Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Domingo XXIII de Cotidiano

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe

DE COTIDIANO
In XXIII Dominico
/ Domingo XXIII (1)

 

Domingo XXIII de Cotidiano. ("Cristo y la Virgen como protectores de la infancia" Esteban Márquez. Paraninfo de la Universidad de Sevilla, 1694)
 

 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 105,4
Dómine, exáudi oratiónem pópuli tui, alleluia, et da benedictiónem tuam plebi tuæ, sicut iurásti, allelúia, allelúia, allelúia, allelúia. Señor, escucha la oración de tu pueblo, aleluya; y dale a tu pueblo tu bendición, como lo prometiste, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.
V/. Meménto nostri, Dómine, in beneplácito pópuli tui; visíta nos in salutári tuo.
R/. Sicut iurásti, allelúia, allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen
R/. Sicut iurásti, allelúia, allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Cuando seas propicio con tu pueblo, acuérdate de nosotros, Señor, cuando vengas a salvarlo no te olvides de nosotros.
R/. Como lo prometiste, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Como lo prometiste, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Tibi Dómino Deo nostro glóriam cánimus, nóstraque delícta coram tuæ divinitátis óculos publicámus.
Miserére ítaque nobis, qui occúlta nostra cognóscis; et quia tu solus es qui tollis peccáta mundi, deprecatiónem nostram aure placábili súscipe, et mala quæ géssimus miserátus agnósce.

R/. Amen.

Cantamos tu gloria, Señor Dios nuestro, y, ante tu mirada, exponemos nuestros delitos. Ten piedad de nosotros, ya que conoces nuestras culpas ocultas. Tú, que eres el único que quitas el pecado del mundo, en tu acostumbrada benignidad, atiende nuestra súplica, y, en tu misericordia, perdona nuestras malas acciones.
R/. Amén.

Christe, qui vivis cum Patre et Spíritu Santo, in Trinitáte, unus Deus, gloriáris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Cristo, que vives con el Padre y el Espíritu Santo, en la Trinidad, un solo Dios, glorioso por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Jer 32,26-35
Léctio libri Ieremíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Jeremías.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Factum est verbum Dómini ad Ieremíam dicens: «Ecce ego Dóminus, Deus univérsæ carnis; numquid mihi diffícile erit omne verbum? Proptérea hæc dicit Dóminus: Ecce ego tradam civitátem istam in manus Chaldæórum et in manus regis Babylónis, et cápiet eam. Et vénient Chaldæi pr œliántes advérsum urbem hanc et succéndent eam igni et cómburent eam et domos, in quarum domátibus sacrificábant Baal et libábant diis aliénis libámina ad irritándum me.

Erant enim fílii Ísrael et fílii Iudæ iúgiter faciéntes malum in óculis meis ab adulescéntia sua, fílii Ísrael, qui usque nunc exacérbant me in ópere mánuum suárum, dicit Dominus. Quia in furórem et in indignatiónem meam facta est mihi cívitas hæc a die, qua ædificavérunt eam, usque ad diem istam, qua auferétur de conspéctu meo propter omnem malítiam filiórum Ísrael et filiórum Iudæ, quam fecérunt, ad iracúndiam me provocántes, ipsi et reges eórum, príncipes eórum et sacerdótes eórum et prophétæ eórum, viri Iudæ et habitatóres Ierúsalem.

Et vertérunt ad me terga et non fácies, cum docérem eos dilúculo consúrgens et erúdiens et nollent audíre, ut accíperent disciplínam. Et posuérunt idóla sua in domo, super quam invocátum est nomen meum, ut pollúerent eam; et ædificavérunt excélsa Baal, quæ sunt in valle Benénnom, ut initiárent fílios suos et fílias suas Moloch; quod non mandávi eis, nec ascéndit in cor meum, ut fácerent abominatiónem hanc et in peccátum dedúcerent Iudam». Ait Dóminus omnípotens.

R/. Amen.

En aquellos días:

El Señor dirigió su palabra a Jeremías: «Mira, yo soy el Señor, el Dios de todos los mortales. ¿Qué puede haber imposible para mí? Por tanto, esto dice el Señor: Voy a entregar esta ciudad en manos de los caldeos y de Nabucodonosor, rey de Babilonia, quien la tomará. Los caldeos que están atacando esta ciudad vendrán y le prenderán fuego, incendiarán sus casas, sobre cuyas terrazas se han ofrecido sacrificios a Baal y se han hecho ofrendas a dioses extraños para irritarme.

Porque el pueblo de Israel y el pueblo de Judá tan sólo han hecho desde su juventud lo que me desagrada; sí, los israelitas no han hecho más que irritarme con las obras de sus manos, dice el Señor. Así esta ciudad se ha hecho el blanco de mi furor y de mi indignación desde el día en que se fundó hasta el día de hoy, y tendré que venir a hacerla desaparecer de mi vista a causa de todas las iniquidades que el pueblo de Israel y el pueblo de Judá han cometido para irritarme, ellos y sus reyes, sus príncipes, sus sacerdotes, sus profetas, los hombres de Judá y los habitantes de Jerusalén.

La espalda me han dado, y no la cara; y mientras yo trataba de instruirlos y educarlos con constancia y sin cesar, no han querido escuchar ni aceptar la lección. Hasta en el templo que lleva mi nombre han colocado sus ídolos detestables para profanarlo. Y han construido además los lugares de culto a Baal en el valle de Ben-Hinnón para sacrificar a sus hijos y a sus hijas a Moloc, cosa que yo no les había ordenado, ni había pasado jamás por mi mente que se cometiera tal horror para arrastrar a Judá al pecado». Dice el Señor todopoderoso.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 64,2-3
Te decet hymnus, Deus in Sion, et tibi reddétur votum in Ierúsalem. Oh Dios, en Sión cantan dignamente tus alabanzas. En Jerusalén te ofrecen sacrificios.
V/. Exáudi, Deus, oratiónem nostram, ad te omnis caro véniat.
R/. Et tibi reddétur votum in Ierúsalem.
V/. Hasta a ti, oh Dios, que escuchas nuestras plegarias todo mortal puede llegar.
R/. En Jerusalén te ofrecen sacrificios.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Ef 3,1-7
Epístola Pauli apóstoli ad Ephésios.
R/. Deo grátias.
Carta del apóstol san Pablo a los efesios.
R/. Demos gracias a Dios.

Huius rei grátia, ego Paulus, vinctus Christi Iesu pro vobis géntibus si tamen audístis dispensatiónem grátiæ Dei, quæ data est mihi pro vobis, quóniam secúndum revelatiónem notum mihi factum est mystérium, sicut supra scripsi in brevi, prout potéstis legéntes intellégere prudéntiam meam in mystério Christi, quod áliis generatiónibus non innótuit fíliis hóminum, sicuti nunc revelátum est sanctis apóstolis eius et prophétis in Spíritu, esse gentes coherédes et concorporáles et compartícipes promissiónis in Christo Iesu per evangélium, cuius factus sum miníster secúndum donum grátiæ Dei, quæ data est mihi secúndum operatiónem virtútis eius.

R/. Amen.

Por esto yo, Pablo, estoy preso por Cristo Jesús para bien de vosotros, los paganos; pues conocéis la misión que Dios generosamente me ha encomendado en favor vuestro, cuando Dios me dio a conocer su plan secreto, del que más arriba os hablé brevemente; leyéndolo, podréis saber el conocimiento que yo tengo del secreto de Cristo, secreto que no se dio a conocer a los hombres de las generaciones pasadas, y que ahora se lo ha manifestado a sus santos apóstoles y profetas por medio del Espíritu. Este secreto consiste en que los paganos comparten la misma herencia con los judíos, son miembros del mismo cuerpo y, en virtud del evangelio, participan de la misma promesa en Jesucristo. Yo he llegado a ser ministro de este evangelio gracias a la acción poderosa de Dios.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 18,15-17
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Afferébant ad Iesum et infántes, ut eos tángeret; qui cum vidérent, discípuli increpábant illos. Iesus autem cónvocans illos dixit: «Sínite púeros veníre ad me et nolíte eos vetáre; tálium est enim regnum Dei. Amen dico vobis: Quicúmque non accéperit regnum Dei sicut puer, non intrábit in illud».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Le presentaron a Jesús unos niños para que les impusiera las manos. Los discípulos, al verlo, los regañaban. Pero Jesús los llamó y dijo: «Dejad que los niños se acerquen a mí y no se lo impidáis, porque de los que son como ellos es el reino de Dios. Os aseguro que el que no reciba el reino de Dios como un niño no entrará en él».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 101,2
Allelúia. Aleluya.
V/. Dómini exáudi oratiónem nostram et clamor noster ad te véniat.
R/. Allelúia.
V/. Señor, escucha nuestra plegaria, llegue hasta ti nuestro grito.
R/.
Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio 2 Sam 24,25
V/. Ædificávit David altáre Dómino, et óbtulit holocáusta pacífica.
Et propitiátus est Dóminus terræ, et prohíbita est plaga ab Ísrael, allelúia.
R/. Et prohíbita est plaga ab Ísrael, allelúia.
V/. David levantó un altar al Señor y ofreció holocaustos y sacrificios de reconciliación.
Entonces el Señor tuvo misericordia del país y retiró el castigo de Israel, aleluya.
R/. Y retiró el castigo de Israel, aleluya.

Pro oratione admonitionis et aliis, quære superius in VI dominico, p. 598.
A partir de la oratio admonitionis se sigue el formulario del domingo VI, p. 598.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Rogatúri Deum, secretórum ómnium cognitórem, fratres caríssimi, hoc primum rogémus, ut det afféctum quo eum fervénter orémus et múnera pia ipsi offerámus: ne nobis perfunctórie, non veráciter supplicántibus, extra hoc sit ánimus quod orámus; ne intus sancti desidérii virtúte vácui, foris elóquii vanitáte conspícui, credámus suffícere honéstas preces, etiam habeámus ímprobas voluptátes.

Det quoque hoc nostrum religiónis veritáte bonum esse quod díximus; ne stúdio humánæ laudis illécti, áliud mente quam voce proférimus cupiámus, et lábia cordis offício destitúta inútilem reddant velut cýmbala sónitum, aut æraménta tinnítum; sed illum in nobis amórem suum cæléstis píetas dignétur infúndere, qui totam consciéntiam linguámque possídeat; qui oratiónem cogitatióne non déserat, qui áliud quam signíficat non réquirat; pro quo, nostra conféssio talis ante Deum stúdeat fíeri, qualis inter hómines vult vidéri.
R/.
Amen.

Hermanos carísimos, al dirigimos a Dios, conocedor de todos los secretos, pidámosle, ante todo, la debida disposición para orar con fervor y presentarle nuestras ofrendas espirituales. Que nuestro espíritu, al rezar, no sea negligente ni falso; que no estemos interiormente desprovistos de un vigoroso y santo deseo, ni creamos que basta recitar dignas plegarias, usando con ligereza las palabras, mientras entretenemos inmoderadas pasiones.

Que el Señor nos conceda, en la veracidad de nuestra fe, comprender lo que hemos dicho; no sea que, llevados por el ansia de humanas alabanzas, deseemos en nuestro interior algo diferente de lo que decimos con las palabras, y, al no corresponder nuestros labios a nuestros sentimientos, hagan inútiles nuestras voces como el sonido de un címbalo o el tañido del bronce. Que Dios piadoso se digne concedemos su amor e inspire nuestra conciencia y nuestras palabras; no descuidemos la oración a causa de las preocupaciones. no busquemos sino lo que pedimos con la voz; que nuestra confesión ante Dios responda de verdad a lo aparece ante los hombres.
R/.
Amén.

Adiuvánte cleméntia divinitátis suæ, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Con la ayuda de la clemencia divina de Aquel que, único Dios en la Trinidad, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Exáudi nos, Dómine Deus noster, et humánæ iniquitátis oblítus, divínæ solíus misericórdiæ recordáre; exáudi quæsumus dum peccáre non páteris, dum emendáre nos præcipis, dum rogáre permíttis, dum patiéntia rédditum quæréndæ correctiónis exspéctat, dum iustítia metum futúræ discussiónis insínuas, dum misericórdia locum evadéndæ mortis osténtat; invéniant ante óculos tuos sacrifícia nostra grátiam, peccáta véniam, vúlnera medicínam suspíria pietátem, flagélla consolatiónem, laménta tempériem, témpora quiétem, offícia dignitátem, vota mercédem.

Mereátur petítio efféctum, contrítio solátium, consecrátio sacraméntum; oblátio sanctificatióne pinguéscat, trepidátio securitáte discédat, benedíctio salubritáte profíciat; ut, in ómnibus multíplici pietátis tuæ grátia redundánte érigas plebem, dum lætíficas sacerdótem.
R/. Amen.

Escúchanos, Señor, Dios nuestro, y, olvidando las faltas de los hombres, acuérdate solamente de tu misericordia. Escúchanos, te lo pedimos, tú que nos soportas cuando pecamos, nos aconsejas la enmienda, nos permites suplicar; con paciencia, esperas que volvamos arrepentidos, con justicia, suscitas el temor del juicio futuro, con misericordia, nos ofreces poder evitar la muerte. Que, en tu presencia, obtengan favor nuestros sacrificios, perdón nuestros pecados, curación nuestras heridas, piedad nuestros suspiros, consuelo nuestras adversidades, solaz nuestras lamentaciones, paz nuestro tiempo, dignidad el ejercicio de nuestro deber, cumplimiento nuestros deseos.

Que la oración alcance su efecto, la contrición tranquilidad, los sacramentos consagración; que el sacrificio dé frutos de santidad, la angustia desaparezca ante la seguridad, la bendición asegure la salud; de modo que, en todo momento, con la abundancia de los dones de tu gracia, reanimes al pueblo y alegres al sacerdote.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Oblatiónem famíliæ tuæ seréno quæsumus, Dómine, vultu dignáre respícere, et petitiónibus eórum fave cleménter; ut dono tuæ cleméntiæ muníti, et vivi mereántur impetráre præséntis vitæ suffrágia, et defúnctis ómnibus réquies præstétur ætérna.
R/. Amen.

Dígnate mirar con benignidad, Señor, la oblación de tu familia y acoge con clemencia sus oraciones; para que, llenos del don de tu gracia, los vivientes alcancen ayuda para esta vida y los difuntos obtengan el descanso eterno.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Deus, qui unanimitátem amplécteris, et in corde pacífico requiéscis; da quæsumus puram ómnibus pacem, da cunctis fidélibus mútuam caritátem; tríbue fidélia óscula, sincéra collóquia; ut nec públicis quidquam inimicítiis líceat, nec secretis; atque odísse nésciat fratrem, qui te suum cæperit amáre factórem.
R/. Amen.

Oh Dios, que amas la concordia y habitas en los corazones pacíficos; te pedimos que nos otorgues una paz auténtica, y a todos los creyentes una mutua caridad;
haz que los abrazos sean leales, las conversaciones, sinceras; que nadie alimente enemistades ni en público ni en privado; que no odien a sus hermanos los que han aprendido a amarte a ti, como a su Creador.
R/. Amén.

Præsta, per auctórem pacis et caritátis Dóminum nostrum Iesum Christum, cum quo tibi est una et coæquális esséntia in unitáte Spíritus Sancti regnántis, Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Concédelo, oh Dios, por el autor de la paz y del amor, nuestro Señor Jesucristo, con el cual vives en una sola e igual esencia en la unidad del Espíritu Santo que reina, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, omnípotens Deus, nos tibi grátias ágere per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum; qui homo factus, quod homo delíquerat, amputávit, et in deitáte patérna indemutábilis mansit; qui novíssimus Adam efféctus in Spíritu vivificávit quos Adam primus mortificáverat damnatióne peccáti.

Dénique et per ob œdiéntiam ætérno Deo nos reconciliávit et Patri, quos a consórtio beatitúdinis, transgréssio terréni remóverat genitóris; atque illo singulári remédio incarnatiónis suæ passionísque sánguine innovátam réddidit creatúram, unde nos débilis vetústas expúlerat; perégit hæc ómnia humiliátus in hómine, qui nunquam probátur a patérna degenerásse virtúte.

Sic homo factus est, ut homínibus subveníret, et a patérna substántia nunquam recéderet; permánsit in divinitátis natúra, cum hómines reconciliáret ex grátia; símilis efféctus est nobis qui nunquam est a patérna potestáte dissímilis; ac sic præfuit homínibus assúmendo humanitátem, ut nunquam naturálem amítteret deitátem.

Cui mérito omnes ángeli laudáre non cessant, ita dicéntes:

Es justo y necesario, Dios omnipotente, darte gracias, por Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro, el cual, sin dejar de compartir contigo la inmutable condición divina, asumió la naturaleza humana y canceló el pecado cometido por el hombre; constituído el último Adán, vivificó con el Espíritu a aquellos a quienes el primer Adán había causado la muerte como castigo del pecado.

Por su obediencia reconcilió contigo, eterno Dios y Padre, a cuantos por la transgresión del primer padre habían sido privados de la comunión con la vida divina; por el excepcional remedio de su encarnación, de su pasión y de su sangre, restituyó a la humanidad renovada la dignidad de la que fue excluida por la vieja debilidad.

Todo esto lo realizó tomando la condición de hombre Aquel que nunca se vió privado de tu potencia; se hizo hombre para salvar a los hombres sin dejar de ser Dios; conservó su naturaleza divina mientras reconciliaba a los hombres gratuitamente; se hizo semejante a nosotros sin cesar jamás de compartir tu dignidad, oh Padre; al asumir la humanidad se puso al frente de los hombres sin perder su condición divina.

Por esto, todos los ángeles no cesan de alabarle, diciendo así:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus,. Unigénitus tuus primogénitus noster; primogénitus in grátia, unigénitus in nátura; primogénitus, quia nemo ante ipsum, unigénitus, quia nemo post ipsum; qui cum in forma Dei esset, non rapinam arbritrátus est esse se æquálem Deo, sed semetípsum exinanívit, formam servi accípiens, perféctus in tuis, et verus in nostris.

Ipse Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Unigénito y nuestro primogénito; primogénito por la gracia, unigénito por naturaleza; primogénito porque no hay nadie antes de él, unigénito porque no hay nadie después de él; el cual, a pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios, al contrario, se despojó de su rango y tomó la condición de esclavo, permaneciendo perfecto como tú y siendo verdaderamente uno de los nuestros.

El mismo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Faciéntes commemoratiónem passiónis et mortis et resurrectiónis Dómini nostri Iesu Christi Fílii tui, precámur, omnípotens Pater, ut has hóstias sancto altário tuo superpósitas inténdas propítius, sanctífices et benedícas, ac suméntibus ad salútatem pertíngere concédas.
R/.
Amen.

Al celebrar el memorial de la pasión, de la muerte y de la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, te pedimos, Padre todopoderoso, que aceptes propicio, santifiques y bendigas estos dones que hemos ofrecido sobre tu altar y concedas a cuantos los reciban alcanzar la salvación eterna.
R/.
Amén.

Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas, ac præstas nobis, ut sint benedícta a te, Deo nostro, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Padre sin principio, por tu Hijo Unigénito, nuestro Señor Jesucristo, por el cual tú creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Sit licet, fratres caríssimi, peccatórum nostrórum plúrima multitúdo, non tamen est de misericórdia Dómini diffidéndum, si totis ad eum nísibus convertámur; quia ergo mélius cordis humilitáte et oris confessióne placátur quam víctimis; humiliémus nos ante eum omnes, et toto mentis afféctu clamémus e terris: Hermanos carísimos, aunque sean muchos nuestros pecados no hemos de desconfiar de la misericordia de Dios, si tratamos de convertimos con todas nuestras fuerzas; ya que él se deja ganar por un corazón humilde y por la confesión de nuestros labios más que con víctimas; humillémonos pues ante él y con todo el afecto de nuestro corazón, digamos desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Benedícat vobis Dóminus, et propítius vos sanctificáre dignétur.
R/. Amen.

El Señor os bendiga y, en su bondad, se digne santificaros.
R/.
Amén.

Fidem vestram róboret promíssis donórum cæléstium, et spe nútriat increméntis præséntium gaudiórum.
R/. Amen.
Consolide vuestra fe con la promesa de los bienes celestes y alimente vuestra esperanza con la abundancia de los bienes presentes.
R/. Amén.
Ipse quoque gloríficet præmio æternitátis, qui redímere dignátus est prétio passiónis.
R/. Amen.

Que os glorifique con el premio de la vida eterna el que os ha redimido con el precio de su pasión.
R/. Amén.

Qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Él que en la Trinidad es el único Dios, y vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Christi Dómini nostri grátia satiáti, grátias ágimus perpétuæ Trinitáti, cuius sánguine sumus prétio magno redémpti: pétimus ítaque sacramentórum tuórum méritis ut de hoc sæculo nequam eripiámur illæsi.
R/. Amen.

Demos gracias a la eterna Trinidad, saciados por la gracia de nuestro Señor Jesucristo, cuya Sangre nos redimió a precio elevado. Pedimos, pues, que por la fuerza de tus sacramentos, salgamos ilesos de este mundo malvado.
R/.
Amén.

Te præstánte, summe Deus, qui in Trinitáte gloriáris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Concédenoslo, Dios altísimo, glorioso en la Trinidad, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 681-682 y pp. 598-604) y del Liber Commicus I  (pp. 471-473). Los textos en español (no oficiales) están tomados de: Gibert, Jordi y Torné, Josep, Los domingos de Cotidiano. Cuadernos Phase nº 78, Barcelona 1997, pp. 31-35; oratio post gloriam de Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe. Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, p. 491, y los bíblicos de La Santa Biblia, Ed. Paulinas.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español)
.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXI-MMXV