La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Lunes de la Semana Mayor

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


En las misas feriales de todo el año y también en los domingos de Cuaresma (excepto en el primero), se omiten el «Prælegendum» y el  «Gloria a Dios en el cielo» y su oración. Después de besar el altar, y llegado a la sede, el sacerdote saluda al pueblo, y a continuación se lee la primera lectura. (Ver Oferencio, Ritos Iniciales).


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Lectio sapientialis / Lectura sapiencial Eclo 3,18-24
Léctio libri Ecclesiástici.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del Eclesiástico.
R/. Demos gracias a Dios.
Fili: Quam malæ famæ est, qui derelínquit patrem;
et maledíctus a Deo, qui exásperat matrem.
Fili, in mansuetúdine ópera tua pérfice
et super hóminem datórem dilígeris.
Quanto magnus es, humília te in ómnibus
et coram Deo invénies grátiam.
Multi sunt excélsi et gloriósi,
sed mansuétis revélat mystéria sua.
Quóniam magna poténtia Dei solíus,
et ab humílibus honorátur.

Altióra te ne quæsíeris
et fortióra te ne scrutátus fúeris;
sed, quæ præcépit tibi Deus, illa cógita semper
et in plúribus opéribus eius ne fúeris curiósus.
Non est enim tibi necessárium
ea, quæ abscondíta sunt, vidére óculis tuis.
In supervácuis rebus noli scrutári multiplíciter.

R/. Amen.

Hijo: El que abandona a su padre es como un blasfemo,
y maldito del Señor quien irrita a su madre.
Hijo mío, lleva tus asuntos con paciencia,
y serás amado más que el hombre afable.
Cuanto más grande seas, más te has de abajar,
y hallarás gracia delante del Señor.
Porque grande es la potencia del Señor,
es glorificado por los humildes.

Lo que sea muy difícil para ti no lo busques,
y lo que está sobre tus fuerzas no lo investigues.
Reflexiona sobre lo que te ha sido mandado,
y no te preocupes por cosas ocultas.
No te obstines en cosas que rebasan tus fuerzas.

R/. Amén.

Inicio página

Lectio historica / Lectura histórica 2Re 2,1-14
Léctio libri secúndi Regem.
R/. Deo grátias.
Lectura del segundo libro de los Reyes.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Factum est autem cum leváre vellet Dóminus Elíam per túrbinem in cælum, ibant Elías et Eliséus de Gálgalis, dixítque Elías ad Eliséum: «Sede hic, quia Dóminus misit me usque Bethel».
Cui ait Eliséus: «Vivit Dóminus, et vivit ánima tua, quia non derelínquam te».

Cumque descendíssent Bethel, egréssi sunt fílii prophetárum, qui erant in Bethel, ad Eliséum et dixérunt ei: «Numquid nosti quia hódie Dóminus tollat dóminum tuum désuper cápite tuo?».

Qui respóndit: «Et ego novi, siléte».

Dixit autem ei Elías: «Elisée, sede hic, quia Dóminus misit me in Iéricho».

Et ille ait: «Vivit Dóminus, et vivit ánima tua, quia non derelínquam te».

Cumque veníssent Iérichum, accessérunt fílii prophetárum, qui erant in Iéricho, ad Eliséum et dixérunt ei: «Numquid nosti quia hódie Dóminus tollet dóminum tuum desuper cápite tuo?».

Et ait: «Et ego novi, siléte».

Dixit autem ei Elías: «Sede hic, quia Dóminus misit me ad Iordánem».

Qui ait: «Vivit Dóminus, et vivit ánima tua, quia non derelínquam te».

Iérunt ígitur ambo páriter, et quinquagínta viri de fíliis prophetárum secúti sunt, qui et stetérunt e contra longe. Illi autem ambo stabant super Iordánem.

Tulítque Elías pállium suum et invólvit illud et percússit aquas, quæ divísæ sunt in utrámque partem, et transiérunt ambo per siccum. Cumque transíssent, Elías dixit ad Eliséum: «Póstula, quod vis, ut fáciam tibi, ántequam tollar a te». Dixítque Eliséus: «Óbsecro, ut fiant duæ partes spíritus tui in me». Qui respóndit: «Rem diffícilem postulásti; áttamen si vidéris me, quando tollor a te, erit tibi, quod petísti; si autem non víderis, non erit».

Cumque pérgerent et incedéntes sermocinaréntur, ecce currus ígneus et equi ígnei divisérunt utrúmque; et ascéndit Elías per túrbinem in cælum. Eliséus autem vidébat et clamábat: «Pater mi, pater mi, currus Ísrael et auríga eius». Et non vidit eum ámplius; apprehendítque vestiménta sua et scidit illa in duas partes. Et levávit pallium Elíæ, quod cecíderat ei, reversúsque stetit super ripam Iordánis. Et pállio Elíæ, quod cecíderat ei, percússit aquas et dixit: «Ubi est Deus Elíæ étiam nunc?». Percussítque aquas, et divísæ sunt huc atque illuc, et tránsiit Eliséus.

R/. Amen.

En aquellos días:

Cuando el Señor iba a arrebatar a Elías en torbellino al cielo, Elías y Eliseo salieron de Guilgal. Y Elías dijo a Eliseo: «Quédate aquí, porque el Señor me manda ir hasta Betel».
Eliseo replicó: «¡Por Dios y por tu vida que no te dejaré!».

Y fueron juntos a Betel. Los discípulos de los profetas que había en Betel salieron al encuentro de Eliseo y le dijeron: «¿No sabes que el Señor va a llevarse a tu amo por encima de tu cabeza?».

Él contestó: «También yo lo sé; callad».

Elías dijo a Eliseo: «Quédate aquí, porque el Señor me manda ir a Jericó».

Él replicó: «¡Por Dios y por tu vida que no te dejaré!».

Y fueron juntos a Jericó. Los discípulos de los profetas de Jericó fueron y dijeron a Eliseo: «¿No sabes que el Señor se va a llevar hoy a tu amo por encima de tu cabeza?».

Él contestó: «También yo lo sé, callad».

Luego Elías le dijo: «Quédate aquí, porque el Señor me manda ir al Jordán».

Y él replicó: «¡Por Dios y por tu vida que no te dejaré!».

Y fueron los dos juntos. Cincuenta discípulos de los profetas fueron también y se pararon frente a ellos a cierta distancia, mientras que los dos se detuvieron junto al Jordán.

Entonces Elías tomó su manto, lo enrolló y golpeó con él las aguas, las cuales se dividieron a uno y otro lado, de modo que pasaron ambos a pie enjuto. Y cuando pasaron, Elías dijo a Eliseo: «Pídeme lo que quieras antes de que sea arrebatado de tu presencia». Eliseo contestó: «Que pasen a mí las dos terceras partes de tu espíritu». Elías repuso: «Difícil cosa has ido a pedir. Con todo, si me ves cuando sea arrebatado de tu presencia, te será concedida; y si no, no lo será».

Y mientras iban caminando y conversando, un carro de fuego, con caballos de fuego, pasó entre los dos, y Elías fue arrebatado en un torbellino hacia el cielo. Eliseo le veía y gritaba: «¡Padre mío, padre mío, carro y caballería de Israel!». Y cuando dejó de verle, agarró sus vestiduras y las rasgó en dos pedazos. Alzó luego el manto de Elías, que se le había caído de encima, se volvió y se detuvo a la orilla del Jordán. Entonces tomó el manto, que se le había caído a Elías de encima, y golpeó con él las aguas, diciendo: «¿Dónde está el Señor, Dios de Elías? ¿Dónde está?». Golpeó las aguas, y éstas se dividieron a uno y otro lado, y pasó a pie enjuto.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación Sal 139,9b.2-3
Cogitavérunt advérsum me, ne derelínquas me, Dómine, ne forte exalténtur. No consientas, Señor, el plan de los malvados, no permitas que triunfen sus proyectos contra mí.
V/. Erípe me, Dómine, ab hómine malo, a viro iníquo líbera me; qui cogitavérunt iniustítias in corde, tota die constituébant bella.
R/. Ne derelínquas me, Dómine, ne forte exalténtur.
V/. Líbrame, Señor, de los criminales, guárdame de los hombres que ejercen la violencia, de los que en su corazón urden la maldad y provocan peleas todos los días.
R/. No permitas que triunfen sus proyectos contra mí.

Inicio página

Apostolus / Apóstol 1Jn 4,7-16
Epístola Ioánnis apóstoli prima.
R/. Deo grátias.
Primera carta del apóstol Juan.
R/. Demos gracias a Dios.
Caríssimi:

Diligámus ínvicem, quóniam cáritas ex Deo est, et omnis, qui díligit, ex Deo natus est et cognóscit Deum. Qui non díligit, non cognóvit Deum, quóniam Deus cáritas est. In hoc appáruit cáritas Dei in nobis, quóniam Fílium suum unigénitum misit Deus in mundum, ut vivámus per eum. In hoc est cáritas, non quasi nos dilexérimus Deum, sed quóniam ipse diléxit nos et misit Fílium suum propitiatiónem pro peccátis nostris.

Caríssimi, si sic Deus diléxit nos, et nos debémus altérutrum dilígere. Deum nemo vidit umquam; si diligámus ínvicem, Deus in nobis manet, et cáritas eius in nobis consummáta est. In hoc cognóscimus quóniam in ipso manémus, et ipse in nobis, quóniam de Spíritu suo dedit nobis.

Et nos vidímus et testificámur quóniam Pater misit Fílium salvatórem mundi. Quisque conféssus fúerit: «Iesus est Fílius Dei», Deus in ipso manet, et ipse in Deo. Et nos, qui credídimus, cognóvimus caritátem, quam habet Deus in nobis. Deus cáritas est; et, qui manet in caritáte, in Deo manet, et Deus in eo manet.

R/. Amen.

Queridísimos:

Amémonos los unos a los otros, porque el amor es de Dios; y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no ha conocido a Dios, porque Dios es amor. En esto se ha manifestado el amor de Dios por nosotros: en que ha mandado a su Hijo único al mundo para que nosotros vivamos por él. En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Dios nos ha amado a nosotros y ha enviado a su Hijo como víctima expiatoria por nuestros pecados.

Queridos míos, si Dios nos ha amado de este modo, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros. Jamás ha visto nadie a Dios. Si nos amamos los unos a los otros, Dios está en nosotros, y su amor en nosotros es perfecto. Por esto conocemos que estamos con él y él en nosotros: porque él nos ha dado su Espíritu.

Nosotros hemos visto y testificamos que el Padre ha enviado a su Hijo, el Salvador del mundo. Si uno confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, Dios está en él y él en Dios. Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene, y hemos creído. Dios es amor; y el que está en el amor está en Dios, y Dios en él.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio Jn 7,43-8,2
Léctio Sancti Evangélii secúndum Ioánnem.
R/. Glória tibi Dómine.
Lectura del Santo Evangelio según san Juan.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Dissénsio facta est in turba propter Dóminum Iesum. Quidam autem ex ipsis volébant apprehéndere eum, sed nemo misit super illum manus. Venérunt ergo minístri ad pontífices et pharisæos; et dixérunt eis illi: «Quare non adduxístis eum?».

Respondérunt minístri: «Numquam sic locútus est homo».

Respondérunt ergo eis pharisæi: «Numquid et vos seducti estis? Numquid áliquis ex princípibus crédidit in eum aut ex pharisæis? Sed turba hæc, quæ non novit legem, maledícti sunt».

Dicit Nicodémus ad eos, ille qui venit ad eum ántea, qui unus erat ex ipsis: «Numquid lex nostra iúdicat hóminem, nisi audiérit ab ipso prius et cognovérit quid faciat?».

Respondérunt et dixérunt ei: «Numquid et tu ex Galilæa es? Scrutáre et vide quia prophéta a Galilæa non surgit».

Et revérsi sunt unusquísque in domum suam.

Iesus autem perréxit in montem Olivéti. Dilúculo autem íterum venit in templum, et omnis pópulus veniébat ad eum, et sedens docébat eos.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Acerca de Jesús, el Señor, había entre la gente división de opiniones. Y algunos querían prenderlo, pero nadie puso las manos en él. Los guardias volvieron sin él. Los fariseos y los sumos sacerdotes les dijeron: «¿Por qué no lo habéis traído?».

Los guardias respondieron: «Nadie habló jamás como habla este hombre».

Los fariseos les dijeron: «¿También vosotros os habéis dejado engañar? ¿Ha creído acaso en él algún jefe o algún fariseo? Esa gente que no conoce la ley son unos malditos».

Uno de ellos, Nicodemo, que había ido a él anteriormente, les dijo: «¿Es que nuestra ley permite condenar a alguien sin haberlo escuchado y sin saber qué ha hecho?».

Y le contestaron: «¿También tú eres de Galilea? Investiga y verás que de Galilea no puede salir ningún profeta».

Y cada uno se fue a su casa.

Jesús se fue al monte de los Olivos. Al amanecer estaba de nuevo en el templo. Todo el pueblo acudía a él; y él, sentado, les enseñaba.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes Sal 117,14.13
Fortitúdo mea et laus mea Dóminus, et factus est mihi in salútem. Mi fuerza y mi grito de guerra es el Señor, a él le debo la victoria.
V/. Impúlsus sum ut cáderem, et Dóminus suscépit me.
R/. In salútem.
V/. Me atropellaron para que cayera, pero el Señor vino en mi ayuda.
R/. La victoria.

Inicio página 

Sacrificium / Canto del Ofertorio Jos 24,19; 23,6a.10b-11 (2)
Serviámus Dómino Deo nostro, et iuris nostri sit offérre holocáusta et víctimas pacíficas et hóstias. Demos culto al Señor con nuestros holocaustos y nuestros sacrificios por el pecado y de reconciliación.
V/. Conformámini et estóte perfécti ut custodiátis cuncta quæ scripta sunt in volúmine legis Móysi.
R/. Et iuris nostri sit offérre holocáusta et víctimas pacíficas et hóstias.

V/. Dóminus Deus vester, ipse pro vobis pugnábit sicut pollícitus est, hoc tantum diligentíssime studéte ut diligátis Dóminum Deum nostrum.
R/. Et iuris nostri sit offérre holocáusta et víctimas pacíficas et hóstias.

V/. Esforzaos por cumplir todo lo que está escrito en el libro de la ley de Moisés.
R/. Con nuestros holocaustos y nuestros sacrificios por el pecado y de reconciliación.

V/. El Señor, vuestro Dios, combatía por vosotros, como os lo había prometido. Tened sumo empeño en amar al Señor, vuestro Dios, porque en ello os va la vida.
R/. Con nuestros holocaustos y nuestros sacrificios por el pecado y de reconciliación.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Ecce in próximo sunt, dilectíssime fratres, dies paschális lætítiæ, in quibis Dóminus ac Redémptor noster pro nobis ómnibus et crucem pértulit et sepúlchrum.

Proínde quámlibet fúerit usque modo nobis abstinéndi devótio, maior tamen esse debet nunc et carnis et spíritus ieiúnii observánda afflíctio; ut moriámur quoque peccátis, sicut ille mórtuus est pro nobis; quo expiáti delícto, sanctum Pascha mereámur celebráre cum ipso.
R/.
Amen.

Ya están próximos, queridos hermanos, los días de la alegría pascual, en los que el Señor y Redentor nuestro padeció por todos nosotros la Cruz y el sepulcro.

Por eso, aunque hasta ahora tuviéramos la dedicación a la abstinencia, ahora debe ser mayor la aflicción manifestada en el ayuno del cuerpo y del espíritu, de forma que muramos a los pecados como él murió por nosotros, y así, libres de delito, merezcamos celebrar con él la santa Pascua.
R/. Amén.

Per misericórdiam ipsíus Christi Dei nostri, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus Deus, vivit et regnat in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la misericordia del mismo Cristo, Dios nuestro, que con el Padre y el Espíritu Santo, un solo Dios vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Desiderántes, Christe Deus, ad tuæ passiónis gáudia perveníre, súpplices quæsumus tuam pietátem, ut nostrórum ieiunórum devotiónem accípiens, ab omni nos peccáto purífices, quo a nobis ira ódii simulationibúsque remótis, tuæ mereámur absque confusióne súmere cálicem passiónis.
R/.
Amen.
Deseando, Cristo Dios, llegar a la memoria de tu pasión, rogamos suplicantes a tu piedad, que acojas la devoción de nuestros ayunos y nos purifiques de todo pecado, para que, lejos de nosotros la ira que lleva al odio, y a la hipocresía, merezcamos tomar, sin turbarnos el cáliz de tu Pasión.
R/. Amén.
Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum apostolórum et mártyrum, confessórum atque vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Improximásse passiónis tuæ, Christe, diem sentiéntes, et ieiúnio ánimas afflígimus, et offére tibi puras hóstias frequentámus.

Propter quod te flebíliter implorámus, ut nobis carnis et spíritus purificatiónem, et defúnctis iúbeas impartíre quietem.
R/.
Amen.

Sintiendo, Cristo, cómo se aproxima el día de tu Pasión, afligimos nuestras almas con el ayuno y con una mayor frecuencia te ofrecemos oblaciones puras.

Por lo que te pedimos con lágrimas, que nos otorgues la pureza de alma y cuerpo y concedas el descanso a los difuntos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Christe Deus, cuius nos redémptos morte gaudémus et sánguine liberátos: castigátis ieiúnio animábus atque corpóribus, pacis tuæ dono largíre.

Quo, proximánte passiónis tuæ celebritáte, sic dilectiónis perfectiónem ad ínvicem teneámus, quáliter ad mensam tuam absque ullo reátu ódii accedámus.
R/.
Amen.

Cristo Dios, que nos has redimido con tu muerte y liberado por tu sangre, otorga el don de la paz a los cuerpos y almas macerados por el ayuno.

Con ello, al aproximarse la memoria de tu Pasión, mantengamos la perfección del amor mutuo y podamos llegar a tu mesa sin rastro alguno de odio.
R/. Amén.

Per te, qui es vera pax nostra et perpétua cáritas, Deus noster, et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por ti, Dios nuestro, que eres la paz verdadera y la caridad perpetua y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

   Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est nos tibi grátias ágere, Dómine sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, per Iesum Christum Fílium tuum Dóminum nostrum: ob cuius propínquum passiónis festum, et carnem afflígimus et ánimas in contritióne humiliámus.

Ipsi enim huius nostræ oblatiónis litámus ieiúnium, per quod mortificémur ab omni crímine vitiórum, oblatórum quippe se ipsum, ille pro nobis nostrórum iniquitátes portávit in húmeris suis, ut crimen totíus mundo ablúeret cruce sua, qui venit quærere et salvum fácere quod períerat.

Da ergo nobis, Deus Pater, ut purificáti a vítiis, ei soli dedicémur in sacrifício laudis qui tibi oblátus est pro peccátis nostris.

Cui mérito omnes Ángeli et Archángeli non cessant clamáre cotídie una voce dicéntes:

Es digno y justo que te demos gracias, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, por Jesucristo, tu Hijo, Señor nuestro.
Cercana ya la celebración de su Pasión afligimos nuestro cuerpo y humillamos nuestras almas por la contrición.

Le ofrecemos nuestro ayuno para que nos libre de toda concesión a los vicios; pues al ofrecerse a sí mismo, él llevó en lugar nuestro sobre sus hombros, todas nuestras iniquidades, para lavar en su cruz los crímenes de todo el mundo, él, que había venido a buscar y salvar todo lo que había perecido.

Danos, pues, Dios Padre, que, purificados de los vicios, nos dediquemos sólo a él en sacrificio de alabanza, puesto que él se ofreció a ti por nuestros pecados.

Con razón todos los Ángeles y Arcángeles no cesan de aclamarle cada día, diciendo a una voz.

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus Fílius tuus, cuius sánguine pacificáta sunt ómnia cæléstia sive terréstria, cuius demum passiónis dies imminére sentiéntes, abstinére vólumus et carnem a cibis et ánimam a peccátis.

Sed quia id implére própria non póssumus ex virtúte, tu nobis, Deus trine, purificatiónem córporum et animárum attríbue, per quam nostra delens peccáta, sanctificáti mereámur pertíngere ad domínicam cenam.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Verdaderamente es santo, verdaderamente bendito, nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, por cuya sangre quedaron pacificados todos los seres, lo mismo terrestres que celestiales, cuyo día de pasión sentimos ya inminente, y por eso queremos que el cuerpo se abstenga de alimentos y el alma de pecados.

Pero como no podemos lograr eso con nuestras propias fuerzas, atribúyenos tú, Dios trino, la purificación de cuerpos y almas, borrando nuestros pecados, para que podamos llegar purificados a la cena del Señor.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Gáudio paschális lætítiæ, at quod, expléto hoc tríduo, accedémus, tu, Deus Pater, abstinéntium vires conróbora, et benedictióne sólita oblátum tibi hoc sacrifícium propitiátus sanctífica.
R/.
Amen.
Por el gozo de la alegría pascual, al que llegaremos pasados estos días, tú, Dios Padre, aumenta las fuerzas de los que se abstienen, y con tu acostumbrada bendición, santifica propicio este sacrificio que te hemos ofrecido.
R/. Amén.
Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédenoslo, Padre sin principio, por tu Unigénito, Jesucristo, nuestro Señor, por quien creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Confractionem / Canto de la Fracción Sal 32,22; 33,16
Fiat misericórdia tua, Dómine, super nos, sicut sperávimus in te. Que tu amor, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.
V/. Óculi tui, Dómine, super nos et aures tuæ in précibus nostris.
R/. Sicut sperávimus in te.
V/. El Señor mira por los que practican la justicia, sus oídos atienden a sus gritos.
R/. Como lo esperamos de ti.
Hic cantus dicitur cotidie usque ad finem Quadragesimam, id est, usque ad quartam feriam in hebdomada maior. Este canto se dice diariamente hasta el fin de la Cuaresma, esto es, hasta el miércoles de la semana mayor.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Christe Deus, in quo non invéntum peccátum, et tamen pro peccatóribus oblatus est Deo Patri in sacrifícium: réspice gémitum nostrum, súscipe humilitátis nostræ ieiúnium, ut qui nos a te, ob proximitátem festivitátis tuæ mortis sanctificári vólumus, sanctificatiónem tuæ grátiæ impetrásse nos gratulémur.

Quo iubénte dícimus:

Cristo Dios, en quien no se halló pecado, y sin embargo te ofreciste como sacrificio a Dios Padre, en favor de los pecadores; mira nuestros gemidos, acoge nuestro humilde ayuno, para que nosotros, que queremos ser santificados por ti, con ocasión de la próxima celebración de tu muerte, podamos sentirnos satisfechos de haber alcanzado tu gracia santificante; y así, como tú dejaste ordenado, proclamemos:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Christus, Dei Fílius, propter cuius amórem ánimas vestras in abstinéntia humilitátis, propinquántis vos remúneret suæ lætítia passiónis.
R/. Amen.
Cristo, Hijo de Dios, por cuyo amor humilláis vuestras almas en la abstinencia, os remunere con la alegría de su pasión ya cercana.
R/. Amén.
Idem quoque sit sanctificátio vestra, cuius próxima passiónis expectátis sollémnia.
R/. Amen.
Opere él mismo vuestra santificación, en la próxima celebración de su pasión, que estáis esperando.
R/. Amén.
Ut purificáti a vítiis sanctum celebráre post tríduum Pascha possítis.
R/. Amen.
Para que, purificados de los vicios, podáis celebrar la santa pascua después de estos tres días.
R/. Amén.
Auxiliánte sua misericórdia, qui vivit cum Deo Patre, et regnat cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Con la ayuda de su misericordia, que vive con Dios Padre y reina con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Reple, Dómine, cor nostrum lætítia, qui nobis dare dignátus es sacri córporis tui Eucharistíam; ut qui escárum perceptióne refícimur, spirituálibus benefíciis adimpléri felíciter mereámur.
R/.
Amen.
Colma, Señor, de alegría nuestros corazones, ya que te has dignado darnos la Eucaristía de tu sagrado Cuerpo; de forma que así como somos reconfortados por la recepción de los alimentos, merezcamos también saciarnos de felicidad con tus dones espirituales.
R/.
Amén.
Per grátiam pietátis tuæ, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por la dignación de tu misericordia, Dios nuestro, que vives y lo señoreas todo por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 316-320) y del Liber Commicus I (pp. 224-227). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo.

Traducción: Completuria del Oferencio, ad orationem Dominicam y benedictio de Ivorra, Adolfo (ed.), Misal Hispano-Mozárabe. Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 210-213 y el resto de Gómez-Chacón y Díaz Alejo, Balbino, Misal Hispano-Mozárabe (obra inédita facilitada a La Ermita en febrero de 2016).

(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español).

2. Jos 22,27b; 23,6a.10b-11. N. de La Ermita.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMX-MMXVI