Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Domingo XVI de Cotidiano

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe

DE COTIDIANO
In XVI Dominico
/ Domingo XVI (1)

 

Domingo XVI de Cotidiano. ("El retorno del hijo pródigo" Bartolomé Esteban P. Murillo. National Gallery de Washington, 1667-1670)
 

 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 92,1
Dóminus regnávit, decórem índuit, allelúia. El Señor es rey de majestad vestido, aleluya.
V/. Índuit Dóminus fortitúdinem, et præcínxit se.
R/. Decórem índuit, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Decórem índuit, allelúia.
V/. El Señor se ha vestido, se ha ceñido de poder. 
R/. De majestad vestido, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. De majestad vestido, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Te excélsa laus in altíssimis decet, tibi e terris glóriam Ecclésia canit, atque huius catérva concéntus ad astra hymnum emíttunt.
Rogámus ergo, omnípotens Deus, ut sicut tuas sollémniter porrígimus laudes, ita precum nostrárum iúbeas efficáciter suscípere voces.

R/. Amen.
Tú mereces una excelsa alabanza en el cielo, a ti te glorifica desde la tierra la Iglesia, y el clamor de esta asamblea eleva un himno hacia lo alto.
Te pedimos, pues, Dios todopoderoso, que así como cantamos solemnemente tus alabanzas acojas benignamente la voz de nuestras oraciones.
R/. Amén.
Per grátiam pietátis tuæ, Deus meus, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la gracia de tu amor, Dios nuestro, que vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Jer 14,18-21
Léctio libri Ieremíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Jeremías.
R/. Demos gracias a Dios.
«Si egréssus fuéro ad agros, ecce occísi gládio;
et, si introíero in civitátem, ecce attenuáti fame;
prophéta quoque et sacérdos abiérunt per terram nesciéntes».
Numquid proíciens abiecísti Iudam, aut Sion abomináta est ánima tua?
Quare ergo percussísti nos,
ita ut nulla sit sánitas?
Exspectávimus pacem, et non est bonum,
et tempus curatiónis, et ecce turbátio.

Cognóvimus, Dómine, impietátes nostras,
iniquitátes patrum nostrórum, quia peccávimus tibi.
Ne des nos in oppróbrium propter nomen tuum,
ne fácias contuméliam sólio glóriæ tuæ;
recordáre, ne írritum fácias fœdus tuum nobíscum.

R/. Amen.

«Si salgo al campo, sólo veo caídos a espada;
si entro en la ciudad, allí están las angustias del hambre.
Hasta los profetas y los sacerdotes vagan por el país».
¡Ya no lo conocen!
¿Has desechado del todo a Judá, sientes náuseas de Sión?
¿Por qué nos has herido sin esperanza de remedio?
¡Esperábamos paz, y nada bueno llega;
el tiempo de curación, y he aquí el espanto!

Reconocemos, Señor, nuestra iniquidad
y la perversidad de nuestros padres.
Sí, hemos pecado contra ti.
¡No nos deseches, por amor de tu nombre!
¡No desprecies tu trono glorioso!
¡Acuérdate, no rompas tu alianza con nosotros!

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 45,2-3
Deus nostrum refúgium et virtus, auduítor in tribulatiónibus quæ nos invenérunt nimis. Dios es nuestro refugio y fortaleza, un socorro seguro en momentos de angustia.
V/. Proptérea non timébimus dum conturbábitur terra, et transferéntur montes in cor maris.
R/. Quæ nos invenérunt nimis.
V/. Por eso no tememos aunque la tierra se conmueva y los montes se desplomen en el fondo del mar.
R/. Un socorro seguro.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Gál 2,16-20
Epístola Pauli apóstoli ad Gálatas.
R/. Deo grátias.
Epístola del apóstol Pablo a los gálatas.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Non iustificátur homo ex opéribus legis, nisi per fidem Iesu Christi, et nos in Christum Iesum credídimus, ut iustificémur ex fide Christi et non ex opéribus legis, quóniam ex opéribus legis non iustificabitur omnis caro.

Quodsi quæréntes iustificári in Christo, invénti sumus et ipsi peccatóres, numquid Christus peccáti miníster est? Absit. Si enim, quae destrúxi, hæc íterum ædífico, prævaricatórem me constítuo. Ego enim per legem legi mórtuus sum, ut Deo vivam. Christo confíxus sum cruci; vivo autem iam non ego, vivit vero in me Christus.

R/. Amen.

Hermanos:

Nadie se justifica por las obras de la ley, sino por la fe en Jesucristo; nosotros creemos en Cristo Jesús para ser justificados por la fe de Cristo, no por las obras de la ley; porque nadie será justificado por las obras de la ley.

Pero si buscando ser justificados por Cristo resulta que somos pecadores, ¿será acaso Cristo ministro del pecado? De ninguna manera. Porque si reconstruyo las mismas cosas que destruí, demuestro que entonces fui culpable. Pues yo, por la ley, he muerto a la ley, a fin de vivir para Dios. Estoy crucificado con Cristo; y ya no vivo yo, pues es Cristo el que vive en mí.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 15,11-32
Léctio Sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del Santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus loquebátur discípulis suis et turbis in parábolis, dicens: «Homo quidam habebat duos fílios. Et dixit adulescéntior ex illis patri: «Pater, da mihi portiónem substántiae, quae me contíngit». Et divísit illis substántiam. Et non post multos dies, congregátis ómnibus, adulescéntior fílius péregre proféctus est in regiónem longínquam et ibi dissipávit substántiam suam vivéndo luxurióse. Et postquam ómnia consummásset, facta est fames válida in regióne illa, et ipse cœpit egére. Et ábiit et adhæsit uni cívium regiónis illíus, et misit illum in villam suam, ut pásceret porcos; et cupiébat saturári de síliquis, quas porci manducábant, et nemo illi dabat.

In se autem revérsus dixit: «Quanti mercennárii patris mei abúndant pánibus, ego autem hic fame péreo. Surgam et ibo ad patrem meum et dicam illi: Pater, peccávi in cælum et coram te et iam non sum dignus vocári fílius tuus; fac me sicut unum de mercennáriis tuis». Et surgens venit ad patrem suum.

Cum autem adhuc longe esset, vidit illum pater ipsíus et misericórdia motus est et accúrrens cécidit supra collum eius et osculátus est illum.

Dixítque ei fílius: «Pater, peccávi in cælum et coram te; iam non sum dignus vocári fílius tuus».

Dixit autem pater ad servos suos: «Cito proférte stolam primam et indúite illum et date ánulum in manum eius et calceaménta in pedes et addúcite vítulum saginátum, occídite et manducémus et epulémur, quia hic filius meus mórtuus erat et revíxit, períerat et invéntus est». Et cœpérunt epulári.

Erat autem fílius eius sénior in agro et, cum veníret et appropinquáret dómui, audívit symphóniam et choros et vocávit unum de servis et interrogávit quæ hæc essent.

Isque dixit illi: «Frater tuus venit, et occídit pater tuus vítulum saginátum, quia salvum illum recepit». Indignátus est autem et nolébat introíre. Pater ergo illíus egréssus cœpit rogáre illum.

At ille respóndens dixit patri suo: «Ecce tot annis sérvio tibi et numquam mandátum tuum prætérii, et numquam dedísti mihi hædum, ut cum amícis meis epulárer; sed postquam fílius tuus hic, qui devorávit substántiam tuam cum meretrícibus, venit, occidísti illi vítulum saginátum».

At ipse dixit illi: «Fili, tu semper mecum es, et ómnia mea tua sunt; epulári autem et gaudére oportébat, quia frater tuus hic mórtuus erat et revíxit, períerat et invéntus est».

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo hablaba a sus discípulos y al pueblo en parábolas diciendo: «Un hombre tenía dos hijos. Y el menor dijo a su padre: «Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde». Y el padre les repartió la herencia. A los pocos días el hijo menor reunió todo lo suyo, se fue a un país lejano y allí gastó toda su fortuna llevando una mala vida. Cuando se lo había gastado todo, sobrevino una gran hambre en aquella comarca y comenzó a padecer necesidad. Se fue a servir a casa de un hombre del país, que le mandó a sus tierras a guardar cerdos. Tenía ganas de llenar su estómago con las algarrobas que comían los cerdos, y nadie se las daba.

Entonces, reflexionando, dijo: «¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan de sobra, y yo aquí me muero de hambre! Volveré a mi padre y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de llamarme hijo tuyo: tenme como a uno de tus jornaleros».Se puso en camino y fue a casa de su padre.

Cuando aún estaba lejos, su padre lo vio y, conmovido, fue corriendo, se echó al cuello de su hijo y lo cubrió de besos.

El hijo comenzó a decir: «Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de llamarme hijo tuyo».

Pero el padre dijo a sus criados: «Sacad inmediatamente el traje mejor y ponédselo; poned un anillo en su mano y sandalias en sus pies. Traed el ternero cebado, matadlo y celebremos un banquete, porque este hijo mío había muerto y ha vuelto a la vida, se había perdido y ha sido encontrado». Y se pusieron todos a festejarlo.

El hijo mayor estaba en el campo y, al volver y acercarse a la casa, oyó la música y los bailes. Llamó a uno de los criados y le preguntó qué significaba aquello.

Y éste le contestó: «Que ha vuelto tu hermano, y tu padre ha matado el ternero cebado porque lo ha recobrado sano». Él se enfadó y no quiso entrar. Su padre salió y se puso a convencerlo.

Él contestó a su padre: «Hace ya tantos años que te sirvo sin desobedecer jamás tus órdenes, y nunca me has dado ni un cabrito para celebrar una fiesta con mis amigos. ¡Ahora llega ese hijo tuyo, que se ha gastado toda su fortuna con malas mujeres, y tú le matas el ternero cebado!»

El padre le respondió: «¡Hijo mío, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo! En cambio, tu hermano, que estaba muerto, ha vuelto a la vida; estaba perdido y lo hemos encontrado. Convenía celebrar una fiesta y alegrarse».

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 73,12
Allelúia. Aleluya.
V/. Rex noster ante sæcula, operátus est salútem in médio terræ.
R/. Allelúia.
V/. Es nuestro Rey desde el principio, el que obra salvaciones en la tierra.
R/. Aleluya.

Inicio página 

Sacrificium / Canto del Ofertorio Dt 27, 4-7
V/. Vos qui transitúri estis Iordánem, ædificáte altáre Dómino ex lapídibus quos ferrum non tétigit.

Et offérte coram eo holocáusta et hóstias pacíficas, allelúia.
R/. Et offérte coram eo holocáusta et hóstias pacíficas, allelúia.

V/. Cuando hayáis pasado el Jordán alzarás allí al Señor, tu Dios, un altar de piedras, que no hayan sido labradas.

Y sobre él ofrecerás holocaustos al Señor tu Dios; ofrecerás sacrificios de reconciliación, aleluya.
R/. Y sobre él ofrecerás holocaustos al Señor tu Dios; ofrecerás sacrificios de reconciliación, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Ecclésiæ tuæ preces quæsemus, Dómine, placátus inténde; ut, destrúctis adversitátibus univérsis, secúra tibi sérviat libertáte.
R/. Amen.
Te rogamos, Señor, que acojas benigno las plegarias de tu Iglesia; para que, superadas todas las adversidades, te sirva con segura libertad.
R/. Amén.
Per Dóminum nostrum Iesum Christum, qui tecum vivit et regnat, cuius regnum inviolábile pérmanet in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por nuestro Señor Jesucristo, que contigo vive y reina, cuyo reino permanece inviolable por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Omnípotens sempitérne Deus, qui nos sacra Evangélii tui institutióne confirmas, præsta quæsumus ut cuncti fidéles tui veráciter apprehéndant quæ ex eius prædicatióne suscípiunt.
R/. Amen.
Dios omnipotente y eterno, tú nos sostienes con la doctrina de tu Evangelio; te pedimos que concedas a todos tus fieles poner en práctica lo que escuchan al serles anunciada tu buena nueva.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Mirábilis tua quæsemus, Dómine, circa nos cleménter operáre, quæ ídeo semper imménsa sunt; dum indulgéntiam reis, et benefícia largiáris indígnis.
R/. Amen.
Te pedimos, Señor, que continues obrando en favor nuestro tus prodigios, siempre admirables; concediendo el perdón a los culpables y tus favores a los que no los merecen.
R/. Amén.
Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Da fidélium tuórum méntibus, Deus: ut stúdeant obœdíre cæléstibus disciplínis, et órdinem pacis sequi divínitus institúti.
R/. Amen.
Concede, Señor, a tus hijos que se apliquen a obedecer tus mandatos y mantengan la paz que tú has recomendado.
R/. Amén.
Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible;
tú, que vives contigo mismo y reinas con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

   Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, vere dignum et sanctum est, nos tibi semper hic et ubíque grátias ágere, sacrifícia spirituália celebráre, Dómine, sancte Pater, æ omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum, per quem, maiestátem tuam colláudant ángeli, adórant dominatiónes, tremunt potestátes, cæli cælorúmque virtútes ac beáta séraphim sócia exsultatióne concélebrant.

Cum quibus et nostras voces admítti iúbeas deprecámur, súpplici confessióne dicentes:

Es justo y necesario, es en verdad nuestro deber y salvación darte gracias siempre, aquí y en todas partes y ofrecerte sacrificios espirituales, Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno; por Jesucristo, tu Hijo, Señor nuestro, por quien los ángeles alaban a tu majestad, los dominaciones la adoran, la acatan llenas de temor las potestades; los coros y las fuerzas de los cielos junto con los bienaventurados serafines la celebran compartiendo una misma alegría.

Te rogamos que, con sus alabanzas, recibas también las nuestras, cuando te decimos con humilde confesión:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus, Fílius tuus, qui divíno Spíritu procreátus úteri virginális víscera habitáre dignábili adiéctu vóluit, et hoc cadúcam corpus indúere, ut nos in terra peccatóres serváret;

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que, engendrado por el Espíritu Santo, se ha dignado habitar en el seno virginal de su Madre y revestirse de un cuerpo mortal, para salvarnos a nosotros, pecadores, en la tierra.

Cristo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Agéntes ítaque pietáti tuæ máximas grátias, omnípotens Deus, pétimus et rogámus: ut colláta suscípias, sucépta benedícas, benedícta sanctífices, sanctificáta distríbuas, et nobis fámilis tuis misericórdiam largiáris.
R/.
Amen.
En esta solemne acción de gracias, Dios omnipotente y piadoso, te pedimos y suplicamos que aceptes los dones ofrecidos, los bendigas, los santifiques, los distribuyas y con ellos otorgues a tus siervos tu abundante misericordia.
R/.
Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas, benedícis ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Divíno magistério edócti, et salutáribus mónitis institúti, audémus dícere, quia iubére dignátus es: Instruidos por la enseñanza divina y siguiendo los preceptos saludables, nos atrevemos a decir, porque has querido mandárnoslo:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Benedícat vobis Dóminus et custódiat vos.
R/. Amen.
El Señor os bendiga y os guarde.
R/. Amén.
Osténdat Dóminus fáciem suam vobis, et misereátur vestri.
R/. Amen.
El Señor haga brilla su rostro sobre vosotros y os conceda su favor.
R/. Amén.
Convértat Dóminus vultum suum ad vos, et det vobis pacem.
R/. Amen.
Vuelva su mirada a vosotros y os conceda la paz.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Gustántes Dómine, suavitátis tuæ dulcedinísque plenitúdinem, quæsumus ut sit nobis hoc in remissiónem peccatórum et sanitátem méntium.
R/. Amen.
Habiendo gustado, Señor, la plenitud de tu suavidad y dulzura, te pedimos que tu sacramento sea en nosotros el perdón de los pecados y la salvación de nuestras almas.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 658-662) y del Liber Commicus I (pp. 449-451). Los textos en español (no oficiales) están tomados de Gibert, Jordi y Torné, Josep, Los domingos de Cotidiano. Cuadernos Phase nº 78, Barcelona 1997, pp. 71-73 y los bíblicos de La Santa Biblia, Ed. Paulinas.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMIII