La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Miércoles de la primera semana de Cuaresma

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio Sapientialis / Lectura sapiencial Prov 13,22-14,11
Léctio libri Proverbiórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Proverbios.
R/. Demos gracias a Dios.

Fili: Bonus relínquit herédes fílios et nepótes;
et custodítur iusto substántia peccatóris.
Multi cibi in noválibus páuperum,
et est qui perit, deficiénte iudício.

Qui parcit virgæ, odit fílium suum;
qui autem díligit illum, instánter erúdit.
Iustus cómedit et replet ánimam suam,
venter autem impiórum insaturábilis.

Sapiéntia mulíerum ædíficat domum suam,
insipiéntia eam maníbus déstruet.
Ámbulans recto itínere timet Deum,
déspicit illum, qui infámi gráditur via.

In ore stulti virga supérbiæ,
labia autem sapiéntium custódiunt eos.
Ubi non sunt boves, præsépe vácuum est;
plúrimæ autem ségetes in fortitúdine bovis.

Testis fidélis non mentítur,
profert autem mendácium dolósus testis.
Quærit derísor sapiéntiam et non invénit;
doctrína prudéntibus fácilis.
Cede coram viro stulto,
quia néscies lábia prudéntiæ.
Sapiéntia cállidi est intellégere viam suam,
et imprudéntia stultórum errans.
Stulti parvipéndent peccátum,
et inter iustos morábitur grátia.

Cor novit amaritúdinem ánimæ suæ,
in gáudio eius non miscébitur extráneus.
Domus impiórum delébitur,
tabernácula vero iustórum germinábunt.

R/. Amen.

Hijo: El hombre de bien deja su herencia a los hijos de sus hijos,
las riquezas del injusto están reservadas para el justo.
El campo roturado por el pobre da abundante fruto,
pero hay quien perece por falta de justicia.

El que no usa la vara odia a su hijo,
pero el que le ama le prodiga la corrección.
El justo come hasta saciar su apetito,
pero el vientre del delincuente sufre hambre.

La mujer sabia construye su casa,
la necia con sus manos la destruye.
El que obra con rectitud teme al Señor,
el que sigue caminos torcidos le desprecia.

La boca del insensato es la vara para su propia espalda,
pero los labios de los sabios les protegen.
Donde no hay bueyes el granero está vacío,
cosecha abundante con toros robustos.

El testigo fiel no miente,
el testigo falso profiere mentiras.
El insolente busca la sabiduría y no la encuentra,
pero para el hombre inteligente la ciencia es fácil.
Aléjate del hombre necio,
pues no encontrarás en él labios de ciencia.
La sabiduría del prudente está en conocer su camino,
la insensatez de los necios en engañarse.
El necio se burla del pecado,
entre los hombres rectos está la benevolencia.

El corazón conoce sus propias amarguras,
y en su alegría no puede participar el extraño.
La casa de los malvados será destruida,
pero la casa de los hombres rectos florecerá.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio Historica / Lectura histórica Éx 34,27-34
Léctio libri Éxodi.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Éxodo.
R/. Demos gracias a Dios.

In illis diébus:

Dixit Dóminus ad Móysen: «Scribe tibi verba hæc, quibus et tecum et cum Ísrael pépigi fœdus».

Fuit ergo ibi cum Dómino quadragínta dies et quadragínta noctes; panem non comédit et aquam non bibit et scripsit in tábulis verba fœderis, decem verba.

Cumque descénderet Móyses de monte Sínai, tenébat duas tabulas testimónii et ignorábat quod resplénderet cutis faciéi suæ ex consórtio sermónis Dómini. Vidéntes autem Áaron et fílii Ísrael respléndere cutem faciéi Móysi, timuérunt prope accédere; vocatíque ab eo revérsi sunt tam Áaron quam príncipes synagógæ. Et postquam locútus est ad eos, venérunt ad eum étiam omnes fílii Ísrael; quibus præcépit cuncta, quæ audíerat a Dómino in monte Sínai.

Impletísque sermónibus, pósuit velámen super fáciem suam, quod ingréssus ad Dóminum et loquens cum eo auferébat, donec exíret; et tunc loquebátur ad fílios Ísrael ómnia, quæ sibi fúerant imperáta.

R/. Amen.

En aquellos días:

El Señor dijo a Moisés: «Escribe estas palabras, porque con base en ellas yo hago alianza contigo y con Israel».

Moisés estuvo arriba con el Señor cuarenta días y cuarenta noches, sin comer ni beber. Y el Señor escribió en las tablas las palabras de la alianza, las diez palabras.

Cuando Moisés bajó de la montaña del Sinaí trayendo en sus manos las dos tablas de la ley, no sabía que la tez de su cara se había vuelto radiante durante sus conversaciones con el Señor. Aarón y todos los israelitas, al ver a Moisés, notaron que su rostro resplandecía, y no se atrevieron a acercarse a él. Moisés los llamó; Aarón y los jefes de la comunidad se acercaron a él, y Moisés les habló. Después se acercaron a él todos los israelitas, y Moisés les ordenó todo lo que le había dicho el Señor en la montaña del Sinaí.

Y cuando terminó de hablar con ellos, se puso un velo en la cara. Cada vez que Moisés entraba en la presencia del Señor para hablar con él, se quitaba el velo hasta que salía y, una vez afuera, comunicaba a los israelitas todo lo que se le había ordenado.

R/. Amén.

Inicio página

Threni / Trenos Lam 1,1; Jer 9,1; 14,17; Lam 2,19; 1,5; Jer 5,6 (2)
Factum est, postquam captívus ductus est Ísrael, nam et Ierúsalem desoláta est, sedit Ieremías Prophéta flens et laméntas laméntum hoc Deo, et dixit: Después del cautiverio de Israel y de la destrucción de Jerusalén, el profeta Jeremías se sentó y se lamentó y lloró por todo esto y dijo a Dios:
V/. Quis dabit cápiti meo aquam, et pálpebris meis apériet fontem lacrimárum, ut plangam die ac nocte vúlnera ánimæ meæ?

V/. Effúndam lácrimas sicut aquam ante fáciem Dei mei; extóllam ad Deum manus meas pro remédio peccatórum meórum.

V/. Propter multitúdinem iniquitátis meæ, quia multiplicátæ sunt prævaricatiónes.

V/. ¿Quién dará agua a mis ojos para que se derritan en lágrimas noche y día por el gran desastre que quebranta mi alma?

V/. Derramaré lágrimas como agua delante del Señor; alzaré mis manos a Dios como un remedio por mis muchos pecados.

V/. Porque son muchos mis delitos y abundantes mis rebeldías.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Sant 1,22-25
Epístolæ Iacóbi apóstoli ad duódecim tribus.
R/. Deo grátias.
Epístola del apóstol Santiago a las doce tribus.
R/. Demos gracias a Dios.

Caríssimi:

Estóte autem factóres verbi et non auditóres tantum falléntes vosmetípsos. Quia si quis audítor est verbi et non factor, hic comparábitur viro consideránti vultum nativitátis suæ in spéculo; considerávit enim se et ábiit, et statim oblítus est qualis fúerit. Qui autem perspéxerit in lege perfécta libertátis et permánserit, non audítor obliviósus factus sed factor óperis, hic beátus in facto suo erit.

R/. Amen.

Queridísimos:

Cumplid la palabra y no os contentéis sólo con escucharla, engañándoos a vosotros mismos. Porque si uno escucha la palabra y no la practica, es semejante a un hombre que mira su cara en un espejo y, después de haberla visto, se olvida en seguida de cómo era. Pero el que considera atentamente la ley perfecta de la libertad y persevera en ella, no como un oyente olvidadizo, sino como un activo cumplidor, será dichoso en practicarla.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 1,29-34
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.

Áltera die videt Iesum veniéntem ad se et ait: «Ecce agnus Dei, qui tollit peccátum mundi. Hic est, de quo dixi: Post me venit vir, qui ante me factus est, quia prior me erat. Et ego nesciébam eum, sed ut manifestétur Ísrael, proptérea veni ego in aqua baptízans».

Et testimónium perhíbuit Ioánnes dicens: «Vidi Spíritum descendéntem quasi colúmbam de cælo, et mansit super eum; et ego nesciébam eum, sed, qui misit me baptizáre in aqua, ille mihi dixit: “Super quem víderis Spíritum descendéntem et manéntem super eum, hic est qui baptízat in Spíritu Sancto”. Et ego vidi et testimónium perhíbui quia hic est Fílius Dei».

R/. Amen.

Al día siguiente, Juan vio a Jesús que venía hacia él, y dijo: «Éste es el cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Éste es de quien yo dije: Después de mí viene uno que es superior a mí, porque existía antes que yo. Yo no lo conocía; pero si yo he venido a bautizar con agua es para que él se dé a conocer a Israel».

Y Juan atestiguó: «He visto al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y posarse sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: Sobre el que veas descender y posarse el Espíritu, ése es el que bautiza en el Espíritu Santo. Yo lo he visto y doy testimonio de que éste es el hijo de Dios».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 70,23a.22a
Gaudébunt lábia mea cum cantávero tibi, et ánima mea quam redemísti. Mis labios cantarán alegres porque tú has rescatado mi vida.
V/. Et ego confitébor tibi in vasis psalmórum, Deus, psallam tibi.
R/. Et ánima mea quam redemísti.
V/. Yo te ensalzaré con el arpa por tu fidelidad, Dios mío,
y con la cítara tocaré para ti.
R/. Porque tú has rescatado mi vida.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Sal 28,2
Offérte Dómino mundum sacrifícium. Ofreced al Señor un sacrificio puro.
V/. Offérte Dómino glóriam et honórem.
R/. Mundum sacrifícium.
V/. Ofreced al Señor la gloria y el honor.
R/. Un sacrificio puro.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Dies festos et Domínicæ passiónis referéntia consecrátos advenísse. fratres caríssimi sentiéntes: ambulémus in humilitáte, continéntiam conservántes.

Nemo sæculári voluptáte pascátur, neque rursus adversitáte frangátur: ut dum cepérimus temporália, sive bona sive mala contémnere, tunc valeámus veríssime quadragínta diébus et nóctibus ieiunáre, post peráctam vitæ huius Quadragésimam receptúri vitam sine fine perpétuam.

Nunc ígitur Dóminum nostrum tota mentis devotióne poscámus, ut ita nos sua prævéniat grátia et misericórdia prótegat, quáliter ad cæléstia semper festinémus promíssa.
R/.
Amen.

Queridos hermanos: conscientes de que hemos entrado en los días solemnes dedicados a la memoria de la pasión del Señor, comportémonos con humildad, mantengamos la moderación.

Que nadie se deleite en los placeres del mundo ni se deje abatir por las contrariedades: para que comenzando a relativizar las realidades temporales buenas o malas, podamos en verdad practicar la abstinencia a lo largo de cuarenta días y cuarenta noches y, terminada la Cuaresma de esta vida, alcancemos la vida eterna que no conoce fin.

Ahora pidamos al Señor, con toda la devoción de nuestro espíritu, que ahora nos ayude con su gracia y nos proteja con su misericordia, de tal modo que siempre corramos tras las promesas del cielo.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Exáudi nos, Dómine, sancte Pater ætérne omnípotens Deus, et secúndum magnam misericórdiam tuam, quam non negas pura mente peténtibus, oratiónes ómnium acceptáre propítius.

 Sanctífica ergo preces nostras, quas súpplices ad te humilésque effúndimus, et in afféctum bonum nostri cordis desidéria dignáre convértere.

Concéde, Dómine, ieiúnium nostrum ita inculpábile apud te inveníri, ut nunquam diáboli láqueis teneámur adstrícti; sed a peccátis nostris immaculáti inveniámur ac líberi. Quo tam ánima quam córporis præparáti, sancto altário tuo ministráre mereámur illæsi.
R/. Amen.

Señor, Padre santo, Dios eterno y todopoderoso, que, por tu inmensa compasión, no rechazas a los que te suplican con espíritu recto, escúchanos y atiende benigno nuestras oraciones.

Haz dignas de ti las plegarias que te ofrecemos, humildes y suplicantes, y mira de buen ánimo los deseos de nuestro corazón.

Concede, Señor, que nuestra práctica cuaresmal aparezca irreprochable ante ti, de modo que nunca nos opriman las insidias del diablo; sino que permanezcamos limpios y libres de nuestros pecados, bien dispuestos de alma y cuerpo, para servir a tu altar sin menoscabo alguno.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Coram altário tuum, Dómine, et fidélium deferéntur vota et ieiuniórum obséquia: propter quod te húmili prece rogámus, ut huius ieiúnii litatióne ita accepténtur a te obséquia familórum tuórum, quáliter et univérsitas fidélium tuis reformétur ex donis, et defunctórum ánimæ amœnitáte foveántur indúltæ beatitúdinis.
R/.
Amen.

Ante tu altar, Señor, presentamos las plegarias y las prácticas cuaresmales de tus fieles: te pedimos con humilde súplica que, en la observancia de este ayuno cuaresmal, aceptes de tal manera el servicio de tus siervos que todos los fieles sientan el beneficio de esta ofrenda y las almas de los difuntos se vean consoladas con la dulzura de la bienaventuranza otorgada.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Extíngue in nobis, Dómine, líbitus omnes carnális concupiscéntiæ, per abstinéntiæ sacrátæ virtútem: ut cum a nostris córdibus radícitus cuncta eráseris vítia, tua in nobis permáneat cáritas sempitérna.
R/.
Amen.
Apaga, Señor, en nosotros todos los deseos de la concupiscencia carnal mediante la fuerza de la santa abstinencia; extirpa de nuestros corazones todos los vicios para que tu amor eterno pueda permanecer en nosotros.
R/. Amén.
Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivens tecum et regnans cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, omnípotens Pater, nos tibi semper grátias ágere per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum. In quo nihil suum princeps mortis invénit, qui semper illum salutári ieiúnio ieiunáre cognóvit: ut voléntibus vívere continénter et sóbrie, principális fíeret forma iustítiæ: tunc posse repélli, docens, malígnos spíritus, cum ieiúniis et oratiónibus exercétur afféctus.

Unde mérito eum crucifíixum, terra trémuit, moriéntem corrúptio non invásit, resurgéntem mundus crédidit, et ascendéntem cæléstis exércitus adorávit; et reversúrum vox angélica nuntiávit.

Cui mérito étiam omnes Ángeli clamáre non cessant, ita dicéntes:

Digno y justo es darte gracias Padre omnipotente, por Jesucristo tu Hijo nuestro Señor, en quien el príncipe de la muerte nada encontró que fuese suyo y a quien siempre vió ayunar, con ayuno saludable, para hacerse prototipo de justicia de quienes quieren vivir en continencia y sobriedad. Él nos enseñó a rechazar a los espíritus malignos por el ejercicio del ayuno y de las oraciones espirituales.

Por eso tembló la tierra cuando fué crucificado; no vió la corrupción cuando murió; por eso el mundo creyó en él, en su resurrección; el ejército celestial le adoró en su ascensión y la voz de los ángeles anunció su venida.

A él, merecidamente, todos los Ángeles no cesan de alabarle, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, qui quadragínta diébus et nóctibus ieiunávit, et póstea esurívit: tantórum quippe diérum ieiunándo protelatiónem explens, quia Deus erat; et póstea esúriens, quia hóminem verum assúmpserat.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que ayunó cuarenta días y cuarenta noches y al final tuvo hambre; él pudo prolongar su ayuno tantos días porque era Dios y sintió hambre porque en verdad se había hecho hombre.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Offeréntes tibi, Dómine, oblatiónum vota, celebrantésque ieiuniórum festa súpplici corde et prompta voluntáte de tua misericórdia præsuméntes rogámus, ut hæc hóstia, quæ a nobis indígnis offértur, grátiam in conspéctu maiestátis tuæ invéniat: benedictionúmque tuárum ubertáte repléta, dum nostris fúerit percépta viscéribus, cunctárum sórdium squalóres radícitus a nostris præcórdiis pellat, et remédium nostris méntibus corporibúsque salútem acquírat.
R/.
Amen.
Señor, al ofrecerte las plegarias que acompañan estos dones en la celebración del tiempo cuaresmal, con corazón suplicante y ánimo decidido, te pedimos, confiando en tu misericordia, que sea aceptable ante tu majestad esta oblación que, indignos, te presentamos; que enriquecida por la abundancia de tu bendición, al recibirla en nuestros pechos limpie nuestra alma de todo rastro de pecado y obtenga el remedio para nuestro espíritu y salud de nuestro cuerpo.
R/. Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Si nostis, fratres caríssimi, Deum sibi décimas rerum velle offérri, novéritis étiam hos dies de diébus vitæ nostræ, de expléto scílicet anno, decimárum loco nos debére Deo persólvere: ideóque præteritórum véniam implorántes, simus oratióni et ieiúnio insisténtes unanímiter, atque oratiónis Domínicæ mémores, cordis simul et oris offício clamémus e terris: Queridos hermanos, sabéis que Dios, en el Antiguo Testamento, quería que se le ofrecieran los diezmos de todo; y sabéis también que estos días de Cuaresma vienen a ser como los diezmos de nuestra vida, de cada año, que hemos de ofrecer a Dios; pidiendo pues perdón de nuestros pecados mantengámonos constantes y unánimes en el ejercicio del ayuno y de la oración; y recordando la oración del Señor, con el corazón y la boca digamos desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Confírmet Dóminus in timóre sui Nóminis corda vestra, et abstinéntiæ vestræ sanctíficet obsequéllam.
R/. Amen.
El Señor confirme vuestros corazones en el temor de su nombre y santifique el obsequio de vuestra abstinencia cuaresmal.
R/. Amén.
Habitánte quoque in vobis sanctificatióne ieiúnii, ab ómnibus mereámini crimínibus expiári.
R/. Amen.
Él se digne perdonar todos vuestros pecados a quienes os esforzáis en la práctica del ayuno.
R/. Amén.
Ut in vobis habitáculum mundíssimum per abstinéntiam præparétis, cuius fídei vexíllum in fronte portátis.
R/. Amen.
Que podáis prepararle por medio de la abstinencia una mansión pura, vosotros que lleváis en la frente el signo de la fe.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/. Amen.

Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 187-191) y del Liber Commicus I (pp. 86-88). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

Traducción de la Illatio de Dom Prospero Gueranguer, El Año Litúrgico. Ed. Aldecoa, Burgos 1956, vol. II, p. 962, oración completuria del Oferencio. Resto de oraciones de: Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 109-113.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Cf. Lam 1,1; Jer 9,1; 14,17; Lam 2,19; 1,5; Jer 5,6 (N. de La Ermita).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXII-MMXVI