La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Viernes de la segunda semana de Cuaresma

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio Sapientialis / Lectura sapiencial Prov 18,15-21
Léctio libri Proverbiórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Proverbios.
R/. Demos gracias a Dios.

Fili: Cor prudens possidébit sciéntiam,
et auris sapiéntium quærit doctrínam.
Donum hóminis dílatat viam eius
et ante príncipes dedúcit eum.

Qui prior in contentióne lóquitur, putátur iustus;
venit amícus eius et árguet eum.
Lites cómprimit sors
et inter poténtes quoque diiúdicat.
Frater, qui offénditur, dúrior est civitáte firma,
et lites quasi vectes úrbium.
De fructu oris viri replébitur venter eius,
et genímina labiórum ipsíus saturábunt eum.
Mors et vita in manu linguæ;
qui díligunt eam, comédent fructus eius.

R/. Amen.

Hijo: El corazón inteligente adquiere la sabiduría,
el oído de los sabios busca la ciencia.
Las dádivas abren todas las puertas al hombre
y le dan acceso a la presencia de los grandes.

El primero parece tener razón en el pleito,
pero luego viene la otra parte y se la examina.
La suerte pone fin a los litigios
y decide entre los poderosos.
Un hermano ayudado por su hermano es una ciudad fuerte,
y las querellas son como cerrojos de fortaleza.
Del fruto de su boca llena el hombre su vientre,
del producto de sus labios se sacia.
La muerte y la vida están en poder de la lengua,
los que la usan comerán de su fruto.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio Historica / Lectura histórica Éx 13,3-22
Léctio libri Éxodi.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Éxodo.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Ait Móyses ad pópulum: «Mementóte diéi huius, in qua egréssi estis de Ægýpto et de domo servitútis; quóniam in manu forti edúxit vos Dóminus de loco isto, ut non comedátis fermentátum panem. Hódie egredímini mense Abib (id est novárum Frugum).

Cumque introdúxerit te Dóminus in terram Chananæi et Hetthæi et Amorræi et Hevæi et Iebusæi, quam iurávit pátribus tuis, ut daret tibi, terram fluéntem lacte et melle; celebrábis hunc morem sacrórum mense isto.

Septem diébus vescéris ázymis, et in die séptimo erit sollémnitas Dómini. Ázyma comedétis septem diébus: non apparébit apud te áliquid fermentátum nec in cunctis fínibus tuis. Narrabísque fílio tuo in die illo dicens: "Propter hoc, quod fecit mihi Dóminus, quando egréssus sum de Ægýpto". Et erit quasi signum in manu tua et quasi monuméntum inter óculos tuos, ut lex Dómini semper sit in ore tuo; in manu enim forti edúxit te Dóminus de Ægýpto. Custódies huiuscémodi cultum statúto témpore a diébus in dies.

Cumque introdúxerit te Dóminus in terram Chananæi, sicut iurávit tibi et pátribus tuis, et déderit tibi eam, separábis omne, quod áperit vulvam Domino et quod primitívum est in pecóribus tuis; quidquid habúeris masculíni sexus, consecrábis Dómino.

Primogénitum ásini mutábis ove; quod, si non redímeris, interfícies. Omne autem primogénitum hóminis de fíliis tuis prétio redímes. Cumque interrogáverit te fílius tuus cras dicens: "Quid est hoc?", respondébis ei: "In manu forti edúxit nos Dóminus de Ægýpto, de domo servitútis. Nam, cum indurátus esset phárao et nollet nos dimíttere, occídit Dóminus omne primogénitum in terra Ægýpti, a primogénito hóminis usque ad primogénitum iuménti; idcírco ímmolo Dómino omne, quod áperit vulvam masculíni sexus, et ómnia primogénita filiórum meórum redímo".

Erit ígitur quasi signum in manu tua et quasi appénsum quid ob recordatiónem inter óculos tuos, eo quod in manu forti edúxit nos Dóminus de Ægýpto».

Ígitur cum emisísset phárao pópulum, non eos duxit Deus per viam terræ Philísthim, quæ vicína est, réputans ne forte pænitéret pópulum, si vidísset advérsum se bella consúrgere, et reverterétur in Ægýptum, sed circumdúxit per viam desérti, quæ est iuxta mare Rubrum.

Et armáti ascendérunt fílii Ísrael de terra Ægýpti. Tulit quoque Móyses ossa Ioseph secum, eo quod adiurásset fílios Ísrael dicens: «Visitábit vos Deus; efférte ossa mea hinc vobíscum».

Profectíque de Succoth castrametáti sunt in Etham, in extrémis fínibus solitúdinis. Dóminus autem præcedébat eos ad ostendéndam viam per diem in colúmna nubis et per noctem in colúmna ignis, ut dux esset itíneris utróque témpore. Nunquam défuit colúmna nubis per diem, nec colúmna ignis per noctem, coram pópulo.

R/. Amen.

Por aquellos días:

Moisés dijo al pueblo: «Recordad siempre este día, en el cual salisteis de Egipto, de la casa de la esclavitud, porque el Señor os ha sacado con mano fuerte. Por ello no habréis de comer nada fermentado. Hoy salís de Egipto, en el mes de Abib.

Cuando el Señor te haya introducido en la tierra del cananeo, del hitita, del amorreo, del heveo y del jebuseo, la que juró dar a tus padres, tierra que mana leche y miel, observarás este rito en este mismo mes.

Durante siete días comerás panes sin levadura; el séptimo será día de fiesta en honor del Señor. Durante los siete días comerás panes sin levadura; no se verá nada fermentado ni levadura en todo tu territorio. Ese día dirás a tus hijos: "Esto es en memoria de lo que por mí hizo el Señor cuando salí de Egipto". Este rito será para ti como una señal en tu mano, como recuerdo ante tus ojos, para que tengas en tu boca la ley del Señor, porque el Señor te sacó de Egipto con mano fuerte. Observarás este mandato en el tiempo establecido, de año en año.

Cuando el Señor te haya llevado a la tierra del cananeo, como te ha jurado a ti y a tus padres, y te la haya dado, reservarás para el Señor todo primogénito; los machos del primer parto de tus animales serán del Señor.

Pero rescatarás todo primogénito del hombre entre tus hijos. Y cuando tu hijo te pregunte mañana: "¿Qué es esto?", tú le dirás: "El Señor nos sacó con mano fuerte de Egipto, de la casa de la esclavitud. Como el Faraón se obstinó en no dejarnos salir, el Señor mató a todos los primogénitos de Egipto, desde el primogénito del hombre hasta el del animal. Por eso yo sacrifico al Señor todo primogénito de mis hijos".

Este rito será para ti como una señal en la mano, como recuerdo ante tus ojos; porque el Señor te sacó de Egipto con mano fuerte».

Cuando el Faraón dejó marchar al pueblo, Dios no los llevó por el camino de la región de los filisteos, aunque era más corto, pues se dijo: «No sea que se arrepienta al verse atacado y vuelva a Egipto». Dios hizo dar un rodeo al pueblo, llevándolo por el camino del desierto hacia el mar Rojo.

Moisés llevó consigo los huesos de José, porque éste había hecho jurar a los israelitas: «Dios os visitará; entonces vosotros llevaréis de aquí mis huesos».

Partieron de Sucot, y acamparon en Etán, en el margen del desierto. El Señor iba delante, de día en columna de nube para marcarles el camino, y en columna de fuego de noche para alumbrarles; así podían caminar tanto de día como de noche. La columna de nube no se apartó del pueblo de día, ni de noche la de fuego.

R/. Amén.

Inicio página

Threni / Trenos Job 15,14-16; 10,9; 14,15-17 (2)
Quid est homo, ut immaculátus sit, ut iustus appáreat? ¿Cómo puede ser puro un hombre?
V/. Ecce inter sanctos nemo immaculátus; et cæli non sunt mundi in conspéctu eius.

V/. Quanto magis homo, qui bibit quasi aquas iniquitátem.

V/. Meménto quod sicut lutum féceris me, et púlverem dedúces me.

V/. Óperi mánuum tuárum pórrige déxteram; tu quidem gressus meos dinumerásti, et parcis peccátis meis.

V/. Signásti quasi in sæculo delícta mea, sed curásti iniquitátem meam.

V/. Si ni en sus santos tiene Dios confianza, si ni los cielos son puros a sus ojos.

V/. Cuánto menos un ser como el hombre, que bebe como agua la iniquidad.

V/. Recuerda que me amasaste como arcilla, y que al polvo me has de devolver.

V/. Vuelve a ver la obra de tus manos. En lugar de vigilar mis pasos, no te cuides más de mis pecados.

V/. En un saco sellado estaría mi delito, y blanquearías mi falta.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Sant 5,7-15
Epístolæ Iacóbi apóstoli ad duódecim tribus.
R/. Deo grátias.
Epístola del apóstol Santiago a las doce tribus.
R/. Demos gracias a Dios.

Patiéntes ígitur estóte, fratres, usque ad advéntum Dómini. Ecce agrícola exspéctat pretiósum fructum terræ, patiénter ferens, donec accípiat imbrem temporáneum et serótinum. Patiéntes estóte, et vos, confirmáte corda vestra, quóniam advéntus Dómini appropinquávit.

Nolíte ingemíscere, fratres, in altérutrum, ut non iudicémini; ecce iudex ante iánuam assístit. Exémplum accípite, fratres, labóris et patiéntiæ prophétas, qui locúti sunt in nómine Dómini.

Ecce beatificámus eos, qui sustinuérunt; sufferéntiam Iob audístis et finem Dómini vidístis, quóniam miséricors est Dóminus et miserátor.

Ante ómnia autem, fratres mei, nolíte iuráre neque per cælum neque per terram, neque aliud quodcúmque iuraméntum; sit autem vestrum «est» «est», et «non» «non», uti non sub iudício decidátis.

Tristátur áliquis vestrum? Oret. Æquo ánimo est? Psallat. Infirmátur quis in vobis? Ádvocet presbýteros ecclésiæ, et orent super eum, unguéntes eum óleo in nómine Dómini. Et orátio fídei salvábit infírmum, et allevábit eum Dóminus; et si peccáta operátus fúerit, dimitténtur ei.

R/. Amen.

Tened paciencia, hermanos, hasta la venida del Señor. Ved cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando pacientemente hasta que caigan las lluvias tempranas y las tardías. Aguardad también vosotros pacientemente; fortaleced vuestros ánimos, porque la venida del Señor está próxima.

Hermanos, no os quejéis unos de otros, para que no seáis condenados. Mirad que el juez está a las puertas. Hermanos, tomad como modelos de constancia y de paciencia a los profetas, que hablaron en nombre del Señor.

Mirad cómo tenemos por dichosos a los que fueron pacientes. Habéis oído la paciencia de Job y habéis visto el designio del Señor, porque el Señor es compasivo y misericordioso.

Hermanos míos, ante todo no juréis ni por el cielo ni por la tierra, ni con cualquier otro juramento, sino que vuestro «sí» sea «sí» y vuestro «no», «no», para no incurrir en condenación.

¿Está afligido alguno de vosotros? Que rece. ¿Está alegre? Que cante. ¿Está enfermo? Que llame a los presbíteros de la Iglesia para que recen por él y lo unjan con aceite en nombre del Señor. La oración hecha con fe salvará al enfermo, y el Señor lo restablecerá y le serán perdonados los pecados que haya cometido.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 6,3-14
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.

In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus súbiit autem in montem Iesus et ibi sedébat cum discípulis suis. Erat autem próximum Pascha, dies festus Iudæórum. Cum sublevásset ergo óculos Iesus et vidísset quia multitúdo magna venit ad eum, dicit ad Philíppum: «Unde emémus panes, ut mandúcent hi?».

Hoc autem dicébat tentans eum; ipse enim sciébat quid esset factúrus. Respóndit ei Philíppus: «Ducentórum denariórum panes non suffíciunt eis, ut unusquísque módicum quid accípiat».

Dicit ei unus ex discípulis eius, Andréas frater Simónis Petri: «Est puer hic, qui habet quinque panes hordeáceos et duos pisces; sed hæc quid sunt propter tantos?».

Dixit Iesus: «Fácite hómines discúmbere».

Erat autem fenum multum in loco. Discubuérunt ergo viri número quasi quinque mília. Accépit ergo panes Iesus et, cum grátias egísset, distríbuit discumbéntibus; simíliter et ex píscibus, quantum volébant. Ut autem impléti sunt, dicit discípulis suis: «Collígite, quæ superavérunt, fragménta, ne quid péreat».

Collegérunt ergo et implevérunt duódecim cóphinos fragmentórum ex quinque pánibus hordeáceis, quæ superfuérunt his, qui manducavérunt.

Illi ergo hómines, cum vidíssent quod fécerat signum, dicébant: «Hic est vere prophéta, qui venit in mundum».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo subió al monte y allí se sentó con sus discípulos. Estaba cerca la pascua, la fiesta de los judíos. Jesús alzó los ojos y, al ver tanta gente, dijo a Felipe: «¿Dónde compraremos panes para que coman todos ellos?».

Decía esto para probarlo, pues él sabía lo que iba a hacer. Felipe le contestó: «El sueldo de un año no bastaría para que cada uno de ellos comiera un poco».

Entonces, uno de los discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, dijo: «Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces. Pero, ¿qué es esto para tantos?».

Jesús dijo: «Decidles que se sienten».

Había mucha hierba en aquel sitio. Eran unos cinco mil hombres. Jesús tomó los panes, dio gracias y los distribuyó entre todos; y lo mismo hizo con los peces. Les dio todo lo que quisieron. Cuando se saciaron, dijo a sus discípulos: «Recoged los trozos sobrantes para que no se pierda nada».

Los recogieron, y llenaron doce canastos de las sobras de los cinco panes de cebada.

La gente, al ver el milagro que había hecho Jesús, decía: «Éste es el profeta que tenía que venir al mundo».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 108,30-31
Confitébor Dómino nimis in ore meo, et in médio multórum laudábo eum. Yo con mi boca daré gracias al Señor, lo alabaré ante las multitudes.
V/. Quia ástitit a dextris páuperis ut salvam fáceret a persequéntibus ánimam meam.
R/. In médio multórum laudábo eum.
V/. Porque él se pone a la derecha del pobre para salvarlo de los jueces.
R/. Lo alabaré ante las multitudes.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Sal 18,13b-14b (3)
Ab abscónsis meis munda me, Dómine, et ab extráneis parce mihi servo tuo, Deus meus. Perdóname, Señor, mis pecados ocultos, y guarda, Dios mío, a tu siervo de los extraños.
V/. Si mihi non fúerit delícta plúrima, tunc salvábor et mundábor a delíctis plúrimis.
R/. Parce mihi servo tuo, Deus meus.
V/. Sana y límpia mis muchos pecados, pues no puedo con ellos.
R/. Guarda, Dios mío, a tu siervo de los extraños.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Deum Regem omnipoténtem, cathólicæ legis et religiónis auctórem, cónsona fratres caríssimi, oratióne poscámus: ut preces nostras religiosáque ieiúnia que corde contríto famulántes offérimu, illo quo primum vóluit quove primum dócuit amóre suscípiat.

Nos quoque fámulos suos ab omni génere peccatórum absolútos, et líberos paradíso reddat et cælo.
R/.
Amen.

Queridos hermanos, con oración unánime pidamos a Dios, Rey todopoderoso inspirador de la fe y de la religión católica, que reciba las plegarias y los ayunos venerables que ofrecemos devotamente con actitud humilde y corazón contrito, con el amor que, ante todo y sobre todo, recomienda y enseña.

Que, a nosotros, sus siervos, perdonados todos los pecados, nos conceda poder entrar sin dificultad en el paraíso del cielo.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Deus, cui militáre consuévit abstinéntia corporális, ut expugnétur nequítia spiritális, supereminéntem nostris córdibus infúnde dulcédinem, qua beatæ vitæ desíderent mansiónem.

Nulla ieiunántibus iracúndiæ repentínæ amaritúdo subrípiat, nulláque cogitatiónum noxiárum sentína remáneat.

Memor esto sacrifícii quod offérimus, et concéde propítius misericórdiam quam rogámus.
R/. Amen.

Dios, por ti nos ejercitamos con la abstinencia corporal para vencer la malicia del espíritu; infunde en nuestros corazones aquella dulzura sin par que hace desear la vida bienaventurada.

Que no sorprenda a quienes ayunan la amargura de la ira repentina, ni les quede en el fondo del alma nada de los pensamientos malos.

Acuérdate de este sacrificio que te ofrecemos y concede generoso la misericordia que te pedimos.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Offeréntium, Dómine, súscipe votum: nostrúmque ieiúnium coram te fácito esse accéptum. Quo nostra delens peccáta, propítius ita defúnctis fidélibus refrigérium véniam præstes, ut beatórum consórtio eos sine fine lætífices.
R/.
Amen.

Señor, recibe los votos de los oferentes y haz que nuestro ayuno sea grato en tu presencia. Para que, borrando nuestros pecados, a los fieles difuntos les concedas propicio el perdón de modo que los hagas siempre felices en la compañía de los bienaventurados.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Famíliæ tuæ quæsumus, omnípotens Deus, absólve peccáta mentésque purífica: ut venerábiles ieiúnii dies cóngrua devotióne repeténtes, pacem et misericórdiam, quam fidéliter póscimus, impetráre felíciter mereámur.
R/.
Amen.
Oh Dios omnipotente, te rogamos que absuelvas de sus pecados a tu familia y purifiques sus almas; a fin de que, reemprendiendo los días venerables del ayuno con el debido fervor, pueda alcanzar felizmente la paz y la misericordia que pedimos con fe.
R/. Amén.
Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivens tecum et regnans cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, equum vere et salutáre est, nos tibi grátias ágere omnípotens Pater, et Iesu Christo Fílio tuo Dómino nostro, in quo ieiunántium fides álitur, spes provéhitur, cáritas roborátur.

Ipse est enim panis vivus et verus, qui est et substántia æternitátis et esca virtútis. Verbum enim tuum est, per quod facta sunt ómnia: qui non solum humanárum méntium, sed ipsórum quoque panis est angelórum.

Huius panis aliménto Móyses fámulus tuus, quadragínta diébus ac nóctibus, legem suscípiens, ieiunávit, et a carnálibus cibis, ut tuæ suavitátis capácior esset, abstínuit: de verbo tuo vivens et valens, cuius et dulcédinem bibébat in spíritu, et lucem accipiébat in vultu. Inde nec famem sensit, et terrenárum est oblítus est escárum: quia illum glóriæ tuæ glorificábat aspéctus, et influénte Spíritu Sancto, sermo pascébat intérius.

Hunc étiam panem ministráre non désinis, et, ut eum indeficiénter esuriámus, hortáris. Cuius carne, dum páscimur, roborámur; et sánguinem, dum potámus, elúimur.

Cui mérito omnes Ángeli et Archángeli non cessant clamáre cotídie ita dicéntes:

Es digno y justo, es equitativo y saludable que te demos gracias, Padre omnipotente, y a Jesucristo tu Hijo nuestro Señor, en quien se alimenta la fe de los que ayunan, la esperanza es llevada a buen puerto y la caridad es fortalecida.

Pues es pan vivo y verdadero aquél, que es alimento eterno y manjar vigoroso. Ya que es tu palabra por la que todo fue hecho, no siendo solo pan de las almas humanas sino de los mismo ángeles.

Tu siervo Moisés con el sustento de este pan ayunó cuarenta días y noches, al recibir la ley, y se abstuvo de alimentos carnales para mejor percibir tu suavidad: subsistiendo y fortaleciéndose con tu palabra, cuya dulzura bebía en espíritu, cuya luz recibía en el rostro. De ahí que no sintiera hambre y se olvidara de los manjares terrenos, porque la visión de tu gloria le glorificaba y tu palabra le nutría interiormente bajo el influjo del Espíritu Santo.

Ese mismo pan no cesas de ofrecerlo y nos exhortas para que sin falta lo comamos, tú, con cuya carne, al ser apacentados, nos fortalecemos y con cuya sangre, al beberla, nos purificamos.

A quien justamente todos los Ángeles y Arcángeles no cesan de aclamar cada día diciendo así:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus: qui dono pietátis indúltæ, refóvet misériam carnis nostræ, quam áffligit desudátio abstinéntiæ interdíctæ.

Ipse est enim, a quo et nunc in labóre refícimur, et post mercédem repromíssæ beatitúdinis exspectámus.

Ipse Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que por el don de su misericordia renueva la debilidad de nuestra carne, afligida por el esfuerzo de la abstinencia asumida.

Él es quien ahora nos sustenta durante la prueba, mientras esperamos el don de la bienaventuranza prometida.

Él mismo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Omnípotens Deus Pater, qui Fílium tuum pro nobis ómnibus tradidísti, non parcens illi, ut per illum párceres nobis: ignósce nostris peccátis, et ieiúnium quod offérimus fiat tibi víctima salutáris.

Virtus quoque tua de cælis descéndens, quæsumus, ut et nos, ob perceptiónem horum Sacramentórum, puríficet; et hæc ipsa libámina, quæ tibi offérimus, sanctificatiónis dono perlústret.
R/.
Amen.

Oh Dios Padre omnipotente, que has entregado a tu Hijo por todos nosotros, no perdonándole a él para por él perdonarnos a nosotros: absuélvenos de nuestros pecados, y que el ayuno ofrecido se convierta para ti en víctima saludable.

Rogamos también que tu espíritu descendiendo del cielo nos purifique por la recepción de estos sacramentos y que unja con la gracia de la santificación este sacrificio que te ofrecemos.
R/. Amén.

Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Miserére nostri, fili David, ne decidámus in via, nec labóris subruámur ærúmna, ne sine fructu perveniámus ad Pátriam: ut parsimóniæ nostræ propitiátus ex víctimis, exáudias vocem nostræ confessiónis, cum ad te proclamavérimus e terris. Ten piedad de nosotros, hijo de David, para que no desfallezcamos durante el camino, ni sucumbamos bajo el peso de la prueba, ni lleguemos con las manos vacías a la patria. Aplacado por el sacrificio de nuestra abstinencia, escucha la voz de nuestra confesión, mientras te decimos con toda nuestra fuerza desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Iesus Fílius Dei, qui est panis vivus, inédiam vestram donis spiritálibus répleat.
R/. Amen.
Jesús, Hijo de Dios, que es el pan vivo, socorra vuestra pobreza con gracias espirituales.
R/. Amén.
Mentem consílio salutári præmúniat, carnem vítiis éluat, vota accéptet. ieiuniúmque benedicéndo sanctíficet.
R/. Amen.
Corrobore vuestro espíritu con indicaciones saludables, limpie de todo vicio vuestro cuerpo, acepte vuestras plegarias, y, bendiciéndolo, santifique vuestro ayuno.
R/. Amén.
Ut eius dono omni actu mereámini esse felíces, cui abstinéntiæ defértis humíllimas preces.
R/. Amen.
Que podáis ser felices en todo por la gracia de aquél a quien ofrecéis la humilde oblación de la abstinencia.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/. Amen.

Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la gracia de tu amor, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 213-218) y del Liber Commicus I (pp. 121-125). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

La traducción de las oraciones post nomina, ad pacem, illatio y post pridie están tomadas de Colomina Torner, Jaime, La Fe de nuestros padres. Temas de fe y vida cristiana en la misa hispanomozárabe, Instituto de Estudios Visigótico Mozárabe, Toledo 2000, pp. 146, 20, 132 y 91 respectivamente, completuria está del Oferencio y resto de oraciones de: Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 132-136.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Cf. Job 15,14-16; 10,9; 14,15-17. N. de La Ermita.

3. Cf. Sal 18,13b-14b. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXII