Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Domingo XVIII de Cotidiano

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe

DE COTIDIANO
In XVIII Dominico
/ Domingo XVIII (1)

 

Domingo XVIII de Cotidiano. ("El rico Epulón y el pobre Lázaro" Juan de Sevilla Romero. Museo del Prado, 1680-1690)
 

 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 105,4
Dómine, exáudi oratiónem pópuli tui, alleluia, et da benedictiónem tuam plebi tuæ, sicut iurásti, allelúia, allelúia, allelúia, allelúia. Señor, escucha la oración de tu pueblo, aleluya; y dale a tu pueblo tu bendición, como lo prometiste, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.
V/. Meménto nostri, Dómine, in beneplácito pópuli tui; visíta nos in salutári tuo.
R/. Sicut  iurásti, allelúia, allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen
R/. Sicut  iurásti, allelúia, allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Cuando seas propicio con tu pueblo, acuérdate de nosotros, Señor, cuando vengas a salvarlo no te olvides de nosotros.
R/. Como lo prometiste, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Como lo prometiste, aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Tibi in cælis, Dómine, ab ángelis glória cánitur, tibi in terra pax ab homínibus postulátur.
Miserére ígitur nobis, qui tollis peccáta mundi; et tu interpélla pro peccátis nostris, qui sedes ad déxteram Patris.

R/. Amen.

Los ángeles te glorifican en el cielo, Señor, y en la tierra los hombres te piden la paz.
Ten piedad de nosotros, tú que quitas el pecado del mundo; e intercede por nuestros pecados, tú que estás sentado a la derecha del Padre.
R/. Amén.

Christe, qui vivis cum Patre et Spíritu Sancto, in Trinitáte, unus Deus, gloriáris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

A ti, Cristo, que vives, con el Padre y el Espíritu Santo, como único Dios en la Trinidad, y eres glorificado por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Jer 22,13-19
Léctio libri Ieremíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Jeremías.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:

Væ, qui ædíficat domum suam in iniustítia
et cenácula sua non in iudício,
próximum suum servíre facit gratis,
et mercédem eius non reddet ei;
qui dicit: «Ædificábo mihi domum latam
et cenacula spatiósa»;
qui áperit sibi fenéstras
et facit laqueária cedrína
pingítque sinópide.
Numquid regnábis,
quóniam gloriáris in cedris?
Pater tuus numquid non comédit et bibit?
Sed fecit iudícium et iustítiam,
tunc bene erat ei.
Iudicávit causam páuperis et egéni,
tunc bene.
«Numquid non hoc est nosse me?»,
dicit Dóminus.
Tui vero óculi et cor tuum nonnísi ad avarítiam
et ad sánguinem innocéntem fundéndum
et ad calúmniam et ad oppressiónem faciéndam.

Proptérea hæc dicit Dóminus ad Ioáchim fílium Iosíæ regem Iudæ:
«Non plangent eum:
“Væ, frater meus” et “Væ, soror”.
Non concrepábunt ei:
“Væ, dómine” et “Væ, ínclite”.
Sepultúra ásini sepeliétur,
tractus et proiéctus longe
extra portas Ierúsalem».

R/. Amen.

Así dice el Señor:

¡Ay de aquel que edifica
su casa con injusticias
y sus pisos contra todo derecho;
del que hace trabajar a su prójimo de balde,
sin pagarle su salario;
del que dice: «Voy a construirme
un gran palacio con grandes salones»,
y abre sus ventanas,
lo artesona de cedro
y lo pinta de rojo!
¿Piensas asegurar tu reinado
con tu pasión por el cedro?
Tu padre sí comía y bebía,
pero practicaba el derecho y la justicia,
y todo le iba bien.
Hacía justicia al débil y al pobre,
y todo le iba bien.
«¿No es eso conocerme?» -dice el Señor-.
Pero tus ojos y tu corazón
buscan tan sólo tu propio interés,
sangre inocente que derramar,
explotación y violencia que ejercer.

Por eso, esto dice el Señor
respecto de Joaquín, hijo de Josías, rey de Judá:
«No harán lamentos sobre él:
¡Ay, hermano! ¡Ay, hermana!
No le llorarán:
¡Ay, Señor; ay, majestad!
Será enterrado como un asno,
será arrastrado
y tirado fuera de las puertas de Jerusalén».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 54,7.6
Quis dabit mihi pennas sicut colúmbæ? volábo ut requiéscam. ¿Quién me dará alas como de paloma? Volaré en busca de refugio.
V/. Timor et tremos venérunt super me, et contextérunt me ténebræ; et dixi:
R/. Volábo ut requiéscam.
V/. Me invaden el miedo y el temblor, y el espanto me envuelve. Entonces me digo:
R/. Volaré en busca de refugio

Inicio página

Apostolus / Apóstol Gál 5,14-6,2
Epístola Pauli apóstoli ad Gálatas.
R/. Deo grátias.
Carta del apóstol Pablo a los gálatas.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Omnis enim lex in uno sermóne implétur, in hoc: Díliges próximum tuum sicut teípsum. Quod si ínvicem mordétis et devorátis, vidéte, ne ab ínvicem consumámini.

Dico autem: Spíritu ambuláte et concupiscéntiam carnis ne perfecéritis. Caro enim concupíscit advérsus spíritum, spíritus autem advérsus carnem; hæc enim ínvicem adversántur, ut non, quæcúmque vultis, illa faciátis.

Quod si Spiritu ducímini, non estis sub lege. Manifésta autem sunt ópera carnis, quæ sunt fornicátio, immundítia, luxúria, idolórum sérvitus, venefícia, inimicítiæ, contentiónes, æmulatiónes, iræ, rixæ, dissensiónes, sectæ, invídiæ, ebrietátes, comissatiónes et his simília; quæ prædico vobis, sicut prædíxi, quóniam, qui tália agunt, regnum Dei non consequéntur.

Fructus autem Spíritus est cáritas, gáudium, pax, longanímitas, benígnitas, bónitas, fides, mansuetúdo, continéntia; advérsus huiúsmodi non est lex.

Qui autem sunt Christi Iesu, carnem crucifixérunt cum vítiis et concupiscéntiis. Si vívimus Spíritu, Spíritu et ambulémus. Non efficiámur inánis glóriæ cúpidi, ínvicem provocántes, ínvicem invidéntes.

Fratres, et si præoccupátus fúerit homo in áliquo delícto, vos, qui spiritáles estis, huiúsmodi instrúite in spíritu lenitátis, consíderans teípsum, ne et tu tentéris. Alter altérius ónera portáte et sic adimplébitis legem Christi.

R/. Amen.

Hermanos:

Toda la ley se resume en ese precepto: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Pero si os mordéis y devoráis los unos a los otros, llegaréis a destruiros mutuamente.

Yo os digo: Dejaos conducir por el Espíritu, y no os dejéis arrastrar por las apetencias de la carne. Porque la carne lucha contra el espíritu, y el espíritu contra la carne; pues estas cosas están una frente a la otra para que no hagáis lo que queréis.

Pues si os dejáis conducir por el Espíritu, no estáis bajo la ley. Ahora bien, las obras de la carne son bien claras: lujuria, impureza, desenfreno,  idolatría, supersticiones, enemistades, disputas, celos, iras, litigios, divisiones, partidismos, envidias, homicidios, borracheras, comilonas y cosas semejantes a éstas. Os advierto, como ya antes os advertí, que los que se entregan a estas cosas no heredarán el reino de Dios.

Por el contrario, los frutos del Espíritu son: amor, alegría, paz, generosidad, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, continencia; contra estas cosas no hay ley.

Los que son de Cristo Jesús han crucificado la carne con sus pasiones y concupiscencias. Si vivimos por el Espíritu, dejémonos conducir por el Espíritu. No busquemos la vanagloria, provocándonos mutuamente y teniendo envidia unos a otros.

 Hermanos, si un hombre es sorprendido en alguna falta, vosotros, hombres de espíritu, corregidle con amabilidad. Ten mucho cuidado, pues tú también puedes ser puesto a prueba. Ayudaos unos a otros a llevar las cargas, y así cumpliréis la ley de Cristo.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 16,19-17,4
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:
Dóminus noster Ihesus Christus loquebátur discípulis suis et turbis in parábolis dicens:

«Homo quidam erat dives et induebátur púrpura et bysso et epulabátur cotídie spléndide. Quidam autem pauper nómine Lázarus iacébat ad iánuam eius ulcéribus plenus et cúpiens saturári de his, quæ cadébant de mensa divitis; sed et canes veniébant et lingébant úlcera eius. Factum est autem ut morerétur pauper et portarétur ab ángelis in sinum Ábrahæ; mórtuus est autem et dives et sepúltus est.

Et in inférno élevans óculos suos, cum esset in torméntis, vidébat Ábraham a longe et Lázarum in sinu eius. Et ipse clamans dixit: “Pater Ábraham, miserére mei et mitte Lázarum, ut intíngat extrémum dígiti sui in aquam, ut refrígeret linguam meam, quia crúcior in hac flamma”.

At dixit Ábraham: “Fili, recordáre quia recepísti bona tua in vita tua, et Lázarus simíliter mala; nunc autem hic consolátur, tu vero cruciáris. Et in his ómnibus inter nos et vos chaos magnum firmátum est, ut hi, qui volunt hinc transíre ad vos, non possint, neque inde ad nos transmeáre”.

Et ait: “Rogo ergo te, Pater, ut mittas eum in domum patris mei -hábeo enim quinque fratres- ut testétur illis, ne et ipsi véniant in locum hunc tormentórum”.

Ait autem Ábraham: “Habent Móysen et Prophétas; áudiant illos”. At ille dixit: “Non, pater Ábraham, sed si quis ex mórtuis íerit ad eos, pæniténtiam agent”.

Ait autem illi: “Si Móysen et Prophétas non áudiunt, neque si quis ex mórtuis resurrexérit, credent”».

Et ad discípulos suos ait: «Impossíbile est ut non véniant scándala; væ autem illi, per quem véniunt. Utílius est illi, si lapis moláris imponátur circa collum eius et proiciátur in mare, quam ut scandalízet unum de pusíllis istis. Atténdite vobis.

Si peccáverit frater tuus, íncrepa illum, et si pæniténtiam égerit, dimítte illi; et si sépties in die peccáverit in te et sépties convérsus fúerit ad te dicens: “Pænitet me”, dimíttes illi».

R/. Amen.

En aquel tiempo, nuestro Señor Jesucristo habló a sus discípulos y al pueblo en parábolas diciendo:

«Había un hombre rico que se vestía de púrpura y de lino y banqueteaba a diario espléndidamente. Un pobre, llamado Lázaro, cubierto de úlceras, estaba sentado a la puerta del rico; quería quitarse el hambre con lo que caía de la mesa del rico; hasta los perros se acercaban y le lamían sus úlceras. Murió el pobre, y los ángeles le llevaron al seno de Abrahán. Murió también el rico, y lo enterraron.

Y estando en el infierno, entre torturas, levantó los ojos y vio a lo lejos a Abrahán, y a Lázaro a su lado. Y gritó: "Padre Abrahán, ten compasión de mí y envía a Lázaro para que moje en agua la yema de su dedo y refresque mi lengua, porque me atormentan estas llamas".

Abrahán repuso: "Hijo, acuérdate que ya recibiste tus bienes durante la vida, y Lázaro, por el contrario, males. Ahora él está aquí
consolado, y tú eres atormentado. Y no es esto todo. Entre vosotros y nosotros hay un gran abismo, de tal manera que los que quieran ir de acá para allá no puedan, ni los de allí venir para acá".

El rico dijo: "Entonces, padre, te ruego que le envíes a mi casa paterna, pues tengo cinco hermanos, para que les diga la verdad y no vengan también ellos a este lugar de tormentos".

Abrahán respondió: "Ya tienen a Moisés y a los profetas; ¡que los escuchen!" Pero él dijo: "No, padre Abrahán; que si alguno de entre los muertos va a verlos, se arrepentirán".

Abrahán contestó: "Si no escuchan a Moisés y a los profetas, no harán caso ni aunque resucite un muerto"».

Después dijo a sus discípulos: «Es inevitable que haya escándalos; pero ¡ay de aquel que los provoca! Más le valdría que le ataran al cuello una piedra de molino y lo tiraran al mar antes que escandalizar a uno de estos pequeñuelos.  Tened cuidado.

Si tu hermano peca, repréndelo; y si se arrepiente, perdónalo. Y si peca contra ti siete veces al día y otras tantas se acerca a ti diciendo: "Me arrepiento", perdónalo».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 77,1
Allelúia. Aleluya.
V/. Atténde, pópule meus, legem meam.
R/. Allelúia.
V/. Atiende a mi enseñanza, pueblo mío.
R/. Aleluya.

Inicio página 

Sacrificium / Canto del Ofertorio Cf. Jos 22,23; Sal 49,14
V/. Offerámus Dómino sacrifícium laudis et víctima iubilatiónis corde puro et mente devóta, allelúia. V/. Ofrezcamos a Dios un sacrificio de alabanza y una víctima de reconciliación con corazón puro y mente devota, aleluya.
V/. Serviámus Dómino Deo nostro, et iuris nostri sit offérre holocáusta et víctimas pacíficas.
R/. Corde puro et mente devóta, allelúia.
V/. Sirvamos al Señor nuestro Dios cumpliendo nuestras promesas; que la acción de gracias sea nuestra ofrenda.
R/. Con corazón puro y mente devota, aleluya.

Pro oratione admonitionis et aliis, quære superius in I dominico, p. 560.
A partir de la oratio admonitionis se sigue el formulario del domingo I, p. 560.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Domínicos dies, dilectíssimi fratres, sanctæ religiónis légibus consecrátos, grandi diligéntia mens ad sollémne offícium paráta concélebret; non sint hinc stúdio despicábiles, quod in número sint frequéntes; nec eo exíguus eórum cultus, quod assíduus sit recúrsus.

Desiderábile enim debet esse ómnibus tempus, quod humána fragílitas tantæ maiestátis mystério iubétur assístere; quo in offeréndis sacrifíciis Deus hóminem dignátur assúmere.

Cum mortálibus immortálitas per fidem quæsíta partícipat, quæ panis hac vicæ oblatióne suscépta, grátiæ sanctificántis aspéctum córporis Christi ac sánguinis múnere fidélibus ræpreséntat; et dum cælésti benedictióne creatúra visíbilis animátur, credéntium víscera invisíbilis Creátor ingréditur, qui ad hoc offérri sibi ímperat, quæ dicávit, aut acta restítuat quæ donávit, ut ad salútem nostram et ista rédeant, quæ requírit, et ad beatitúdinem illa profíciant quæ promísit.
R/. Amen.

Carísimos hermanos: Con el espíritu bien dispuesto para la solemne liturgia, celebremos los días del Señor, establecidos según las leyes de nuestra santa fe; no les dediquemos una menguada atención por el hecho de ser bastante frecuentes; que no nos interese menos su celebración porque retornan repetidamente. 

Todos deberíamos desear estos momentos en los que se invita a la debilidad humana a participar en tan grande y venerable misterio, por el cual Dios se digna aceptar el sacrificio que le ofrece el hombre. 

El Dios inmortal, a quien alcanzamos, por la fe, entra mi comunión con nosotros, pobres mortales, y, aceptando la oblación del pan y del vino, nos los devuelve de nuevo a los fieles, como cuerno y sangre de Cristo, mediante la acción de gracias santificadora; y mientras la bendición celeste vivifica a la criatura visible, el Creador invisible penetra en el interior de los creyentes, y, de esta manera, quiere que se le ofrezca lo que consagró o que se le devuelva lo que generosamente entregó, a fin de que le sea dado lo que exige para nuestra salvación y esto mismo nos ayude a alcanzar la felicidad prometida. 
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui es benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Deus, quem omni témpore cólere et laudáre sine intermissióne debémus, dona: ut quátenus pérpetim serviéndi curam per negligéntiam non implémus, saltem dominicórum diérum festivitátem diligéntius excolámus; cedat cura sæculi, péreat causa peccáti, convaléscat poténtia fídei, vígeat grátia sacramént, sibi homo præstet quod tibi debet; ut dum dominicórum diérum iucunditáte perfrúitur, intoleraíilium occupatiónum ónere non premátur.

Ánima dominántibus sibi vítiis voluptátis suæ lassa servítio in tristítia refectiónem invéniat, et quæ libertátis suæ arbítrio pátitur, quod labórat, negótium bonis, ótium malis ponat; sint excúbiæ precum, fériæ peccatórum; salubrióri se ánimus commutatióne disténdat, ut in eo se refíciat, si ad melióra convértat, et bonórum áctuum saltim hábeat vicem, si non hábeat iugitátem.
R/. Amen.

Oh Dios, a quien hemos de adorar y alabar en todo momento y sin interrupción; aunque por negligencia no hayamos sido fieles a nuestro deber de darte culto continuamente, concédenos que, al menos en los días del Señor te celebremos con diligencia; que disminuya la preocupación por lo mundano, desaparezca la causa del pecado, se refuerce el vigor de la fe, e impere la gracia del sacramento; que el hombre asuma la responsabilidad de ofrecerte lo que sólo a ti es debido; de modo que mientras se complace en la alegría del día del Señor, no se vea oprimido por tareas onerosas. 

El que se halla dominado por sus vicios y fatigado por la servidumbre de sus placeres, encuentre alivio para su tristeza, y el que soporta las consecuencias de su libre albedrío se ejercite en todo lo bueno y abandone todo lo malo; que vele asiduo en la plegaria y huya lejos del pecado; que su espíritu se serene gracias a este cambio saludable, de manera que recobre fuerzas, si aspira a lo mejor, y que, al menos deje algún lugar a las buenas obras, aunque no sepa perseverar siempre en ellas.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Dicáto sollémniter famulátu, ómnipoténtiam tuam, Dómine, súpplices implorámus: ut concésso nobis sanctórum ómnium patrocínio, oblatiónes pópuli tui clemens accípias et propítius benedícas; præstes étiam prosperitátem vivis, refrigérium et quiétem defúnctis, et qui ad testimónium devotiónis déferunt consecránda, ad remédium salútis mereántur recípere consecráta.
R/. Amen.

En este solemne servicio que te ofrecemos, Señor, suplicamos humildemente de tu omnipotencia, que habiéndonos concedido la protección de todos tus santos aceptes con clemencia las oblaciones de tu pueblo y las bendigas generosamente; concede la prosperidad a los vivientes, el refrigerio y el descanso a los difuntos; y que cuanto ha sido presentado como muestra de devoción, podamos recibirlo santificado como remedio de salvación.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Deus omnípotens, qui docuísti ómnia humilitátis bono et caritátis stúdio posse servári, réspice ad membra Ecclésiæ tuæ atque ea quæ æmulatióne discréta aut indignatióne vitiáta sunt in pacem révoca atque compóne.
R/. Amen.

Dios todopoderoso, tú nos enseñaste que todo puede ser mantenido con el bien de la humildad y la práctica de la caridad, vuelve tus ojos hacia los miembros de tu Iglesia, y cuanto puede haber sido dañado por la rivalidad o por la indignación renuévalo y disponlo en tu paz.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

   Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, omnípotens Deus, nos tibi credulitátem cordis, confessiónem oris, devotiónem laudis, obœdiéntiam voluntátis, quam in potestáte nostra pónere dignátus es, exhibére; atque útinam tam contínue, quam débite, tanto stúdio acti, quanto benefício sublimáti, quam abundánti grátia vívimus, tam cura pérpetim servirémus, ut qui totum accípimus, áliquid redderémus.

Per te hóminem facis, quamvis in ópere non labóras, inclínat píetas, quam necéssitas non fatígat; tuis illis gloriósis latum tractas, limo imáginem divinitátis impónis, vultus fingis, membra discríminas; flatum tui oris inspíras, atque ánimam ratióne secum exstánte vivíficas.

Totam tamen ante mundi máchinam parans, cunctas futúri orbis delícias coacérvas, ad quas eum quem tibi amábilem non solum factum sed faciéndum féceras, introdúcas; ut bonórum ómnium cópia servíret otióso et dóminum se iudício nosset esse, non tædio, auctóri debitúrus beatitúdinem, non labóri; pónitur lex præcépti, ne mens fíeret ignára consílii; dícitur quod præcéperit, quid vitáret, ne nescíret quid esset, si non metúeret quid didicísset.

Sed quamvis iubéntis impérium teméritas plecténda transíret, et concupiscéntis culpam secúta sit mortis pœna, rédiit tamen in damnátum pietátis afféctus; maior fuit misericórdia liberáre eum voluísse quam fíeri et plus indulgéntiæ præstitísti remíttere iniúriam, quam contractáre reátum; quia non tantum debúerat ut exsísteret qui non erat, quantum débuit ut eváderet qui nolébat; non parcis Fílio, parcis reo, tráditur morti volens, crucifígitur quiéscens, secúra divinitáte, vel cónscia quod sic píetas rediméndo eríperet, ut non consúmeret impíetas Redemptórem.

Cui mérito omnes ángeli et archángeli non cessant clamáre cotídie ita dicentes:

Es justo y necesario, Dios todopoderoso, manifestarte la fe de nuestro corazón, la confesión de nuestros labios, la devoción de nuestra alabanza, la obediencia de nuestra voluntad, bienes que tú mismo te has dignado dejar a nuestro albedrío. Ojalá te sirvamos tan asiduamente como es debido, con tanto empeño cuanto mayor es el beneficio recibido, y siempre con tanta diligencia cuanto es abundante la gracia en que vivimos, de modo que podamos devolverte algo quienes todo lo hemos recibido.

Haces al hombre para ti, aunque no te cansas al llevar a cabo la obra; te mueve la piedad, pero la necesidad no te fatiga; con tus manos gloriosas formas el cuerpo humano, impones al barro la imagen de la divinidad, modelas el rostro, diferencias los miembros; le inspiras el aliento de tu boca y lo vivificas con el alma racional. 

Antes, sin embargo, preparaste la estructura del mundo, juntando todos los encantos del universo, en los que introduces a aquél a quien no sólo hiciste, sino que quisiste hacerlo amable para ti; para que te sirviera tranquilamente en medio de la abundancia de todo género de bienes para que se conociese a sí mismo como señor por la razón, no por la ociosidad, y como deudor de la felicidad a Dios, no a su esfuerzo; pues al hombre se le impuso la ley del precepto para que la mente no desconociera el buen sentido; se le dijo lo que estaba mandado, lo que debía evitar, para que no ignorase lo que ocurriría si no respetaba lo que había aprendido. 

Pero, aunque la autoridad del que manda pasó a castigar la temeridad y la pena de muerte siguió a la falta de la concupiscencia, el afecto del amor se volvió en favor del condenado; mejor que el hecho de haberlo creado fue que la misericordia quisiese salvarlo. Asimismo demostraste más indulgencia al perdonar la injuria que al recriminar el pecado; pues no se había necesitado tanta bondad para hacer existir a lo que no era, como se necesitó para liberar al que no lo deseaba. No perdonas al Hijo, sino que perdonas al culpable, cuando Aquél se entrega a la muerte libremente y consiente en dejarse crucificar, seguro en su divinidad y consciente de que el amor libera redimiendo, sin que la impiedad destruya al Redentor.

Por esto, todos los ángeles y arcángeles no cesan de alabarlo cada día, diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Hosánna in excélsis.

Quanta nobis, omnípotens Pater, hoc sacrifícium reveréntia metuéndum, quo adeúndum tremóre, quo honóre sit celebrándum.

Istæ domínicis láudibus perénniter serviéntes cæléstium voces ádmonent potestátum, quibus nos ágere offícii sui similitúdinem contestántur; ut ad faciéndam Dei voluntátem eos pro nostris víribus imitémur, quos ad predicándam Dei maiestátem nostris vócibus imitámur.

Ad instar supérni altáris, hoc nobis ad quod accédimus constitútum, panem nos angelórum accípere manducándum, cum illórum statum méritis gloriósum nostrum peccátis óbsitum novérimus; illi numquam peccant et semper laudant, nos et crebro peccámus: et raro laudámus, rei per frequéntiam críminum,: rei per negligéntiam gratiárum; sed ab his nos consciéntiæ peccatrícis débitis.

Únici tui hóstia in sánguine suo tibi obláta mundávit; illa nobis étiam post redemptiónem delinquéntibus; hac spe et confessióne subvéniat, quæ étiam usque ad últimum iudícii diem solum in Spíritu non peccántibus reverténdi áditum reserávit; ut qui ad rediméndos nos se dedir prétium, ad excusándos nos se fáciat advocátum.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

¡Hosanna en el cielo!

¡Con cuanta reverencia, Padre todopoderoso, hemos de venerar este sacrificio, con qué temor hemos de acercarnos a él, con qué honor ha de ser celebrado!

Las voces de las potestades celestes, que perennemente cantan las alabanzas al Señor, interpelan a cuantos pretendemos imitar su función; para que, según la medida de nuestras posibilidades, imitemos en el cumplimiento de la voluntad de Dios a aquellos a quienes emulamos con nuestras voces, al proclamar la majestad de Dios. 

Nos acercamos a este altar, construido según el altar del cielo, para recibir como alimento el pan de los ángeles; la gloria que, por sus méritos, les corresponde a ellos sabemos que nos está cerrada por nuestros pecados; ellos nunca pecan y siempre alaban, nosotros pecamos muy a menudo y raramente alabamos; somos reos por la frecuencia de nuestras faltas, somos reos por la negligencia en dar gracias, por esto nuestra conciencia nos remuerde.

Nos purifica la oblación de tu Unigénito que se ofreció a ti derramando su sangre; que la esperanza en ella y su confesión nos ayuden a cuantos hemos obrado mal después de haber sido redimidos; hasta el día del juicio final ella ha abierto el camino de retorno a Dios a los que no hayan pecado gracias al Espíritu; que se convierta en nuestro abogado y nos libre de culpa el mismo que se entregó como precio de nuestra redención.

Cristo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Præceptórum tuórum mémores, Dómine, oblatiónum tibi sacrifícia dependéntes, súpplices flagitámus, ut infúndas in his hóstiis sancti tui Spíritus largitátem; ut cum a te benedictióne sumímus, omníno nos benedictióne reféctos, et a críminum vínculis liberátos, ómnibus modis gaudeámus.
R/.
Amen.
Al hacer memoria de tus preceptos, Señor, y ofrecerte la oblación de nuestro sacrificio, te suplicamos con humildad e insistencia que descienda sobre estos dones la abundancia de tu Espíritu; para que, cuando los recibamos de tu altar santificados, nos alegremos de todo corazón con la fuerza de tu bendición, y libres de nuestros pecados.
R/.
Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas, benedícis ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Diligéntes Deum, fratres caríssimi, pietátis eius in nos petámus operári dilectiónem; ut divínæ virtútis dono repléti, oratiónem Domínicam, in qua spes est nostræ salútis, sic dícere mereámur e terris:

Hermanos carísimos: Quienes amamos a Dios pidamos de su bondad que lleve a cabo en nosotros la obra de su amor, para que, llenos de la divina gracia, podamos repetir desde la tierra la oración del Señor, que expresa la esperanza de nuestra salvación:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Multíplicet vos Dóminus cópia benedictiónis et confírmet propítius in spe regni cæléstis.
R/. Amen.

El Señor os bendiga copiosa y generosamente os confirme en la esperanza del reino de los cielos.
R/.
Amén.

Id vos in præsénti sæculo dilígere non líbeat, quod a cæléstis paradísi hereditáte dívidat.
R/. Amen.
Que cuanto améis durante esta vida no sea obstáculo para obtener la herencia del cielo.
R/. Amén.
Atque his repleámini benefíciis, quibus omnipoténti Deo in perpétuum placeátis.
R/. Amen.
Que podáis recibir los bienes necesarios para agradar siempre a Dios omnipotente.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia de Dios, nuestro Dios, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Refécti Christi córpore, sanguinéque páriter sanctificáti, Deo Patri omnipoténti grátias referámus; ut in eádem refectióne sanctificatiónem habéntes hic, in futúro sæculo glóriam percipiámus.
R/. Amen.

Nutridos con el Cuerpo de Cristo y santificados con su Sangre demos gracias a Dios, Padre todopoderoso, para que en virtud de tal alimento perseveremos aquí en una vida santa y consigamos la gloria en el reino venidero.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis eius qui est benedíctus in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la gracia y la misericordia de Aquél que es bendito por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 671-672; 560-566) y del Liber Commicus I (pp. 455-458). Los textos en español (no oficiales) están tomados de Gibert, Jordi y Torné, Josep, Los domingos de Cotidiano. Cuadernos Phase nº 78, Barcelona 1997, pp. 5-10 y los bíblicos de La Santa Biblia, Ed. Paulinas.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMIX