La Ermita. Rito hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa del Jueves en la Cena del Señor. Año I.

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe

IN HEBDOMADA MAIORE
Feria V in Cena Domini
Annus primus

SEMANA MAYOR
Jueves en la Cena del Señor

Año I
(1)

Jueves Santo. ("La Última Cena". Juan de Juanes, Museo del Prado (s. XVI))
 
ÍNDICE
I - Ad Missam / Misa
Lectio sapientialis / Lectura sapiencial.
Prophetia / Profecía.
Psallendum / Salmo de meditación.
Apostolus / Apóstol.
Evangelium / Evangelio.
Laudes.
Sacrificium / Canto del ofertorio.
Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal.
Alia / Oración entre los Dípticos.
Post Nomina / Oración después de los Dípticos.
Ad Pacem / Oración de la Paz.
Illatio / Acción de gracias.
Post Sanctus / Oración después del Sanctus.
Post Pridie / Invocación.
Cantus ad Confractionem / Canto de la Fracción.
Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro.
Benedictio / Bendición.
Cantus ad Accedentes / Canto de Comunión.
Completuria / Oración conclusiva.
II - Ad expoliandum altare / Desnudación del altar
Cantus ad expoliandum altare / Canto para la desnudación del altar.
Antiphona / Antífona.
Oratio / Oración.
Alia / Otra.
III - Ad pedes lavandos / Lavatorio de pies
Cantus ad pedes lavandos / Canto para el lavatorio de pies.
Oratio / Oración.
Alia / Otra.

I - Ad Missam / Misa

Eo die ad Missam monendum erit signum post horam nonam.
Ingressus celebrantis cum ministris fit sub silentio. Sacerdos altare more veneratur et sedem petit ubi populum salutat dicens:
Ese día, la campana convocará a Misa después de la hora nona.
El celebrante junto con los ministros entran en silencio. El sacerdote venera el altar como de costumbre y saluda al pueblo desde la sede diciendo:

Dóminus sit semper vobiscum.

Populus respondet:

Et cum spíritu tuo.

El Señor esté siempre con vosotros.

El pueblo responde:

Y con tu espíritu.

 

LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Omnes sedent, deinde lector lectionem sapientialem (anno primo) vel prophetiam (anno secundo) legit. Estando todos sentados, el lector lee la lectura sapiencial (año primero) o la profecía (año segundo).

 

Lectio sapientialis / Lectura sapiencial
Annus primus / Año I Sab 1,13-2,1.6.12-23; 3,9-10.12; 4,6.10.14-15
Léctio libri Sapiéntiæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro de la Sabiduría.
R/. Demos gracias a Dios.
Fili: Deus mortem non fecit, nec lætátur in perditióne vivórum; crávit enim, ut essent ómnia, et sanábiles sunt generatiónes orbis terrárum, et non est in illis medicaméntum extermínii, nec inferórum regnum in terra: iustítia enim est immortális.

Ímpii autem mánibus et verbis accersiérunt illam; æstimántes illam amícam defluxérunt et sponsiónem posuérunt ad illam, quóniam digni sunt, qui sint ex parte illíus.
Dixérunt enim cogitántes apud se non recte:
«Exíguum et cum tædio est tempus vitæ nostræ, et non est refrigérium in fine hóminis, et non est ágnitus, qui sit revérsus ab ínferis.
Veníte ergo, et fruámur bonis, quæ sunt, et utámur creatúra tamquam in iuventúte sollícite.
Circumveniámus ergo iustum, quóniam inútilis est nobis et contrárius est opéribus nostris et impróperat nobis peccáta legis et diffámat in nos peccáta disciplínæ nostræ.
Promíttit se sciéntiam Dei habére et fílium Dei se nóminat.
Factus est nobis in accusatiónem cogitatiónum nostrárum; gravis est nobis étiam ad vidéndum, quóniam dissímilis est áliis vita illíus, et immutátæ sunt viæ eius.
Tamquam scóriam æstimáti sumus ab illo, et ábstinet se a viis nostris tamquam ab immundítiis; beáta dicit novíssima iustórum, et gloriátur patrem se habére Deum.
Videámus ergo si sermónes illíus veri sint, et tentémus, quæ in éxitu eius erunt: si enim est verus fílius Dei, suscípiet illum, et liberábit eum de mánibus contrariórum.
Contumélia et torménto interrogémus eum, ut sciámus modéstiam eius et probémus patiéntiam illíus; morte turpíssima condemnémus eum: erit enim visitátio ex sermónibus illíus».

Hæc cogitavérunt et erravérunt; excæcávit enim illos malítia eórum, et nesciérunt sacraménta Dei, neque mercédem speravérunt sanctitátis, nec iudicavérunt honórme animárum immaculatárum.
Quóniam Deus creávit hóminem in incorruptibilitáte et imáginem similitúdinis suæ fecit illum.
Qui confídunt in illo, intéllegent veritátem, et fidéles in dilectióne acquíescent illi, quóniam grátia et misericórdia est sanctis eius et visitátio eléctis suis.
Ímpii autem, secúndum quod cogitavérunt, corruptiónem habébunt; qui neglexérunt iustum et a Dómino recessérunt.
Mulíeres eórum insensátæ sunt, et nequíssimi fílii eórum, maledícta generátio eórum.
Ex iníquis enim somnis fílii, qui nascúntur, testes sunt nequítiæ advérsus paréntes in interrogatióne sua.

Placens Deo factus est diléctus, et vivens inter peccatóres translátus est.
Pópuli autem vidéntes et non intelligéntes, nec ponéntes in præcórdiis tália, quóniam grátia et misericórdia est in eléctis eius, et visitátio in sanctis illíus.

R/. Amen.

Hijo: Que no fue Dios quien hizo la muerte, ni se goza con el exterminio de los vivientes. Pues todo lo creó para que perdurase, y saludables son las criaturas del mundo; no hay en ellas veneno exterminador, ni el imperio del abismo reina sobre la tierra.
Porque la justicia es inmortal, pero la injusticia atrae la muerte.

Los malvados llaman a la muerte con señas y palabras, la tienen por amiga y por ella perecen; con ella hacen pacto, porque merecen ser su posesión.
Dicen entre sí, calculando falsamente:
«Corta y triste es nuestra vida; para el fin del hombre no hay remedio, y no se conoce persona que se salve del abismo.
Gocemos, pues, de los bienes existentes, usemos de la creación como en la juventud, apresuradamente.
Acechemos al justo, pues nos fastidia; se opone a nuestras obras, nos echa en cara las infracciones de la ley y nos acusa de traicionar nuestra educación.
Presume de tener el conocimiento de Dios y se tiene por hijo del Señor.
Es un reproche para nuestros pensamientos, aun el verlo nos resulta molesto.
Porque su vida no se parece en nada a la de los otros, y son muy distintos sus caminos.
Somos para él como escoria, se aparta de nuestros caminos como si apestasen.
Proclama feliz la suerte de los justos, y se gloría de tener a Dios por padre.
Veamos la verdad de sus palabras y probemos cuál será su fin.
Porque si el justo realmente es hijo de Dios, él lo protegerá y lo librará de las manos de sus adversarios.
Probémoslo con ultrajes y tormentos, veamos su dulzura y pongamos a prueba su paciencia.
Condenémoslo a una muerte infame, pues, según dice, habrá quien vele por él».

Así razonan, pero se engañan. Los ciega su maldad.
No conocen los secretos de Dios, no esperan la recompensa de la santidad, ni creen en el premio de las almas intachables.
Porque Dios creó al hombre para la incorrupción y lo hizo a imagen de su propio ser.
Los que confían en él comprenderán la verdad y los fieles permanecerán con él en el amor, pues para sus elegidos hay gracia y misericordia.
Los malvados recibirán el castigo que merecen sus pensamientos por haber despreciado al justo y apartarse del Señor.
Sus mujeres son insensatas, depravados sus hijos y maldita su posteridad.
Pues los hijos que nacen de uniones culpables serán testigos de la maldad de sus padres cuando Dios los juzgue.

Era agradable a Dios, y Dios lo amaba; vivía entre pecadores, y Dios se lo llevó.
Las gentes lo ven, pero no lo comprenden ni reflexionan sobre esto: que para sus elegidos hay gracia y misericordia, y para sus santos protección.

R/. Amén.

Inicio página

Prophetia / Profecía
Annus primus / Año I Jer 11,15-12,9; 17,1; 12,10-12
Léctio Ieremíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del profeta Jeremías.
R/. Demos gracias a Dios.
Hæc dicit Dóminus:

«Quid est diléctæ meæ,
ut in domo mea perfíciat consília mala?
Numquid vota et carnes sanctæ
áuferent a te malítias tuas,
in quibus gloriéris?»
.

Olívam úberem, pulchram, frúctibus speciósam,
vocábit Dóminus nomen tuum;
ad vocem strépitus grandis
succéndit ignem in ea,
et combústi sunt rami eius.

Et Dóminus exércituum, qui plantávit te, locútus est super te malum, pro malis domus Ísrael et domus Iudæ, quæ fecérunt sibi ad irritándum me, sacrificántes Baal.

Tu autem, Dómine, demonstrásti mihi, et cognóvi;
tunc ostendísti mihi ópera eórum.

Et ego quasi agnus mansuétus, qui portátur ad víctimam; et non cognóvi quia super me cogitavérunt consília: «Cædámus lignum in vigóre eius et eradámus eum de terra vivéntium, et nomen eius non memorétur ámplius».

Tu autem, Dómine exercítuum,
qui iúdicas iuste et probas renes et corda:
vídeam ultiónem tuam ex eis;
tibi enim revelávi causam meam.

Proptérea hæc dicit Dóminus super viros Anathóth, qui quærunt ánimam tuam et dicunt: «Non prophetábis in nómine Dómini et non moriéris in mánibus nostris». Proptérea hæc dicit Dóminus exercítuum: «Ecce ego visitábo super eos: iúvenes moriéntur in gládio, fílii eórum et fíliæ eórum moriéntur in fame, et relíquiæ non erunt eis; indúcam enim malum super viros Anathóth, annum visitatiónis eórum».

Iustus quidem tu es, Dómine, si dísputem tecum;
verúmtamen de iudíciis lóquar ad te.
Quare via impiórum prosperátur?
Bene est ómnibus, qui prævaricántur et iníque agunt.
Plantásti eos, et radícem misérunt,
profíciunt et fáciunt fructum;
prope es tu ori eórum
et longe a rénibus eórum.
Et tu, Dómine, nosti me, vidísti me
et probásti cor meum tecum;
ségrega eos quasi gregem ad víctimam
et sanctífica eos in diem occisiónis.
Úsquequo lugébit terra,
et herba omnis regiónis siccábitur
propter malítiam habitántium in ea?
Consúmptum est ánimal et volúcre,
quóniam dixérunt: «
Non vidébit novíssima nostra».
«Si cum pédibus currens laborásti,
quómodo conténdere póteris cum equis?
Cum autem in terra pacis secúrus fúeris,
quid fácies in silva condénsa Iordánis?
Nam et fratres tui et domus patris tui,
étiam ipsi fraudulénter egérunt advérsum te
et clamavérunt post te plena voce;
ne credas eis, cum locúti fúerint tibi bona».

«Relíqui domum meam,
dimísi hereditátem meam;
dedi diléctam ánimæ meæ
in manu inimicórum eius.
Facta est mihi heréditas mea
quasi leo in silva;
dedit contra me vocem, ídeo odívi eam.
Numquid avis díscolor heréditas mea mihi?
Numquid aves in circúitu contra eam?
Veníte, congregámini, omnes béstiæ campi,
properáte ad devorándum.
Peccátum Iudæ scriptum est stilo férreo,
in ungue adamantíno exarátum
super tábulam cordis eórum
et in córnibus arárum eórum,
Pastóres multi demolíti sunt víneam meam,
conculcavérunt partem meam;
dedérunt portiónem meam desiderábilem
in desértum solitúdinis.
Posuérunt eam in dissipatiónem;
lugétque coram me desoláta,
vastáta est omnis terra,
quia nullus est qui recógitet corde».
Super omnes colles in desérto venérunt vastatóres,
quia gládius Dómini dévorat
ab extrémo terræ usque ad extrémum eius;
non est pax univérsæ carni.
Dicit Dóminus omnípotens.

R/. Amen.

Esto dice el Señor:

«¿Qué viene a hacer mi amada en mi casa,
tras haber cometido tantas iniquidades?
¿Crees que los votos
y las carnes sagradas alejarán de ti
la desgracia y podrás escapar?»

Olivo siempre verde,
bello por sus magníficos frutos
es el nombre que el Señor
te había dado.
Con gran estrépito prende él fuego
a su ramaje y se queman sus ramos.

Pues el Señor todopoderoso, que te había plantado, ha decretado contra ti la desgracia a causa de las iniquidades cometidas por la casa de Israel y la casa de Judá, que me han irritado quemando incienso a Baal.

El Señor me ha advertido y he llegado a entenderlo.
Tú, Señor, me has manifestado sus maniobras.

Yo era como un manso cordero que es llevado al matadero, ignorante de las tramas que estaban urdiendo contra mí. «¡Destruyamos el árbol con su fruto, arranquémoslo de la tierra de los vivos y no se recuerde más su nombre!».

Pero tú, Señor omnipotente,
que juzgas con justicia
y ves los sentimientos y los pensamientos,
haz que yo pueda ver tu venganza
contra ellos, porque a ti he confiado mi causa.

Y el Señor omnipotente ha hablado así contra las gentes de Anatot, que andan buscando mi vida y dicen: «No profetices en nombre del Señor, si no quieres morir a nuestras manos» «Yo los castigaré; sus jóvenes caerán a espada, sus hijos y sus hijas morirán de hambre, y de ellos no quedará ni resto, cuando yo mande la desgracia sobre las gentes de Anatot, el año de mi visita».

Muy justo eres tú, Señor, para que yo trate de litigar contigo.
No obstante, quiero sólo exponerte un caso:
¿Por qué los malvados prosperan en sus caminos?
¿Por qué viven en paz los traidores?
Tú los plantas y ellos echan raíces,
crecen y dan fruto.
Tú estás cerca de su boca,
pero muy lejos de su corazón.
A mí en cambio, Señor, me conoces,
pruebas mi corazón
y ves que está contigo.
Sepáralos como ovejas para el matadero,
guárdalos para el día de la matanza.
¿Hasta cuándo estará de luto la tierra,
y reseca la hierba de todo el campo?
Por la maldad de los habitantes
perecen bestias y aves,
porque dicen: «Dios no ve nuestros caminos».
«Si te agotas corriendo con los de a pie,
¿cómo podrás competir con los de caballería?
Si no estás seguro en un país tranquilo,
¿qué harás en la espesura del Jordán?
Pues hasta tus hermanos y tu familia te traicionan.
Ellos mismos, a tus espaldas, te critican a voces.
No te fíes de ellos cuando te dan buenas palabras».

«He dejado mi casa,
he abandonado mi heredad,
he entregado lo que más quería
en manos de sus enemigos.
Mi heredad ha sido para mí
como un león en la selva;
ha lanzado contra mí sus rugidos;
por eso la detesto.
¿Es acaso mi heredad un ave jaspeada?
Las aves rapaces revolotean
sobre ella por todas partes.
Ea, juntaos, fieras todas del campo,
venid a devorarla.
El pecado de Judá está escrito con estilete de hierro;
con punta de diamante está grabado
sobre la tabla de su corazón
y en los ángulos de sus altares.
Numerosos pastores han devastado mi viña,
han pisoteado mi tierra,
han convertido mi campo tan querido
en un desierto desolado.
Lo han hecho una desolación lamentable ante mí.
Todo el país está arrasado
y ninguno se preocupa».
A todas las alturas peladas del desierto
han llegado los devastadores
-porque el Señor blande
una espada que devora-;
de un extremo al otro del país
no hay paz para nadie.
Dice el Señor todopoderoso.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación
Annus primus / Año I Sal 22,1-6
Dóminus regit me, et nihil mihi déerit; et in loco páscuæ ibi me collocávit. El Señor es mi pastor, nada me falta: en verdes praderas me hace reposar.
V/. Super aquam refectiónis educávit me, ánimam meam ibi convértit.
R/. Et in loco páscuæ ibi me collocávit.

V/. Dedúxit me super sémitam iustítiæ, propter nomen suum.
R/. Et in loco páscuæ ibi me collocávit.

V/. Nam etsi ámbulem in médio umbræ mortis, non timébo mala, quóniam tu mecum es.
R/. Et in loco páscuæ ibi me collocávit.

V/. Virga tua et báculus tuus ipsa me consoláta sunt.
R/. Et in loco páscuæ ibi me collocávit.

V/. Parásti in conspéctu meo mensam advérsus eos qui tríbulant me.
R/. Et in loco páscuæ ibi me collocávit.

V/. Impinguásti in óleo caput meum, et calix tuus inébrians quam præclárus est.
R/. Et in loco páscuæ ibi me collocávit.

V/. Et misericórdia tua subsequétur me ómnibus diébus vitæ meæ.
R/. Et in loco páscuæ ibi me collocávit.

V/. Et ut inhábitem in domo Dómini in longitúdine diérum.
R/. Et in loco páscuæ ibi me collocávit.

V/. Me conduce hacia las aguas del remanso y conforta mi alma.
R/. En verdes praderas me hace reposar.

V/. Me guía por los senderos de justicia, por amor a su nombre.
R/. En verdes praderas me hace reposar.

V/. Aunque vaya por un valle tenebroso, no tengo miedo a nada, porque tú estás conmigo.
R/. En verdes praderas me hace reposar.

V/. Tu voz y tu cayado me sostienen.
R/. En verdes praderas me hace reposar.

V/. Me preparas una mesa ante mis enemigos.
R/. En verdes praderas me hace reposar.

V/. Perfumas con ungüento mi cabeza y me llenas la copa a rebosar.
R/. En verdes praderas me hace reposar.

V/. Lealtad y dicha me acompañan todos los días de mi vida.
R/. En verdes praderas me hace reposar.

V/. Habitaré en la casa del Señor por siempre jamás.
R/. En verdes praderas me hace reposar.

Inicio página

Apostolus / Apóstol
Annus primus / Año I 1Cor 11,20-32
Epístola Pauli apóstoli ad Corínthios prima.
R/. Deo grátias.
Primera carta del apóstol Pablo a los corintios.
R/. Demos gracias a Dios.
Fratres:

Conveniéntibus ergo vobis in unum, non est domínicam cenam manducáre; unusquísque enim suam cenam præsúmit in manducándo, et álius quidem ésurit, álius autem ébrius est. Numquid domos non habétis ad manducándum et bibéndum? Aut ecclésiam Dei contémnitis et confúnditis eos, qui non habent? Quid dicam vobis? Laudabo vos? In hoc non laudo.

Ego enim accépi a Dómino, quod et trádidi vobis, quóniam Dóminus Iesus, in qua nocte tradebátur, accépit panem et grátias agens fregit et dixit: «Hoc est corpus meum, quod pro vobis est; hoc fácite in meam commemoratiónem». Simíliter et cálicem, postquam cenátum est, dicens: «Hic calix novum testaméntum est in meo sánguine; hoc fácite, quotiescúmque bibétis, in meam commemoratiónem». Quotiescúmque enim manducábitis panem hunc et cálicem bibétis, mortem Dómini annuntiátis, donec véniat.

Ítaque, quicúmque manducáverit panem vel bíberit cálicem Dómini indígne, reus erit córporis et sánguinis Dómini. Probet autem seípsum homo, et sic de pane illo edat et de cálice bibat;  qui enim mandúcat et bibit, iudícium sibi mandúcat et bibit non diiúdicans corpus. Ídeo inter vos multi infírmi et imbecílles et dórmiunt multi. Quod si nosmetípsos diiudicarémus, non útique iudicarémur; dum iudicámur autem, a Dómino corrípimur, ut non cum hoc mundo damnémur.

R/. Amen.

Hermanos:

Cuando os reunís en común, ya no es eso comer la cena del Señor. Porque cada cual se adelanta a comer su propia cena; y mientras uno pasa hambre, otro se emborracha. ¿Es que no tenéis vuestra casa para comer y beber? ¿O es que despreciáis a la Iglesia de Dios y queréis dejar en vergüenza a los que no tienen? ¿Qué os voy a decir? ¿He de felicitaros? En esto no os puedo felicitar.

Yo recibí del Señor lo que os he transmitido: Que Jesús, el Señor, en la noche que fue entregado, tomó pan, dio gracias, lo partió y dijo: «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros; haced esto en memoria mía». Después de cenar, hizo lo mismo con el cáliz, diciendo: «Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre; cada vez que la bebáis, hacedlo en memoria mía». Pues siempre que coméis este pan y bebéis este cáliz anunciáis la muerte del Señor hasta que vuelva.

Por eso, el que come del pan o bebe del cáliz del Señor indignamente será reo del cuerpo y de la sangre del Señor. Por tanto, examine cada uno su propia conciencia, y entonces coma del pan y beba del cáliz. Porque el que come y bebe sin considerar que se trata del cuerpo del Señor, come y bebe su propia condenación. Por eso muchos de vosotros estáis enfermos y débiles, y otros han muerto. Si nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos castigados. Y si el Señor nos castiga, es para corregirnos y para que no seamos condenados con el mundo.

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio
Annus primus / Año I Lc 22, 7-22; Jn 13,1-11; ... (2)
Íncipit pássio Dómini nostri Iesu Christi.
R/. Glória tibi Dómine.
Comienzo de la pasión de nuestro Señor Jesucristo.
R/. Gloria a ti, Señor.

In diébus illis:

Venit dies Azymórum, in qua necésse erat occídi Pascha. Et misit Iesus Petrum et Ioánnem dicens: «Eúntes paráte nobis Pascha, ut manducémus».

At illi dixérunt ei: «Ubi vis paremus?».

Et dixit ad eos: «Ecce, intrœúntibus vobis in civitátem, occúrret vobis homo ámphoram aquæ portans; sequímini eum in domum, in quam intrat. Et dicétis patrifámilias domus: «Dicit tibi Magíster: Tempus meum prope est; apud te fácio Pascha. Ubi est ergo deversórium, ubi Pascha cum discípulis meis mandúcem?». Et ipse vobis demonstrábit cenáculum grande stratum parátum; et illic paráte nobis».

Et abiérunt discípuli et venérunt in civitátem et invenérunt, sicut díxerat illis, et paravérunt Pascha.

Véspere autem facto, discumbébat Iesus, et duódecim apóstoli cum eo. Et ait illis: «Desidério desiderávi hoc Pascha manducáre vobíscum, ántequam pátiar. Dico enim vobis: Non manducábo illud, donec impleátur in regno Dei».

Et accépto cálice, grátias egit et dixit: «Accípite hoc et divídite inter vos. Dico enim vobis: Non bibam ámodo de generatióne vitis, usque in diem illum, cum illud bibam vobíscum novum in regno Patris mei».

Et accépto pane, grátias egit et fregit et dedit eis dicens. «Hoc est corpus meum, quod pro vobis datur. Hoc fácite in meam commemoratiónem». Simíliter et cálicem, postquam cenávit, dicens: «Hic calix novum testaméntum est in sánguine meo, qui pro vobis et pro multis effúnditur in remissiónem peccatórum».

Sciens vero quóniam venit hora eius, ut tránseat ex hoc mundo ad Patrem, cum dilexísset suos, qui erant in mundo, in finem diléxit eos.

Et cum sciret quia ómnia dedit ei Pater in manus et quia a Deo exívit et ad Deum vadit, surgit a cena et ponit vestiménta sua et, cum accepísset línteum præcínxit se. Deínde mittit aquam in pelvem et cœpit laváre pedes discipulórum et extérgere línteo, quo erat præcínctus.

Venit ergo ad Simónem Petrum. Dicit ei: «Dómine, tu mihi lavas pedes?».

Respóndit Iesus et dixit ei: «Quod ergo fácio, tu nescis modo, scies autem póstea».

Dicit ei Petrus: «Non lavábis mihi pedes in ætérnum».

Respóndit Iesus ei: «Si non lávero te, non habes partem mecum».

Dicit ei Simon Petrus: «Dómine, non tantum pedes, sed et manus et caput».

Dicit ei Iesus. «Qui lotus est, non índiget nisi ut pedes lavet, sed est mundus totus; et vos mundi estis, sed non omnes». Sciébat enim quisnam esset, qui tráderet eum; proptérea dixit: «Non estis mundi omnes».

Postquam ergo lavit pedes eórum et accépit vestiménta sua, cum recubuísset iterum, dixit eis: «Scitis quid fécerim vobis? Vos vocátis me "Magíster" et "Dómine", et bene dícitis: sum étenim. Si ergo ego lavi pedes vestros, Dóminus et Magíster vester, et vos debétis alter altérius laváre pedes. Exémplum enim dedi vobis, ut, quemádmodum ego feci vobis, et vos faciátis. Amen, amen dico vobis: Non est servus maior dómino suo, neque apóstolus maior eo, qui misit illum. Si hæc scitis beáti estis, si fácitis ea. Non de ómnibus vobis dico, ego enim scio quos elegérim, sed ut impleátur Scriptúra: "Qui mandúcat mecum panem, levávit contra me calcáneum suum". Ámodo dico vobis, priúsquam fiat, ut credátis cum factum fúerit, quia ego sum. Verúmtamen ecce manus tradéntis me mecum est in mensa; et Fílius hóminis, secúndum quod definítum est vadit. Væ autem hómini illi, per quem Fílius hóminis tráditur. Bonum erat ei, si natus non fuísset homo ille. Amen, amen dico vobis: Unus ex vobis tradet me».

Aspiciébant ad ínvicem discípuli hæsitántes de quo díceret. Erat recúmbens unus ex discípulis eius in sinu Iesu, quem diligébat Iesus. Ínnuit ergo huic Simon Petrus, ut interrogáret: «Quis est, de quo dicit?». Cum ergo recúmberet ille ita supra pectus Iesu, dicit ei: «Dómine, quis est?».

Respóndet Iesus: «Ille est, cui ego intínctam bucéllam porréxero».

Cum ergo intinxísset bucéllam, dat Iudæ Simónis Iscariótis. Et post bucéllam tunc introívit in illum Sátanas.

Dicit ergo ei Iesus: «Quod facis, fac cítius».

Hoc autem nemo scivit discumbéntium ad quid díxerit ei; quidam enim putábant quia lóculos habébat Iudas, quia dicit ei Iesus: «Eme ea, quæ opus sunt nobis ad diem festum», aut egénis ut áliquid daret.

Respóndens autem Iudas, qui trádidit eum dixit: «Numquid ego sum, Rabbi?».

Ait illi: «Tu dixísti».

Cum ergo accepísset ille bucéllam, exívit contínuo; erat autem nox.

Cum ergo exísset, surréxit Iesus a cena cum discípulis suis; et hymno dicto, exiérunt in montem Olivéti.

Tunc dicit illis Iesus: «Omnes vos scándalum patiémini in me in ista nocte. Scriptum est enim: "Percútiam pastórem, et dispergéntur oves gregis". Postquam autem resurréxero, præcédam vos in Galilæam».

Respóndens autem Petrus ait illi: «Et si omnes scandalizáti fúerint in te, ego numquam scandalizábor. Tecum parátus sum et in cárcerem et in mortem ire, et ánimam meam pro te pónere».

Respóndet Iesus: «Ánimam tuam pro me pones? Amen dico tibi. In hac nocte, ántequam gallus cantet, ter me negábis».

At ille abundántius loquebátur, dicens: «Étiam si oportúerit me mori tecum, non te negábo». Simíliter et omnes discípuli dixérunt.

Tunc venit Iesus cum illis in prædium, quæ dícitur Gethsémani. Et dixit discípulis suis: «Sedéte hic, donec vadam illuc et orem». Et assúmpto Petro et duóbus filiis Zebedæi, cœpit contristári et mæstus esse. Tunc ait illis: «Tristis est ánima mea usque ad mortem; sustinéte hic et vigiláte mecum».

Et ipse avúlsus est ab eis, quantum iactus est lápidis, et, pósitis génibus, prócidit in fáciem suam, orans et dicens. «Pater, ómnia tibi possibília sunt; si vis, transfer cálicem istum a me. Verúmtamen non sicut ego volo, sed sicut tu».

Et venit ad discípulos suos et invénit eos dormiéntes. Et ait Petro: «Simon, dormis? Non potuísti una hora vigiláre? Vigiláte et oráte, ut non intrétis in tentatiónem; spíritus quidem promptus, caro vero infírma».

Íterum secúndo ábiit et orávit dicens: «Pater mi, si non potest hoc transíre, nisi bibam illud, fiat volúntas tua».

Et cum surrexísset ab oratióne et venísset ad discípulos, invénit eos dormiéntes præ tristítia; erant autem óculi eórum ingraváti, et ignorábant quid respónderent ei.

Et relíctis illis, íterum ábiit et orávit tértio. Sublevatísque óculis in cælum dixit: «Pater, venit hora: clarífica Fílium tuum, ut Fílius tuus claríficet te». Appáruit autem illi ángelus de cælo confórtans eum. Et factus est sudor eius sicut guttæ sánguinis decurréntis in terram.

Tunc venit ad discípulos suos et dicit illis: «Dórmite iam et requiéscite; ecce appropinquávit hora, et Fílius hóminis tráditur in manus peccatórum. Súrgite, eámus; ecce appropinquávit, qui me tradit».

Et egréssus est cum eis trans torréntem Cedron, ubi erat hortus, in quem introívit ipse et discípuli eius. Sciébat autem et Iudas, qui tradébat eum, locum, quia frequénter Iesus convénerat illuc cum discípulis suis.

Iudas ergo cum accepísset cohórtem, venit illuc, et cum eo turba multa cum gládiis et fústibus, missi a princípibus sacerdótum et senióribus pópuli. Déderat autem eis signum dicens: «Quemcúmque osculátus fúero, ipse est; tenéte eum et dúcite caute».

Iesus ítaque sciens ómnia, quæ ventúra erant super eum, procéssit et dicit eis: «Quem quæritis?

Respondérunt ei: «Iesum Nazarénum».

Dicit eis: «Ego sum».

Stabat autem et Iudas, qui tradébat eum, cum ipsis. Ut ergo dixit eis: «Ego sum», abiérunt retrórsum et cecidérunt in terram.

Íterum ergo eos interrogávit: «Quem quæritis?».

Illi autem dixérunt: «Iesum Nazarénum».

Respóndit Iesus: «Dixi vobis: Ego sum».

Cum autem dixísset: «Ego sum», accésit ad eum Iudas, et dixit: «Ave, Rabbi» et osculátus est eum.

Iesus autem dixit ei. «Amíce, ad quod venísti?». «Iuda ósculo Fílium hóminis tradis?». «Si me quæritis, sínite hos abíre», ut implerétur sermo, quem dixit: «Quos dedísti mihi, non pérdidi ex ipsis quemquam».

Simon ergo Petrus, habens gládium, edúxit eum et percússit pontíficis servum et abscídit eius aurículam dextram.

Dixit ergo Iesus Petro: «Mitte gládium tuum in vagínam. Omnis enim, qui accéperint gládium, gládio períbunt. An putas quia non possum rogáre Patrem meum, et exhibébit mihi modo plus quam duódecim legiónes angelórum? Quómodo ergo implebúntur Scriptúræ quia sic opórtet fíeri?».

Et cum tetigísset aurículam servi, Dóminus sanavit eum. Dixit autem Iesus ad eos, qui vénerant ad se: «Tamquam ad latrónem exístis cum gládiis et fústibus comprehéndere me? Cotídie sedébam docens in templo, et non me tenuístis. Sed hæc est hora vestra et potéstas tenebrárum».

Cohors ergo et tribúnus et minístri Iudæórum comprehendérunt Iesum et ligavérunt eum et adduxérunt ad Annam primum; erat enim socer Cáiphæ, qui erat póntifex anni illíus. Erat autem Cáiphas, qui consílium déderat Iudæis: «Éxpedit unum hóminem mori pro pópulo».

Tunc discípuli omnes, relinquéntes Iesum, fugérunt. Et aduléscens quidam sequebátur eum amíctus síndone super nudo, et tenent eum; at ille relícta síndone, nudus profúgit.

Sequebátur autem Iesum Simon Petrus et álius discípulus. Discípulus autem ille erat notu pontífici, et introívit cum Iesu in átrium pontíficis; Petrus autem stabat ad óstium foris. Exívit ergo discípulus álius, qui erat notus pontífici, et dixit ostiáriæ et introdúxit Petrum. Dicit ergo Petro ancilla ostiária: «Numquid et tu ex discípulis es hóminis istíus?».

Dicit ille: «Non sum». Stabant autem servi et minístri, qui prunas fécerant, quia frigus erat, et calefaciábant se; erat autem cum eis et Petrus stans et calefáciens se.

Póntifex ergo interrogávit Iesum de discípulis suis et de doctrína eius. Respóndit ei Iesus: «Ego palam locútus sum mundo; ego semper dócui in synagóga et in templo, quo omnes Iudæi convéniunt, et in occúlto locútus sum nihil. Quid me intérrogas? Intérroga eos, qui audiérunt quid locútus sum ipsis; ecce hi sciunt quæ díxerim ego».

Hæc autem cum dixísset, unus assístens ministrórum dedit álapam Iesu, dicens. «Sic respóndes pontífici?».

Respóndit ei Iesus: «Si male locútus sum, testimónium pérhibe de malo; si autem bene, quid me cædis?».

Misit ergo illum vinctum, ubi scribæ et pharisæi convénerant. Petrus autem sequebátur eum a longe usque in aulam príncipis sacerdótum; et ingréssus intro, sedébat cum minístris, ut vidéret finemi.

Príncipes autem sacerdótum et omne concílium quærébant falsum testimónium contra Iesum, ut eum morti tráderent, et non invenérunt. Multi enim testimónium falsum dicébant advérsus eum, et conveniéntia testimónia non erant. Novíssime autem veniéntes duo dixérunt. «Nos audívimus eum dicéntem, "Ego dissólvam templum hoc manu factum et intra tríduum áliud non manu factum ædificábo"». Et ne ita quidem convéniens erat testimónium illórum.

Et exsúrgens summus sacérdos in médium interrogávit Iesum dicens: «Non respóndes quidquam ad ea, quæ isti testántur advérsum te?». Ille autem tacébat et nihil respóndit. Dixit ei summus sacérdos: «Adiúro te per Deum vivum, ut dicas nobis, si tu es Christus Fílius Dei?».

Dicit illi Iesus: «Tu dixísti; verúmtamen dico vobis, ámodo vidébitis Fílium hóminis sedéntem a dextris Virtútis et veniéntem in núbibus».

Summus autem sacérdos scindens vestiménta sua, ait: «Quid adhuc necessárii sunt nobis testes? Audístis blasphémiam; quid vobis vidétur?» Illi autem respondéntes dixerunt: «Reus est mortis».

Tunc exspuérunt in fáciem eius, et cólaphis eum cecidérunt; álii autem palmas in fáciem ei dedérunt dicéntes: «Prophetíza nobis, Christe: Quis est qui te percússit?». Et ália multa blasphemántes dicébant in eum.

Erat autem Petrus in átrio deórsum. Qui adstabant autem dixerunt ei. «Et tu ex discípulis eius es, nam et loquéla tua maniféstum te facit». Et íterum negávit cum iuraménto dicens: «Non novi hóminem».

Et intervállo facto quasi horæ uníus, dicit unus ex servis pontíficis, cognátus eius, cuius abscídit Petrus aurículam: «Nonne ego te vidi in horto cum illo?».

Tunc cœpit Petrus detestári et iuráre: «Non novi hóminem». Et contínuo gallus cantávit.

Et convérsus Dóminus respéxit Petrum. Et quia díxerat ei: «Priúsquam gallus cantet, ter me negábis», egréssus foras Petrus, flevit amáre. Et recordátus est verbi Dómini, quod locútus fúerat ad eum.

R/. Amen.

En aquel tiempo:

Llegó el día de los panes sin levadura, cuando había que sacrificar el cordero pascual, y Jesús envió a Pedro y a Juan, diciendo: «Id y preparad la cena de la Pascua».

Ellos le dijeron: «¿Dónde quieres que la preparemos?».

Él les dijo: «Al entrar en la ciudad, encontraréis un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo hasta la casa donde entre, y diréis al dueño de la casa: «El maestro manda decirte: Mi hora está cerca; quiero celebrar en tu casa la cena de la Pascua. ¿Dónde está la sala en la que voy a comer con mis discípulos la cena de la Pascua?». Él os mostrará una sala en el piso de arriba, grande, alfombrada y dispuesta. Preparadla allí».

Los discípulos fueron, llegaron a la ciudad y encontraron todo como les había dicho; y prepararon la cena de la Pascua.

Al atardecer, Jesús se puso a la mesa con los doce. Y les dijo: «He deseado vivamente comer esta Pascua con vosotros antes de mi pasión. Os digo que ya no la comeré hasta que se cumpla en el reino de Dios».

Y tomando un cáliz, dio gracias y dijo: «Tomad y repartidlo entre vosotros, pues os digo que ya no beberé del fruto de la vid hasta el día en que beba con vosotros un vino nuevo en el reino de mi Padre».

Luego tomó pan, dio gracias, lo partió y se lo dio, diciendo: «Esto es mi cuerpo, que es entregado por vosotros; haced esto en recuerdo mío». Y de la misma manera el cáliz, después de la cena, diciendo: «Este cáliz es la nueva alianza sellada con mi sangre, que es derramada por vosotros y por muchos para remisión de los pecados».

Sabiendo que le había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, Jesús, que había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin.

Y sabiendo que el Padre había puesto en sus manos todas las cosas, que había salido de Dios y que a Dios volvía, se levantó de la mesa, se quitó el manto, tomó una toalla y se la ciñó. Luego echó agua en un barreño y comenzó a lavar los pies de sus discípulos y a enjugárselos con la toalla que se había ceñido.

Al llegar a Simón Pedro, éste le dijo: «Señor, ¿tú lavarme a mí los pies?».

Jesús le respondió: «Lo que yo hago ahora tú no lo entiendes; lo entenderás más tarde».

Pedro dijo: «Jamás me lavarás los pies».

Jesús le replicó: «Si no te lavo, no tendrás parte conmigo».

Simón Pedro dijo: «Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza».

Jesús le dijo: «El que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, pues está completamente limpio; y vosotros estáis limpios, aunque no todos». Jesús sabía muy bien quién iba a traicionarlo; por eso dijo: «No todos estáis limpios».

Después de lavarles los pies, se puso el manto, se sentó de nuevo a la mesa y les dijo: «¿Entendéis lo que os he hecho? Vosotros me llamáis el maestro y el señor; y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el señor y el maestro, os he lavado los pies, también vosotros os los debéis lavar unos a otros. Yo os he dado ejemplo, para que hagáis vosotros lo mismo que he hecho yo. Os aseguro que el criado no es más que su amo, ni el enviado más que quien lo envía. Si sabéis esto y lo ponéis en práctica, seréis dichosos. No hablo de vosotros. Yo sé muy bien a quiénes he elegido; pero debe cumplirse la Escritura: "El que come conmigo se ha vuelto contra mí". Os lo digo ahora antes que suceda, para que cuando suceda creáis que yo soy el que soy. Pero ved que la mano del que me entrega está conmigo en la mesa. Porque el Hijo del hombre se va, según lo decretado. Pero ¡ay de aquel por quien el Hijo del hombre es entregado! ¡Mejor le fuera no haber nacido! Os aseguro que uno de vosotros me entregará».

Los discípulos se miraban unos a otros, pues no sabían de quién hablaba. Uno de los discípulos, el preferido de Jesús, estaba junto a Jesús. Simón Pedro le hizo señas para que le preguntara a quién se refería. Entonces él, recostándose en el pecho de Jesús, le preguntó: «Señor, ¿quién es?».

Y Jesús respondió: «Aquel a quien yo dé un trozo de pan mojado».

Mojó el pan y se lo dio a Judas, el de Simón Iscariote. Y tras el bocado entró en él Satanás.

Jesús le dijo: «Lo que vas a hacer, hazlo pronto».

Pero ninguno de los comensales supo por qué le dijo esto. Algunos pensaban que, como Judas tenía la bolsa, Jesús le decía que comprase todo lo que se necesitaba para la fiesta, o que diese algo a los pobres.

Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar: «¿Soy yo acaso, maestro?».

Jesús le respondió: «Tú lo has dicho».

Judas tomó el bocado y salió en seguida. Era de noche.

Tan pronto como salió, Jesús se levantó de la mesa con sus discípulos y después de haber cantado los himnos, salieron hacia el monte de los Olivos.

Jesús les dijo: «Yo seré para vosotros esta noche ocasión de caída, pues así lo dice la Escritura: "Heriré al pastor y se dispersarán las ovejas del rebaño". Pero después resucitaré e iré delante de vosotros a Galilea».

Pedro le dijo: «Aunque fueras para todos ocasión de caída, para mí no. Estoy dispuesto a ir contigo a la cárcel y hasta a la muerte, y daré mi vida por ti».

Jesús le contestó: «¿Que darás tu vida por mí? Te aseguro que esta misma noche, antes que el gallo cante, me negarás tres veces».

Pedro respondió de nuevo diciendo: «Aunque tenga que morir contigo, jamás te negaré». Y lo mismo dijeron todos los demás.

Jesús fue con ellos a un huerto llamado Getsemaní, y dijo a los discípulos: «Quedaos aquí mientras voy más allá a orar». Se llevó consigo a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo; y comenzó a sentir tristeza y angustia. Y les dijo: «Me muero de tristeza. Quedaos aquí y velad conmigo».

Él se apartó de ellos como un tiro de piedra, se arrodilló, cayó de bruces y se puso a orar así: «Padre, todo te es posible; si quieres, aleja de mí este cáliz. Pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú».

Volvió a los discípulos y los encontró dormidos. Y dijo a Pedro: «¡Simón!, ¿duermes? ¿No has podido velar una hora? Velad y orad, para que no caigáis en tentación. El espíritu está dispuesto, pero la carne es débil».

De nuevo, por segunda vez, se fue a orar, diciendo: «Padre mío, si no es posible que este cáliz pase sin que yo lo beba, hágase tu voluntad».

Se levantó de la oración, fue a sus discípulos y los encontró dormidos por la tristeza; vencidos por el sueño y no sabían qué responder.

Los dejó y volvió a orar de nuevo, por tercera vez. Levantando sus ojos al cielo, dijo: «Padre, ha llegado la hora; glorifica a tu hijo, para que tu hijo te glorifique a ti». Y se le apareció un ángel del cielo reconfortándolo. Y sudaba como gotas de sangre, que corrían por el suelo.

Después fue a los discípulos y les dijo: «¡Dormid ahora y descansad! Ya llega la hora, y el hijo del hombre va a ser entregado en manos de los pecadores. Levantaos, vamos. El que me entrega llega ya».

Y se fue con sus discípulos al otro lado del torrente Cedrón, y entraron en un huerto. Judas, el que lo iba a entregar, conocía también aquel lugar, porque Jesús se había retirado allí muchas veces con sus discípulos.

Judas, al frente de la tropa y de los guardias de los sumos sacerdotes y fariseos, fue allí, y con él un gran tropel de gente con espadas y palos, enviados por los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo. El traidor les había dado esta señal: «Al que yo bese, ése es; prendedlo y conducidlo bien seguro».

Y Jesús, que sabía todo lo que iba a sucederle, salió y les dijo: «¿A quién buscáis?».

Respondieron: «A Jesús Nazareno».

Jesús les dijo: «Yo soy».

Judas, el traidor, estaba también con ellos. Así que les dijo «Yo soy», retrocedieron y cayeron en tierra.

De nuevo les preguntó: «¿A quién buscáis?».

Ellos dijeron: «A Jesús Nazareno».

Jesús respondió: «Os he dicho que yo soy».

Cuando dijo «yo soy» se le acercó Judas y le saludó: «¡Hola, maestro!», y lo besó.

Jesús le dijo: «Amigo, ¡a lo que vienes!». «Judas, ¿con un beso entregas al hijo del hombre?». «Si me buscáis a mí, dejad que éstos se vayan». Para que se cumpliera la palabra que había dicho: «No he perdido ninguno de los que me confiaste».

Entonces Simón Pedro, que tenía una espada, la sacó, dio un golpe al criado del sumo sacerdote y le cortó la oreja derecha.

Jesús dijo a Pedro: «Mete la espada en la vaina; que todos los que manejan espada a espada morirán. ¿O crees que no puedo pedir ayuda a mi Padre, que me mandaría ahora mismo más de doce legiones de ángeles? Pero ¿cómo se cumplirían entonces las Escrituras, según las cuales tiene que suceder así?».

Y tocando la oreja del criado lo curó. Y dijo a los que habían venido a prenderlo: «Habéis venido a prenderme como a un ladrón, con espadas y palos. Todos los días enseñaba sentado en el templo y no me prendisteis. Pero ésta es vuestra hora y el poder de las tinieblas».

La tropa, el oficial y los guardias de los judíos prendieron a Jesús, lo ataron y lo llevaron primero a Anás, por ser suegro de Caifás. Éste era sumo sacerdote aquel año. Caifás era el que había asegurado a los judíos: «Conviene que muera un hombre por el pueblo».

Entonces todos los discípulos lo abandonaron y huyeron. Un joven, cubierto sólo con una sábana, seguía a Jesús. Le echaron mano. Pero él, soltando la sábana, se escapó desnudo.

Simón Pedro y otro discípulo seguían a Jesús. Y este discípulo, como era conocido del sumo sacerdote, entró con Jesús en el atrio del sumo sacerdote; pero Pedro se quedó fuera, a la puerta. Salió entonces el otro discípulo, conocido del sumo sacerdote, habló a la portera y pasó a Pedro. Y la portera dijo a Pedro: «¿No eres tú también de los discípulos de ese hombre?».

Y él le dijo: «No soy». Los criados y los guardias estaban en pie, calentándose, pues habían encendido fuego porque hacía frío. Pedro estaba también en pie calentándose con ellos.

El sumo sacerdote preguntó a Jesús acerca de sus discípulos y de su doctrina. Jesús le respondió: «Yo he hablado públicamente a todo el mundo; siempre he enseñado en la sinagoga y en el templo, donde se reúnen todos los judíos, y nada he hablado en secreto. ¿Qué me preguntas a mí? Pregunta a los que me han oído qué les he dicho; ellos saben lo que yo he dicho».

Al decir esto Jesús, uno de los guardias allí presentes le dio una bofetada, diciendo: «¿Así respondes al sumo sacerdote?».

Jesús le contestó: «Si he hablado mal, demuéstramelo; pero si he hablado bien, ¿por qué me pegas?».

Pedro lo había seguido de lejos hasta el palacio del sumo sacerdote; entró y se sentó con los criados para ver el fin.

Los sumos sacerdotes y el tribunal supremo en pleno buscaban un falso testimonio contra Jesús para condenarle a muerte. Pero no lo encontraron. Muchos testificaban en falso contra él, pero no coincidían los testimonios. Al fin llegaron dos que dijeron: «Nosotros le hemos oído decir: "Yo derribaré este templo hecho por mano de hombre, y en tres días edificaré otro que no estará hecho por manos humanas"». Y ni en esto coincidían sus testimonios.

Entonces, en medio de la asamblea, se levantó el sumo sacerdote y preguntó a Jesús: «¿No respondes nada a lo que éstos testifican contra ti?». Él permaneció callado y no respondió nada. El sumo sacerdote le dijo: «¡Te conjuro por Dios vivo que nos digas si tú eres el mesías, el hijo de Dios!».

Jesús contestó: «Tú lo has dicho. Y os declaro que desde ahora veréis al hijo del hombre sentado a la diestra del Padre y venir sobre las nubes del cielo».

Entonces el sumo sacerdote se rasgó las vestiduras y dijo: «¿Qué necesidad tenemos ya de testigos? Habéis oído la blasfemia. ¿Qué os parece?». Ellos respondieron: «¡Que es reo de muerte!».

Le escupieron en la cara y le dieron bofetadas y puñetazos, mientras le decían: «Adivina, mesías, quién te dio». Y le decían muchas otras injurias.

Pedro estaba abajo, en el patio y los que estaban allí le dijeron: «¿No eres tú también de sus discípulos? pues tu misma habla te descubre». Y él de nuevo lo negó con juramento: «No conozco a ese hombre».

Transcurrió como una hora y uno de los criados del sumo sacerdote, pariente de aquel al que Pedro cortó la oreja, replicó: «¿No te vi yo en el huerto con él?».

Entonces él comenzó a jurar y perjurar: «No conozco a ese hombre». Y en aquel instante cantó el gallo.

El Señor se volvió, miró a Pedro, y Pedro se acordó de la palabra del Señor cuando le había dicho: «Antes que cante el gallo hoy, me negarás tres veces». Y saliendo fuera, lloró amargamente.

R/. Amén.

Expleta prima parte passionis, præsidens homiliam pronuntiat, qua finita, Laudes canuntur omnibus stantibus. Terminada la primera parte de la pasión, el que preside pronuncia la homilía, a cuyo término, estando todos de pie, se cantan los Laudes.

Inicio página

Laudes
Annus primus / Año I Sal 108,1-7.21
Deus, laudem meam ne tacúeris, quia os ímpii et os dolósi contra me apértum est. Oh Dios de mi alabanza, no estés mudo, pues abren contra mí su boca malvada y mentirosa.
Locúti sunt mecum lingua mendáci, verbis ódii circumdedérunt me, et expugnavérunt me gratis. Me hablan un lenguaje de calumnias, me acorralan con palabras de odio y me atacan sin motivo.
Pro eo quod eos diligébam adversabántur, ego autem orábam pro eis. En pago de mi amistad me acusan, y yo no hago más que orar por ellos.
Posuérunt advérsum me mala pro bonis, et ódium pro dilectióne mea. Me devuelven mal por bien y odio por amor.
Constítue super eum ímpium diábolum et Satan stet a dextris eius. Designa contra él un hombre sin entrañas, un duro acusador a su derecha.
Cum iudicátus éxeat condemnátus, et orátio eius fiat in peccátum. Cuando lo juzguen, que salga condenado, que su propia defensa lo condene.
Tu autem, Dómine, fac mecum misericórdiam propter nomen tuum, quia suávis est misericórdia tua, líbera me. Mas tú, Señor, obra en mi favor por amor a tu nombre; Dios mío, por tu bondad y tu misericordia, líbrame.

Inicio página

Omnes sedent et, dum fideles afferunt dona celebrantem, chorus incipit canere Sacrificium. Todos se sientan y, cuando los fieles presentan las ofrendas, el coro empieza a cantar el Sacrificium.

 

Sacrificium / Canto del Ofertorio
Annus primus / Año I Éx 24,4-5; 19,9-11.14 (3)
Ædificávit Móyses altáre sub monte ex duódecim lapídibus, et misit de fíliis Ísrael, et obtulérunt holocaustómata, et immolavérunt hóstias pacíficas Deo. Moisés edificó un altar al pie de la montaña y doce estelas por las doce tribus de Israel y mandó ofrecer holocaustos como sacrificios de reconciliación en honor del Señor.
V/. Dixit Dóminus ad Móysen:
ecce ego véniam ad te in colúmna nubis,
ut áudiat pópulus loquéntem me ad te,
et credat tibi in sempitérnum.
Descénde nunc testáre pópulo, purífica illos hódie,
et cras lavent vestiménta sua,
et sint paráti in diem tértium;
tértia autem die descéndet Dóminus
in monte Sina coram omni pópulo.
Descéndens Móyses ad pópulum purificávit illos.
V/. El Señor dijo a Moisés:
Yo llegaré hasta ti en una nube espesa,
para que el pueblo oiga cuando yo hable contigo
y tenga siempre fe en ti.
Vete donde el pueblo y santifícalo hoy y mañana;
que laven sus vestidos y que estén
así preparados para pasado mañana,
pues pasado mañana el Señor bajará al monte Sinaí
a la vista de todo el pueblo.
Moisés bajó de la montaña y santificó al pueblo.
R/. Et immolavérunt hóstias pacíficas Deo. R/. Y mandó ofrecer sacrificios de reconciliación en honor del Señor.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal

Diligámus et sequámur, fratres caríssimi, iustítiam sempitérnam, manducáre cupiéntes Domínicam cenam.
Veniénte enim patrefamilías, in exterióres ténebras reprobátus convíva proiícitur, et sine nuptiáli veste repértus damnátur.
Nemo pravis cogitatiónibus sordidátus advéniat; nemo sacraménta simulátor accípiat.
Imitémur pótius patiéntiam Salvatóris, a quo sic vidémus tolerátam esse frauduléntiam traditóris, ut malígna cogitántem, rerum ómnium præscius Dóminus Iesus Christus secum cenáre permítteret, ne sanctificáto pane fraudáret.
Imitémur eius humilitátem, qui discipulórum pedes humíliter lavit; imitémur bonitátem eius, qui negánti Petro fructuósas lácrymas donávit.
Caveámus inquiétos fratres corporáliter declináre, et caritátem humilitatémque ómnibus delectémur simplíciter exhíbere.
Sacrifícium pæniténtiæ ieiunántes orantésque solvámus, ut secúri semper ad cæléste convívium festinémus.

R/.
Amen.

Amemos y sigamos, hermanos amadísimos, la justicia sempiterna, si deseamos comer la Cena del Señor.
Porque al llegar el padre de familia, arroja al réprobo fuera del convite a las tinieblas exteriores, y condena al que encuentra sin vestido nupcial.
Que nadie reciba hipócritamente los sacramentos celestiales; imitemos, más bien, la paciencia del Salvador, del que vemos como soporta los engaños del traidor hasta permitirle cenar con él, y aunque sabía el Señor Jescristo, conocedor de todas las cosas, su perversa trama, no le negó el pan santificado.
Imitemos su humildad al lavar humildemente los pies de sus discípulos. Imitemos su bondad que a Pedro que le negó, le concedió las lágrimas del arrepentimiento.
Cuidemos de no contaminarnos con la compañía de los hermanos rebeldes, pero gustemos de ejercer con sencillez la caridad y la humildad con todos.
Ofrezcamos con oración y ayuno el sacrificio de la penitencia, para que acudamos siempre seguros al banquete celestial.
R/. Amén.
Adiuvánte eius misericórdia, qui regnat in Trinitáte unus Deus et pérmanet in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Con la ayuda de la clemencia divina, del único Dios que en la Trinidad vive y reina por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos

Occurréntes, Dómine, cum cœtu totíus pópuli, ut sollémne Paschæ celebrémus inítium, nos propitiátus atténde; supplicántes humíliter et orántes, ut qui ab huius mundi opéribus fatigáti et córporis amíctu sordéntes ad tuam sacratíssimam convénimus cenam, expurgátos nos ab omni cibo malítiæ in novam convérte prosápiem; ut cum tua grátia, et victu terréno et cælésti pane mereámur in tuo salutári convívio.
R/.
Amen.

Reunidos, Señor, en asamblea con tu pueblo para celebrar el comienzo de la Pascua solemne, escúchanos clemente; nosotros te pedimos y suplicamos humildemente que para acercarnos a tu santísima Cena, fatigados por los quehaceres mundanos, y manchados en nuestro cuerpo, nos transformes en familia nueva, purificándonos de todo alimento de maldad, para que, fortalecidos con tu gracia, con el alimento terreno y con el pan celestial, merezcamos llegar a saciarnos en tu banquete eterno.
R/. Amén.
Te præstánte, summe Deus, qui in Trinitáte gloriáris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Concédenoslo, Dios altísimo, glorioso en la Trinidad, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Pietátis tuæ, Christe Dómine, rogámus cleméntiam, ut hæc ad altáre tuum nómina recitáta liber vitæ contíneat; fiátque hoc cenæ tuæ sacrifícium defúnctis ad réquiem et vivéntibus ad salútem.
R/.
Amen.

Cristo, Señor, rogamos a tu clemencia y bondad que los nombres que acabamos de recitar ante tu altar estén escritos en el libro de la vida, y que el sacrificio  de esta santa cena sirva para el descanso de los difuntos y para la salvación de los que aún vivimos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Pax nostra, omnípotens Christe, sincére nobis ósculum pacis attríbue, ut non cum Iuda proditóre rei, sed tuæ mereámur pacis habéri discípuli.
R/.
Amen.
Cristo omnipotente, paz nuestra, danos el beso de la paz sincera para que no seamos cómplices con Judas el traidor, sino que nos contemos entre los discípulos de tu paz.
R/. Amén.
Per te, Iesu Christe, quia tu es vera pax nostra et cáritas indisrúpta, vivis tecum et regnas cum Spíritu Sancto, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por ti, Jesucristo, porque tú eres nuestra paz verdadera, caridad indivisible; tú, que vives contigo mismo y reinas con el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est nos tibi, Dómine, sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, grátias ágere, et Iesu Christo Fílio tuo.
Cuius nos humánitas cólligit, humílitas érigit, tradítio absólvit, pœna redémit, crux salvíficat, sanguis emáculat, caro sagínat.
Qui seípsum pro nobis hódie trádidit, et culpæ nostræ víncula relaxávit.

Qui ad commendándam fidélibus bonitátis suæ, humilitatísque munificéntiam, étiam traditóris sui non dedignátus est pedes ablúere cuius iam manus prævidébat in scélere.

Sed quid mirum, si dum ministérium formæ servílis voluntárie morti vicínus adímplet, pósuit vestiménta sua, qui cum in forma Dei esset, semetípsum exinanívit?
Quid mirum si præcínxit se línteo, qui formam servi accípiens, hábitu est invéntus ut homo?
Quid mirum, si misit aquam in pelvem, unde laváret pedes discipulórum, qui in terra sánguinem suum fudit, quo immundítias dilúeret peccatórum?
Quid mirum, si línteo, quo erat præcínctus, pedes quos láverat tersit, qui carne qua erat indútus evangelistárum vestígia confirmávit?
Et línteo quidem ut se præcíngeret, pósuit vestiménta quæ habébat; ut autem formam servi accíperet quando semetípsum exinanívit, non quod habébat depósuit, sed quod non habébat accépit.
Crucifigéndus sane suis expoliátus est vestiméntis, et mórtuus involútus est línteis.
Et tota illa eius pássio credéntium est facta purgátio.
Passúrus ígitur exítia, præmísit obséquia, non solum eis pro quibus subitúrus vénerat mortem, sed étiam illi qui fúerat eum traditúrus ad mortem.

Tanta quippe est humánæ humilitátis utílitas ut eam suo commendáret exémplo divína sublímitas.
Quia homo supérbus in ætérnum períret, nisi illum Deus húmilis inveníret; ut qui períerat supérbia deceptóris, servarétur humilitáte piíssimi Redemptóris.

Cui mérito omnes Ángeli et Archángeli non cessant clamáre cotídie una voce dicéntes:

Es justo y digno que te demos gracias a ti, Señor, Padre Santo, eterno y omnipotente, y a Jesucristo tu Hijo, cuya humanidad nos reúne, su humildad nos eleva, su entrega nos libera, su pena nos redime, su cruz nos vivifica, su sangre nos limpia, su carne nos alimenta.
Él se entrega hoy por nosotros, y desata las cadenas de nuestros pecados.

Él, para manifestar a los suyos la grandeza de su bondad y humanidad, no tuvo a menos el lavar los pies incluso del que le había de entregar, aunque ya veía manchadas sus manos con el crimen.

Pero ¿por qué admirarnos de que al cumplir este humilde ministerio, en vísperas de su muerte, se despojara de sus vestiduras, cuando siendo Dios, se humilló a sí mismo?
¿Por qué admirarnos si se ciñó la toalla, cuando al tomar forma de siervo, se revistió de hombre?
¿Por qué admirarnos de que echara agua en la jofaina para lavar los pies de sus discípulos, el que derramó su sangre en la tierra para limpiar las manchas de los pecados?
¿Por qué admirarnos de que limpiara, con la toalla con la que se ciñó, los pies que había lavado, si con la carne con que se revistió confirmó los pasos de los predicadores del Evangelio?
Y ciertamente que para ceñirse la toalla se quitó su vestidura; pero al recibir la forma de siervo, cuando se humilló a sí mismo, no se despojó de la que tenía, sino que recibió la que no tenía.
Al ser crucificado fue ciertamente despojado de sus vestiduras y muerto, fue envuelto en sábanas y toda su pasión vino a ser expiación por todos los que creen en él.
Antes de padecer, nos adelantó sus dones. No sólo por aquellos por los que venía a padecer la muerte, sino también por aquel que le iba a entregar.

Tan grande es el valor de la humildad humana, que su divina grandeza nos la recomendó con su ejemplo; ya que el hombre en su soberbia caminaba a la ruina eterna, sino le hubiera socorrido Dios hecho humilde.
Para que el que había perecido por la soberbia del seductor, fuese salvado por la humildad del piadosísimo Redentor.

A quien con toda razón, todos los Ángeles y Arcángeles no cesan de alabar cada día, diciendo a una voz:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus

Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus, qui tráditus ac mórtuus est propter peccáta nostra, et resurréxit propter iustificatiónem nostram.

Christus Dóminus ac Redémptor ætérnus.

Verdaderamente es santo y bendito tu Hijo, Señor nuestro Jesucristo, que fue entregado y muerto por nuestros pecados y resucitó para nuestra justificación.

Cristo, Señor y Redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Prædicámus, Dómine, nec tacémus pro nostra te redemptióne tráditum et mórtuum et sepúltum; ad cælos ascendísse post tránsitum, et ad iudicándum in fine ventúrum.

Unde pétimus ut hæc obláta sanctífices, et suméntium péctora propitiátus emácules.
R/.
Amen.

Proclamamos, Señor, y no callamos, que por nuestra redención has sido entregado, muerto y sepultado, subiste a los cielos después de tu muerte y volverás para juzgar al fin de los tiempos.

Ahora te pedimos que santifiques los dones que te ofrecemos y por tu piedad purifiques el alma de los que hemos de comulgar.
R/. Amén.

Te præstánte, Dómine Iesu Christe, qui cum Patre et Spíritu Sancto, unus perómnia Deus, hæc ómnia nobis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te Deo nostro in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Señor Jesucristo, que con el Padre y el Espíritu Santo, eres un solo Dios, pues creas todas estas cosas para nosotros, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Confractionem / Canto de la Fracción Lc 22,8.15.18-20
Dóminus Iesus misit discípulos suos et dixit ad eo:
Eúntes paráte nobis Pascha, ut manducémus, quia desidério desiderávi hoc Pascha manducáre vobíscum, ántequam  pátiar.
El Señor Jesús envió a sus discípulos, diciendo:
Id y preparad la cena de la Pascua, pues he deseado vivamente comer esta Pascua con vosotros antes de mi pasión.
V/. Cenántibus autem illis, accépit Iesus panem et benedíxit dedítque discípulis suis et dixit: Accípite et comédite.
R/. Quia desidério desiderávi hoc Pascha manducáre vobíscum, ántequam  pátiar.

V/. Accépit et cálicem, postquam cenávit, dedítque discípulis suis et dixit:
Accípite ex hoc omnes; hic est enim sanguis meus novi testaménti, qui pro multis effundétur in remissiónem peccatórum.
Non bibam ámodo cum illud dicam vobíscum novum in  regno Patris mei.
R/. Quia desidério desiderávi hoc Pascha manducáre vobíscum, ántequam  pátiar.

V/. Luego tomó pan, lo bendijo y se lo dio a sus discípulos diciendo: Tomad y comed.
R/. Porque he deseado vivamente comer esta Pascua con vosotros antes de mi pasión.

V/. Después de la cena, tomo el cáliz y se lo dio a sus discípulos diciendo:
Tomad todos de él: porque este es el cáliz es la nueva alianza en mi sangre, que será derramada por muchos en remisión de los pecados.
Ya no beberé el fruto de la vid hasta que lo beba con vosotros en el reino de mi Padre.
R/. Porque he deseado vivamente comer esta Pascua con vosotros antes de mi pasión.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Cogitatiónes et delícta nostra cernéntes, non cruéntas tibi, Dómine, víctimas immolámus, sed simplícibus votis tibi sempitérni Sacerdótis corpus offérimus.

Memoráre ítaque, Dómine, quid pro nobis pertúlerit quia peccáta nostra portávit.
Índue ergo nos iustítiæ stola, ut in cena tua sine veste nuptiáli nullus accúmbat, gaudiísque cæléstibus Novi Testaménti convívium flóreat.

Procul absit dolus, quo decéptus est malus ille discípulus.
Sit ómnibus fides vera, spes certa, et cáritas pura.
Ut spirituálibus aliméntis non damnétur consciéntia, sed per pacis caritatísque tuæ dulcédinem ab ómnibus emundáti vítiis, ad te proclamémus e terris:

Teniendo presentes nuestras creencias y nuestros pecados, Señor, no te inmolamos víctimas cruentas, sino con rendidos sentimientos te ofrecemos el cuerpo de nuestro Sumo Sacerdote.

Acuérdate, pues, Señor, de lo que por nosotros padeció llevando nuestros pecados. Revístenos, por ello, con la estola de la santidad para que ninguno de nosotros se siente a tu cena sin vestido nupcial, y así el banquete del Nuevo Testamento, florezca con celestiales goces.

Que viva en todos la verdadera fe, la esperanza cierta, la caridad pura, para que nuestra conciencia no quede dañada por los sacramentos espirituales, sino que limpios de todos nuestros vicios, por la dulzura de tu paz y caridad, podamos clamar desde aquí abajo:

Inicio página

Benedictio / Bendición
Christus Dóminus, qui pro salúte ómnium hódie se tradi permísit, ipse vos suæ grátiæ dono locuplétet.
R/. Amen.
Cristo el Señor, que permitió ser entregado para la salvación de todos, os llene con el don de su gracia.
R/. Amén.
Et qui per bucéllam panis suum pródidit traditórem, ipse vos sui panis perceptióne síbimet fáciat complacére.
R/. Amen.
Y el que con su trozo de pan, señaló quién era el que le había de entregar, os conceda serle gratos para la comunión de su pan.
R/. Amén.
Quique discipulórum pedes elúere dignátus est hódie, ipse vos ab ómnibus delíctis emáculet, et cœtui discipulórum assóciet.
R/. Amen.
Y el que se dignó lavar hoy los pies de sus discípulos, os limpie de toda culpa y os agregue al número de sus discípulos.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri, qui est benedíctus et vivit et ómnia regit in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad Accedentes / Canto de Comunión Lc 22,10-12.14-20 (4)
Desidério desiderávi hoc Pascha manducáre vobíscum, ántequam  pátiar. He deseado vivamente comer esta Pascua con vosotros antes de mi pasión.
V/. Eúntes paráte nobis Pascha, ut manducémus. V/. Id y preparad la cena de la Pascua.
R/. Ántequam  pátiar. R/. Antes de mi pasión.
V/. Ecce introéntibus vobis in civitátem occúrret vobis homo ámphoram aquæ portans; sequímini eum in domum, in quam intrat et dicétis patri famílias domus: V/. Al entrar en la ciudad, encontraréis un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidlo hasta la casa donde entre, y diréis al dueño de la casa:
R/. Desidério desiderávi hoc Pascha manducáre vobíscum, ántequam  pátiar. R/. He deseado vivamente comer esta Pascua con vosotros antes de mi pasión.
V/. Dicit tibi Mágister: Ubi est diversórium, ubi Pascha cum discípulis meis mandúcem? V/. El Maestro manda decirte: ¿Dónde está la sala en la que voy a comer con mis discípulos la cena de la Pascua?
R/. Ántequam  pátiar. R/. Antes de mi pasión.
V/. Et ipse vobis osténdet cenáculum magnum stratum et ibi paráte. V/. Él os mostrará en el piso de arriba una habitación grande y alfombrada; preparadla allí.
R/. Ántequam  pátiar. R/. Antes de mi pasión.
V/. Et cum facta fuísset hora, discúbuit et duódecim apóstoli cum eo, et ait illis: V/. A la hora determinada se puso a la mesa con sus discípulos, y les dijo:
R/. Desidério desiderávi hoc Pascha manducáre vobíscum, ántequam  pátiar. R/. He deseado vivamente comer esta Pascua con vosotros antes de mi pasión.
V/. Accípite et manducáte; hoc est corpus meum, quod pro vobis tradétur; hoc fácite in meam commemoratiónem. V/. Tomad y comed; esto es mi cuerpo, que será entregado por vosotros; haced esto en memoria mía.
R/. Desidério desiderávi hoc Pascha manducáre vobíscum, ántequam  pátiar. R/. He deseado vivamente comer esta Pascua con vosotros antes de mi pasión.
V/. Dico enim vobis quia ex hox non manducábo illud, donec impleátur in regno Dei. V/. Os digo que ya no la comeré hasta que se cumpla en el reino de Dios.
R/. Desidério desiderávi hoc Pascha manducáre vobíscum, ántequam  pátiar. R/. He deseado vivamente comer esta Pascua con vosotros antes de mi pasión.
V/. Simíliter et cálicem, postquam cenávit, accépit et grátias egit et dedit illis dicens: V/. Lo mismo hizo con el cáliz al final de la cena, y dando gracias se lo repartió diciendo:
R/. Desidério desiderávi hoc Pascha manducáre vobíscum, ántequam  pátiar. R/. He deseado vivamente comer esta Pascua con vosotros antes de mi pasión.
V/. Bíbite ex hoc omnes: hic est enim sanguis meus novi testaménti, qui pro vobis et pro multis effundétur in remissiónem peccatórum. V/. Bebed todos de él: porque este es el cáliz es la nueva alianza en mi sangre, que será derramada por vosotros y por muchos en remisión de los pecados.
R/. Desidério desiderávi hoc Pascha manducáre vobíscum, ántequam  pátiar. R/. He deseado vivamente comer esta Pascua con vosotros antes de mi pasión.
V/. Dico enim vobis: Non bibam ámodo de hoc genímine vitis usque in diem illum, cum illud bibam vobíscum in regno Patris mei. V/. Pues os digo que ya no beberé el fruto de la vid hasta que lo beba con vosotros en el reino de mi Padre.
R/. Desidério desiderávi hoc Pascha manducáre vobíscum, ántequam  pátiar. R/. He deseado vivamente comer esta Pascua con vosotros antes de mi pasión.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Resurrectiónem Dómini nostri Iesu Christi lætántes, eiúsque Córporis et Sánguinis mystérium celebrántes, grátias reférimus nómini tuo, omnípotens Deus Pater, et pétimus, ut ita mortificémur ac consepeliámur cum crucifíxo, ut credámus et sentiámus nos vívere étiam simul cum ipso.
R/.
Amen.
Esperando con alegría la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, y celebrando el misterio de su cuerpo y su sangre, damos gracias a tu nombre, Dios Padre omnipotente, y te pedimos que de tal modo seamos mortificados y consepultados con el crucificado, que creamos y experimentemos que vivimos también juntos con él.
R/. Amén.
Per ineffábilem bonitátem tuam, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu inefable bondad, Dios nuestro, que vives, y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

II - Ad expoliandum altare

Completa Missa, nihil ex ornamentis altaris tollitur; sed ornatum cum reliquentes, vadunt omnes præparatorium præcedentes celebrantem. Et acceptis duodecim ministri duodecim cereis, moram modicam facientes, egredientur omnes præcedentes celebrantem usque ad altare. Cum vero circumdatum fuerit a clero ex omni parte altare, stat in medio celebrans et imponit hanc antiphonam: Al terminar la misa no se quitan los ornamentos del altar; todos van a la sacristía, y tomando doce ministros cada uno un cirio, después de una breve pausa, salen todos tras el celebrante al altar. El clero rodea el altar y el celebrante inicia la antífona, con voz suave, cantando:

 

Cantus ad expoliandum altare / Canto para la desnudación del altar Sal 108,2-31 (5)
Ecce venit hora ut dispergámini et me solum relinquátis; sed non sum solus, quia Pater mecum est.
Confídite, ego vici mundum.
Se acerca la hora en que os dispersaréis y me dejaréis solo; pero yo no estoy solo, pues el Padre está conmigo.
Tened ánimo, que yo he vencido al mundo.
V/. Deus, laudem meam ne tacúeris, quia os peccatóris et os dolósi super me apértum est. V/. Oh Dios de mi alabanza, no estés mudo, pues abren contra mí su boca malvada y mentirosa.
R/. Confídite, ego vici mundum. R/. Tened ánimo, que yo he vencido al mundo.
V/. Locúti sunt advérsum me lingua dolósa, et sermónibus ódii circumdedérunt me, et expugnavérunt me gratis. V/. Me hablan un lenguaje de calumnias, me acorralan con palabras de odio y me atacan sin motivo.
R/. Confídite, ego vici mundum. R/. Tened ánimo, que yo he vencido al mundo.
V/. Hoc opus eórum, qui détrahunt mihi apud Dóminum, et qui loqúuntur mala advérsus ánimam meam. V/. Así pagará el Señor a mis acusadores, a los que levantan calumnias contra mí.
R/. Ecce venit hora ut dispergámini et me solum relinquátis; sed non sum solus, quia Pater mecum est.
Confídite, ego vici mundum.
R/. Se acerca la hora en que os dispersaréis y me dejaréis solo; pero yo no estoy solo, pues el Padre está conmigo.
Tened ánimo, que yo he vencido al mundo.
V/. Et tu, Dómine, Dómine, fac mecum propter nomem tuum, quia suávis est misericórdia tua, líbera me. V/. Mas tú, Señor, obra en mi favor por amor a tu nombre; Dios mío, por tu bondad y tu misericordia, líbrame.
R/. Confídite, ego vici mundum. R/. Tened ánimo, que yo he vencido al mundo.
V/. Vidérunt me, et movérunt cápita sua. V/. Al verme, menean la cabeza.
R/. Confídite, ego vici mundum. R/. Tened ánimo, que yo he vencido al mundo.
V/. Quia ástitit a dextris páuperis, ut salvam fáceret a persequéntibus ánimam meam. V/. Porque él se pone a la derecha del pobre para salvarlo de los jueces.
R/. Ecce venit hora ut dispergámini et me solum relinquátis; sed non sum solus, quia Pater mecum est.
Confídite, ego vici mundum.
R/. Se acerca la hora en que os dispersaréis y me dejaréis solo; pero yo no estoy solo, pues el Padre está conmigo.
Tened ánimo, que yo he vencido al mundo.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen. V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Confídite, ego vici mundum. R/. Tened ánimo, que yo he vencido al mundo.

Inicio página

Explicito cantu, item imponit celebrans hanc antiphonam: Terminado el canto, el celebrante también entona esta antífona:
Tristis est ánima mea valde, tristis est usque ad mortem; sustinéte hic et vigiláte mecum. Mi alma está triste, muy triste hasta la muerte; esperad aquí y vigilidad conmigo.
Et decantatur ab omnibus tribus vicibus, ita ut singulis quibusque vicibus cantatur, altare sanctum similiter singulis vestibus denudetur. Statimque tota luminaria ad radicem altaris fixa extinguuntur.

Deinde, prostrati omnes coram altare, colligit celebrans unam ex his orationibus.

Y todos la cantan tres veces, de modo que cada una de las veces el altar es despojado de una de sus vestiduras. E inmediatamente se apagan poco a poco todas las velas.

A continuación, se postran todos ante el altar y el celebrante dice una de estas oraciones:

 

Oratio / Oración
Occurréntes cum cœtu totíus pópuli, ut sollémne Paschæ celebrémus inítium, nos propitiátus Deus atténde, supplicántes humíliter et rogántes, ut qui ab huius óperis fatigatióne cordis amíctu sordéntes ac ferménti véteris accédimus, a te mulciscáti, ad tuam ut reficiámus sacratíssimam convénimus cenam, et expurgátos nos ab omni malítia in novam convérte prosápiem; ut exclúso victu terréno in tuo mereámur saturári convívio.
R/.
Amen.
Congregados con toda la asamblea del pueblo, para celebrar el inicio solemne de la pascua, te suplicamos humildemente, Dios bondadoso, que nos escuches, de forma que, aunque hayamos llegado con el cansancio y la suciedad de nuestras obras y de la vieja levadura, pasados por tus batanes, nos lleguemos a tu sagrada cena para ser restaurados, y libres de toda malicia, nos incorporemos a una nueva familia, y dejado el alimento terreno, podamos quedar saciados en tu banquete.
R/. Amén.
Per tuam magnam misericórdiam, Deus noster, qui vivis et regnas in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu gran misericordia, Dios nuestro, que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Alia / Otra
Expía, quæsumus, Dómine, nostrórum cunctas facínorum culpas; ut depósito véteris hóminis induménto, per magnificentíssimæ tuæ passiónis exémplum divínæ resurrectiónis tuæ innováti lætítia, cæléstibus nos sentiámus opéribus illustrári.
R/.
Amen.
Perdona, Señor, te pedimos, todas nuestras culpas y pecados, y así, despojados de las vestiduras del hombre viejo, pr la maravillosa obra de tu pasión y divina resurrección nos renovemos en la alegría y podamos revestir nuestra vida de obras celestiales.
R/. Amén.
Ipso præstánte, qui vivit cum Deo Patre et Spíritu Sancto in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Que nos los otorgue Cristo, el Señor, que vive y reina con el Padre y el Espíritu Santo por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

III - Ad pedes lavandos / Lavatorio de pies

Peracta hæc omnia, vadit celebrans cum aliis presbyteris ac ministris ad atrium, et sedilia iuxta consuetudinem posita, clausis ostiis et laicis omnibus foras eiectis, succingit se celebrans linteo, et imponit hanc antiphonam, quam omnes presbyteri, quibus pedes lavantur, cantant: Terminado lo anterior, va el celebrante con los presbíteros y ministros al atrio, y colocados, según costumbre, los asientos, cerradas las puertas y saliendo fuera los laicos, el celebrante se ciñe la toalla y entona esta antífona ante los que ha de lavar los pies:

 

Cantus ad pedes lavandos / Canto para el lavatorio de pies
Bone Magíster, lava me a facínore meo, et a peccáto meo munda me.

V/. Beáti immaculáti in via, qui ámbulant in lege Dómini.
R/. Et a peccáto meo munda me.

V/. Beáti, qui scrutántur testimónia eius, in toto corde exquírunt eum.
R/. Et a peccáto meo munda me.

Maestro bueno, lávame de mi delito, y limpia mi pecado.

V/. Dichosos aquellos cuya conducta es intachable, los que caminan en la ley del Señor.
R/. Y limpia mi pecado.

V/. Dichosos los que guardan sus decretos, los que lo buscan de todo corazón.
R/. Y limpia mi pecado.

Celebrans solus cantat: El celebrante canta solo:
Si ego, Dóminus et Magíster vester, lavi pedes vestros, et vos debétis alter altérius laváre.
R/. Et vos debétis alter altérius laváre.

V/. In toto corde meo exquisívi te; ne repéllas me a mandátis tuis.
R/. Et vos debétis alter altérius laváre.

Si yo, siendo el Señor y el Maestro he lavado vuestros pies, lo mismo debéis hacer vosotros los unos con los otros.
R/. Lo mismo debéis hacer vosotros los unos con los otros.

V/. Te busco de todo corazón; no consientas que me desvíe de tus mandamientos.
R/. Lo mismo debéis hacer vosotros los unos con los otros.

Celebrans solus cantat: El celebrante canta solo:
Si hæc scitis, beáti éritis si fecéritis ea.

V/. Retríbue servo tuo, vivífica me, et custódiam sermónes tuos.
R/. Beáti, éritis si fecéritis ea.

V/. Cum surrexísset Dóminus a cena, misit aquam in pelvem, et cœpit laváre pedes discipulórum, et dixit eis:
R/. Beáti, éritis si fecéritis ea.

V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Beáti, éritis si fecéritis ea.

Sabiendo esto, seréis dichosos si lo cumplís.

V/. Haz bien a tu siervo, vivifícame y guardaré tus palabras.
R/. Seréis dichosos si lo cumplís.

V/. El Señor se levantó de la mesa, echó agua en un barreño y comenzó a lavar los pies de sus discípulos, y les dijo:
R/. Seréis dichosos si lo cumplís.

V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Seréis dichosos si lo cumplís.

Inicio página

Quio vero pedes laverit, extergit eos atque deosculatur. Similiter et cui pedes lavantur caput lavatoris osculatur.

Ad ultimum vero, qui post priorem fuerit, prioris ipsius, qui aliorum pedes lavit diligenter lavet. Et tunc omnes singillatim osculantur manus et pedes eius, et ille omnium capita.

Hoc expletum, dicit celebrans unam ex his orationibus:

El que lava los pies, los enjuga y los besa. Asimismo el que es lavado besa la cabeza del que le lava.

Cada uno lava los pies al que le precede y besa sus manos y sus pies, y el que es lavado besa la cabeza del que le lava.

Al terminar, el celebrante dice una de estas oraciones:

 

Oratio / Oración
Te deprecámur, Dómine, sancte Pater, ætérne omnípotens Deus, ut hos fámulos tuos, quos per passiónem Fílii tui redímere et vivificáre dignátus es, intelléctu ínstruas, ópere confírmes. Sit ánimus eórum ad obœdiéntiam promptus, ad humilitátem mansuétus, ad misericórdiam largus. Sequántur Ábrahæ fídei gloriósa vestígia, imiténtur Iob inexpugnábilem patiéntiam, discant Tobíæ imitábilem misericórdiam. Sint in tentatiónibus fortes, in necessitáte magnánimes, in tribulatiónibus patiéntes. Maióribus honórem præbeant, coæquáles díligant, minóribus tríbuant exémpla virtútum. A delíctis mundiálibus ad cælum óculos tollant; festínent ad paradísum, próperent ad regnum, et per te illic, Dómine, mansiónes obtíneant angelórum.
R/.
Amen.
Te rogamos, Señor, santo Padre, Dios omnipotente y eterno, que ilumines y conserves a estos siervos tuyos, a quienes, por la pasión de tu Hijo, te has dignado redimir y vivificar. Esté su ánimo pronto a la obediencia, manso para practicar la humildad, largo para ejercitar la misericordia. Sigan las gloriosas huellas de la fe de Abraham, imiten la invencible paciencia de Jacob, aprendan a imitar la paciencia de Tobías. Sean fuertes en la tentación, magnánimos al socorrer a los necesitados, pacientes en la tribulación. Honren a los mayores, amen a los iguales, den ejemplo en la virtud a los menores. Eleven sus ojos al cielo, apartándolos de los delitos del mundo, caminen alegres al paraíso, peregrinos hacia el reino, y allí, Señor, obtengan de ti, las mansiones de los ángeles.
R/. Amén.
Per ineffábilem bonitátem tuam, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Por tu inefable bondad, Dios nuestro, que vives, y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Alia / Otra
Unigénite Dei Patris Fílius, qui pro mundi salúte nostræ humilitátis assúmere dignátus es carnem; qui misericórditer hóminem quem formáveras decéptum a persuasióne diáboli per humilitátis tuæ grátiam ad paradísi íterum fecísti revocáre iánuam; qui discipulórum tuórum pedes non dedignásti laváre, ut nos imitándo exémplum salutáre tecum fáceres conregnáre.

Pétimus cleméntiam tuam, omnípotens Deus, ut nostrórum déleas facínora peccatórum; quátenus ablúti a delíctis mereámur sanctis éffici partícipes in regno cælórum.
R/.
Amen.

Oh Hijo unigénito del Padre, que te dignaste tomar nuestra carne para la salud del mundo y que misericordiosamente hiciste abrir de nuevo las puertas del paraíso, por la gracia de tu humildad, al hombre que creaste y se dejó engañar por el demonio. Que no te avergonzaste de lavar los pies a tus discípulos, para que nosotros, imitando tu saludable ejemplo, pudíeramos llegar a reinar contigo.

Pedimos a tu bondad, Dios omnipotente, que borres las manchas de nuestros delitos y así, lavados, merezcamos participar con tus santos del reino de los cielos.
R/. Amén.

Quia multum miséricors est Dóminus noster Iesus Christus, vivens cum Patre et regnans cum Spirítui Sancto in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Porque es muy misericordioso nuestro Señor Jesucristo, que vive con el Padre y reina con el Espíritu Santo por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

 

Deinde omnes, si fieri potest, in cenam fraternam conveniunt, qua expleta propriis domibus revertuntur. Luego, todos ellos, de ser posible, toman juntos una cena fraterna, al final de la cual se retira cada uno a su casa.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa.

Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 331-344) y del Liber Commicus I (pp. 237-248). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo. Traducción de la illatio Cf. Aldazábal Larrañaga, José en La celebración de la Semana Santa, CPL, Barcelona 1994, pp. 85-86; completuria, oratio de ad expoliandum altare y oratio de ad pedes lavandos de Ivorra, Adolfo (ed.) Misal Hispano-Mozárabe, Centre de Pastoral Litúrgica, Barcelona 2015, pp. 229 y 231. Las demás oraciones se toman del folleto Sagrados oficios de Semana Santa según el antiguo Rito Hispano o Mozárabe. Parroquia de Santa Eulalia y San Marcos. Toledo s/d.
(Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español)
.

2. Lc 22,7-11a; Mt 26,18a; Lc 22,11b; Mc 14,15-16; Mt 26,20; Lc 22,15-18a; Mt 26,29b; Lc 22,19-20a; Mt 26,28b; Jn 13,1.3-19; Lc 22,21-22a; Mt 26,24b; Jn 13,21b-29; Mt 26,25; Jn 13,30-31a.4a; Mt 26,30-33; Lc 22,33; Jn 13,37b-38a; Mt 26,34; Mt 26,35b-38; Lc 22,41; Mt 26,39b; Mc 14,36a; Lc 22,42; Mt 26,39b-40a; Mc 14,37b-38; Mt 26,42; Lc 22,45; Mc 14,40b; Mt 26,44a; Jn 17,1b; Lc 22,43a; Lc 22,44; Mt 26,45-46; Jn 18,1b-3a; Mt 26,47b; Mc 14,44; Jn 18,4-8a; Mt 26,49-50a; Lc 22,48b; Jn 18,8b-10a; Jn 18,11a; Mt 26,52b-54; Lc 22,51b; Mt 26,55b; Lc 22,53b; Jn 18,12-14; Mt 26,56b; Mc 14,51-52; Jn 18,15-23;  Mt 26,58-60a; Mc 14,56; Mt 26,60b; Mc 14,58-61a; Mt 26,63b-64; Mc 14,63-64a; Mt 26,66-68; Lc 22,65; Cf. Mc 14,66; Jn 18,25b; Mt 26,73b; Mt 26,72; Lc 22,59a; Jn 18,26; Mt 26,74; Lc 22,61-62. (N. de La Ermita).

3. Éx 24,4-5; 19,15-19. (N. de La Ermita).

4. Lc 22,8b.10-12.14-16.19; Mt 26,27b.29. (N. de La Ermita).

5. Jn 16,32.33b; Sal 108 1-3.20-21.25b.31. (N. de La Ermita).

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMXI-MMXV