La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Miércoles de la Semana Mayor

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


En las misas feriales de todo el año y también en los domingos de Cuaresma (excepto en el primero), se omiten el «Prælegendum» y el «Gloria a Dios en el cielo» y su oración. Después de besar el altar, y llegado a la sede, el sacerdote saluda al pueblo, y a continuación se lee la primera lectura. (Ver Oferencio, Ritos Iniciales).


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio sapientialis / Lectura sapiencial Eclo 46,6-21
Léctio libri Ecclesiástici.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Eclesiástico.
R/. Demos gracias a Dios.
Fili:

Invocávit Iesus fílius Nun Altíssimum poténtem
in oppugnándo inimícos úndique;
et audívit illum magnus Dóminus
in saxis grándinis virtútis valde fortis.
Ímpetum fecit contra gentem hostílem
et in descénsu pérdidit contrários,
ut cognóscant gentes armatúram eius,
quia contra Deum bellum eórum est:
étenim secútus est a tergo Poténtis.

Et in diébus Móysi misericórdiam fecit,
ipse et Chaleb fílius Iéphone,
stare contra congregatiónem,
prohíbere gentem a peccátis
et perfríngere murmur malítiæ.
Ídeo et ipsi duo liberáti sunt
a número sescéntorum mílium péditum,
ut indúcerent illos in hereditátem,
in terram, quæ manat lac et mel.
Et dedit Dóminus ipsi Chaleb fortitúdinem,
et usque in senectútem permánsit illi,
ut ascénderet in excélsum terræ locum;
et semen ipsíus obtínuit hereditátem,
ut vidérent omnes fílii Ísrael
quia bonum est óbsequi Dómino.

Et iúdices sínguli suo nómine,
quorum non est corrúptum cor,
qui non avérsi sunt a Dómino:
sit memória illórum in benedictióne
et ossa eórum púllulent de loco suo,
et nomen eórum rénovet
fíliis illórum sanctórum virórum.

Diléctus a Dómino suo Sámuel
prophéta Dómini instítuit impérium
et unxit príncipes in gente sua.
In lege Dómini congregatiónem iudicávit,
et visitávit Deus Iacob,
et in fide sua probátus est prophéta;
et cógnitus est in verbis suis fidélis in visióne.
Et invocávit Dóminum omnipoténtem,
in oppugnándo hostes circumstántes úndique,
in oblatióne agni lacténtis.
Et intónuit de cælo Dóminus
et in sónitu magno audítam fecit vocem suam
et contrívit príncipes Tyriórum
et omnes duces Philísthim.

R/. Amen.

Hijo: 

Invocó al altísimo y poderoso
al presionarle por todas partes sus enemigos;
y el Señor, el que es grande, lo escuchó,
haciendo llover piedras de granizo de gran potencia
que arrojó contra la nación enemiga,
y en la bajada aniquiló a sus adversarios
para que conociesen la fuerza de sus ejércitos
y que contra el Señor hacían la guerra.

Porque siguió siempre al todopoderoso,
y en los días de Moisés mostró su piedad,
él y Caleb, hijo de Jefoné,
oponiéndose a la multitud,
apartando al pueblo del pecado,
reprimiendo la maligna murmuración.
Por esto fueron solamente ellos dos salvados
de seiscientos mil hombres de a pie,
para introducirlos en la heredad,
en la tierra que mana leche y miel.
El Señor concedió a Caleb el vigor,
que conservó hasta su vejez,
para que subiese hasta las alturas de la tierra prometida,
que su descendencia obtuvo por heredad,
a fin de que los israelitas vieran
que es bueno caminar en pos del Señor.

Los jueces, cada uno por su nombre,
que no pervirtieron su corazón
y no se apartaron del Señor,
¡sea bendita su memoria!
Que sus huesos reflorezcan en sus tumbas;
que sus nombres, renovados en sus hijos,
sean honrados como conviene a aquellos ilustres varones.

Samuel, amado del Señor y su profeta,
estableció la monarquía
y ungió príncipes sobre su pueblo.
Juzgó a la comunidad según la ley del Señor,
y el Señor intervino en favor de Jacob.
Por su fidelidad fue reconocido profeta,
y se acreditó por sus discursos como vidente veraz.
Invocó al Señor poderoso
cuando los enemigos le presionaban por doquier,
ofreciendo un cordero lechal.
Y el Señor tronó desde los cielos
e hizo oír su voz en medio de gran ruido.
Destruyó a los jefes enemigos,
a todos los príncipes de los filisteos.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio historica / Lectura histórica 2Re 5,1-14
Léctio libri secúndi Regem.
R/. Deo grátias.
Lectura del segundo libro de los Reyes.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Náaman princeps milítiæ regis Sýriæ erat vir magnus apud dóminum suum et honorátus; per illum enim dedit Dóminus salutem Sýriæ. Erat autem vir fortis leprósus.

Porro de Sýria egréssa fúerat turma et captívam dúxerat de terra Ísrael puéllam párvulam, quæ erat in obséquio uxóris Náaman. Quæ ait ad dóminam suam: «Útinam esset dóminus meus ad prophétam, qui est in Samaría. Profécto curáret eum a lepra, quam habet».

Ingréssus est ítaque Náaman ad dóminum suum et nuntiávit ei dicens: «Sic et sic locúta est puélla de terra Ísrael».

Dixítque ei rex Sýriæ: «Vade, et mittam lítteras ad regem Ísrael».

Qui cum proféctus esset et tulísset secum decem talénta argénti et sex mília siclórum auri et decem mutatória vestimentórum, détulit lítteras ad regem Ísrael in hæc verba: «Cum accéperis epístulam hanc, scito quod míserim ad te Náaman servum meum, ut cures eum a lepra sua».

Cumque legísset rex Ísrael lítteras, scidit vestiménta sua et ait: «Numquid Deus sum, ut occídere possim et vivificáre, quia iste mittit ad me, ut curem hóminem a lepra sua? Animadvértite et vidéte quod occasiónes quærat advérsum me».

Quod cum audísset Eliséus vir Dei, scidísse vidélicet regem Ísrael vestiménta sua, misit ad eum dicens: «Quare scidísti vestiménta tua? Véniat ad me et sciat esse prophétam in Ísrael».

Venit ergo Náaman cum equis et cúrribus et stetit ad óstium domus Eliséi. Misítque ad eum Eliséus nuntium dicens: «Vade et laváre sépties in Iordáne; et recípiet sanitátem caro tua, atque mundáberis».

Irátus Náaman recedébat dicens: «Putábam quod egrederétur ad me et stans invocáret nomen Dómini Dei sui et tángeret manu sua locum lepræ et curáret me. Numquid non melióres sunt Abana et Pharphar, flúvii Damásci, ómnibus aquis Ísrael, ut laver in eis et munder?».

Cum ergo vertísset se et abíret indígnans, accessérunt ad eum servi sui et locúti sunt ei: «Si rem grandem dixísset tibi prophéta, certe fáceres; quanto magis quia nunc dixit tibi: “Laváre et mundáberis”».

Descéndit et intínxit se in Iordáne sépties iuxta sermónem viri Dei, et restitúta est caro eius sicut caro púeri párvuli, et mundátus est.

R/. Amen.

En aquellos días:

Naamán, general del ejército del rey de Siria, era un hombre tenido en mucho y apreciado por su señor, porque por su medio el Señor había concedido una victoria a Siria. Pero estaba leproso.

En una de sus incursiones, los sirios se llevaron de la tierra de Israel a una muchacha que fue a parar al servicio de la mujer de Naamán. Y dijo a su señora: «¡Si mi señor se presentase al profeta que hay en Samaría, él le libraría de su lepra!».

Naamán fue a decir al rey lo que le había dicho la muchacha.

Y el rey respondió: «Está bien, anda y lleva una carta mía al rey de Israel».

Partió Naamán llevando consigo unos trescientos cuarenta kilos de plata, seis mil monedas de oro y diez mudas de vestidos. Y presentó al rey de Israel la carta que decía: «Y al presente, cuando te llegue esta carta, sabrás que te envío a mi servidor Naamán, para que lo cures de su lepra».

Cuando el rey de Israel leyó la carta, se rasgó las vestiduras y exclamó: «¿Es que soy yo un dios para dar la muerte y la vida, que este me manda a un hombre para que lo cure de la lepra? Fijaos bien, y veréis que anda buscando pretextos contra mí».

Cuando Eliseo, el hombre de Dios, se enteró de que el rey había rasgado sus vestiduras, le mandó a decir: «¿Por qué has rasgado tus vestiduras? Que venga a mí y sabrá que en Israel hay un profeta».

Naamán fue con sus caballos y su carro y se detuvo ante la puerta de la casa de Eliseo. Pero Eliseo le mandó a decir: «Anda, báñate siete veces en el Jordán, y tu cuerpo quedará limpio».

Naamán se enfadó y se fue diciendo: «Yo pensaba que saldría a recibirme, que invocaría el nombre del Señor, su Dios, que me tocaría con su mano y así sanaría de mi lepra. ¿No son acaso el Abana y el Farfar, los ríos de Damasco, mejores que todas las aguas de Israel? ¿No me podría bañar en ellos y quedar limpio?».

Dio media vuelta y se fue muy indignado. Pero sus criados se le acercaron y le dijeron: «Padre nuestro, si el profeta te hubiera mandado una cosa difícil, ¿no la habrías hecho? ¡Cuánto más habiéndote dicho: "Lávate y quedarás limpio"».

Entonces bajó, se bañó siete veces en el Jordán, como había dicho el hombre de Dios, y su cuerpo quedó limpio como el de un niño.

R/. Amén.

Inicio página

Threni / Trenos Lam 1,12; 4,11.13; 1,16; Jer 9,18; Lam 1,22
O vos omnes, qui transítis viam, atténdite et vidéte si est dolor sicut dolor meus. Oh vosotros todos, los que pasáis por el camino, mirad y ved si hay dolor como el dolor que me atormenta.
V/. Quóniam complévit Dóminus furórem suum in me; effúdit iram indignatiónis suæ propter omnes iniquitátes meæ.

V/. Idcírco ego ipse plorans, et óculus meus dedúcens aquam; quia vox lamentatiónis audíta est super me.

V/. Multi enim gémitus mei, et cor meum mœrens.

V/. El Señor ha desahogado su furor contra mí, el ardor de su ira ha descargado, por todas mis iniquidades.

V/. Por todo estoy llorando, se derriten en lágrimas mis ojos; porque un grito, un lamento se ha oído sobre mí.

V/. Son muchos mis gemidos y desfallece mi corazón.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 1Jn 5,5-15
Epístola Ioánnis apóstoli prima.
R/. Deo grátias.
Primera carta del Apóstol Juan.
R/. Demos gracias a Dios.
Caríssimi:

Quis est qui vincit mundum, nisi qui credit quóniam Iesus est Fílius Dei?

Hic est, qui venit per aquam et sánguinem, Iesus Christus; non in aqua solum sed in aqua et in sánguine. Et Spíritus est, qui testificátur, quóniam Spíritus est véritas. Quia tres sunt, qui testificántur: Spíritus et aqua et sanguis; et hi tres in unum sunt.

Si testimónium hóminum accípimus, testimónium Dei maius est, quóniam hoc est testimónium Dei, quia testificátus est de Fílio suo. Qui credit in Fílium Dei, habet testimónium in se. Qui non credit Deo, mendácem facit eum, quóniam non crédidit in testimónium, quod testificátus est Deus de Fílio suo.

Et hoc est testimónium, quóniam vitam ætérnam dedit nobis Deus, et hæc vita in Fílio eius est. Qui habet Fílium, habet vitam; qui non habet Fílium Dei, vitam non habet.

Hæc scripsi vobis, ut sciátis quóniam vitam habétis ætérnam, qui créditis in nomen Fílii Dei.

Et hæc est fidúcia, quam habémus ad eum, quia si quid petiérimus secúndum voluntátem eius, audit nos. Et si scimus quóniam audit nos, quidquid petiérimus, scimus quóniam habémus petitiónes, quas postulávimus ab eo.

R/. Amen.

Queridísimos:

¿Quién es el que vence al mundo sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?

Es él, Jesucristo, el que ha venido con agua y sangre; no sólo con agua, sino con agua y sangre. Y es el Espíritu el que da testimonio, porque el Espíritu es la verdad. Pues tres son los que dan testimonio: el Espíritu, el agua y la sangre, y los tres están de acuerdo.

Si aceptamos el testimonio de los hombres, el testimonio de Dios es más grande; pues el testimonio de Dios es que ha testificado de su Hijo. El que cree en el Hijo de Dios tiene en sí mismo el testimonio. El que no cree en Dios le considera mentiroso, porque no cree en el testimonio que Dios ha dado de su Hijo.

Éste es el testimonio que Dios nos ha dado: la vida eterna, y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; y el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida.

Os escribo esto para que sepáis que vosotros, que creéis en el nombre del Hijo de Dios, tenéis la vida eterna.

Ésta es la seguridad que tenemos en Dios: que si pedimos algo según su voluntad, nos escucha. Y si sabemos que nos escucha en todo lo que le pedimos, sabemos también que poseemos ya lo que le hemos pedido.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Mt 26,2-16
Léctio Sancti Evangélii secúndum Matthæum.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del Santo Evangelio según san Mateo.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dóminus noster Iesus Christus dixit discípulis suis: «Scitis quia post biduum Pascha fiet, et Fílius hóminis tráditur, ut crucifigátur».

Tunc congregáti sunt príncipes sacerdótum et senióres pópuli in aulam príncipis sacerdótum, qui dicebátur Cáiphas, et consílium fecérunt, ut Iesum dolo tenérent et occíderent; dicébant autem: «Non in die festo, ne tumúltus fiat in pópulo».

Cum autem esset Iesus in Bethánia, in domo Simónis leprósi, accéssit ad eum múlier habens alabástrum unguénti pretiósi et effúdit super caput ipsíus recumbéntis. Vidéntes autem discípuli, indignáti sunt dicéntes: «Ut quid perdítio hæc? Pótuit enim istud venúmdari multo et dari paupéribus».

Sciens autem Iesus ait illis: «Quid molésti estis mulíeri? Opus enim bonum operáta est in me; nam semper páuperes habétis vobíscum, me autem non semper habétis. Mittens enim hæc unguéntum hoc supra corpus meum, ad sepeliéndum me fecit. Amen dico vobis: ubicúmque prædicátum fúerit hoc evangélium in toto mundo, dicétur et quod hæc fecit in memóriam eius».

Tunc ábiit unus de Duódecim, qui dicebátur Iudas Iscariótes, ad príncipes sacerdótum et ait: «Quid vultis mihi dare, et ego vobis eum tradam?».

At illi constituérunt ei trigínta argénteos. Et exínde quærébat opportunitátem, ut eum tráderet.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Nuestro Señor Jesucristo dijo a sus discípulos: «Sabéis que dentro de dos días es la pascua, y el hijo del hombre será entregado para que lo crucifiquen».

Entonces se reunieron los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo en el palacio del sumo sacerdote, llamado Caifás, y acordaron prender con engaño a Jesús y quitarle del medio. Pero decían: «Durante la fiesta no, para que el pueblo no se alborote».

Estando Jesús en Betania, en casa de Simón el leproso, se acercó a él una mujer con un vaso de alabastro de un perfume muy caro, y lo derramó sobre su cabeza mientras estaba puesto a la mesa. Al ver esto los discípulos, se indignaron y dijeron: «¿A qué viene este derroche? Se pudo vender a gran precio y dárselo a los pobres».

Jesús se dio cuenta, y les dijo: «¿Por qué molestáis a esa mujer? Ha hecho una buena obra conmigo. Pues siempre tendréis pobres con vosotros, pero a mí no me tendréis siempre. Al derramar este perfume sobre mi cuerpo, lo ha hecho para mi sepultura. Os aseguro que donde se predique este evangelio, en todo el mundo, se hablará también de lo que ésta ha hecho para recuerdo suyo».

Entonces Judas Iscariote, uno de los doce, fue a los sumos sacerdotes y les dijo: «¿Qué me queréis dar, y yo os lo entrego?».

Ellos le ofrecieron treinta monedas de plata. Desde ese momento buscaba oportunidad para entregarlo.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 17,2b.3a
Díligam te, Dómine, fortitúdo mea. Te amaré, Señor, fortaleza mía.
V/. Dómine, firmaméntum meum, et refúgium meum, et liberátor meus.
R/. Dómine, fortitúdo mea.
V/. Señor, tú eres mi roca y mi refugio y mi salvación.
R/. Señor, fortaleza mía.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio Éx 24,8b; 35,1.4.10; 20,19-20
Accépit librum Móyses ad altáre Dómini et recitávit in aures pópuli dicens: Hic est sanguis testaménti Dómini in ómnibus præcéptis quod constítuit vobis Dóminus Deus vester. Moisés tomó el libro del altar del Señor y lo leyó en presencia del pueblo, al cual dijo: Ésta es la sangre de la alianza que el Señor, vuestro Dios, ha hecho con vosotros mediante todas estas palabras.
V/. Convocávit Móyses omnem synagógam filiórum Ísrael, et dixit ad eos: Hæc sunt verba quæ præcépit mihi Dóminus ut faciátis ea; súmite a vobis ipsis emptiónem Dómino, et si quis in vobis sápiens est et rectus corde, véniens operétur.
R/. In ómnibus præcéptis quod constítuit Dóminus Deus vester.

V/. Omnis pópulus audíebat vocem tubæ et vidébat lámpades et montem fumántem. Timens autem omnis pópulus adstitérunt a longe et dixérunt ad Móysen: Lóquere tu nobíscum, et non loquátur ad nos Dóminus, ne forte moriámur. Et dixit Móyses omni pópulo: Forti ánimo estóte, ut enim probáret vos Dóminus descéndit ad vos, ut sit timor eius in vobis, et non derelinquátis.
R/. In ómnibus præcéptis quod constítuit Dóminus Deus vester.

V/. Moisés reunió a toda la asamblea de los israelitas y les dijo: Éstas son las órdenes del Señor: que los sabios y los de corazón recto acudan para ejecutar todo lo que el Señor ha ordenado.
R/. Que el Señor, vuestro Dios, ha hecho con vosotros mediante todas estas palabras.

V/. Todo el pueblo escuchó el sonido de la trompeta y vio los relámpagos y el humear de la montaña. Y todo el pueblo temblaba y se mantenía a distancia y dijeron a Moisés: Háblanos tú y te escucharemos; pero que no nos hable el Señor, para que no muramos. Moisés dijo al pueblo: No temáis, que el Señor ha venido sólo para probaros y para que su temor esté siempre en vosotros y no pequéis.
R/. Que el Señor, vuestro Dios, ha hecho con vosotros mediante todas estas palabras.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Accessúri in crástinum, dilectíssimi fratres, ad domínicam cenam, hódie fáciem Iesu Dómini ac Redemptóris nostri præveniámus in confessióne cum omni fidúcia: peténtes ab illo cum lácrimis, ut expiátos nos ab ómnibus crimínibus nostris, fáciat in crástinum accédere ad cálicem suæ sacratíssimæ passiónis.
R/.
Amen.

Queridos hermanos, habiéndonos de acercar mañana a la cena del Señor, lleguemos también hoy a la presencia de Jesús, Señor y redentor nuestro, manifestándonos con toda confianza, pidiéndole con lágrimas que, purificados de todos nuestros delitos, nos haga llegar mañana al cáliz de su sagrada pasión.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios, vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Non nos abiícias, Iesu bone, in crástinum, per inveterátæ vestis abiectiónem, a convívio mensæ tuæ.
Hódie dona nobis nuptiális dignitátis vestiméntum, cum quo cras læti accedámus ad tuæ passiónis épulum præparátum.
Hódie sit in nobis vera conféssio, et cras peccatórum celérrima subsequátur remíssio.
Hódie áccipe vota, cras votórum tríbue præmia.
Hódie nos propína gustu tuæ dulcédinis, et in crástinum attríbue tuæ plenitúdinem caritátis.

R/.
Amen.

No nos apartes mañana, Jesús bueno, del banquete de tu mesa, por presentarnos con vestidura inadecuada. Danos hoy la vestidura digna de las bodas, con la que podamos mañana presentarnos al banquete ya preparado de tu pasión.
Hagamos hoy una sincera confesión, para que mañana no exista en nosotros pecado alguno.
Acoge hoy nuestros propósitos y danos mañana el premio correspondiente.
Hoy danos a gustar tu dulzura y danos mañana toda la plenitud de tu amor.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Cónditor et Redémptor humáni géneris, Christe, Fílius Dei Patris: concéde nobis fámulis tuis, ut hódie tam vivéntibus quam defúnctis críminum donétur remíssio; quáliter cras ómnibus in commúne sit exsultatiónis omnímoda plenitúdo.
R/.
Amen.

Creador y redentor del género humano, Cristo, Hijo de Dios Padre, concede a tus siervos que hoy, lo mismo vivos que difuntos, alcancen el perdón; para que mañana tengamos todos en general la plenitud total de la alegría.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Præpara nos tibi, Salvátor noster ac Dómine, per pacis bonum hóstiam vivam, ut qui in crástinum sumptúri sumus domínicam cenam, nulla ad ínvicem convellámur discórdia, sed fructu pleni tuæ dilectiónis, sumámus in crástinum flúmina caritátis, quæ profluéntia decúrrunt e viscéribus tuis.
R/.
Amen.
Prepáranos para ti, nuestro salvador y Señor, por el bien de la paz, como una hostia viva; para que quienes mañana hemos de participar en la cena del Señor, no estemos separados unos de otros por discordia alguna; sino que llenos del fruto de tu amor, tomemos mañana los ríos de caridad que manan abundantes de tus entrañas.
R/. Amén.
Quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est nos tibi semper grátias ágere, omnípotens Dómine, sancte Pater, ætérne Deus, per Iesum Christum Fílium tuum, Dóminum nostrum.

Qui pati pro ímpiis vóluit, et pro scelerátis indébite condemnári.
Qui latróni deprecánti omísit delíctum, promíttens ei voluntáte gratíssima paradísum.

Cuius mors delícta nostra detérsit, et resurréctio iustificatiónem nobis exhíbuit.

Ob hoc te, Deus noster, expóscimus, ut hódie dimíttas nobis peccáta nostra, et cras refícias nos dulcédine tua.
Hódie, nostrórum peccáminum confessiónem accépta, et cras donórum spiritálium tríbue increménta.
Hódie, quidquid odis a nostris corpóribus ábiice, et cras nos réfice vulnéribus crucis tuæ.
Hódie, os nostrum reple gáudio et lingua nostra exsultatióne; quáliter nunc, et usque in sæculum, laudémus te, piíssimum Salvatórem, proclamantes, atque ita dicéntes:

Es digno y justo que te demos siempre gracias, Señor todopoderoso, Padre santo, Dios eterno, por Jesucristo, tu Hijo, nuestro Señor.

Que quiso morir por los impíos y ser condenado injustamente por los malvados.
Que perdonó su delito al ladrón que le suplicaba, prometiéndole el paraíso con amplia generosidad.

Su muerte ha lavado nuestras culpas y su resurrección nos ha dado la santificación.

Por eso te pedimos, Dios nuestro, que hoy nos perdones nuestros pecados y mañana nos confortes con tu dulzura.
Hoy acepta la confesión de nuestros pecados y mañana concédenos crecer en los dones celestiales.
Hoy aparta de nuestros cuerpos todo lo que te desagrada, y mañana restáuranos con las llagas de tu cruz.
Hoy llena de gozo nuestra boca y nuestra lengua de alegría, de forma que ahora y para siempre te alabemos, Salvador piadoso, proclamando y diciendo:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere gloriósus et pius Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus.
Qui suam pro nobis pósuit ánimam, et tríbuit mundo novam per effusiónem sui sánguinis vitam.

Ipsi ergo hódie, humiliátum cor in laudis sacrifício immolámus, peténtes ab eo, ut hódie vel cras, seu cunctis diébus vitæ nostræ, ablútis crimínibus, cálicem supplícii sui, expiáti, bíbere mereámur.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que entregó su vida por nosotros y dio al mundo vida nueva, al derramar su sangre.

Y por eso nosotros, hoy, inmolamos el corazón humillado en sacrificio de alabanza, pidiéndote que hoy y mañana y todos los días de nuestra vida, lavados nuestros pecados, podamos beber bien limpios el cáliz de su martirio.

Cristo, Señor y redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Sanctífica, summe Deus, hæc libámina, quæ tibi offérimus voluntáte devóta, ut hódie, perceptióne sui, suméntibus exhíbeant ómnium críminum expiatiónem, et cras, mundatis córdibus præparent exundántem tuæ dulcédinis ubertátem.
R/.
Amen.
Santifica, Dios excelso, estas ofrendas que te ofercemos con devota volunad, para que al recibirlos hoy prestes a quienes las tomen la expiación de todos sus delitos, y mañana, limpios los corazones, nos traigan la desbordante riqueza de tu dulzura.
R/. Amén.
Te præstánte, sancte Dómine, quia tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor santo, pues creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Confractionem / Canto de la Fracción Sal 32,22; 33,16
Fiat misericórdia tua, Dómine, super nos, sicut sperávimus in te. Que tu amor, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.
V/. Óculi tui, Dómine, super nos et aures tuæ in précibus nostris.
R/. Sicut sperávimus in te.
V/. El Señor mira por los que practican la justicia, sus oídos atienden a sus gritos.
R/. Como lo esperamos de ti.
Hic cantus dicitur cotidie usque ad finem Quadragesimam, id est, usque ad quartam feriam in hebdomada maior. Este canto se dice diariamente hasta el fin de la Cuaresma, esto es, hasta el miércoles de la semana mayor.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Iesu, Redémptor piíssime, cura vúlnera nostra stígmate crucis tuæ.
Hódie nos orátio quam ipse docuísti reddat idóneos, et cras pássio tua effíciat in tuæ mortis unióne connéxos.
Hódie, bone Christe, exáudi nos de cælis, cum ea quæ nos docuísti proclamavérimus e terris:
Jesús, Redentor piadoso, cura nuestras llagas con la señal de tu cruz.
La oración que tú nos enseñaste nos haga hoy idóneos y mañana tu pasión nos deje unidos a tu muerte. Buen Jesús, hoy escúchanos desde el cielo cuando proclamamos lo que nos enseñaste desde la tierra:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Unigénitus Fílius Dei Patris, hódie nos sibi in vivam præparet hóstiam, et cras in sui dilectióne consólidet corda vestra.
R/. Amen.
Que el Unigénito de Dios Padre os haga hoy hostia viva y afiance mañana en su amor vuestros corazones.
R/. Amén.
Hódie nos sanctíficet ad perféctum, et cras mérito accédere fáciat ad convívium suum.
R/. Amen.
Os santifique hoy y os haga perfectos para que mañana permita que os acerquéis dignamente a su festín.
R/. Amén.
Hódie omíttat, pius, peccáta vestra, et cras osténdat vobis passiónis suæ abscóndita sacraménta.
R/. Amen.
Que por su misericordia os perdone vuestros pecados para que mañana os revele los ocultos misterios de su Pasión.
R/. Amén.
Præstánte ipsíus misericórdia Dei nostri, qui cum Deo Patre et Sancto Spíritu, unus Deus, gloriátur in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que, con el Padre y el Espíritu Santo, es un solo Dios glorificado por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/.
Amen.
Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/.
Amén.
Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 325-330) y del Liber Commicus I (pp. 232-236). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo. La traducción de la bendición se toma de Dom Prospero Gueranguer, El Año Litúrgico. Ed. Aldecoa, Burgos 1956, vol. II, p. 1014. Resto de oraciones de Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica. Barcelona 2015, pp. 217-220.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español)
.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXI-MMXV