Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Domingo XIII de Cotidiano

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe

DE COTIDIANO
In XIII Dominico
/ Domingo XIII (1)

 

Domingo XIII de Cotidiano. ("La vocación de san Mateo" Juan de Pareja, 1661, Museo del Prado)
 

 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 92,1
Dóminus regnávit, decórem índuit, allelúia. El Señor es rey de majestad vestido, aleluya.
V/. Índuit Dóminus fortitúdinem, et præcínxit se.
R/. Decórem índuit, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Decórem índuit, allelúia.
V/. El Señor se ha vestido, se ha ceñido de poder.
R/. De majestad vestido, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. De majestad vestido, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Te excélsa laus in altíssimis decet, tibi e terris glóriam Ecclésia canit, atque huius catérva concéntus ad astra hymnum emíttunt.
Rogámus ergo, omnípotens Deus, ut sicut tuas sollémniter porrígimus laudes, ita precum nostrárum iúbeas efficáciter suscípere voces.

R/. Amen.
Tú mereces una excelsa alabanza en el cielo, a ti te glorifica desde la tierra la Iglesia, y el clamor de esta asamblea eleva un himno hacia lo alto.
Te pedimos, pues, Dios todopoderoso, que así como cantamos solemnemente tus alabanzas acojas benignamente la voz de nuestras oraciones.
R/. Amén.
Per grátiam pietátis tuæ, Deus meus, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la gracia de tu amor, Dios nuestro, que vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Jer 3,14-21
Léctio libri Ieremíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Jeremías.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus: «Convertímini, fílii, qui avérsi estis a me, dicit Dóminus, quia ego Dóminus vester sum; et assúmam vos unum de civitáte et duos de cognatióne et introdúcam vos in Sion; et dabo vobis pastóres iuxta cor meum, et pascent vos sciéntia et doctrína.

Cumque multiplicáti fuéritis et crevéritis in terra in diébus illis, ait Dóminus, non dicent ultra: “Arca testaménti Dómini”, neque ascéndet super cor, neque recordabúntur illíus, nec requirétur, nec fiet ultra.

In témpore illo vocábunt Ierúsalem Sólium Dómini, et congregabúntur ad eam omnes gentes in nómine Dómini in Ierúsalem; et non ambulábunt ultra post pravitátem cordis sui péssimi.

In diébus illis ibit domus Iudæ ad domum Ísrael, et vénient simul de terra aquilónis ad terram, quam dedi in hereditátem pátribus vestris.

Ego autem dixi: Quómodo ponam te in filiis et tríbuam tibi terram desiderábilem, hereditátem præclaríssimam inter gentes?

Et dixi: Patrem vocábitis me et post me íngredi non cessábitis. Sed, quómodo contémnit múlier amatórem suum, sic contempsístis me, domus Ísrael», dicit Dóminus.

Vox in cóllibus audíta est, plorátus et supplicátio filiórum Ísrael, quóniam iníquam fecérunt viam suam, oblíti sunt Dómini Dei sui.

R/. Amen.

Esto dice el Señor: «Volved, hijos rebeldes -dice el Señor-, porque yo soy vuestro dueño; os tomaré, uno de cada ciudad y dos de cada familia, y os conduciré a Sión. Os daré pastores según mi corazón, que os apacentarán con inteligencia y sabiduría.

Y cuando os hayáis multiplicado y fructificado en el país, en aquellos días -dice el Señor- no se dirá ya: ¿Dónde está el arca de la alianza del Señor? No se pensará más en ella, no se la recordará más, no se echará de menos ni se hará otra nueva.

Entonces se llamará a Jerusalén el trono del Señor; a ella acudirán, en el nombre del Señor, todas las naciones y no seguirán más la obstinación de su propio corazón perverso.

En aquellos días irán de la mano la casa de Judá y la casa de Israel, y juntas vendrán del país del norte a la tierra que yo di en herencia a vuestros padres.

Y yo me decía: ¿Te contaré entre mis hijos y te daré un país de delicias, la heredad más preciosa de las naciones?

Yo pensaba: Me llamarás padre, y ya no te alejarás de mí. Mas como una mujer traiciona a su amante, así me ha traicionado a mí la casa de Israel» -dice el Señor-.

Un grito se deja oír en los collados; llantos y súplicas de los hijos de Israel, porque han perdido su camino, han olvidado al Señor, su Dios.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 29,2-4
Exaltábo te, Dómine, quóniam suscepísti me, non delectásti inimícos meos super me. Yo te ensalzo, Señor, porque me has liberado, porque no has dejado que se rían de mí mis enemigos.
V/. Dómine Deus meus, clamávi ad te et sanásti me, et eduxísti ab ínferis ánimam meam, salvásti me a descendéntibus in lacum.
R/. Nec delectásti inimícos meos super me.
V/. Señor, Dios mío, te pedí que me curaras y tú me curaste. Señor, tú me libraste de la muerte, me sacaste de los que bajan a la tumba.
R/. No has dejado que se rían de mí mis enemigos.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 1Cor 12,27-13,8
Epístola Pauli apóstoli ad Corínthios prima.
R/. Deo grátias.
Primera carta del apóstol Pablo a los corintios.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Vos estis corpus Christi et membra ex parte. Et quosdam quidem pósuit Deus in ecclésia primum apóstolos, secúndo prophétas, tértio doctóres, deinde virtútes, exínde donatiónes curatiónum, opitulatiónes, gubernatiónes, génera linguárum. Numquid omnes apóstoli? Numquid omnes prophétæ? Numquid omnes doctóres? Numquid omnes virtútes? Numquid omnes donatiónes habent curatiónum? Numquid omnes linguis loquúntur? Numquid omnes interpretántur?

Æmulámini autem charísmata maióra. Et adhuc excellentiórem viam vobis demónstro.

Si linguis hóminum loquar et angelórum, caritátem au tem non hábeam, factus sum velut æs sonans aut cýmbalum tínniens.Et si habúero prophetíam et nóverim mystéria ómnia et omnem sciéntiam, et si habúero omnem fidem, ita ut montes tránsferam, caritátem autem non habúero, nihil sum. Et si distribúero in cibos omnes facultátes meas et si tradídero corpus meum, ut glórier, caritátem autem non habúero, nihil mihi prodest.

Cáritas patiens est, benígna est cáritas, non æmulátur, non agit supérbe, non inflátur, non est ambitiósa, non quærit, quæ sua sunt, non irritátur, non cógitat malum, non gaudet super iniquitátem, congáudet autem veritáti; ómnia suffert, ómnia credit, ómnia sperat, ómnia sústinet.

Cáritas numquam éxcidit. Sive prophétiæ, evacuabúntur; sive linguæ, cessábunt; sive sciéntia, destruétur.

R/. Amen.

Hermanos:

Vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno por su parte es miembro de ese cuerpo. Y así Dios ha puesto en la Iglesia en primer lugar a los apóstoles; en segundo lugar, a los profetas; en tercero, a los maestros; luego, los que tienen el poder de hacer milagros; después, los que tienen el don de curar, de asistir a los necesitados, de gobernar, de hablar lenguas extrañas. ¿Son todos apóstoles? ¿O todos profetas? ¿O todos maestros? ¿Tienen todos el poder de hacer milagros? ¿Tienen todos el don de curar? ¿Hablan todos lenguas? ¿O todos las interpretan?

Ambicionad dones más altos. Pero os voy a mostrar un camino, que es el mejor.

Aunque hable las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor, no soy más que una campana que toca o unos platillos que resuenan. Aunque tenga el don de profecía y conozca todos los misterios y toda la ciencia, y aunque tenga tanta fe que traslade las montañas, si no tengo amor, no soy nada. Aunque reparta todos mis bienes entre los pobres y entregue mi cuerpo a las llamas, si no tengo amor, de nada me sirve.

El amor es paciente, es servicial; el amor no tiene envidia, no es presumido ni orgulloso; no es grosero ni egoísta, no se irrita, no toma en cuenta el mal; el amor no se alegra de la injusticia; se alegra de la verdad. Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo tolera.

El amor nunca falla. Desaparecerán las profecías, las lenguas cesarán y tendrá fin la ciencia.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 5,27-6,10
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Egréssus Iesus in desértum, vidit publicánum nómine Levi sedéntem ad telóneum et ait illi: «Séquere me». Et relíctis ómnibus, surgens secútus est eum.

Et fecit ei convívium magnum Levi in domo sua; et erat turba multa publicanórum et aliórum, qui cum illis erant discumbéntes. Et murmurábant pharisæi et scribæ eórum advérsus discípulos eius dicéntes: «Quare cum publicánis et peccatóribus manducátis et bíbitis?».

Et respóndens Iesus dixit ad illos: «Non egent, qui sani sunt, médico, sed qui male habent. Non veni vocáre iustos sed peccatóres in pæniténtiam».

At illi dixérunt ad eum: «Discípuli Ioánnis ieiúnant frequénter et obsecratiónes fáciunt, simíliter et pharisæórum; tui autem edunt et bibunt».

Quibus Iesus ait: «Numquid potéstis convívas nuptiárum, dum cum illis est sponsus, fácere ieiunáre? Vénient autem dies; et cum ablátus fúerit ab illis sponsus, tunc ieiunábunt in illis diébus». Dicébat autem et similitúdinem ad illos: «Nemo abscíndit commissúram a vestiménto novo et immíttit in vestiméntum vetus; alióquin et novum rumpet, et véteri non convéniet commissúra a novo. Et nemo mittit vinum novum in utres véteres; alióquin rumpet vinum novum utres et ipsum effundétur, et utres períbunt; sed vinum novum in utres novos mitténdum est. Et nemo bibens vetus vult novum; dicit enim: “Vetus mélius est”».

Factum est autem in sábbato, cum transíret per sata, et vellébant discípuli eius spicas et manducábant confricántes mánibus.

Quidam autem pharisæórum dixérunt: «Quid fácitis, quod non licet in sábbatis?».

Et respóndens Iesus ad eos dixit: «Nec hoc legístis, quod fecit David, cum esurísset ipse et qui cum eo erant? Quómodo intrávit in domum Dei et panes propositiónis sumpsit et manducávit et dedit his, qui cum ipso erant, quos non licet manducáre nisi tantum sacerdótibus?».

Et dicébat illis: «Dóminus est sábbati Fílius hóminis».

Factum est autem in álio sábbato, ut intráret in synagógam et docéret; et erat ibi homo, et manus eius dextra erat árida. Observábant autem illum scribæ et pharisæi, si sábbato curáret, ut invenírent accusáre illum.

Ipse vero sciébat cogitatiónes eórum» et ait hómini, qui habébat manum áridam: «Surge et sta in médium». Et surgens stetit.

Ait autem ad illos Iesus: «Intérrogo vos, si licet sábbato bene fácere an male; ánimam salvam fácere an pérdere?».

Et circumspéctis ómnibus illis, dixit illi: «Exténde manum tuam». Et fecit; et restitúta est manus eius.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Después de salir del desierto, Jesús vio a un publicano, llamado Leví, sentado en la oficina de los impuestos, y le dijo: «Sígueme». Él lo dejó todo, se levantó y lo siguió.

Obsequió a Jesús con un gran convite en su casa; y había muchos publicanos y otras personas con ellos a la mesa. Los fariseos y los maestros de la ley murmuraban diciendo a sus discípulos: «¿Por qué coméis y bebéis con publicanos y pecadores?».

Jesús les contestó: «Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores para que se conviertan».

Ellos le dijeron: «Los discípulos de Juan y los de los fariseos ayunan con frecuencia y hacen oraciones, pero tus discípulos comen y beben».

Jesús les contestó: «¿Es que pueden ayunar los invitados a la boda mientras el esposo está con ellos? Pero vendrán días en que les quiten al esposo; entonces ayunarán». Les dijo además una parábola: «Nadie corta una pieza de un traje nuevo para remendar un vestido viejo, pues estropearía el nuevo y la pieza nueva no caería bien en el viejo.Y nadie echa vino nuevo en odres viejos, porque el vino nuevo reventaría los odres, el vino se derramaría y los odres se perderían; sino que el vino nuevo se echa en odres nuevos. Y nadie, después de haber bebido vino añejo, quiere luego el nuevo, pues dice: El vino añejo es mejor».

Un sábado, Jesús atravesaba unos sembrados, y sus discípulos comenzaron a cortar espigas y a comerlas, desgranándolas con las manos.

Unos fariseos dijeron: «¿Por qué hacéis lo que no está permitido hacer en sábado?».

Jesús les respondió: «¿No habéis leído lo que hizo David cuando tuvo hambre él y los suyos? ¿Cómo entró en la casa de Dios, comió los panes de la proposición y dio a los que le acompañaban, aunque a nadie le es permitido comer de ellos, sino sólo a los sacerdotes?».

Y les decía: «El hijo del hombre es Señor también del sábado».

Otro sábado entró en la sinagoga y se puso a enseñar. Allí había un hombre que tenía seca su mano derecha. Los maestros de la ley y los fariseos espiaban a Jesús a ver si curaba en sábado, para acusarlo.

Él, que conocía sus pensamientos, dijo al hombre de la mano seca: «Levántate y ponte en medio». Él se levantó y se puso.

Jesús les dijo: «¿Está permitido en sábado hacer el bien o el mal, salvar una vida o destruirla?».

Y mirando a todos los circundantes, le dijo: «Extiende tu mano». La extendió, y quedó sana.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 64,2
Allelúia. Aleluya.
V/. Te decet hymnus, Deus, in Sion, et tibi reddétur votum in Ierúsalem.
R/. Allelúia.
V/. Oh Dios, en Sión cantan dignamente tus alabanzas. En Jerusalén te ofrecen sacrificios.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Lev 7,5; 16,29 (2)
V/. Sacerdótes Dómini ófferent incénsum Dómino pro peccáto, pro delícto, legítimum sempitérnum est in generatiónibus, allelúia, de sacrifíciis Dómini, allelúia, allelúia. V/. Los sacerdotes del Señor ofrecerán incienso al Señor por el pecado, por el delito, ley perpetua para vuestras generaciones, aleluya, en honor del Señor, aleluya, aleluya.
V/. Allelúia.
Dixit Dóminus ad Móysen: «Sacérdos, cum ad sacrosánctum accésserit, ófferet oblatiónem in odórem suavíssimum Dómino, et ponet in tabernáculo testimónii».
R/. De sacrifíciis Dómini, allelúia, allelúia.
V/. Aleluya.
El Señor dijo a Moisés: «El sacerdote, cuando entre en el santuario ofrecerá un sacrificio de olor agradable al Señor y lo pondrá en el tabernáculo del testimonio».
R/. En honor del Señor, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Deum, qui est ætérnitas angelórum, pax beatórum, et vita fidélium, fratres caríssimi, atténte rogémus; ut, quia ipso inspiránte percípimus ut hunc veráciter invocémus, ipso favénte impetráre possímus, quod ab illo fidéliter postulámus.
R/.
Amen.
Hermanos carísimos, roguemos devotamente a Dios, eternidad de los ángeles, paz de los bienaventurados y vida de los fieles; ya que comprendemos por su inspiración que hemos de invocarlo con sinceridad, de modo que podamos obtener con su ayuda cuanto le pedimos con fe.
R/.
Amén.
Adiuvánte eius misericórdia, qui regnat in Trinitáte, unus Deus, et pérmanet in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Con la ayuda de la clemencia divina, del único Dios que en la Trinidad vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Deus une et imménse, tam misericórditer lapsórum deféctum réparas, quam poténter eórum quæ non erant statum ædíficas; da Ecclésiæ tuæ sanctæ cathólicæ et fídei plenitúdinem, quam illi dedísti perféctæ tenére, et his qui per lapsum óperis in illa succúmbunt ex miseratióne reparatiónem adésse; quo, et æternitátem per fidem acquírant, et glóriæ dignitátem per opus obtíneant.
R/. Amen.
Oh Dios, uno e inmenso, que reparas ahora con tanta misericordia las deficiencias de los que hemos caído; tú que llamaste poderosamente a la existencia a los que no éramos; concede a tu santa Iglesia católica conservar siempre incólume la plenitud de la fe que le has confiado, y, compasivo, haz que la recuperen quienes la hayan perdido por su modo de actuar; de manera que por la fe puedan alcanzar la vida eterna y por las buenas obras el esplendor de la gloria.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Ætérnum te Dóminum et indefíciens bonum acclínes servi tui humíliter obsecrámus; ut qui et beatitúdinem fidélibus et remissiónem delinquéntibus non nisi intra sanctam Ecclésiam conférri posse sanxísti, des et vivéntibus in ea sine lapsu consístere, et defúnctis per eius supplicatiónem a débitis supplíciis liberári; ut et vivéntium te lingua simul et vita gloríficet, et defunctórum réquies ætérna exsultatióne concélebret.
R/. Amen.

Nosotros, siervos tuyos, humildes y devotos, venimos a suplicarte, oh Dios eterno y bien inagotable: ya que dispusiste que en la santa Iglesia se pudiese obtener la felicidad eterna para los fieles y el perdón para los pecadores, concede a quienes viven en ella permanecer sin falta y a los difuntos que, gracias a nuestros sufragios, se vean libres de las penas merecidas, de modo que los vivientes te glorifiquen de palabra y de obra y el reposo de los difuntos aumente la alegría eterna.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Pax indiscíssa et præmium perpétuæ pacis, ætérne Deus, qui et pacem ángelis ætérno fœdere collocásti, et ad huius particípium perveníre áditum étiam homínibus præbuísti; dona nobis servis tuis et pacem témporis sequi, et pacem æternitátis habére; ut, dum in pacis voto tránseunt témpora, in pacis regno conquirátur posséssio sempitérna.
R/. Amen.

Dios eterno, tú eres la paz indestructible y el premio de la paz perpetua, tú estableciste con los ángeles una alianza de paz y concediste a los hombres la posibilidad de poder llegar a ser copartícipes suyos; concédenos, a quienes somos tus hijos, poder vivir pacíficamente en el tiempo y alcanzar la paz de la eternidad; de manera que, mientras pasan los años con el anhelo de la paz, obtengamos la posesión perpetua del reino de la paz.
R/.
Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, magnárum virtútum terríbilis Deus et copiosárum miseratiónum ineffábilis Dómine, te benedícere, te glorificáre et vócibus quibus póssumus perénni devotióne laudáre; qui Ecclésiam tuam sanctam cathólicam tanto eam tibi redemptiónis eius mysteriórum celebritáte iunxísti, quanto et illam tibi coniungéndam æternitátis consílio definísti.

Quæ, quóniam nescit aliénæ perfídiæ contágio sauciári, mérito tibi inhærens teque díligens atque sequens, in suis præssúris te ínvocat, teque rogat in huius sacrifícii singuláris sacraménto, per Sancti Spíritus accéptum pignus veram fidúciam  tenens; ut ab eius sinceritátis statu omnem contradictiónem omnésque contradicéntes avértas, óbstruas ora advérsus veritátem eius falsa loquéntium, et commínuas prorsus omne quod in contradictiónis eius ácie aut venenórum serpit, aut falsum insúrgit, aut rectum substat, aut exórtum turbat, aut quódlibet rectæ fídei et sanctæ operatiónis dignitátem impúgnat; non lingua verbis eláta; non manus gládiis plena, non temptátio crebra vel válida, non potéstas quælibet quocúmque ictu nocéndi pavénda insúrgat, vel nóceat, aut ímprobo convaléscat.

Sed, elísis ac destrúctis adversántibus cunctis, tanto tibi in hac vita tranquílla sérviat libertáte, quanto tibi veritátis præcónio, cum universitáte milítiæ cæléstis, hunc laudis hymnum cóncinit et proclámat, ita fidéliter dicens:

Es justo y necesario que te bendigamos, glorifiquemos y alabemos con nuestras voces sin cesar y con toda devoción, Dios temible de gran poder, Señor admirable de abundante misericordia; tú has unido a ti a la santa Iglesia católica por medio de la celebración de los misterios de su redención, llevando a cabo así lo que decidiste desde toda la eternidad.

Herida por el contagio de la ajena perfidia, con razón se adhiere a ti, amándote y siguiéndote, e invocándote en sus dificultades; cuando celebra el sacramento de este singular sacrificio, mientras mantiene la verdadera fe por el don recibido del Espíritu Santo, te ruega que alejes de su integridad toda oposición y a todos los que la combaten, que cierres la boca de quienes dicen falsedades contra su verdad, y quebrantes cualquier fuerza que se le oponga, ya insinuando calumnias ya propalando falsedades, ya resistiendo a lo que es recto ya perturbando lo que empieza, ya atacando a la dignidad de la recta fe y el bien obrar; que no se levante o cause daño ninguna boca ensoberbecida por su elocuencia, ninguna mano cargada de armas, ninguna tentación insistente o violenta, ningún poder con intención de herir o capaz de espantar, y que el malvado no pueda prevalecer.

Sino que, aniquilados y destruidos todos los adversarios, pueda servirte en esta vida con serena libertad, tal como ahora, anunciando tu verdad, junto con todo el ejército celestial, canta y proclama este himno de alabanza diciendo sinceramente:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere gloriósus, vere multæ pietátis Dóminus unigénitus Iesus Christus Fílius Dei vivi; qui, cum Patre manens, æternitátis tuæ prospéctu definíeras unam tibi de géntibus congregándam Ecclésiam copuláre, cuius copulatiónis mystérium in hoc sacraménto córporis et sánguinis tui vera exhibitióne complésti; ad inhæréndam tibi emúndans illam aqua baptismátis, exhílarans óleo unctiónis, sátians pane córporis et lætíficans vino effúsi cruóris, ipse Redémptor eius, ipse pro ea factus prétium emptiónis.

Non dans pro ea quámlibet pretiósam rem, quæ tamen esset, quacúmque vetustáte solvénda, quóniam et hæc quæ eménda erat nec vetustátis putrédine, nec vilitátis sorde póterat quandóque fatéscere; sed vere teípsum dans, ætérnum atque immortálem ad mortem humílians emísti illam, ita éruens eam a ditióne mortis, ut conformáres eam ad immortalitátis tuæ glóriam et beatitúdinem sempitérnam; unde et hæc tálium benificiórum indesinénter memor exsístens, cum fide et gratulatióne sincéra tuæ institutiónis et suæ redemptiónis verba commémorat.

Ipse Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo, glorioso y lleno de amor eres en verdad, Jesucristo, Hijo de Dios vivo y Señor Unigénito; que, permaneciendo con el Padre, determinaste, desde toda la eternidad, unirte con la Iglesia congregada de entre los pueblos, y plasmaste en verdad el misterio de esta unión en este sacramento de tu cuerpo y de tu sangre; para vincularla realmente a ti la purificaste con el agua del bautismo, la embelleciste con el óleo de la unción, la saciaste con el pan de tu cuerpo y la alegraste con el vino de tu sangre derramada; tú mismo fuiste su Redentor, tú te convertiste en el precio de su rescate.

No diste por ella una prenda de gran valor, que a su vez hubiera de ser purificada de toda caducidad, pues lo que debía ser comprado no podía decaer por la podredumbre de lo viejo ni por la suciedad de lo vulgar; sino que te has dado tú mismo, eterno e inmortal, y la has redimido humillándote hasta la muerte, para librarla del poder del infierno y configurarla según la gloria de tu inmortalidad y de la bienaventuranza eterna; así, manteniendo sin cesar el recuerdo de todos estos beneficios, la Iglesia, con fe y sincero agradecimiento, conmemora las palabras de tu institución y de su redención.

El mismo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Deferéntes altáribus tuis, Dómine, oblatiónum vota, non mérita, precámur multárum misericordiárum tuárum glóriam tuam, ut illam quæ se ómnibus offert, si sit qui eam mereátur accípere pietátis tuæ omnipotentíssimam bonitátem, ut sit rationábile obséquium nostrum, et fiat hæc oblátio in remissiónem peccatórum per víscera  misericórdiæ caritátis divínæ, faciásque hanc hóstiam vivam, placéntem tibi, sanctam ac benedíctam.

Referátur in sacrifício iustítiæ, ex quo in excélsis suavitátis odor ascéndat, et holocáustum igne fídei ardens per membra pópuli dividéndum, quod ómnium sanctórum nobis patrocínia acquírat, et per eórum fortíssimas preces firmaménta auxílii cæléstis obtíneat.
R/.
Amen.

Señor, no presentamos ante tu altar nuestros méritos sino la oblación de nuestro sacrificio; imploramos la gloria de tu inmensa misericordia, para que sea nuestro culto espiritual la poderosísima bondad de tu amor, -que por todos se ofrece, si hay alguno que merezca recibirlo-; y, que por esta entrañable misericordia de tu divina caridad, nuestra oblación nos obtenga la remisión de los pecados; y sea víctima viva, agradable a ti, santa y bendita.

Sea un sacrificio de justicia, cuyo olor de suavidad suba hasta el cielo, y también un holocausto ardiente por el fuego de la fe, distribuido entre todos los miembros del pueblo; que nos obtenga el patrocinio de todos los santos y por sus validísimas oraciones se nos conceda la gracia de la ayuda celestial.
R/. Amén.

Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas, ac præstas nobis, ut sint benedícta a te, Deo nostro, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Confractionem / A la Fracción
Quæréntibus te, Dómine, tríbue fortitúdinem, et quæréndi te iúgiter infúnde sanctum amórem.  

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Sit iugis ad Deum, fratres caríssimi, nostræ humilitátis inténtio, et pro cotidiánis peccátis indeféssa precátio; ut, corde créduli et devotióne strénui fidéliter clamémus e terris. Hermanos carísimos: Que la intención de nuestro espíritu humillado permanezca constantemente dirigida a Dios pidiendo perdón por nuestras faltas de cada día; con el corazón lleno de fe, fervientes por la devoción, clamemos con toda sinceridad desde la tierra.

Inicio página

Benedictio / Bendición
Largítor gratiárum Dóminus Iesus Christus benedictiónis suæ nobis remédia largiátur.
R/.
Amen.
El Señor Jesucristo, generoso dador de gracias, os conceda el remedio de su bendición.
R/. Amén.
Abstérgat propítius mala ómnia quæ gessítis, et tríbuat véniam, quam ab eo depóscitis.
R/. Amen.
Que él borre generoso todo el mal que habéis cometido y os conceda el perdón que le pedís.
R/. Amén.
Eius concedénte cleméntia, et indulgéntiam críminum, et cæléstis glóriæ mereámini percípere regnum.
R/. Amen.

Que por la concesión de su clemencia y del perdón de las faltas podáis tener parte en el reino de su gloria eterna.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Passiónis Domínicæ cálicem delibántes et sacrosáncti córporis suavitátem gustántes, grátias et laudes ei referámus, in domo eius læti et hílares ambulántes.
R/. Amen.
Al libar el cáliz de la Pasión del Señor, gustando la suavidad del cuerpo sacrosanto, démosle las debidas alabanzas y gracias, con la alegría desbordante que rezuma su casa.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 640-646) y del Liber Commicus I  (pp. 438-441). Los textos en español (no oficiales) están tomados de Gibert, Jordi y Torné, Josep, Los domingos de Cotidiano. Cuadernos Phase nº 78, Barcelona 1997, pp. 59-63 y los bíblicos de La Santa Biblia, Ed. Paulinas.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español)
.

2. Cf. Lev 7,5; 16,29. (N. de La Ermita).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXI