La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Miércoles de la segunda semana de Cuaresma

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio Sapientialis / Lectura sapiencial Prov 27,23-28,5
Léctio libri Proverbiórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Proverbios.
R/. Demos gracias a Dios.

Fili: Diligénter agnósce vultum pécoris tui;
appóne cor tuum ad greges,
non enim habébis iúgiter divítias.
Num coróna tribuétur in generatiónem et generatiónem?
Nudáta sunt prata, et apparuérunt herbæ viréntes,
et collécta sunt fena de móntibus;
agni ad vestiméntum tuum,
et hædi ad agri prétium;
suffíciat tibi lac caprárum in cibum tuum
et in cibum domus tuæ et ad victum ancíllis tuis.

Fugit ímpius, némine persequénte;
iustus autem quasi leo confídens.
Propter peccáta terræ multi príncipes eius;
et propter hóminem intellegéntem et sapiéntem
rectus ordo lóngior erit.

Vir pauper et calúmnians páuperes
símilis est imbri veheménti, in quo parátur fames.
Qui derelínquunt legem, laudant ímpium;
qui custódiunt, succendúntur contra eum.
Viri mali non intéllegunt iudícium;
qui autem requírunt Dóminum, animadvértunt ómnia.

R/. Amen.

Hijo: Cuida bien de tu grey,
preocúpate de tus rebaños,
porque la riqueza no es eterna
y un tesoro no se transmite de generación en generación.
Cuando se ha segado el heno,
ha aparecido el rebrote
y se han recogido las hierbas de los montes,
tendrás corderos para vestirte
y cabritos para pagar las labores del campo,
leche de cabras en abundancia para sustentarte,
para alimentar tu casa y mantener a tus criados.

El criminal huye sin que nadie lo persiga,
pero el justo se siente seguro como un león.
Por los delitos de un país son muchos sus gobernantes,
pero con un hombre inteligente y sabio el orden dura.

Hombre perverso que oprime a los pobres
es lluvia devastadora que priva de pan.
Los que abandonan la ley alaban al delincuente,
mas los que observan la ley se irritan con él.
Los delincuentes no comprenden la justicia,
pero los que buscan al Señor lo comprenden todo.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio Historica / Lectura histórica Éx 2,11-25
Léctio libri Éxodi.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Éxodo.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Postquam créverat, Móyses egréssus est ad fratres suos; vidítque afflictiónem eórum et virum Ægýptium percutiéntem quendam de Hebræis frátribus suis. Cumque circumspexísset huc atque illuc et nullum adésse vidísset, percússum Ægýptium abscóndit sábulo.

Et egréssus die áltero conspéxit duos Hebræos rixántes dixítque ei, qui faciébat iniúriam: «Quare pércutis próximum tuum?».

Qui respóndit: «Quis te constítuit príncipem et iúdicem super nos? Num occídere me tu vis, sicut occidísti Ægýptium?».

Tímuit Móyses et ait: «Quómodo palam factum est verbum istud?».

Audívit phárao sermónem hunc et quærébat occídere Móysen. Qui fúgiens de conspéctu eius morátus est in terra Mádian; venit ergo in terram Mádian et sedit iuxta púteum. Erant autem sacerdóti Mádian septem fíliæ, quæ venérunt ad hauriéndam aquam; et implétis canálibus adaquáre cupiébant greges patris sui. Supervenére pastóres et eiecérunt eas: surrexítque Móyses et, defénsis puéllis, adaquávit oves eárum. Quæ cum revertíssent ad Raguel patrem suum, dixit ad eas: «Cur velócius venístis sólito?».

Respondérunt: «Vir Ægýptius liberávit nos de manu pastórum; ínsuper et hausit aquam nobis potúmque dedit óvibus».

At ille: «Ubi est?», inquit. «Quare dimisístis hóminem? Vocáte eum, ut cómedat panem».

Consénsit ergo Móyses habitáre cum eo accepítque Séphoram fíliam eius uxórem. Quæ péperit ei fílium, quem vocávit Gersam dicens: «Ádvena sum in terra aliéna».

Post multum vero tempóris mórtuus est rex Ægýpti; et ingemiscéntes fílii Ísrael propter ópera vociferáti sunt, ascendítque clamor eórum ad Deum ab opéribus. Et audívit gémitum eórum ac recordátus est fœderis, quod pépigit cum Ábraham, Ísaac et Iacob; et respéxit Dóminus fílios Ísrael et appáruit eis.

R/. Amen.

Por aquellos días:

Moisés, ya mayor, fue donde estaban sus hermanos. Vio sus duros trabajos y observó cómo un egipcio maltrataba a uno de sus hermanos, a un hebreo. Miró a su alrededor, vio que no había nadie, mató al egipcio y lo enterró entre la arena.

Salió también al día siguiente. Vio a dos hebreos riñendo, y dijo al agresor: «¿Por qué golpeas a tu prójimo?».

Él respondió: «¿Quién te ha constituido jefe y juez sobre nosotros? ¿Piensas matarme como mataste al egipcio?».

Moisés temió y dijo: «La cosa se sabe».

El Faraón se había también enterado de lo sucedido y trataba de matar a Moisés. Moisés huyó del Faraón y se detuvo en la tierra de Madián, sentándose junto a un pozo. El sacerdote de Madián tenía siete hijas. Vinieron éstas a sacar agua, y cuando estaban llenando los abrevaderos para dar de beber al rebaño de su padre, llegaron unos pastores y las echaron de allí. Entonces Moisés se levantó, salió en defensa de las jóvenes y abrevó su rebaño. Al volver a casa, Ragüel, su padre, les preguntó: «¿Cómo volvéis hoy tan pronto?».

Respondieron: «Un egipcio nos defendió de los pastores, y hasta él mismo se puso a sacar agua y abrevó el rebaño».

Él les dijo: «¿Dónde está? ¿Por qué habéis dejado allí a ese hombre? Llamadle para que coma algo».

Moisés aceptó quedarse a vivir en casa de aquel hombre, que le dio a su hija Séfora por mujer. Ésta dio a luz un hijo, a quien él puso por nombre Guersón, pues se dijo: «Yo soy un emigrante en tierra extranjera».

Entretanto, y después de mucho tiempo, murió el rey de Egipto. Los israelitas, que seguían gimiendo bajo la dura esclavitud, clamaron, y su clamor, provocado por la esclavitud, subió hasta Dios. Dios oyó su gemido y se acordó de su pacto con Abrahán, Isaac y Jacob. Dios miró a los israelitas y los atendió.

R/. Amén.

Inicio página

Threni / Trenos Job 33,26.25; Is 13,7; Job 33,19.22.24.18.30 (2)
Ecce ego deprecábor Deum, et placábilis mihi erit, et vidébo fáciem eius in exsultatióne. Rogaré a Dios, y me alargará su favor, y veré con alegría su rostro.
V/. Consúmpta est caro mea a supplíciis, abominábilis est mihi panis, contábuit cor meum, et ossa mea emarcuérunt.

V/. Appropinquávit corruptióni ánima mea, et vita mea mortíferis; miserére mei, et líbera me, ut non descéndam in perditióne.

V/. Érue me a corruptióne, et illúmina luce vivéntium.

V/. Me produce náuseas la comida, se consume mi carne a ojos vista, mi corazón se derrite y mis huesos aparecen desnudos.

V/. Mi alma se aproxima a la fosa, y mi vida hacia los muertos; ten compasión de mí y líbrame de bajar a la fosa.

V/. Arranca mi alma de la fosa e ilumínala con la luz de los vivientes.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Sant 4,11-17
Epístolæ Iacóbi apóstoli ad duódecim tribus.
R/. Deo grátias.
Epístola del apóstol Santiago a las doce tribus.
R/. Demos gracias a Dios.

Nolíte detráhere altérutrum, fratres; qui detráhit fratri, aut qui iúdicat fratrem suum, detráhit legi et iúdicat legem; si autem iúdicas legem, non es factor legis sed iudex. Unus est legislátor et iudex, qui potest salváre et pérdere; tu autem quis es, qui iúdicas próximum?

Age nunc, qui dícitis: «Hódie aut crástino íbimus in illam civitátem et faciémus quidem ibi annum et mercábimur et lucrum faciémus», qui ignorátis, quæ erit in crástinum vita vestra. Vapor enim estis ad módicum parens, deínceps exterminátur.

Pro eo ut dicátis: «Si Dóminus volúerit, et vivémus et faciémus hoc aut illud». Nunc autem gloriámini in supérbiis vestris; omnis gloriátio talis malígna est. Sciénti ígitur bonum fácere et non faciénti, peccátum est illi.

R/. Amen.

Hermanos, no habléis mal unos de otros. El que habla mal de su hermano o juzga a su hermano, habla mal de la ley y juzga la ley; y si juzgas la ley no eres cumplidor de la ley, sino juez. Uno solo es el legislador y juez, el cual puede salvar y perder; pero tú, ¿quién eres para juzgar a tu prójimo?

Y ahora vosotros, los que decís: «Hoy o mañana iremos a tal ciudad, y pasaremos allí el año, negociando y ganando dinero»; vosotros, que no sabéis qué pasará mañana. ¿Qué es vuestra vida? Sois humo, que aparece un instante y luego se disipa.

Debéis decir, en vez de eso: «Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o lo otro». En cambio, presumís de vuestras fanfarronadas. Esta clase de jactancia es mala. Pues el que sabe hacer el bien y no lo hace comete pecado.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 5,19a.31-38
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.

In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus respóndit et dixit eis:

«Si ego testimónium perhíbeo de meípso, testimónium meum non est verum; álius est, qui testimónium pérhibet de me, et scio quia verum est testimónium, quod pérhibet de me.

Vos misístis ad Ioánnem, et testimónium perhíbuit veritáti; ego autem non ab hómine testimónium accípio, sed hæc dico, ut vos salvi sitis. Ille erat lucérna ardens et lucens; vos autem voluístis exsultáre ad horam in luce eius.

Ego autem habeo testimónium maius Ioánne; ópera enim, quæ dedit mihi Pater, ut perfíciam ea, ipsa ópera, quæ ego fácio, testimónium pérhibent de me, quia Pater me misit; et, qui misit me, Pater, ipse testimónium perhíbuit de me. Neque vocem eius umquam audístis neque spéciem eius vidístis; et verbum eius non habétis in vobis manens, quia, quem misit ille, huic vos non créditis».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo les dijo:

«Si yo testificara de mí mismo, mi testimonio no sería verdadero. Otro es el que testifica de mí, y sé que es verdadero el testimonio que da de mí.

Vosotros enviasteis una embajada a Juan, y él dio testimonio de la verdad. Yo no necesito testimonio de ningún hombre; digo estas cosas para que vosotros os salvéis. Juan era la antorcha que arde y luce, y vosotros quisisteis recrearos con su luz por un momento.

Pero yo tengo un testimonio mayor que el de Juan, pues las obras que el Padre me encargó realizar, las mismas que yo hago, testifican de mí que el Padre me ha enviado. El Padre que me envió ha dado también testimonio de mí. No habéis oído jamás su voz, ni habéis visto su rostro, ni guardáis su palabra, pues no creéis en el que él ha enviado».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 146,1.3.7a
Laudáte Dóminum quóniam bonus est psalmus, Deo nostro iucúnda sit laudátio. Qué bueno es cantar para el Señor, qué agradable alabar a nuestro Dios.
V/. Qui sanat contrítos corde, et álligat contritiónes eórum.
R/. Deo nostro iucúnda sit laudátio.

V/. Precínite Dómino in confessióne, psállite Deo nostro in laude.
R/. Deo nostro iucúnda sit laudátio.

V/. Él cura los corazones rotos y venda sus heridas.
R/. Qué agradable alabar a nuestro Dios.

V/. Cantad al Señor la acción de gracias, tocad el arpa para nuestro Dios.
R/. Qué agradable alabar a nuestro Dios.


Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Sal 18,13b-14b (3)
Ab abscónsis meis munda me, Dómine, et ab extráneis parce mihi servo tuo, Deus meus. Perdóname, Señor, mis pecados ocultos, y guarda, Dios mío, a tu siervo de los extraños.
V/. Si mihi non fúerit delícta plúrima, tunc salvábor et mundábor a delíctis plúrimis.
R/. Parce mihi servo tuo, Deus meus.
V/. Sana y límpia mis muchos pecados, pues no puedo con ellos.
R/. Guarda, Dios mío, a tu siervo de los extraños.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Omnipoténti Deo, fratres caríssimi, totis sénsibus supplicémus, qui supérbis resístere, et humílibus dare grátiam repromísit: ut nos, in horum diérum observatióne, quos ieiuniórum dispósitus ordo vel tradítio dedicávit, humiliátos córpore et contribulátos corde dignánter inténdat, et quibus præstitit humiliatiónis sensum, his augméntet humilitátis obséquium.
R/.
Amen.

Queridos hermanos, roguemos con todas nuestras fuerzas a Dios todopoderoso, que tiene prometido resistir a los soberbios y dar su gracia a los humildes, que mire complacido en la observancia de estos días, a los que nos sentimos obligados al ayuno por las leyes o por la tradición, humillados en el cuerpo y contritos de corazón; y ya que nos ha concedido el sentido de la humillación, aumente en nosotros el obsequio de la humildad.
R/. Amén.
Ipso auxiliánte Dómino, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, gloriátur in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Con el auxilio del mismo Señor, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, es glorificado por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Dómine misericordiárum et Deus summæ perfectæque bonitátis, qui peccatórum propitiatiónem ieiúniis et oratiónibus, et eleemósynis quæréndam et obtinéndam esse monstrásti: respícere dignáre ad hanc humilitátis nostræ confessiónem; ut qui inclinámur consciéntia nostra, erigámur misericórdia tua.
R/. Amen.

Señor de las misericordias y Dios de la suma y perfecta bondad, que nos enseñaste que el perdón de los pecados hay que obtenerlo con ayunos, oraciones y limosnas, mira propicio esta confesión de nuestra humildad, y así tu misericordia levantará a los que estamos humillados por nuestra conciencia.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Intúere, piíssime Dómine, ieiúnii nostri devotíssimam precem, et offénsis nostris propitiátus ignósce: quo et humiliátio abstinéntiæ nostræ tibi glóriam déferat, et oblátio huius sacrifícii réquiem defúnctis impértiat.
R/.
Amen.

Mira con amor, Señor piadoso, la humilde oración de nuestro ayuno, y perdona propicio nuestras ofensas; con ello, te dará gloria la humillación de nuestra abstinencia, del mismo modo que la ofrenda de este sacrificio ha de otorgar el descanso a los difuntos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Piíssime Deus, aréntes ieiúnio dilectiónis et pacis tuæ réfice increménto: ut qui tuæ adoptiónis fílii sumus, et scándalis careámus, et sincéro altérnæ pacis ósculo sociémur.
R/.
Amen.
Dios piadoso, restaura con el incremento de tu amor y de tu paz, a los que nos sentimos secos por el ayuno, para que siendo como somos, tus hijos adoptivos, nos veamos libres de tropiezos y estemos unidos en el beso sincero de la caridad fraterna.
R/. Amén.
Præsta, per auctórem pacis et caritátis Dóminum nostrum Iesum Christum, cum quo tibi est una et cœquális esséntia in unitáte Spíritus Sancti regnántis, Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concédelo, oh Dios, por el autor de la paz y del amor, nuestro Señor Jesucristo, con el cual eres una sola e igual esencia Dios en la unidad del Espíritu Santo que reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, nos tibi semper grátias ágere, Dómine, sancte Pater ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Dóminum nostrum: qui est vita pereúntium animárum, reféctio abstinéntium, salus debílium, et consolátio contritórum.

Qui córpora fessa in labóre susténtat; qui ánimam in perículis salvat, et ómnium humílium précibus quæsítæ suffragatiónis remédia subminístrat.

Per ipsum ergo nos, Deus Pater, sanctífica: per quem nobis donáre dignátus es vitam.
Per ipsum apud te sit nostri  ieiúnii parsimónia acceptábilis, qui nos tibi reconciliávit per oblátum sui sacrifícium córporis: ut ligno crucis suæ in huius mundi procellósa fluctuatióne portémur, et ad eum, repúlsis vítiis ac repléti virtútibus, veniámus.

Cui mérito omnes Ángeli et Archángeli non cessant clamáre cotídie una voce dicéntes:

Es digno y justo que siempre te demos gracias, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo nuestro Señor, vida para las almas que perecen, refección de los que se privan de alimento, salud de los débiles, consuelo de los contritos.

Él sustenta los cuerpos cansados en el trabajo, salva el alma entre peligros y suministra remedios de asistencia, cediendo a las oraciones de los humildes.

Santifícanos, Padre, por él mismo, ya que él que nos reconcilió contigo ofreciéndote el sacrificio de su cuerpo, para que en el madero de su cruz atravesemos el tormentoso mar de este mundo, y lleguemos a él, desechados los vicios y llenos de virtudes.

Con razón le alaban los Ángeles y los Arcángeles, aclamándole cada día sin cesar, diciendo a una voz:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere gloriósus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, qui sanat contrítos corde, et mæréntes érigit sospitáte; qui cor contrítum et humiliátum non spernit in nobis; qui per spiritális parsimóniæ abstinéntiam, et ánimam salvat et corpus líberat a ruína.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y glorioso es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que sana a los contritos de corazón y levanta a los tristes con la buena salud, que no rechaza en nosotros el corazón contrito y humillado, que por la abstinencia y la templanza salva las almas y libra a los cuerpos de su perdición.

Cristo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Emítte, Christe Fílus Dei, de sanctis cælis tuis cópiam tuæ benedictiónis, quo et ieiúnium nostræ devotiónis gratum efficiátur in óculis tuis, et hæc libámina benedictióne sanctificéntur tuæ virtútis.
R/.
Amen.
Envía, Cristo, Hijo de Dios, desde los santos cielos, tus abundantes bendiciones, así el ayuno que te ofrecemos será grato a tus ojos, y quedarán santificadas estas ofrendas.
R/. Amén.
Te præstánte, Dómine Iesu Christe, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus perómnia Deus, hæc ómnia nobis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor Jesucristo, que con el Padre y el Espíritu Santo, eres un solo Dios, pues creas todas estas cosas para nosotros, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Ad fontem lucis et oríginem bonitátis te, summe Deus, concurréntes, precámur, ut aréntem ieiúnio carnem, tuæ fóveas castitátis amóre, affectúmque nobis dones petitiónis.

Exáudi nos de cælis, cum ad te proclamavérimus e terris:

Acudiendo a la fuente de la luz y al origen de la bondad, que eres tú, Dios altísimo, te rogamos que calientes con tu casto amor la carne aterida por el ayuno y nos concedas la inclinación a la súplica.

Escúchanos desde el cielo, cuando nos dirigimos a ti desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Omnípotens Deus, inédiam vestram refíciat miseratióne gratuíta.
R/. Amen.
Dios todopoderoso restaure vuestra debilidad con su graciosa misericordia.
R/. Amén.
Respíciat petitiónis vestræ clamórem, cum eum afflictiónis invocavéritis in témpore.
R/. Amen.
Atienda el clamor de vuestras peticiones, cuando lo invocáis en este tiemo de aflicción.
R/. Amén.
Ut ad eum puras semper manus cum córdibus extendátis, a quo vobis dari solátium ieiúnii litatióne depóscitis.
R/. Amen.
Para que siempre levantéis a él vuestras manos y vuestros corazones purificados, y alcancéis el consuelo que pedís en la práctica del ayuno.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/. Amen.

Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 209-213) y del Liber Commicus I (pp. 115-118). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

Traducción de la eucología: Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 129-132.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Job 33,26.25; Is 13,7; Job 33,19.22.24.18.30. N. de La Ermita.

3. Cf. Sal 18,13b-14b. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXII-MMXVI