Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Domingo XXIV de Cotidiano

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe

DE COTIDIANO
In XXIV Dominico
/ Domingo XXIV (1)

 

Domingo XXIV de Cotidiano. ("Jesús y el joven rico" Heinrich Hofmann, 1889. Iglesia de Riverside, Nueva York)
 

 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 105,4
Dómine, exáudi oratiónem pópuli tui, alleluia, et da benedictiónem tuam plebi tuæ, sicut iurásti, allelúia, allelúia, allelúia, allelúia. Señor, escucha la oración de tu pueblo, aleluya; y dale a tu pueblo tu bendición, como lo prometiste, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.
V/. Meménto nostri, Dómine, in beneplácito pópuli tui; visíta nos in salutári tuo.
R/. Sicut iurásti, allelúia, allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen
R/. Sicut iurásti, allelúia, allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Cuando seas propicio con tu pueblo, acuérdate de nosotros, Señor, cuando vengas a salvarlo no te olvides de nosotros.
R/. Como lo prometiste, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Como lo prometiste, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Tibi Dómino Deo nostro glóriam cánimus, nóstraque delícta coram tuæ divinitátis óculos publicámus.
Miserére ítaque nobis, qui occúlta nostra cognóscis; et quia tu solus es qui tollis peccáta mundi, deprecatiónem nostram aure placábili súscipe, et mala quæ géssimus miserátus agnósce.

R/. Amen.

Cantamos tu gloria, Señor Dios nuestro, y, ante tu mirada, exponemos nuestros delitos. Ten piedad de nosotros, ya que conoces nuestras culpas ocultas. Tú, que eres el único que quitas el pecado del mundo, en tu acostumbrada benignidad, atiende nuestra súplica, y, en tu misericordia, perdona nuestras malas acciones.
R/. Amén.

Christe, qui vivis cum Patre et Spíritu Santo, in Trinitáte, unus Deus, gloriáris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Cristo, que vives con el Padre y el Espíritu Santo, en la Trinidad, un solo Dios, glorioso por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Jer 32,36-42
Léctio libri Ieremíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Jeremías.
R/. Demos gracias a Dios.

Hæc dicit Dóminus Deus Ísrael ad civitátem hanc, de qua vos dícitis quod tradátur in manus regis Babylónis in gládio et in fame et in peste: «Ecce ego congregábo eos de univérsis terris, ad quas eiéci eos in furóre meo et in ira mea et in indignatióne grandi; et redúcam eos ad locum istum et habitáre eos fáciam confidénter. Et erunt mihi in pópulum, et ego ero eis in Deum.

Et dabo eis cor unum et viam unam, ut tímeant me univérsis diébus, et bene sit eis et fíliis eórum post eos. Et fériam eis pactum sempitérnum et non désinam eis benefácere et timórem meum dabo in corde eórum, ut non recédant a me.

Et lætábor super eis, cum bene eis fécero, et plantábo eos in terra ista in veritáte, in toto corde meo et in tota ánima mea.  Quia hæc dicit Dóminus: Sicut addúxi super pópulum istum omne malum hoc grande, sic addúcam super eos omne bonum, quod ego lóquor ad eos».

R/. Amen.

Esto dice el Señor, Dios de Israel, a propósito de esta ciudad, de la que vosotros decís: Por la espada, el hambre y la peste ha sido entregada en manos del rey de Babilonia: «Yo los recogeré de todos los países en que los he arrojado en mi cólera, mi furor y mi gran indignación. Los volveré a este lugar y haré que habiten en él con seguridad.

Ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios, y les daré otro corazón y otro camino, para que me respeten siempre, en bien suyo y de sus hijos después de ellos. Y haré con ellos una alianza eterna: no cesaré de concederles favores, haré que me respeten y que no se aparten más de mí.

Cifraré mi gozo en hacerles bien, los plantaré sólidamente en esta tierra, con todo mi corazón y con toda mi alma. Pues esto dice el Señor: Como he traído sobre este pueblo toda esta desventura, así traeré sobre ellos toda la ventura que les prometo».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 65,1.2.8
Iubiláte Dómino, omnis terra, psalmum dícite nómini eius, date glóriam laudi eius. Aclamad a Dios toda la tierra, cantad la gloria de su nombre, tributadle su gloriosa alabanza.
V/. Benedícite, gentes, Deum nostrum, et obaudíte voci eius.
R/. Date glóriam laudi eius.
V/. Pueblos, bendecid a nuestro Dios, proclamad a plena voz sus alabanzas.
R/. Tributadle su gloriosa alabanza.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Ef 3,8-13
Epístola Pauli apóstoli ad Ephésios.
R/. Deo grátias.
Epístola del apóstol Pablo a los efesios.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Mihi ómnium sanctórum mínimo data est grátia hæc: géntibus evangelizáre investigábiles divítias Christi, et illumináre omnes, quæ sit dispensátio mystérii abscondíti a sæculis in Deo, qui ómnia creávit, ut innotéscat nunc principátibus et potestátibus in cæléstibus per ecclésiam multifórmis sapiéntia Dei, secúndum propósitum sæculórum, quod fecit in Christo Iesu Dómino nostro, in quo habémus fidúciam et accéssum in confidéntia per fidem eius.

Propter quod peto, ne deficiátis in tribulatiónibus meis pro vobis, quæ est glória vestra.

R/. Amen.

Hermanos:

A mí, el más insignificante de todos los cristianos, se me ha concedido el privilegio de evangelizar a los paganos, de anunciar la incalculable riqueza de Cristo, de declarar el cumplimiento de este plan secreto, escondido desde todos los siglos en Dios, creador de todas las cosas. Así, de ahora en adelante, por medio de la Iglesia, los principados y potestades celestiales podrán conocer la incalculable sabiduría de Dios, según el plan eterno que Dios ha realizado en Cristo Jesús, Señor nuestro. Gracias a la fe que tenemos en Cristo, nos acercamos a Dios con entera libertad y plena confianza.

Por eso os pido que no os desalentéis al ver lo que sufro por vosotros, pues esto debe ser un honor para vosotros.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 18,18-30
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Interrogávit Iesum quidam princeps dicens: «Mágister bone, quid fáciens vitam ætérnam possidébo?».

Dixit autem ei Iesus: «Quid me dicis bonum? Nemo bonus nisi solus Deus. Mandáta nosti: non mœcháberis, non occídes, non furtum fácies, non falsum testimónium dices, honóra patrem tuum et matrem».

Qui ait: «Hæc ómnia custodívi a iuventúte».

Quo audíto, Iesus ait ei: «Adhuc unum tibi deest: ómnia, quæcúmque habes, vende et da paupéribus et habébis thesáurum in cælo et veni, séquere me».

His ille audítis, contristátus est, quia dives erat valde. Videns autem illum Iesus tristem factum dixit: «Quam diffícile, qui pecúnias habent, in regnum Dei intrant. Facílius est enim camélum per forámen acus transíre, quam dívitem intráre in regnum Dei».

Et dixérunt, qui audiébant: «Et quis potest salvus fíeri?».

Ait autem illis: «Quæ impossibília sunt apud hómines, possibília sunt apud Deum».

Ait autem Petrus: «Ecce nos dimísimus nostra et secúti sumus te».

Qui dixit eis: «Amen dico vobis: Nemo est, qui relíquit domum aut uxórem aut fratres aut paréntes aut fílios propter regnum Dei, et non recípiat multo plura in hoc témpore et in sæculo ventúro vítam ætérnam».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Un hombre dintinguido preguntó a Jesús: «Maestro bueno, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?».

Jesús le contestó: «¿Por qué me llamas bueno? El único bueno es Dios. Sabes los mandamientos: No cometerás adulterio, no matarás, no robarás, no levantarás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre».

Él dijo: «Todo eso lo he guardado desde mi juventud».

Al oírlo Jesús, le dijo: «Aún te queda una cosa por hacer: Vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; después, ven y sígueme».

El joven, al oír esto, se quedó muy triste, porque era muy rico. Jesús dijo al verlo tan triste: «¡Qué difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas! Pues es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de Dios».

Los presentes dijeron: «Entonces, ¿quién podrá salvarse?».

Y Jesús les contestó: «Lo que es imposible a los hombres es posible para Dios».

Entonces Pedro le dijo: «Nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido».

Jesús dijo: «Os aseguro que nadie deja casa, mujer, hermanos, parientes e hijos por el reino de Dios, sin que reciba mucho más en este mundo y después la vida eterna».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 101,22
Allelúia. Aleluya.
V/. Annuntiétur in Sion nomen Dómini, et laus eius in Ierúsalem.
R/. Allelúia.
V/. Que se pregone en Sión el nombre del Señor y su alabanza en Jerusalén.
R/.
Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio 1Re 8,2.4-5.3
V/. Sacerdótes et levítæ, et omnis Ísrael, qui convenérant ad Dóminum, ambulábant ante arcam et immolábant víctimas Dómino, allelúia, allelúia, allelúia. V/. Los sacerdotes y los levitas y todos los israelitas se reunieron ante el Señor delante del arca y sacrificaban víctimas al Señor, aleluya, aleluya, aleluya.
V/. Venérunt omnes senióres ex Ísrael.
Et tulérunt arcam Dómini et portavérunt in tabernáculum testimónii; et ómnia vasa sanctuárii, quæ erant in tabernáculo.
R/. Et immolábant víctimas Dómino, allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Llegaron todos los ancianos de Israel.
Y tomaron el arca del Señor y la llevaron junto con la tienda de la reunión y todos los utensilios sagrados que había en ella.
R/. Y sacrificaban víctimas al Señor, aleluya, aleluya, aleluya.

Pro oratione admonitionis et aliis, quære superius in VII dominico, p. 606.
A partir de la oratio admonitionis se sigue el formulario del domingo VII, p. 606.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Inter sacra mystéria constitúti, et latentíssimo nostræ consciéntiæ testimónio vulneráti, sic peccáta defleámus, ut preséntia non agámus et futúra sollícite caveámus; gravis quippe pœna subséquitur, quando ibi rursus offénsa contráhitur, ubi vénia postulátur; nullus ergo pravis cogitatiónibus aliquándo conséntiat, nemo sæculárium voluptátum delectaménta perfíciat; repellámus mala collóquia et cum velocitáte divína compleámus impéria.

Sit in nostris opéribus cástitas, in sermónibus grávitas, in oratióne compúnctio, sub religióne devótio.
Lacrimárum sacrifício iungámus, ut in bono satiári nostra desidéria gaudeámus.

R/.
Amen.

Reunidos para celebrar los sagrados misterios, y heridos por el peso oculto de nuestra conciencia, deploremos de tal manera los pecados pasados, en el presente no los cometamos más y, con solicitud, nos guardemos de las asechanzas futuras. Merece un severo castigo el cometer de nuevo un pecado, después de haber pedido perdón. Que nadie ceda pues a los malos pensamientos, ni se deleite en deseos pecaminosos; evitemos las malas conversaciones y cumplamos con presteza la voluntad de Dios.

Que en nuestras obras resplandezca la castidad, la gravedad en nuestras palabras, la humildad en nuestras oraciones y la sinceridad en nuestras prácticas religiosas.
Junto con nuestro sacrificio presentemos la ofrenda de nuestras lágrimas, para que podamos alegramos de ver colmados nuestros deseos de bien.
R/.
Amén.

Per ineffabília mirabília sua, Deus noster, qui vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por las inefables maravillas de nuestro Dios, que vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Iteráta legatióne rogámus ut tu, Deus Pater omnípotens, servos atque ancíllas tuas propítia maiestáte custódias; ut ab infestántis inimíci insidiósis láqueis liberátos diu noctúque deféndas, ne nos occúltus inimícus corde et córpore opprímat, ne terréna cogitatióne decípiat, sed vera lux Fílii tui fáciat spiritáli luce pervígiles.

Ecclésiam quoque tuam fundaméntum veritátis contra omnes mundi ímpetus, contra hæréticæ pravitátis scándalum, cælésti tranquillitáte gubérnes et regas; et omnes, qui in sublimitátibus agunt cathólica fide fundátos, ordinatióne compósitos, pietáte præcípuos, patiéntia mites, pace quiétos effícias, universúmque mundum propítia bonitáte consérves.
R/. Amen.

Dios, Padre todopoderoso, con redoblada súplica te pedimos que, por tu benigna grandeza, guardes a tus siervos y a tus siervas: líbralos de los insidiosos ardides del adversario, defiéndelos, día y noche, para que el astuto enemigo no los domine ni en el cuerpo ni en el espíritu; que las preocupaciones materiales no los desvíen, sino que la luz verdadera de tu Hijo les mantenga atentos para acoger el resplandor del espíritu.

Gobierna y rige con celestial sosiego a tu Iglesia, fundamento de la verdad, para que no sucumba ante las presiones del mundo ni al escándalo de las divisiones innecesarias.
Haz que quienes ocupan los primeros puestos estén cimentados en la fe católica, dedicados de lleno a sus obligaciones, esclarecidos por su piedad, sosegados por su paciencia, tranquilos en la paz, y conserva en el bien a todo el universo.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
His nostris, quæsumus, placáre libamínibus, clementíssime Deus, et offeréntium votis adésto propítius; hæc tibi litat in Ecclésia tua sancta cathólica tuórum officiósitas sacerdótum, in honóre et commemoratióne sanctórum tuórum, pro removéndo univérsæ cladis intéritu ac tribuénda salúte populórum pro totius quoque mortis occásu, vel réquie et indulgéntia peccatórum; ut et illos in pace refrígeres, et nobis ómnibus immaculátæ vitæ subsídium præstes.
R/. Amen.

Acepta benigno, Dios clementísimo, nuestras oblaciones y acoge propicio las súplicas de los oferentes.
Te las presenta en tu santa Iglesia católica el ministerio de tus sacerdotes, en honor y en conmemoración de tus santos, para alejar cualquier desastre o calamidad y obtener la salvación de los pueblos, para evitar todo peligro de muerte, para la reconciliación y el perdón de los pecados, para alcanzar el consuelo de la paz y concédenos poder llevar una vida intachable.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Placábilis Dómine, qui es pax certa et cáritas indisrúpta, pacem nobis ómnibus largíre pleníssimam; ut et pacífici tua servántes  præcépta, ad vitam mereámur perveníre perpétuam.
R/. Amen.

Señor, clemente, tú eres la paz verdadera y la caridad indivisible: concédenos a todos una paz perfecta; para que observemos en la tranquilidad tus preceptos y alcancemos la vida que no tiene fin.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivens tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est nos tibi semper grátias agere, Dómine, sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum, cuius divinitátis imménsitas sic ineffabíliter circumpléctitur ómnia, ut in síngulis creatúris permáneat tota, et in ómnibus hábitet univérsa; non minorátur in mínimis, non augétur in magnis; non conclúditur témpore, non astríngitur quantitáte; non inítio cœpta, non término finiénda; a quo totus homo et creátus est ad iustítiam sine peccáto, et reparátus est post ruínam sacrifício eiúsdem Christi mundíssimo.

Per ipsum, quem in unitáte Trinitátis colláudant cæléstia páriter et terréna, hymnum dulci modulatióne proclamántia atque dicéntia:

Es justo y necesario darte siempre gracias, Señor, Padre santo, Dios eterno y omnipotente, por Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro.
La inmensidad de su divinidad llena el universo de modo tan inmutable que está presente entera en cada una de las criaturas y su plenitud habita en todas.
No disminuye en lo pequeño, ni aumenta en lo grande; no queda limitada por el tiempo, ni se ciñe a una cantidad; no empezó en un primer momento, ni conoce un término final. Por ella todo hombre ha sido creado para la justicia sin pecado y después de la ruina de la culpa ha sido reparado por el sacrificio purísimo de Cristo.

A quien, en la unidad de la Trinidad, alaban el cielo y la tierra, proclamando y repitiendo, con agradable melodía, el himno:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Útinam ad hoc opus mens humána per misericórdiam tuam illumináta suffíciat, ut Dómini nostri Unigéniti tui, per quem facti ac redémpti sumus, qui sæculórum est cónditor, credéntium liberátor, doctrínam recolámus et grátiam; qui humiliátus usque ad mortem, mortem autem crucis, pati pro nobis váluit et tecum regnáre non dístulit, idem hóstia et sacérdos verus:

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

La mente humana, oh Dios, iluminada por tu misericordia, sea capaz de acoger la doctrina y la gracia de nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo Unigénito, por quien hemos sido creados y redimidos; Él es el Creador de los siglos, el libertador de los creyentes: Él, humillado hasta la muerte y una muerte de cruz, quiso padecer por nosotros sin dejar de reinar contigo, siendo a la vez sacerdote y víctima:

Cristo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Compléntes ígitur atque servántes præcépta Unigéniti tui, præcámur, omnípotens Pater, ut his creatúris superpósitis altário tuo Spíritum sanctificatiónis infúndas; ut per transfusiónem cæléstis atque invisíbilis sacraménti, panis hic transmutátus in carnem, et calix transformátus in sánguinem, sit offeréntibus grátia et suméntibus medicína.
R/.
Amen.

Al cumplir y observar el mandato de tu Unigénito, te pedimos, Padre Todopoderoso, que infundas tu Espíritu santificador sobre estos dones presentados sobre tu altar.
Que por la acción de este misterio celeste e invisible este pan sea la carne y este cáliz la sangre de Cristo, gracia para quienes los ofrecen y remedio para cuantos los reciben.
R/. Amén.

Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas, ac præstas nobis, ut sint benedícta a te, Deo nostro, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Padre sin principio, por tu Hijo Unigénito, nuestro Señor Jesucristo, por el cual tú creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Acceptúri, fratres caríssimi, intra mortália víscera cæléste sacrifícium, et intra cubículum humáni péctoris hóspitem Deum, mundémus consciéntias nostras ab omni labe vitiórum, ut nihil sit in nobis súbdolum vel supérbum, sed in humilitátis stúdium et caritátis assénsum per escam et sánguinem Domínici, córporis fratérnitas copulétur, ut cum magna fidúcia dícere mereámur e terris: Al prepararnos, hermanos carísimos, a recibir en nuestro cuerpo mortal el sacrificio celestial y a acoger como huésped a Dios en nuestro interior, purifiquemos nuestras conciencias de toda mancha, de modo que no quede en nosotros nada falso o soberbio:
sino que manteniéndonos en la humildad y practicando el amor, se refuerce nuestra fraternidad, por la participación en el cuerpo y la sangre del Señor, y con gran confianza podamos decir desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Inténdat Dóminus ad oratiónem vestræ humilitátis, et det vobis ómnibus præmium sempitérnæ salútis.
R/. Amen.

El Señor escuche la oración de vuestra humildad y os dé el premio de la salvación eterna.
R/.
Amén.

Omni loco et témpore propítium Dóminum habeátis, et in eius semper láudibus exsultétis.
R/. Amen.
Que Dios os sea propicio en todo tiempo y lugar y os alegréis de poderlo alabar.
R/. Amén.
Ómnibus peccátis vestris Dóminus cleménter ignóscat, et perveníre vos felíciter fáciat ad glóriam sempitérnam.
R/. Amen.

Dios clemente perdone todos vuestros pecados y os haga llegar a la gloria sempiterna.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la misericordia de nuestro Dios, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Córporis Christi tui, Dómine, sanguinísque refécti, grátias tibi reférimus, húmiles ac devóte orántes ut semper te mereámur habére propítium, qui médicus es et animárum reféctio.
R/. Amen.

Saciados por el Cuerpo y la Sangre de tu Cristo, te damos gracias, Señor, rogándote con humildad y devoción que merezcamos tenerte siempre propicio, ya que tú eres el médico y el sustento de las almas.
R/.
Amén.

Quia pius et miséricors es Deus, et vivis et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Porque eres Dios piadoso y rico en misericordia, y vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 683-684 y 606-611) y del Liber Commicus I  (pp. 474-476). Los textos en español (no oficiales) están tomados de: Gibert, Jordi y Torné, Josep, Los domingos de Cotidiano. Cuadernos Phase nº 78, Barcelona 1997, pp. 36-39; oratio post gloriam de Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe. Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, p. 491, y los bíblicos de La Santa Biblia, Ed. Paulinas.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español)
.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMX-MMXV