Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Domingo II de Cotidiano

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe

DE COTIDIANO
In II Dominico
/ Domingo II (1)

 

Domingo II de Cotidiano. ("La elección de Pedro y Andrés", Duccio di Buoninsegna, 1308. National Gallery of Art, EE.UU.)
 

 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 28,11; 105,4
Da, Dómine, virtútem pópulo tuo, allelúia, et bénedic plebi tuæ in pace, allelúia, allelúia, allelúia. Da, Señor, fortaleza a tu pueblo, aleluya, y bendícelo con la paz, aleluya, aleluya, aleluya.
V/. Meménto nostri, Dómine, in beneplácito pópuli tui; vísita nos in salutári tuo.
R/. Et bénedic plebi tuæ in pace, allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen
R/. Et bénedic plebi tuæ in pace, allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Cuando seas propicio con tu pueblo, acuérdate de nosotros, Señor, cuando vengas a salvarlo no te olvides de nosotros.
R/. Y bendice a tu pueblo con la paz, aleluya, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Y bendice a tu pueblo con la paz, aleluya, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Glória nostra, Deus noster, qui in cælis ab ángelis demostráris et in perpétuum decantáris, dum hic sollémniter ac fidéliter prædicáris, præsta nobis amplíssima pietáte tua a malis própriis liberári, et semper in tuis láudibus gloriári.
R/. Amen.

Tú eres nuestra gloria, Dios nuestro, aclamado y cantado sin interrupción por los ángeles en el cielo, mientras aquí eres celebrado solemne y sinceramente, concédenos, por tu inmensa bondad, vernos libres de todo mal y poder proclamar siempre tus alabanzas.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por tu misericordia. Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Is 5,8-16
Léctio libri Isaíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Isaías.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:

Væ, qui coniúngunt domum ad domum
et agrum agro cópulant usque ad términum loci.
Numquid habitábitis vos soli in médio terræ?
In áuribus meis iurávit Dóminus exercítuum:
«Certe domus multæ desértæ erunt,
grandes et pulchræ absque habitatóre».
Decem enim iúgera vineárum fácient lagúnculam unam,
et trigínta módii seméntis fácient módios tres.
Væ, qui consúrgunt mane ad ebrietátem sectándam
et ad potándum usque ad vésperam,
ut vinum inflámmet eos!
Cíthara et lyra
et týmpanum et tíbia
et vinum in convíviis eórum,
et opus Dómini non respíciunt,
nec ópera manuum eius consíderant.
Proptérea captívus ductus est pópulus meus,
quia non hábuit sciéntiam,
et nóbiles eius interiérunt fame,
et multitúdo eius siti exáruit.
Proptérea dilatávit inférnus fauces suas
et apéruit os suum absque ullo término;
et descéndunt fortes Ierúsalem, et pópulus eius,
et sublímes et tripudiántes in ea.
Et incurvábitur homo, et humiliábitur vir,
et óculi sublímium depriméntur;
et exaltábitur Dóminus exercítuum in iudício,
et Deus sanctus sanctificábitur in iustítia.

R/. Amen.

Así dice el Señor:

¡Ay de aquellos que añaden casas a casas
y juntan campos con campos hasta ocupar todo el lugar
y quedar como únicos propietarios del país!
En mis oídos ha sonado la palabra del Señor omnipotente:
«Las muchas casas quedarán en ruinas;
grandes y bellas, no habrá quien las habite».
Pues diez yugadas de viña sólo producirán cuarenta y cinco litros,
y cuatrocientos cincuenta de semilla sólo cuarenta y cinco.
¡Ay de aquellos que desde la mañana
se dan a las bebidas fuertes,
y de noche hasta muy tarde
continúan bien calientes de vino!
Cítara y arpa, tambor, flauta
y vino no faltan en sus banquetes;
pero no piensan en la obra del Señor,
no atienden a la hechura de sus manos.
Por eso mi pueblo irá al destierro
por falta de inteligencia;
sus nobles morirán de hambre,
y sus gentes se abrasarán de sed.
Por eso el abismo ha ensanchado sus fauces,
ha abierto su boca sin medida;
baja allá la grandeza de Sión y su turba bulliciosa y alegre
Será doblegado el mortal, será humillado el hombre,
y los ojos de los soberbios, abatidos.
Pero el Señor omnipotente será exaltado al juzgar;
el Dios santo su santidad mostrará al hacer justicia.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 9,2-3
In toto corde meo, Dómine, narrabo ómnia mirabília tua. Te doy gracias, Señor, de todo corazón, quiero cantar tus maravillas.
V/. Lætábor et exsultábo in te, psallam nómini tuo, Altíssime.
R/. Mirabília tua.
V/. Quiero alegrarme y recrearme en ti, ensalzar tu nombre, oh Dios altísimo.
R/. Tus maravillas.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Rom 6,12-18
Epístola Pauli apóstoli ad Romános.
R/. Deo grátias.
Carta del apóstol Pablo a los romanos.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Non ergo regnet peccatum in vestro mortáli córpore, ut obœdiátis concupiscéntiis eius, neque exhibeátis membra vestra arma iniustítiae peccáto, sed exhibéte vos Deo tamquam ex mórtuis vivéntes et membra vestra arma iustítiæ Deo. Peccátum enim vobis non dominábitur; non enim sub lege estis sed sub grátia.

Quid ergo? Peccábimus, quóniam non sumus sub lege sed sub grátia? Absit. Nescítis quóniam, cui exhibétis vos servos ad obœdiéntiam, servi estis eius, cui obœdítis, sive peccáti ad mortem, sive obœditiónis ad iustítiam? Grátias autem Deo quod fuístis servi peccáti, obœdístis autem ex corde in eam formam doctrínæ, in quam tráditi estis, liberáti autem a peccáto servi facti estis iustítiæ.

R/. Amen.

Hermanos:

Que el pecado no reine más en vuestro cuerpo mortal, y que no os obligue a obedecer a vuestras bajas pasiones. No entreguéis vuestros miembros al pecado como instrumentos de injusticia. Al contrario, entregaos a Dios como muertos que han vuelto a la vida, entregad vuestros miembros a Dios como instrumentos de justicia; pues el pecado no tendrá dominio sobre vosotros, porque no estáis bajo el dominio de la ley, sino bajo la acción de la gracia.

Entonces, ¿qué? ¿Vamos a pecar porque no estamos bajo el dominio de la ley, sino bajo la acción de la gracia? Eso, ¡jamás! ¿No sabéis que al entregaros a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis? Si obedecéis al pecado, terminaréis en la muerte; y si obedecéis a Dios, en la justicia. Pero gracias a Dios vosotros, después de haber sido esclavos del pecado, habéis
obedecido de todo corazón a la norma de doctrina en la cual habéis sido instruidos; y libres del pecado, os habéis entregado al servicio de la justicia.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Mt 4,18-23
Léctio sancti Evangélii secúndum Mathæum.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Mateo.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Ihesus Christus, ámbulans iuxta mare Galilææ, vidit duos fratres, Simónem, qui vocátur Petrus, et Andréam fratrem eius, mitténtes rete in mare; erant enim piscatóres. Et ait illis: «Veníte post me, et fáciam vos piscatóres hóminum». At illi contínuo, relíctis rétibus, secúti sunt eum.

Et procédens inde vidit álios duos fratres, Iacóbum Zebedæi et Ioánnem fratrem eius, in navi cum Zebedæo patre eórum reficiéntes rétia sua, et vocávit eos. Illi autem statim, relícta navi et patre suo, secúti sunt eum.

Et circumíbat Iesus totam Galilæam, docens in synagógis eórum et prædicans evangélium regni et sanans omnem languórem et omnem infirmitátem in pópulo.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo paseando junto al lago de Galilea, vio a dos hombres: Simón, llamado Pedro, y Andrés, su hermano, echando la red en el lago, pues eran pescadores. Y les dijo: «Venid conmigo y os haré pescadores de hombres». Ellos, al instante, dejaron las redes y lo siguieron.

Fue más adelante y vio a otros dos hermanos: Santiago, el de Zebedeo, y Juan, su hermano, en la barca con su padre Zebedeo, remendando las redes; y los llamó. Ellos, al instante, dejaron la barca y a su padre, y lo siguieron.

Jesús recorría toda Galilea enseñando en sus sinagogas, predicando el evangelio del reino y curando todas las enfermedades y dolencias del pueblo.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 18,2
Allelúia. Aleluya.
V/. Cæli enárrant glóriam Dei et ópera mánuum eius anúntia firmaméntum.
R/. Allelúia.
V/. Los cielos narran la gloria de Dios, el firmamento pregona la obra de sus manos.
R/.
Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Gén 8,15-16.20-21 (2)
V/. Ædificávit Noe altáre Dómino, et sumpsit ex omni pecúde mundo et ex omni ave munda, et óbtulit hóstias ad altáre, et immolávit et cremávit.
Et odorátus est Dóminus odórem suavitátis, allelúia.
V/. Noé levantó un altar al Señor y, tomando de todos los animales puros y de todas las aves puras, ofreció holocaustos sobre él.
Y el Señor aspiró el perfume agradable, allelúia.
V/. Locútus est Dóminus Deus ad Noe dicens,
«Egrédere de arca tua tu et omnis cognátio tua, cuncta animántia quæ sunt apud te ex omni carne.
Tam in volúcribus quam in béstiis univérsis reptílibus quæ reptunt super terram.
Créscite et multiplicámini super eam».
Et egréssus est Noe.
R/. Et immolávit et cremávit.
Et odorátus est Dóminus odórem suavitátis, allelúia.
V/. Dios habló a Noé y le dijo:
«Sal del arca tú, tu mujer, tus hijos y tus nueras.
Saca también todos los animales que están contigo: aves, ganados y reptiles: que llenen la tierra, que crezcan y que se multipliquen sobre ella».
Y salió, pues, Noé.
R/. Ofreció holocaustos sobre él.
Y el Señor aspiró el perfume agradable, allelúia.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Si crédimus, fratres caríssimi, divínum esse quod ágimus, stúdium affectúmque placéndi homínibus ómnibus modis respuámus.
Offerámus Deo si non acceptábiles hóstias, voces saltim patiéntiæ lacrimósas.

Non debémus hic quasi nullo reátu obnóxii impudénter assístere, sed velut in præséntia metuéndi Iúdicis cum timóre saltim diébus domínicis conveníre; ne idcírco Deum latuísse, quæ gérimus, suspicémur, quod in præsénti non puniámur; cum ídeo fórsitan ad pœnas pósteras differámur, quia momentánea emendatióne córrigi non merémur.

Si ígitur fílii sumus, dulcióra sint nobis vérbera patérna quam melle.
Si servi sollíciti, panem dominícum non debémus comédere otiósi.

Hæc nostrum sínguli quique, prout universitáti cóngruit, cogitántes, aut debémus plángere, si defécimus, aut de áliis sollicitúdinem gérere, per grátiam Dómini, qua valémus.
R/.
Amen.

Carísimos hermanos: Si estamos convencidos que nuestra celebración es una acción sagrada, descartemos cualquier interés o deseo de obtener el favor de los hombres.
Ya que no podemos ofrecer a Dios ofrendas aceptables, elevemos al menos súplicas conmovidas y constantes.

No hemos de presentamos aquí como si estuviéramos exentos de toda culpa; sabiendo que estamos en presencia de Aquel que un día será nuestro Juez, hemos de reunimos, al menos los domingos, con temor; aunque no nos haya castigado hasta ahora, no imaginemos que Dios desconoce nuestras acciones; quizás difiere la sanción hasta el último momento, porque no vale la pena corregimos con un escarmiento temporal.

Si somos sus hijos, sean para nosotros más dulces que la miel las reprensiones paternas.
Si somos siervos diligentes, no podemos comer ociosos el pan del Señor.

Conviene, pues, que cada uno de nosotros considere esto, para bien de todos: si hemos faltado, debemos llorar nuestra caída, y si no, que la gracia que nos ha sostenido, nos haga solícitos del bien de los demás.
R/. Amén.

Per ineffabília mirabília, Deus noster, qui vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por sus gestas portentosas nos lo conceda nuestro Dios, él que vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Deus sine princípio, qui fecísti ætérna princípiis, perpétua condidísti sine conditióne perpétuus, te fusis ex afféctu mentis précibus implorámus; ut concéssa nobis in præsénti sæculo vénia, dignos misericórdiæ ætérnæ nos fácias; illúdque nobis dum miseréris indúlgeas, unde in nobis propter quod semper misereáris invénias.
R/. Amen.

Oh Dios, que no tienes principio ni fin, y desde los comienzos creaste bienes eternos, estableciendo realidades perdurables sin límites, te suplicamos con plegarias que brotan del corazón, que nos concedas tu perdón ahora, mientras vivimos, para que podamos ser dignos de la misericordia eterna; apiádate de nosotros y haznos el don tu gracia, de manera que encuentres en nosotros motivos para compadecerte siempre.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Atténde, Deus omnípotens, devotiónem populórum fidélium et propítius áccipe hoc munus oblátum.
Sit nobis, orámus, ita sanctórum tuórum commemorátio in suffrágium, ut eórum méritis impetrémus et remédium vivéntium, et réquiem defunctórum.

R/. Amen.

Mira, Señor todopoderoso, el fervor de tu pueblo fiel y acepta propicio esta oblación.
Te pedimos que los Santos que recordamos intercedan por nosotros; que por sus méritos obtengamos consuelo para los que viven y descanso para los que han muerto.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Deus, bonórum ómnium cópia, et sanctórum indefíciens cáritas, præsta nobis in bona voluntáte concórdiam; ut tua semper pacífici sequámur, et faciámus præcépta.
R/. Amen.

Oh Dios, compendio de todos los bienes, y amor inagotable de los santos, concédenos a todos los que amas el don de la concordia para que, viviendo en la paz, sigamos y practiquemos tus preceptos.
R/. Amén.

Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con tu Hijo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est, vere equum et salutáre est nos semper pietáti tuæ grátias ágere, omnípotens Deus, et ómnium sollemnitátum in tuo nómine mystéria celebráre, et offérre tibi hoc sacrifícium, quod nulla possunt digne præcónia collaudáre: ad offeréndum pópulo fácile, delectábile ad suméndum.

Non hic balátus óvium, non mugítus bovum, non volatílium vox sub ictu mortis dolórem incurrit; non horror est sánguinis, non fastídii crúditas; sed tam mirábilis atque stupénda est hóstia, ut incruénta sit, cum viva sumátur; nam licet verum corpus edátur et sanguis manifestíssimus hauriátur, nullus tamen horror incútitur, cum salus animárum in spiritáli cibo et póculo ministrátur.

Benedíctus enim Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, in nómine tuo véniens, hæc tibi sacrifícia deférri mandávit, cuius nos præcépta tenéntes, et iussa memínimus, et gesta memorámus.

Quem mérito tecum et cum Spíritu Sancto laudant cæléstia páriter ac terréna, Chérubim quoque ac Séraphim incessábili  voce proclámant, ita dicéntes:

Es justo y necesario, es en verdad nuestro deber y salvación darte siempre gracias por tu bondad, Dios omnipotente; y celebrar en honor de tu nombre los misterios propios de todas las solemnidades: y ofrecerte este sacrificio que nunca podremos ensalzar debidamente, que es fácil de ofrecer para tu pueblo y para ti agradable de recibir.

Aquí no se oyen balidos de ovejas, ni mugidos de toros, ni piar de aves que recuerden el dolor del instante de la muerte; no causa horror la sangre ni da fastidio la violencia; nuestra víctima es tan admirable y asombrosa que permanece incruenta, aun cuando la gustamos viva; pues aunque se come el cuerpo verdadero y se bebe la sangre auténtica, no se experimenta horror alguno, ya que se ofrece la salvación de los hombres con un manjar y una bebida espirituales.

Nuestro bendito Señor Jesucristo, tu Hijo, que vino en tu nombre, nos mandó que te ofreciésemos este sacrificio: nosotros cumpliendo sus preceptos, recordamos sus palabras y repetimos sus acciones.

Con razón es alabado contigo y con el Espíritu Santo por cielos y tierra a un tiempo, y también los querubines y los serafines le ensalzan diciendo sin cesar:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus,
vere benedíctus Dóminus noster
Iesus Christus Fílius tuus;
ille patriarchárum fides,
ille plenitúdo legis,
ille umbra veritátis,
ille prædicátio prophetárum,
ille apostolórum magíster,
ille ómnium credéntium pater,
ille debílium firmaméntum,
ille infirmántium virtus,
ille redémptio captivórum,
ille heréditas redemptórum,
ille vivéntium salus,
ille moriéntium vita;
qui sacrificándi novam legem
sacérdos Dei verus instítuit,
hóstiam se tibi plácitam et ipse óbtulit,
et a nobis iussit offérri,

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo;
Él es la fe de los patriarcas,
Él, la plenitud de la ley,
Él, el tabernáculo de la verdad,
Él, la predicación de los profetas
Él, el maestro de los apóstoles,
Él, el padre de los que creen,
Él, la fortaleza de los débiles,
Él, el vigor de los que desfallecen,
Él, la redención de los cautivos,
Él, la herencia de los redimidos,
Él, la salud de los que viven,
Él, la vida de los que mueren;
Él, el verdadero sacerdote de Dios, estableció la nueva norma del sacrificio: se ofreció a sí mismo como víctima agradable a ti y nos mandó que repitiésemos su ofrenda,

Cristo Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Vitam nostram, Dómine, Unigéniti tui mortem votíva confessióne promeréntes, resurrectiónem eius et ascensiónem in cælis fide indubitáta fatémur; vetúrum quoque rursus ac pro méritis síngulos iudicatúrum reátu licet trépidi, sed tua freti misericórdia præstolámur.

Ob hoc ergo quæsumus famulántes, ut oblatiónem hanc Spíritus tui sancti permixtióne sanctífices, et córporis ac sánguinis Fílii tui Dómini nostri plena transformatióne confórmes; ut hóstia, qua nos redémptos esse memínimus, mundári a sórdibus faíinorum mereámur, nec nos transfíxus vúlnere a tua réprobes curatióne; médicus es, ægri sumus; miséricors es, nos míseri; ergo, qui tibi nostra non abscóndimus vúlnera, per ista, quibus placáris, sana nos sacrifícia.
R/.
Amen.

Para obtener la vida eterna con la confesión festiva de la muerte de tu Unigénito, proclamamos, Señor, con fe inquebrantable su resurrección y su ascensión a los cielos, mientras esperamos que vuelva otra vez para juzgar a cada uno según sus méritos, temerosos por nuestros pecados pero confiando en tu misericordia.

Por eso te pedimos con humildad que santifiques esta oblación enviando tu Espíritu Santo, y la transformes completamente para que sea el cuerpo y la sangre de tu Hijo, Señor nuestro; que, al hacer memoria de esta víctima por la que hemos sido redimidos, merezcamos ser purificados de las manchas del pecado, y, aunque heridos por nuestras culpas, no nos veamos privados de tu gracia; tú eres el médico, nosotros los enfermos; tú eres misericordioso, nosotros necesitados de misericordia; por tanto, ya que no te escondemos nuestras heridas, devuélvenos la salud por este sacrificio que nos reconcilia contigo.
R/.
Amén.

Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas, benedícis ac præstas nobis, ut sint benedícta a te, Deo nostro, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Padre ingénito, por medio de tu Unigénito, nuestro Señor Jesucristo, por quien creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Præceptórum Dómini mémores, fratres caríssimi, oratiónis domínicæ verba dictúri, maiestátem eius deprecémur acclínes, ut peccatórum nostrórum misericórditer oblivíscens, dono grætie suæ córpora nostra córdaque sanctíficet; quátenus, ómnium críminum labe purgáti, líbera voce dicámus e terris:

Recordando los preceptos del Señor, hermanos carísimos, vamos a repetir las palabras de la oración que Él mismo nos enseñó; inclinados humildemente ante su majestad, pidámosle que, en su misericordia, olvidando nuestros pecados santifique con su gracia nuestro cuerpo y nuestro espíritu; para que, purificados de toda culpa, desde esta tierra podamos decir de todo corazón:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Omnipoténtis Dei nostri benedictióne repleámini, cuius estis sánguine pretióso redémpti.
R/. Amen.

Nuestro Dios todopoderoso os colme con su bendición,
a vosotros, los redimidos por la sangre de su Hijo.
R/.
Amén.

Eius vos indefíciens grátia répleat, cuius ineffábilis plasmávit poténtia.
R/. Amen.
Os llene con su inmensa gracia, el que os ha creado con su potencia inefable.
R/. Amén.
Et quibus in hoc mundo præstitit conditiónem nascéndi, in regno ætérno tríbuat mansiónem sine fine vivéndi.
R/. Amen.

Y a los que ha concedido nacer en este mundo, os conceda un lugar en el reino eterno donde vivir para siempre.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la misericordia de Dios, nuestro Dios, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Refécti Christi córpore, sanguinéque páriter sanctificáti, Deo Patri omnipoténti grátias referámus; ut in eádem refectióne sanctificatiónem habéntes hic, in futúro sæculo glóriam percipiámus.
R/. Amen.

Nutridos con el Cuerpo de Cristo y santificados con su Sangre demos gracias a Dios, Padre todopoderoso, para que en virtud de tal alimento perseveremos aquí en una vida santa y consigamos la gloria en el reino venidero.
R/. Amén.

Per grátiam pietátis eius qui est benedíctus in sæcula sæculórum.
R/. Amen.

Por la gracia y la misericordia de Aquél que es bendito por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 567-573) y del Liber Commicus I  (pp. 405-407). Los textos en español (no oficiales) están tomados de Gibert, Jordi y Torné, Josep, Los domingos de Cotidiano. Cuadernos Phase nº 78, Barcelona 1997, pp. 11-15 y los bíblicos de La Santa Biblia, Ed. Paulinas.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Gén 8,20-21a.15-18a. (N. de La Ermita).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMX