La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Jueves de la tercera semana de Cuaresma

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio Sapientialis / Lectura sapiencial Prov 22,17-29
Léctio libri Proverbiórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Proverbios.
R/. Demos gracias a Dios.

Fili: Inclína aurem tuam et audi verba sapiéntium,
appóne autem cor ad doctrínam meam,
quia pulchra erunt, cum serváveris ea in ventre tuo,
et redundábunt in lábiis tuis.
Ut sit in Dómino fidúcia tua,
osténdi ea tibi hódie.
Nonne descrípsi ea tibi núdius tértius
in cogitatiónibus et sciéntia,
ut osténderem tibi firmitátem verbórum veritátis,
ut respóndeas illi, qui misit te?

Non facias violéntiam páuperi, quia pauper est,
neque cónteras egénum in porta,
quia iudicábit Dóminus causam eórum,
et ánima spoliábit spoliatóres.

Noli esse amícus hómini iracúndo
neque ámbules cum viro furióso,
ne forte discas sémitas eius
et sumas scándalum ánimæ tuæ.
Noli esse cum his, qui iungunt manus suas
et qui vades se ófferunt pro débitis.
Si enim non habes unde restítuas,
quid causæ est ut tollat lectum tuum subter te?
Ne tránsferas términos antíquos,
quos posuérunt patres tui.
Vidísti virum velócem in ópere suo:
coram régibus stabit nec erit ante ignóbiles.

R/. Amen.

Hijo: Inclina tu oído y escucha mis palabras,
aplica tu corazón a comprenderlas.
Porque te será agradable conservarlas dentro de ti
y tenerlas siempre en tus labios.
Para que tu confianza esté en el Señor,
te hago conocer hoy tu camino.
¿No te he escrito treinta capítulos
en los que hay consejos y ciencia,
para que puedas conocer la verdad de lo que hablas
y sepas responder al que te pregunta?

No robes al pobre porque es pobre,
ni oprimas al débil en el tribunal;
porque el Señor defiende su causa
y quitará la vida a los que los despojan.

No tengas amistad con el hombre violento,
ni vayas con el hombre iracundo,
para que no aprendas sus caminos
y pongas un lazo a tu vida.
No seas de los que adquieren compromisos,
de los que salen fiadores de deudas.
Si no tienes con qué pagar,
te quitarán hasta la cama en que yaces.
No cambies los linderos antiguos
que pusieron tus padres.
¿Ves a un hombre hábil en su profesión?
Al servicio de reyes entrará.
No quedará al servicio de la gente común.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio Historica / Lectura histórica Jue 2,6-23
Léctio libri Iúdicum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Jueces.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Dimísit Iósue pópulum, et abiérunt fílii Ísrael unusquísque in possessiónem suam, ut obtinérent terram. Servierúntque Dómino cunctis diebus Iósue et seniórum, qui longo post eum vixérunt témpore et víderant univérsum opus magnum Dómini, quod fécerat cum Ísrael. Mórtuus est autem Iósue fílius Nun fámulus Dómini centum et decem annórum; et sepeliérunt eum in fínibus possessiónis suæ in Thamnáthsares in monte Éphraim a septentrionáli plaga montis Gaas. Omnísque illa generátio congregáta est ad patres suos, et surrexérunt alii post illam, qui non nóverant Dóminum et opus, quod fécerat cum Ísrael.

Fecerúntque fílii Ísrael malum in conspéctu Dómini et serviérunt Báalim ac dimisérunt Dóminum, Deum patrum suórum, qui edúxerat eos de terra Ægýpti, et secúti sunt deos aliénos, de diis populórum, qui habitábant in circúitu eórum, et adoravérunt eos et ad iracúndiam concitavérunt Dóminum dimitténtes eum et serviéntes Baal et Astharóth. Iratúsque Dóminus contra Ísrael trádidit eos in manus diripiéntium, qui diripuérunt eos, et véndidit eos hóstibus, qui habitábant per gyrum, nec potuérunt resístere adversáriis suis; sed, quocúmque pérgere voluíssent, manus Dómini erat super eos ad malum, sicut locútus est et iurávit eis, et veheménter afflícti sunt.

Suscitavítque Dóminus iúdices, qui liberárent eos de vastántium mánibus; sed nec illos audíre voluérunt fornicántes cum diis aliénis et adorántes eos. Cito deseruérunt viam, per quam ingréssi fúerant patres eórum audiéntes mandáta Dómini, et ómnia fecére contrária.

Cumque Dóminus iúdices suscitáret eis, erat Dóminus cum iúdice et liberábat eos de manu hóstium eórum toto témpore iúdicis, quia flectebátur misericórdia et audiébat gémitus afflictórum. Postquam autem mórtuus esset iudex, revertebántur et multo faciébant peióra quam fécerant patres sui, sequéntes deos aliénos, serviéntes eis et adorántes illos: non dimisérunt ópera sua et viam duríssimam, per quam ambuláre consuéverant.

Iratúsque est furor Dómini in Ísrael et ait: «Quia írritum fecit gens ista pactum meum, quod pepígeram cum pátribus eórum, et vocem meam audíre contémpsit, et ego non expéllam gentes, quas dimísit Iósue et mórtuus est; ut in ipsis expériar Ísrael, utrum custódiant viam Dómini et ámbulent in ea, sicut custodiérunt patres eórum, an non».

Dimísit ergo Dóminus has natiónes et cito expéllere nóluit, nec trádidit in mánibus Iósue.

R/. Amen.

En aquellos días:

Josué despidió al pueblo, y los israelitas se fueron cada uno a tomar posesión de su territorio. El pueblo sirvió al Señor durante toda la vida de Josué y de los ancianos que sobrevivieron a Josué, que habían visto todas las grandes obras que el Señor había hecho en favor de Israel. Josué, hijo de Nun, siervo del Señor, murió a la edad de ciento diez años, y lo enterraron en su propio territorio de Timná Séraj, en la montaña de Efraín, al norte del monte Gaas; murió también toda aquella generación que no conocía al Señor ni lo que había hecho por Israel.

Los israelitas hicieron lo que desagrada al Señor y adoraron a los baales. Abandonaron al Señor, Dios de sus padres, que los había sacado de Egipto, y se fueron tras otros dioses de los pueblos vecinos; los adoraron, provocando por ello la ira del Señor. Abandonaron al Señor para adorar a Baal y Astarté. Entonces se encendió contra Israel la ira del Señor; los entregó en manos de salteadores, que los saquearon, y los vendió a sus enemigos de alrededor, a los que no fueron capaces de oponer resistencia. En todas sus expediciones, la mano del Señor pesaba sobre ellos para hacerles mal, como el mismo Señor se lo había dicho y jurado.

Entonces el Señor hizo surgir jueces que los libraron del poder de sus opresores. Pero ni aun a sus jueces obedecían. Se prostituyeron ante otros dioses y se prosternaron ante ellos. Se apartaron pronto del camino que habían seguido sus padres, dóciles a los mandamientos del Señor; pero ellos no lo hicieron así.

El Señor hizo surgir los jueces. El Señor estaba con el juez y los libraba de la mano de sus enemigos mientras vivía el juez, pues se compadecía de ellos al oírles gemir bajo sus opresores y perseguidores. Pero cuando moría el juez, volvían a caer y obraban peor que sus padres; no abandonaban las prácticas condenables y la terca conducta de sus padres.

La ira del Señor se encendió contra Israel y dijo: «Ya que esta generación ha violado la alianza que yo había establecido con sus padres y no me ha obedecido, desde ahora tampoco yo echaré delante de ellos a ninguna de las naciones que dejó Josué al morir, a fin de probar por su medio a Israel, para ver si sigue o no los caminos del Señor, como los siguieron sus padres».

Por eso el Señor dejó en paz aquellas naciones, no expulsándolas de momento, ni poniéndolas en manos de Josué.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 7,7b-8a.10a
Exsúrge, Dómine, Deus meus, in præcépto quod mandásti; multitúdo populórum circúmdabit te. Levántate, Señor, Dios mío, que la asamblea de los pueblos se reúna en torno a ti, según tu mandato.
V/. Consúme, Dómine, nequítiam peccatóris, et dírige iustum.
R/.
In præcépto quod mandásti; multitúdo populórum circúmdabit te.
V/. Pon fin a la perfidia de los criminales y afianza al justo.
R/.
Que la asamblea de los pueblos se reúna en torno a ti, según tu mandato.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 1Pe 4,7-11
Epístolæ Petri apóstoli prima.
R/. Deo grátias.
Primera Epístola del apóstol Pedro.
R/. Demos gracias a Dios.

Caríssimi:

Ómnium autem finis appropinquávit. Estóte ítaque prudéntes et vigiláte in oratiónibus. Ante ómnia mútuam in vosmetípsos caritátem contínuam habéntes, quia cáritas óperit multitúdinem peccatórum; hospitáles ínvicem sine murmuratióne.

Unusquísque, sicut accépit donatiónem, in altérutrum illam administrántes, sicut boni dispensatóres multifórmis grátiæ Dei. Si quis lóquitur, quasi sermónes Dei; si quis minístrat, tamquam ex virtúte, quam largítur Deus, ut in ómnibus glorificétur Deus per Iesum Christum: cui est glória et impérium in sæcula sæculórum. Amen.

R/. Amen.

Queridísimos:

Se acerca el fin de todas las cosas. Sed sobrios y dedicaos a la oración. Ante todo amaos ardientemente unos a otros, pues el amor alcanza el perdón de todos los pecados. Practicad de todo corazón la hospitalidad unos con otros.

Que cada cual ponga al servicio de los demás los dones que haya recibido como corresponde a buenos administradores de los distintos carismas de Dios; el que tenga el don de la palabra, que use de él como el que comunica palabras de Dios; el que presta un servicio que lo haga como mandatario de Dios de manera que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo al cual se debe la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 6,41-47
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.

In illo témpore:

Murmurábant ergo Iudæi de illo, quia dixísset: «Ego sum panis, qui de cælo descéndi». Et dicébant: «Nonne hic est Iesus fílius Ioseph, cuius nos nóvimus patrem et matrem? Quómodo dicit nunc: “De cælo descéndi”?».

Respóndit Iesus et dixit eis: «Nolíte murmuráre in ínvicem. Nemo potest veníre ad me, nisi Pater, qui misit me, traxérit eum; et ego resuscitábo eum in novíssimo die. Est scriptum in Prophétis: “Et erunt omnes docíbiles Dei “. Omnis, qui audívit a Patre et dídicit, venit ad me. Non quia Patrem vidit quisquam, nisi is qui est a Deo, hic vidit Patrem. Amen, amen dico vobis: Qui credit, habet vitam ætérnam».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Los judíos criticaban a Jesús porque había dicho: «Yo soy el pan que ha bajado del cielo», y decían: «¿No es éste Jesús, el hijo de José? Nosotros conocemos a su padre y a su madre. ¿Cómo dice ahora que ha bajado del cielo?».

Jesús les dijo: «Dejad de criticar. Nadie puede venir a mí si el Padre que me envió no lo trae, y yo lo resucitaré en el último día. Está escrito en los profetas: Todos serán enseñados por Dios. Todo el que escucha al Padre y acepta su enseñanza viene a mí. Esto no quiere decir que alguien haya visto al Padre. Sólo ha visto al Padre el que procede de Dios. Os aseguro que el que cree tiene vida eterna».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 102,1-2
Bénedic ánima mea Dómino, et ómnia interióra mea nómini sancto eius. Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser su santo nombre.
V/. Bénedic ánima mea Dómino, et noli oblivísci omnes retributiónes eius.
R/. Et ómnia interióra mea nómini sancto eius.
V/. Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus muchos beneficios.
R/. Y todo mi ser su santo nombre.

 

Se utiliza el formulario de la misa del día anterior (prenotando 155 del Missale Hispano-Mozarabicum).

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Sal 19,4.6a
Memor sacrifícii nostri esto, Dómine, ut holocáustum nostrum pingue fiat. Acuérdáte de todas nuestras ofrendas, Señor, y nuestros holocaustos acepta con agrado.
V/. Lætábimur in salutári tuo et in nómine Dei nostri levábimus signa.
R/. Ut holocáustum nostrum pingue fiat.
V/. Entonces celebraremos tu victoria y en nombre de Dios tremolaremos las banderas.
R/. Y nuestros holocaustos acepta con agrado.

Inicio página

 

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Si gustátis, dilectíssimi fratres, quam suavis est Dóminus, quamque in omitténdis iniquitátibus sit piíssimus, ad eum ex fide accédite et votum ieiúnii vestri ante altáre suum persolventes expóscite, ut déleat delícta nostra et cónferat grátiam suam: quáliter et abstinéntiæ vestræ votum accúmulet, et desidéria nostræ petitiónis cleménter iúbeat acceptáre.
R/.
Amen.
Queridos hermanos, si habéis gustado la dulzura del Señor y hasta dónde llega su misericordia en el perdón de los pecados, acercaos a él por la fe, y poned ante su altar la ofrenda de vuestro ayuno, para que borre nuestros delitos y nos dé su gracia, acreciente el valor de vuestra abstinencia, y acepte con su clemencia los deseos que manifestamos en nuestras oraciones.
R/. Amén.
Per grátiam pietátis suæ, qui est benedíctus in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la gracia de la misericordia del que es bendito por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Meménto, Dómine, miseratiónum tuárum quas contrítis semper méntibus cleménter impéndis: ut tui nos auxílii grátia prosequénte, tale tibi spiritális continéntiæ ieiúnium persolvámus, in quo non inveniántur nostræ voluntátes a tua voluntáte dissímiles.
R/. Amen.

Acuérdate, Señor, de tu misericordia, de la clemencia con que acoges a los corazones contritos; mientras nosotros con la ayuda de tu gracia, te ofrecemos con el ayuno nuestra austeridad espiritual, poniendo nuestras voluntades en sintonía con la tuya.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.

Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Deus, cuius Nomen magnum est, atque mirábile, tu et nómina offeréntium in libro vitæ ascríbe, et defunctórum ánimas ætérnæ quiétis amenitátibus réfove: quo abstinéntiæ nostræ suscípiens precem, ómnibus in commúne a te concedátur donum indulgéntiæ sempitérnæ.
R/.
Amen.

Dios, cuyo nombre engrandecemos y admiramos, asienta los nombres de los oferentes en el libro de la vida, y alegra las almas de los difuntos con las delicias del descanso eterno, así, aceptando nuestras súplicas y nuestra abstinencia, nos concedas a todos el don del perdón que dura para siempre.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Deus, qui ieiunántium humilitáte placáris, et humiliántium se tibi précibus libénter inflécteris, exáudi quæsumus preces nostras, et diversórum túrbinum quibus quátimur, tempestáte discússa, pacem nobis tuæ serenitátis infúnde: ut, quam peccatórum nostrórum nimietáte perdídimus, tuæ pietátis indulgéntiam consequámur.
R/.
Amen.

Dios, que te complaces en la humildad de los que ayunan, y te inclinas con agrado a las preces de los humildes, escucha, te rogamos, nuestras plegarias, infúndenos la paz de tu excelsa serenidad y disuelve las tempestades que nos sacuden; para que así nos acerquemos de nuevo a tu piedad perdonadora de la que nos apartaron nuestros muchos pecados.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, qui vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias

Dignum et iustum est nos tibi grátias ágere, Dómine sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, qui paras adinventiónes tuas sapiénter et dispónis ómnia suáviter. Qui ascendísti super occásum, Dóminus nomen est tibi.

Tu panis es vivus et verus, qui descendísti de cælo, ut dares escam esuriéntibus, immo, ut ipse esses esca vivéntium: qui es nobis in pane, quo corda firmántur; ut in virtúte panis huius per hos dicátos Nómini tuo dies, sine impediménto carnis et sánguinis ieiunáre valeámus, te ipsum panem habéntes.

Qui páuperes tuos cæléstibus satúras pánibus; qui Móysi et Elíæ per quadragénos dies ieiúnia inchoántibus, quadragénum númerum dedicásti. Deinde, étiam ipse ieiúnans, eúndem númerum nobis diérum ieiúnii sollemnitáte signásti: ut quod ipse in nostri córporis infirmitáte pro nobis iúgiter in quadragínta diébus et nóctibus explésti, nos vel minutátim eúndem númerum diérum adimpléntes, cálculi distribúta observántia vespertínis semper oratiónibus terminémus.

Te nos adiuvánte et salvánte, cui mérito omnes ángeli et archángeli non cessant clamáre cotídie ita dicentes:

Es digno y justo que te demos gracias, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, que preparas con sabiduría tus designios y dispones todo con suavidad. Que te levantas por encima del horizonte y tienes por nombre el Señor.

Tú eres el pan vivo y verdadero que has bajado del cielo para dar de comer a los hambrientos, para ser tú mismo alimento de los que viven y dejar vigorizadas nuestras almas con la fuerza de este pan, de forma, que durante estos días dedicados a tu gloria, podamos ayunar sin impedimento de carne y sangre.

Tú eres el que sacias a tus pobres con el pan celestial; tú el que designaste el número de cuarenta días para los ayunos de Elías y de Moisés.
Y después, ayunando tú mismo, señalaste solemnemente para nosotros el número de días, aunque tú lo mantuvieras constantemente durante cuarenta días con sus noches, y para nosotros lo estableciste parcialmente, con una sola comida al día, señalando para ello el tiempo la oración vespertina.

Porque tú nos ayudas a obtener la salvación, y por eso, todos los ángeles y arcángeles no cesan de aclamarte sin cesar, diciendo a una voz:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere in altíssimis gloriósus, cuius mélior est misericórdia super vitam, qui dives est in misericórdia.

Ille étenim ieiúnis viscéribus spiritális alimóniæ épulum donat, et animábus vítio abstinéntibus, grátiæ cæléstis dona subminístrat.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad en las alturas, aquel cuya misericordia es mejor que la vida, el rico en misericordia.

Él da a los que ayunan un manjar espiritual, y a los que se apartan del vicio les da los dones de la patria celestial.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación (2)

Sanctífica, Dómine, quod per manus nostras tibi cum abstinéntiæ contritióne litámus: ut benedictiónis tuæ foveámur ex donis, qui Maiestáti tuæ cum ieiúnii contritióne, offérimus hoc sacrifícium laudis.
R/.
Amen.

Santifica, Señor, todo lo que nuestras manos te ofrecen, junto con la abstinencia penitencial, de modo que bendigas estos dones que, con el ayuno penitencial, ofrecemos como sacrificio de alabanza a tu majestad.
R/. Amén.
Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Padre sin principio, por medio de tu Unigénito, nuestro Señor Jesucristo, por quien creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Deus, qui nos spe repromíssæ beatitúdinis foves, et panem illum cælórum e sédibus porréctum, nostræ abstinéntiæ ariditáti impártis atque concédis; tu pius nobis et in præsénti ieiúnii ærúmna consolatiónem attríbue, et orántibus atque clamántibus ad te, verba doctrínæ tuæ, pátulæ pietátis accómoda aurem: Dios, que nos alientas con la esperanza de la felicidad prometida, y deparas el pan del cielo a la aridez de nuestra penitencia; danos el consuelo en la presente necesidad del ayuno, y concede la benévola acogida de tu piedad a los que claman a ti con las palabras que les enseñaste:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Iesus Salvátor ac Dóminus noster emúndet vos, per abstinéntiæ puritátem ab omni delícti contagióne.
R/. Amen.
Jesús, salvador y Señor nuestro, os limpie por la purificación de la abstinencia de todo contagio de pecado.
R/. Amén.
Quique est vestrárum redémptio animárum, sit remunerátio vestrórum ieiuniórum.
R/. Amen.
El que redimió vuestras almas sea el premio de vuestros ayunos.
R/. Amén.
Ut ab eo donétur vobis ætérna glória, a quo sanctificári vultis per abstinéntiam.
R/. Amen.
Para que os dé la eterna gloria aquel de quien esperáis la santificación a través de vuestra penitencia.
R/. Amén.
Adiuvánte Dómino nostro Iesu Christo, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Con la ayuda de nuestro Señor Jesucristo, que, en la Trinidad, un solo Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/. Amen.

Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 230-234) y del Liber Commicus I (pp. 147-150).

Traducción: Textos bíblicos de La Santa Biblia, edición San Pablo, completuria del Oferencio y el resto de oraciones de Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 146-149.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Traducción incompleta en el original.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXII