La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Jueves de la segunda semana de Cuaresma

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio Sapientialis / Lectura sapiencial Prov 28,6-13
Léctio libri Proverbiórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Proverbios.
R/. Demos gracias a Dios.

Fili: Mélior est pauper ámbulans in simplicitáte sua
quam pervérsus in viis suis, quamquam dives.
Qui custódit legem, fílius sápiens est;
qui autem comissatóres pascit, confúndit patrem suum.

Qui coacérvat divítias suas usúris et fénore,
liberáli in páuperes cóngregat eas.
Qui declínat aures suas, ne áudiat legem,
orátio quoque eius erit exsecrábilis.
Qui décipit iustos in via mala, in intéritu suo córruet,
et símplices possidébunt bona eius.

Sápiens sibi vidétur vir dives,
pauper autem prudens scrútabitur eum.
In exsultatióne iustórum multa glória est,
et, cum exaltántur ímpii, abscóndit se homo.
Qui abscóndit scélera sua, non prospérabit;
qui autem conféssus fúerit et relíquerit ea,
misericórdiam consequétur.

R/. Amen.

Hijo: Más vale el pobre que vive honestamente
que el hombre de caminos torcidos aunque sea rico.
El que guarda la ley es un hijo inteligente,
el que frecuenta los libertinos es la vergüenza de su padre.

El que con usura e intereses aumenta sus bienes
los acumula para el que tiene piedad de los pobres.
El que aparta su oído para no escuchar la ley,
incluso su oración es un sacrilegio.
El que desvía a los hombres rectos por un mal camino,
en su propia fosa caerá.
Los hombres íntegros obtendrán la felicidad.

El rico se tiene por sabio,
pero el pobre inteligente sabe desenmascararlo.
Cuando los justos triunfan, la fiesta es grande;
cuando dominan los injustos, todo el mundo se esconde.
El que oculta sus faltas no prosperará,
el que las reconoce y las abandona obtendrá misericordia.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio Historica / Lectura histórica Éx 5,1-23
Léctio libri Éxodi.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Éxodo.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Ingréssi sunt Móyses et Áaron et dixérunt pharaóni: «Hæc dicit Dóminus, Deus Ísrael: Dimítte pópulum meum, ut sacríficet mihi in desérto».

At ille respóndit: «Quis est Dóminus, ut áudiam vocem eius et dimíttam Ísrael? Néscio Dóminum et Ísrael non dimittam».
Dixeruntque: “ Deus Hebræórum occúrrit nobis; eámus, quæso, viam trium diérum in solitúdinem et sacrificémus Dómino Deo nostro, ne forte accídat nobis pestis aut gládius».

Ait ad eos rex Ægýpti: «Quare, Móyses et Áaron, sollicitátis pópulum ab opéribus suis? Ite ad ónera vestra».

Dixítque phárao: «Multus nimis iam est pópulus terræ; vidétis quod turba succréverit; quanto magis si dedéritis eis réquiem ab opéribus?».

Præcépit ergo in die illo exactóribus pópuli et præféctis eius dicens: «Nequáquam ultra dábitis páleas pópulo ad conficiéndos láteres sicut prius, sed ipsi vadant et cólligant stípulas. Et mensúram láterum, quam prius faciébant, imponétis super eos; nec minuétis quidquam. Vacant enim et ídeo vociferántur dicentes: "Eamus et sacrificémus Deo nostro". Opprimántur opéribus et éxpleant ea, ut non acquiéscant verbis mendácibus».

Ígitur egréssi exactóres pópuli et præfécti eius dixérunt ad pópulum: «Sic dicit phárao: "Non do vobis páleas. Ite et collígite, sícubi inveníre potéritis, nec minuétur quid quam de ópere vestro"».

Dispersúsque est pópulus per omnem terram Ægýpti ad colligéndas páleas. Exactóres quoque instábant dicéntes: «Compléte opus vestrum cotídie, ut prius fácere solebátis, quando dabántur vobis páleæ».

Flagellatíque sunt præfécti filiórum Ísrael, quos constitúerant super eos exactóres pharaónis dicéntes: «Quare non impléstis mensúram láterum sicut prius, nec heri nec hódie?».

Venerúntque præfécti filiórum Ísrael et vociferáti sunt ad pharaónem dicéntes: «Cur ita agis contra servos tuos? Páleæ non dantur nobis, et láteres simíliter imperántur; en famúli tui flagéllis cædimur, et pópulus tuus est in culpa».

Qui ait: «Vacátis ótio et idcírco dícitis: "Eámus et sacrificémus Dómino". Ite ergo et operámini; páleæ non dabúntur vobis, et reddétis consuétum númerum láterum».

Videbántque se præfécti filiórum Ísrael in malo, eo quod dicerétur eis: «Non minuétur quidquam de latéribus per síngulos dies».

Occurrerúntque Móysi et Áaron, qui stabant ex advérso egrediéntibus a pharaóne, et dixérunt ad eos: «Vídeat Dóminus et iúdicet, quóniam fétere fecístis odórem nostrum coram pharaóne et servis eius; et præbuístis ei gládium, ut occíderet nos».

Reversúsque est Móyses ad Dóminum et ait: «Dómine, cur afflixísti pópulum istum? Quare misísti me? Ex eo enim quo ingréssus sum ad pharaónem, ut loquérer in nómine tuo, afflíxit pópulum tuum; et non liberásti eos».

R/. Amen.

Por aquellos días:

Moisés y Aarón se presentaron ante el Faraón y le dijeron: «Esto dice el Señor, Dios de Israel: Deja ir a mi pueblo para que celebre una fiesta en el desierto».

El Faraón dijo: «¿Quién es el Señor para que yo obedezca su voz y deje ir a Israel? No conozco al Señor y no dejaré ir a Israel». Ellos le dijeron: «El Dios de los hebreos se nos ha aparecido. Deja que vayamos al desierto, a tres jornadas de camino, para ofrecer sacrificios al Señor, nuestro Dios, no sea que nos castigue con peste o espada».

Pero el rey de Egipto les dijo: «¿Por qué, Moisés y Aarón, revolucionáis al pueblo en sus trabajos? Id a vuestras obligaciones».

Y añadió: «Ahora que el pueblo de la tierra es numeroso, ¿vosotros queréis que dejen su trabajo?».

Aquel mismo día el Faraón dio esta orden a los capataces e inspectores del pueblo: «No volváis a darle paja al pueblo para fabricar los ladrillos, como hasta ahora; que vayan ellos mismos a recogerla. Más aún, exigidles la misma cantidad de ladrillos que antes, sin perdonarles ni uno, pues son unos holgazanes. Por eso dicen: "Déjanos ir a ofrecer sacrificios a nuestro Dios". Cargadlos de trabajo para que estén ocupados y no den oídos a esos
embustes».

Los capataces e inspectores se presentaron al pueblo y le dijeron: «El Faraón dice así: "En adelante no os daré paja. Id vosotros a recogerla donde la encontréis. Pero no se os disminuirá en nada la tarea impuesta"».

El pueblo, entonces, se dispersó por todo Egipto en busca de paja. Los capataces apretaban diciendo: «Haced vuestro trabajo, según la tarea diaria, como cuando se os daba la paja».

Los inspectores israelitas, que habían sido puestos sobre ellos por los capataces del Faraón, fueron castigados; les decían: «¿Por qué ni ayer ni hoy habéis completado la tarea de ladrillos como antes?».

Los inspectores de los israelitas fueron a quejarse al Faraón, y le dijeron: «¿Por qué tratas así a tus siervos? No se da paja a tus siervos y, con todo, se nos dice: Haced los ladrillos. Tus siervos son azotados, y la culpa es de tu pueblo».

El Faraón replicó: «Sois unos holgazanes, auténticos holgazanes, y por eso decís: "Vayamos y ofrezcamos sacrificios al Señor". Ahora id a trabajar. No se os dará paja y habéis de hacer la misma cantidad de ladrillos».

Los inspectores de los israelitas se vieron en un aprieto porque se les dijo: «No se disminuirá nada de vuestra tarea diaria de ladrillos».

Al salir de la casa del Faraón se encontraron con Moisés y Aarón, que les esperaban,  y les dijeron: «Que el Señor os vea y os juzgue, pues sois la causa de que el Faraón y sus siervos nos miren mal, y habéis puesto la espada en sus manos para que nos maten».

Moisés se dirigió al Señor diciendo: «Señor, ¿por qué maltratas a este pueblo? ¿Por qué me has enviado? ¿Por qué desde que fui al Faraón para hablarle en tu nombre trata él tan mal a este pueblo, y tú no haces nada para liberarlo?».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 120,1-2
Levávi óculos meos ad montes, unde véniet auxílium mihi. Alzo mis ojos a los montes, ¿de dónde me vendrá mi auxilio?
V/. Auxílium meum a Dómino, qui fecit cælum et terram.
R/. Unde véniet auxílium mihi.
V/. El auxilio me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra.
R/.
¿De dónde me vendrá mi auxilio?

Inicio página

Apostolus / Apóstol Sant 5,1-6
Epístolæ Iacóbi apóstoli ad duódecim tribus.
R/. Deo grátias.
Epístola del apóstol Santiago a las doce tribus.
R/. Demos gracias a Dios.

Caríssimi:

Age nunc, dívites, ploráte ululántes in misériis, quæ advénient vobis. Divítiæ vestræ putrefáctæ sunt, et vestiménta vestra a tíneis comésta sunt, aurum et argéntum vestrum æruginávit, et ærúgo eórum in testimónium vobis erit et manducábit carnes vestras sicut ignis: thesaurizástis in novíssimis diébus.

Ecce merces operariórum, qui messuérunt regiónes vestras, quæ fraudáta est a vobis, clamat, et clamóres eórum, qui messuérunt, in aures Dómini Sabáoth introiérunt. Epuláti estis super terram et in luxúriis fuístis, enutrístis corda vestra in die occisiónis. Addixístis, occidístis iustum. Non resístit vobis.

R/. Amen.

Queridísimos:

Vosotros, los ricos, llorad con fuertes gemidos por las desventuras que van a sobreveniros. Vuestra riqueza se ha podrido y vuestros vestidos se han apolillado. Vuestro oro y vuestra plata se han puesto roñosos, y su roña será un testimonio en contra vuestra y devorará vuestra carne como fuego. Atesorasteis en los últimos días.

El jornal de los obreros que segaron vuestros campos, defraudado por vosotros, clama, y los lamentos de los segadores han llegado a los oídos del Señor todopoderoso. Habéis vivido sobre la tierra en delicias y placeres y habéis engordado para el día de la matanza.  Habéis condenado y habéis asesinado al inocente sin que él os opusiera resistencia.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 5,19a.39-6,2
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.

In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus respóndit et dixit eis: «Scrutámini Scriptúras, quia vos putátis in ipsis vitam ætérnam habére; et illæ sunt, quæ testimónium pérhibent de me. Et non vultis veníre ad me, ut vitam habeátis.

Glóriam ab homínibus non accípio, sed cognóvi vos, quia dilectiónem Dei non habétis in vobis. Ego veni in nómine Patris mei, et non accípitis me; si álius vénerit in nómine suo, illum accipiétis. Quómodo potéstis vos crédere, qui glóriam ab ínvicem accípitis, et glóriam, quæ a solo est Deo, non quæritis?

Nolíte putáre quia ego accusatúrus sim vos apud Patrem; est qui accúset vos: Móyses, in quo vos sperátis. Si enim crederétis Móysi, crederétis fórsitan et mihi; de me enim ille scripsit. Si autem illis lítteris non créditis, quómodo meis verbis credétis?».

Post hæc ábiit Iesus trans mare Galilææ, quod est Tiberíadis. Et sequebátur eum multitúdo magna, quia vidébant signa, quæ faciébat super his, qui infirmabántur.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo les dijo: «Estudiáis cuidadosamente las Escrituras, pensando encontrar en ellas la vida eterna; ellas testifican de mí. Y no queréis venir a mí para tener vida.

No acepto honores humanos; yo sé bien que no amáis a Dios. Yo he venido en nombre de mi Padre, y vosotros no me aceptáis; si otro viniera en su propio nombre, a ése lo aceptaríais. ¿Cómo podéis creer, si sólo buscáis honores los unos de los otros, y no buscáis el honor que viene del Dios único?

No creáis que yo os acuso ante el Padre; os acusa Moisés, en quien vosotros esperáis. Porque si creyeseis en Moisés, creeríais en mí, pues él escribió de mí. Pero si no creéis en sus escritos, ¿cómo creeréis en mis palabras?».

Después Jesús pasó al otro lado del lago de Galilea (o Tiberíades). La gente lo seguía, porque veían los prodigios que hacía con los enfermos.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 68,31-32
Laudábo nomen Dómini cum cántico, et magnificábo eum in laude. Alabaré el nombre de Dios con cánticos, lo ensalzaré con acciones de gracias.
V/. Et placébit Dómino super taurum, super vítulum córnua producéntem ut úngulas.
R/. Et magnificábo eum in laude.
V/. Esto le agradará a Dios más que un toro, más que un novillo con cuernos y pezuñas.
R/. Lo ensalzaré con acciones de gracias.

 

Se utiliza el formulario de la misa del día anterior (prenotando 155 del Missale Hispano-Mozarabicum).

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Sal 18,13b-14b (2)
Ab abscónsis meis munda me, Dómine, et ab extráneis parce mihi servo tuo, Deus meus. Perdóname, Señor, mis pecados ocultos, y guarda, Dios mío, a tu siervo de los extraños.
V/. Si mihi non fúerit delícta plúrima, tunc salvábor et mundábor a delíctis plúrimis.
R/. Parce mihi servo tuo, Deus meus.
V/. Sana y límpia mis muchos pecados, pues no puedo con ellos.
R/. Guarda, Dios mío, a tu siervo de los extraños.

Inicio página

 

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Omnipoténti Deo, fratres caríssimi, totis sénsibus supplicémus, qui supérbis resístere, et humílibus dare grátiam repromísit: ut nos, in horum diérum observatióne, quos ieiuniórum dispósitus ordo vel tradítio dedicávit, humiliátos córpore et contribulátos corde dignánter inténdat, et quibus præstitit humiliatiónis sensum, his augméntet humilitátis obséquium.
R/.
Amen.

Queridos hermanos, roguemos con todas nuestras fuerzas a Dios todopoderoso, que tiene prometido resistir a los soberbios y dar su gracia a los humildes, que mire complacido en la observancia de estos días, a los que nos sentimos obligados al ayuno por las leyes o por la tradición, humillados en el cuerpo y contritos de corazón; y ya que nos ha concedido el sentido de la humillación, aumente en nosotros el obsequio de la humildad.
R/. Amén.
Ipso auxiliánte Dómino, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, gloriátur in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Con el auxilio del mismo Señor, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, es glorificado por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Dómine misericordiárum et Deus summæ perfectæque bonitátis, qui peccatórum propitiatiónem ieiúniis et oratiónibus, et eleemósynis quæréndam et obtinéndam esse monstrásti: respícere dignáre ad hanc humilitátis nostræ confessiónem; ut qui inclinámur consciéntia nostra, erigámur misericórdia tua.
R/. Amen.

Señor de las misericordias y Dios de la suma y perfecta bondad, que nos enseñaste que el perdón de los pecados hay que obtenerlo con ayunos, oraciones y limosnas, mira propicio esta confesión de nuestra humildad, y así tu misericordia levantará a los que estamos humillados por nuestra conciencia.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Intúere, piíssime Dómine, ieiúnii nostri devotíssimam precem, et offénsis nostris propitiátus ignósce: quo et humiliátio abstinéntiæ nostræ tibi glóriam déferat, et oblátio huius sacrifícii réquiem defúnctis impértiat.
R/.
Amen.

Mira con amor, Señor piadoso, la humilde oración de nuestro ayuno, y perdona propicio nuestras ofensas; con ello, te dará gloria la humillación de nuestra abstinencia, del mismo modo que la ofrenda de este sacrificio ha de otorgar el descanso a los difuntos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Piíssime Deus, aréntes ieiúnio dilectiónis et pacis tuæ réfice increménto: ut qui tuæ adoptiónis fílii sumus, et scándalis careámus, et sincéro altérnæ pacis ósculo sociémur.
R/.
Amen.
Dios piadoso, restaura con el incremento de tu amor y de tu paz, a los que nos sentimos secos por el ayuno, para que siendo como somos, tus hijos adoptivos, nos veamos libres de tropiezos y estemos unidos en el beso sincero de la caridad fraterna.
R/. Amén.
Præsta, per auctórem pacis et caritátis Dóminum nostrum Iesum Christum, cum quo tibi est una et cœquális esséntia in unitáte Spíritus Sancti regnántis, Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concédelo, oh Dios, por el autor de la paz y del amor, nuestro Señor Jesucristo, con el cual eres una sola e igual esencia Dios en la unidad del Espíritu Santo que reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, nos tibi semper grátias ágere, Dómine, sancte Pater ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Dóminum nostrum: qui est vita pereúntium animárum, reféctio abstinéntium, salus debílium, et consolátio contritórum.

Qui córpora fessa in labóre susténtat; qui ánimam in perículis salvat, et ómnium humílium précibus quæsítæ suffragatiónis remédia subminístrat.

Per ipsum ergo nos, Deus Pater, sanctífica: per quem nobis donáre dignátus es vitam.
Per ipsum apud te sit nostri  ieiúnii parsimónia acceptábilis, qui nos tibi reconciliávit per oblátum sui sacrifícium córporis: ut ligno crucis suæ in huius mundi procellósa fluctuatióne portémur, et ad eum, repúlsis vítiis ac repléti virtútibus, veniámus.

Cui mérito omnes Ángeli et Archángeli non cessant clamáre cotídie una voce dicéntes:

Es digno y justo que siempre te demos gracias, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo nuestro Señor, vida para las almas que perecen, refección de los que se privan de alimento, salud de los débiles, consuelo de los contritos.

Él sustenta los cuerpos cansados en el trabajo, salva el alma entre peligros y suministra remedios de asistencia, cediendo a las oraciones de los humildes.

Santifícanos, Padre, por él mismo, ya que él que nos reconcilió contigo ofreciéndote el sacrificio de su cuerpo, para que en el madero de su cruz atravesemos el tormentoso mar de este mundo, y lleguemos a él, desechados los vicios y llenos de virtudes.

Con razón le alaban los Ángeles y los Arcángeles, aclamándole cada día sin cesar, diciendo a una voz:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere gloriósus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, qui sanat contrítos corde, et mæréntes érigit sospitáte; qui cor contrítum et humiliátum non spernit in nobis; qui per spiritális parsimóniæ abstinéntiam, et ánimam salvat et corpus líberat a ruína.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y glorioso es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que sana a los contritos de corazón y levanta a los tristes con la buena salud, que no rechaza en nosotros el corazón contrito y humillado, que por la abstinencia y la templanza salva las almas y libra a los cuerpos de su perdición.

Cristo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Emítte, Christe Fílus Dei, de sanctis cælis tuis cópiam tuæ benedictiónis, quo et ieiúnium nostræ devotiónis gratum efficiátur in óculis tuis, et hæc libámina benedictióne sanctificéntur tuæ virtútis.
R/.
Amen.
Envía, Cristo, Hijo de Dios, desde los santos cielos, tus abundantes bendiciones, así el ayuno que te ofrecemos será grato a tus ojos, y quedarán santificadas estas ofrendas.
R/. Amén.
Te præstánte, Dómine Iesu Christe, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus perómnia Deus, hæc ómnia nobis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor Jesucristo, que con el Padre y el Espíritu Santo, eres un solo Dios, pues creas todas estas cosas para nosotros, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Ad fontem lucis et oríginem bonitátis te, summe Deus, concurréntes, precámur, ut aréntem ieiúnio carnem, tuæ fóveas castitátis amóre, affectúmque nobis dones petitiónis.

Exáudi nos de cælis, cum ad te proclamavérimus e terris:

Acudiendo a la fuente de la luz y al origen de la bondad, que eres tú, Dios altísimo, te rogamos que calientes con tu casto amor la carne aterida por el ayuno y nos concedas la inclinación a la súplica.

Escúchanos desde el cielo, cuando nos dirigimos a ti desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Omnípotens Deus, inédiam vestram refíciat miseratióne gratuíta.
R/. Amen.
Dios todopoderoso restaure vuestra debilidad con su graciosa misericordia.
R/. Amén.
Respíciat petitiónis vestræ clamórem, cum eum afflictiónis invocavéritis in témpore.
R/. Amen.
Atienda el clamor de vuestras peticiones, cuando lo invocáis en este tiemo de aflicción.
R/. Amén.
Ut ad eum puras semper manus cum córdibus extendátis, a quo vobis dari solátium ieiúnii litatióne depóscitis.
R/. Amen.
Para que siempre levantéis a él vuestras manos y vuestros corazones purificados, y alcancéis el consuelo que pedís en la práctica del ayuno.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/. Amen.

Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 209-213) y del Liber Commicus I (pp. 118-121). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

Traducción de la eucología: Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 129-132.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2Cf. Sal 18,13b-14b. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXII-MMXVI