Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Domingo XXXII de Cotidiano

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe

DE COTIDIANO
In XXXII Dominico
/ Domingo XXXII (1)

 

Domingo XXXII de Cotidiano. ("La visión de Ezequiel" Francisco Collantes, 1630. Museo del Prado, Madrid)
 

 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 32,22; 105,4
Fiat, Dómine, misericórdia tuo super nos, allelúia, sicut sperávimus in te, allelúia, allelúia. Que tu amor, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti, aleluya, aleluya.
V/. Meménto nostri, Dómine, in beneplácito pópuli tui; visíta nos in salutári tuo.
R/. Sicut sperávimus in te, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Sicut sperávimus in te, allelúia, allelúia.
V/. Acuérdate de nosotros, Señor, cuando seas propicio con tu pueblo; cuando vengas a salvarlo.
R/. Como lo esperamos de ti, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Como lo esperamos de ti, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Dómine Iesu Christe, qui nostri misériam nostræ condiciónis: exséquere causam nostræ salútis, quóniam pro nobis apud Patrem advocátus agnósceris.
Da ítaque nos carére delíctis, et dignos fíeri celebritáti nostræ redemptiónis.
R/. Amen.
Señor Jesucristo, que conoces la miseria de nuestra condición, no te desentiendas de nuestra salvación, porque sabemos que eres nuestro abogado ante el Padre. Concédenos pues vernos libres de nuestros pecados y celebrar dignamente el sacramento de nuestra redención.
R/. Amén.
Ipso præstánte, qui cum Deo Patre vivit et regnat in unitáte Spíritus Sancti in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Que lo conceda aquél, que vive con Dios Padre y reina en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Ez 37,1-14 (2)
Léctio libri Ezechiélis prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Ezequiel.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Facta est super me manus Dómini et edúxit me in spíritu Dómini et pósuit me in médio campi, qui erat plenus óssibus, et circumdúxit me per ea in gyro: erant autem multa valde super fáciem campi siccáque veheménter.

Et dixit ad me: «Fili hóminis, putásne vivent ossa ista?».

Et dixi: «Dómine, tu nosti».

Et dixit ad me: «Vaticináre super ossa ista et dices eis: Ossa árida, audíte verbum Dómini. Hæc dicit Dóminus Deus óssibus his: Ecce ego intromíttam in vos spíritum, et vivétis, et dabo super vos nervos et succréscere fáciam super vos carnes et superexténdam in vobis cutem et dabo vobis spíritum, et vivétis et sciétis quia ego Dóminus».

Et prophetávi, sicut præcéperat mihi. Factus est autem sónitus, prophetánte me, et ecce commótio; et accessérunt ossa ad ossa, unumquódque ad iunctúram suam. Et vidi: et ecce super ea nervi et carnes ascendérunt, et exténta est in eis cutis désuper, sed spíritum non habébant.

Et dixit ad me: «Vaticináre ad spíritum; vaticináre, fili hóminis, et dices ad spíritum: Hæc dicit Dóminus Deus: A quáttuor ventis veni, spíritus, et insúffla super interféctos istos, ut revivíscant».

Et prophetávi, sicut præcéperat mihi, et ingréssus est in ea spíritus; et vixérunt steterúntque super pedes suos, exércitus grandis nimis valde.

Et dixit ad me: «Fili hóminis, ossa hæc univérsa domus Ísrael est. Ipsi dicunt: “Aruérunt ossa nostra, et periit spes nostra, et abscissi sumus”. Proptérea vaticináre et dices ad eos: Hæc dicit Dóminus Deus: Ecce ego apériam túmulos vestros et edúcam vos de sepúlcris vestris, pópulus meus, et indúcam vos in terram Ísrael; et sciétis quia ego Dóminus, cum aperúero sepúlcra vestra et edúxero vos de túmulis vestris, pópulus meus. Et dabo spíritum meum in vobis, et vivétis, et collocábo vos super humum vestram, et sciétis quia ego Dóminus. Locútus sum et facio», ait Dóminus Deus.

R/. Amen.

En aquellos días:

El Señor puso su mano sobre mí, me trasladó por medio de su espíritu y me dejó en medio de la vega, que estaba llena de huesos. Me hizo pasar por ellos en todas las direcciones. Era una cantidad inmensa a lo largo de la vega y estaban completamente secos.

Y me dijo: «Hijo de hombre, ¿podrán revivir estos huesos?».

Yo le respondí: «Señor Dios, tú lo sabes».

Y me dijo: «Profetiza sobre estos huesos y diles: Huesos resecos, escuchad la palabra del Señor. Esto dice el Señor Dios a estos huesos: Yo haré que entre de nuevo el espíritu en vosotros y reviviréis. Os cubriré de nervios, haré crecer sobre vosotros la carne, os echaré encima la piel y os infundiré el espíritu y viviréis, y sabréis que yo soy el Señor».

Yo profeticé como me había ordenado, y mientras profetizaba se sintió un ruido; hubo un estremecimiento y los huesos se juntaron unos a otros. Miré y vi aparecer sobre ellos los nervios, crecer la carne y recubrirse todo de piel. Pero no tenían el espíritu de vida.

Entonces él me dijo: «Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre, y di al espíritu: Esto dice el Señor Dios: Ven, espíritu, de los cuatro vientos y sopla sobre estos muertos para que revivan».

Profeticé como el Señor me había ordenado, y el espíritu entró en aquellos huesos, que se reanimaron y se pusieron en pie. Era una cantidad inmensa.

Y me dijo: «Hijo de hombre, estos huesos son toda la casa de Israel. Ellos andan diciendo: Se han secado nuestros huesos, se ha desvanecido nuestra esperanza, estamos perdidos para siempre”. Por eso profetiza y diles: Esto dice el Señor Dios: Mirad, yo abriré vuestras tumbas, os haré salir de vuestros sepulcros, pueblo mío, y os llevaré a la tierra de Israel. Y sabréis que yo soy el Señor, cuando abra vuestras tumbas y os haga salir de vuestros sepulcros, pueblo mío. Infundiré en vosotros mi espíritu y reviviréis; os estableceré en vuestro suelo y sabréis que yo, el Señor, lo digo y lo hago», dice el Señor.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 89,1.16-17 (3)
Dómine, refúgium factus est nobis a generatióne in progénie, et miserére nobis. Tú has sido, Señor, nuestro refugio por todas las edades. Ten piedad de nosotros.
V/. Réspice de cælo, Deus, super servos tuos, et in ópera mánuum tuárum.
R/. Et miserére nobis.
V/. Oh Dios, asómate desde el cielo y manifiesta tus obras a tus siervos.
R/. Ten piedad de nosotros.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 1 Tes 4,1-8
Epístola Pauli apóstoli ad Thessalonicénses prima.
R/. Deo grátias.
Primera carta del apóstol san Pablo a los tesalonicenses.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Rogámus vos et obsecrámus in Dómino Iesu, ut quemádmodum accepístis a nobis quómodo vos opórteat ambuláre et placére Deo, sicut et ambulátis ut abundétis magis. Scitis enim, quæ præcépta dedérimus vobis per Dóminum Iesum.

Hæc est enim volúntas Dei, sanctificátio vestra, ut abstineátis a fornicatióne, ut sciat unusquísque vestrum suum vas possidére in sanctificatióne et honóre, non in passióne desidérii, sicut et gentes, quæ ignórant Deum, ut ne quis supergrediátur neque circumvéniat in negótio fratrem suum, quóniam vindex est Dóminus de his ómnibus, sicut et prædíximus vobis et testificáti sumus. Non enim vocávit nos Deus in immundítia sed in sanctificatióne. Ítaque, qui spernit, non hóminem spernit sed Deum, qui étiam dat Spíritum suum Sanctum in vos.

R/. Amen.

Hermanos:

Os pedimos y os exhortamos en el nombre de Jesús, el Señor, a que os portéis de la manera que os enseñamos para agradar a Dios; ya lo hacíais, pero hacedlo todavía mejor. Bien sabéis las instrucciones que os dimos en nombre de Jesús, el Señor.

Ahora bien, ésta es la voluntad de Dios, vuestra santificación: que huyáis de la impureza, que cada uno de vosotros sepa tratar su propio cuerpo de una manera digna y honesta, sin dejarse llevar por la pasión, como hacen los paganos, que no conocen a Dios. Que en este punto nadie abuse ni engañe a su hermano, pues el Señor tomará venganza de todo esto, como ya os lo dejamos dicho y recalcado.Y es que Dios no nos ha llamado a la impureza, sino a vivir en la santidad. Por tanto, el que desprecie todo esto no desprecia a un hombre, sino a Dios, el cual os da su Espíritu Santo.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 21,5-11
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Quibúsdam dicéntibus de templo, quod lapídibus bonis et donis ornátum, esset dixit: «Hæc quæ vidétis, vénient dies, in quibus non relinquétur lapis super lápidem, qui non destruátur».

Interrogavérunt autem illum dicéntes: «Præcéptor, quando ergo hæc erunt, et quod signum, cum fíeri incípient?».

Qui dixit: «Vidéte, ne seducámini; multi enim vénient in nómine meo dicéntes: “Ego sum” et: “Tempus appropinquávit”. Nolíte ergo ire post illos. Cum autem audiéritis proelia et seditiónes, nolíte terréri; opórtet enim primum hæc fieri, sed non statim finis».

Tunc dicébat illis: «Surget gens contra gentem, et regnum adversus regnum; et terræ motus magni et per loca fames et pestiléntiæ erunt, terrorésque et de cælo signa magna erunt».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Como algunos decían que el templo era muy bello por sus piedras tan hermosas y por los exvotos, dijo: «Llegará un día en que de eso que veis no quedará piedra sobre piedra. Todo será destruido».

Y le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo sucederá eso y cuál será la señal de que estas cosas van a cumplirse?».

Él contestó: «Mirad que no os engañen, porque vendrán muchos en mi nombre diciendo: Yo soy el mesías y El tiempo ha llegado. No los sigáis. Cuando oigáis hablar de guerras y de revoluciones, no os alarméis, porque es necesario que eso suceda; pero todavía no será el fin».

Y continuó diciendo: «Se levantarán pueblos contra pueblos y reinos contra reinos; habrá grandes terremotos, hambre y peste en diversos lugares, sucesos espantosos y grandes señales en el cielo.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 147,14
Allelúia. Aleluya.
V/. Qui pósuit fines tuos pacem, et ádipe fruménti sátiat te.
R/. Allelúia.
V/. Los humildes, al verlo, se regocijarán, y los que buscan a Dios cobrarán ánimo.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Sab 16,20
V/. Parátum panem de cælo præstitísti fíliis tuis, Dómine, omne delectaméntum in se habéntem odóre suavitátis, allelúia, allelúia. V/. A tus hijos, Señor, le procuraste desde el cielo un pan capaz de dar todo placer y acomodado al gusto de cada uno, aleluya, aleluya.
R/. Omne delectaméntum in se habéntem odóre suavitátis, allelúia, allelúia. R/. Capaz de dar todo placer y acomodado al gusto de cada uno, aleluya, aleluya.

Pro oratione admonitionis et aliis, quære superius in XV dominico, p. 653.
A partir de la oratio admonitionis se sigue el formulario del domingo XV, p. 653.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Propitiáre, Dómine, cunctis iniquitátibus nostris, et rédime de corruptióne vitam nostram.
Grávia enim sunt nostra delícta, sed tu miséricors a nobis débita prolónga flagélla; sed cum suspénsa fúerit iracúndia tua, corrigántur quæ in nos cónspicis esse non recta.

R/.
Amen.
Perdona, Señor, todos nuestros pecados y libra de la injusticia nuestra vida.
Graves son nuestras culpas, pero tú, según tu misericordia, aleja los castigos que hayamos podido merecer; de modo que, aplacada tu cólera, podamos enmendar cuanto de menos recto puedas ver nosotros.
R/.
Amén.
Auxiliánte ipsíus misericórdia Dómini nostri, qui ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Con la ayuda de la misericordia de nuestro Señor, que todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Atténde, Dómine, gémitus nostros, et famíliæ tuæ adésto propítius; ut si reátus consciéntiæ nostræ a te nos facit extráneos, tua píetas non amíttat próprios vel redémptos.
Sed fac nos, Dómine, evangélicam prædicatiónem cognóscere, et ætérnam vitam percípere.
R/. Amen.
Escucha, Señor, nuestras súplicas y asiste benigno a tu familia; aunque el peso de nuestras culpas nos aleja de ti, que tu amor no abandone a los que has redimido y hecho tuyos.
Haznos conocer el anuncio del Evangelio y alcanzar la vida eterna.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Te deprecámur, Dómine, ut adsis précibus cotidiánis diébus, quæ tuis deferúntur altáribus.
Respícere dignáre humilitátis nostræ confessiónem, cum tuæ magnæ misericórdiæ diu noctúque depóscimus, Deus, pietátem: pro Ecclésia tua cathólica, quam custodíre dignéris ab univérsis scándalis; pro serenitáte régia, ut vitam tranquíllam possídeat; pro sacerdótibus in fungéndis offíciis, quos ab omni insídia diáboli fácias líberos; pro clero et univérso pópulo, quos, Dómine, tua intercedénte misericórdia, ab imminénti flagéllo propítius liberáre dignéris; pro spirítibus famulórum famularúmque tuárum in pace quiescéntium, ut remissiónem accípiant peccátorum; et salus comitétur per intercessiónem sanctórum ómnibus in hac vita vivéntibus.
R/. Amen.

Acoge, Señor, te lo pedimos, nuestras oraciones de cada día, que presentamos ante tu altar.
Dígnate aceptar la humildad de nuestra confesión dado que, día y noche, pedimos con insistencia, oh Dios, la piedad de tu gran misericordia: por tu Iglesia católica, para que te dignes protegerla de todo mal; por los que nos gobiernan, para que puedan asegurar la paz y la justicia; por los obispos, para que, en el ejercicio de sus funciones, se vean libres de las insidias del enemigo; por los ministros de la Iglesia y por todo el pueblo, para que, por tu gran misericordia, Señor, te dignes librarlos de cualquier adversidad; por las almas de los fieles que descansan en paz, para que obtengan el perdón de sus pecados; y, para que la salud acompañe a todos los vivos, por intercesión de los santos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Tuam, Dómine, misericórdiam, qui das pacem, assíduis precóniis immolámus; quia tu es pax vera, qui pacíficas univérsa, et tua pace commemorántia ómnia perséverant in ópera bona.
R/. Amen.

Con insistentes plegarias imploramos tu misericordia, oh Señor: porque tú das la paz, eres la verdadera paz, pacificas el universo; y todos los que permanecen en tu paz perseveran haciendo el bien.
R/.
Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, ingénite Pater omnípotens Deus noster, nos tibi grátias ágere; qui cum unigénito Fílio tuo Dómino nostro et Spíritu Sancto unus Deus in personárum discretióne et unus es, Dómine, in unitáte.
Quod enim de Fílio tuo, hoc étiam de Spíritu Sancto sine discretióne sentímus, et in confessióne veræ sempiternæque deitátis, et in persónis propríetas, et in maiestáte adorétur æquálitas.

Atque ídeo te unum in Trinitáte Deum cæléstia et terréstria laudáre non cessant ita dicéntes:

Es justo y necesario, Padre sin principio, omnipotente Dios nuestro, que te demos gracias; Tú, con tu Unigénito Hijo, nuestro Señor, y con el Espíritu Santo, eres un único Dios en la diversidad de tus personas y uno sólo, Señor, en la naturaleza divina.
Lo que afirmamos de tu Hijo, lo creemos también del Espíritu Santo sin distinción; confesando la verdadera y eterna Divinidad, adoramos lo que es propio de cada persona divina y la igualdad en la majestad.

Por esto, a ti, único Dios en tres personas el cielo y la tierra no cesan de alabarte, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere Dómine sanctus, vere Dómine quia pleni sunt cæli et terræ glóriæ maiestátis tuæ; caro factum est, ut habitáret in nobis.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

En verdad, Señor, tú eres santo y Señor, el cielo y la tierra están llenos de la majestad de tu gloria. Se hizo carne y acampó entre nosotros.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Confitébimur tibi, Dómine, confitébimur tibi et crédimus pro nostro scélere te mortis corpóreæ subdidísse supplício, et pro ómnium salúte prostráto mortis intéritu triumphántibus ángelis cæléstis Patris mýsticam ad mansiónem revérsum.

Persólite te petímus et rogámus, ut obláta in conspéctu tuo nostræ servitútis libámina, ipse tibi acceptabília fácias, et accépta, discurrénte sancto ángelo tuo, nobis sanctificáta dívidas: ut dum corda nostra córporis et sánguinis tui commixtióne puríficas, petitiónes nostras in odórem suavitátis accípias.
R/. Amen.

Te damos gracias, Señor, te damos gracias y creemos que por causa de nuestro pecado sufriste muerte corporal en el suplicio, y, por la salvación de todos, destruido el poder de la muerte, regresaste a la sagrada mansión del Padre celestial entre el júbilo de los ángeles.

Te pedimos y rogamos, como siempre, que aceptes benigno
las oblaciones presentadas por tus siervos y nos las distribuyas
santificadas por la acción de tu Espíritu Santo; para que, al purificar nuestros corazones con la comunión de tu cuerpo y de tu sangre, aceptes nuestras súplicas como ofrenda agradable.
R/. Amén.

Te præstánte, Dómine Iesu Christe, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus perómnia Deus, hæc ómnia nobis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor Jesucristo, que con el Padre y el Espíritu Santo, eres un solo Dios, pues creas todas estas cosas para nosotros, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas + de vida, y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Da pacem, Dómine, tríbue caritátem, impárte grátiam; ut cum fidúcia dicámus ea quæ docuísti. Señor, danos la paz, concédenos la caridad, distribuye tu gracia, para que, llenos de confianza, podamos repetir, como nos enseñaste.

Inicio página

Benedictio / Bendición
Bénedic, Dómine, famíliam tuam, et confiténtibus tibi indulgéntiæ non déneges libertátem.
R/.
Amen.
Bendice, Señor, a esta familia tuya, y a los que confiesan tu perdón, no les niegues la libertad.
R/.
Amén.
Tríbue eis futúræ immortalitátis vitam, et veræ repromissiónis exspectatiónem.
R/. Amen.
Concédeles participar en la vida inmortal y la esperanza de alcanzar lo que has prometido.
R/. Amén.
Ut, immóvili ætérnæ beatitúdinis stabilitáte fundáti, in advérsis huius sæculi máneant incorrúpti.
R/. Amen.

Para que, firmes en la solidez de la vida eterna, eviten todo pecado en las contrariedades de esta vida.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Córporis Christi tui, Dómine, sanguinísque refécti, grátias tibi reférimus, húmiles ac devóte orántes ut semper te mereámur habére propítium, qui médicus es et animárum reféctio.
R/. Amen.
Saciados por el Cuerpo y la Sangre de tu Cristo, te damos gracias, Señor, rogándote con humildad y devoción que merezcamos tenerte siempre propicio, ya que tú eres el médico y el sustento de las almas.
R/. Amén.
Quia pius et miséricors es Deus, et vivis et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Porque eres Dios piadoso y rico en misericordia, y vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 699-700 y pp. 653-657) y del Liber Commicus I  (pp. 497-499). Los textos en español (no oficiales) están tomados de: Gibert, Jordi y Torné, Josep, Los domingos de Cotidiano. Cuadernos Phase nº 78, Barcelona 1997, pp. 67-70; oratio post gloriam de Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe. Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, p. 502,  y los bíblicos de La Santa Biblia, Ed. Paulinas.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español)
.

2. El versículo 3 dice en la Neovulgata "Et dixit ad me: «Fili hóminis, putásne vivent ossa ista?». Et dixi: «Dómine, tu nosti»" (Y me dijo: «Hijo de hombre, ¿podrán revivir estos huesos?». Yo le respondí: «Señor Dios, tú lo sabes»). Sin embargo el Liber Commicus omite la respuesta de Ezequiel: "Et dixi: «Dómine, tu nosti»" (Yo le respondí: «Señor Dios, tú lo sabes»). Creemos que se trata de una errata, por lo que seguimos el texto de la Neovulgata indicando en cursiva la frase omitida. (N. de La Ermita).

3. Cf. Sal 89,1.16-17. (N. de La Ermita).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXI-MMXV