La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de los santos Justo y Pastor, mártires

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


 

Prælegendum / Canto de entrada Sal 132,1; 112,1
Ecce quam bonum et quam iucúndum habitáre fratres in unum, allelúia, allelúia. Mirad qué bueno y qué hermoso, cuando los hermanos tienen un mismo sentir, aleluya, aleluya.
V/. Sit nomen Dómini benedíctum, ex hoc nunc et usque in sæculum.
R/.
Habitáre fratres in unum, allelúia, allelúia.

V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto, in sæcula sæculórum. Amen.
R/.
Habitáre fratres in unum, allelúia, allelúia.

V/. Sea bendito el nombre del Señor desde ahora y para siempre.
R/.
Cuando los hermanos tienen un mismo sentir, aleluya, aleluya.

V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/.
Cuando los hermanos tienen un mismo sentir, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio post Gloriam / Oración después del Gloria
Deus, qui es in sanctórum mártyrum tuórum Iusti et Pastóris infirmitáte mirábilis, impénde misericórdiam tuam fámulis tuis; et quia humílitas serviéntium tibi semper est tentatiónum obiécta certámini, eórum méritis præmuníti, orámus, ut nobis infírmis indulgéntiam largiáris.
R/. Amen.
Dios admirable en la debilidad de tus santos mártires Justo y Pastor, aplica tu misericordia a tus siervos; y como la pobreza de tus fieles está siempre expuesta al combate de las tentaciones, confiados en tus méritos te rogamos, que otorgues tu perdón a nuestra flaqueza.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, qui es benedíctus et vivis et ómina regis in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, que eres bendito y vives y todo lo gobiernas, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía Sab 10,17-21
Léctio libri Sapiéntiæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de la Sabiduría.
R/. Demos gracias a Dios.
Fili:

Réddidit Deus sanctis mercédem labórum suórum
et dedúxit illos in via mirábili
et fuit illis in velaménto diéi
et in luce stellárum per noctem.

Tránstulit illos per mare Rubrum
et transvéxit illos per aquam nímiam;
inimícos autem illórum demérsit
et ab altitúdine abýssi edúxit illos.

Ídeo iusti tulérunt spólia impiórum
et decantavérunt, Dómine, nomen sanctum tuum
et victrícem manum tuam laudavérunt unanímiter,
quóniam sapiéntia apéruit os mutórum
et linguas infántium fecit disértas.

R/. Amen.

Hijo:

Dios dio a los fieles la recompensa por sus trabajos,
los condujo por un camino maravilloso,
fue para ellos sombra durante el día
y resplandor de estrellas por la noche.

Les abrió paso a través del mar Rojo
y los condujo a través de aguas caudalosas;
sumergió a sus enemigos
y luego los sacó a flote desde lo hondo del abismo.

Por eso los justos despojaron a los impíos,
cantaron himnos, Señor, a tu santo nombre
y celebraron a coro tu mano vencedora,
porque la sabiduría abrió la boca de los mudos
y soltó la lengua de los niños.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 8,3-4
Ex ore infántium et lacténtium perfecísti laudem ut déstruas inimícum et defensórem. De la boca de los niños lactantes has sacado una alabanza perfecta, en contra de los enemigos y de los rebeldes.
V/. Quóniam vidébo cælos, ópera digitórum tuórum, lunam et stellas quas tu fundásti.
R/. Ut déstruas inimícum et defensórem.
V/. Cuando veo los cielos, obra de tus manos, la luna y las estrellas que has creado.
R/. En contra de los enemigos y de los rebeldes.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 1Cor 3,1-2.7; Ap 1,6
Epístola Pauli apóstoli ad Corínthios prima.
R/. Deo grátias.
Primera carta del apóstol Pablo a los corintios.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Et non pótui vobis loqui quasi spiritálibus, sed quasi carnálibus, tamquam párvulis in Christo. Lac vobis potum dedi, non escam, nondum enim poterátis.

Ítaque neque qui plantat, est áliquid, neque qui rigat, sed qui increméntum dat, Deus. Ipsi glória et impérium in sæcula sæculórum.

R/. Amen.

Hermanos:

Tampoco yo pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. Por eso, en vez de alimento sólido, os di a beber leche.

De modo que, ni el que planta es nada, ni tampoco el que riega; sino Dios, que hace crecer. A él, la gloria y el poder por los siglos de los siglos.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Mc 10,13-16
Léctio sancti Evangélii secúndum Marcum.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Marcos.
R/. Gloria a ti, Señor.

In illo témpore:

Offerébant párvulos Dómino nostro Iesu Christo, ut tángeret illos; discípuli autem comminabántur eis.

At videns Iesus, indígne tulit et ait illis: «Sínite párvulos veníre ad me. Ne prohibuéritis eos; tálium est enim regnum Dei. Amen dico vobis: Quisquis non recéperit regnum Dei velut párvulus, non intrábit in illud».

Et compléxans eos benedicébat ímponens manus super illos.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Acercaban a nuestro Señor Jesuscristo niños para que los tocara, pero los discípulos les regañaban.

Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis, pues de los que son como ellos es el reino de Dios. En verdad os digo que quien no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él».

Y tomándolos en brazos los bendecía imponiéndoles las manos.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 112,1-2
Allelúia. Aleluya.
V/. Laudáte, párvuli; laudáte Dóminum; ámodo et usque in ætérnum collaudáte eum.
R/. Allelúia.
V/. Alabad, pequeños, alabad al Señor: alabadle desde ahora y para siempre.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Eclo 50,15.18-19
Amplificáre oblatiónem excélsi regis, pópule meus, quóniam fílii Dei obláti sunt Dómino et consummatiónem fecérunt coram omni synagóga, sub ara Dei offeréntes córpora sua, ne servírent idólis et ne adorárent deos aliénos, sed creatórem cæli et terræ, allelúia, allelúia, allelúia. Ampliad las oblaciones al rey excelso, pueblo mío, porque los hijos de Dios se han ofrecido al Señor y lo ratificaron en presencia de toda la asamblea, ofreciendo sus reses bajo el altar de Dios, para no servir a los ídolos, ni adorar a dioses extranjeros, sino al Creador del cielo y de la tierra, aleluya, aleluya, aleluya.
V/. Omnes gentes, properáte et date glóriam Dómino Deo, quóniam glorificávit párvulos in tubis productílibus et audítam fecit ómnibus memóriam eius, ut exáltent eum super terram in vócibus magnis et extóllant nomen eius in hymnis et cánticis, per órganum cordis.
R/. Allelúia, allelúia, allelúia.
V/. Adelantaos, todas las naciones y dad gloria al Señor Dios, porque ha glorificado a los niños con trompetas, para que todos conozcan su memoria, para que le ensalcen sobre la tierra con voces potentes, y exalten su nombre con himnos y cánticos, con el órgano del corazón.
R/. Aleluya, aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Dóminum nostrum Iesum Christum auctórem iustítiæ, et cæléstis alimóniæ largitórem, fratres caríssimi, unánimes deprecémur, ut nos in die electórum Iusti et Pastóris mártyrum suórum iustítiæ fructu locuplétet et salutáris verbi sacraménto refíciat.
Iusti sui précibus peccatóres iustíficet et Pastóris patrocíniis tueátur cathólicum gregem; atque ita utrorúmque sanctórum preces suscípiat, ut cunctórum supplicántium peccáta dimíttat.

Det nobis in tanta festivitáte lætítiam omníque christiánæ congregatióni concórdiam.
Deprecántium se voces exáudiat, languéntibus medélam infúndat, oppréssis libertátem, discordántibus tríbuat pacem.
Laborántium necessitátibus subvéniat, populórum vota multíplicet; suscípiat obláta fidéliter quæ inspirávit offerénda cleménter.
Et quodcúmque non fácile præstátur indígnis, totum nobis, pro suis quibus nihil ábnegat impértiat sanctis.

R/.
Amen.

Queridos hermanos, oremos unánimes a nuestro Señor Jesucristo, autor de la justicia y provisor del alimento celeste, para que en el día de sus santos mártires Justo y Pastor nos haga ricos con el fruto de la justicia y nos apaciente con el sacramento de su palabra saludable.
Por las preces de Justo justifique a los pecadores, por la protección de Pastor defienda a la grey católica. Por la intercesión de ambos perdone las faltas de cuantos hoy le suplicamos.

Conceda en fiesta tan grande la alegría de la concordia a todo el pueblo cristiano.
Atendiendo a nuestras súplicas conceda la curación a los enfermos, la libertad a los oprimidos, la paz a los que se debaten en la discordia; socorra a los necesitados, acreciente los deseos de salvación de los pueblos y acoja luego con agrado esos mismos deseos que él nos inspira.
Y nos conceda todo aquello que por nuestra indignidad no podríamos alcanzar pero se nos otorga por la intercesión de los santos.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Deus, qui es iustus iustórum et pastor piíssimus animárum, qui Iustum et Pastórem innocéntes in regno tuo mártyres suscepísti, tríbue nobis innocéntiam tenére dum vívimus et iustítiam custodíre dum iudicámus, ut étiam defúncti in consortio sanctórum tuórum sine fine vivámus.
Quátenus eórum vestígiis inhæréntes, non ab illis per mala ópera efficiámur éxteri qui te confiténdo, propter te mórtui, tibíque sunt felíciter sociáti.

Ea fides te nobis reddat propítium quæ illos gloriósæ provéxit ad regnum.
Illi tuam contemplántur cotídie glóriam, nos flagitámus per moménta misericórdiam.
Illis colláta est post mortem victória; nobis eórum intervéntu donétur facinórum indulgéntia.
Ut qui illos amicítiæ tuæ fecísti partícipes, nos indígnos eórum gáudiis effícias sine fine consórtes.

R/. Amen.

Señor, que eres el justo de los justos y amoroso pastor de las almas, que recibiste como mártires en tu reino a los inocentes Justo y Pastor: concédenos mantener la inocencia de nuestra vida y observar la justicia al formular nuestros juicios, para que al morir vivamos eternamente en compañía de tus santos.
Que no nos aparten nuestras malas obras del camino que ellos siguieron al confesarte, llegando hasta la muerte por ti y por ella a tu gozosa compañía.

A ellos les diste la victoria en su martirio, danos a nosotros por su intercesión el perdón de nuestras malas acciones.
[2]
Para que nos hagas compañeros en el gozo sin fin, a nosotros indignos, de aquellos a los que hiciste partícipes de tu amistad.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Deus, qui iustítiæ vindex et pastor pius redemptárum óvium cognósceris esse, propitiátus in hac sollemnitáte tuórum infántium Iusti et Pastóris oblatiónes pópuli súscipe offeréntis, Iusti tui précibus míseros et Pastóris suffrágio consoláre defúnctos.
Quo iustítia pastóris summi concréta cleméntiæ, et cælésti pascat alimónia quos creávit, et pietáte iustíficet quos redémit.

R/. Amen.

Dios, que siendo autor de la justicia y pastor paciente, eres también redentor de tus ovejas: acoge propicio en esta festividad de los niños Justo y Pastor las ofrendas de tu pueblo. Míranos con misericordia por las preces de Justo y por los sufragios de Pastor consuela a los difuntos.
Así la justicia del supremo pastor, transida de clemencia, apacentará con el alimento espiritual a los que fueron creados y justificará con su piedad a los que han sido redimidos.
R/.
Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Fons pacis, orígo dulcédinis, inítium caritátis, Christe Deus, qui cara duórum parvulórum péctora fratrum, Iusti scílicet et Pastóris tanto tuæ dilectiónis implésti amóre, ut ultra vires viríliter dimicárent qui adhuc lacténtis teneritúdine agebántur infántiæ; tríbue nobis, ut altérno connéxi vínculo pacis, nullis attentémur iáculis adversántis.
Quo sic in nobis iustítia Iusti précibus flóreat, ut Pastóris consolátio se super nos in pace dilatáta diffúndat.

R/. Amen.

Cristo Dios, fuente de la paz, origen de la dulzura, inicio del amor, que colmaste de caridad ardiente los corazones de estos pequeños hermanos Justo y Pastor, de modo que supieron combatir virilmente, más allá de sus fuerzas, cuando todavía se hallaban en su más tierna infancia: concédenos que, unidos por el vínculo del amor fraterno, alcancemos por las preces de Justo, que florezca en nosotros la justicia; y los cuidados de Pastor nos mantengan en paz permanente.
R/.
Amén.

Per te, qui es vera pax et perpétua cáritas, Deus noster, et regnas in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por ti, que eres la paz verdadera y la caridad perpetua, Dios nuestro, que reinas por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

  Inicio página

Illatio / Acción de gracias

Dignum et iustum est, æquum vere et salutáre est, nos tibi grátias ágere, sancte omnípotens Deus, cuius poténtia mundum regit, atque cleméntia in ómnibus mundi pártibus opportúna sanctórum suffrágia præbet.
Postquam enim per orbem univérsum notítiam tui nóminis regenerátis in te pópulis tradidísti, mártyres quoque, qui te non solum voce, sed et sánguine testificáti sunt, Ecclésiae tuæ præsules per loca quamplúrima, velut pretiosíssima ornaménta disposuísti, ut fidélium congregátio, quæ peregrinátur in terris, habéret consolatiónem in sanctis; et quæ præséntibus affícitur malis, tuitiónem invéniat vernáculis in patrónis.
Inter quos dum Iusti tui plena devotióne adhæret obséquiis, Pastóris simul atque eiúsdem se gubernári gaudet précibus indeféssis.

Quos ab occíduis pártibus semper victúros, immaculátos púeros elegísti, ac propter nóminis tui confessiónem punítos, velut acceptábiles tibi hóstias assumpsísti.
Ipse étenim laudem ex ore infántium et lacténtium perfecísti, qui in tuæ infántiæ rudiméntis, necdum loquéndi hábilem propter te punítam sanctórum ætátulam coronásti; tuæque déxteræ tactu párvulis benedícens, tálium esse regnum cælórum voce verídica prædixísti.

Nullus ítaque sexus núllaque ætas exsors effícitur præmiis sempitérnis, quia omne humánum genus redémptum est prétio sánguinis tui.
Propter quod Ecclésia cathólica, quæ accépit arrham Parácliti tui, hæc tibi in sanctis offert pígnora, perceptúra glóriam tui regni.
Quorum méritis bonórum univérsitas adiuvátur, horum memóriis nostra congregátio nóstraque illustrátur ex toto devótio; quorúmque ex progénie tanti nóminis testes suscipiúntur in cælo, eórum posteritáti uberióra benefícia condonántur in sæculo.

Quique iam a te, Dómine, post victóriam coronáti, et in tua beatitúdine constitúti atque Angelórum cœtibus aggregáti, te, piíssimum Redemptórem, cotídie cum Chérubim ac Séraphim sine fine colláudant, ita dicéntes:

Es justo y necesario, es en verdad nuestro deber y salvación darte gracias, Dios santo y todopoderoso, cuya potencia rige el mundo y cuya bondad ofrece la oportuna intercesión de los santos por todo el universo.
Una vez que el conocimiento de tu nombre llegase en todo el orbe a los pueblos bautizados, y también que los mártires,, no sólo con la palabra sino incluso con su sangre, dieron testimonio, estableciste a los que presiden a tu Iglesia por todas partes como precioso don para que la asamblea de los fieles que peregrinan por la tierra tuvieran la consolación de los santos; y quienes son afligidos por las desgracias encontrasen protección en los patronos de sus lugares.
Entre ellos destacan san Justo, que suscita gran devoción, así como se aprecia la ayuda de las plegarias de san Pastor.

Originarios de las regiones occidentales, fueron escogidos cuando eran niños inocentes; por confesar tu nombre fueron castigados con la muerte y los aceptaste como víctima agradable.
De la boca de los niños y de los párvulos has sacado una alabanza. Al comienzo de tu infancia y cuando aún no podías hablar, coronaste a los niños santos que fueron sacrificados; tu derecha bendecía y tocaba a los párvulos mientras afirmabas que es de ellos el reino de los cielos.

Ningún sexo ni ninguna edad quedan excluidos de los premios eternos, porque todo el género humano fue redimido con el precio de tu sangre.
Por esta razón, la Iglesia católica, que ha recibido las arras de tu Paráclito, te ofrece este sacrificio en honor de tus santos en espera de recibir la gloria de tu reino.
Por sus méritos, recibimos la abundancia de los bienes; con su recuerdo tanto nuestra asamblea como nuestra devoción se enriquecen; mientras son recibidos en el cielo como testigos los miembros de esta generación tan noble, obtienen beneficios para su posteridad en esta tierra.

Coronados ya por ti, Señor, después de su victoria, admitidos en el cielo, y agregados a los coros de los ángeles, te alaban sin cesar, oh bondadoso Redentor, con los querubines y serafines diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere benedíctus, Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, qui parvulórum suórum Iusti et Pastóris roborávit infantiam, quo eórum ténera ætas persequéntis posset sustinére torménta; quique in illis, cum se ínvicem ad passiónem exhortaréntur, fari dignátus est per grátiæ donum, qui non vigóre córporis, sed spíritus, optátum contínuo adeptúri erant martýrium.

Propter quod débitas illi tecum atque Sancto Spirítui grátias referéntes, qui solus abúndans in dono grátiæ ex ore infántium et lacténtium perfecísti laudem; precámur, ut horum innocéntiam mereámur tenére dum vívimus, quorum hódie festa sollémnia celebrámus.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que fortaleció la infancia de sus niños Justo y Pastor, de modo que su temprana edad pudiese hacer frente al perseguidor; mientras ellos se exhortaban para aceptar el martirio, se dignó mostrar por el don de la gracia y no por la fuerza del cuerpo, que por la fuerza del espíritu aceptaban el martirio.

Por esto, dando gracias a él, a ti y al Espíritu Santo, que derrama el don de la gracia, por boca de los niños y de los párvulos has manifestado la alabanza. Te pedimos que merezcamos mientras vivimos la inocencia de aquellos cuya solemnidad hoy celebramos.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación

Deus lacténtium fides, spes infántium, cáritas puerórum, qui per innocéntium tuórum Iusti et Pastóris laudem cunctos próvocas ad salútem, infúnde in nobis, quæsumus, puritátem lacténtis infántiæ, ut dum sensu iustítiæ párvulis adæquámur, in illa remuneratióne fidélium páriter gloriémur.
Sicque eórum intervéntu his hóstiis benedícito, ut ex his suméntes et peccáminum eluántur labe et puræ confessiónis potiántur dulcédine.

R/.
Amen.

Dios, fe de los párvulos, esperanza de los que no saben hablar, amor de los niños, tú, por medio de los inocentes Justo y Pastor, suscitas la alabanza en orden a la salvación; concédenos la pureza de la primera infancia, de modo que mientras adquirimos el sentido de la justicia de los párvulos, los adultos podamos gloriarnos igualmente en su recompensa.
Por su intercesión, Señor, bendice estas ofrendas de modo que a quienes las reciban se les perdonen los pecados y alcancen la dulzura de la confesión sincera.
R/.
Amén.
Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédenoslo, Padre sin principio, por tu Unigénito, Jesucristo, nuestro Señor, por quien creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Exsultántes de tuórum parvulórum Iusti et Pastóris, Deus Pater, triúmphis, quorum lacténtis infántiæ ætas, relíctis schólæ tábulis, ad suscipiéndum alácriter pervolávit bravíum passiónis, tibi Creatóri nostro et vota cum gáudiis, et scélera pándimus cum laméntis, poscéntes tuam, Piíssime, maiestátem, ut qui illórum innocéntiam consecrásti martýrio, nostram misériam répares innocéntiæ bono.
Quo eórum adiúti suffrágiis ad te proclamáre mereámur e terris:
Dios Padre, llenos de gozo por el triunfo de tus niños Justo y Pastor, que, en los comienzos de su infancia, abandonando las tablillas de la escuela se dispusieron a recibir esforzadamente el premio del martirio, te presentamos, oh Creador nuestro, los deseos junto con las alegrías, los crímenes y los lamentos, y rogamos de tu majestad, oh Bondadoso, que, así como consagraste con el martirio su inocencia, repares nuestra miseria con el don de la justicia.
Que ayudados por sus oraciones podamos proclamar desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición

Deus, qui pius redémpti gregis est pastor et ætérne iustítiæ prærogátor, sanctórum Iusti et Pastóris précibus vos tueátur a malo.
R/. Amen.

Dios, que es el piadoso pastor del rebaño redimido y el dispensador de la justicia eterna, por las plegarias de los santos Justo y Pastor os proteja de todo mal.
R/. Amén.

Iusti sui obténtu fáciat vos sémitas tenére iustítiæ et Pastóris prece super vos pius pastor invígilet.
R/. Amen.

La intercesión de Justo os conceda mantener las sendas de la justicia, y por la plegaria de Pastor, el piadoso pastor os guarde.
R/. Amén.

Quo utrorúmque adiúti præsídiis sic perénniter fulgeátis iustítiæ cultu, ut sine confusióne perveniátis ad pastórem animárum vestrárum.
R/. Amen.

Que ayudados por la intercesión de ambos brilléis siempre en observar la justicia de modo que lleguéis sin dificultad al pastor de vuestras almas.
R/. Amén.
Adiuvánte cleméntia divinitátis suæ, qui in Trinitáte, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Con la ayuda de la clemencia divina de Aquel que, único Dios en la Trinidad, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva

Súscipe, Dómine, precem pópuli tui et diréctam in spíritu tuo supplicatiónem tanquam odóris incénsi fragrántis assúme.
R/. Amen.

Recibe, Señor, las plegarias de tu pueblo, y acepta como suave olor de incienso la súplica que se te dirige por medio de tu Espíritu.
R/. Amén.
Te præstánte, summe Deus, qui in Trinitáte gloriáris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concédenoslo, Dios altísimo, glorioso en la Trinidad, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se ofrecen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum II (pp. 479-486) y del Liber Commicus II (pp. 159-160). Los textos bíblicos en español están tomados de la Sagrada Biblia, versión oficial de la Conferencia Episcopal Española. BAC, Madrid 2011. Las oraciones en español están tomadas de lexorandies.blogspots.com.

2. Traducción incompleta. N. de La Ermita.

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXIV