La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa común de varios mártires -III

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Ez 3,8; Jer 7,3.7; Sal 117,15 (2)
Sánguinem iustórum requíram ego, dicit Dóminus, et habitábo cum eis in regno meo, allelúia, allelúia. Pediré cuentas de la sangre de los justos, dice el Señor, los acogeré en mi reino, aleluya, aleluya.
V/. Vox lætítiæ et salútis in tabernáculis iustórum.
R/.
Et habitábo cum eis in regno meo, allelúia, allelúia.
V/.
Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Et habitábo cum eis in regno meo, allelúia, allelúia.
V/. Se oyen voces de alegría y de salvación en las tiendas de los justos.
R/.
Los acogeré en mi reino, aleluya, aleluya.
V/.
Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/.
Los acogeré en mi reino, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria

Deus, qui es in sanctórum mártyrum tuórum N. et N. infirmitáte mirábilis, impénde misericordiam tuam fámulis tuis, et quia humílitas serviéntium tibi semper est tentatiónum obiécta certámini; eórum méritis præmuníti orámus, ut nobis infírmis indulgéntiam largiáris.
R/. Amen.

Dios, tú que eres admirable en la debilidad de tus santos mártires N. y N., otorga a tus siervos tu misericordia; y puesto que la pequeñez de quienes te sirven está sometida siempre al combate de las tentaciones, ayudados por los méritos de tus santos te pedimos que concedas tu benevolencia a quienes somos débiles.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Sab 5,15-16.1-5
Léctio libri Sapiéntiæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de la Sabiduría.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:

Iusti autem in perpétuum vivunt,
et in Dómino est merces eórum,
et cogitátio illórum apud Altíssimum.
Ídeo accípient corónam decóris
et diadéma speciéi de manu Dómini,
quóniam déxtera sua teget eos
et bráchio suo deféndet illos.

Tunc stabit iustus in magna constántia
advérsus eos, qui angustiavérunt illum
et qui sprevérunt labóres eius.

Vidéntes turbabúntur timóre horríbili
et mirabúntur in subitatióne insperátæ salútis
dicéntes intra se, pæniténtiam agéntes
et præ angústia spíritus geméntes:
«Hic erat, quem habúimus aliquándo in derísum
et in similitúdinem impropérii.
Nos insensáti vitam eius æstimabámus insániam
et finem illíus sine honóre.
Quómodo computátus est inter fílios Dei,
et inter sanctos sors illíus est?».

R/. Amen.

Esto dice el Señor:

Los justos, en cambio, viven eternamente,
encuentran su recompensa en el Señor
y el Altísimo cuida de ellos.
Por eso recibirán de manos del Señor
la magnífica corona real y la hermosa diadema,
pues con su diestra los protegerá
y consu brazo los escudará.

Entonces el justo estará en pie con gran aplomo
delante de los que lo afligieron
y despreciaron sus trabajos.

Al verlo, se estremecerán de miedo,
estupefactos ante su inesperada salvación.
Arrepentidos y gimiendo de angustia se dirán:
«Este es aquel de quien antes nos reíamos
y a quien, nosotros insensatos, insultábamos.
Su vida nos parecía una locura
y su muerte, una ignominia.
¿Cómo ahora es contado entre los hijos de Dios
y comparte la suerte de los santos?».

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 67,36.29
Mirábilis Deus in sanctis suis. Admirable es el Señor en sus santos.
V/. Manda, Deus, virtútem tuam, confírma, Deus, quod operátus es.
R/. In sanctis suis.
V/. Oh Dios, despliega tu poder, tu poder, oh Dios, que actúa en favor nuestro.
R/. En sus santos.

Inicio página

Apostolus / Apóstol Ef 1,2-14
Epístola Pauli apóstoli ad Ephésios..
R/.
Deo grátias.
Epístola del apóstol Pablo a los efesios..
R/.
Demos gracias a Dios.
Fratres:

Grátia vobis et pax a Deo Patre nostro et Dómino Iesu Christo.
Benedíctus Deus et Pater Dómini nostri Iesu Christi, qui benedíxit nos in omni benedictióne spiritáli in cæléstibus in Christo, sicut elégit nos in ipso ante mundi constitutiónem, ut essémus sancti et immaculáti in conspéctu eius in caritáte; qui prædestinávit nos in adoptiónem filiórum per Iesum Christum in ipsum, secúndum beneplácitum voluntátis suæ, in laudem glóriæ grátiæ suæ, in qua gratificávit nos in Dilécto.

In quo habémus redemptiónem per sánguinem eius, remissiónem peccatórum, secúndum divítias grátiæ eius, qua superabundávit in nobis in omni sapiéntia et prudéntia notum fáciens nobis mýsterium voluntátis suæ, secúndum beneplácitum eius, quod propósuit in eo, in dispensatiónem plenitúdinis tempórum: recapituláre ómnia in Christo, quæ in cælis et quæ in terra.

In ipso, in quo étiam sorte vocáti sumus, prædestináti secúndum propósitum eius, qui ómnia operátur secúndum consílium voluntátis suæ, ut simus in laudem glóriæ eius, qui ante sperávimus in Christo; in quo et vos cum audissétis verbum veritátis, evangélium salútis vestræ, in quo et credéntes signáti estis Spíritu promissiónis Sancto, qui est árrabo hereditátis nostræ, in redemptiónem acquisitiónis, in laudem glóriæ ipsíus.

R/. Amen.

Hermanos:

Gracia y paz a vosotros de parte de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Bendito sea Dios, Padre de Nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en Cristo con toda clase de bendiciones espirituales en los cielos. él nos eligió en Cristo antes de la fundación del mundo para que fuésemos santos e intachables ante él por el amor. Él nos ha destinado por medio de Jesucristo según el beneplácito de su voluntad, a ser sus hijos, para alabanza de la gloria de su gracia, que tan generosamente nos ha concedido en el Amado.

En él, por su sangre, tenemos la redención, el perdón de los pecados, conforme a la riqueza de la gracia que en su sabiduría y prudencia ha derrochado sobre nosotros, dándonos a conocer el misterio de su voluntad: el plan que había proyectado realizar por Cristo, en la plenitud de los tiempos: recapitular en Cristo todas las cosas del cielo y de la tierra.

En él hemos heredado también nosotros, destinados ya a ello por decisión del que lo hace todo según su voluntad, para que seamos alabanza de su gloria los que antes esperábamos en el Mesías. En él también vosotros, después de haber escuchado la palabra de la verdad –el evangelio de vuestra salvación–, creyendo en él habéis sido marcados con el sello del Espíritu Santo prometido.Él es la prenda de nuestra herencia, mientras llega la redención del pueblo de su propiedad, para alabanza de su gloria.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Lc 9,1-6
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del Santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.

In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus, convocátis Duódecim, dedit illis virtútem et potestátem super ómnia dæmónia, et ut languóres curárent, et misit illos prædicáre regnum Dei et sanáre infírmos, et ait ad illos:

«Nihil tuléritis in via, neque virgam neque peram neque panem neque pecúniam, neque duas túnicas habeátis. Et in quamcúmque domum intravéritis, ibi manéte et inde exíte. Et quicúmque non recéperint vos, exeúntes de civitáte illa púlverem pedum vestrórum excútite in testimónium supra illos».

Egréssi autem circumíbant per castélla evangelizántes et curántes ubíque.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Habiendo convocado Nuestro Señor Jesucristo a los Doce, les dio poder y autoridad sobre toda clase de demonios y para curar enfermedades. Luego los envió a proclamar el reino de Dios y a curar a los enfermos, diciéndoles:

«No llevéis nada para el camino: ni bastón ni alforja, ni pan ni dinero; tampoco tengáis dos túnicas cada uno. Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio.Y si algunos no os reciben, al salir de aquel pueblo sacudíos el polvo de vuestros pies, como testimonio contra ellos».

Se pusieron en camino y fueron de aldea en aldea, anunciando la Buena Noticia y curando en todas partes.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 139,14
Allelúia. Aleluya.
V/. Iusti confitebúntur nómini tuo, Deus; et habitábunt recti cum fácie tua.
R/. Allelúia.
V/. Los justos alabarán tu nombre, los honrados habitarán en tu presencia.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Ap 6,9; 4,11
Vidi sub ara Dei ánimas occisórum propter verbum Dei et martýrium suum, et magno clamóre dicébant: salus Deo nostro, allelúia, allelúia. Vi, al pie del altar, las almas de los asesinados por proclamar la palabra de Dios y por su martirio y clamaban a grandes voces: la victoria es de nuestro Dios, aleluya, aleluya.
V/. Dignus es Dómine, Deus noster, accípere claritátem et honórem, et omnem creatúram, quæ est in cælo, et in terra, et in mari, omnes audívi dicéntes:
R/. Salus Deo nostro, allelúia, allelúia.
V/.  Digno es el Señor, nuestro Dios, de recibir la gloria y el honor y oí a todas las criaturas que hay en el cielo, en la tierra y en el mar que decían:
R/. La victoria es de nuestro Dios, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Sanctórum Mártyrum prælátis meritórum títulis, in honórem nóminis Christi, fratres caríssimi, sollémnnia celebrémus.
Hi sunt enim a Deo Patre, ante constitutiónem mundi prædestináti, atque præscíti, quorum sanguis adéptus ántequam fusus.
Hi sunt qui nunc in locis beatórum, inter palmas inmarcescibílium coronárum, amícti stolis perénnibus, præmiórum gáudiis cæléstibus perfruúntur in regnis, suméntes insígnia, quæ divíno percepérunt ex múnere dona.

Horum ígitur nos memóriam magis opórtet speráre quam fácere, et eórum iuvámine, méritum imitári.
Non enim consciéntia nostra pro illis audáciam sumit orándi, sed illos pro nobis excubántes optat audíri; etsi palmam non merémur in glória, vel vitam habeámus in véniam.

R/. Amen.

Queridos hermanos, recordando el valor de los méritos de los santos mártires, celebremos esta eucaristía en honor del nombre de Cristo.
Éstos son los que, antes de la creación del mundo, fueron predestinados y conocidos por Dios Padre, y su sangre consiguió la victoria ya antes de ser derramada.
Éstos son los que ahora, en la mansión de los bienaventurados, entre los trofeos y las coronas imperecederas, revestidos con ropajes indestructibles, se deleitan en el reino celestial con su gozosa recompensa, condecorados con el distintivo del don divino que recibieron.

Más que recordarlos simplemente, nos conviene esperar en ellos, y, confiados en su ayuda, tratar de imitar sus méritos.
Nuestra conciencia no se atreve a orar por ellos, prefiere más bien ser atendida por aquellos que están en vela por nosotros; si bien no merecemos la palma de la gloria que al menos alcancemos la vida por el perdón.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Agnoscéntes, Dómine, quid laudis sanctis tuis déderis, quidve virtútis, illos auctóres rogámus ad véniam, quos tibi familiáres scimus ad glóriam, illis indulgéntiam crédimus ex súpplici pœna, quibus te nóvimus ex hóstibus indulsísse victóriam.
Illos séquimur pro misericórdia, qui te secúti sunt pro coróna, ut per ipsos recípias intercessiónis offícium, per quos insínuas devotiónis exémplum; ut non púnias reos, dum non repúdias advocátos; ut peccatóribus parcas, dum Martýribus nihil excúsas; ut indulgéntiam largiáris in pérditis, dum amicítiam impertíris in Sanctis; ut intercéssio fortes hábeat patrocínium, quos conféssio fidéles hábuit ad triúmphum.

R/. Amen.

Conociendo, Señor, el honor y la potencia que has dado a tus santos, nos atrevemos a solicitar el favor de los que sabemos que participan de tu gloria, pues creemos que por la prueba del martirio miras con indulgencia a quienes hiciste triunfar frente a sus enemigos. Para alcanzar misericordia recurrimos a ellos que te siguieron hasta obtener su galardón, de modo que ejerzan la función de intercesores quienes son para nosotros ejemplo de entrega; para que no castigues a los culpables, rechazando a sus defensores; para que perdones a los pecadores, aunque no ahorraste nada a los mártires; para que te apiades de los perdidos mientras haces participar de tu amistad a los santos; que la intercesión mantenga constante en su patrocinio a aquellos que permanecieron fieles en su confesión hasta la victoria.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos

Si nos, Dómine, in oratióne nostra, mali óperis facta non prémerent, diffícilem obtinéndi viam, preces quas tibi fúndimus non habérent.
Sed necésse est impossíbile esse quod pétitur, quibus sit contemptíbile quod iubétur.
Nam tibi iníquitas ábrogat, quod præstáre tua Déitas non labórat.
Votórum nostrórum stúdia vincunt negótia meritórum.
Non habet éfficax desidérium, qui sit pérvicax ad reátum, dumque res peccáto plena nos crúciat, non habet fides ópere vácua, quod exspéctat; quæ etsi sit conféssa, quod créderet, non tamen operáta est quod placéret.
Sic nempe ágitur, ut dum obsérvat institúta quod dídicit, non accípiet impróvida quod popóscit.

Da ígitur, Dómine, ut dum in honórem mártyrum tuórum N. et N. sacro altário hóstiam immolámus, nobis profíciat ad salútem, et defúnctis fidélibus ad réquiem.
R/. Amen.

Señor, si cuando oramos no nos oprimiesen nuestras culpas las plegarias que hacemos hallarían su senda sin dificultad.
Pero por fuerza será imposible obtener lo que se pide a quienes desprecian lo que está mandado.
Porque la iniquidad hace inútil pedirte lo que tu divinidad no soporta realizar.
La obstinación en llevar a cabo nuestros deseos pone obstáculos a la obtención del provecho.
No tiene un deseo eficaz el que permanece en la culpa, y mientras nos obsesiona lo que de por sí es pecado, la fe no alcanza los resultados que espera; pues aunque confiese lo que debe ser creído, no ha obrado en cambio lo que agrada. El que actúa de esta manera, aun cuando observe lo que ha aprendido, no obtiene las cosas imprudentes que pretende.

Concédenos, Señor, que este sacrificio que ofrecemos sobre el altar en honor de tus mártires N. y N., obtenga para nosotros la salvación y el descanso eterno para los difuntos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Adestóte, Dei testes, regni herédes, Christi cómites, diabolíque victóres, qui servórum conditióne mutáta, amicórum familiaritáte suscépta, regni cæléstis beatitúdinem meruístis.

Venerántibus favéte supplícibus in salútem credéntium, poténtiam meritórum sanctitáte osténdite.
Nostrum est offíciis probáre quod cólimus; vestrum, obtinére suffrágiis quod rogámus.
Vobis proínde apud Deum intercedéntibus, pópulis donétur divína cognítio, et pacis integérrima plenitúdo.

R/. Amen.

Prestadnos atención, testigos de Dios, herederos del reino compañeros de Cristo, vencedores del diablo, que, dejando la condición de esclavos y adquiriendo la familiaridad de los amigos, habéis alcanzado la felicidad del reino celestial.

Ayudad a los que os veneran y suplican para obtener la salvación de los creyentes y mostrad la potencia de vuestro galardón en santidad.
A nosotros toca tributaros el culto debido; y a vosotros procurarnos la ayuda que pedimos.
Por vuestra intercesión ante Dios, el pueblo reciba el conocimiento de las realidades divinas y la plenitud sin deficiencias de la paz.
R/. Amén.

Per te, qui es vera pax et perpétua cáritas, Deus noster, et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por ti, que eres la paz verdadera y la caridad perpetua, Dios nuestro, que reinas por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias

Dignum et iustum est, nos tibi grátias ágere, Dómine Deus noster, qui sacras tuórum mártyrum N. et N. passiónes, tóties triumphórum láudibus ínnovas, quóties ánnuis vícibus repræséntas; ut in conversatióne gestórum pópuli fidélis inténtio, dum admonétur celebráre quod créditur, videátur sibi exspectáre quod légitur, seminátur in corruptióne, fructíficat in incorruptióne; honóre pérficit quod dolóre déficit; vincit festivitáti quod périit quæstióni.
Floret momóriæ quod áruit pœna; persequéntis impíetas non resúrgit, vincéntis felícitas non senéscit.
Sævítiæ non rédditur iterátio, glóriæ non infértur oblívio; crudélitas victa confúnditur, credúlitas coronáta laudátur.
Hoc de Christo Mártyres velut de cápite membra traxérunt, mortificáta sibi semel morte, per mortem, qui propter ipsum ánimam pónerent, cum ipso beatitúdinem non finírent.

Cui mérito omnes Ángeli et Archángeli, non cessant clamáre cotídie ita dicéntes:

Es justo y necesario darte gracias, Señor Dios nuestro, ya que, cada vez que se evoca anualmente las sagradas pasiones de tus mártires N. y N., se renuevan las alabanzas de su triunfo. La atención del pueblo fiel, al rememorar estas gestas, es exhortada a celebrar lo que cree mientras espera lo que se le promete: lo que se sembró en la corrupción, da frutos en la incorrupción; con honor llega a término lo que desfalleció en el dolor; vence en la alegría lo que pereció en el tormento; florece en el recuerdo lo que se marchitó en la pena; la impiedad del perseguidor no puede sostenerse, mientras que la felicidad del vencedor no decae; no vuelven a repetirse las torturas, mientras que no cae en olvido la gloria; la crueldad vencida queda avergonzada, mientras que la confianza premiada es alabada.
Los Mártires han obtenido todo esto de Cristo, cual miembros de su cabeza; por su muerte quedó destruida para ellos la muerte de una vez por todas, y los que por él entregaron su vida, con él gozan ya para siempre de la gloria.

Por esto, todos los Ángeles y Arcángeles no cesan de aclamar cada día, diciendo así:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fïlius tuus.
Qui suórum mártyrum N. et N. passiónes ponit ad cultum, perdúcit ad præmium, pórrigit ad exémplum, propónit ad fidem, gloríficat laude, exórnat honóre, ut illórum mors dedicétur in láudibus, quorum fuit vita compta virtútibus.

Ut méntio adscribátur laudi, quorum vita confíxa est cruci; ut quod períerat passióne, revivíscat in laude; et quod afféctum est contuméliis, dedicétur obséquiis.
Ut perpétuus vivat honor in sanctis et merces in míseris, cum quidquid ómnibus Martýribus impénditur ad honórem, obsequéntibus profíciat ad salútem.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.
Él nos invita a venerar las pasiones de sus mártires N. y N., los hace dignos de alcanzar el galardón, los muestra como ejemplo, los propone a la fe, los glorifica con alabanzas, los embellece con honor, a fin de que sea celebrada con encomios la muerte de aquellos cuya vida estuvo adornada de virtudes.

Que sea objeto de elogio el recuerdo de aquellos cuya vida estuvo clavada en la cruz; que con la alabanza reviva lo que pereció en el martirio; que se celebre con aplauso lo que fue objeto de injurias.
Que los santos obtengan perenne honor y ayuda generosa los más necesitados, de modo que cuanto se ofrece para honrar a los mártires sirva para la salvación de quienes les veneran.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Deus, qui tuórum Mártyrum sollícitus custos et amplíficus remunerátor exsístis, hanc plebem Mártyrum agónibus cangaudéntem, inténde clemens, et da síngulis quod poscunt, qui sanctis tribuísti de hoste triumpháre; ut quos per carnis mortem tibi placuísse memínimus, Patrónos apud te semper strénuos habeámus.
R/.
Amen.

Dios, tú eres protector solícito de tus mártires y su generoso remunerador, atiende con clemencia a esta asamblea, que se alegra con los combates de los Mártires; tú, que hiciste triunfar a los santos sobre el enemigo, da a cada uno lo que te pida; para que tengamos como eficaces protectores nuestros ante ti a quienes te agradaron entregando su cuerpo a la muerte.
R/.
Amén.

Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Tríbue nobis, Dómine, veritátis apprehéndere viam et dimicándi tenére audáciam, ut qui sanctorum N. et N. festa excólimus, per sanctos tuos te interpelláre valeámus.

Quo per eos te nobis parcéndo osténdas, per quos nobis afféctum te rogándi insínuas. Ut efféctum largiáris e cælis, cum ad te cum gémitu proclamavérimus e terris:

Concédenos, Señor, alcanzar la senda de la verdad y poseer la audacia de luchar, y que quienes celebramos la fiesta de los santos N. y N. por medio de ellos seamos capaces de pedirte auxilio.

Muéstranos gracias a ellos como nos perdonas, tú que nos concedes por ellos la disposición de rogarte; otórganos desde el cielo esta buena voluntad cuando gritemos con gemidos y desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Benedícat vos omnípotens Dóminus, Sanctórum suórum glória gratulántes.
R/. Amen.
Que Dios todopoderoso bendiga a quienes os alegráis de la gloria de sus santos.
R/. Amén.
Donet vobis firmitátem fídei, spectatiónem et dulcédinem caritátis.
R/. Amen.
Que os dé la fortaleza de la fe, la expectativa de la esperanza y la dulzura del amor.
R/. Amén.
Ut tálibus suæ grátiæ muníti præsídiis, quorum festa celebrátis, fíeri étiam partícipes mereámini.
R/. Amen.
Para que, robustecidos con semejante ayuda de su gracia, alcancéis ser compañeros de aquellos cuya fiesta celebráis.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva

Grátias tibi Dómine, tuis donis repléti, reférimus, tuámque misericórdiam súpplices implorámus suffrágiis mártyrum tuórum N. et N.; ut tua nos grátia a malis ómnibus poténter erípiat, et in tuis semper láudibus exsultáre concédat.
R/. Amen.

Colmados con tus dones, te damos gracias, Señor, e imploramos humildes tu misericordia por la intercesión de tus mártires N. y N.; para que tu gracia nos libre de todo mal y nos permita alegrarnos cantando tus alabanzas.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómnia regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 703-708) y del Liber Commicus II (pp. 231-233). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011. Las oraciones en español se toman de lexorandies.blogspots.com.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. En varias otras misas para este prælegendum la referencia es: Sal 9,13; 117,15; Ap 21,3. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIII