Rito Hispano-mozárabe

TEXTOS LITÚRGICOS

RITO HISPANO-MOZÁRABE

Textos propios de la Misa de la Navidad del Señor (Año II)

 

Misa en Rito Hispano-Mozárabe


  Prælegendum / Canto de entrada
Annus secundus / Año II Sal 117,26-27
Allelúia. Benedíctus qui venit in nómine Dómini, allelúia, allelúia. Aleluya. Bendito el que viene en nombre del Señor, aleluya, aleluya.
V/. Deus Dóminus et illuxit nobis.
R/. In nómine Dómini, allelúia, allelúia.
V/. Glória et honor Patri et Fílio et Spirítui Sancto in sæcula sæculórum. Amen
R/. In nómine Dómini, allelúia, allelúia.
V/. El Señor es Dios, él nos ilumina. 
R/. En nombre del Señor, aleluya, aleluya.
V/. Gloria y honor al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. En nombre del Señor, aleluya, aleluya.

Inicio página

  Trisagion / Trisagio
Annus secundus / Año II
Sanctus Deus, qui sedes super Chérubin, solus invisíbilis.
Sanctus fortis, qui in excélsis glorificáris vobíscus angélicis.
Sanctus immortális, qui solus es inmaculátus Salvátor, miserére nobis, allelúia, allelúia.
Santo Dios, que te sientas sobre querubines único invisible.
Santo Fuerte, que eres glorificado en las alturas por las voces de los ángeles.
Santo Inmortal, que eres Salvador inmaculado, apiádate de nosotros, aleluya, aleluya.
V/. Dignus es, Dómine, Deus noster, accípere glóriam et honórem et virtútem.
R/. Sanctus immortális, qui solus es inmaculátus Salvátor, miserére nobis, allelúia, allelúia
V/. Quóniam omnes gentes vénient et adorábunt in conspéctu tuo, Dómine, et dicent:
R/. Miserére nobis, allelúia, allelúia.
V/. Benedíctio et honor et glória et fortitúdo tibi, Deo nostro, in sæcula sæculórum. Amen.
R/. Miserére nobis, allelúia, allelúia.
V/. Digno eres, Señor Dios nuestro, de recibir la gloria, el honor y la virtud.
R/. Santo inmortal, que eres Salvador inmaculado, apiádate de nosotros, aleluya, aleluya.
V/. Porque todas las gentes vendrán y adorarán ante tu presencia, Señor, y dirán:
R/. Apiádate de nosotros, aleluya, aleluya.
V/. Bendición, honor y gloria, virtud y potencia a ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos. Amén.
R/. Apiádate de nosotros, aleluya, aleluya.

Inicio página

Post gloriam / Oración después del Gloria
Annus secundus / Año II
Tibi semper glória, summe Pater ac Dómine, qui hódie e cælis Dóminum nostrum Iesum Christum nobis salvatórem míttere dignátus es, quem prophetárum olim vaticíniis intonásti, et nunc ex María Vírgine natum manifestásti.

Hódie nobis es in præsépio pósitus perpétuæ vitæ panis, et lux magna réddita est terris. Hódie pax cívium est proláta supernórum, et nobis ómnibus concéditur perpetuitátis donum. Hódie divínus est nobis reserátus thesáurus, et lux réddita est ómnibus, quem pródiit Spíritus Sanctus.

Nunc verum lumen appáruit mundo, qui médicus est cæcórum, et sánitas paraliticórum, atque infirmántium virtus, et debílium firmaméntum.

Hódie vera est proláta resurréctio mortuórum, via, véritas et vita vivéntium.

Quæsumus ígitur, vera Trínitas, Deus noster, ut qui nos fecísti nativitátis tuæ suscípere gáudia, fácias quoque ánnua devotióne immaculátam habére vitam. Ut post cárnea claustra mereámur adunári cum ómnibus sanctis in cælórum pátria gloriósa.
R/.
Amen.

Gloria siempre a ti, excelso Padre y Señor, que hoy te dignaste enviarnos desde el cielo a nuestro Señor Jesucristo como salvador; a quien anunciaste en otro tiempo por los vaticinios proféticos y ahora has manifestado nacido de María Virgen.

Hoy fue colocado en el pesebre para nosotros el pan de la vida eterna, y una gran luz fue irradiada a la tierra. Hoy se ha manifestado la paz de los ciudadanos del cielo y a nosotros todos se nos concede el don de la eternidad. Hoy se nos ha abierto el divino tesoro y una luz se nos ha dado, aquel que el Espíritu Santo hizo nacer. Ahora la verdadera Luz se manifestó al mundo: el que es médico de ciegos, salud de impedidos, fuerza de los enfermos y sostén de los débiles. Hoy se ha manifestado la resurrección verdadera de los muertos, y el camino, verdad y vida de los vivos.

Te rogamos, pues, Trinidad verdadera, Dios nuestro, que ya que nos hiciste acoger tu gozosa Natividad hagas que mantengamos una vida sin mancha en su anual celebración. Para que después de la prisión en la carne podamos unirnos a todos los santos en la Patria gloriosa del Cielo.
R/.
Amén.

Per ineffábilem bonitátem tuam, Deus noster, qui vivis et cuncta domináris in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por tu inefable bondad, Dios nuestro, que vives, y todo lo gobiernas por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página


LITURGIA VERBI / LITURGIA DE LA PALABRA

Prophetia / Profecía
Annus secundus / Año II Is 7,10-16; 8,23-9,6
Léctio libri Isaíæ prophétæ.
R/. Deo grátias.
Lectura del libro del profeta Isaías.
R/. Demos gracias a Dios.
In diébus illis:

Adiécit Dóminus loqui ad Achaz dicens: «Pete tibi signum a Dómino Deo tuo in profúndum inférni sive in excélsum supra».

Et dixit Achaz: «Non petam et non tentábo Dóminum».

Et dixit: «Audíte ergo, domus David; numquid parum vobis est moléstos esse homínibus, quia molésti estis et Deo meo? Propter hoc dabit Dóminus ipse vobis signum. Ecce, virgo concípiet et páriet fílium et vocábit nomen eius Emmánuel; butýrum et mel cómedet, ut ipse sciat reprobáre malum et elígere bonum. Quia ántequam sciat puer reprobáre malum et elígere bonum, desolábitur terra, cuius tu formídas duos reges».

Primo témpore contemptíbilem réddidit terram Zábulon et terram Nephthali; et novíssimo glorificávit viam maris, trans Iordánem, Galilæam géntium. Pópulus, qui ambulábat in ténebris, vidit lucem magnam; habitántibus in regióne umbræ mortis lux orta est eis.

Multiplicásti exsultatiónem et magnificásti lætítiam; lætántur coram te sicut lætántes in messe, sicut exsúltant, quando divídunt spolia. Iugum enim onéris eius et virgam úmeri eius et sceptrum exactóris eius fregísti, sicut in die Madian. Quia omnis cáliga incedéntis cum tumúltu et vestiméntum mixtum sánguine erit in commotiónem, cibus ignis.

Párvulus enim natus est nobis, fílius datus est nobis; et factus est principátus super úmerum eius; et vocábitur nomen eius admirábilis Consiliárius, Deus fortis, Pater æternitátis, Princeps pacis. Magnum erit eius impérium, et pacis non erit finis super solium David et super regnum eius, ut confírmet illud et corroboret in iudício et iustítia ámodo et usque in sempitérnum: zelus Dómini exércituum fáciet hoc.

R/. Amen.

En aquellos días:

El Señor se dirigió otra vez a Acaz y le dijo: «Pide al Señor tu Dios una señal,aunque sea en las profundidades del abismo o en las alturas del cielo».

Acaz respondió: «No la pediré, no quiero tentar al Señor».

Isaías dijo: «Escuchad, pues, casa de David: ¿os parece poco cansar a los hombres, para que queráis también cansar a mi Dios? El Señor mismo os dará una señal. Mirad: la virgen encinta da a luz un hijo, a quien ella pondrá el nombre de Emanuel. De cuajada y miel se alimentará hasta que sepa rechazar el mal y elegir el bien. Pues antes que el niño sepa rechazar el mal y elegir el bien será devastado el país de esos dos reyes ante los que tiemblas tú».

Al principio cubrió él de ignominia el país de Zabulón y el país de Neftalí; pero en el último tiempo llenará de gloria la calzada del mar, la tierra allende el Jordán y la región de los gentiles. El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz; sobre los moradores de una tierra de sombras, la luz ha despuntado.

Has acrecentado su alegría, has agrandado su júbilo; se regocijan ante ti como en la algazara de la siega, como se alegran los que reparten un botín. Pues su penoso yugo, la vara sobre sus espaldas, el palo de su verdugo tú lo quebraste como en el día de Madián. Porque todo calzado de guerra estrepitoso, todo manto manchado de sangre será quemado, pasto de las llamas.

Que un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; sobre sus hombros el imperio, y su nombre será: Consejero admirable, Dios potente, Padre eterno, Príncipe de la paz, para ensanchar el imperio, para una paz sin fin en el trono de David y en su reino; para asentarlo y afirmarlo en el derecho y la justicia desde ahora para siempre. El celo del Señor omnipotente hará todo esto.

R/. Amén.

Inicio página

Psallendum / Salmo de meditación
Annus secundus / Año II Sal 2,7-8
Dóminus dixit ad me: fílius meus es tu, ego hódie genui te. El Señor me ha dicho: tú eres mi hijo, yo mismo te he engendrado hoy.
V/. Pete a me, et dabo tibi gentes hereditátem tuam, et possessiónem tuam términos terræ.
R/. Ego hódie genui te.
V/. Pídeme y te daré en herencia las naciones, en propiedad los confines de la tierra.
R/. Te he engendrado hoy.

Inicio página

Apostolus / Apóstol
Annus secundus / Año II Hb 1,1-12
Princípium Epístolæ ad Hebræos.
R/. Deo grátias.
Inicio de la carta a los hebreos.
R/. Demos gracias a Dios.
Multifáriam et multis modis olim Deus locútus pátribus in prophétis, in novíssimis his diébus locútus est nobis in Fílio, quem constítuit herédem universórum, per quem fecit et sæcula; qui, cum sit splendor glóriæ et figúra substántiae eius et portet ómnia verbo virtútis suæ, purgatióne peccatórum facta, consédit ad déxteram maiestátis in excélsis, tanto mélior ángelis efféctus, quanto differéntius præ illis nomen hereditávit.

Cui enim dixit aliquándo angelórum: «Fílius meus es tu; ego hódie génui te» et rursum: «Ego ero illi in patrem, et ipse erit mihi in fílium»?

Cum autem íterum introdúcit primogénitum in orbem terræ, dicit: «Et adórent eum omnes ángeli Dei».

Et ad ángelos quidem dicit: «Qui facit ángelos suos spíritus et minístros suos flammam ignis»; ad Fílium autem: «Thronus tuus, Deus, in sæculum sæculi, et virga æquitátis virga regni tui. Dilexísti iustítiam et odísti iniquitátem, proptérea unxit te Deus, Deus tuus, óleo exsultatiónis præ partícibus tuis» et: «Tu in princípio, Dómine, terram fundásti; et ópera mánuum tuárum sunt cæli. Ipsi períbunt, tu autem pérmanes; et omnes ut vestiméntum veteráscent, et velut amíctum invólves eos, sicut vestiméntum et mutabúntur. Tu autem idem es, et anni tui non defícient».

R/. Amen.

Dios, después de haber hablado muchas veces y en diversas formas a nuestros padres por medio de los profetas, en estos días, que son los últimos, nos ha hablado por el Hijo, a quien ha constituido heredero de todas las cosas, por quien hizo también el universo. Él, que es el resplandor de su gloria y la impronta de su ser, sostiene todas las cosas con su palabra poderosa, y, una vez que realizó la purificación de los pecados, se sentó a la derecha de la Majestad en lo más alto del cielo, llegando a ser superior a los ángeles en la medida en que los aventaja el nombre que ha recibido en herencia.

En efecto, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios alguna vez: «Tú eres mi hijo, yo te he engendrado hoy»; y además: «Yo seré su Padre, y él será mi Hijo?».

Y de nuevo, cuando introdujo al Primogénito en el mundo, dijo: «Que le adoren todos los ángeles de Dios».

Mientras que, cuando habla de los ángeles, dice: «Hace a sus ángeles como vientos, y a sus ministros como llama de fuego». Del Hijo, en cambio, afirma: «Tu trono, oh Dios, dura eternamente; y: el cetro de tu reino es cetro de justicia. Has amado la justicia y odiado la iniquidad; por eso Dios, tu Dios, te ha ungido con óleo de alegría con preferencia a tus compañeros». Más todavía: «Señor, tú pusiste al principio los cimientos de la tierra, y los cielos son obra de tus manos.
Ellos perecerán, pero tú quedarás, todos se desgastarán como la ropa; tú los doblarás como se dobla un manto; serán como la muda que se cambia. Mas tú eres siempre el mismo y tus años no terminan nunca»

R/. Amén.

Inicio página

Evangelium / Evangelio
Annus secundus / Año II Lc 2,1-20
Léctio sancti Evangélii secúndum Lucam.
R/. Glória tibi, Dómine.
Lectura del santo Evangelio según san Lucas.
R/. Gloria a ti, Señor.
In illo témpore:

Éxiit edíctum a Cæsare Augústo, ut describerétur univérsus orbis. Hæc descríptio prima facta est præside Sýriæ Quiríno. Et ibant omnes, ut profiteréntur, sínguli in suam civitátem.

Ascéndit autem et Ioseph a Galilæa de civitáte Názareth in Iudæam in civitátem David, ut profiterétur cum María desponsáta sibi, uxóre prægnánte.

Factum est autem, cum essent ibi, impléti sunt dies, ut páreret, et péperit fílium suum primogénitum; et pannis eum invólvit et reclinávit eum in præsépio, quia non erat eis locus in diversório.

Et pastóres erant in regióne eádem vigilántes et custodiéntes vigílias noctis supra gregem suum. Et ángelus Dómini stetit iuxta illos, et cláritas Dómini circumfúlsit illos, et timuérunt timóre magno. Et dixit illis ángelus: «Nolíte timére; ecce enim evangelízo vobis gáudium magnum, quod erit omni pópulo, quia natus est vobis hódie Salvátor, qui est Christus Dóminus, in civitáte David. Et hoc vobis signum: inveniétis infántem pannis involútum et pósitum in præsépio».

Et súbito facta est cum ángelo multitúdo milítiæ cæléstis laudántium Deum et dicéntium: «Glória in altíssimis Deo, et super terram pax in homínibus bonæ voluntátis».

Et factum est, ut discessérunt ab eis ángeli in cælum, pastóres loquebántur ad ínvicem: «Transeámus usque Béthlehem et videámus hoc verbum, quod factum est, quod Dóminus osténdit nobis».

Et venérunt festinántes et invenérunt Maríam et Ioseph et infántem pósitum in præsépio. Vidéntes autem notum fecérunt verbum, quod dictum erat illis de púero hoc.

Et omnes, qui audiérunt, miráti sunt de his, quæ dicta erant a pastóribus ad ipsos. María autem conservábat ómnia verba hæc cónferens in corde suo.

Et revérsi sunt pastóres glorificántes et laudántes Deum in ómnibus, quæ audíerant et víderant, sicut dictum est ad illos.

R/. Amen.

Por aquellos días salió un decreto de César Augusto para que se empadronara todo el mundo. Éste es el primer censo que se hizo siendo Cirino gobernador de Siria. Todos iban a empadronarse, cada uno a su ciudad.

También José, por ser descendiente de David, fue desde la ciudad de Nazaret de Galilea a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén,para empadronarse con María, su mujer, que estaba encinta.

Mientras estaban allí se cumplió el tiempo del parto, y dio a luz a su hijo primogénito; lo envolvió en pañales y lo reclinó en un pesebre, porque no encontraron sitio en la posada.

Había en la misma región unos pastores acampados al raso, guardando por turno sus rebaños. Se les presentó el ángel del Señor, y la gloria del Señor los envolvió con su luz. Ellos se asustaron. El ángel les dijo: «No tengáis miedo, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo. En la ciudad de David hoy os ha nacido un salvador, el mesías, el Señor. Esto os servirá de señal: Encontraréis un niño  envuelto en pañales acostado en un pesebre».

Y en seguida se unió al ángel una multitud del ejército celestial, que alababa a Dios diciendo: «Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra a los hombres que él ama».

Cuando los ángeles los dejaron y se fueron al cielo, los pastores se decían unos a otros: «Vamos a Belén y veamos ese acontecimiento que el Señor nos ha anunciado».

Fueron deprisa, y encontraron a María, a José y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, manifestaron lo que les habían dicho acerca del niño.

Todos los que lo oían se admiraban de lo que decían los pastores. María, por su parte, guardaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.

 Los pastores volvieron glorificando y alabando a Dios por todo lo que habían visto y oído. Todo tal y como se les había dicho.

R/. Amén.

Inicio página

Laudes
Annus secundus / Año II Sal 110,9
Allelúia. Aleluya.
V/. Redemptiónem misit Dóminus pópulo suo, mandávit in ætérnum testaméntum suum, sanctum et terribíle nomen eius.
R/. Allelúia.
V/. Envió a su pueblo la liberación y estableció para siempre la alianza: santo es su nombre y venerable.
R/. Aleluya.

Inicio página

Sacrificium / Canto del Ofertorio
Annus secundus / AñoII Is 9,6-7.2
Párvulus natus est nobis, et fílius datus est nobis; et factus est principátus super húmeros eius. Un niño nos ha nacido, un hijo se nos ha dado; sobre sus hombros el imperio será.
V/. Potestátis eius et pacis non erit finis; sedébit super thronum David et super regnum eius.
R/. Allelúia, allelúia.

V/. Géntium pópulus sedens in ténebris vidit lucem magnam, qui sedébant in regióne umbræ mortis lumen ortum est eis.
R/. Allelúia, allelúia.

V/. Para ensanchar el imperio, para una paz sin fin en el trono de David y en su reino.
R/. Aleluya, aleluya.

V/. El pueblo que andaba en tinieblas vio una gran luz; sobre los moradores de una tierra de sombras, la luz ha despuntado.
R/. Aleluya, aleluya.

Inicio página

Oratio Admonitionis / Monición sacerdotal
Ecce nunc tempus acceptábile, ecce nunc dies salútis, ecce nunc dies salútis.

Lux a terra pródiit, exeámus a ténebris.

Advocátus a cælo descéndit, quod opórtet ágamus.

Redémptor mundi apparúit, pro liberáte clamémus.

Venit ad ægrótos médicus, vúlnera proferámus.

Panis vivus credéntibus datus est, hunc sumámus.

Fons perénnis fidélibus ortus est, ánimas impleámus.

Cuius misericórdia, virtúte et grátia in illo fídei procéssu, iustítiæ cultu, confessiónis gradu, castitátis afféctu stare nos fáciat, in quo ánimas nostras floruísse sibi, non aruísse convíncat.

Atque in illo statu illum vita nostra delectétur nobísque fructífícet, in quo se géneris, non críminis nostri pérmanens Deus in nobis nascitúrus inséruit, et pro nobis moritúrus appáruit.
R/. Amen.

He aquí ya el "tiempo aceptable", he aquí "el día de la salvación".

La luz surgió de la tierra, ¡salgamos de las tinieblas!

El abogado bajó del Cielo, ¡hagamos lo que es debido!

Apareció el Redentor del mundo, ¡clamemos por la libertad!

El médico vino a los enfermos, ¡mostremos las llagas!

El pan vivo fue dado a los creyentes, ¡comámosle!

Brotó para los fieles una fuente inagotable ¡saciemos nuestras almas!.

Por cuya misericordia, fuerza y gracia, haga que permanezcamos fieles en el proceso de la fe, en el culto de la justicia, en la calidad de la confesión y en el amor a la castidad, para lograr que nuestras almas florezcan, y no se marchiten, para él.

Y que nuestra vida a él le deleite y a nosotros aproveche en aquel estado en que se encarnó él, permaneciendo Dios, para nacer entre nosotros hecho partícipe de nuestra naturaleza, no de nuestro pecado y se manifestó para morir por nosotros.
R/.
Amén.

Qui cum Patre vivit et cum Spíritu Sancto regnat, unus Deus, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Que con el Padre vive y con el Espíritu Santo reina, un solo Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Alia / Oración entre los Dípticos
Te, Dómine, Christe Iesu, te Deum pluráliter hómines salvántem et hóminem in Deo singuláriter poténtem invocámus, laudámus, rogámus, ut adsis, parcas, misereáris, ignóscas; des in corde vota quæ cómpleas, des in ore verba quæ exáudias, des in ópere facta quæ benedícas.

Non pétimus renovári nobis, sicut in hac die olim acta est corporálem nativitátem tuam, sed pétimus incorporári nobis invisíbilem divinitátem tuam. Quod præstitum est carnáliter sed singuláriter tunc Maríæ, nunc spiritáliter præstétur Ecclésiæ, ut te fides indubitáta concípiat, te mens de corruptióne liberáta partúriat, te semper ánima virtúte Altíssimi obumbráta contíneat.

Ne discédas a nobis, sed procédas ex nobis. Sis revéra Emmánuel noster, nobíscum Deus. Dignéris manére in nobis et pugnáre pro nobis. Te enim pugnánte nos víncimus. Solve nos quæsumus pannis pútribus peccatórum, qui te pro peccátis nostris dignátus es putrédine ligári pannórum.

Lac tuum Ecclésiæ tuæ párvulos nútriat. Ádeo infírmos delicátus ólerum cibus pascat, ut ad percipiéndum fortiórem ac sólidum cibum validióres cotídie vires crescant. Et ita novérimus defæcátam voluntátem et fidem habére firmíssimam, ut iúgiter enitámur auxílio tuo ad vitam perveníre perféctam.
R/. Amen.

A ti, Señor Cristo Jesús, a ti, Dios que salvas en plenitud a los hombres y hombre singularmente poderoso en Dios, te invocamos, alabamos y rogamos que te hagas presente, nos perdones, compadezcas y absuelvas; que suscites en nuestros labios palabras que escuches, y concedas a nuestra actividad realizaciones que bendigas.

No pedimos que se repita entre nosotros tu nacimiento corporal tal como aconteció antiguamente en este día; sino pedimos que se entrañe en nosotros tu invisible divinidad. Que lo que entonces fue concedido según la carne, aunque individualmente, a María, se conceda ahora espiritualmente a la Iglesia: que una fe íntegra te conciba, te alumbre el espíritu libre de corrupción y te lleve dentro el alma fecundada por la fuerza del Altísimo.

No te alejes de nosotros, sino procede de nosotros. Sé realmente nuestro "Emmanuel", Dios-con-nosotros. Dígnate permanecer y luchar por nosotros, pues combatiendo tú venceremos nosotros.

Líbranos, te rogamos, de los inmundos harapos del pecado tú, que a causa de esos pecados nuestros, toleraste ser fajado con la suciedad de los pañales. Que tu leche nutra a los pequeñuelos de tu Iglesia. Que el delicado manjar de niños alimente de tal modo a los débiles que las fuerzas se hagan más y más vigorosas día a día para saborear un alimento más fuerte y sólido. Y de tal modo sepamos mantener la voluntad pura y la fe firmísima, que siempre nos esforcemos por alcanzar, con tu auxilio, la vida perfecta.
R/. Amén.

Per misericórdiam tuam, Deus noster, in cuius conspéctu sanctórum Apostolórum et Mártyrum, Confessórum atque Vírginum nómina recitántur.
R/. Amen.
Por tu misericordia, Dios nuestro, en cuya presencia recitamos los nombres de los santos Apóstoles y Mártires, Confesores y Vírgenes.
R/. Amén.

Inicio página

Post Nomina / Oración después de los Dípticos
Fámuli tui indígni et exígui sacerdótes treméndæ maiestátis tuæ spiritáles víctimas immolántes, offérimus tibi, Deus, hóstiam immaculátam, quam matérnus úterus impollúta virginitáte prodúxit, pudor édidit, sanctificátio génuit, intégritas fudit; hóstiam, quæ immoláta vivit, et vivens iúgiter immolátur; hóstiam quæ sola Deo placáre prævalet, quia Deus est.

Hanc tibi summe Pater, offérimus pro sancta Ecclésia tua, pro sanctificactióne sæculi delinquéntis, pro emundatióne animárum nostrárum, pro sanitáte ómnium infirmórum, ac réquie vel indulgéntia fidélium defunctórum, ut mutáta sorte trístium mansiónum, felíci perfruámur societáte iustórum.
R/. Amen.

Siervos tuyos indignos y humildes sacerdotes de tu tremenda Majestad, inmolando hostias espirituales, te ofrecemos, oh Dios, la víctima inmaculada, que el seno maternal produjo conservando intacta la virginidad, la pureza dio a luz, la santidad engendró, la integridad parió; víctima que, inmolada vive, y viviendo es contínuamente inmolada; víctima que es la única que puede aplacar a Dios, porque es Dios.

Esta te ofrecemos, oh Padre excelso, por tu Iglesia santa, en propiciación por el mundo pecador, por la purificación de nuestras almas, la salud de todos los enfermos y la paz y el perdón de los fieles difuntos; de modo que, mudado el destino de las tristes moradas, gocemos de la feliz compañía de los justos.
R/. Amén.

Quia tu es vita vivórum, sánitas infirmórum ac réquies ómnium fidélium defunctórum in ætérna sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Porque tú eres la vida de los que viven, la salud de los enfermos, y el descanso de todos los fieles difuntos, por todos los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Ad Pacem / Oración de la Paz
Excélsum te Deum páriter atque húmilem hóminem Iesum Christum acclínes sérvuli deprecámus ut pacem, quam ascensúrus ad cælos tui charactéris notítia commendásti, dones, augméntes, perfícias atque custódias. Atque ita fiat pax in virtúte tua, et abundántia in túrribus tuis, ne offícia ósculi sint tégmina virus occúlti; sed quia decantántibus Ángelis pacem tribuísti homínibus bonæ voluntátis, in hoc die natális effícias nos núntios et fílios pacis.
R/.
Amen.

Nosotros tus siervos, postrándonos, te rogamos a ti, Dios excelso y a la vez hombre humilde Jesucristo, que concedas, aumentes, perfecciones y guardes aquella paz, que al ascender a los cielos nos confiaste con la nota de tu sello personal. Y tal sea la paz por gracia tuya y "la abundancia en tus torres", que el rito del beso no sea ya tapadera de un veneno oculto, sino que, pues diste la paz a los hombres de buena voluntad, entonándolo los Ángeles, nos hagas a nosotros en este día de tu nacimiento, juntamente mensajeros e hijos de  la paz.
R/. Amén.

Per auctórem pacis et caritátis Dóminus nostrum Iesum Christum, cum quo tibi, est una et coæquális esséntia in unitáte Spíritus Sancti regnántis, Deus, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por el autor de la paz y de la caridad, nuestro Señor Jesucristo, con quien te es común una idéntica naturaleza en la unidad del Espíritu Santo, que reina, Dios, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Cantus ad pacem / Canto para la Paz 1Jn 4,8-9; Jn 13,34; 15,6
Cáritas est Deus, et ex hoc manifestáta est cáritas Dei in nobis quia Fílium suum misit in mundum ut vivámus per eum.

V/. Novum mandátum do vobis, ut diligátis ínvicem.
R/.
Quia Fílium suum misit in mundum ut vivámus per eum.

V/. Si manséritis in me, et verba mea in vobis mánserint, quodcúmque voluéritis Patrem in nómine meo pétite, et fiet vobis.
R/. Quia Fílium suum misit in mundum ut vivámus per eum.

Dios es amor, y el amor de Dios se ha manifestado en nosotros por el hecho de que envió su Hijo al mundo, para que tengamos vida en él.

V/. Un mandamiento nuevo os doy, que os améis unos a otros.
R/. Porque envió a su Hijo al mundo, para que tengamos vida en él.

V/. Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, todo lo que deseéis, pedidlo al Padre en mi nombre, y lo alcanzaréis.
R/. Porque envió a su Hijo al mundo, para que tengamos vida en él.

Inicio página

Illatio / Acción de gracias
Dignum et iustum est nos omnipoténtiæ et tuæ pietáti reférre quas posse donáveris laudes, clementíssime Pater, quia post multa témpora in hac die ante non multa témpora qui tibi vel sibi semper erat, nobis natus est Christus Iesus. Unigénitus tuus factus est ancíllæ suæ fílius, Dóminus matris suæ, partus Maríæ, fructus Ecclésiæ; qui ab illa éditur, ab ista suscípitur; qui per illam pusíllus egréditur, per istam miríficus dilatátur.

Illa salútem pópulis creávit, hæc pópulos. Illa útero vitam portávit, hæc lavácro. In illíus membris Christus infúsus est, in istíus aquis Christus indútus est. Per illam qui erat náscitur, per istam qui períerat invenítur. In illa redémptor géntium vivificátur, in ista gentes vivificántur. Per illam venit ut peccáta tólleret, per istam tulit peccáta propter quæ venit. Per illam nos plorávit, per istam nos curávit. In illa infans, in ista gigans. Ibi éiulat, hic triúmphat. Per illam crepúndia gestávit, per istam regna subiécit. Illam párvuli iucunditáte demúlsit, istam sponsi credulitáte despóndit.

Extant dénique pretiósi amóris incorrúpta commércia. Dedit sponsus sponsæ suæ múnera aquas vivas, id est Christus Ecclésiæ, quibus semel ad placéndi méritum lavarétur. Dedit óleum lætítiæ, pro odorífero unguénto chrísmatis ungerétur. Vocávit eam ad mensam suam, ádipe fruménti satiávit illam, vino suavitátis implévit. Iustítiæ impósuit ornaméntum, donávit deaurátum virtútum varietáte vestítum. Ánimam suam pro illa pósuit, suscéptæ et calcátæ mortis spólia in dotem illi regnatúrus victor exhíbuit. Se ipsum illi in cibo ac potu indumentóque concéssit. Promísit ei se illi datúrum regnum ætérnum. Ipsam pollícitus est statuéndam in déxteræ suæ parte réginam.

Concéssit et ipsi quod concéssum est genitríci: impléri, non violári; parére, non corrúmpi; illi semel, et isti semper; sedére tanquam sponsam in thálamo pulchritúdinis et multiplicáre fílios grémio pietátis; fœctósam esse prole, non fætidam voluptáte.

Sic et ipsa in ipso per ipsum dives effécta, sponso ac Dómino suo humília refert múnera, hoc ei de próprio suo offeréndo quod crédidit, hoc de exémplo quod eum redamávit; hoc de dono ipsíus id ipsum potuísse quod vóluit, id ipsum voluísse quod pótuit. Dedit illi tanquam rosas mártyres, velut lília vírgines, quasi víolas continéntes. Hæc ad illum, per minístros voluntátis eius apóstolos, confécta óperis sui pensa transmísit.

Unde nunc a dextris eius felíci et gloriósa perennitáte consístens, eum tecum omnípotens Pater, et cum Spíritu Sancto regnántem, cum ómnibus Ángelis confiténdo colláudat et dicit:

Es digno y justo, Padre clementísimo, que consagremos a tu omnipotencia y piedad las alabanzas que tú nos concedes darte, porque después de largos siglos, en este día, no hace mucho tiempo el que siempre existía para ti y para sí mismo nació para nosotros, Cristo Jesús. Tu Unigénito se hizo hijo de su esclava, señor de su madre, parto de María y fruto para la Iglesia; es alumbrado por aquélla y recibido por ésta; nace por aquélla pequeñito y por ésta se engrandece maravilloso.

Aquélla engendró la salvación de los pueblos. Ésta a los pueblos mismos; Aquélla llevó la vida en el seno. Esta en la fuente bautismal; en los miembros de aquélla se infundió Cristo, en las aguas de ésta Cristo es revestido. Por aquélla nace quien ya era, por ésta es reencontrado quien pereciera. En aquélla recibe la vida el redentor de las gentes, en ésta las gentes mismas. Por medio de aquélla vino a destruir los pecados; por medio de ésta borra los pecados por los que vino. Por aquélla nos lloró, por ésta nos sanó; en aquélla como niño, en ésta cual gigante. Allí lloriquea, aquí triunfa. Por aquélla llevó pañales, por ésta somete a los reinos. A aquélla le cautivó con su encanto de niño, a ésta la desposó con su fe de esposo.

Restan, finalmente, los incorruptibles regalos de un amor preciosísimo: dio el esposo a su esposa, es decir, Cristo a su Iglesia, como presente, las aguas vivas en que se bañara una vez con el fin de agradarle. Le dio el óleo de la alegría con que ungirse a modo de bálsamo oloroso crismal. La llamó a su mesa, la sació con flor de harina y la embriagó con suave vino. Le impuso la diadema de la justicia y le regaló el vestido enriquecido con variedad de virtudes. Dio su vida por ella, y el que debía reinar victorioso le presentó como dote los despojos de la muerte asumida y vencida. Él mismo se entregó a ella como alimento, bebida y vestido. Prometió que le daría el reino eterno. Le aseguró entronizarla a su derecha como reina.

Y le concedió lo mismo que había sido dado a la madre: ser preñada, mas no desflorada, y parir sin corrupción; a aquélla una vez, a ésta siempre; verse recostada como esposa en bellísimo tálamo, ver multiplicarse los hijos en el regazo de la piedad, ser fecunda por la prole, y no hedionda de voluptuosidad.

Así también ella misma, hecha rica en él mismo y por él mismo, consagra los humildes dones a su esposo y  señor, ofreciéndole como algo propio el haber creído, y como ejemplo el haber respondido amándole; el haber podido hacer por la gracia de aquél eso que quiso, y haber querido lo mismo que pudo hacer. Le regaló, como rosas, los mártires, como lirios, las vírgenes, los castos como violetas. Estos logros perfectos de su labor los hace llegar hasta él por medio de apóstoles, servidores de su voluntad.

Por lo que ahora, entronizada a su diestra en feliz y gloriosa perpetuidad, a él, que reina contigo, Padre todopoderoso y con el Espíritu Santo, le alaba y aclama, confesando junto con todos los ángeles:

Inicio página

Post Sanctus / Oración después del Sanctus
Vere sanctus, vere benedíctus Dóminus noster Iesus Christus, Fílius tuus, qui venit e cælis, ut conversarétur in terris: caro factus est ut habitáret in nobis.

Ipse Dóminus ac redémptor ætérnus.

Santo y bendito es en verdad nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que ha venido del cielo para convivir en la tierra; se ha hecho hombre para acampar entre nosotros.

El mismo Señor y redentor eterno.

Inicio página

Post Pridie / Invocación
Hæc, Dómine, dona tua et præcépta servántes, in altáre tuum panis ac vini holocáusta propónimus, rogantes profusíssimam tuæ misericórdiæ pietátem, ut eódem spíritu quo te in carne virgínitas incorrúpta concépit, has hóstias Trínitas indivísa sanctíficet; ut cum a nobis fúerint non minóri trepidatióne quam veneratióne percéptæ, quidquid contra ánimam male vivit intéreat, et quidquid interíerit nullátenus revivíscat.
R/.
Amen.

Guardando, Señor, estos tus dones y mandamientos, ponemos sobre tu altar el Sacrificio del pan y del vino, rogando a tu abundante y piadosa misericordia que la indivisa Trinidad santifique esta hostia por el mismo Espíritu por el que te concibió en la carne la intacta virginidad; de manera que, al ser recibida por nosotros con no menor temblor que veneración, fenezca lo que aún perviva contrario al espíritu y jamás reviva lo ya fenecido.
R/.
Amén.

Præsta, Pater ingénite, per Unigénitum tuum, Dóminum nostrum Iesum Christum, per quem tu hæc ómnia nobis indígnis servis tuis valde bona creas, sanctíficas, vivíficas ac præstas nobis, ut sint benedícta a te, Deo nostro, in sæcula sæculórum.
R/.
Amen.
Concédelo, Padre ingénito, por medio de tu Unigénito, nuestro Señor Jesucristo, por quien creas todas estas cosas para nosotros, indignos siervos tuyos, y las haces tan buenas, las santificas, las llenas de vida, las bendices y nos las das, así bendecidas por ti, Dios nuestro, por los siglos de los siglos.
R/.
Amén.

Inicio página

Ad Orationem Dominicam / Introducción al Padre nuestro
Dómine Iesu Christe, qui pro nobis carnem de vírgine suscepísti, et præcepta nobis tribuísti orándi; tu ea quæ nos te docénte expóscimus propitiátus exáudi; ut qui dies istos incarnatiónis tuæ summa cum veneratiónis tuæ suscípimus, dono Sancti Spíritus munerémur. Señor Jesucristo que, por nosotros, tomaste carne de la Virgen y nos dejaste el precepto de la oración; escucha propicio lo que decimos enseñados por ti; para que en estos días en los que, con gran veneración, celebramos tu encarnación, seamos premiados con el don del Espíritu Santo.

Inicio página

Benedictio / Bendición
Dóminus Iesus Christus, qui olim pro nobis hódie dignátus est nasci, ipse vos sua Nativitáte puríficet.
R/. Amen.
Nuestro Señor Jesucristo, que, antaño, en el día de hoy se dignó nacer por nosotros, os purifique por su nacimiento.
R/. Amén.
Et qui infántiam sumens humanitátis vílibus indútus est pannis, cæléstium virtútum vos véstiat induméntis.
R/. Amen.
El que aceptando hacerse niño, se revistió con los vulgares lienzos de la humanidad, os adorne con los vestidos de las virtudes celestiales.
R/. Amén.
Sitque vestrórum córdibus intérior pastus, qui in præsépio pósitus credéntibus se vóluit mostrári vescéndus.
R/. Amen.
Que sea alimento interior de vuestros corazones aquél que, acostado en el pesebre, quiso mostrarse como la comida de los creyentes.
R/. Amén.
Per misericórdiam ipsíus Dei nostri qui est benedíctus, et vivit et ómnia regit, in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Por la misericordia del mismo Dios nuestro, que es bendito y vive y todo lo gobierna, por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página

Completuria / Oración conclusiva
Grátias agéntes, orámus te, Dómine, ut corpus et sanguis Fílii tui Dómini nostri non sit nobis ad iudícium, sed ad medélam profíciat córpori et ánimæ nostræ atque cotidiánæ consolatiónis tríbuat saturitátem.
R/. Amen.
Señor, dando gracias te pedimos que el cuerpo y la sangre de tu Hijo, nuestro Señor, no sea para nosotros motivo de juicio sino que nos aproveche como remedio de alma y cuerpo y nos obtenga la plenitud del consuelo constante.
R/. Amén.
Tua concedénte cleméntia, piísime et admirábilis Deus, qui vivis et regnas in sæcula sæculórum.
R/. Amen.
Nos lo conceda tu clemencia, Dios bondadoso y admirable, que vives y reinas por los siglos de los siglos.
R/. Amén.

Inicio página


1. Las partes variables de la misa que aquí se exponen (textos eucológicos, cantos y lecturas) junto al Ordinario (Liber Offerentium u Oferencio) permiten componer la misa completa. Los textos latinos son los oficiales y están tomados del Missale Hispano-Mozarabicum I (pp. 135-145) y del Liber Commicus I (pp. 51-54). Los textos bíblicos en español están tomados de La Santa Biblia, edición San Pablo. Trisagio traducido por Balbino Gómez Chacón; Oratio post gloriam, oratio admonitionis, alia, post nomina, ad pacem, illatio y post pridie por Jaime Colomina Torner en La Fe de nuestros padres. Temas de fe y vida cristiana en la misa hispanomozárabe, Instituto de Estudios Visigótico Mozárabes, Toledo 2000, pp. 26, 41, 98, 48, 117 y 97. Las traducciones de las oraciones post sanctus, benedictio y completuria nos han sido amablemente facilitadas por el P. D. Manuel González López-Corps.

Se recuerda que hasta la fecha no existe misal oficial en español.

 

 

Índice LiturgiaInicio página

© La Ermita. España MMV-MMIX