La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Martes de la primera semana de Cuaresma

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio Sapientialis / Lectura sapiencial Prov 6,1-8
Léctio libri Proverbiórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Proverbios.
R/. Demos gracias a Dios.

Fili mi:

Si spopónderis pro amíco tuo,
defixísti apud extráneum manum tuam;
illaqueátus es verbis oris tui
et captus própriis sermónibus.

Fac ergo, quod dico, fili mi, et temetípsum líbera,
quia incidísti in manum próximi tui;
discúrre, prostérnere, insta amíco tuo.

Ne déderis somnum óculis tuis
nec pálpebris tuis dormitatiónem.

Erúere quasi dámmula de rete,
et quasi avis de manu aucúpis.

Vade ad fórmicam, o piger,
et consídera vias eius et disce sapiéntiam.

Quæ, cum non hábeat ducem
nec præceptórem nec príncipem,
parat in æstáte cibum sibi
et cóngregat in messe, quod cómedat.

R/. Amen.

Hijo mío:

Si saliste fiador por tu prójimo,
si has estrechado la mano en favor de un extraño,
si te has ligado por las palabras de tus labios,
si estás preso por tu misma boca.

Haz, pues, esto, hijo mío, para librarte,
porque has caído en las manos de tu prójimo:
ve sin tardanza, e importuna a tu prójimo.

No des ni sueño a tus ojos,
ni reposo a tus párpados.

Líbrate, como de la red la gacela,
y como el pájaro de la trampa.

Anda a ver a la hormiga, ¡perezoso!,
mira sus costumbres y hazte sabio.

Ella, que no tiene capataz,
ni jefe, ni inspector,
durante el verano prepara su alimento,
y recoge durante la siega su comida.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio Historica / Lectura histórica Gén 12,1-20
Léctio libri Génesis.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Génesis.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Dixit Dóminus ad Abram: «Egrédere de terra tua et de cognatióne tua et de domo patris tui in terram, quam monstrábo tibi. Faciámque te in gentem magnam et benedícam tibi et magnificábo nomen tuum, erísque in benedictiónem. Benedícam benedicéntibus tibi et maledicéntibus tibi maledícam, atque in te benedicéntur univérsæ cognatiónes terræ».

Egréssus est ítaque Abram, sicut præcéperat ei Dóminus, et ivit cum eo Lot. Septuagínta quinque annórum erat Abram, cum egrederétur de Charran. Tulítque Sárai uxórem suam et Lot fílium fratris sui universámque substántiam, quam acquisíverant, et ánimas, quas fécerant in Charran, et egréssi sunt, ut irent in terram Chánaan; et venérunt in terram Chánaan.

Pertraníivit Abram terram usque ad locum Sichem, usque ad Quercum Moreh. Chananæus autem tunc erat in terra. Appáruit autem Dóminus Abram et dixit ei: «Sémini tuo dabo terram hanc».

Qui ædificávit ibi altáre Dómino, qui apparúerat ei.

Et inde transgrédiens ad montem, qui erat contra oriéntem Bethel, teténdit ibi tabernáculum suum ab occidénte habens Bethel et ab oriénte Hai; ædificávit quoque ibi altáre Dómino et invocávit nomen Dómini. Perrexítque Abram de mansióne in mansiónem usque ad Nageb.

Facta est autem fames in terra; descendítque Abram in Ægýptum, ut peregrinarétur ibi; prævalúerat enim fames in terra. Cumque prope esset, ut ingrederétur Ægýptum, dixit Sárai uxóri suæ:

«Novi quod pulchra sis múlier et quod, cum víderint te Ægýptii, dictúri sunt: "Uxor ipsíus est"; et interfícient me et te reservábunt.

Dic ergo, óbsecro te, quod soror mea sis, ut bene sit mihi propter te, et vivat ánima mea ob grátiam tui».

Cum ítaque ingréssus esset Abram Ægýptum, vidérunt Ægýptii mulíerem quod esset pulchra nimis, et vidérunt eam príncipes pharaónis et laudavérunt eam apud illum; et subláta est múlier in domum pharaónis. Abram vero bene usus est propter illam; fuerúntque ei oves et boves et ásini et servi et fámulæ et ásinæ et caméli.

Flagellávit autem Dóminus pharaónem plagis máximis et domum eius propter Sárai uxórem Abram. Vocaítque phárao Abram et dixit ei: «Quidnam est hoc quod fecísti mihi? Quare non indicásti mihi quod uxor tua esset? Quam ob causam dixísti esse sorórem tuam, ut tóllerem eam mihi in uxórem? Nunc ígitur, ecce coniux tua: áccipe eam et vade».

Præcepítque phárao super Abram viris; et deduxérunt eum et uxórem illius et ómnia, quæ habébat.

R/. Amen.

En aquellos días:

El Señor dijo a Abrán: «Sal de tu tierra, de tu patria y de la casa de tu padre, y vete al país que yo te indicaré. Yo haré de ti un gran pueblo; te bendeciré y engrandeceré tu nombre. Tú serás una bendición: Yo bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan. Por ti serán bendecidas todas las comunidades de la tierra».

Abrán partió, como le había dicho el Señor, y Lot se fue con él. Abrán tenía setenta y cinco años cuando salió de Jarán. Tomó consigo a Saray, su mujer, y a Lot, su sobrino, con todas las cosas que poseía y los esclavos adquiridos en Jarán. Y se pusieron en camino hacia la tierra de Canaán.

Llegaron a Canaán, y Abrán atravesó el país hasta el lugar de Siquén, hasta la encina de Moré. Los cananeos habitaban entonces en el país. El Señor se apareció a Abrán y le dijo: «Yo daré esta tierra a tu descendencia».

Y Abrán levantó allí un altar al Señor, que se le había aparecido.

De allí se trasladó a la montaña situada al oriente de Betel y allí plantó su tienda, con Betel al oeste y Ay al este. Aquí levantó al Señor un altar e invocó su nombre. Después Abrán partió en dirección al Negueb.

Hubo un hambre en aquel país, y Abrán bajó a Egipto para estarse allí porque el hambre se había agravado en el país. Al llegar a Egipto dijo a Saray, su mujer:

«Mira, tú eres una mujer muy hermosa. Tan pronto como te vean los egipcios, dirán: "Es su mujer"; a mí me matarán y a ti te dejarán con vida.

Por favor, di que eres mi hermana, para que se me trate bien gracias a ti, y en atención a ti respeten mi vida».

Efectivamente, cuando Abrán llegó a Egipto, los egipcios vieron que la mujer era muy hermosa. Los oficiales del Faraón que la vieron se la elogiaron mucho al Faraón, y la mujer fue llevada a su palacio. En atención a ella, el Faraón trató bien a Abrán, que recibió ovejas, bueyes y asnos, siervos y siervas, camellos y asnas.

Pero el Señor castigó con grandes plagas al Faraón y a su casa por lo de Saray, la mujer de Abrán. El Faraón mandó llamar a Abrán y le dijo: «¿Qué es lo que me has hecho? ¿Por qué no me has dicho que era tu mujer? ¿Por qué me dijiste que era tu hermana, dando lugar a que yo la tomase por mujer? Ahí tienes a tu mujer, tómala y vete».

Y el Faraón dio órdenes a sus hombres, que lo
condujeron a la frontera, y con él a su mujer y todo cuanto poseía.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 132,1-2
Ecce quam bonum et quam iucúndum, habitáre fratres in unum. Ved qué hermosura y qué felicidad el que los hermanos vivan siempre unidos.
V/. Sicut unguéntum in cápite quod descéndit in barbam, barbam Áaron.
R/. Quam iucúndum, habitáre fratres in unum.
V/. Es como un perfume fino en la cabeza, que baja por la barba, por la barba de Aarón.
R/. Que felicidad el que los hermanos vivan siempre unidos.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Sant 1,13-21
Epístolæ Iacóbi apóstoli ad duódecim tribus.
R/. Deo grátias.
Epístola del apóstol Santiago a las doce tribus.
R/. Demos gracias a Dios.

Caríssimi:

Nemo, cum tentátur, dicat: «A Deo tentor»; Deus enim non tentátur malis, ipse autem néminem tentat. Unusquísque vero tentátur a concupiscéntia sua abstráctus et illéctus; dein concupiscéntia, cum concéperit, parit peccátum; peccátum vero, cum consummátum fúerit, génerat mortem.

Nolíte erráre, fratres mei dilectíssimi. Omne datum óptimum et omne donum perféctum de sursum est, descéndens a Patre lúminum, apud quem non est transmutátio nec vicissitúdinis obumbrátio. Voluntárie génuit nos verbo veritátis, ut simus primítiæ quædam creatúræ eius.

Scitis, fratres mei dilécti. Sit autem omnis homo velox ad audiéndum, tardus autem ad loquéndum et tardus ad iram; ira enim viri iustítiam Dei non operátur. Propter quod abiciéntes omnem immundítiam et abundántiam malítiæ, in mansuetúdine suscípite ínsitum verbum, quod potest salváre ánimas vestras.

R/. Amen.

Queridísimos:

Que nadie diga en la tentación que es tentado por Dios. Porque Dios ni puede ser tentado al mal ni tienta a nadie, sino que cada uno es tentado por su propio deseo, que lo atrae y lo seduce. Después su propio deseo, una vez consentido, engendra el pecado; y el pecado, una vez cometido, produce la muerte.

No os engañéis, mis queridos hermanos. Todo don excelente y todo don perfecto viene de lo alto, del Padre de las luces, en el que no hay cambio ni sombra de variación. Él nos ha engendrado según su voluntad por la palabra de la verdad, para que seamos como las primicias de sus criaturas.

Mis queridos hermanos, sabed que todo hombre debe ser pronto para escuchar, pero lento para hablar y para airarse; porque el hombre airado no practica la justicia de Dios. Por eso, alejad de vosotros todo vicio y toda manifestación de malicia, y recibid con docilidad la palabra que ha sido plantada en vosotros y que puede salvaros.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 1,15-28
Inítium sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Inicio del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.

Ioánnes testimónium pérhibet de ipso et clamat dicens: «Hic erat, quem dixi: Qui post me ventúrus est, ante me factus est, quia prior me erat».

Et de plenitúdine eius nos omnes accépimus, et grátiam pro grátia; quia lex per Móysen data est, grátia et véritas per Iesum Christum facta est. Deum nemo vidit umquam; unigénitus Deus, qui est in sinum Patris, ipse enarrávit.

Et hoc est testimónium Ioánnis, quando misérunt ad eum Iudæi ab Hierosólymis sacerdótes et Levítas, ut interrogárent eum: «Tu quis es?».

Et conféssus est et non negávit; et conféssus est: «Non sum ego Christus».

Et interrogavérunt eum: «Quid ergo? Elías es tu?».

Et dicit: «Non sum».

«Prophéta es tu?».

Et respóndit: «Non».

Dixérunt ergo ei: «Quis es? Ut respónsum demus his, qui misérunt nos. Quid dicis de teípso?».

Ait: «Ego vox clamántis in desérto: "Dirigite viam Dómini", sicut dixit Isaías prophéta».

Et qui missi fuérant, erant ex pharisæis; et interrogavérunt eum et dixérunt ei: «Quid ergo baptízas, si tu non es Christus neque Elías neque prophéta?».

Respóndit eis Ioánnes dicens: «Ego baptízo in aqua; médius vestrum stat, quem vos non scitis, qui post me ventúrus est, cuius ego non sum dignus, ut solvam eius corrígiam calceaménti».

Hæc in Bethánia facta sunt trans Iordánem, ubi erat Ioánnes báptizans.

R/. Amen.

Juan daba testimonio de él y proclamaba: «Éste es del que yo dije: El que viene detrás de mí ha sido antepuesto a mí, porque era antes que yo».

De su plenitud, en efecto, todos nosotros hemos recibido, y gracia sobre gracia. Porque la ley fue dada por Moisés, pero la gracia y la fidelidad vinieron por Cristo Jesús. A Dios nadie lo ha visto jamás; el Hijo único, que está en el Padre, nos lo ha dado a conocer.

Los judíos de Jerusalén enviaron sacerdotes y levitas a preguntar a Juan: «Tú, ¿quién eres?».

Su testimonio fue claro y rotundo: «Yo no soy el mesías».

Y le preguntaron: «Entonces, ¿qué?; ¿eres Elías?».

Y dijo: «No lo soy».

«¿Eres el profeta?».

Respondió: «No».

Ellos insistieron: «Pues, ¿quién eres, para llevar una respuesta a los que nos han enviado? ¿Qué dices de ti mismo?».

Dijo: «Yo soy una voz que grita en el desierto: "Allanad el camino del Señor", como dijo el profeta Isaías».

Entre los enviados había fariseos. Éstos le preguntaron: «Entonces, ¿por qué bautizas, si tú no eres el mesías, ni Elías, ni el profeta?».

Juan respondió: «Yo bautizo con agua, pero en medio de vosotros está uno que no conocéis; viene después de mí, pero yo no soy digno de desatar la correa de sus sandalias».

Estas cosas pasaron en Betania, al otro lado del Jordán, donde Juan bautizaba.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 52,4.5-6 (2)
Lábia mea laudábunt te, Dómine, sic benedícam te in vita mea, et in nómine tuo levábo manus meas. Te alabarán mis labios, Señor, toda mi vida te bendeciré y alzaré las manos invocándote.
V/. Sicut ádipe et pinguédine repleátur ánima mea, et lábia exsultatiónis laudábunt nomen tuum.
R/. Sic benedícam te in vita mea, et in nómine tuo levábo manus meas.
V/. Me saciaré como de enjundia y de manteca, y mis labios te alabarán jubilosos.
R/. Toda mi vida te bendeciré y alzaré las manos invocándote.

 

Se utiliza el formulario de la misa del día anterior (prenotando 155 del Missale Hispano-Mozarabicum).

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Sal 28,2
Offérte Dómino mundum sacrifícium. Ofreced al Señor un sacrificio puro.
V/. Offérte Dómino glóriam et honórem.
R/. Mundum sacrifícium.
V/. Ofreced al Señor la gloria y el honor.
R/. Un sacrificio puro.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Diem hunc primum, dilectíssimi fratres, ex quo præséntis Quadragésimæ constitútas abstinéntiæ leges incípimus, et confessióne sancta et singulári víctima dedicémus.

Precántes Dómini pietátem, ut sic nunc hæc inítia nostri sanctíficet, quáliter exauditiónis mercédem nobis iúbeat prelargíri.
R/.
Amen.

Queridos hermanos, dediquemos este primer día de la presente Cuaresma a cumplir las leyes establecidas de la abstinencia, con la santa confesión y el adecuado sacrificio.

Pidamos de la bondad del Señor que santifique de tal manera el comienzo de nuestro ayuno que nos conceda la gracia de ser escuchados.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Sanctífica, Deus, inítia abstinéntiæ nostræ, et confessiónum nostrárum áccipe puritátem.

Quo per eam et crimínibus careámus, et constitútum tempus salutáris ieiúnii explére possímus.
R/. Amen.

Santifica, Dios, el comienzo de nuestra abstinencia y acepta la sinceridad de nuestra confesión.

Para que de este modo nos veamos libres de nuestros pecados y podamos llevar a cabo este tiempo de ayuno saludable.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Áccipe, Deus, offeréntium vota, et huius abstinéntiæ pérfice inchoáta, donans vivis tam substántiis quam vítiis abstinére, et defúnctis concédens ætérnæ lucis cónsequi mansiónem.
R/.
Amen.

Recibe, Señor, los deseos de los oferentes, y lleva a buen término este tiempo de abstinencia que empezamos, concediendo a los vivos abstenerse tanto de manjares como de vicios, y a los difuntos que puedan alcanzar la mansión de la luz eterna.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Auctor perpétuæ claritátis, Deus imménse, rogámus, ut carnem nostram per abstinéntiam regas, et corda pace tua adímpleas.

Quo et per abstinéntiam caro non sórdeat, et per dilectiónem tam inítia quam finis noster ad remuneratiónem usque pervéniat.
R/.
Amen.

Dios inmenso, autor de la luz eterna, te pedimos que gobiernes nuestro cuerpo por la abstinencia y llenes nuestros corazones con tu paz.

Que por el ayuno nuestro cuerpo se purifique y, tanto nuestro comienzo como nuestro final, por el amor alcancen el galardón.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivens tecum et regnans cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, nos tibi, grátias ágere, Dómine, sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum, Fílium tuum, Dóminum nostrum.

Qui est panis vitæ, cibus grátiæ et reféctio misériæ nostræ. Qui edunt enim illum non esúriunt, et qui sítiunt de flumínibus ex ventre ipsíus profluéntibus satiántur.

Cuius desidérium famen pellit; cuius amor sitim extínguit; cuius habitátio mundítiam nutrit.

Per ipsum ergo te, Deus Pater, expóscimus, ut in hac via, qua ingrédimur, firmes super nos óculos tuos, ne teneámus in corde dolos, ne fráude noceámus amícos, ne vita nostra gulæ tentatiónibus cedat, ne desidériis carnánlibus illécta sordéscat, ne ieiúnii póndere graváta subcúmbat, ne vanitátis adítibus páteat, ne odiórum perturbatiónibus décidat, ne cupiditátum stímulis dimergátur ad ínfima.

Sed fac nos, Deus Pater, in tua dulcédine abundáre, tuísque libénter præceptiónibus deservíre. Sicque inítia horum ieiuniórum nostrórum ámodo benedicéndo sanctífices, ut postréma quoque nostra passiónis tuæ celebritáte remúneres. Quáliter horum diérum abstinéntiam firmíssimam retinéntes, cum ad expletiónem horum diérum pervenérimus, te collaudémus proclamántes atque ita dicentes:

Es digno y justo que te demos gracias, Señor Padre santo, eterno y omnipotente Dios, por Jesucristo tu Hijo nuestro Señor.

El cual es pan de vida, alimento de gracia y refección de nuestra indigencia; pues los que le comen no pasan hambre, y cuantos tienen sed de él se sacian con las corrientes que fluyen de su seno.

Desearle aleja el hambre, amarle apaga la sed, y su inhabitación alimenta la pureza.

Así pues, te rogamos por él a ti, Dios Padre, que dirijas tu mirada sobre nosotros en este camino que emprendemos, para que no mantengamos la mentira en el corazón, ni perjudiquemos a los amigos con engaños, ni ceda nuestra alma a las tentaciones de la gula o se mancille turbada por deseos carnales; que no sucumba aplastada por el peso del ayuno, ni se abra a las incitaciones de la vanidad, ni caiga en el desorden del odio, ni se hunda hasta el abismo por los embates de la pasión.

Antes bien, Dios Padre, haznos sobreabundar en tu dulzura y cumplir gustosamente tus mandatos; santifica con tu bendición de tal modo el comienzo de nuestros ayunos, que puedas premiar también los últimos, celebrando tu pasión. De manera que, guardando firmemente la abstinencia de esos días, cuando lleguemos a la consumación de los mismos, podamos ensalzarte proclamando y diciendo así:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere insetimabíliter gloriósus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus.

Sub quo et fortes décidunt, et humiliáta erigúntur, cum, et de se præsuméntes collidúntur ad terram, et de se diffidéntes, provehúntur ad æthera.

Qui est salutáris inchoántibus via, et perficiéntibus, remunerátio copiósa.

Ipse ergo, Deus Pater, tibi pro nobis intercéssor exsístat, pro quibus pósuit ánimam.

Quo eo adiuvánte, et hæc inchoáta ieiúnia expleámus, et ad dies passiónis eius, mundátis pectóribus, accédere mereámur.

Ipse Dóminus ac Redémptor sempitérnus.

Es verdaderamente santo, es en verdad incomparablemente glorioso nuestro Señor Jesucristo tu Hijo.

Bajo quien caen los fuertes y se levantan los caídos, cuando se precipitan en tierra los que presumen de sí y son llevados hasta el cielo los que de sí desconfían.

El que es camino de salvación para los que inician su peregrinación y es premio exuberante para los que la culminan.

Así pues, Dios Padre, sea él abogado ante ti de todos nosotros por los que entregó su vida, a fin de que con su ayuda podamos completar este ayuno y merezcamos llegar con el corazón puro a los días de su Pasión.

El mismo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Sanctífica, Deus Pater, oblátam tibi a nobis hanc hóstiam vivam eámque seréno vultu respiciéndo perlústra.

Ut mox de ea libavérimus, caro nostra vel ánima ita spiritáli abstinéntia perornétur, ut ne ultérius illécta gulæ voragínibus supprimátur.

Sicque spiritális parsimóniæ rigóre præválidi, hos beátæ Quadragésimæ dies in votis fidélibus inchoémus, ut cum fructu bonórum óperum eos explésse nos gratulémur.
R/.
Amen.

Santifica, Dios Padre, esta víctima viva que te ofrecemos y hazla resplandecer mirándola con rostro benigno.

Que una vez la hayamos recibido, nuestra carne y nuestro espíritu queden enriquecidos con tal abstinencia espiritual que el atractivo de la gula no nos hunda jamás en el abismo.

Que fortalecidos por el rigor de la moderación espiritual, iniciemos estos días de la santa Cuaresma con santos deseos, de modo que podamos alegrarnos de terminarlos con frutos de buenas obras.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Christe, vita nostra, vitis vera, satúritas sempitérna, réfice inédiam nostram.

Da nobis dulcédinem tuam, qua satiáti et compúncti futúros ieiunórum labóres expediámus intérriti, et in hoc parsimóniæ nostræ inítio mereámur a te audíri:

Cristo, vida nuestra, vid verdadera, saciedad eterna, alimenta nuestra abstinencia.

Danos tu dulzura, para que, saciados por ella y con el corazón contrito, completemos sin desfallecer el esfuerzo de los próximos ayunos y alcancemos ser oídos por ti en este comienzo de nuestra abstinencia.

Inicio página

Benedictio / Bendición
Omnípotens Dóminus qui est via, véritas et vita, ipse vos in hac via qua ingredímini benedícat.
R/. Amen.
El Señor todopoderoso, que es camino, verdad y vida, bendiga a quienes os disponéis a iniciar esta senda.
R/. Amén.
Quique sine fine, unus Deus cum Patre et Sancto Spíritu regnat, ipse et inítia vestra et fines a vanitáte disiúngat.
R/. Amen.
Aquél que por toda la eternidad es un solo Dios y reina con el Padre y el Espíritu Santo, aparte toda vanidad de vuestros comienzos y fines.
R/. Amén.
Ut quo inspiránte ieiuniórum hæc inchoátis princípia, per eum mereámini percípere de perfectióne corónam.
R/. Amen.
Que quienes, siguiendo su inspiración, dais comienzo a estos ayunos, por él podáis alcanzar el galardón de concluirlos.
R/. Amén.
Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/. Amen.

Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 183-187) y del Liber Commicus I (pp. 82-86). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

La traducción de las oraciones  illatio y post sanctus están tomadas de Colomina Torner, Jaime, La Fe de nuestros padres. Temas de fe y vida cristiana en la misa hispanomozárabe, Instituto de Estudios Visigótico Mozárabe, Toledo 2000, pp. 130 y 58 respectivamente, la completuria del Oferencio y el resto de oraciones de: Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 106-109.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Debe decir: Sal 62,4.5-6. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXII-MMXVI