La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Jueves de la primera semana de Cuaresma

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio Sapientialis / Lectura sapiencial Prov 20,5-13
Léctio libri Proverbiórum.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de los Proverbios.
R/. Demos gracias a Dios.

Fili: Sicut aqua profúnda consílium in corde viri,
sed homo sápiens exháuriet illud.
Multi hómines misericórdes vocántur;
virum autem fidélem quis invéniet?
Iustus, qui ámbulat in simplicitáte sua,
beátos post se fílios derelínquet.

Rex, qui sedet in sólio iudícii,
díssipat omne malum intúitu suo.
Quis potest dícere: «Mundávi cor meum,
purus sum a peccáto»?

Pondus et pondus, mensúra et mensúra,
utrúmque abominábile est apud Dóminum.
Ex stúdiis suis intellígitur puer,
si munda et recta sint ópera eius.

Aurem audiéntem et óculum vidéntem,
Dóminus fecit utrúmque.
Noli dilígere somnum, ne te egéstas opprímat;
áperi óculos tuos et saturáre pánibus.

R/. Amen.

Hijo: El consejo está en el corazón humano como agua profunda,
el hombre inteligente sabe sacarlo.
Muchos hombres se proclaman hombres de bien,
pero un hombre fiel, ¿quién lo encontrará?
El justo procede con honestidad,
dichosos sus hijos después de él.

Un rey sentado sobre el trono del juicio
disipa con su mirada todo mal.
¿Quién puede decir: «Tengo el corazón puro,
estoy limpio de pecado»?

Doble peso y doble medida,
dos cosas que aborrece el Señor.
Ya con sus actos muestra el niño
si sus obras serán puras y rectas.

El oído que oye y el ojo que ve,
uno y otro los ha hecho el Señor.
No ames el sueño para que no te empobrezcas,
abre los ojos y te hartarás de pan.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio Historica / Lectura histórica Gén 7,1-24
Léctio libri Génesis.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Génesis.
R/. Demos gracias a Dios.

In diébus illis:

Dixit Dóminus ad Noe: «Ingrédere tu et omnis domus tua arcam; te enim vidi iustum coram me in generatióne hac. Ex ómnibus pecóribus mundis tolle septéna septéna, másculum et féminam; de pecóribus vero non mundis duo duo, másculum et féminam. Sed et de volatílibus cæli septéna septéna, másculum et féminam, ut salvétur semen super fáciem univérsæ terræ.

Adhuc enim et post dies septem ego pluam super terram quadragínta diébus et quadragínta nóctibus et delébo omnem substántiam, quam feci, de superfície terræ».

Fecit ergo Noe ómnia, quæ mandáverat ei Dóminus. Erátque Noe sescentórum annórum, quando dilúvii aquæ inundavérunt super terram.

Et ingréssus est Noe et fílii eius, uxor eius et uxóres filiórum eius cum eo in arcam propter aquas dilúvii. De pecóribus mundis et immúndis et de volúcribus et ex omni, quod movétur super terram, duo et duo ingréssa sunt ad Noe in arcam, másculus et fémina, sicut præcéperat Deus Noe. Cumque transíssent septem dies, aquæ dilúvii inundavérunt super terram.

Anno sescentésimo vitæ Noe, mense secúndo, séptimo décimo die mensis rupti sunt omnes fontes abýssi magnæ, et cataráctæ cæli apértæ sunt; et facta est plúvia super terram quadragínta diebus et quadragínta nóctibus.

In artículo diéi illius ingréssus est Noe et Sem et Cham et Iapheth fílii eius, uxor illíus et tres uxóres filiórum eius cum eis in arcam. Ipsi et omne ánimal secúndum genus suum, universáque iuménta in génere suo, et omne réptile, quod movétur super terram in génere suo, cunctúmque volátile secúndum genus suum, univérsæ aves omnésque vólucres ingréssæ sunt ad Noe in arcam, bina et bina ex omni carne, in qua erat spíritus vitæ.

Et quæ ingréssa sunt, másculus et fémina ex omni carne introiérunt, sicut præcéperat ei Deus; et inclúsit eum Dóminus de foris.

Factúmque est dilúvium quadragínta diébus super terram, et multiplicátæ sunt aquæ et elevavérunt arcam in sublíme a terra. Veheménter enim inundavérunt et ómnia replevérunt in superfície terræ; porro arca ferebátur super aquas. Et aquæ prævaluérunt nimis super terram, opertíque sunt omnes montes excélsi sub univérso cælo. Quíndecim cúbitis áltior fuit aqua super montes, quos operúerat.

Consumptáque est omnis caro, quæ movebátur super terram, vólucrum, pécorum, bestiárum omniúmque reptílium, quæ reptant super terram, et univérsi hómines: cuncta, in quibus spiráculum vitæ in terra, mórtua sunt.

Et delévit omnem substántiam, quæ erat super terram, ab hómine usque ad pecus, usque ad réptile et usque ad vólucres cæli; et deléta sunt de terra. Remánsit autem solus Noe et qui cum eo erant in arca. Obtinuerúntque aquæ terram centum quinquagínta diébus.

R/. Amen.

En aquellos días:

El Señor dijo a Noé: «Entra en el arca tú con toda tu familia, porque tú eres el único hombre justo que he encontrado en esta generación. De todos los animales puros toma siete parejas, machos y hembras, y de los impuros toma sólo una pareja, macho y hembra; de las aves del cielo, siete parejas, con el fin de conservar la especie sobre la tierra.

Porque dentro de siete días haré llover sobre la tierra por espacio de cuarenta días y cuarenta noches y exterminaré sobre ella todos los seres que he hecho».

Noé hizo todo cuanto Dios le había mandado. Noé tenía seiscientos años cuando vino el diluvio sobre la tierra.

Noé, con su mujer, sus hijos y las mujeres de sus hijos, entró en el arca para librarse de las aguas del diluvio. Los animales puros e impuros, las aves y los reptiles, entraron con Noé en el arca por parejas, como había ordenado Dios. Pasados los siete días, las aguas del diluvio cayeron sobre la tierra.

Era el año seiscientos de la vida de Noé, el día diecisiete del mes segundo, cuando irrumpieron todas las fuentes del abismo y se abrieron las compuertas del cielo. Y la lluvia cayó sobre la tierra por espacio de cuarenta días y cuarenta noches.

Aquel mismo día, Noé entró en el arca con sus hijos Sem, Cam y Jafet, con su mujer y las mujeres de sus tres hijos. Y con ellos, todas las especies de bestias salvajes, ganados, reptiles y aves.

Después de Noé, entró en el arca una pareja de todo ser viviente, un macho y una hembra de cada especie, tal y como se lo había ordenado Dios. Y el Señor cerró la puerta detrás de Noé.

 El diluvio duró cuarenta días sobre la tierra; las aguas, siempre en crecida, levantaron en alto el arca, que flotaba sobre las aguas. Las aguas crecieron y aumentaron sobre la tierra, mientras el arca continuaba flotando sobre su superficie. Tanto crecieron las aguas sobre la tierra, que llegaron a cubrir todos los montes más altos que hay bajo el cielo. Las aguas subieron siete metros y medio por encima de los montes más altos.

Perecieron todos los seres vivientes que se mueven en la tierra, aves, ganados, bestias salvajes y toda la humanidad; todo lo que tiene hálito de vida en sus narices, todo lo que habita la tierra seca, todo pereció.

 Todos los seres vivientes sobre la superficie de la tierra fueron exterminados; hombres y bestias salvajes, reptiles y aves del cielo desaparecieron de la tierra. Únicamente quedó Noé y los que estaban con él en el arca. La inundación de las aguas sobre la tierra duró ciento cincuenta días.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 7,7b-8a.10a
Exsúrge, Dómine, Deus meus, in præcépto quod mandásti; multitúdo populórum circúmdabit te. Señor, Dios mío, levántate, tú que has ordenado hacer justicia; que la asamblea de los pueblos se reúna en torno a ti.
V/. Consúme, Dómine, nequítiam peccatóris, et dírige iustum.
R/. In præcépto quod mandásti; multitúdo populórum circúmdabit te.
V/. Señor, pon fin a la perfidia de los criminales y afianza al justo.
R/.
Tú que has ordenado hacer justicia; que la asamblea de los pueblos se reúna en torno a ti.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Sant 1,26-27
Epístola Iacóbi apóstoli ad duódecim tribus.
R/. Deo grátias.
Epístola del apóstol Santiago a las doce tribus.
R/. Demos gracias a Dios.

Caríssimi:

Si quis putat se religiósum esse non freno circumdúcens línguam suam sed sedúcens cor suum, huius vana est relígio. Relígio munda et immaculáta apud Deum et Patrem hæc est: visitáre pupíllos et víduas in tribulatióne eórum, immaculátum se custodíre ab hoc sæculo.

R/. Amen.

Queridísimos:

El que cree que es religioso, pero no refrena su lengua, se engaña a sí mismo y su religiosidad no vale para nada. La práctica religiosa pura y sin mancha delante de Dios, nuestro Padre, consiste en visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones y en guardarse de los vicios del mundo.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 1,35-51
Léctio sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.

Áltera die íterum stabat Ioánnes et ex discípulis eius duo, et respíciens Iesum ambulántem dicit: «Ecce agnus Dei».

Et audiérunt eum duo discípuli loquéntem et secúti sunt Iesum. Convérsus autem Iesus et videns eos sequéntes se dicit eis: «Quid quæritis?». Qui dixérunt ei: «Rabbi -quod dícitur interpretátum Magíster- ubi manes?».

Dicit eis: «Veníte et vidébitis». Venérunt ergo et vidérunt, ubi manéret, et apud eum mansérunt die illo; hora erat quasi décima.

Erat Andréas, frater Simónis Petri, unus ex duóbus, qui audíerant ab Ioánne et secúti fúerant eum.

Invénit hic primum fratrem suum Simónem et dicit ei: «Invénimus Messíam», quod est interpretátum Christus; addúxit eum ad Iesum. Intúitus eum Iesus dixit: «Tu es Simon fílius Ioánnis; tu vocáberis Cephas», quod interpretátur Petrus.

In crástinum vóluit exíre in Galilæam et invénit Philíppum. Et dicit ei Iesus: «Séquere me». Erat autem Philíppus a Bethsáida, civitáte Andréæ et Petri.

Invénit Philíppus Nathánael et dicit ei: «Quem scripsit Móyses in Lege et Prophétæ invenímus, Iesum fílium Ioseph a Názareth».

Et dixit ei Nathánael: «A Názareth potest áliquid boni esse?».

Dicit ei Philíppus: «Veni et vide».

Vidit Iesus Nathánael veniéntem ad se et dicit de eo: «Ecce vere Israelíta, in quo dolus non est».

Dicit ei Nathánael: «Unde me nosti?».

Respóndit Iesus et dixit ei: «Priúsquam te Philíppus vocáret, cum esses sub ficu, vidi te».

Respóndit ei Nathánæl: «Rabbi, tu es fílius Dei, tu rex es Ísrael!».

Respóndit Iesus et dixit ei: «Quia dixi tibi: Vidi te sub ficu, credis? Maiora his vidébis».

Et dicit ei: «Amen, amen dico vobis: Vidébitis cælum apértum et ángelos Dei ascendéntes et descendéntes supra Fílium hóminis».

R/. Amen.

Al día siguiente, Juan estaba todavía allí con dos de sus discípulos; vio a Jesús, que pasaba, y dijo: «Éste es el cordero de Dios».

Los dos discípulos lo oyeron y se fueron con Jesús. Jesús se volvió y, al verlos, les dijo: «¿Qué buscáis?». Ellos le dijeron: «Rabí (que significa maestro), ¿dónde vives?».

Él les dijo: «Venid y lo veréis». Fueron, vieron dónde vivía y permanecieron con él aquel día. Eran como las cuatro de la tarde.

Andrés, el hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que había oído a Juan, y se había ido con Jesús.

Andrés encontró a su hermano Simón y le dijo: «Hemos encontrado al mesías» (que significa el Cristo). Y se lo presentó a Jesús. Jesús le miró y dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas» (que significa piedra).

Al día siguiente, Jesús decidió salir para Galilea; encontró a Felipe, y le dijo: «Sígueme». Felipe era de Betsaida, patria de Andrés y de Pedro.

Felipe encontró a Natanael y le dijo: «Hemos encontrado a aquel de quien Moisés escribió en la ley y los profetas. Es Jesús de Nazaret, el hijo de José».

Natanael respondió: «¿De Nazaret puede salir algo bueno?».

Felipe contestó: «Ven y verás».

Jesús vio a Natanael, que se le acercaba, y dijo de él: «Éste es un israelita auténtico, en el que no hay engaño».

Natanael le dijo: «¿De qué me conoces?».

Jesús le contestó: «Antes que Felipe te llamase, te vi yo, cuando estabas debajo de la higuera».

Natanael le respondió: «Rabí, tú eres el hijo de Dios, tú eres el rey de Israel».

Jesús le contestó: «¿Porque te he dicho que te vi debajo de la higuera crees? Cosas mayores que éstas verás».

Y añadió: «Os aseguro que veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el hijo del hombre».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 102,1-2
Bénedic ánima mea Dómino, et ómnia interióra mea nómini sancto eius. Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser su santo nombre.
V/. Bénedic ánima mea Dómino, et noli oblivísci omnes retributiónes eius.
R/. Et ómnia interióra mea nómini sancto eius.
V/. Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus muchos beneficios.
R/. Y todo mi ser su santo nombre.

 

Se utiliza el formulario de la misa del día anterior (prenotando 155 del Missale Hispano-Mozarabicum).

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Sal 28,2
Offérte Dómino mundum sacrifícium. Ofreced al Señor un sacrificio puro.
V/. Offérte Dómino glóriam et honórem.
R/. Mundum sacrifícium.
V/. Ofreced al Señor la gloria y el honor.
R/. Un sacrificio puro.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Dies festos et Domínicæ passiónis referéntia consecrátos advenísse. fratres caríssimi sentiéntes: ambulémus in humilitáte, continéntiam conservántes.

Nemo sæculári voluptáte pascátur, neque rursus adversitáte frangátur: ut dum cepérimus temporália, sive bona sive mala contémnere, tunc valeámus veríssime quadragínta diébus et nóctibus ieiunáre, post peráctam vitæ huius Quadragésimam receptúri vitam sine fine perpétuam.

Nunc ígitur Dóminum nostrum tota mentis devotióne poscámus, ut ita nos sua prævéniat grátia et misericórdia prótegat, quáliter ad cæléstia semper festinémus promíssa.
R/.
Amen.

Queridos hermanos: conscientes de que hemos entrado en los días solemnes dedicados a la memoria de la pasión del Señor, comportémonos con humildad, mantengamos la moderación.

Que nadie se deleite en los placeres del mundo ni se deje abatir por las contrariedades: para que comenzando a relativizar las realidades temporales buenas o malas, podamos en verdad practicar la abstinencia a lo largo de cuarenta días y cuarenta noches y, terminada la Cuaresma de esta vida, alcancemos la vida eterna que no conoce fin.

Ahora pidamos al Señor, con toda la devoción de nuestro espíritu, que ahora nos ayude con su gracia y nos proteja con su misericordia, de tal modo que siempre corramos tras las promesas del cielo.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Exáudi nos, Dómine, sancte Pater ætérne omnípotens Deus, et secúndum magnam misericórdiam tuam, quam non negas pura mente peténtibus, oratiónes ómnium acceptáre propítius.

 Sanctífica ergo preces nostras, quas súpplices ad te humilésque effúndimus, et in afféctum bonum nostri cordis desidéria dignáre convértere.

Concéde, Dómine, ieiúnium nostrum ita inculpábile apud te inveníri, ut nunquam diáboli láqueis teneámur adstrícti; sed a peccátis nostris immaculáti inveniámur ac líberi. Quo tam ánima quam córporis præparáti, sancto altário tuo ministráre mereámur illæsi.
R/. Amen.

Señor, Padre santo, Dios eterno y todopoderoso, que, por tu inmensa compasión, no rechazas a los que te suplican con espíritu recto, escúchanos y atiende benigno nuestras oraciones.

Haz dignas de ti las plegarias que te ofrecemos, humildes y suplicantes, y mira de buen ánimo los deseos de nuestro corazón.

Concede, Señor, que nuestra práctica cuaresmal aparezca irreprochable ante ti, de modo que nunca nos opriman las insidias del diablo; sino que permanezcamos limpios y libres de nuestros pecados, bien dispuestos de alma y cuerpo, para servir a tu altar sin menoscabo alguno.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Coram altário tuum, Dómine, et fidélium deferéntur vota et ieiuniórum obséquia: propter quod te húmili prece rogámus, ut huius ieiúnii litatióne ita accepténtur a te obséquia familórum tuórum, quáliter et univérsitas fidélium tuis reformétur ex donis, et defunctórum ánimæ amœnitáte foveántur indúltæ beatitúdinis.
R/.
Amen.

Ante tu altar, Señor, presentamos las plegarias y las prácticas cuaresmales de tus fieles: te pedimos con humilde súplica que, en la observancia de este ayuno cuaresmal, aceptes de tal manera el servicio de tus siervos que todos los fieles sientan el beneficio de esta ofrenda y las almas de los difuntos se vean consoladas con la dulzura de la bienaventuranza otorgada.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Extíngue in nobis, Dómine, líbitus omnes carnális concupiscéntiæ, per abstinéntiæ sacrátæ virtútem: ut cum a nostris córdibus radícitus cuncta eráseris vítia, tua in nobis permáneat cáritas sempitérna.
R/.
Amen.
Apaga, Señor, en nosotros todos los deseos de la concupiscencia carnal mediante la fuerza de la santa abstinencia; extirpa de nuestros corazones todos los vicios para que tu amor eterno pueda permanecer en nosotros.
R/. Amén.
Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivens tecum et regnans cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, omnípotens Pater, nos tibi semper grátias ágere per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum. In quo nihil suum princeps mortis invénit, qui semper illum salutári ieiúnio ieiunáre cognóvit: ut voléntibus vívere continénter et sóbrie, principális fíeret forma iustítiæ: tunc posse repélli, docens, malígnos spíritus, cum ieiúniis et oratiónibus exercétur afféctus.

Unde mérito eum crucifíixum, terra trémuit, moriéntem corrúptio non invásit, resurgéntem mundus crédidit, et ascendéntem cæléstis exércitus adorávit; et reversúrum vox angélica nuntiávit.

Cui mérito étiam omnes Ángeli clamáre non cessant, ita dicéntes:

Es justo y necesario darte gracias, Padre todopoderoso, por Jesucristo, tu Hijo y Señor nuestro. En quien el príncipe de la muerte nada halló que le perteneciera porque siempre supo practicar el ayuno saludable; él se ha convertido en la suprema norma de justicia para quienes desean vivir con moderación y sobriedad; él enseñó que pueden ser rechazados los espíritus malignos cuando se ejercita el espíritu con ayunos y oraciones.

 Por esto, cuando fue crucificado, la tierra se estremeció, la corrupción no tocó al que asumió la muerte, el mundo creyó en el resucitado, el ejército celeste adoró al que ascendía y una voz de ángeles anunció al que ha de volver.

Por esto, todos los Ángeles no cesan de alabarte, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, qui quadragínta diébus et nóctibus ieiunávit, et póstea esurívit: tantórum quippe diérum ieiunándo protelatiónem explens, quia Deus erat; et póstea esúriens, quia hóminem verum assúmpserat.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que ayunó cuarenta días y cuarenta noches y al final tuvo hambre; él pudo prolongar su ayuno tantos días porque era Dios y sintió hambre porque en verdad se había hecho hombre.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Offeréntes tibi, Dómine, oblatiónum vota, celebrantésque ieiuniórum festa súpplici corde et prompta voluntáte de tua misericórdia præsuméntes rogámus, ut hæc hóstia, quæ a nobis indígnis offértur, grátiam in conspéctu maiestátis tuæ invéniat: benedictionúmque tuárum ubertáte repléta, dum nostris fúerit percépta viscéribus, cunctárum sórdium squalóres radícitus a nostris præcórdiis pellat, et remédium nostris méntibus corporibúsque salútem acquírat.
R/.
Amen.
Señor, al ofrecerte las plegarias que acompañan estos dones en la celebración del tiempo cuaresmal, con corazón suplicante y ánimo decidido, te pedimos, confiando en tu misericordia, que sea aceptable ante tu majestad esta oblación que, indignos, te presentamos; que enriquecida por la abundancia de tu bendición, al recibirla en nuestros pechos limpie nuestra alma de todo rastro de pecado y obtenga el remedio para nuestro espíritu y salud de nuestro cuerpo.
R/. Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Si nostis, fratres caríssimi, Deum sibi décimas rerum velle offérri, novéritis étiam hos dies de diébus vitæ nostræ, de expléto scílicet anno, decimárum loco nos debére Deo persólvere: ideóque præteritórum véniam implorántes, simus oratióni et ieiúnio insisténtes unanímiter, atque oratiónis Domínicæ mémores, cordis simul et oris offício clamémus e terris: Queridos hermanos, sabéis que Dios, en el Antiguo Testamento, quería que se le ofrecieran los diezmos de todo; y sabéis también que estos días de Cuaresma vienen a ser como los diezmos de nuestra vida, de cada año, que hemos de ofrecer a Dios; pidiendo pues perdón de nuestros pecados mantengámonos constantes y unánimes en el ejercicio del ayuno y de la oración; y recordando la oración del Señor, con el corazón y la boca digamos desde la tierra:

Inicio página

 

Benedictio / Bendición
Confírmet Dóminus in timóre sui Nóminis corda vestra, et abstinéntiæ vestræ sanctíficet obsequéllam.
R/. Amen.
El Señor confirme vuestros corazones en el temor de su nombre y santifique el obsequio de vuestra abstinencia cuaresmal.
R/. Amén.
Habitánte quoque in vobis sanctificatióne ieiúnii, ab ómnibus mereámini crimínibus expiári.
R/. Amen.
Él se digne perdonar todos vuestros pecados a quienes os esforzáis en la práctica del ayuno.
R/. Amén.
Ut in vobis habitáculum mundíssimum per abstinéntiam præparétis, cuius fídei vexíllum in fronte portátis.
R/. Amen.
Que podáis prepararle por medio de la abstinencia una mansión pura, vosotros que lleváis en la frente el signo de la fe.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/. Amen.

Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 187-191) y del Liber Commicus I (pp. 89-92). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

Traducción: Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 109-113.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXII-MMXVI