La Ermita).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXII-MMXVI