Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Domingo XX de Cotidiano

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe

DE COTIDIANO
In XX Dominico
/ Domingo XX (1)

 

Domingo XX de Cotidiano. ("Uno de los leprosos vuelve a Jesús" Ilustración anónima de la Biblia Historiada de Pedro Coméstor, 1372)
 

 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 105,4
Dómine, exáudi oratiónem pópuli tui, alleluia, et da benedictiónem tuam plebi tuæ, sicut iurásti, allelúia, allelúia, allelúia, allelúia. Señor, escucha la oración de tu pueblo, aleluya; y dale a tu pueblo tu bendición, como lo prometiste, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.
V/. Meménto nostri, Dómine, in beneplácito pópuli tui; visíta nos in salutári tuo.
R/. Sicut iurásti, allelúia, allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen
R/. Sicut iurásti, allelúia, allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Cuando seas propicio con tu pueblo, acuérdate de nosotros, Señor, cuando vengas a salvarlo no te olvides de nosotros.
R/. Como lo prometiste, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Como lo prometiste, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Tibi in cælis, Dómine, ab ángelis glória cánitur, tibi in terra pax ab homínibus postulátur.
Miserére ígitur nobis, qui tollis peccáta mundi; et tu interpélla pro peccátis nostris, qui sedes ad déxteram Patris.

R/. Amen.

Los ángeles te glorifican en el cielo, Señor, y en la tierra los hombres te piden la paz.
Ten piedad de nosotros, tú que quitas el pecado del mundo; e intercede por nuestros pecados, tú que estás sentado a la derecha del Padre.
R/. Amén.

Christe, qui vivis cum Patre et Spíritu Sancto, in Trinitáte, unus Deus, gloriáris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

A ti, Cristo, que vives, con el Padre y el Espíritu Santo, como único Dios en la Trinidad, y eres glorificado por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Jer 30,3.7-17
Léctio libri Ieremíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Jeremías.
R/. Demos gracias a Dios.

«Ecce enim dies véniunt, dicit Dóminus, et convértam sortem pópuli mei Ísrael et Iudæ, ait Dóminus, et convértam eos ad terram, quam dedi pátribus eórum, et possidébunt eam».

Væ, quia magna dies illa, nec est símilis eius, tempúsque tribulatiónis est Iacob, et ex ipso salvábitur.

Et erit: in die illa, ait Dóminus exercítuum, cónteram iugum eius de collo tuo et víncula tua dirúmpam; et non dominabúntur ei ámplius aliéni, sed sérvient Dómino Deo suo et David regi suo, quem suscitábo eis.

Tu ergo ne tímeas, serve meus Iacob, ait Dóminus, neque páveas, Ísrael, quia ecce ego salvábo te de terra longínqua et semen tuum de terra captivitátis eórum, et revertétur Iacob et quiéscet, et secúrus erit, et non erit quem formídet; quóniam tecum ego sum, ait Dóminus, ut salvem te.

Fáciam enim consummatiónem in cunctis géntibus, in quibus dispérsi te; te autem non fáciam in consummatiónem, sed castigábo te in iudício, nec quasi innocénti parcam tibi.

Quia hæc dicit Dóminus: Insanábilis fractúra tua, péssima plaga tua; non est qui iúdicet iudícium tuum; sunt úlceri medicámina, tibi vero cícatrix non obdúcitur. Omnes amatóres tui oblíti sunt tui, te non quærunt; plaga enim inimíci percússi te castigatióne crudéli: propter multitúdinem iniquitátis tuæ dura facta sunt peccáta tua.

Quid clamas super contritióne tua? Insanábilis est dolor tuus. Propter multitúdinem iniquitátis tuæ et propter dura peccáta tua feci hæc tibi. Proptérea omnes, qui comédunt te, devorabúntur, et univérsi hostes tui in captivitátem ducéntur, et, qui te vastant, vastabúntur, cunctósque prædatóres tuos dabo in prædam. Obdúcam enim cicatrícem tibi et a vulnéribus tuis sanábo te. Dicit Dóminus.

R/. Amen.

«Porque vienen días -dice el Señor- en que haré volver a los desterrados de mi pueblo, Israel y Judá -dice el Señor-; los haré volver a la tierra que di a sus padres, y la poseerán».

¡Ay! Porque es grande este día y ningún otro lo iguala. Tiempo de angustia para Jacob, pero del que será liberado.

Aquel día -dice el Señor todopoderoso- yo quebraré el yugo que pesa sobre el cuello y romperé sus coyundas. No estarán más sometidos a extranjeros, sino que servirán al Señor, su Dios, y a David, su rey, que yo les suscitaré.

Y tú, siervo mío Jacob, no temas -dice el Señor-; no te espantes, Israel; yo te sacaré de tierras lejanas, y a tu descendencia, del país de su destierro. Jacob volverá a vivir tranquilo y en paz, sin que nadie lo inquiete. Porque yo estoy contigo -dice el Señor- para salvarte.

Aniquilaré a todas las naciones entre las que te he dispersado. A ti no te aniquilaré; sólo te castigaré como mereces y no te dejaré pasar nada.

Esto dice el Señor: Tu herida es incurable, insanable tu llaga. Nadie se cuida de tu dolencia, no hay remedio que te pueda curar. Todos tus amantes te han olvidado, ya no se interesan por ti. Sí, yo te he herido como hiere un enemigo, con castigo cruel, por tus innumerables crímenes, por tus pecados incontables.

¿Por qué gritas por tu herida? Incurable es tu dolor. Por tu enorme iniquidad, por tus delitos incontables te he hecho esto. Pero todos los que te devoran serán devorados, todos tus opresores irán al destierro, todos tus despojadores serán despojados y todos tus saqueadores serán saqueados. Sí, yo te devolveré la salud, yo curaré tus heridas -dice el Señor-.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 59,13-14
Da nobis auxílium, Dómine, in tribulatióne. Ayúdanos, Señor, contra los opresores.
V/. In Deo faciémus virtútem, et ipse ad níhilum dedúcet tribulántes nos.
R/. In tribulatióne.
V/. Con la ayuda de Dios haremos cosas grandes, él aplastará a nuestros opresores.
R/. Contra los opresores.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Ef 5,1-8
Epístola Pauli apóstoli ad Ephésios.
R/. Deo grátias.
Carta del apóstol Pablo a los efesios.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Estóte ergo imitatóres Dei sicut fílii caríssimi et ambuláte in dilectióne, sicut et Christus diléxit nos et trádidit seípsum pro nobis oblatiónem et hóstiam Deo in odórem suavitátis.

Fornicátio autem et omnis immundítia aut avarítia nec nominétur in vobis, sicut decet sanctos, et turpitúdo et stultilóquium aut scurrílitas, quæ non decent, sed magis gratiárum áctio.

Hoc enim scitóte intellegéntes quod omnis fornicátor aut immúndus aut avárus, id est idolórum cultor, non habet hereditátem in regno Christi et Dei.

Nemo vos decípiat inánibus verbis; propter hæc enim venit ira Dei in filios diffidéntiæ. Nolíte ergo éffici compartícipes eórum; erátis enim aliquándo ténebræ, nunc autem lux in Dómino. Ut fílii lucis ambuláte.

R/. Amen.

Hermanos:

Sed imitadores de Dios, como hijos muy amados. Vivid en el amor, siguiendo el ejemplo de Cristo, que nos amó y se entregó por nosotros a Dios como ofrenda y sacrificio de olor agradable.

En lo que se refiere a la lujuria y a toda clase de impureza o avaricia, que ni siquiera se nombre entre vosotros, como debe ser entre creyentes; ni palabras torpes, groserías o bajezas, cosas que no están bien; por el contrario, alabad a Dios.

Porque tened bien entendido que ningún lujurioso, impuro o avaro -que es lo mismo que un idólatra- ha de heredar el reino de Cristo y de Dios.

Que nadie os engañe con vanas palabras, pues por estas cosas vendrá la ira de Dios sobre los rebeldes. No tengáis parte alguna con ellos. Antes erais tinieblas, ahora sois luz en el Señor; caminad como hijos de la luz.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 17,11-19
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus dum iret in Ierúsalem, et ipse transíbat per médiam Samaríam et Galilæam.

Et cum ingrederétur quoddam castéllum, occurrérunt ei decem viri leprósi, qui stetérunt a longe et levavérunt vocem dicéntes: «Iesu præcéptor, miserére nostri». Quos ut vidit, dixit: «Ite, osténdite vos sacerdótibus». Et factum est, dum irent, mundáti sunt.

Unus autem ex illis, ut vidit quia sanátus est, regréssus est cum magna voce magníficans Deum et cécidit in fáciem ante pedes eius grátias agens ei; et hic erat Samaritánus.

Respóndens autem Iesus dixit: «Nonne decem mundáti sunt? Et novem ubi sunt? Non sunt invénti qui redírent, ut darent glóriam Deo, nisi hic alienígena?».

Et ait illi: «Surge, vade; fides tua te salvum fecit».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Yendo nuestro Señor Jesucristo camino de Jerusalén, pasó por entre Samaría y Galilea.

Al entrar en una aldea, salieron diez leprosos a su encuentro, que se detuvieron a distancia y se pusieron a gritar: «Jesús, maestro, ten compasión de nosotros». Al verlos, les dijo: «Id a presentaros a los sacerdotes». Y mientras iban, quedaron limpios.

Uno de ellos, al verse curado, volvió alabando a Dios en voz alta y se echó a los pies de Jesús, dándole gracias. Éste era samaritano.

Jesús dijo: «¿No han quedado limpios los diez? ¿Dónde están los otros nueve? ¿No hubo quien volviera a dar gracias a Dios, sino este extranjero?».

Y le dijo: «Levántate, anda; tu fe te ha salvado».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 79,15
Allelúia. Aleluya.
V/. Réspice, Dómine, de cælo et vide et vísita víneam istam.
R/. Allelúia.
V/. Oh Dios omnipotente, vuelve ya, asómate desde el cielo y fíjate, ven a ver esta viña.
R/.
Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Jue 6,24.20.12-14
V/. Ædificávit Gédeon altáre Dómino, et vocávit nomen loci illíus «Pax Dei», allelúia.
Et appáruit ei Dóminus dicens:
«Tolle sacrifícium, et ófferes super illud holocáustum mihi in odórem suavitátis», allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Gedeón levantó un altar al Señor y le puso por nombre «El Señor es la paz», aleluya.
Entonces el Señor le dijo: «Prepara un sacrificio sobre él y ofrécemelo en holocausto, en olor de suavidad», aleluya, aleluya, aleluya.
V/. Allelúia.
Venit ángelus Dómini ad Gédeon, et dixit ad eum:
«Dóminus tecum, virórum fortíssime».
Et ille respóndens dixit ad eum:
«Si nobíscum est Dóminus, quare apprehendérunt nos ómnia mala» .
R/. Et appáruit ei Dóminus dicens:
«Tolle sacrifícium, et ófferes super illud holocáustum mihi in odórem suavitátis», allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Aleluya.
El ángel del Señor se le apareció a Gedeón y le dijo:
«El Señor está contigo, guerrero valiente».
Y Gedeón le respondió: «Si el Señor está con nosotros, ¿por qué han venido sobre nosotros todos estos males?».
R/. Entonces el Señor le dijo: «Prepara un sacrificio sobre él y ofrécemelo en holocausto, en olor de suavidad», aleluya, aleluya, aleluya.

Pro oratione admonitionis et aliis, quære superius in III dominico, p. 575.
A partir de la oratio admonitionis se sigue el formulario del domingo III, p. 575.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Ad obtinéndam Dómini misericórdiam, fratres dilectíssimi, tota mentis nostræ dirigátur orátio, et unítæ voluntátis societáte vel votis ad Deum a quo audíri cúpimus exclamémus; ut Ecclésia cathólica, utilitátum nostrárum mater atque virtútum, ita ómnium desidéria in suo amóre contíneat, ut ómnibus bene desideráta dispénset.

Sit confessióne una, dilatatióne numerósa; singuláris sacraménto, non loco; diffúsa sit, non divísa; sit in sacerdótibus gloriósa, in doctóribus circumspécta, in fraternitáte pacífica, in minístris sancta, in ministériis illibáta, in virgínibus incorrúpta, in víduis fructuósa, in credéntibus fœcúnda, in géntibus líbera, in languéntibus médica, in pœniténtibus absolúta, in errántibus clemens, in egéntibus dives, in paupéribus húmilis, in divítibus liberális.

Sicque bonis ómnibus repleátur, ut in nobis potens facta, pro nobis, et rédimat quos requírit, et custódiat quos redémit.
R/.
Amen.

Amadísimos hermanos:
A fin de obtener la misericordia del Señor, oremos con todo nuestro espíritu, y presentemos a Dios, por quien queremos ser escuchados, los sentimientos y deseos unánimes de nuestra comunidad; que la Iglesia católica, cual madre de nuestros intereses y esfuerzos, acoja en su amor los propósitos de todos, para dispensar a todos los bienes anhelados.

Que sea una por la confesión de la fe, numerosa por la extensión; única por sus sacramentos, no por ser de un solo lugar; esparcida, pero no dividida; ilustre en sus sacerdotes, prudente en sus doctores, pacífica en la fraternidad, santa en sus ministros, intachable en sus servicios, íntegra en sus vírgenes, provechosa en sus viudas, fecunda en sus creyentes, libre entre las naciones, cuidadosa para con los enfermos, perdonada en los penitentes, clemente hacia los extraviados, rica para con los necesitados, humilde con los pobres, generosa gracias a los ricos.

Así, colmada de todo bien, tenga autoridad en nosotros y para nosotros, pueda recobrar a los que busca y conserve a los que ha recobrado.
R/. Amén.

Adiuvánte sua misericórdia, qui vivit et regnat, Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Con la ayuda de la misericordia de nuestro Dios, que vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Deus, cuius ineffábilis est cleméntia, profúnda píetas, infiníta miserátio, inæstimábilis magnitúdo, qui sic irásceris ut córrigas, castígas ut révoces, córripis ut eméndes, invítas ut díligas. flagéllas ut parcas, preces pópuli tui libénter ampléctere et propítius intuére; et quóniam quid mereámur, vel quid patiámur agnóscis, per te nobis tríbue quod rogáris; ut ab ómnibus tentatiónibus inimíci, quibus advérsus ánimam nostram illíus sine cessatióne grassátur invídia, virtútis tuæ deéxtera liberáti, in regnum tuum mereámur admítti.
R/. Amen.

Oh Dios, tu clemencia es inefable, tu piedad sin limites, tu misericordia infinita, tu grandeza incalculable, si te enojas es para corregir, si castigas es para hacer volver, si acusas es para la enmienda, si invitas es para demostrar tu amor, si golpeas es para no destruir: acoge con generosidad las oraciones de tu pueblo y atiende propicio; dado que conoces lo que merecemos y lo que soportamos, concédenos lo que te pedimos en tu nombre; que, por la fuerza de tu diestra, nos veamos libres de las acechanzas del enemigo, el cual, movido por su envidia, no cesa de atentar contra nuestra alma, y podamos así ser admitidos en tu reino.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Adésto, Dómine, supplicatiónibus nostris, et famulórum tuórum oblatiónibus præséntiam tuæ virtútis intérsere, nullíus sit vácua postulátio, nullíus sit írritum votum; ut quod sínguli obtulérunt ad nóminis tui honórem, et cunctis vivéntibus profíciat ad salútem, et defúnctis ómnibus præstétur ad réquiem.
R/. Amen.

Acoge, Señor, nuestras súplicas y las oblaciones de tus siervos y hazte presente con tu potencia; que ninguna petición caiga en el vacío y ningún deseo quede desoído; que cuanto cada uno ha ofrecido en honor de tu nombre sirva para la salvación de todos los vivientes y obtenga el descanso para todos los difuntos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Adésto Dómine Deus, Pater omnípotens, précibus nostris, et plenitúdinem nobis tríbuæ caritátis et pacis; ut nos omnes qui de misericórdia tua confídimus, in spe semper et caritáte sine fine vivámus.
R/. Amen.

Señor Dios, Padre todopoderoso, escucha nuestras plegarias y concédenos la plenitud del amor y de la paz; que todos cuantos confiamos en tu misericordia, vivamos para siempre en la esperanza y el amor.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivens tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, ætérne omnípotens Deus, nos te semper laudáre, tibíque quantas póssumus indesinénter grátias agere, qui cum unigénito Fílio tuo, Dómino nostro et Spíritu Sancto, unus es Deus in personárum trinitáte et unus es Dóminus in trinitáte.

Quod enim de glória tua revelánte te crédimus, hoc de Fílio tuo, Dómino nostro Iesu Christo, hoc étiam de Spíritu Sancto sine ulla discretióne sentímus; ut in confessióne veræ sempiternæque deitátis, et in persónis propríetas, et in maiestáte únitas, et in deitáte adorétur æquálitas.

Per te enim, unum verúmque Deum, constántiam fides áccipit; per te virtútem sumit infírmitas, et quidquid est in persecutiónibus sævum, quidquid in morte terríbile, nóminis tui facis confessióne felíciter superári; unde mérito tibi omnes ángeli et archángeli clamáre non cessant, ita dicéntes:

Es justo y necesario alabarte siempre, Dios eterno y omnipotente, y darte gracias sin cesar con todas nuestras fuerzas, a ti, que con tu Unigénito Hijo, Señor nuestro, y con el Espíritu Santo, eres un único Dios en tres personas y un sólo Señor en la trinidad.

Y lo que creemos de tu gloria, porque tú lo revelaste lo afirmamos también sin distinción de tu Hijo, nuestro Señor Jesucristo, y también del Espíritu Santo; de modo que, confesando la verdadera y eterna divinidad, adoramos lo que es propio de cada persona divina, la unidad en la majestad y la igualdad en la divinidad.

Por ti, único y verdadero Dios, la fe adquiere constancia; por ti la debilidad obtiene la fortaleza, y, cuanto es despiadado en las persecuciones y terrible en la muerte, lo haces superar felizmente con la confesión de tu nombre. Por esto, todos los ángeles y arcángeles no cesan de alabarte, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus es, Dómine, et sanctórum ómnium sanctitáte præclárior, quem cæléstium et terréstrium creatúra suum Dóminum confitétur et laudat; tu enim es propitiátio peccatórum et ómnium fidelium.

Deus Dóminus et Redémptor ætérnus.

Santo eres en verdad, Señor, y muy por encima de la santidad de tus elegidos; a ti todos los seres del cielo y de la tierra te alaban y confiesan como Señor suyo; tú eres el que obtiene el perdón de los pecados a todos tus fieles.

Señor Dios y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Sanctífica, Dómine oblátæ hóstiæ munus, et votis fidélium adésto propítius; ut et quæ offerúntur accéptes, et offeréntes propitiátus sanctífices.
R/.
Amen.

Santifica, Señor, los dones que te hemos presentado, y acoge benigno las oraciones de tus fieles; acepta lo que te ha sido ofrecido y santifica bondadoso a los oferentes.
R/.
Amén.

Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédenoslo, Padre sin principio, por tu Unigénito, Jesucristo, nuestro Señor, por quien creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Deum vitæ nostræ auctórem, fratres caríssimi, et creatórem rerum ómnium Dóminum agnoscéntes, pietátem eius súpplici confessióne, ac sédula obsecratióne poscámus; ut et peccátis nostris cleménter ignóscat, et ex toto cordis afféctu ad se semper clamáre nos fáciat, ita dicéntes:

Hermanos carísimos, proclamando a Dios, autor de nuestra vida y sabiendo que el Señor es el creador de todas las cosas, imploremos su benevolencia con humilde confesión y solícita plegaria; que él, clemente, perdone nuestros pecados, y nos permita invocarle siempre, con todo el afecto de nuestro corazón, diciendo así:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Benedíctio vos Dómini comitétur ubíque, sibíque vos semper fáciat adhærére.
R/. Amen.

La bendición del Señor os acompañe en todo lugar y os mantenga siempre unidos a él.
R/.
Amén.

Ipse vos benedictióne sua salvíficet, qui dignátus est plasmáre poténter.
R/. Amen.
Que os salve con su bendición aquel que se ha dignado crearos con su poder.
R/. Amén.
Atque ita vos præstet felíciter vívere, ut sanctórum méritis effíciat coherédes.
R/. Amen.

Que él os permita vivir de tal manera que os haga coherederos de los méritos de los santos.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Gustántes, Dómine, suavitátis tuæ dulcedinísque plenitúdinem, quæsumus ut sit nobis hoc in remissiónem peccatórum et sanitátem méntium.
R/. Amen.

Mientras gustamos, Señor, la plenitud de tu suavidad y dulzura, te pedimos que tu presencia realice en nosotros el perdón de los pecados y la salvación de nuestras almas.
R/.
Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus, et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 675-676 y 575-580) y del Liber Commicus I  (pp. 462-464). Los textos en español (no oficiales) están tomados de Gibert, Jordi y Torné, Josep, Los domingos de Cotidiano. Cuadernos Phase nº 78, Barcelona 1997, pp. 16-19 y los bíblicos de La Santa Biblia, Ed. Paulinas.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMX